Skip to main content

Full text of "Boletin de la Sociedad de Biología de Concepción"

See other formats


lyvdan librar íes smithsonian institution NoiiniíiSNi nvinoshiiws siidVMí 

r- Z r- ^ z t- y ' 





co 





HVijan 



(/) — -- — V., . _ 

íTiTUTioN NoiiniíisNi NviNOSHiiws S3iavaan librar íes smithsonian instituí 



^ Ll B RAR I Es'^SMITHSONIAN_ institution N0linillSNI_NVIN0SHimS^S3 I d V^ í 

ITITUTION N0lini!iSNI~'NVIN0SHimS S3iyVHan LIBRAR I ES^SMITHSONlAN"^INSTITUTj 
-^ •- Z r- Z [3 

> 

iaVdan~LIBRARIES SMITHS0NIAN~INSTITUTI0N NOIinillSNI~NVINOSHill/\IS S3IHVyí 
^ z > ^ ^ Z t «/> z ^ ^ 

{/5 Z CO ■-*" Z £0 Z 

TITUTION NOIiniliSNI_NVINOSHilWS S3ldVyan LIBRAR I ES SMITHSONIAN INSTITUTI 
(O ^ z \ *" ^ ^ ^ *^ ~ 







HVdan~'LIBRARIES SMITHSONIAN INSTITUTION NOIiniliSNl"'NVINOSHllWS ^S3 I dVd í 

I— -^ r— 






;titution,^ N0iiniiisNi^NViN0SHiiNS^S3 1 a va a n^Li B R AR I es_smithsonían"institut: 

ldVdan_LIBRARlES SMITHSONIAN INSTITUTION N0linillSNI^NVIN0SHillMs'^S3 1 d Vd^ 

¡TITUTION NOIini!lSNI~^NVINOSHHWS S3 I dVd 8 H'^LI B RAR I ES^SMITHSON*ÍaN~'|NSTITUTI 
.— -^ ^ ^ ^ r- » z r- z r- 




^/Vosv^yJ- 



CO 




m 



to 



w » 




> SMITHSONIAN INSTITUTION NOlinillSNI NVINOSHilWS S3 I iJ Vy 8 n_LI B RAR I ES SMÍ^ 

CO 
73 



U3 

t/5 E — "^ w X E ^ ~ 

NVlNOSHillAIS S3IHVdan LÍBRARIES SMITHSONIAN INSTITUTION NOliniliSNI NVIl 
W 2 .... (/) 2 V,' Í2 5 

<0 






X 
C/) 




o 

S '^SMITHSONIAN INSTITUTION NOliniliSNI NVIN0SHilWS^S3 I dVd Ó H LÍBRARIES SMI 

<n ^ v« • *^ =: _ w 




l"'NVIN0SHlliAIS^S3iavyan"'LIBRARIEs"'SMITHS0NÍAN;;^INSTITüTI0N"N0linillSNI°ÍNVll 



_ w, _ w - '^ S 

S SMITHSONIAN INSTITUTION NOlinillSNI NVINOSHilWS S3 I aVM 9 H Ll B RAR I ES SMl 

(rt 2 (n . z , íí? j 



03 

> 
m 








t x^5^^ Z» 

I|"nVIN0SHÍIWS^S3 I d Vd a n^LI a RAR i ES^'sMITHSONIAN INSTITUTION " NOIinillSNI_NVj 
= \ </> ^. ^ = w = en -T» 1 





Z -J Z J z 

S SMITHSONIAN INSTITUTION NOliniliSNI NVINOSHilWS SSIdVHail Ll B RAR I ES^SM, 



z 







-.</}= — t/> X E '^ ~~ 

A\ NviNOSHims S3iavaan librar íes smithsonian institution NoiiniíisNi nv 

2: CO z .,.. t/> Z v>- <^ 5 



2 t/3 * Z {^ *•- Z t/> 

s"'SMITHSONIAN INSTITUTION NOlinillSNI NVINOSHilWS S3iaVdan LÍBRARIES SM 
O) ^ ^ ^ </5 ^^ - . (r> 5 ^ — ^^ ^ 

vll"'NVIN0SHimS^S3 I d VH 9 n"'LI B RAR I ES^SMITHSONIAN'lNSTITUTION^NOIiniliSNI^NVi 



te 



^ 





> 



5 ¿7 

boletín 

DE LA 

SOCIEDAD DE BIOLOGÍA 

DE 

CONCEPCIÓN 




HOMENAJE AL CINCUENTENARIO DEL INSTITUTO 
CENTRAL DE BIOLOGÍA "OTTMAR WILHELM GROB" 

1924-1974 



TOMO XLVI 



CONCEPCIÓN 

19 7 4 




boletín de la sociedad de biología de concepción 

(Bol. Soc. Biol. Concepción, Chile) 
DIRECTORIO 1973-1976 



Presidente : 
Vicepresidente : 
Secretario : 
Prosecretario : 
Tesorero : 
Bibliotecario : 

Director del Boletín 



Dr. ROBERTO DONOSO-BARROS 

Sr. HUGO I. MOYANO G. 

Sr. ANDRÉS O. ÁNGULO 

Dr. ÓSCAR MATTHEI J. 

Sr. jorge G. HERMOSILLA 

Dr. CARLOS HENCKEL CHRISTOPH 

Dr. jorge N. ARTIGAS 



COMISIÓN DE PUBLICACIÓN 

Dr. jorge N. artigas 

Dr. JUAN CONCHA BARAHONA 

Dr. ROBERTO DONOSO-BARROS 

Sr. CLODOMIRO MARTICORENA PAIROA 

Dr. ALFONSO MARTÍNEZ MARDONES 

Sr. HUGO I. MOYANO G. 



CANJE 

Deseamos establecer canje con todas las publicaciones similares, 

* * * 
We wish to establish exchange with all similar publications. 



* * * 

Wir wünschen den Austausch mit alien ahnlichen Zeitschriften. 

* * * 

On désire établir l'echange avec toutes les publications similaires. 



Dirigir la correspondencia a : 



Sociedad de Biología de Concepción 
Casilla 1367 
Instituto de Biología 
Universidad de Concepción 
Concepción — Chile 



^OX2^ 



boletín 



DE LA 



SOCIEDAD D 

DE 



CONCEPCIÓN 



i?-tr^i:rÍT 



i^ 




ú 



HOMENAJE AL CINCUENTENARIO DEL INSTITUTO 
CENTRAL DE BIOLOGÍA "OTTMAR WILHELM GROB" 

1924- 1974 



TOMO XLVIII 



CONCEPCIÓN 

19 7 4 



boletín de la sociedad de biología 
de concepción - chile 

Órgano oficial de las Sociedades de Biología y de 
Bioquímica de Concepción) 

Publicación auspiciada por la Universidad de Concepción 

TOMO XLVIII AÑO 1974 



SUMARIO 



Págs. 

ALARCON, MARIO I. Reseña sinóptica de la historia del Instituto de 

Biología "Ottmar Wilhelm Grob" 3 

ARTIGAS, JORGE N. Scylaticus carrascoi n. sp. del Altiplano Chileno- 
Peruano (Díptera- Asilidae) 5 

NUÑEZ, J., O. ARACENA y M. T. LÓPEZ. Emérita análoga en Llico, pro- 
vincia de Curicó (Crust. Dec. Hippidae) 11 

CEKALOVIC K., TOMAS. Acropsopilio normae n. sp. de opilionido para la 

fauna chilena (Arachnida, Opiliones, Acropsopilionidae) 23 

CEKALOVIC K. TOMAS. Descripción de la larva de Megadites australis 

(Germain), 1854 (Coleóptera, Dytiscidae) 33 

CEKALOVIC K., TOMAS y GISELIND TH. WEIGERT. Descripción de 
la pupa de Pycnosiphorus Philippi Westwood) 1864 (Coleóptera,, Lu- 
canidae) 41 

CAMPOS, HUGO ELYS BUCAREY y JOSÉ N. ARENAS. Estudios lino- 
lógicos del lago Riñihue y río Valdivia (Chile) 47 

VENEGAS S., WALDO. Variación cariotípica en Phyllotis micropus micropus 

Waterhouse (Rodentia, Cricetidae) 69 

SCHURMANN, RICHARD; ALEJANDRO FLORES y HORST MAYER. 
El problema de los pesticidas en Chile (discusión sobre el hallazgo de 
DDT, pesticida organoclorado, en tejido adiposo humano en la pro- 
vincia de Concepción 77 

TOBELLA, GONZALO M. Los acuarios de Caleta Leandro 85 

MARTICORENA, CLODOMIRO y MAX QUEZADA. Compuestas nuevas 

o interesantes para Chile 99 

PARRA, ÓSCAR O., PATRICIO RIVERA, MARIELA GONZÁLEZ e 
IVONNE HERMOSILLA. Análisis de la flora algológica del conte- 
nido estomacal de los estadios larvarios de Caudiverbera caudiverbera 
(Linnaeus) Rana Chilena) 109 

ÁNGULO, ANDRÉS O. y GISELIND TH. WEIGERT. Rachiplusia nu 

(Guenee) Estados inmaduros y biología (Lepidoptera: Noctuidae) 117 

MOYANO G., HUGO I., ÓSCAR E. MARÍN y MARCO ANTONIO 
SALAMANCA. Estudio preliminar sobre el consumo de oxígeno de 
Schizoporella bifrons y Membranipora hyadesi (Bryozoa-Cheilostomata) 123 

JORQUERA, BORIS; EMILIO PUGIN y ÓSCAR GOICOECHEA. Tabla 

de desarrollo normal de Rhinoderma darwini (Concepción) 127 

CHONG, J., D. LÓPEZ y R. AHUMADA. Algunos alcances sobre la ali- 
mentación del chancharro (Helicolenus lengerichi Norman 1937) en 
el sur de Chile 147 



Págs. 

ÁNGULO, ANDRÉS O., IVAN L. BENOIT y BEATRIZ MARTÍNEZ. 

Peridroma saucia (Hbn), Biología y consideraciones sistemáticas de 

esta especie (Lepidoptera-Noctuidae) 155 

MATTHEI, ÓSCAR R. La presencia del género Apera (Gramineae) en 

Chile 161 

MATTHEI, ÓSCAR R. El género Megalachne Steudel (Gramineae) 165 

CEKALOVIC K., TOMAS Y ESTER MORALES A. Descripción de la larva 

de Oligocara nítida Solier, 1848 (Coleóptera, Tenebrionidae) 173 

reíd H. PETER C. La trayectoria del ducto digestivo de Mytilus chilensis 

Hupe, 1854 y su valor sistemático 179 

CARRASCO, FRANKLIN D. Spionidae (Polychaeta) provenientes de la 

bahía de Concepción y lugares adyacentes 185 

REYES, EUGENIA A. Diferenciación celular de la gonada masculina en 

larva y pupa de Peridroma saucia (Hubner) (Lepidoptera, Noctuidae) 203 
CEKALOVIC K., TOMAS. Bothriurus diimayi n. sp. de escorpión chileno 

(Scorpiones, Bothriuridae) 209 

DONOSO-BARROS, R. Nuevos reptiles y anfibios de Chile 217 

GUZMAN C. E., A. O. ÁNGULO y M. DELPIN. Histomorfología del sistema 

nervioso y neurosecretor de Cratomelus armatus Bl. (Orthoptera: Gry- 

llacridiidae) 231 

PEÑA G., LUIS. Los tenebrionidos del género Thinobatis Esch. (Coleóptera: 

Tenebrionidae) 243 

ÁNGULO, ANDRÉS O. y ANA M. SELMAN. Irradiación en el mesenteron 

larval de Chilecomadia moorei (Silva) (Lepidoptera: Cossidae) 253 

ÁNGULO, ANDRÉS O., ENRIQUETA C. GUZMAN y MAYA E. DELPIN. 

Histología normal y alteraciones por radiación gamma en testículos 

larvales de Chilecomadia moorei (Silva) (Lepidoptera: Cossidae) 259 

LEPEZ, IRENE M. Descripción de algunos estadios de nauplios y copepo- 

ditos de Porcellidium rubrum Pallares, 1966 (Copepoda, Harpacticoida) 265 
HENRIQUEZ S. PATRICIO e IVAN L. BENOIT. Estudio quimiotaxonó- 

mico, en base a hidrocarburos, de Iridaea laminarioides Bory, Iridaea 

ciliata Kutzing, Gigartina chamissoi (C. Agardh) J. Agardh y Rhody- 

menia palmata Greville (Rhodophyta), de la bahía de Concepción 273 

VENEGAS, WALDO y CARLOS SMITH G. Los cromosomas de Ctenomys 

mauliniis bruneus Osgood (Rodentia, Ctenomydae) 281 

CEA CIFUENTES, GUIDO. Análisis de la meiosis en el macho de Cephalo- 

coema flavirostris (Blanchard), 1851 (Orthoptera, Proscopidae) 289 

CEKALOVIC KUSCHEVICH, TOMAS. Divisiones biogeográficas de la 

XII Región Chilena (Magallanes) 297 

YAÑEZ, RENATO O.: El cultivo experimental de choros y choritos en 

Putemún y Talcán, Chiloé 315 

LOZADA, E. J. M. HERNÁNDEZ; O. ARACENA y M. T. LÓPEZ. Cultivo 

de la cholga (Aiilacomya ater) en Isletilla, Estero de Castro (Mollusca, 

Bivalvia, Mytilidae) 331 

ARACENA, O., R. YAÑEZ, E. LOZADA y M. T. LÓPEZ. Crecimiento de 

Choromytilus chorus en Talcán, Chiloé (Mollusca, Bivalvia, Mytilidae) 347 
COLOMA, LUIS A. Estudio histológico de la gónada de Tegula (Chloros- 

toma) atra (Lesson, 1830) (Mollusca, Gastropoda, Trochidae) 359 

MONNIOT, CLAUDE et FRANgOISE MONNIOT. Ascidies de la XXIIe 

expedition antarctique chilienne 365 

HERMOSILLA, IVONNE C. Glándulas durante la regeneración de Dugesia 

dorotocephala (Platyhelmintes, Turbellario) 385 

MADRID, FRANCISCO J. Rhopalomyia nothofagi Gagne, biología y daño 

en Roble (Díptera: Cecidomyiidae) 395 

QUEZADA, AURORA E. y HÉCTOR R. FUENTES. Estados postembrio- 
nales y distribución geográfica de Bembix brullei (Guerin, 1830) 
(Hymenoptera-Sphecidae) 403 



Págs. 

RAMÍREZ, AMALIA M. Isopodos litorales y marinos de la bahía de Con- 
cepción (Crustacea-Isopoda) 409 

ARACENA, OLGA L. La población de Taliepus dentatus en Caleta Leandro 

(Crust. Dec. Majidae) 423 

LEPEZ, IRENE M. Algunos aspectos de la biología de la población de 
Porcellidium rubnim Pallares, 1966 (Copepoda, Harpacticoidea) en 
Cerro Verde, Bahía de Concepción 445 

WILHELM, OTTMAR (t) Resumen de las actividades de biología marina 
en el Instituto de Biología General 1924/1958 y Central de Biología 
1958/1959 de la Universidad de Concepción (Chile) 463 

QUEZADA, MAX y ÓSCAR R. MATTHEI. Cincuenta años del Herbario 

de la Universidad de Concepción 471 

ALAY, F. y M. BÍTTNER. Extractos vegetales de especies chilenas como 

posibles marcadores genéticos en eritrocitos de gallinas 475 

WEIGERT, G. Th. y A.O. Ángulo. Estados nepiónicos y neánicos de Cato- 

cephala marginata (Philippi) (Lepidoptera: Saturniidae) 485 

CEA, G.F. y A.O. ÁNGULO. Número cromosómico de tres especies de 

Lepidópteros (Insecta-Lepidoptera) 491 

MANCINELLI, P. y L. URIBE. Morfogénesis en Ambrosia chamissonis 

(Lcss) Greene 497 

PAP, DESIDERIO. Darwin y el argumento de Jenkin 503 

MOYANO, H.I. y T. CEKALOVIC. Protura en el humus del parque Hual- 

pén, Concepción, Chile (Insecta, Apterygota) 511 

DONOSO-BARROS, R. Recordando a Guillermo Mann 513 

REGLAMENTO DE PUBLICACIÓN DEL BOLETÍN 



La Cátedra de Biología y sus Laboratorios funcionaron en el 
clásico edificio de O'Higgins 850 hasta 1926 en que se trasladó a 
Víctor Lamas esquina de Rengo, edificio modesto y que dio vida al 
Instituto de Biología General. 

En la planificación del campus universitario, en el viejo sector 
llamado La Toma, el Directorio de la Universidad acordó construir 
en 1932 el Instituto de Biología General. Hacia 1936, el Instituto se 
trasalada al edificio que hoy ocupa. 

En 1958, la Universidad de Concepción, después de estudios 
realizados por expertos de UNESCO, crea los Institutos Centrales de 
Ciencias Básicas y entre ellos el Instituto Central de Biología que se 
estructura a base de tres Departamentos: Biología Celular, Botánica y 
Zoología. 

Este primer reagrupamiento de las Ciencias Biológicas que fi- 
guraban en un esquema de Cátedras en varias Escuelas, permite un 
desarrollo explosivo de la docencia en el área biológica fundamental- 
mente y de la investigación científica biológica especializada, concu- 
rriendo con su aporte, más que significativo, a la prospección de los 
recursos naturales renovables de la Nación. 

La fecunda labor científica del Instituto y la capacidad de sus 
docentes-investigadores ha impulsado hacia la especialización y en un 
nuevo desafío ha agregado a su quehacer dos nuevos Departamentos: 
Biología Marina y Geología, extendiéndose la prospección a los re- 
cursos naturales no renovables. 

Por otra parte, y a partir de 1959, se crea la carrera de Licen- 
ciatura en Biología que ha ido entregando al país selectos estudiosos 
de las ciencias biológicas puras que han significado un aporte deci- 
sivo a los planes nacionales de desarrollo científico, tanto en aspectos 
de Biología pura como aplicada. 

Recientemente ha entrado en operación la especialidad de Bió- 
logo Marino, como una necesidad urgente de proyectar, a todo nivel, 
el conocimiento y explotación racional del mar de Chile. 

El Instituto de Biología cumple en 1974, cincuenta años de 
actividad. En este aniversario la comunidad universitaria nominó al 
Instituto con el nombre del Dr. Ottmar Wilhelm Grob, fundador, 
pionero penquista de las ciencias biológicas y eminente científico. 

En el patrimonio del Instituto está, además de su sede uni- 
versitaria propiamente tal, una Estación de Biología terrestre en 
Hualpén, una Estación de Biología Marina en Caleta Leandro, Tum- 
bes, una Estación de Biología Marina en desarrollo en Caleta Villa- 
rrica, Dichato y un barco para investigaciones marinas, "Lund". 

Sus Museos zoológico, geológico, paleontológico y Herbario 
representan uno de los patrimonios más ricos del país. 

Sus investigaciones son de circulación mundial centrándose sus 
publicaciones en las revistas Cayana, en sus diversas series, el Boletín 
de la Sociedad de Biología de Concepción y Geo- Andes. Sólo en 1974, 
las publicaciones de trabajos científicos pasaron el centenar. 

-4- 



BOL. SOC. BIOL. DE CONCEPCIÓN, TOMO XLVIII, pp. 5-9, 1974 



SCYLATICUS CARRASCOI n. sp. DEL ALTIPLANO CHILENO 
PERUANO (DIPTERA-ASILIDAE) 

POR 

JORGE N. ARTIGAS (*) 

Resumen 

Se describe Scylaticus carrascoi, una nueva especie de asilido procedente 
del altiplano Chileno-Peruano. 

Abstr ACT 

Scylaticus carrascoi, a new species of robber fiy from the Chilean-Peruvian 
Altiplano is described. 

TYPUS: 

d, Umbamba 15-2-68 N? 1030, F. Carrasco Z., Cuzco, Perú; 
este ejemplar está depositado en el Museo del Departamento de Zoo- 
logía de la Universidad de Concepción. 

DIAGNOSIS. 

Cuerpo negro, brillante en el abdomen y patas, cubierto con 
pelos y cerdas negras, excepto el mystax, que es blanco amarillento, 
y los cortos pelos blancos sobre el dorso de las tibias y tarsos ante- 
riores y medianos, y sobre el dorso de todas las patas posteriores; otros 
ejemplares tienen todos los pelos amarillos, como el mystax, excepto 
algunos pelos negros en la pleura y disco del mesonotum. Próxima a 
S. cuneigaster Artigas 1970, de la cual se distingue por poseer el 
abdomen negro brillante y las cerdas de las patas negras; cuneigaster 
Artigas tiene el abdomen cubierto de micropubescencia blanca y las 
cerdas de las patas son todas blancas. 

(*) Dr. Jorge N. Artigas, Departamento de Zoología, Universidad de Concepción, Chile. 

-5- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 



DESCRIPCIÓN DEL TYPUS. 



Cabeza negra (Fig. 1), giba facial con micropubescencia blanca 
rala; mystax amarillo claro, del mismo color que el resto de los pelos 
y cerdas de la cabeza, excepto las finas cerdas ocelares que son negras; 
antenas negras, el primer segmento casi dos veces la longitud del se- 
gundo, ambos con cerdas amarillas en el dorso y en la parte ventral, 
estas últimas más largas; pelos genales más finos y claros que los del 
resto de la cabeza; palpos maxilares negros; con pelos y cerdas negras 
entremezcladas con algunos pocos pelos blancos en el segmento apical, 
segmento basal sólo con pelos negros; proboscis negra con pelos blan- 
cos, largos, en la parte ventral y cortos, finos y amarillo rojizos en 
el ápice. Pronotum con pelos y cerdas amarillas, hay algunas negras 
entremezcladas; propleura con pelos amarillos en la parte superior y 
pelos más finos, negros y amarillos entremezclados, en la parte inferior. 
Mesonotum negro opaco, con pelos y cerdas amarillas, en el centro del 
disco hay pelos raleados dominantemente negro, en los bordes hay 
casi sólo pelos y cerdas amarillas; scutellum con pelos cortos y finos 
en el disco, en el borde posterior hay cuatro pares de cerdas gruesas, 
todos los pelos y cerdas del scutellum son amarillos; mesopleura con 
pelos ralos, finos y negros, en el mesepimeron hay cerdas largas ama- 
rillas con algunas negras entremezcladas. Alas oscurecidas de castaño, 
más oscuras en el borde basal-costal. Patas negras, brillantes, ligera- 
mente rojizas en las articulaciones; coxas anteriores y medianas con 
pelos amarillos en la parte anterior, en las coxas anteriores el pelo 
es más abundante y largo; en las coxas posteriores el pelo está redu- 
cido al borde anterior y al costado latero-posterior; el resto de las patas 
con pelos amarillos más densos y cortos en el dorso, largos y raleados 
en la parte ventral; las cerdas de las patas son negras, excepto algunas 
blancas en la base de las tibias medianas y en los tarsos anteriores y 
medianos donde son dominantemente blanco-amarillentas; en los 
tarsos posteriores hay algunas cerdas blancas en el dorso de los seg- 
mentos apicales. Abdomen negro brillante con pelos y cerdas amarillo 
claro; en los costados del primer tergite hay un grupo de gruesas 
cerdas; sobre los tergites hay pelos cortos reclinados, excepto en los 
costados del segundo y tercer tergite, donde los pelos son más largos 
y erectos; sternites con pelos largos raleados, similares en longitud a 
los más largos de los costados del segundo tergite. Genitalia (Figs. 5 y 6) 
negra, con abundantes pelos gruesos en el borde posterior de los gono- 
podos y del hypandrium y sobre el dorso y ápice de los epandria, todos 
los pelos de la genitalia están dirigidos hacia atrás. La funda del pene 
(de un paratypus, Figs. 3 y 4) presenta grandes expansiones ventrales 
de los costados, lo cual proporciona a estas estructuras una forma 
característica, distinta a la de otras especies estudiadas del género (ver 
vista dorsal). El apodema eyaculador es relativamente pequeño y 
angosto. 

-6- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

HEMBRA. 

Similar al macho, con los tergites tres y siguientes rojizos, en 
el dorso de similar color que las patas. Ovipositor según Figs. 8 y 9. 
Estas hembras tienen la mayoría de los pelos negros (forma melánica), 
ver discusión. 

La spermatheca de un paratypus presenta furca en V débil- 
mente unida en la base (Fig. 7), el ducto común es delgado, se tri- 
furca luego de una longitud ligeramente inferior a un-tercio del largo 
de los ductos expulsores (ver Artigas 1971, Fig. 1); los ductos expul- 
sores presentan un ligero engrosamiento en el ápice, donde se aloja 
la válvula; los ductos capsulares son finos, de igual longitud, cerca 
de dos-y-media vez el largo de los ductos expulsores; las tres cápsulas 
son similares, de color castaño claro, su mayor longitud es igual a la 
mitad de los ductos expulsores y ductos común juntos. 

Esta especie es dedicada al entomólogo peruano Prof- Francisco 
Carrasco Z. quien colectó el material descrito y lo facilitó para su 
estudio. 

MEDIDAS. 

Largo total 18.0 mm; largo de ala 17.5 mm; ancho de ala 
4.5 mm. Todos los individuos tienen medidas similares. 

MATERIAL EXAMINADO. 

2 d N9 1030 y 1035 (Holotypus) 1 ? N? 1036 (spermatheca 
INCO N9 340); Urubamba 5-2-68, F. Carrasco Z., Cuzco-Perú (I d 
N<? 1035 UNSA; \d N9 1030, I? N? 1036 INCO); 1 d N? 1017 
Lucre-Cuzco, F. Carrasco Z., Cuzco-Perú (INCO); 1 d N^ 1025 Juliaca, 
Puno 20-2-69 [Perú] (INCO); 2 d {I d genitalia preparada), I 9 
(Allotypus) Arica, Visviri, 4.500 m. s.n.m., 25-1-70. Col. H- Siefeld 
[Chile] (INCO). 

DISTRIBUCIÓN GEOGRÁFICA. Fig. 10. 
DISCUSIÓN. 

Esta especie presenta gran uniformidad en tamaño, no así en 
lo referente al color del cuerpo y de los pelos y cerdas. El integumento 
generalmente negro brillante en las patas y abdomen, presenta colo- 
ración rojiza especialmente en el dorso de los tergites y patas de las 
hembras. En relación al color del pelo, se observan dos formas, una 
melánica y otra clara con pelos amarillos blanquecino. La serie estu- 
diada incluye ejemplares de ambas formas colectadas en la misma 
localidad: Urubamba, Perú 1 d (Holotypus) y 1 9 claros, y 1 c? me- 
lánico. El d de Juliaca, Perú, es melánico y el cT de Lucre, Perú- 
es claro. Los especímenes de Visviri, Chile: 2 cT y 1 ? (Allotypus), 
son melánicos. 

Esta nueva especie ha sido asignada al género Scylaticus Loew 
que es donde mejor se ubica; otras posibilidades serían Alyssomyia 
HuU y Creolestes Mull. La nueva especie está algo alejada de los 

-7- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 




6d 



0.5 mm 



1 mm 



12\ 


PERÚ 
•cuzco 1 


r 




fá^N 


'¿.^ 


16 




o 


10 


' ■ ancoy_^_^ ^ 


^ 



Sclaticus carrascoi n. sp. 

Fig. 1. Cabeza en vista lateral; Fig. 2. Genitalia (¿^ en vista lateral; Fig. 3. Funda 
del pene en vista dorsal; Fig. 4. Funda del pene en vista lateral; Fig. 5. Genitalia 
cf en vista dorsal luego de aclarada en KOH (pelos omitidos); Fig. 6. Genitalia ^T 
en vista dorsal luego de aclarada en KOH (pelos omitidos); Fig. 7. Spermatheca 
y furca (sternite 10); Fig. 8. Ovipositor en vista lateral (pelos omitidos en los 
tergites); Fig. 9. Ovipositor en vista ventral luego de aclarado en KOH (pelos 
omitidos). Fig. 10. Distribución geográfica. 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

Scylaticus chilenos conocidos, especialmente por la forma de los epan- 
dria que son globosos, opuestos a los epandria agudos en el ápice, 
propios de las especies chilenas y por la forma general de la funda 
del pene que en esta especie presenta una notable expanción ventral 
de los bordes dejando un gran espacio entre ambos costados y el ápice 
es fino y recurvado (Figs. 3 y 4), en las otras especies la funda del pene 
es sencilla, sin expanciones ventrales en los bordes. La spermatheca 
corresponde al plan general del género. Las antenas, con el tercer 
segmento largo, también difieren de las de otras especies- La cuarta 
celda posterior está cerrada y pedicelada en 7 de los 8 individuos estu- 
diados, en este último la celda está cerrada al borde del ala; la varia- 
ción de este carácter es importante pues priva al género de un, hasta 
ahora, seguro carácter para la clave de géneros chilenos; en otras 
especies de Scylaticus, la cuarta celda posterior nunca es pedicelada 
y en la gran mayoría de los casos está francamente abierta al borde. 
Su posible ubicación en Alyssomyia se ha descartado por no poseer el 
modelo de funda de pene y de spermatheca característico de este gé- 
nero (Artigas 1971:79, Figs. 28-31), así como la disposición del mystax, 
giba facial y genitalia del <S ■ Su ubicación en Creolestes es más posible 
por compartir igual plan de la spermatheca y similar genitalia del cT, 
la funda del pene sin embargo, presenta en Creolestes expanciones 
de variado tamaño en la parte dorsal de los costados, cerca del ápice, 
nunca en la parte ventral como sucede en esta especie; el tercer seg- 
mento antenal en Creolestes es moderado (Artigas 1970 : 200-203, 
Figs. 52 y 54) con el stylus bien desarrollado, mientras en esta especie 
es largo con un stylus diminuto, ligeramente grueso (Fig. 1). 

La posibilidad de crear un nuevo género se ha descartado por 
la gran dificultad que presentaría para separarlo de Scylaticus en base 
a su morfología externa. Es opinión del autor que el género Scylaticus 
debe ser revisado a nivel mundial, enfatizando el uso de estructuras 
internas como la funda del pene y la spermatheca. Su actual distri- 
bución neotrópica, paleártica, etiópica y oriental, con cerca de 30 
especies (3 en Chile) es altamente cuestionable. 

ABREVIATURAS USADAS 

aed aedeagus; aped apodema eyaculador; cspth cápsula de la spermatheca; dea 
ducto capsular; dco ducto común; dex ducto expulsor; dist dististylus; ep epandria; 
fu furca; gp gonopodo; hyp hypandrium; INCO Departamento de Zoología de 
la Universidad de Concepción Chile; stn^ séptimo sternite; tgg octavo tergite; 
UNSA Universidad Nacional de San Antonio abad de Cuzco, Perú. 

bibliografía 

Artigas, Jorge N. 1970. Los Asilidos de Chile (Diptera-Asilidae). Cayana Zool. 17. 
Universidad de Concepción, Chile, 472 p. 504 figs. 

Artigas, Jorge N. 1971. Las estructuras quitinizadas de la spermatheca y funda del 
pene de los asilidos y su valor sistemático a través del estudio por taxonomía 
numérica. Cayana Zool. 18, Universidad de Concepción, Chile. 106 p. 138 figs. 

-9- 



BOL. SOC. BIOL. DE CONCEPCIÓN, TOMO XLVIII, pp. 11 22, 1974 



EMÉRITA ANÁLOGA EN LUCO, PROVINCIA DE CURICO 
(CRUST. DEC. HIPPIDAE) 

POR 

J. NUÑEZ (*), O. ARACENA (**) y M. T. LÓPEZ (**) 



Resumen 

Se elabora un esquema general de las comunidades que caracterizan la 
zona arenosa de Llico (34045'S; 72O05'W). 

Las observaciones biológicas sobre la especie más abundante Emérita 
análoga, se refieren a las categorías de individuos que estructuran su población 
y su distribución, e indican que las hembras grandes y oviferas se encuentran 
en la zona inferior de la playa; las megalopas y juveniles en la parte superior 
en tanto que los machos y hembras jóvenes no tienen zonas preferenciales. 

Abstract 

A general outline of the communities which characterize the sandy zone 
of Llico (34045'S; 72O05'W), is made. The biological observations on the most 
abundant species Emérita análoga refer to the type of individuáis that form its 
population and distribution indicating that the oviferous and large females are 
found in the lowest part of the beach; the juveniles and megalopae on the high 
part of the beach while the males and young females are found indistinctly 
on both zones. 

INTRODUCCIÓN 

Emérita análoga (Stimpson 1857), es frecuente y abundante en 
las zonas intermareales de las playas arenosas de las costas americanas 
del océano Pacífico. Su área de distribución se extiende desde las 
islas Kodiac en Alaska (58° Lat- N.), hasta Bahía Falsa, Argentina 
(55° Lat. S.), excluyendo la zona tropical o con temperaturas supe- 
riores a 20°C (Efford 1969: 15). Diversos aspectos de su biología han 
sido estudiados especialmente en el Hemisferio Norte y algunos de 

(*) Universidad de Ciiile - Sede Osorno. 

(**) Universidad de Concepción, Departamento de Biología Marina y Oceanografía. Trabajo leído 
en la sesión de la Sociedad de Biología de Concepción, del 15 de febrero de 1974. 

- !I - 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974.' 

ellos como la agregación y los factores que la determinan, constituyen 
tópicos para discutir variadas hipótesis- 
Desde hace algún tiempo estamos estudiando muestras de 
E. análoga procedentes de diversas playas de la costa chilena, con el 
interés de conocer mejor la agregación y el hermafroditismo pro- 
tándrico que señalaron Barnes et al. (1968:471) y Wenner (1972:336) 
para la población de Santa Bárbara, California. 

La presente comunicación se refiere a la composición pobla- 
cional que presentó E. análoga de la playa de Llico (provincia de 
Curicó) en febrero de 1969 y la descripción de algunas estructuras 
morfológicas de la megalopa y de los adultos. 

MATERIALES Y MÉTODOS 

Llico (34045'S; 72°05'W), es una rada expuesta al fuerte oleaje 
y a los vientos. Observaciones preliminares sobre esta zona han sido 
dadas por Montero (1969:9-10). La zona elegida para los muéstreos 
de E. análoga está ubicada al N. del canal de desagüe de la laguna 
de Vichuquén. 

Las muestras de E. análoga fueron obtenidas los días 3, 4 y 6 
de febrero de 1969 (Tabla I), en el piso mediolitoral extrayendo 
arena con una pala a una profundidad de 20 cm y completando un 
balde plástico de volumen conocido. Se analizó un total de 1.623 
ejemplares: 35 megalopas, 141 juveniles, 1065 machos y 382 hembras. 



Tabla I 

FECHAS DE RECOLECCIÓN DE EMÉRITA ANÁLOGA EN LLICO. 
PESO SECO Y NUMERO DE EJEMPLARES POR MUESTRA 



A.- 3 febrero 1969 



Volumen arena c/muestra: 10 dm^ 



Muestra 


Peso 


Totales 




Ejemplares 


de 


Emérita análoga 




seco (g) 




Megalopas 


Juveniles 


Machos 


Hembras 


Nx 


1.00 


41(14) 


6 




3 




30 


2 


No 


2.33 


72(16) 


2 




3 




47 


20 


N3 


0.67 


21( 4) 


— 




1 




16 


4 


N, 


1.94 


64(15) 


1 




6 




40 


17 


N5 


2.39 


81 ( 8) 


1 




7 




49 


24 


Totales 




279(57) 


10 




20 




182 


67 


B.— 4 febrero 


1969 






Volumen 


arena c/muestra: 12 dm^ 


1 


10.25 


170 


_ 




22 




132 


16((5)) 


2 


12.70 


218 


— 




44 




160 


14((3)) 


3 


7.28 


146 


1 




40 




100 


5((1)) 


Totales 




534 


1 




106 




392 


35((9)) 



-12 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 



C— 6 febrero 


1969 






Volumen 


arena c/muestra: 13 dm-^ 


a 


5,89 


122(36) 


6 


2 


73 


41 


b 


2.75 


84(3) 


3 


1 


56 


24 


c 


4.03 


124(38) 


6 


— 


80 


38 


d 


4.62 


126(38) 


2 


— 


78 


46((2)) 


e 


13.22 


133(32) 


3 


8 


79 


43((7)) 


f 


14.52 


122(15) 


4 


4 


44 


60((42)) 


g 


13.18 


92(10) 


— 


— 


70 


22((9)) 


h 


- 


17( 3) 


— 


— 


11 


6((1)) 


Totales 




810(175) 


24 


15 


491 


280((61)) 



( ) ejemplares en muda. 
(( )) hembras oviferas. 

A cada ejemplar se les controló sexo, longitud de caparazón 
cefalotorácico (LC) y peso seco, siguiendo la metodología de Osorio 
et. al. (1967:66); en el análisis de los apéndices y otros caracteres mor- 
fológicos se adoptó la terminología de Knox et. al. (1963:66) y los 
dibujos se realizaron utilizando un estereomicroscopio Zeiss y una 
cámara clara Abbe- 



resultados 
características generales de la zona de muéstreos. 

Para conocer el relieve del lugar y las comunidades que lo tipi- 
fican se confeccionó un perfil topográfico desde la región de las dunas 
hasta el nivel del mar. Los datos obtenidos se llevaron a un gráfico 
(Fig. 1), donde se muestra que en la parte alta los vegetales predo- 

ANqPODOS 



í LARVAS DE ARTRÓPODOS 


— 1 






ISOP0005 CIROLANIDCS. 


^_y ~ — '""V. 




E ANÁLOGA. 

♦ 


«-.a 




POt.lOUtTO 


4 . ^ 




\__^,^^^ * 


• 1 '" 


T 1 1- 


^ ^^^^^^^ 


^ 1 1 1 1 


. .... , 1 ■ 1 1 ' ^^-* 



D E F 



Fig. 1.— Zonación en playa arenosa de Llico, Provincia de Curicó. Febrero 1969. 
a: Rumex, b: Elymus y c: Ambrosia. 

minantes pertenecen a los géneros Rumex, Elymus y Ambrosia, cuyas 
raíces retienen bastante arena y sirven de refugio a larvas de lepidóp- 
teros, coleópteros y al tenebrionido Praocis (Praocis) costata Solier 
1840 (*) y arañas del género Lycosa. En zona humedecida por pleamar 

(*) Material identificado por el Sr. T. Cekalovic. Universidad de Concepción. 

-13- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

se encontraron anfípodos asociados a restos de algas y animales, entre 
las estaciones I-K. Desde esta última estación aparecieron los isópodos 
cirolánidos y E. análoga a partir de la estación N (Tabla II). Un 
poliqueto se encontró en la estación N4. 

CATEGORÍAS DE INDIVIDUOS. 

En la población de E. análoga de Llico, se reconocen las si- 
guientes categorías de individuos: megalopas, juveniles, machos, hem- 
bras con pleópodos cortos y hembras con pleópodos largos. 

Las megalopas presentan un caparazón ovoide, cuyas medidas 
oscilan entre 2.0 y 6.9 mm LC y a diferencia de los otros individuos 
de la población tienen ojos laminados; los pleópodos se caracterizan 
por presentar un exopodito con 10 artejos provistos de largas setas 
plumosas y además los urópodos no presentan hileras de pelos espi- 
nulosos en la superficie externa del segmento dorsal del exopodito 
(Fig. 2). 




0,5 mm 



Fig. 2.— £. análoga. Urópodos de A: hembra adulta y B: megalopa; C: Pleópodo 
de megalopa, a: endopodito, b: exopodito, c: basipodito, d: pelo plumoso, 
e: pelos espinulosos y f: artejo. 



-14- 



H 



Tabla II 

FRECUENCIA DE INDIVIDUOS POR GRUPOS TAXONÓMICOS EN 

LA PLAYA ARENOSA DE LLICO, 3 DE FEBRERO 1969 



o 



Categorías taxonómicas 



u J:: 



2 ° 



O 
O 

a. 



o 

-a 
o 
a. 
-o 



t¡j 



tí rt 

S =^ 

S N 

o I 



A 
D 
E 
K 
L 
M 
Ni 

N3 
N, 
N. 



6 




4 




3 




14 


41 


6 


72 


— 


21 


1 


64 


4 


81 



10 
10 
5 
10 
10 
10 
10 



Rango de los promedios de las mareas altas y bajas: 0.18 m para el mes de febrero de 1969. 
(Armada de Chile). 




Fig. 3.— E. análoga. A: Vista dorsal de la megalopa; B: apéndices oculares del 
adulto y C: de la megalopa; D: pleópodo largo de hembra y E: pleópodo 
corto, a: primer par de antenas, b: ojos, c: hendidura cervical, e: hendi- 
dura branquial, e: córnea, f y g: artejos, h: pelos simples, i: pelos plu- 
mosos. Escala 1 mm. 

-15- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

Los juveniles miden entre 2.0 a 10.9 mm, a veces llevan pleo- 
podos cortos y en ellos fue imposible determinar el sexo. 

Los machos incluyen individuos entre 3.0 a 16.9 mm LC, no 
llevan pleopodos y presentan espermatóforos de tamaño variable según 
el estado de desarrollo- 
Las hembras tienen tamaños que varían entre 2.9 y 26.9 mm 
LC. Presentan dos tipos de pleopodos (Fig. 3). Las hembras que miden 
entre 7.0 y 12.0 mm tienen pleopodos cortos provistos de setas plu- 
mosas y simples y las mayores de 12.0 mm de LC, tienen pleopodos 
largos y con setas simples. 

Tabla III 

FRECUENCIA SEGÚN TALLAS DE MEGALOPAS, JUVENILES, MACHOS 
Y HEMBRAS DE EMÉRITA ANÁLOGA, EN LLICO. FEBRERO DE 1969 



Tallas (mm) 


Megalopas 


Juveniles 


Machos 


Hembras 


Total 


2.0 - 2.9 


2 


2 





2 


6 


3.0 - 3.9 


25 


9 


11 


3 


48 


4.0 - 4.9 


6 


6 


23 


4 


39 


5.0 - 5.9 


1 


19 


35 


8 


63 


6.0 - 6.9 


1 


32 


83 


10 


126 


7.0 - 7.9 




25 


275 


17 


317 


8.0 - 8.9 




30 


348 


98 


476 


9.0 - 9.9 




12 


99 


56 


167 


10.0 - 10.9 




6 


67 


47 


120 


11.0 - 11.9 






58 


29 


87 


12.0 - 12.9 






38 


3 


41 


13.0 - 13.9 






20 


4 


24 


14.0 - 14.9 






5 


5 


10 


15.0 - 15.9 






2 


9 


11 


16.0 - 16.9 






1 


9 


10 


17.0 - 17.9 








13 


13 


18.0 - 18.9 








7 


7 


19.0 - 19.9 








9 


9 


20.0 - 20.9 








24 


24 


21.0 - 21.9 








11 


11 


22.0 - 22.9 








6 


6 


23.0 - 23.9 








5 


5 


24.0 - 24.9 








2 


2 


25.0 - 25.9 








— 


— 


26.0 - 26.9 








1 


1 


Totales 


35 


141 


1065 


382 


1623 



En la Tabla III y Fig. 4, se observa la frecuencia de estas 
categorías de individuos según tallas. Estos grupos se superponen hasta 
la talla de 6.9 mm LC. Entre 4.0 y 13.9 mm LC predominan los ma- 
chos y de los 17.0 mm LC las hembras constituyen el 100%. 



-16- 



Emérita an álog a 




Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

Uíco Febrero 1969 



■ 


MEGALOPAS 


l3S) 


m 


JUVENILES 


(141) 


m 


MACHOS 


(l.OGS) 


□ 


HEMBRAS 


(382) 



L.CXmm.} 

Fig. 4.— Frecuencia de las categorías de individuos de E. análoga según tamaño, 
en Llico, Febrero 1969. 

ESTRUCTURA DE LA POBLACIÓN. 

Las zonaciones efectuadas los días 3 y 6 de febrero, muestran 
el tipo de agregaciones de E. análoga según tallas (Tabla IV y Figs. 5 
y 6). 

El día 3 de febrero se tamizó 5 muestras de arena de 10 dm^ 
(estaciones Ni - N5), a distancias regulares de 0.80 m del perfil de 
la Fig. 1. La muestra Ni corresponde al nivel superior de la distri- 
bución horizontal y la N5 al nivel inframareal. En la Fig. 5, se observa 
que el número de ejemplares muestreados varía entre dos y ocho 
por dm^. Los pesos secos de todos ellos oscilan entre 0.67 y 2-33 g. 
La mayor cantidad de megalopas está en la estación Ni y disminuyen 
hacia el nivel del mar; sus tamaños fluctúan entre 2.0 y 4.9 mm LC. 
Los juveniles varían entre 2.0 y 7.9 mm LC y se encuentran en mayor 
cantidad en las muestras N4 y N5. Los machos miden entre 3.0 y 
13.9 mm LC y presentan un grupo modal en el tamaño 8.0 mm. Las 
hembras miden 3.0 y 17.0 mm LC; no se observaron hembras oví- 
feras y 57 ejemplares estaban en muda. 

El día 6 de febrero se efectuaron 7 muéstreos (estaciones a-g), 
tamizando cada vez 13 dm^ de arena. Se siguió el descenso del nivel 
del mar, comenzando a las 7.40 horas y finalizando a las 8-35 A,M. 
Los seis primeros se hicieron con intervalos de cinco minutos y el 
último a los 15 minutos. Las megalopas miden 2.0 y 6.9 mm LC y 
son abundantes en los niveles superiores. Los juveniles miden 3.0 y 
9.9 mm LC y son más frecuentes en los niveles inferiores. Los machos 



-17- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

presentan una distribución con alta frecuencia entre las tallas 7.0 y 
8.0 mm LC. Las hembras ofrecen dos grupos modales; el de la talla 
8.0 y 9.0 mm, es más destacado en las muestras a y d y el segundo 
en las tallas 20.0 mm LC se hace más notorio en la muestra f. Ejem- 
plares en muda se observaron en todos los muéstreos. La densidad de 
los ejemplares osciló entre 7 y 10 por dm^ y su biomasa varió entre 
2.75 y 14.52 g- 

El día 4 de febrero se hicieron tres muéstreos de 12 dm^ cada 
uno, que dieron una densidad de 14 y 18 ejemplares por dm^' y un 
peso seco de 7.28 a 12.70 g. Sólo se constató proporción entre grupos 
de individuos (Tabla I). 

Tabla IV 

FRECUENCIA SEGÚN TALLA DE LA POBLACIÓN DE EMÉRITA 

ANÁLOGA, EN 2 AGREGACIONES OBSERVADOS EN LLICO 

(340 LAT. S.) FEBRERO, 1969 







3 de Febrero 






6 de Febrero 










Megalopa 


Juvenil 


Macho 


Hembra 


Megalopa 


Juvenil 


Macho 


Hembra 


2.0 - 


2.9 


1 


2 




2 


1 








3.0 - 


3.9 


8 


3 


2 


1 


16 


6 


9 


2 


4.0 - 


4.9 


1 


4 


8 


2 


5 


1 


15 


2 


5.0 - 


5.9 




5 


13 


5 


1 


5 


20 


3 


6.0 - 


6.9 




5 


32 


2 


1 


2 


31 


8 


7.0 - 


7.9 




1 


35 


7 






95 


9 


8.0 - 


8.9 






56 


18 






147 


70 


9.0 - 


9.9 






13 


12 






58 


40 


10.0 - 


10.9 






11 


7 






29 


38 


11.0 - 


11.9 






8 


9 






34 


2» 


12.0 - 


12.9 






2 


1 






27 


1 


13.0 - 


13.9 






2 








18 


4 


14.0 - 


14.9 














5 


3 


15.0 - 


15.9 














2 


6 


16.0 - 


16.9 














1 


6 


17.0 - 


17.9 
















10 


18.0 - 


18.9 
















6 


19.0 - 


19.9 
















8 


20.0 - 


20.9 
















21 


21.0 - 


21.9 
















11 


22.0 - 


22.9 
















4 


23.0 - 


23.9 
















5 


24.0 - 


24.9 
















2 


25.0 - 


25.9 


















26.0 - 


26.9 
















1 


Totales 






















10 


20 


182 


67 


24 


15 


491 


280 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 



DISC USION 

Entre los problemas que diversos autores han estudiado sobre 
E. análoga queremos hacer resaltar los siguientes: 

l.-CATEGORIA DE INDIVIDUOS QUE COMPONEN LA POBLACIÓN. 

B. Barnes et al (1968:467) durante un año de muéstreos, en- 
cuentran en la zona de Santa Barbara, California lo siguiente: 

a) hembras con pleopodos largos o "swimmerets" y mayores de 
10.0 mm LC; b) hembras con pleopodos simples y que miden 
6.0-9.0 mm LC; d) individuos indeterminados o juveniles, me- 
nores de 6.0 mm y sin pleopodos y e) megalopas que miden 
3 a 5 mm y provistas de pleopodos setosos. 

Luco 3-11-69 



N< 



1.9A 




r^J^ 



1.00 



Na 
N3 

N2 
N, 



i — t i ^ r- 

LC (mm) 

M MEGALOPAS □ MACHOS 

■ JUVENILES [HJ HEMBRAS 

Fig. 5.— Estructura y biomasa de la población de E. análoga en Llico, a distancias 
regulares en la zona de mareas. N^: nivel inferior. 

Nuestros resultados en la Playa Llico confirman lo visto por 
estos autores con la siguiente diferencia: los juveniles de Llico pre- 
sentan pleopodos o rudimentos de ellos y sus medidas variaron entre 
2.0 y 10.9 mm de LC. Los machos y hembras tienen un rango de 



-19- 



Llico 6 -II - 69 



N 
92 



i ru 



Peso sGco 



13.18 






i-r-i^- 



ili 



¥ 



13.22 




12 16 

LC (mm.) 



20 



2/t 



@ MEGALOPAS D MACHOS- 
B JUVENILES H HEMBRAS 

Fig. 6.— Estructura y biomasa de la población de E. análoga en Llico, siguiendo 
el descenso del nivel del mar: a - f : cada 5 minutos y g: a los 15 minutos. 

medidas más amplio, entre 3.0 y 19.0 mm LC, los primeros y 2.0- 
26.0 mm LC, los últimos. Sin embargo, consideramos que es necesario 
describir detalladamente los cambios en la morfología externa e in- 



-20- 



líol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

terna de los individuos que miden entre 2.0 y 10.0 mm LC, en los 
cuales probablemente se produciría el otro hecho planteado para esta 
especie que sería: 

2.- REVERSIÓN DE SEXO. 

Barnes et al. (1968:471) y Wenner (1972:348), han sostenido 
esta teoría al estudiar la proporción sexual de la población de E. 
análoga según tallas. El último autor desarrolla una teoría sobre pro- 
porción sexual como función del tamaño en crustáceos marinos, esta- 
bleciendo cuatro modelos: a) modelo estándar, en el cual hembras y 
machos tienen la proporción esperada de 1:1 pero a partir de cierto 
tamaño uno de los sexos predomina; b) modelo inverso, caracterizado 
por una curva sigmoidal donde un sexo predomina en las tallas me- 
nores y otro en las tallas mayores, verificándose la proporción 1:1 
solamente en una talla intermedia; c) modelo intermedio, es el más 
problemático pues no hay un agrupamiento homogéneo y lo único 
seguro es que los animales jóvenes que entran a la población no están 
en la proporción sexual de 1:1, y posteriormente uno de los sexos 
predomina y d) el modelo anómalo, con una entrada de juveniles a 
la población con proporción 1:1, luego predomina un sexo en las tallas 
intermedias y finalmente el otro se hace dominante en las tallas ma- 
yores. E. análoga cumpliría este último modelo tanto en California 
(USA) como en El Tabo (Chile). (Wenner, comunicación personal, 
1969). 

En Llico los individuos clasificados como juveniles no presen- 
taban un sexo claramente definido, por tanto la primera condición 
del modelo anómalo con respecto a los juveniles no está bien deter- 
minada, pero sí se cumple el modelo en las tallas intermedias y ma- 
yores. Wenner (1972:336) explica la reversión en individuos mante- 
nidos en cautividad. 

En cuanto a posibles problemas para la fertilización de las 
hembras Cox et al (1968:750) postulan que la presencia de un nú- 
mero apreciable de machos es necesario para que se produzca una alta 
frecuencia de hembras ovíferas- 

S.- AGREGACIÓN EN E. ANÁLOGA. 

Existen dos teorías para explicar el proceso de agregación en 
E. análoga: la primera sustentada por Efford (1965:74) quien atribuye 
a este proceso causales biológicas relacionadas con la reproducción y 
la defensa contra la predación. Cubit (1969:122) y Dillery et al. (1970: 
239) establecen que la agregación se debe solamente a factores físicos 
determinados por las corrientes marinas. 

De acuerdo a la estructura de la población de E. análoga en- 
contradas en Llico el 3 y 6 de febrero de 1969 y en la cual se observa 
una distribución diferencial de las categorías de individuos, creemos 

-21- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

que este proceso no puede estar regido sólo por factores físicos, sino 
que en él entrarían en juego además factores biológicos; esto se des- 
prende especialmente del muestreo del 6 de febrero, el que fue reali- 
zado siempre al borde de la ola y sin embargo la proporción de los 
grupos no fue uniforme a lo largo de la transección. Tendencias si- 
milares observó Osorio et al (1967:72) para El Tabo y Penchaszadeh 
(1971:18) para la playa de Chilca, Perú. 



AGRADECIMIENTOS 

Los autores manifiestan su reconocimiento al Prof. A. Montero 
(Universidad de Chile - Sede Talca) por las facilidades otorgadas du- 
rante la expedición a Llico, a nuestra colega Licenciada Teresa Donoso 
por su colaboración en la recolección de las muestras y a la Sra. M. 
Fuentes de Venegas por la preparación del abstract. 



bibliografía 



Armada de Chile. 1969. Tabla de Mareas de la Costa de Chile incluyendo puertos 

de la costa sudamericana del Pacífico hasta Panamá. 
Barnes, N. y A. M. Wenner. 1968. Seasonal variation in the sand crab Emérita 

análoga (Dec. Hippidae) in the Santa Barbara área of California. Limnol. y 

Ocean. i5(3):465-475. 
Cubit, J. 1969. Behaviour and physical factors causing migration and aggregation 

of the sand crab. Emérita análoga (Stimpson) Ecology 50(1):1 18-123. 
Dillery, D. y L. V. Knapp. 1970. Longshore movements of the sand crab Emérita 

análoga (Dec. Hippidae) Crustaceana i5(3):233-240. 
Efford, I. E. 1965. Aggregation in the sand crab Emérita análoga (Stimpson). J. 

Anim. Ecol. 34:63-75. 
Efford, I. E. 1969. Egg size in the sand crab Emérita análoga (Dec. Hippidae) 

Crustaceana i<5(2): 15-20. 
Montero, A. 1969. Antecedentes preliminares sobre estudio ecológico en Llico. 

Pub. Regional NQ 1. Talca: 1-23. 
Osorio, C; N. Bahamonde y M.T. López. 1967. El limanche {Emérita análoga 

(Stimpson)) en Chile. Bol. Mus. Nac. Hist. Nat. 2Í'(6):61-116. 
Penchaszadeh, P. 1971. Observaciones cuantitativas en playas arenosas de la costa 

central del Perú con especial referencia a las poblaciones de muy-muy (Emérita 

análoga) (Crust. Anomura. Hippidae). Oficinas de Ciencias de la UNESCO 

Docin 6, Montevideo: 1-19. 
Wenner, A. M. 1972. Sex ratio as a function of size in marine crustácea. Amer. 

Natur. i05(949): 32 1-350. 



-22- 



BOL. SOC. BIOL. DE CONCEPCIÓN, TOMO XLVIII, pp. 23-31, 1974 



ACROPSOPILIO NORMAE N. SP. DE OPILIONIDO PARA LA 

FAUNA CHILENA (ARACHNIDA, OPILIONES, 

ACROPSOPILIONIDAE) 

POR 

TOMAS CEKALOVIC KUSCHEVICH (*) 

Resumen 

Se describe Acropsopilio normae n.sp. (Arachnida, Opilionida, 
Acropsopilionidae), colectados por el autor en Pinares (36°54'S; 73^02' 
W). Se proporciona la distribución geográfica de las especies cono- 
cidas para la familia Acropsopilionidae y se comparan las especies del 
género Acropsopilio para Sud- América. 

Abstract 

Acropsopilio normae n. sp. (Arachnida, Opiliones, Acropsopilio- 
nidae), collected by the author in Pinares (36°54'S; 73°02'W), is here 
described. The distribution of the previously known species of the 
family Acropsopilionidae and comparison of the South-America species 
of Acropsopilio^ are also added. 

INTRODUCCIÓN 

El nuevo Opilionido Acropsopilio normae n. sp. que se describe 
en el presente trabajo pertenece a la familia Acropsopilionidae Roewer, 
1923, que agrupa 6 géneros con 13 especies recientes y 1 especie fósil 
del Ámbar Báltico del Terciacio, todas las especies están localizadas 
en los hemisferios Norte y Sur, en zonas bien específicamente com- 
prendidas entre los paralelos 40*^ a 55° N. y 30? a 45"? S., excepto 
Acropsopilio chomulae descrita para México en una localidad situada 
en los 25*^ aproximadamente, algo al Norte del Círculo de Cáncer. 

(*) Departamento de Zoología, Instituto de Biología "Ottmar Wilhelm G.", Casilla 1367, Uni- 
versidad de Concepción, Concepción, Chile. 

-23- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

Los géneros de Acropsopilionidae conocidos (Fig. 1), son: Caddo 
Banks, con dos especies recientes C. agilis Banks, 1892 del N.E. de 
los Estados Unidos y Japón, C. pepperella de New England y la única 
especie fósil C. dentipalpus (Kock et Berendt), 1854, procedente del 
Ámbar Báltico del Terciario, Europa; Austropsopilio con dos especies 
para Australia y Tasmania; Tasmanopilio con una especie T. fuscus 
Hickman, 1957, para Tasmania; Zeopsopilio Forster, 1948, con una 
especie para Nueva Zelandia: N. neozelandiae Forster, 1948; Caddella 
Hirst, 1925 (= Onopsopilio Lawrence, 1934) con tres especies: 
C. capensis Hirst, 1925, C. africana (Lawrence), 1931 y C. spatupilis 
Lawrence, 1931, todas para Sud- África; Acropsopilio Silvestri, 1904, 




1.120COOOOO 



•^ é 



• ACROPSOPILIO ^ AUSTROPSOPILIO Sí CADDO 

Q ZOOPSOPILIO .:í.^ C4DDf/.M K CADDO(FOSIL) 

♦ TASMANOPILIO 



60° 



lig. 1.— Mapa de distribución geográfica de la familia Acropsopilionidae. 

con cuatro especies: A. chilensis Silvestri, 1904, de Chile y 
Argentina, A. ogloblini (Cañáis), 1932, para Argentina, A. boopis 
(Crosby, 1904 (= Caddo), para el E. de Estados Unidos y S.E. 
de Canadá, y A. chomulae (Goodnight et Goodnight), 1948, 
(= Caddo), para el S.E. de México. En relación a las especies de 
Acropsopilio para Sud-América nos permitimos proporcionar algunos 
antecedentes. Sihestri creó el género Acropsopilio basado únicamente 
en un macho capturado en la localidad de Pitrufquén (38^59'S; 72^38' 
W), Provincia de Cautín, capturado bajo corteza de árbol, sin especi- 
ficar la identificación de éste, asignando al ejemplar como A. chilensis. 
Posteriormente Cañáis en 1932 describe una variedad de esta especie 



24 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

A. chilensis ogloblini para un ejemplar macho hallado en Argentina, 
Provincia de Misiones: Santa Ana (27°22'S; 55°36'W), ubicado en el 
margen sur del río Paraná, y a 167 metros sobre el nivel del mar, luego 
Mello-Leitao en 1939, eleva a categoría de especie a la subespecie de 
Cañáis, llamándola A. ogloblini (Ganáis), finalmente Ringuelet, 1959 
en su revisión de los Opiliones argentinos señala la presencia de las 
dos únicas especies conocidas para Sud-América y destaca el hecho de 
citar A. chilensis por primera vez para la fauna argentina, basado en 
el segundo ejemplar de la especie capturado en la Provincia de Río 
Negro: Lago Frías (4P08'S; 7P48'W). Con la descripción de Acropso- 
pilio normae n.sp- proveniente de los alrededores de Concepción, en 
las márgenes Bel río Bío-Bío, Chile, se eleva a 15 el número de especies 
conocidas para la familia. 

Tomando en cuenta la inexistencia de especímenes del género 
Acropsopilio en los Museos y colecciones de importancia, hemos opta- 
do por distrHDuir el mayor número de Paratipos, correspondientes a 
la nueva especie descrita en el presente trabajo, enviándola a los 
Museos que se indican en la parte pertinente. 

Acropsopilio Silvestri, 1904 

Acropsopilio, 1904, Silvestri, 2:254; 1906, Silvestri, 10(l):32-34; 1923, 
Roewer, 6:678; 1932, Cañáis, 11(38):150; 1938, Mello-Leitao, 10(4): 
317; 1939, Mello-Leitao, 17:626; 1953, Ringuelet, 16(137):168-170; 
1959, Ringuelet, 5(2):207; 1968, Cekalovic, 12(138):6. 

Tipo del género: Acropsopilio chilensis Silvestri, 1904. 

Diagnosis: Tergitos prosomáticos I y II independientes. Los tergitos 
opistosomáticos no fusionados en un escudo. Esternitos IV y VII li- 
bres. Fémur de los palpos con apófisis o conos agudos que llevan una 
seda rígida apical. Fémures I a IV con una falsa articulación basal. 
Tarsos 5 a 7-7 a 9-7-7. Parte terminal (distitarsos) de los tarsos I a IV 
de 1 ó 2 artejos (?). Distribución: Estados Unidos, Canadá, México, 
Argentina y Chile (4 especies). 

Acropsopilio normae n. sp. 

(Figs. 2-5) 

Holotipo. Chile. Provincia Concepción: Pinares (36054'S; 73O02'W), 
Octubre, 27, 1971, Muestra TC-32, T. Cekalovic. 

CARACTERES CROMATICOS. 

Para los colores nos hemos basado en el Atlas de Colores 
de C. y J. Villalobos. Color general naranja (O), los diversos 
matices de cada una de las partes que detallamos se originan en 
el naranja y las manchas o diseños en el escarlata (S). Prosoma u opis- 

-25- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

tosoma 0-17-12^; borde posterior del prosoma con una faja transversal 
interrumpida en el medio SO- 13-7°; los tergitos I a VII presentan 
manchas transversales SO- 13-7°, las dos anteriores son más anchas, no 
alcanzando a tocar el borde lateral; en su parte media presenta una 
región subcircular de igual color que el prosoma. Región periocular 
formada por un anillo negro, piriforme, en el centro se encuentran 
los ojos (Fig. 5), que son hialinos. Patas, pedipalpos y quelíceros 
0-19-12*^ con los extremos apicales de los quelíceros y puntas de las 
setas negras. 

CARACTERES MORFOLÓGICOS (Figs. 2-5). 

Opilionidos de tamaño muy pequeño, el largo total del cuerpo, 
sin extremidades, en los ejemplares examinados miden 0,80-1,30 mm. 
Prosoma, subtrapezoidal de margen apical en forma de una amplia 
"V" muy abierta, en los costados presenta la cúpula ocular piriforme, 
de gran tamaño (Fig. 2), que ocupa más de dos tercios del largo del 
prosoma, ojos hialinos, cónicos y sobresalientes, superficie tegumen- 
taria lisa. Observado el ejemplar desde una vista dorsal se aprecia que 
los quelíceros sobresalen hacia adelante del margen prosomático apical. 
Articulación del prosoma con el opistosoma bien definido por un surco 
muy notorio. Opistosoma dos veces más largo que el prosoma, con 
siete tergites bien diferenciados, de superficie lisa, los tergitos I y II, 
dos veces más largos que los tergites II a VII. Extremo posterior del 
opistosoma con un surco cóncavo que deja expuesto el opérenlo anal 
libre. Pedipalpos (Fig. 3), el dibujo representa la cara latero-interna 
del pedipalpo y en ella se indica la disposición y número de apófisis 
y espinas o setas espiniformes correspondientes, caracteres importantes, 
entre otros, utilizados en la diferenciación interespecífica (Figs. 3, 6 y 
7), coxa (ex), de la mitad del largo que el trocánter, sin apófisis ni 
espina; trocánter (tr), con tres tubérculos que terminan en agudas 
espinas, el tubérculo basal de la mitad del tamaño que los otros dos, 
además lleva una pequeña espina subapical; fémur (fm), apófisis basal 
con tres fuertes espinas, la ubicada en el centro, dos y media veces 
más larga que las otras dos laterales, el apófisis ubicado en la parte 
media, con una fuerte y larga espina, parte apical con cuatro espinas 
resistentes, cabe señalar que algunos ejemplares solo poseen dos o 
tres espinas apicales, en la superficie interna presenta cortos pelos dis- 
persos algunos y otros formando hileras longitudinales, no presenta 
depresión femoral; patela (pa), presenta en la cara latero-interna, tres 
espinas o setas espiniformes y otras dos más largas en el margen in- 
terno; tibia (tb), con dos largas espinas marginales internas; tarso (ta), 
con abundantes peños cortos, erectos. Las medidas del pedipalpo son: 
trocánter 0,23 mm; fémur 0,65 mm; patela 0,45 mm; tibia 0,38 mm 
y tarso 0,28 mm. Quelíceros (Fig. 4), pequeños de 0,05 mm de largo, 
superficie lisa y brillante, con algunos pelos cortos, los dedos fijo y 

-26- 



Bol. Soc. Bíol. de Concepción, XLVIIl, 1974. 

móvil se entrecruzan en su extremo, con pequeños dientes negros. 
Patas I a IV largas y esbeltas. Fórmula tarsal 7-8-7-7. Extremo de los 
tarsos portando una uña larga y muy curvada. 

Dedico la nueva especie a mi esposa Norma Bahamondez G. 

MATERIAL EXAMINADO. 

Fueron estudiados 8 ejemplares: Provincia Concepción: Holo- 
tipo, Pinares (36054'S; 73^02 'W), Octubre, 27, 1971, muestra TC-32, 
T. Cekalovic (INCO); 1 Paratipo, Pinares, Octubre, 31, 1971, muestra 
TC-33, T. Cekalovic (MHNP); 1 Paratipo, Pinares, Octubre, 31, 1971, 
muestra TC-33, T. Cekalovic (BM); 1 Paratipo, Pinares, Octubre, 
31, 1971, muestra TC-33, T. Cekalovic (USNM); 1 Paratipo, Pinares, 
Octubre, 23, 1971, muestra TC-31, T. Cekalovic (INCO); 1 Paratipo, 
Pinares, Junio, 25, 1972, muestra TC-41, T. Cekalovic (MCZ); - Para- 
tipo, Pinares, Octubre, 23, 1971, muestra TC-31, T. Cekalovic (OM), 
1 Paratipo, Florida (36049'S; 72°41'W), Noviembre, 15, 1968, muestra 
TC-15, T. Cekalovic (INCO). 

Todos los dibujos se han realizado con cámara clara en base a 
especímenes conservados en alcohol 70%, las figuras del ejemplar in- 
completo, cúpula ocular y quelíceros corresponden al Paratipo de 
Pinares, Octubre, 23, 1971, muestra TC-31, T. Cekalovic (INCO). Para 
el dibujo del pedipalpo fue disectado el Holotipo, procedente de Pi- 
nares, Octubre, 27, 1971, muestra TC-32, T. Cekalovic, montándose 
una preparación permanente fijada en medio de montaje Holler. El 
Holotipo conservado en alcohol y la preparación permanente se en- 
cuentran depositados en la Colección Zoológica del Instituto de Bio- 
logía "Ottmar Wilhelm G.", Universidad de Concepción (INCO). 

Los especímenes examinados han sido depositados en diferentes 
colecciones y Museos, para tal efecto, se han utilizado las siguientes 
siglas que permiten identificarlos: INCO = Colección Zoológica, De- 
partamento de Zoología, Instituto de Biología "Ottmar Wilhelm G.", 
Universidad de Concepción, Chile; MHNP = Museum National 
d'Histoire Naturelle, París, Francia; BM = British Museum (Natural 
History), London, Inglaterra; USNM = Smithsonian Institution, 
U. S. National Museum, Washington, U. S. A.; MCZ = Museum of 
Comparative Zoology, Harvard University, Harvard, U. S. A.; OM — 
Otago Museum, Dunedin, New Zealand. 



27- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

CLAVE PARA LAS ESPECIES DE ACROPSOPILIO PARA 
SUD-AMERICA 

1 Desde una vista dorsal, el margen anterior del prosoma 
tapa los quelíceros; patella con 2 y tibia con 4 espinas 
A. chilensis Silvestri 

r Desde una vista dorsal, el margen anterior del prosoma 
no tapa a los quelíceros; patela con más de 4 espinas y 
tibia con 2 ó 6 espinas 2 

2(1') Pedipalpos con depresión femoral longitudinal; patela 

con 5 espinas; tibia con 6 y coxa con 1 espina 

A- oglohlini, Cañáis 

2' Pedipalpos sin depresión femoral longitudinal; patela 

con 5 espinas; tibia con 2 y coxa sin espinas 

A. normae n. sp. 

DISC USION 

Acropsopilio normae n. sp. se diferencia de A. oglohlini (Figs. 3 
y 6), por la ausencia de una espina apical en la coxa, la falta de una 
espina interna en el fémur (entre las apófisis básales y el grupo de 
espinas apicales), por no presentar una depresión femoral longitudinal, 
por la presencia de sólo 2 espinas en la tibia, en A. oglohlini son 6, y por 
el área periocular, que, en la nueva especie es piriforme en tanto que 
en A. oglohlini es subcircular. A. normae n. sp., se aproxima igual- 
mente a A. chilensis (Figs. 3 y 7), pero difiere, porque la nueva especie 
tiene en el trocánter 3 apófisis terminados en espinas agudas, más 1 
espinita marginal pequeña que en A. chilensis están ausente; en la 
cara interna del fémur A. normae n. sp- es portadora de 3 a 4 espinas, 
mientras que A. chilensis sólo lleva una corta espina marginal, sub- 
apical; patela de A. normae n. sp. con 5 espinas y A. chilensis sólo 2; 
la tibia de A. normae n. sp. presenta 2 largas espinas subbasales y A. 
chilensis lleva 4 espinas a lo largo en la cara interna, por último 
A. chilensis presenta 1 espina basal en el tarso, que está ausente en 
la nueva especie. 

ECOLOGÍA Y ETOLOGIA 

Acropsopilio normae n. sp. habita entre hojarazca y humus li- 
geramente húmedo, de preferencia en lugares sombríos bajo bosques 
heterogéneos compuestos de flora autóctona, entremezclado con al- 
gunas especies introducidas. La localidad de Pinares, en las márgenes 
del río Bío-Bío, distante a unos 10 kms. al S.W- de Concepción, donde 
fueron capturados el mayor número de ejemplares de la nueva especie 
predomina la siguiente vegetación: Eucalyptus globulus "eucaliptus" 

-28- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 



y Rubus ulmifolius "zarza mora", especies introducidas y Cestrum 
parqui "palqui", Peumus boldus "boldo", Myceurgenia obtusa "arra- 
yán". Boquilla trifoliata "boquilla", Blechnum hastatum "palmilla", 
Blechnum chilense "costilla de vaca o palmilla", etc., especies autóc- 




Fig. 2..— A. normae n. sp., vista dorsal. 

Fig. B.— A. normae n. sp., pedipalpo, cara interna. 

Fig. i.— A. normae n. sp., Quelícero. 

Fig. 5.— A. normae n. sp., cúpula ocular y ojo. 

Fig. 6.— A. ogloblini (Cañáis), pedipalpo, cara interna, según dibujo de Cañáis 

(1932). 
Fig. 7.-/4. chilensis Silvestri, pedipalpo, cara interna, según dibujo de Silvestri 

(1904). 



-29- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 



tonas. En la muestra obtenida en la localidad de Florida, aproximada- 
mente 48 kms. al E. de Concepción, el único ejemplar recolectado fue 
separado del humus tomado bajo un bosque homogéneo de Notho- 
fagiis oblicua "hualle o roble pellín". En las diversas muestras de 
humus tomadas entre los meses de octubre y noviembre, de donde 
fueron separados los ejemplares de A. normae n. sp. se aprecia la si- 
guiente fauna acompañante: Coleóptera (Ptilíidae, Colydiidae, Sta- 
phylinidae, Pselaphidae, Lathridiidae, Leionidae, Catopidae, etc.), Díp- 
tera (Frutillaria spp. díptero áptero de la familia Sphaeroceridae, lar- 
vas de Stratiomyidae, etc.), Hymenoptera, Hemiptera, Homoptera, 
Arachnida: Acari, Opiliones (Triaenonychidae), Myriapoda (Chilopo- 
da, Diplopoda), Crustácea: Isopoda, etc. 



bibliografía 



Banks, N. 1892. A new Genus of Phalangiidae. Proc. Entom. Soc. Washington 
2:249-251. 

Bishop, S. C. & Crosby, C. R. 1924. A Fossil species o£ Caddo (Opiliones) from the 
Baltic Amber, and its living relatives. New York. State Mus. Bull. 253:83-84, 
3 figs. 

Ganáis, J. 1932. Hallazgo de una variedad de Acropsopilio chilensis Silv. en nuestro 

país (Nota previa). Physis 11 (38): 150-1 54, 1 lám. 
Cekalovic, T. 1968. Conocimiento actual de los Opiliones chilenos. Mus. Nac. Hist. 

Nat. Not. Mensual 12(138):5-11. 

Crosby, C. 1904. Notes on some Phalangids Collected near Ithaca, N.Y. Jour. New 
York Entom. Soc. 12:253-256. 

Forster, R. R. 1948. A New genus and species of the family Acropsopilionidae 
from New Zealand. Trans. Royal Soc. of N.Z. 77:139-141. 

Forster, R. R. 1955. Further Australian Harvestmen (Arachnida: Opiliones). Austr. 
Jour. Zool. 3:354-411. 

Goodnight, C. J. & Goodnight, M. L. 1948. A New Member of Caddo (Phalangida). 
Jour. New. York Entom. Soc. 56:201-203. 

Hickman, V. V. 1957. Some Tasmanian Harvestmen of the Sub-order Palpatores. 
Papers and Proc. of the Royal Soc. of Tasmania 91:65-79. 

Hirst, S. 1925. On some New Genera and Species of Arachnida. Proc. Zool. Soc. 
London, pp. 1271-1280. 

Kauri, H. 1961. Opiliones. In Gustaf Rudebeck. South África Animal Life. Results 
of the Lund University Expedition in 1950-1951. 8:9-197, 112 figs. 

Koch, C. L. und Berendt, G. C. 1854. Die im Bernstein befindlichen Crustaceen, 
Myriapoden, Arachniden und Apteren der Vorwelt. I, 2:I-IV, 1-124, 17 láms. 

-30- 



Bol. Soc. Bíol de Concepción, XLVIII, 1974. 

Lawrence, R. F. 1931. The Harvest-spiders (Opiliones) of South África. Ann. South 
Afr. Mus. 29:341-508. 

Lawrence, R. F. 1934. New South África Opiliones. Ann. South Afr. Mus. 30:549- 
586. 

Mello-Leitao, C. de. 1938. Palpatores Sul-Americanos. Ann. Acad. Bras. Cieñe. 
10(4):317-337, 2 láms. 

Mello-Leitao, C. de. 1939. Les arachnides et la zoogeographie de 1' Argentina. Phy- 
sis 17:601-630. 

Roewer, C. 1923. Die Webercknechte der Erde. Systematische. Bearbeitug der 
bisher bekannten Opiliones. 6:1-1116, 1212 figs. 

Silvestri, F. 1904. Note Aracnologique IL Descrizione di un nuovo genere di 
Opilionidi del Chile. Redia 2:254-256, lám. 22, figs. 35-48. 

Silvestri, F. 1906. Descrizione di un nuovo genere di Opilionidi del Chile. Rev. 
Chil. Hist. Nat. 10:32-34. 

Susuki, S. 1958. Occorrence in Japan of Caddo agilis Banks (Opiliones). Annot. 
Zool. Jap. 31(4):225-228, 5 figs. 

Villalobos, C. & J. 1947. Atlas de los colores. Editorial El Ateneo. Buenos Aires, 
Argentina. 



-31- 



BOL. SOC. BIOL. DE CONCEPCIÓN, TOMO XLVIII, pp. 33-40, 1974 



DESCRIPCIÓN DE LA LARVA DE MEGADYTES AUSTRALIS 
(GERMAIN), 1854 (COLEÓPTERA, DYTISCIDAE) 

POR 

TOMAS CEKALOVIC KUSCHEVICH (*) 



Resumen 
Se describe por primera vez la larva de Megadytes australis (Germain), 
1854 (Coleóptera, Dytiscidae). Se proporcionan datos sobre distribución y algunas 
observaciones del lugar del habitat. 

Abstract 
The larva of Megadytes australis (Germain), 1854 (Coleóptera, Dytiscidae) 
is described for the first time. The distribution and some others observations are 
added. 



Megadytes australis (Germain), 1854 
(Figs. 1-15) 

Trogus glaucus Brulle, 1834, p. 46, pl. 4, Fig. 7, Magallanes; Steiheil, 
1869, p. 251; Dytiscus (Cybister) glaucus Brulle, 1838, p. 46; Cybister 
biungulatus Babington, 1841, p. 3, pl. 1, fig. 1; Cybister brasiliensis 
Dejean, 1836, p. 60; Cybister glaucus, var- aeneus Ormancey, 1843, 
p. 332; Cybister australis Germain, 1854, p. 326, Chile Central; Reed, 
1874, p. 348; Germain, 1911, p. 57; Megadytes expositus Sharp, 1882, 
p. 705, pl. 18, fig. 221; Megadytes glaucus Bruch, 1915, p. 478, Buenos 
Aires, Córdoba, San Luis, Tucumán, Patagonia, Tierra del Fuego; 
Megadytes australis Philippi, 1887, p. 650, Santiago; Zimmerman, 
1920, p. 129?; Blackwelder, 1944, p. 80, Chile; Moroni, 1973, p. 198, 
Coquimbo (Quilimari, Fundo Palo Colorado), Valparaíso (Marga 
Marga, Quintero, Algarrobo, Peñuelas), Santiago (Llo-Lleo, El Con- 
vento), Colchagua (Lolol), Talca (Hacienda las Mercedes), Maule 

(*) Departamento de Zoología, Instituto de Biología "Ottmar Wilhelm". Casilla 1367, Universidad 
de Concepción. 

-33- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

(Constitución), Nuble (Chillan), Concepción (Río Claro, Concepción, 
San Pedro, Río Andalién, Coronel), Arauco (Carampangue) Cautín 
(Temuco), Valdivia (Valdivia), Osorno (Pichil), Llanquihue (Maullín). 

DESCRIPCIÓN DE LA LARVA. 

Cuerpo subcilíndrico, algo aplastado dorso-ventralmente, color 
general en su parte dorsal, amarillo-anaranjado con diseños castaño- 
obscuros a negros, cabeza, pro, meso y metatórax amarillo-anaranjados 
más intensos que en los segmentos abdominales, presentando dibujos 
según Figs. 1, 3 y 6, de color negro, parte ventral de la larva en su 
totalidad blanco-amarillento con fina pigmentación castaña en los seg- 
mentos abdominales I a VIII; pro-meso y metatórax sin tal pigmenta- 
ción, cabeza con dibujos castaño-obscuros, según figs 3 y 6. Cabeza en 
vista dorsal (Fig. 3), presenta costados laterales convexos, borde poste- 
rior recto, la mitad del ancho máximo de la cabeza, epistoma (epi), Figs. 
3 y 11), con seis profundas insiciones, el ángulo frontal (af) angosto, 
proyectado oblicuamente hacia adelante y hacia los lados, bajo esta pro- 
yección del tegumento se originan las mandíbulas y antenas, en su 
parte media se aprecia el tubérculo frontal (tf) cónico, de extremo ro- 
mo y dos tubérculos laterales bilobulados, cada uno de los tubérculos 
termina en un mechón de pelos castaño amarillentos; epicráneo (epi) 
de superficie brillante y finamente reticulado; seis ocelos presentes 
agrupados en pares (4 ocelos dorsales y 2 ocelos ventrales), el área de 
ubicación de los ocelos es subrectangular limitada en su parte pos- 
terior por una línea punteada con dos suaves ondulaciones, sutura 
frontal (sf) y sutura epicraneal (sepe) formando una Y; antenas (ant) 
de 9 segmentos, insertos en la cúpula de los escleritos antenales (Figs. 3 
y 4); cabeza en vista ventral (Fig. 6), presenta las mandíbulas (md) 
(Fig. 9), poco curvadas, de extremo puntiagudo y finamente estriado, 
con un poro (po), fusiforme, el que se continúa en un ducto interno, 
borde interno de la mandíbula con abundantes pelos muy cortos, 
palpos maxilares (pm) (Fig. 7), de 10 segmentos, brillantes y lisos; 
labium (Ib), pequeño, con dos lobulaciones laterales donde van in- 
sertos los palpos labiales (plb) (Fig. 10), de 4 segmentos, hipofaringe 
(hi) proyectada hacia adelante y hacia arriba en la región anterior 
central del labium; protórax (ptr), tan largo como el meso y el meta- 
tórax juntos, cara dorsal de superficie suavemente corrugada, de bordes 
laterales con una ligera convexidad, cara ventral (Fig. 5), con el pros- 
ternum (prt) formado por dos placas romboidales; meso y metatórax 
de igual superficie que el precedente, ambos con una carena transversal 
en sobrerrelieve que ocupa un cuarto del largo de cada segmento; 
patas (Figs. 12, 14 y 15); coxa (ex) de las patas insertas entre el trocantín 
(tro), el epímero (epo) y un apófisis posterior (ap) (Fig. 13), coxa, de 
sección transversal subcircular, tan larga como el fémur, trocánter (tr) 
acodado, de un cuarto del largo de la coxa, con pelos presentes en 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

SU margen interno, fémur (£) comprimido, con pelos cortos en la parte 
interna, tibia (tb), un cuarto de la longitud del fémur, con pelos largos 
en el borde interno y en el margen externo con algunas espinas muy 
finas y algunos pelos cortos, tarso (ta), de igual largo que las tibias, 
con pelos cortos en la cara interna y espinas más resistentes que las 
del segmento precedente, tibia I con 6 espinas internas y 2 apicales, 
tibia II con 7 espinas internas y 2 apicales y tibia III con 9 espinas 
internas y 2 apicales; ungiculi (u), formado por dos uñas finas de un 
tercio del largo que los tarsos, poco curvadas y de extremo agudo y 
delicado. Abdomen (Figs. 1 y 8), con 8 segmentos visibles, tergites 
I a VI homogéneos, de consistencia membranosa, excepto en la porción 
ántero-central que forma un rectángulo de un quinto del largo de 
cada tergite, el cual es de consistencia quitinosa con manchas negras 
formando bandas longitudinales, en la parte media del abdomen en to- 
da su extensión, hay una banda longitudinal blanco-grisácea; tergito 
VII (Fig. 1), de la mitad del ancho de los anteriores, atenuándose hacia 
el extremo, portando largos pelos en los márgenes laterales, tergito 
VIII, del doble del largo que el VII, pero atenuándose gradualmente 
desde la parte anterior al extremo basal, donde se encuentra ubicado 
el ano (a), en la cara ventral, bordes laterales de similar condición 
que el tergito anterior en lo que respecta a la presencia de largos y 
abundantes pelos, cercos cortos; esternites I a VIII membranosos, espi- 
ráculos circulares (esp) (Fig. 5), con la presencia de una delgada tapa 
protectora, presentes en el mesotórax y en los esternites I a VII; placas 
pleurales sensoriales, ubicadas en la parte media de las pleuras de los 
esternites I a VI en manchas negruzcas de forma de L en algunos casos 
y en otros son reniformes. 

MEDIDAS DE LA LARVA 

(Medidas expresadas en milímetros de una larva en su último stadium). 

Largo total 72,0 mm; largo cabeza: 5,3 mm; ancho máximo 
cabeza: 6,0 mm; largo protórax: 5,8 mm; largo mesotórax: 3,2 mm; 
largo metatórax: 3,1 mm; ancho máximo del abdomen (tomado en 
el tercer segmento): 10,0 mm; y largo del octavo segmento abdominal: 
10,0 mm. Nepionotypus: La descripción de la larva está basada en un 
ejemplar procedente de: Concepción, camino a Talcahuano, Diciem- 
bre, 16, 1973, T. Cekalovic, fijado en KAAD y conservado en alcohol 
70%. Los dibujos se realizaron mediante cámara clara en un micro- 
esteroscopio Zeiss IV- 

MATERIAL EXAMINADO 

Se han examinado 66 larvas y 66 adultos. Nuble: 1 adulto 
Chillan (36936'S; 72906'W), Octubre, 26, 54, Trampa col. (INCO); 
1 adulto, Yungay (37909'S; 72?02'W), Enero, 1972, A. Quezada 
(INCO); Concepción: 4 larvas y 1 adulto, Concepción (36950'S; 
73?02'W), Diciembre, 2, 1973, T. Cekalovic (INCO); 1 larva y 3 adul- 

-35- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

tos, Concepción, Diciembre, 2, 1973, T. Cekalovic (CERI); 1 larva y 
1 adulto, Concepción, Enero, 10, 1973, M. Muñoz (INCO); 5 larvas. 
Concepción, Enero 11, 1973, T. Cekalovic (INCO); 2 larvas, Concep- 
ción, Enero, 11, 1973, Cekalovic-Muñoz (INCO); 10 larvas, Concep- 
ción,Enero , 10, 1973, Gajardo-Muñoz (INCO); 3 larvas, Concepción, 
Enero, 10, 1973, Cekalovic-Gajardo (INCO); 7 larvas, Concepción, 
Enero, 11, 1973, T. Cekalovic (USNM); 1 larva, Concepción, Enero, 
II, 1973, T. Cekalovic (MACN); 2 larvas y 1 adulto, Concepción, 
Diciembre, 16, 1973, T. Cekalovic (INCO); 1 larva y 1 adulto, Con- 
cepción, Diciembre, 16, 1973, T. Cekalovic (USNM); 2 larvas y 2 
adultos, Concepción, Diciembre, 16,73 (CERI); 1 adulto, Concep- 
ción, Diciembre, 16, 73. T. Cekalovic (MACN); 1 adulto, Concep- 
ción, Julio, 16, 1970, P. Reid (INCO); 1 adulto, Concepción, Noviem- 
bre, 28, 1955, J.S.B. (INCO); 1 adulto. Octubre, 1955, Valenzuela 
(INCO); 1 adulto, Octubre, 28, 67, O- Fétis (INCO); 1 adulto, Con- 
cepción, Marzo, 15, 67, E.C.N. (INCO); 1 adulto, Concepción, No- 
viembre, 29, 59, Trampa col. (INCO); 1 adulto, Concepción, Octubre 
11, 61, Fierro (INCO); 1 adulto, Concepción, Abril, 4, 57, J-A.C. 
(INCO); 1 adulto, Concepción, Noviembre, 17, 60, E.C.N. (INCO); 2 
adultos, Concepción, Octubre, 25, 60, Rodríguez (INCO); 1 adulto, 
Concepción, Noviembre, 1955, Amefller (INCO); 1 adulto, Concep- 
ción, Febrero, 4, 62, Rodríguez (INCO); 1 adulto, Concepción, No- 
viembre, 22, 60, Trampa (INCO); 1 adulto, Concepción, Noviembre, 
9, 58, Flores (INCO); 1 adulto, Concepción, Mayo, 6, 59, Tepumen 
(INCO); 1 adulto, Concepción, Diciembre, 24, 59 Trampa (INCO); 
1 adulto, Concepción, Diciembre, 20, 59, M. Salgado (INCO); 2 adul- 
tos, Concepción, Abril, 20„ 57, A. Q. (INCO); 1 adulto, Concepción, 
Octubre, 20, 57, Goni (INCO); 1 adulto, Concepción, Octubre 3, 55, 
Valdez (INCO); 1 adulto, Concepción, Noviembre, 2, 62, O. Fétis 
(INCO); 1 adulto, Concepción, Diciembre, 21, 59, Pflaumer (INCO); 
1 adulto, Concepción, San Pedro, Abril, 25, 69, M. Villarroel (INCO); 
1 adulto, Chiguayante, Manquimávida (36954'S; 73?00'W); Agosto, 
9, 60, A. Hulot (INCO); 1 adulto, Chiguayante, Manauimávida, Agos- 
to, 14, 60, A. Hulot (INCO); 1 adulto, Talcahuano (36943'S; 73907'W), 
Noviembre, 20, 58, Suazo (INCO); 3 larvas, Talcahuano, Península 
de Tumbes (36<?40'S; 73907'W), Octubre, 27, 60, A. Hulot, Hidrobiol. 
Est. N9 2062d (INCO); 1 adulto, Ramuntcho (36945'S; 73?irW), No- 
viembre, 20, 59, Molina (INCO); 1 adulto. Camino a Bulnes, Km. 25, 
Enero, 1973, M. Folch (INCO); 4 adultos, Villa Santa Julia, Camino 
a Bulnes, Km. 25, Septiembre, 2, 1973, M. Folch (INCO); 1 adulto 
Concepción, Enero 21, 1974, O. Maravolí, fiiado en Hidrato de Cloral 
al 5% (INCO); 1 adulto y 2 larvas: Escuadrón (36954'S; 73^1 0'W), 
Diciembre, 24, T. Cekalovic (INCO); 1 larva. Escuadrón, Diciembre, 
25, 1973, T. Cekalovic (USNM); 1 larva. Escuadrón, Diciembre, 25, 
1973, T. Cekalovic (UCHV); 2 larvas. Escuadrón, Diciembre, 25, 

-36- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 




Imm 



Imm 



Imm 



Megadytes australis (Germain), 1854. 

Fig. 1. Larva en total desarrollo, vista dorsal; Fig. 2. Megadytes australis ejemplar 
adulto; Fig. 3. Larva, cabeza en vista dorsal; Fig. 4. Larva, antena; Fig. 5. Larva, 
pro, meso, metasternum y segmentos abdominales I y II; Fig. 6. Larva, cabeza 
en vista ventral; Fig. 7. Larva, palpo maxilar; Fig. 8. Larva, segmento abdominal 
VIII; Fig. 9. Larva, labium y palpos labiales; Fig. 10. Larva, mandíbula; Fig. 11, 
Larva, epistoma; Fig. 12. Larva, pata I; Fig. 13. Larva, articulación de la pata 
en la cavidad coxal; Fig. 14. Larva, pata III, detalle ubicación de espinas; Fig. 15. 
Larva, pata III. 



— 37 — 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

1973, T. Cekalovic (INCO); 3 larvas, Camino a Coronel, Diciembre, 
24, 73, T. Cekalovic (CERI); 3 larvas y 1 adulto, Escuadrón, Diciem- 
bre 24, 1973, T. Cekalovic, fijadas en Hidrato de Cloral al h% 
(INCO); 7 larvas. Escuadrón, Enero, 5, 1974, Cekalovic- Weighert, fi- 
jadas en Hidrato de Cloral al 5% (INCO); 1 larva. Escuadrón, Enero, 
5, 1974, Cekalovic-Weighert (INCO); 1 larva. Escuadrón, Enero, 5, 

1974, Cekalovic-Weigehrt (IZPA); 1 adulto. Coronel (37?0rS; 73910' 
W), Noviembre, 25, 59, Puentes (INCO); 3 adultos. Coronel, Diciem- 
bre, 23, 59, Puentes (INCO); 10 adultos Río Claro (37912'S; 72937'W), 
Abril, 5, 56, A. Hulot (INCO); Bío-Bío: 1 adulto, Nacimiento (37^31' 
S; 72*?4rW), Mayo, 1966, A. Larraín (INCO); Cautín: 1 adulto. Te- 
muco (38?45'S; 72?35'W), Marzo, 27, 55, Pflaumer (INCO). 

Los especímenes estudiados se conservan en las colecciones que 
se indican: INCO, Museo de Zoología, Instituto de Biología, Univer- 
sidad de Concepción, Chile; USNM, Smithsonian Institution, United 
States National Museum, Washington, USA; MACN, Museo Argen- 
tino de Ciencias Naturales "Bernardino •Rivadavia", Buenos Aires, 
Argentina; CERI, Entomology Research Institute, Ottawa, Ontario, 
Canadá; IZPA, Instytut Zoologiczny Polska Akademia, Warszawa, 
Polonia; UCHV, Departamento de Biología, Universidad de Chile, 
Valparaíso, Chile. 

DISTRIBUCIÓN Y FAUNA ACOMPAÑANTE. 

Megadytes australis ha sido señalada desde Coquimbo (30^5) 
hasta Llanquihue (41*?S), Bruch, 1915 lo cita para varias localidades 
de Argentina, además hace mención de su presencia en Tierra del 
Fuego, lo cual consideramos poco probable, con el objeto de reafirmar 
la veracidad de dicha información, se hace necesario realizar en el fu- 
turo intensivas recolecciones de material dulceacuícola en toda la Isla 
Grande de Tierra del Fuego. 

La mayor parte de las larvas estudiadas en el presente trabajo, 
fueron capturadas en una charca ubicada en el camino a Talcahuano, 
la charca en referencia está cubierta por vegetación muy abundante, 
entre las que podemos indicar: Alisma plantago-aquatica L. (Alisma- 
taceae), el "helécho" Azolla filiculoides L. (Azollaceae) y otras. 

El fondo de la charca es barroso, lugar donde se entierran las 
larvas, la fauna más predominante que se encuentra en dicho am- 
biente es: 

Odonata. 

Aeshnidae: 

Aeshnia sp. (nymphas) 

Hemiptera. 
Notonectidae: 

Notonecta colobiana Hung. 
Belostomatidae: 

Belostoma bifeveolata Spinola 

-38- 



Bol. Soc. Bíol de Concepción, XLVIII, 1974. 

Coleóptera. 
Dytiscidae: 

Rhanthus signatus Fab. 

Rhanthus validus Sharp 

Lánceles varius Fab. 

Bidessus sp. 
Hydrophilidae: 

Tropisternus setiger Germain . : 

Hydrochus stolpi Germain 

Enochrus vicinus (Solier) 
Hydraenidae: 

Ochtehius germaini Zeitzev 

Se observa que en los lugares, donde por efecto del calor las 
orillas de las charcas se han desecado, presentan una fauna constituida 
por diversas especies de Carabidae: Pterostichus aeneus Dej., Trechi- 
sibus sp.; ejemplares de Pterostichini no identificados y Dípteros per- 
tenecientes a varias familias. 

En la localidad de Escuadrón, además de los Dytiscidae, Hydro- 
philidae e Hydraenidae ya mencionados en la charca del camino a 
Talcahuano podemos señalar gran abundancia de: Lacophilus chilensis 
y Bidessus sp., en menor cantidad: Rhantus nitidus, no se logró cap 
turar ningún ejemplar de Enochrus vicinus, especie relativamente 
frecuente en la charca del camino a Talcahuano. La vegetación en 
la charca ubicada en Escuadrón es más variada, fueron recolectadas 
las especies: Lilaeopsis sinuata A. W. Ait. e Hydrocotyle sp. (Umbe- 
lliferae); Gratiola peruviana L. (Escrofulariaceae); Downingia pusilla 
(Greene) Greene (Lobeliaceae); Heliocharis sp., Cyperus sp. y Scirpus 
sp. (Cypereceae), etc. La identificación de las plantas fueron realizadas 
por los Sres- Prof. C. Marticorena, R. Rodríguez y M. Quezada del 
Departamento de Botánica, a quienes damos nuestros agradecimientos. 

ABREVIATURAS USADAS 

a ano; af ángulo frontal; ant antena; ap apófisis posterior; ex coxa; epc epicráneo; 
epi epistoma; epo epímero; esp espiráculos; / fémur; hi hipofaringe; Ib labium; 
md mandíbula; pm palpos maxilares; po poro; prt prosternon; ptr protórax; 
sepe sutura epicraneal; sf sutura frontal; ta tarso; tb tibia; tf tubérculo frontal; 
tr trocánter; tro trocantín; u unguiculus. 



bibliografía 

Babington, C. 1841. Dytiscidae darwinianae; or descriptions of the species of 
Dytiscidae collected by Charles Darwin, Esq., M. A. Sec. G. S. &: c, in South 
America and Australia, during this voyage in H. M. S. Beagle. Trans. Ent, Soc. 
London 3:1-17. 

Blackwelder, R. 1944. Checklist of the Coleopterous Insects of México, Central 
America, the West Indies and South America. Smith. Inst. U. S. Nat. Mus. Bull. 
185(1):1-188. 

-39- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

Bruch, C. 1915. Catálogo sistemático de los Coleópteros de la República Argentina. 

Rev. Mus. La Plata 6(2):471-526. 
BruUe, G. A. 1 834. Leur classification et la description des especes. In Audouin, 

Hist. Nat. des Ins. 5, Coleopteres II, 436 pp. 
Brulle, G. A. 1838. Insectes de rAmerique Meridionale recueillis par Alcide d'Or- 

bygny. In D'Orbygny, Voyage and l'Amerique Meridionale, 6(2): 1-222. 
Dejean, P. F. M. A. 1836. Catalogue des Coléoptéres de la collection de M. le 

Comte Dejean. Troisiéme édition, revue corrigée et augmentée 1-4:1-468. 
Germain, P. 1854. Descripción de 21 especies nuevas de Coleóptero de Chile. An. 

Univ. Chile 11:326-336. 
Germain, P. 1911. Catálogo de los Coleópteros Chilenos del Museo Nacional. Bol. 

Mus. Nac. Hist. Nat. 3(l):47-73. 
Moroni, J. 1973. Elenco sistemático, sinonímico y distribución de Coleópteros 

acuáticos chilenos. Rev. Chil. Ent. 7:193-206, 
Ormancey, P. 1843. Description de deux espéces nouvelles du genre Cybister. Rev. 

Zool. 6:331-333. 
Phillippi, F. 1887. Catálogo de los Coleópteros de Chile. An. Univ. Chile. 71: 

619-806. 
Reed, E. C. 1874. Catálogo de los Insectos chilenos (Primera parte). An. Univ. 

Chile 45:335-356. 
Sharp, D. 1882. On aquatic carnivorous Coleóptera or Dytiscidae. Sci. Trans. Roy 

Dublin Soc. 2(2): 179-1 003. 
Steinheil, E. 1869. Symbolae ad historiam Coleopterorum Argentiniae meridionalis, 

ossis elenco dei coleotteri raccolti dal professore Pelegrino Strobel, durante il 

suo soggiorno in Buenos Aires e nei viaggi de la intrapesi a Mendoza e nel Chili 

indi a Bahía Blanca ed al Carmen de los Patagones; e descrizione delle specie 

nuove. Atti Soc. Italiana Sci. Nat. 12(l):238-260. 
Zimmermann, A. 1920. Dytiscidae, Haliplidae, Hygrobiidae, Amphizoidae In 

Junk. W. Coleopterorum Catalogus. 71:1-326. 



-40- 



BOL. SOC. BIOL. DE CONCEPCIÓN, TOMO XLVIII, pp. 41-45, 1974 



DESCRIPCIÓN DE LA PUPA DE PYCNOSIPHORUS PHILIPPII 
WESTWOOD), 1864 (COLEÓPTERA, LUCANIDAE) 



POR 



TOMAS CEKALOVIC KUSCHEVICH (*) y 
GISELIND TH. WEIGERT (**) 



Resumen 
Se describe la pupa de Pycnosiphorus philippii (Westwood), 1864 (Co- 
leóptera, Lucanidae). Se proporcionan datos geográficos de la especie, basado 
en ejemplares conservados en el Museo de Zoología del Instituto de Biología 
"Ottmar Wilhelm G.", Universidad de Concepción (INCO), Chile. 

Abstract 
The pupa of Pynosiphorus philippii (Westwood), 1864 (Coleóptera, Lu- 
canidae) is described. Geographical informations based on specimens from 
Zoological Museum of Biological Institute "Ottmar Wilhelm G." of the Uni- 
versity of Concepción (INCO), Chile are added. 

Pycnosiphorus philippii (Westwood), 1964 

Sclerostomus Philippi Westwood, 1864, p. 61, Lám. 11, Fig. 5, macho, 
Chile. 

Sclerognathus philippi (West.), Reed, 1876, p. 281; Blackwelder, 1944, 
p. 196, Chile. 

Sclerognathus Philippi (West.), Philippi, 1887, p. 682; Boileau, 1913, 
p. 258, Chile. 

Pycnosiphorus Philippii (West.), Burmeister, 1847, 584 pp. (Sclerog- 
nathus preocupado Pisces); Didier et Seguy, 1953, p. 166, Chile. 

Pycnosiphorus philippi (West.), Weinreich, 1958, p. 269, Lám. 32, 
Fig. 4, Chile: Chillan, Las Cubras (error por Las Cabras), Argen- 
tina: Pucará, Patagonien. 

(*) Departamento de Zoología, Instituto de Biología "Ottmar Wilhelm G.", Casilla 1367, Univer- 
sidad de Concepción. 
(**) Departamento de Biología Celular, Instituto de Biología "Ottmar Wilhelm G.", Casilla 1367, 
Universidad de Concepción. 

-41- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

DESCRIPCIÓN DE LA PUPA (Figs. 2-7). 

(Basado en ejemplares macho y hembras conservados en alcohol 707o, procedentes 

de: Provincia Aysén: Río Torrentoso, Simpson, Enero, 22, 1971, F. Silva). 

Color general amarillo-testáceo claro, con pigmentación negra 
en parte de la cabeza, ceratotecas, podotecas (macho) y anaranjado- 
rojizo (hembras). 

Pupa macho en vista dorsal (Fig. 5). Cabeza oculta por el pro- 
notum casi en su totalidad; pronotum subrectangular de 1,55 veces 
más ancho que largo, margen apical convexo, presentando dos pe- 
queñas lobulaciones expandidas hacia adelante en la región ántero- 
lateral; superficie lisa (en las pupas de las hembras se encuentra una 
pequeña expansión ántero-mediana, próxima al borde apical); en 
ambos sexos con algunos pelos cortos, ubicados preferentemente en 
los bordes apical y basal. Meso y metanotum juntos casi del largo del 
pronotum, de superficie ligeramente rugosa, margen basal del meso- 
notum formando un ángulo obtuso de aproximadamente 138°, de 
ápice redondeado (más pronunciado en las hembras); metanotum de 
margen redondeado, en el mesonotum se aprecian las pterotecas (ptta), 
de lados subparalelos, porción basal ancha y apical puntiaguda. En 
el abdomen se aprecian los tergites I a VII con protuberancias trans- 
versales irregulares, formando verdaderas carenas o crestas, más mar- 
cados en los tergites IV a VI; tergite VIII, una y media vez más largo 
que los precedentes, pero un medio del ancho que los anteriores, 
atenuándose hasta el ápice; tergite IX (Figs. 2, 5 y 7), presentando 
la genitalia (gen) de los machos, tubiforme en su extremo, los cercos 
(cr) toman la forma de expansiones laminares (Figs. 5, 6 y 7), de 
margen apical irregularmente aserrado en ambos sexos, superficie de 
todos los tergites con suave rugosidad. Pupa en vista lateral (Figs, 2 
y 4). Cabeza hipognata, parte fronto-lateral con dos fuertes lobula- 
ciones redondeadas y esporádica pigmentación negra, siendo de este 
mismo tono en color las ceratotecas (cer), muy gruesas y masisas 
(Fig. 2); en el pro, meso y metanotum van las podotecas (podi, poda, 
pods) y las pterotecas (ptto), descritas anteriormente; abdomen: ester- 
nites (stn) I a IV presentando espiráculos (spr) ovalados, subiguales 
(el correspondiente al esternite IV, de la mitad del largo de los otros), 
todos de posición oblicua en relación al eje longitudinal del cuerpo; 
esternite IX, presentando la genitalia de los machos recurvada hacia 
el dorso, alcanzando hasta la mitad del tergite VII, presentando un 
aspecto falcado (Figs. 2 y 4), los cercos están bien diferenciados, los 
que toman el aspecto de expresiones laminares. 

Pupa en vista ventral (Figs. 3, 6 y 7). Se observan claramente 
las podotecas, pterotecas (ptto y ptts), en la cabeza las ceratotecas, man- 
díbulas (md) y otras partes; los fémures de las podotecas se dirigen 
hacia los costados casi en línea perpendicular al eje longitudinal del 

-42- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

cuerpo, luego las tibias vuelven oblicuamente hacia el centro y los 
tarsos continúan subparalelos hacia el extremo del abdomen; ptero- 
teca tres (ptt.), cubierta en parte por las pterotecas dos (ptta), las 
cuales por el lado ventral presentan una ligera concavidad; en la 
cabeza se aprecian: las ceratotecas, palpos maxilares, palpos labiales 
y mandíbulas, todos bien diferenciados. Las mandíbulas en la pupa del 
macho son gruesas, grandes y fuertemente curvada, sin indicios de 
dientes (en la pupa de las hembras, se presenta de I/3 del tamaño de 
la del macho y apenas curvada). En el abdomen están expuestos los 
esternites II a IX, todos de superficie lisa, el esternite IX del macho 
es más globoso donde se originan los cercos y la genitalia del macho, 
curvada hacia la parte dorsal (Fig. 4), los cercos (cr), tanto en la pupa 
del macho como en las hembras son subcuadrangulares, de lados sub- 
paralelos, divergentes hacia el ápice, el margen del extremo apical es 
muy delgado y aserrado, con 10-12 dientecillos en el macho y 5-6 en 
las hembras, algunos de los dientecillos son bi o trifurcados en las 
hembras (Fig. 7); se aprecia igualmente la abertura del ovipositor 
(aovp) y el ano (a). 

MEDIDAS DE LA PUPA (expresadas en milímetros). 

Largo total macho 17.0 mm hembra 15.5 mm 

Largo pronotum macho 6.5 mm hembra 5.0 mm 

Ancho pronotum macho 4.0 mm hembra 3.0 mm 

Largo pteroteca dos macho 9.5 mm hembra 8.0 mm 

Ancho máximo pteroteca dos macho 2.8 mm hembra 2.2 mm 

Largo total abdomen macho 10.5 mm hembra 9.0 mm 

Largo terminalia genital macho 4.0 mm 

Los dibujos se realizaron mediante cámara clara en un estéreo- 
microscopio Leitz IV, basados sobre ejemplares conservados en alcohol 
70% procedentes de: Provincia Aysen: Río Torrentoso, Simpson, 
Enero, 22, 1971, F. Silva col. 

MATERIAL EXAMINADO. 

Se han examinado 13 adultos (1 1 machos y 2 hembras) y 4 pupas 
(1 macho y 2 hembras). Chile, 1 macho adulto. Provincia Linares: Es- 
tero Leiva, Cordillera de Parral (36?15'S; 71?23'W), Octubre/Diciem- 
bre, 1953, Villalobos (Peña); 1 macho adulto. Provincia Nuble: Las 
Trancas, Cordillera Chillan (36?54'S; 71929'W), Noviembre. 1964, M. 
Rivera (Peña); 1 macho adulto. Baños de Chillan (36954'S; 71'?32'W), 
Febrero, 83, Rudolph, ex-colección Gutiérrez (INC O); 1 macho adulto. 
Provincia de Malleco: Manzanar (38928'S; 71*?43'W), Enero, 1924, sin 
colector, en colección Jaffuel y Pirion (JYP); 1 hembra, Curacautín 
(38?26'S; 71954'W), Enero, 1942, sin colector, ex-colección Gutiérrez 
(INCO); 1 macho adulto. Provincia de Cautín; Pucón (39916'S; 71^58' 
W), Enero, 1930, sin colector, en colección Jaffuel y Pirión (JYP); 1 
macho adulto. Provincia de Valdivia: Valdivia (39949'S; 73914'W) 

-43- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 




5mm 



Pycnosiphorus philippii (Westwood), 1864. 

Fig.l Adulto macho; Fig. 2. Pupa macho, vista dorsal; Fig. 3. Pupa macho, vista 
lateral; Fig. 4. Pupa macho, vista ventral; Fig. 5. Pupa macho, vista ventral, 
últimos esternitos, genitalia y cercos; Fig. 6. Pupa hembra, vista ventral, últimos 
esternitos, genitalia y cercos; Fig. 7. Pupa macho, vista lateral, genitalia y cercos. 

-44- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

(Enero, 1924, sin colector, en colección Jaffuel y Pirión (JYP)); 3 ma- 
chos. Provincia Aysén: Aysén (45?25'S; 72935'W), Febrero, 1934, Pi- 
rión, en colección Jaffuel y Pirión (JYP); 1 macho, 1 hembra adultos, 
1 pupa macho y 2 pupas hembras Río Torrentoso, Simpson (45?30'S; 
72?14'W), Enero, 22, 1971, F. Silva, Frasco N9 C-209 (INCO); 1 pupa 
hembra, Río Torrentoso, Simpson, Enero, 22, 1971, F. Silva, Frasco 
N? C-209 (UCHV); 1 macho sin localidad, fecha ni colector, en colec- 
ción Jaffuel y Pirión (JYP). 

NOTA. La Colección Jaffuel y Pirión se encuentra en depósito en el 
Museo de Zoología del Instituto de Biología "Ottmar Wilhelm G." 
de la Universidad de Concepción- Hemos utilizado la sigla JYP para 
reconocer los ejemplares examinados, pertenecientes a dicha colección. 

agradecí MIENTOS 

Deseamos expresar nuestros sinceros agradecimientos a los Sres. 
Francisco Silva G. y Jaime Solervicens A. del Departamento de Bio- 
logía de la Universidad de Chile, Valparaíso y al Sr. Luis E. Peña G., 
de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Chile, Santiago, 
por haber puesto a nuestra disposición el material que sirvió para la 
descripción e informaciones de distribución geográfica de la especie. 

ABREVIATURAS USADAS 

a ano; aovp abertura del ovopositor; cer ceratotecas; cr cercos; gen genitalia; md 
mandíbula; pod podoteca; ptt pteroteca; spr espiráculo; stn esternite. 

bibliografía 

Blackwelder, R. E. 1944. Checklist of the Coleopterous Insects of México, Central 

America, the West Indies and South America. Smith. Inst. U. S. Nat. Mus. Bull. 

185(2): 189-341. 
Boileau, H. 1913. Notes sur lucanides conserves dans les collection de l'Université 

d'Oxford et du British Museum. Trans. Ent. Soc. London, pp. 213-272, illus. 
Burmeister, H. C. 1847. Handbuch der entomologie (Coleóptera Lamellicornia 

Xylophila et Pectinicornia), 5:1-584. 
Deyrolle, H. 1870. In F. J. S. Parry. A revised Catalogue of Lucanoid Coleóptera. 

Trans. Ent. Soc. London, pp. 53-118. 
Didier, R. D. et E. Seguy. 1953. Catalogue illustré des Lucanides du Globe. Ency- 

clopedie Entomologique. Lechevalier Editeur, Paris. 27:7-223. 
Philippi, P. 1887. Catálogo de los Coleópteros de Chile. An. Univ. Chile 71:619- 

806. 
Reed, E. C. 1876. Catálogo de los Coleópteros de Chile (Segunda parte). An. Univ. 

Chile 48(l):274-295. 
Weinreich, E. 1958. Die südamerikanische Lucanidengattung Pycnosiphorus (Ins. 

Col.). Senck. Biol. 39(5-6):265-288, Láms. 32-34. 
Weinreich, E. 1960. Revisión südamerikanischer Lucanidae (Ins. Col.), II. Die 

Gattungen Charagmophorus, Metadorcus, Scortizus, Apterodorcus, Beneshius, 

Sclerostomus und Pycnosiphorus. Senck. Biol. 41(1-2): 41-95, Láms. 3-12, 1 foto- 
grafía. 
Westwaod, J. O. 1864. In F. J. S. Parry. A Catalogue of Lucanoids Coleóptera. 

Trans. Ent. Soc. London 2(3): 1-1 13. 

-45- 



BOL. SOC. BIOL. DE CONCEPCIÓN, TOMO XLVIII, pp. 47-67, 1974 



ESTUDIOS LIMNOLOGICOS DEL LAGO RIÑIHUE Y 
RIO VALDIVIA (CHILE) 



HUGO CAMPOS (*), ELYS BUCAREY (*) 
y JOSÉ N. ARENAS (*) 



Resumen 
El lago Riñihue es subrectangular alargado, con una profundidad máxima 
de 323 m y de origen glacial como lo indican los parámetros morfométricos aquí 
citados. Está ubicado al extremo de una cadena de lagos en la precordillera 
andina en Valdivia, Chile, a SQPSO'S y 72920'W. Su temperatura fluctúa entre 
9,7 y 17,50c con un contenido de oxígeno entre 9,3 a 12,7 mg/1. El pH es 
cercano a la neutralidad. Se analizaron además cloruro, salinidad y gasto de 
permanganato. Estos caracteres fueron obtenidos mensualmente, en dos estaciones 
de muestreo en el lago durante 1966 (agosto) a 1967 (julio) y desde 1970 (abril) 
a 1971 (marzo) en el río Valdivia en siete estaciones. El río de desagüe del lago 
Riñihue es corto (110 km), y con un gran gasto de agua (1000 m^/seg). Presenta 
condiciones de estuario en los últimos 15 km. Se estudiaron sus caracteres físico- 
químicos con la misma frecuencia que en el lago. En su sector limnético existen 
pocas diferencias con el lago. Se hace un catastro de la fauna del lago y río 
discutiendo algunas relaciones ecológicas. 

Abstract 
Lake Riñihue (39950'S and 72Q20'W) is located at the end of a chain of 
lakes on the andean precordillera in Valdivia province, Chile. It is subrectangular 
elongated, with a máximum depht of 323 m and of glacial origin, according to 
the morphometric parameters cited. The lake's temperature ranges between 9.7 
and 17.50c and its oxigen content fluctuates from 9.3 to 12.7 mg/1. The pH is 
cióse to neutral. Chloride, salinity and permanganate consumption were analized. 
These parameters were obtained monthly from two sampling stations on the 
lake (August, 1966 -July 1967) and from seven others on the Valdivia river 
(April, 1970-March 1971). Valdivia river has a short course of 110 km with a 
mean freshwater discharge of 1000 m^/sec. In its last 15 km, it has estuarine cha- 
racters. Thé river's physico-chemical parameters were studied with the same 
frecuency as the lake's. There were few differences between the lake's and the 
river's limnetic zone. An account of the river and lake fauna is given and some 
of its ecológica! relations are discussed. 

(*) Instituto de Zoología, Universidad Austral de Chile, Casilla 567, Valdivia, Chile. 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

INTRODUCCIÓN 

La vertiente occidental de la cordillera de los Andes de Chile 
presenta una cadena continua de lagos y lagunas que van en aumento 
de norte a sur. La zona más representativa está entre Concepción y 
Puerto Montt. Muchos de los ríos de esta zona se originan por el 
desagüe de los lagos. La geomorfología y las condiciones climáticas 
de estas latitudes plantean problemas referentes a la constitución de 
sus ecosistemas, en su complejidad y productividad, comparadas con 
otras regiones biogeográficas de Sudamérica. 

La zona Nordpatagónica es rica en endemismo y pobre en nú- 
mero de especies, Noodt (1961), Di Castri (1968), Fittkau (1969). Estas 
conclusiones consideran también en general, una situación semejante 
para la fauna limnética. Esto haría suponer comunidades límnicas 
poco diversificadas en sus diferentes estratos dejando interrogantes 
referente a su mayor o menor estabilidad. 

Para iniciar un conocimiento de esta zona hemos elegido el 
lago Riñihue y su río de desagüe hasta el mar, con el objeto de 
obtener una visión metodológica y los principales constituyentes del 
ecosistema que permita caracterizar estas aguas. Las investigaciones 
limnológicas que dan una visión más completa de esta región son las 
de Loeffler (1960), Thomasson (1963) y Bonetto et al (1971). 

MATERIAL Y MÉTODOS 

Como bases operacionales se usaron el laboratorio limnológico 
ubicado en la ribera norte de la zona de desagüe del lago Riñihue y el 
Instituto de Zoología, a orillas del río Calle-Calle en la Isla Teja- 
Valdivia, ambos de la Universidad Austral de Chile. En el lago Ri- 
ñihue se fijaron: estación A en la parte central del lago y estación B 
en la zona del desagüe. En el río Calle-Calle la estación C frente a 
Pishuinco y la estación D frente a Isla Teja. A partir de esta última 
se establecieron estaciones en el río Valdivia cada cuatro kilómetros 
hasta Corral nominadas secuencialmente E-F-G-H-I (Fig. 1). 

La morfometría del lago Riñihue se realizó en base a cartas 
aereofotogramétricas del Instituto Geográfico Militar de Chile a Escala 
1 : 50.000, con un ecosonda marca Elac y un sextante. Detalles del 
método en Arenas (1972). 

Los datos físicos y químicos que se exponen no son rigurosos 
por las dificultades que se tuvieron en su obtención y análisis inme- 
diatos en el terreno, como por la carencia de instrumentos apropiados. 
Sin embargo, ellos en sus amplios rangos nos permiten interpretarlos 
dentro de un margen de error adecuado. 



-48- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 




tí 
O 

.2 
'> 

> 



3 


o 


X! 


aj 






>tí 




P< 


a; 

3 


O 


a 


br 




rt 


a; 




-0 


, , 




fT( 








> 


tí 


3 


O 


c 


(j 



I. 



-49- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1&74.' 

La información incluida para el lago y río corresponde a di- 
ferentes ciclos de muéstreos anuales. Uno de estos ciclos se realizó 
mensualmente entre los años 1966 (agosto) a 1967 (julio) para las 
estaciones del lago y en el río para las estaciones C y D. Otro ciclo 
se realizó desde 1970 (abril) a 1971 (marzo) para las estaciones del 
río (E hasta I). En la estación D se.mantuvo un registro continuado 
de temperatura desde 1961 y oxígeno desde 1963 a 1971. 

Para medir la temperatura se usaron termómetros de Inversión 
(Hydrobios), termómetros de la Botella Ruttner y Batitermógrafo 
Mod. OC-3/S Ditto. En el estuario se midió la temperatura con el 
termómetro del Salinómetro RS-5. Transparencia con disco Secchi. 
pH con peachímetro Polymetron- Oxígeno, según método de Winckler. 
Cloruro, por método de Mohr. Salinidad con Salinómetro Modelo 
RS-5 Kahlsico. Materia orgánica se determinó en forma indirecta a 
través del método de gasto de permanganato de potasio. Fitoplancton, 
se colectó con red de Nanoplancton de una abertura de malla 
de 25 micrones. Zooplancton se colectó con red de abertura de malla de 
80 micrones. Bentos de muestreo con draga Emery. Peces se colectaron 
con red Ringwade de 18 m de largo por 5 m de alto y una abertura 
de malla de dos milímetros. 



MORFOMETRIA 

La Morfometría del lago Riñihue ha sido descrita por Arenas 
(1972) y algunos datos aquí expuestos son referidos a este autor. El 
lago Riñihue está ubicado en la región precordillerana de la Provincia 
de Valdivia a 39?50'S y 72<?20'W. Este lago está a 117 m sobre el nivel 
del mar, siendo el último de una cadena iniciada en el lago Lácar 
(Argentina) y continúa al lado chileno por los lagos Pirihueico, Nel- 
tume, Pellaifa, Calafqüén y Panguipulli. Todos estos lagos están inter- 
conectados por ríos cortos. Las aguas del Riñihue se vacian en un río 
que llega hasta el mar, el que recibe diversos nombres a través de su 
curso. De su inicio hasta el encuentro con el río Collileufu se llama 
San Pedro, desde este punto hasta la unión con el río Cruces se deno- 
mina Calle-Calle y desde allí hasta su desagüe en la Bahía de Corral 
se llama río Valdivia. El río tiene un curso de 110 kilómetros con su 
desembocadura ubicada a 39?52'S (Fig. 1). 

El lago Riñihue es de forma subrectangular alargada. Largo 
máximo 27 km; ancho máximo 5 km; superficie 77,5 km^; profun- 
didad máxima 323 m; volumen 12,572 km^ (Fig. 2). Este lago corres- 
ponde a los llamados lagos-fiordos contenidos en valles en U y de 
origen típicamente glacial. Corresponde al tipo 28 b según la clasi- 
ficación de Hutchinson (1957). Su litoral presente escasas playas de 
abrasión y sedimentación. 

-50- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 
Lago Ríñihue 



R. San Pedro" 




Riñihue 



Cota O a 117 m.s.n.m 
O 1 2 



R.Enco 



Fig. 2.— Mapa batimétrico del lago Riñihue, según Arenas (1972). 

De los 110 km de recorrido del río sólo los últimos 50 km tienen 
una profundidad relativamente alta. Su profundidad máxima de 18 m 
está ubicada en la confluencia del Río Cruces con el Calle-Calle. Su 
ancho máximo es de 1.000 m cerca de la desembocadura. El caudal 
medio anual en la desembocadura del río Valdivia es cercano a los 
1000 mVseg, ENDESA (1972). La influencia de la marea se hace sentir 
hasta 49 km desde el mar. Los caracteres petrográficos y geomorfo- 
lógicos de la cuenca de este río han sido estudiados por Illies (1960) y 
Weischet (1960). 

CARACTERES FÍSICOS Y QUÍMICOS 
TEMPERATURA. 

Para los años 1966 a 1967 la estratificación térmica del lago 
Riñihue se inició en septiembre. Durante la estagnación de verano 
el límite superior de la termoclina se ubicó entre 20 y 50 m (noviem- 
bre a abril). A partir de junio la termoclina tendió a desaparecer para 
alcanzar el lago en agosto una homeotermia hasta la profundidad má- 
xima medida (90 m). En 1971 los datos obtenidos con batitermógrafo 
en marzo y abril indicaron una termoclina que se extendió de 20 a 
75 m de profundidad y 50 a 75 m respectivamente. En la superficie 
del lago la temperatura fluctuó entre 9,7 (agosto 1966) y 17,50C (enero- 
febrero 1967). En el hypolimnion el rango de variación fue entre 9,7 
(agosto 1966) y 10,6°C (Figs. 3 y 4). En el río las observaciones en la 
estación C desde 1964 a 1971 presentan valores que fluctuaron de 9,4 
(agosto 1966, julio 1971) a 18,80C (enero 1968 y febrero-marzo 1970). 
En la estación D (Fig. 5) las observaciones corresponden desde 1961 
a 1971 con un mínimo de 8,0 (agosto 1968) y un máximo de 21,2°C 

-51- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

(febrero 1963). Durante 1970 a 1971 se estudió mensualmente el área 
del río desde Pishuinco (estación C) hasta Corral (estación I). En este 
ciclo los rangos generales de temperatura están dentro de los men- 
cionados anteriormente. Desde la estación E hasta Corral la tempe- 
ratura es influenciada por la del agua de mar que penetra por efecto 
de las mareas en este sector del río (Fig. 6), creando condiciones tér- 
micas diferentes del resto. En todas las estaciones del río hubo una 
condición de homeotermia durante otoño e invierno, la que se man- 
tuvo desde la estación E río arriba durante el resto del año. En pri- 
mavera se inició una gradiente térmica vertical, en el resto de las 
estaciones, que permaneció hasta fines de verano. 

TRANSPARENCIA . 

Los valores de transparencia en ambas estaciones del lago fueron 
relativamente altos fluctuando entre 11 y 12 m de profundidad con 
valores extremos, para el ciclo de muestreo, de 7 m (marzo 1967) y 
15 m (junio 1967). 
pH. 

El pH del lago durante 1966 a 1967 presentó un rango entre 
6,0 (agosto 1966) a 5 m de profundidad y 7,8 (abril 1967) a 10 m de 
profundidad. De enero a junio el pH fue igual o superior a 7 y en 
el resto del año tendió a la acidez (Tabla 1 y 2). 




Fig. 3.— Temperatura del lago Riñihue en la estación de muestreo A. Desde agosto 
1966 a julio 1967, a diferentes profundidades medidas en metros (m). 



-52 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

En el río los valores mensuales de las estaciones C y D desde 
1967 a 1971 mostraron un rango de 6,6 (junio 1971) a 7,4 (mayo 1971) 
sin variaciones significativas. En el ciclo mensual de 1970 a 1971 el 
pH de las estaciones C, D y E varió dentro de los rangos citados. La 
influencia del agua de mar desde las estaciones F a I tiende s hacerlo 
alcalino alcanzando un máximo de 8,4 (abril 1971) en Niebla y Corral 
a 5 m de profundidad (Fig. 7). 

OXIGENO. 

La concentración de oxígeno disuelto en las estaciones A y B, 
indicó una distribución orthograda (Tablas 3 y 4). Los rasgos fueron 
de 9,3 (febrero 1967 a 5 y 90 m de profundidad) a 12,7 mg/1 (septiem- 
bre de 1966 a 25 m de profundidad)- Los valores de saturación de 
oxígeno fueron cercanos o superiores al cien por ciento. Sólo en un 
caso se encontró un porcentaje inferior a la saturación (86% febrero 
1967 a 90 m de profundidad). La máxima sobresaturación fue de 
12,7% abril de 1967 a 5 m de profundidad. En verano los valores 
de saturación fueron inferiores al resto del año. 

En la estación C desde 1965 a 1970 los valores fluctuaron desde 
9,1 (enero 1970) a 12,8 mg/1 (junio 1966). En la Fig. 8 se muestran 
las variaciones de las concentraciones de oxígeno para la estación D 
desde 1963 a 1971 las que fueron de 9,5 (febrero 1969 y mayo 1971) 
a 13,5 mg/1 (abril 1963). Los promedios anuales en la estación D in- 
dican un descenso del contenido de oxígeno desde 1963 a 1971 en 
1,8 mg/1. Esta disminución es gradual a partir de 12,2 desde 1963 a 
1965, 11,2 desde 1966 a 1969, 10,6 para 1970 y 10,4 para 1971. 

En el estuario durante 1970 a 1971 se observó una leve disminu- 
ción de oxígeno desde la estación E hasta la I, cuyas medias anuales 
obtenidas de tres profundidades en cada estación (superficie, medio y 
profundidad) se desplazaron de 6,8 a 6,3 mg/1 respectivamente. 

CLORURO. 

La concentración de cloruros en el lago fluctuó entre 1,0 en 
diciembre 1967 a 90 m de profundidad (estación A) hasta 8.2 ml/1 en 
enero 1967 a 30 m de profundidad (estación B). Las mayores concen- 
traciones se obtuvieron en verano, mientras que en el resto del año 
se mantuvieron bajas entre 1 a 2 mg/1. Un leve aumento se mani- 
festó en la estación B con respecto a la A. No se hallaron gradientes 
verticales. En las estaciones del río no se analizaron los cloruros. 

SALINIDAD. 

De acuerdo a los valores de concentración de cloruros del lago 
y en relación al Sistema de Venecia (1958) que clasifica las aguas según 
las salinidades, estas aguas estarían dentro del rango limnético (0,5 
S %o). Esta situación se mantuvo hasta la estación D en el río Calle- 

-53- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

Calle. Desde la estación E hasta Corral se presentó una gradiente de 
salinidad que va desde agua mixo-oligohalina (=t 5 a d= 0,5 S %o) a 
euhalina (dr 40 a =t 30 S %í)) que dan las características de estuario 
para este sector del río. Descripción de este estuario con valores de 
salinidad de 1967 y relación de su dinámica se encuentran en Arenas 
(1971). Para el ciclo 1970 a 1971 la gradiente de salinidad desde la 
estación E hasta la I es semejante a la descrita por este autor (Fig. 9). 





9 10 11 12 13 

i , III 


14 

1 


15 


16 

• 




7 


18 


m ■ 

5- 

10- 

15- 

20- 


\ — ' 

> 


/ 


1 


/ 

1 


y 


/ 


(J 


/ 






25- 




/ 


1 > 




/] 


"v 




30- 




> 


V / 


4 


/ 




60- 




1 


v 


1 






90- 


"■ 


i 


' 









Fig. 4.— Temperatura del lago Riñihue en la estación de maestreo B. Desde agosto 
1966 a julio 1967, a diferentes profundidades medidas en metros (m). 



54- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

GASTO DE PERMANGANATO. 

En el lago el gasto de permanganato fluctuó entre 10 y 25 mg/1 
siendo más alto en verano. En general los valores para el lago son 
bajos, lo que indica una escasa cantidad de materia orgánica disuelta. 

En el río en la estación C y D se obtuvieron valores mensuales 
desde 1966 a 1970 con un rango que fluctuó entre 12 a 25 mg/1. No 
se encontró una clara diferencia para las distintas estaciones del año. 
Se puede apreciar que este rango fue semejante al del lago. 

CARACTERES BIOLÓGICOS 

En el lago y río el conocimiento de los diferentes taxa de flora 
y fauna es aún incompleto. De allí que en algunos grupos podemos 
sólo referirnos a sus categorías superiores y en otros a una limitada 
cantidad de especies, para dar una primera aproximación de un ca- 
tastro biológico de estos ambientes. 

PLANCTON. 

En el fitoplancton del lago han sido reconocidas por M. Oliva 
(comunicación personal) las siguientes especies de Melosira: Melosira 
pseudo granúlala Cleve Euler, Melosira itálica Kutzing, Melosira va- 
rians Aragón, Melosira hustedi Krasske y Melosira granulata Ralf. 
Estas presentan un aumento poblacional en la primavera. 

Las especies zooplanctónicas corresponden a un muestreo cuali- 
tativo en el epilimnion de la parte central, los que se dan en la lista 
preliminar adjunta. 

Mesocyclops longisetus araucanus Loeffler, Boeckella gracilipes 
Daday, Diaptomus diabolicus Brehm, Daphnia pulex Geer, Cerio- 
daphania dubia Richard, Scapholeberis spinifera Nicolet, Diaphano- 
soma excisum Daday, Bosmina chilensis Daday, Simocephalus exspi- 
nosus Schoedler, Polyarthra vulgaris Carlin, Cephalodella sp., Kera- 
tella cochlearis Gosse, Monostyla bulla Gose, Notholca sp., Lacinularia 
sp., Sinantheria sp-, Filinia longiseta Ehrenberg, Conochiloides natans 
Seligo y Conochilus unicornis Rousselet. 

En el río Calle-Calle frente a Isla Teja, Bucarey (1961) reconoce 
las siguientes especies: 

Anuraeopsis fissa Gosse, Asplanchnopus multiceps Schrank, 
Brachionus sp., Conochilus unicornis Rousselet, Keratella cochlearis 
Gosse, Monommata grandis Tessin, Monostylla bulla Gosse, Polyarthra 
vulgaris Carlin, Synchaeta pectinata Ehrenberg, Testudinella patina 
Hermann y Trichotria íeíracíJí Ehrenberg. 

PLANTAS ACUÁTICAS. 

De las plantas acuáticas inferiores se observaron sobre las pie- 
dras del litoral las Rodofitas (Lemanea) formando mantos oscuros. En 

-55- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 




(O 


1 1 1 1 1 


r'T-i 

00 


8 


lili 
(O 


12- 


n— i 
eo 



o; 



a 
■o 



U 



U a 



«j c 



1 


D 




rr 


C3 




;-! 


•^ 


V 


i-H 


a,t- 


a 


Ul 



h «f 



bO 



3q ean^Bjedujaj, 



-56- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

las partes bajas y cerrentosas los musgos y hepáticas (Jurgermanniales). 
Las macrofitas emergentes del lago son notablemente escasas y presen- 
tes especialmente en el área del desagüe. Las sumergidas están en 
mayor abundancia en este sector formando pequeñas praderas. Las 
especies reconocidas son las siguientes: Potamogetón sp., Scirpus sp., 
Sagittaria sp., y Ranunculus sp. En las sumergidas se encontró Nitella 
sp. En el río las macrofitas han sido estudiadas por Romero (1967) en 
el área circundante a la Isla Teja, Romero distingue varias zonas de 
plantas acuáticas en las partes bajas del río que son: zona de plantas 
acuáticas sumergidas con las especies Potamogetón natans Linneo, 
Elodea canadensis Michx, Miriophyllium verticillatum L.; zona de 
plantas acuáticas emergentes con las especies Sagittaria chilensis Ch. 
et Schl., Scirpus californicus (Meyer) Steudel, Alisma plantago aquatica 
L., Juncus microcephalus Hbk. y zona de plantas helófitas donde se 
distinguen las especies de los pajonales y de las vegas de ciperáceas. 
BENTOS. 

La fauna bentónica varía mucho de acuerdo a las condiciones 
topográficas del lago. Las zonas poco profundas son a nuestro criterio 
las que presentan mejores condiciones ambientales para una mayor 
diversidad de grupos taxonómicos. Estas zonas se encuentran prefe- 
rentemente en el desagüe del lago hasta profundidades de 30 metros. 
Para obtener una idea preliminar de la composición cualitativa del 
bentos se hicieron algunos muéstreos aislados en esta área del lago. 
Las principales diferencias en la fauna bentónica se encontraron entre 
el perifiton y cantos rodados del litoral y los fondos de arena-limo del 
sublitoral. En la superficie de las rocas, cantos rodados y plantas, se 
colectaron: Protozoos (Rizopodos y Ciliados), Porífera (de 1,5 a 30 m 
de profundidad), Celenterados (Hydra), Rotíferos, Tardígrados, Tur- 
bellarios e Hirudíneos. Entre los Insectos estaban presentes especial- 
mente las larvas de: Chironomidos, Plecópteros, Ephemerópteros 
(Leptophlebia sp.) y Trichópteros. En los moluscos Chilina y Ancylus. 
Entre y bajo las piedras se hallaban Aegla spp. La fauna de los fondos 
de arena-limo la constituían Nemátodos, Oligoquetos (Tubificidae), 
Acaros, Dípteros (Larvas de Chironomidos), Anfípodos, Copépodos 
(Harpacticoidea), Isópodos y Ostrácodos. El molusco bivalvo Diplodon 
molinae Philippi se encuentra muy abundante desde el litoral superior 
hasta el sublitoral formando verdaderos bancos. Los Crustáceos de 
mayor tamaño fueron Aegla y Parastacus que presentan una extra- 
ordinaria distribución vertical desde el litoral para la primera y sub- 
litoral para la segunda hasta la profundidad máxima del lago (320 m). 
En el río la fauna límnica se mantiene hasta la Isla Teja donde se 
inicia una transición con la fauna mixohalina del estuario. En la 
primera existen los principales grupos taxonómicos del lago y en la 
segunda los más representativos son: Cordylophora sp-, Elminius 
kingii Gray, Mytilus edulis chilensis Hupe y Hemigrapsus crenulatus 
(Milne Edwards). 

-57- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 




O 



M 
J 
J 

A 

S 

O 
N 



> 11 < 





¿:A L 



X" 




Fig. 6 



— Variaciones de temperatura durante el ciclo de un año, de abril 1970 
a marzo 1971. Desde las estaciones de muestreo D a I. 



-58- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

NEC TON. 

La fauna íctica del lago es compartida con el río en la mayoría 
de las especies. El número de ellas es bajo siendo ésta una característica 
de la región Nordpatagónica. Las especies presentes, se pueden dividir 
en indígenas e introducidas. Referencias respecto al origen, sistemática 
y biología de algunos representantes de esta fauna se encuentran, espe- 
cialmente en Eigenmann (1928), De Buen (1959), Campos (1969, 
1970 a, b, 1972, 1973 a y b) y Me Dowall (1971). 
Peces indígenas: Galaxias maculatus (Jenyns) "Puye" en el estuario y 
río. Sus cardúmenes son abundantes y sus juveniles son objeto de una 
pesquería. Galaxias platei (Jenyns) "Tollo" especialmente en el lago 
y sector del río. En el lago llega su distribución hasta el máximo de 
su profundidad (320 m). Alcanza un tamaño de 25 cm. Brachy galaxias 
bullocki (Regan) "Puye" ocasionalmente en el litoral del lago y río, 
pero principalmente en riachuelos adyacentes. Aplochiton taeniatus 
Jenyns "Peladilla" en lago y río, especie pelágica y sólo en la época 
de su reproducción se acerca en cardúmenes al litoral. Cheiroron aus- 
tralis Eigenmann "Pocha del Sur", ocasionalmente se encuentra en el 
litoral del lago y río, especialmente en riachuelos adyacentes (bajo las 
plantas). Cheirodon galusdae Eigenmann "Pocha de los lagos", muy 
semejante en su distribución a la anterior. Odontesthes wiebrichi 
(Eigenmann) "Cauque de Valdivia", presente en lago y río como 
especie pelágica. Basilichthys australis Eigenmann "Pejerrey", en la 
zona litoral y sublitoral del lago y río. Percilia gillissi Girard "Car- 
melita común", vive en el litoral del lago y pequeños riachuelos, busca 
las piedras y sus resquicios. Pygidium aerolatum (Cuvier y Valencien- 
nes) "Bagre pintado", vive en el litoral del lago y río entre las piedras- 
Dyplomistes chilensis (Gmelin) "Tollo de agua dulce", en el lago Ri- 
ñihue. Percichthys trucha (Cuvier y Valenciennes) "Trucha del país", 
especie pelágica del lago y río. Percichthys melanops (Girard) "Tru- 
cha negra", vive en forma pelágica en el litoral del lago. En los ciclos- 
tomos está Geotria australis Gray "Lamprea de bolsa". 
Peces introducidos: Salmo gairdnerii irideus Gibbons "Trucha arco 
iris", especie pelágica migratoria del lago y río. También está presente 
la subespecie Salmo gairdnerii gairdnerii Richardson "Cabeza acerada" 
que alcanza hasta la boca del esturio. Salmo trutta fario Linnaeus 
"Trucha de lago", especie pelágica presente en los riachuelos siendo 
más estacionaria que la anterior. Cyprinus carpió Linnaeus "Carpa", 
presente en el lago y río en la zona del litoral. Tinca tinca (Linnaeus) 
"Tenca", colectada sólo en el río y muy escasa. 

OTROS VERTEBRADOS. 

A excepción de los peces los únicos grupos de vertebrados pre- 
sentes en la zona estudiada son las aves y mamíferos. De estos últimos 
el coipo (Myopotamus coypus) sólo se ha observado en el río en aque- 

-59- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

líos lugares con abundancia de macrofitas (vegas y pajonales) siendo 
objeto de caza por su valiosa piel- Ocasionalmente frecuentan el es- 
tuario lobos marinos. De las aves, en el lago y río, se presentan las 
mismas especies, aunque en este último, éstas se observaron en mayor 
número de individuos, lo que podría estar en relación con su abun- 
dancia de macrofitas (como lugares de nidación). Las aves más fre- 



Estacidn 



PH 



Le 



H 



e 

-e 
- 6 

-• 

-6 

-S 
-• 
-8 

-® 



|ÉÍFí>aAlwlj l jlAl8ldN lC i| I I I I I I I I I I I I I I I I I I I M I I I I I I M I M M I I I H < 

1067 ' 1968 ' 1960 1970 1971 

Fig. 7.— pH del río Calle-Calle y Valdivia con valores mensuales desde las es- 
taciones de muestreo Cal. 



cuentes son: Podiceps major (Boddaert) "Huala", Fúlica armillata 
Vieillot "Tagua común", Anas flavirostris flavirostris Vieillot "Pato 
jergón chico", Casmerodius albus egretta Gmelin "Garza blanca", 
Leucophoyx thula thula Molina "Garza blanca chica". Árdea cocoi 



-60 



Bol. Soc. Biol. de Ck)ncepción, XLVIII, 1974. 

Linnaeus "Garza cuca", Megaceryle torcuata stellata Meyen "Martín 
pescador", Nycticorax nycticorax obscurus Bonaparte "Huairavo", 
Ixobrychus involucris Vieillot "Huairavillo", Notiochelidon cyano- 
leuca patagónica Lafresnaye y D'Orbigny "Golondrina de rabadilla 
negra" y Phalacrocorax olivaceus olivaceus Humboldt "Cuervo negro". 
Como especie muy esporádica se observó ^naí specularis King "Pato 
anteojillo". 

DISCUSIÓN 

La mayoría de los lagos Nordpatagónicos estudiados por Loef- 
fler (1960), se pueden clasificar como oligotróficos. Los resultados obte- 
nidos en el Riñihue nos aseguran que también este lago lo es. Las ca- 
racterísticas más relevantes de esta oligotrofía que detectamos, son su 
alta transparencia y la distribución orthograda del oxígeno disuelto. 
El estado actual de esta situación la determinan sus caracteres morfo- 
lógicos (lagos profundos) y la escasa población humana e industrial 
circundante. Nuestros resultados no nos permiten predecir la mayor 
o menor tendencia a la eutroficación, que puede deberse a la pe- 
netración de materias provenientes de la erosión y continua tala de 
bosques circundantes. La morfología del lago, con pocas áreas bajas 
y su ubicación al extremo de una cadena de lagos, determinan un 
continuo flujo de agua que le dan condiciones de canal. Estos factores 
pueden posiblemente disminuir su productividad en comparación a 
los otros lagos de la cadena, en los cuales predominan más las condi- 
ciones lénticas. El lago corresponde al tipo monomíctico temperado, 
según la clasificación de Hutchinson y Loeffler (1956), de acuerdo con 
los valores de temperatura obtenidos. La homeotermia de invierno no 
nos permite por las condiciones del muestreo, considerar qué tipo 
de circulación se efectúa. La altitud y latitud del lago confirman la 
clasificación de Hutchinson-Loeffler. Los caracteres físico-químicos 
obtenidos coinciden en general en sus amplios rangos con los cono- 
cidos para otros lagos de esta zona, Loeffler (1960) y para el lago 
Mascardi por Bonetto et. al. (1971). El lago Riñihue refleja las con- 
diciones de la flora y fauna limnética de la zona Patagónica, Tho- 
masson (1963). El característico endemismo de la región está manifes- 
tado: en el zooplancton por la especie Diaptomus diabolicus, los gé- 
neros Boeckella y Pseudoboeckella- En el bentos por los géneros de 
crustáceos Aegla y Parastacus y el molusco Chilina. En el necton por 
los géneros Percichthys, Percilia y Aplochiton entre otros. En general 
los grupos tienen baja diversidad de especies como lo demuestran los 
crustáceos y peces. Muchos taxa revelan sus relaciones circumantárti- 
cas como es el caso de los Boeckellidos, Plecopteros, Chironomidos 
y Galaxias. 

-61- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 



:Í 






3 

a 

Ti ^ 



tí 


1— 1 


o 


M 


u 




rt 


eo 


c« 


tfS 


w 


05 


en 


F-H 


PS 






(ü 


1-1 


Ti 



-. '^ 



o 


tí 






f-H 


S 




a 










TS 


oJ 




^ 


O 


k! 


tí 
o; 


ü 


^bc 


i) 






O 


'3 

U 


o; 




n3 


3 






tí 


'Íh 


-O 





-1 — I — I — r 



1 / Bui oubBixq 









-62- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 




Fig. 9.— Variaciones de salinidad (S%o) durante el ciclo de un año, de abril 1970 
a marzo 1971. Desde las estaciones D a I. 



-63- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

El río es corto, correntoso en gran parte de su recorrido y con 
un importante gasto de agua. Estas condiciones predominan en los 
otros ríos al lado occidental de los Andes, siendo considerado uno de 
los más grandes de Chile junto al Bío-Bío y Baker, diferenciándose de 
los ríos largos del lado oriental de los Andes que recorren la pampa 
argentina. 

Los caracteres físico-químicos que hemos obtenido no permiten 
discutir el grado de influencia de los factores que los determinan. 
Algunos de estos factores son: la constitución geológica de la cuenca; 
la gran cantidad de tributarios pequeños y las condiciones climáticas. 
Así por ejemplo el promedio pluviométrico de diez años fue de 2400 
mm, Huber (1970). Sólo podemos ver en temperatura, oxígeno, pH, 
semejanza con las aguas del lago. El contenido de oxígeno muestra a 
través de una década una disminución cuya causa no está determinada. 
La mayor influencia en la sección final del río proviene naturalmente 
del efecto de las mareas con su penetración de agua marina, dando 
condiciones estuarinas especiales. La forma del río es sinuosa siendo 
ella una consecuencia de su dinámica sobre el valle y cambios telúricos 
importantes como en 1960, Weischert (1960). 

En su primer sector el río es encajonado, pero a continuación 
su valle se ensancha dando lugar a zonas bajas, que en algunos lugares 
permite el arraigo de la vegetación acuática, lo que favorece el desa- 
rrollo de la fauna fluvial. Las especies presentes en el río son seme- 
jantes al lago y es posible suponer un intercambio de ellas. Parece ser 
en general que existe una mayor abundancia de individuos en el río 
que en el lago. Especies anfidrómicas son conocidas especialmente en 
los peces. Las interrelaciones de todos los caracteres analizados son una 
base preliminar para enfrentar el estudio de problemáticas como la 
constitución de las comunidades y su estabilidad en el lago y río entre 
otras. 



AGRADECIMIENTOS 



Nuestros agradecimientos al Prof- Dr. Ernst Kilian quien ini- 
ció las investigaciones limnológicas en el Instituto de Zoología de la 
Universidad Austral, aportando al presente trabajo las mediciones 
realizadas antes de 1965. Agradecemos a la Sra. Sonia Lacrampe por 
su trabajo en los análisis de laboratorio y personal auxiliar que ayu- 
daron en las obtenciones de muestras. 



64- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

Tabla I 

VALORES DE pH EN LA ESTACIÓN DE MUESTREO A DEL LAGO 

RIÑIHUE DESDE AGOSTO 1966 A JULIO 1967, DE O A 90 METROS 

DE PROFUNDIDAD 



Profundi- 


Agost. 


Sept. 


Oct. 


Nov. 


Dic. 


Ene. 


Feb. 


Mar. 


Abr. 


May. 


Jun. 


Jul. 


dad en m. 


1966 










1967 

















6,0 


6,7 


6,7 


6,9 


6,1 


7,2 


7,4 


7,3 


7,7 


7,2 


7,0 


6,9 


5 


6,0 


6,7 


6,7 


6,8 


6,9 


7,7 


7,2 


7,3 


7,3 


7,2 


7,0 


6,9 


10 


6,3 


6,8 


6,8 


6,9 


6,6 


7,7 


7,2 


7,4 


7,4 


7,3 


7,1 


6,9 


15 


6,1 


6,6 


6,6 


6,9 


6,4 


— 


7,0 


7,2 


7,3 


7,2 


7,0 


6,9 


20 


6,2 


6,6 


6,4 


6,7 


6,9 


7,2 





— 


7,4 


7,2 


7,0 


6,9 


25 


6,2 


6,6 


6,4 


6,4 


6,9 


7,2 


7,0 


7,2 


7,5 


7,4 


7,1 


6,9 


30 


6,1 


6,6 


6,1 


6,7 


6,3 


7,1 


7,1 


7,2 


7,3 


7,1 


6,9 


6,8 


60 





6,6 


6,1 


6,6 


6,8 


— 


7,2 


7,0 


7,4 


7,1 


7,4 


6,9 


90 





6,2 


6,0 


6,2 


6,4 


7,0 


7,4 


6,9 


7,1 


7,1 


7,1 


6,9 



Tabla II 

VALORES DE pH EN LA ESTACIÓN DE MUESTREO B DEL LAGO 

RIÑIHUE DESDE AGOSTO 1966 A JULIO 1967, DE O A 60 METROS 

DE PROFUNDIDAD 



Profundi- 


Agost. 


Sept. 


Oct. 


Nov. 


Dio. 


Ene. 


Feb. 


Mar. 


Abr. 


May. 


Jun. 


Jul. 


dad en m. 


1966 










1967 

















6,1 


7,6 


6,8 


6,8 


6,5 


7,7 


7,1 


7,2 


7,6 


7,3 


7,0 


6,9 


5 


6,9 


7,4 


6,9 


6,9 


6,8 


7,6 


7,0 


7,1 


7,7 


7,2 


7,0 


7,0 


10 


6,0 





6,8 


6,7 


6,5 


7,8 


7,0 


7,4 


7,8 


7,3 


7,0 


7,0 


15 


6,0 


7,7 


6,4 


6,0 


6,2 


— 


7,3 


7,2 


7,0 


7,2 


7,1 


7,0 


20 


6,1 


7,5 


6,7 


6,5 


6,3 


7,3 


7,5 


7,2 


7,7 


7,2 


7,0 


6,9 


25 


6,1 


7,5 





6,4 


6,8 


7,7 


7,2 


7,2 


7,3 


7,1 


7,1 


6,9 


30 


6,1 


7,4 


6,7 


6,4 


6,9 


— 


7,2 


7,1 


7,1 


7,1 


7,0 


7,0 


60 








6,5 


6,4 


6,6 


7,4 


7,1 


6,9 


7,2 


6,9 


'7,1 


7,0 



-65- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

Tabla III 

VALORES DE OXIGENO mg/1 EN LA ESTACIÓN DE MUESTREO A DEL 

LAGO RIÑIHUE DESDE AGOSTO 1966 A JULIO 1967, DE O A 

90 METROS DE PROFUNDIDAD 



Profundi- Agost. Sept. 
dad en m. 1966 



Oct. 



Nov. Dic. 



Ene. 
1967 



Feb. Mar. Abr. May. Jun. Jul. 



11,8 12,4 11,9 11,6 12,0 10,2 9,7 11,6 11,3 11,4 11,1 10,8 



10 
15 
20 
25 
30 
60 
90 



5 12,3 12,5 11,2 11,9 10,7 9,3 11,0 11,7 11,3 11,8 10,9 
5 12,3 11,8 11,2 11,2 10,4 10,0 11,0 12,3 11,5 11,6 11,2 
7 12,3 11,8 12,6 11,9 9,7 10,9 11,3 11,8 11,7 10,7 



11,6 12,3 11,6 — 12,1 11,6 12,2 11,4 11,5 11,0 

11,2 12,3 11,8 — 11,9 — — 11,4 11,4 10,6 

11,8 12,3 12,4 — 11,8 9,7 12,1 11,1 12,2 10,6 

12,3 11,4 11,3 11,9 — 11,7 12,5 10,9 10,9 

12,3 11,2 11,0 11,1 9,9 9,3 11,8 12,4 10,3 11,0 



Tabla IV 

VALORES DE OXIGENO mg/1 EN LA ESTACIÓN DE MUESTREO B DEL 

LAGO RIÑIHUE DESDE AGOSTO 1966 A JULIO 1967, DE O A 

60 METROS DE PROFUNDIDAD 



Profundi- Agost. 
dad en m. 1966 



Sept. Oct. Nov. Dic. 



Ene. 
1967 



Feb. Mar. Abr. May. Jun. Jul. 



11,1 12,7 11,7 11,4 11,9 11,1 10,6 11,6 12,1 11,0 11,1 11,5 
11,1 12,3 11,3 11,3 10,9 11,0 10,3 10,7 12,2 11,0 12,2 11,1 



10 


11,4 


12,5 


11,3 


11,3 


11,5 


11,0 


10,2 


11,9 


12,1 


11,8 


12,2 


11,5 


15 


11,1 


12,2 


12,2 


11,2 


11,6 


10,6 


11,7 


11,2 


11,6 


11,6 


11,7 


11,5 


20 


11,3 


12,5 


11,9 


11,0 


10,8 


11,8 


10,1 


10,7 


11,7 


11,3 


10,8 


11,3 


25 


11,9 


12,7 


11,7 


11,3 


11,3 





10,4 


11,8 


11,8 


11,8 


12,4 


11,4 


30 


Ll,9 


11,9 


11,6 




10,9 


11,1 


10,7 


11,2 


12,0 


10,7 


11,0 


11,2 


60 








11,2 


11,2 


10,7 


10,2 


10,0 


11,5 


12,1 


10,3 


11,0 


11,3 



-66- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 



bibliografía 



Arenas, J. N. 1971. Distribución de Elminius kingii Gray (Cirr.) en el estuario 

del río Valdivia. Beitr. z. Neotrop. Fauna. 6(3):199-206. 
Arenas, J. N. 1972. Morfometría del lago Riñihue (Prov. de Valdivia, Chile). 

Mus. Ñac. Hist. Nat. Chile. Publ. ocasional N9 14:1-14. 
Bonetto, A., Dioni, W. y Depetris, P. 1971. Investigaciones limnológicas en la 

cuenca del río Manso y lago Mascardi. Dpto. Recursos Nat. y Energía, Fund. 

Bariloche, Publ. NQ 4:1-62. 
Bucarey, E. 1961. Investigaciones sobre el plancton y sus fluctuaciones en el río 

Valdivia. Tesis, Valdivia, Universidad Austral de Chile, Fac. Fil. y Let. : 1-86. 
Buen, F. de. 1959. Los peces exóticos en las aguas dulces de Chile. Inv. Zool. 

Chilenas. 5:103-137. 
Campos, H. 1969. Reproducción del Aplochiton taeniatus Jenys. Bol. Mus. Hist. 

Nat. Chile. 29(13):207-222. 
Campos, H. 1970a. Galaxias maculatus (Jenyns) en Chile, especial referencia a 

su reproducción. Bol. Mus. His. Nat. Chile 31:5-20. 
Campos, H. 1970b. Introducción de especies exóticas y su relación con los peces 

de agua dulce de Chile. Not. Men. Mus. Nac. Hist. Nat. Chile 14(162):3-9. 
Campos, H. 1972. Breeding season and early development of Brachy galaxias 

bullocki. Texas J. of Sci. 23(4):531-544. 
Campos, H. 1973a. Lista de peces de aguas continentales de Chile. Not. Men. Mus. 

Nac. Hist. Nat. Chile 17(199):3-14. 
Campos, H. 1973b. Migration of Galaxias maculatus (Jenyns) (Galaxiidae, Pisces) 

in Valdivia Estuary, Chile. Hydrobiología. 43(3-4):3dl-312. 
Castri, F. di. 1968. Esquisse écologique du Chili. Biol. L'Amérique Austral., 4:7-60. 
Eigenmann, C. 1928. The fresh-water fishes of Chile. Mem. nat. Acad. Se, 22:1-63. 
Empresa Nacional de Electricidad (ENDESA). Hidrología alto Valdivia. 1972. 
Fittkau, E. 1969. The Fauna of South America. In Biogeography and Ecology in 

South America. 2:624-658. 
Huber, A. 1970. Diez años de observaciones climatológicas en la estación Teja- 
Valdivia. Publ. Fac. Cien. Nat. y Mat. Univ. Austral, Chile : 1-60. 
Hutchinson, G. E. 1957. A treatise on limnology. I. Geography. Physics, and 

Chemistry. New York. 
Hutchinson, G. E. and Loffler, H. 1956. The thermal clasification of lakes. Proc. 

nat. Acad. Sci., Wash., ^2:84-86. 
Illies, H. 1960. Geologie der Gegend von Valdivia (Chile), N. Jb. Geol. Palaont., 

Abh. 111:S0-U0. 
Loeffler, H. 1960. Limnologische Untersuchungen an chilenischen und peruanis- 

chen Binnengewassern. I. Die physikalisch-chemisohen Verhaltnisse. Kungl. Sv. 

Akad. f. Geofysik., 5(10): 155-254. 
Me Dowall, R. 1971. The galaxiid of South America. Zool. J. Linn. Soc, 50:33-73. 
Noodt, W. 1962. Über Tierarmut in Chile. Zool. Anz., Suppl. 25:433-437. 
Romero, M. 1967. Estudio florístico de la vegetación de las riberas de Isla Teja- 
Valdivia. Tesis, Valdivia Universidad Austral de Chile, Fac. Fil. Let. : 1-82. 
Symposium on the Classification of Brackish Waters, Venecia, 1958, Oikos 9: 

311-312. 
Thomasson, K. 1963. Araucanian lakes. Acta Phytogeograph. Sue., ^7:1-139. 
Weischet, W. 1960. Contribuciones al estudio de las transformaciones geográficas 
en la parte septentrional del sur de Chile por efecto del sismo del 22 de mayo 
de 1960. Universidad de Chile. Anales de la Fac. Cien. Fis. y Mat., i7;91-131. 



-67- 



BOL. SOC. BIOL. DE CONCEPCIÓN, TOMO XLVIII, pp. 69-76, 1974 



VARIACIÓN CARIOTIPICA EN PHYLLOTIS MICROPUS 

MICROPUS WATERHOUSE (RODENTIA), 

CRICETIDAE) (*) 



POR 

WALDO VENEGAS S. (**) 



Resumen 

Se presentan los resultados cariológicos obtenidos del estudio de 5 pobla- 
ciones de Phyllotis micropus micropus Waterhouse, colectados con trampas tipo 
Sherman en las provincias de Nuble, Malleco y Aysén. 

Un total de 14 ejemplares entre machos y hembras, fueron analizados desde 
el punto de vista citogenético, de acuerdo a las técnicas de rutina, usando para 
ello cultivo de médula ósea. 

En los ejemplares de dos poblaciones de la provincia de Nuble se encontró 
un número diploide 2n = 32 cromosomas, con un N.F. = 34, en cambio en los 
ejemplares de una población de la provincia de Malleco y dos poblaciones de la 
provincia de Aysén, se encontró un número diploide 2n = 34 cromosomas, con 
un N.F. = 36. 

La variabilidad cariotípica intrasubespecífica encontrada, permite presumir 
que está ocurriendo aquí un proceso de especiación. 

Abstract 

The karyologic results obtained from the study of five populations of 
Phyllotis micropus micropus Waterhouse are presented. The specimens were 
captured with Sherman traps in the provinces of Nuble, Malleco and Aysen. 

Fourteen speimens, females and males, were analysed from a cytogenetic 
point of view according to routine techniques, and using bone marrowr cultures. 

A diploid number of 2n = 32 chromosomes with a N.F. = 34 was found 
in the specimens of tv/o populations from the province of Nuble, while a diploid 
number of 2n = 34 chromosomes with a N:F. = 36 was found in specimens of 
one population from the province of Malleco, and two populations from the 
province of Aysén. 

The intrasubspecific karyotypic variability found may indícate a specia- 
tion process. 

(*) Financiado con fondos del proyecto N? 2.08.04 del Consejo de Investigación Científica de la 
Universidad de Concepción. 
(**) Departamento de Biología Celular, Instituto de Biología "Ottmar Walhelm Grob", Univer- 
sidad de Concepción. 

-69- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

INTRODUCCIÓN 

Phyllotis micropus micropus Waterhouse es una de las dos sub- 
especies que conforman el género (Osgood, 1943) y cuyos represen- 
tantes tienen un amplio radio de distribución que va desde las pro- 
vincias de Neuquén (Argentina) y Malleco (Chile) a lo largo de los 
Andes hasta el estrecho de Magallanes. La otra subespecie Phyllotis 
micropus fumipes estaría restringida a la Isla Grande de Chiloé pero 
parece dudosa su existencia. 

La posición genérica de estos roedores es un asunto de dificultad 
considerable, ya que no pueden incluirse con certeza en ningún grupo 
bien definido, pues ofrecen una variación de caracteres que apuntan 
en varias direcciones. Thomas y Ellerman en 1941 los habían consi- 
derado como miembros del subgénero Auliscomys dentro del género 
Euneomys, sin embargo, a la luz de estudios morfológicos externos 
más recientes se ha comprobado que estos roedores están más rela- 
cionados con Phyllotis que con Euneomys. 

Al tenor de lo expuesto y con la evidencia de otros datos se 
concuerda con Osgood quien concluye que la distinción de los géneros 
de roedores de América del Sur no es fácil y surge la sospecha de que 
los métodos empleados para tal efecto puedan ser defectuosos. Lo que 
parece haber sucedido es un intento de aplicar a una fauna imper- 
fectamente conocida estándares de distinción que son sólo adecuados 
para una fauna acuciosamente estudiada. 

Como quiera que sea, hasta el presente los estudios citogenéticos 
realizados en el género son fragmentarios, sólo se conoce el cariotipo 
de Phyllotis caprinus (Kiblinski, 1967) y el de Phyllotis darwini y 
Phyllotis boliviensis (Couve et al., 1972). 

En lo que se refiere a Phyllotis micropus micropus Waterhouse, 
motivo de este estudio, es necesario entregar mayor información acerca 
de la dinámica de su distribución, la literatura menciona que se ubica 
preferentemente en la base Este de los Andes, es decir, en territorio 
argentino alcanzando hasta la latitud 38?S y desde allí grupos pe- 
queños habrían pasado a Chile por la región de Nahuelhuapi y la 
provincia de Malleco y Cautín hacia el Oeste de la Sierra de Nahuel- 
buta. Aparentemente sería un inmigrante reciente a esta parte de 
Chile. El autor estima conveniente señalar que seguramente desde 
allí, también emigró hacia más al norte en territorio chileno, pues 
tuvo la oportunidad de capturar ejemplares en varias zonas de la pre- 
cordillera y cordillera de la provincia de Nuble (36?55'S) y aunque 
aparentemente no hay diferencias morfológicas o éstas son muy leves, 
los ejemplares de las diferentes zonas de Chile aquí estudiados cito- 
genéticamente nos dan diferencias cromosómicas que no es posible 
desestimar, más aún, si se toma en cuenta que el cariotipo es la base 
física fundamental de la evolución por ser los cromosomas los porta- 
dores del patrimonio hereditario de todos los seres vivos. 

-70- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 



MATERIALES Y MÉTODOS 



Se estudiaron los cromosomas de 14 ejemplares, entre machos 
y hembras, de Phyllotis micropus micropus Waterhouse correspon- 
dientes a 5 poblaciones indicadas en el cuadro siguiente: 



Provincia Nombre de la región 



Nuble "El Aserradero" 

Nuble "Aguas Calientes" 

Malleco Parque Nacional de 

Nahuelbuta 
Aysén "El Salto" 

Aysén "Cuesta del Diablo" 



NQ cf NO $ 



Fecha de la 
colecta 



16/XI/72 
5/1/73 
3/IV/73 

29/XII/73 
20/11/73 

24-26/11/73 



Los animales recibieron por vía intraperitoneal una solución de 
colchicina al 0,1% (0,2 mi/ 100 g de peso del cuerpo), y se sacrificaron 
60 minutos más tarde. El análisis cariológico fue realizado en placas 
metafásicas obtenidas por goteo de suspensión de médula ósea, teñidas 
con Giemsa y montadas permanentemente con Euparal. 

Se hizo recuento cromosómico directamente bajo el microscopio 
y se escogieron las metafases más claras para la construcción del cario- 
tipo, éstas se fotografiaron con película Agfa Copex-Ortho. 

Para la clasificación de los cromosomas de acuerdo al tamaño 
se tomó la longitud porcentual de cada cromosoma, considerando 100 
la longitud total del grupo haploide más el cromosoma X, siendo 
considerados largos aquellos con un porcentaje sobre 7%; medianos, 
aquellos que están entre 2,5 y 7%, y pequeños aquellos que tienen 
menos de un 2,5%. 

RESULTADOS 

Se hizo en primer lugar el estudio cromosómico de los indi- 
viduos de Chillan, se contó 100 placas metafásicas mitóticas de los 
individuos del "Aserradero" y 100 de los individuos de "Aguas Ca- 
lientes". El análisis cariológico de ambas poblaciones puso de mani- 
fiesto un número diploide 2n = 32 cromosomas, cuyo número fun- 
damental (N.F.) de 34, es constante. 

Se ubicaron las 10 mejores metafases mitóticas, las que fueron 
fotografiadas y los cromosomas medidos para la construcción del cario- 
tipo. Los complementos se agruparon en series de tamaños decre- 
cientes lográndose 3 grupos de cromosomas de acuerdo a la longitud 
porcentual (Tabla 1) ya que de acuerdo a la posición del centrómero. 



-71- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 



todas las parejas menos una, lo poseen en la región terminal, siendo 
por ello considerados como acrocéntricos de acuerdo a lo establecido 
por Levan en 1964 (Fig. 1). 




9 ^ >, 



b5 6 7 8 9 XX 



10 11 12 13 14 



IOm. 
15 

Fig. 1.— Cariotipo y placa metafásica mitótica de una hembra de Phyllotis 
micropus micropus Waterhouse de Chillan. 

El segundo grupo de estos roedores estudiados correspondió al 
material de Aysén, cuya captura se hizo en las regiones antes men- 
cionadas al Norte del Lago General Carrera (Reise y Venegas, 1974). 

Se siguió el mismo criterio de estudio mencionado para los 
Phyllotis micropus de Chillan. 

Los resultados del análisis cariológico de los individuos traba- 
jados, puso de manifiesto un número somático de 2n = 34 cromosomas 
al que corresponde un número fundamental (N.F.) = 36. De acuerdo 
a los cálculos de longitud porcentual (Tabla 1) se obtuvo 4 grupos 
de cromosomas (Fig. 3). 

Este sorpresivo resultado, llevó al autor a estudiar una pobla- 
ción intermedia, para lo cual se capturaron ejemplares en el Parque 
Nacional de Nahuelbuta (Prov. Malleco) lugar, que si bien es cierto 
se encuentra más próximo de Chillan que de Aysén, es una de las 
regiones indicadas por Osgood como punto de contacto con los inmi- 
grantes de Argentina. El autor había establecido a priori que éstos 
deberían ser cariotípicamente iguales a los de Chillan, pero los re- 
sultados indicaron justamente lo contrario, en efecto, se estableció al 
igual que para los Phyllotis micropus de Aysén un número diploide 
2n = 34 cromosomas y un número fundamental (N.F.) = 36. El mismo 
criterio cromosómico agrupacional usado para los anteriores, permitió 
establecer aquí lo mismo que para Phillotis micropus de Aysén, es 
decir, 4 grupos de cromosomas (Tabla 1) (Fig. 2). 

-72- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 



B 6 



n 12 13 



10 



S'^ 



V 




14 

D j: Jl 

16 



15 



10 a», 



Fig. 2.— Cariotipo y placa metafásica mitótica de un macho de Phyllotis 
micropus micropus Waterhouse de Malleco. 



2 3 4 5 



6 7 8 5 70 



■' íí 



n 12 13 






16 



10>A, 



Fig. 3.— Cariotipo y placa metafásica mitótica de un macho de Phyllotis 
micropus de Aysén. 

-73- 



Bol. Soc. Bíol de Concepción, XLVIII, 1974. 









Tabla 


1 












Longitud cromosó- 


Longitud cromosó- 


Longitud cromosó- 


N9 de la pareja 


mica 


t porcentual de 


mica 


porcentual de 


mica 


porcentual de 


cromosómica 


P. 


micropus 
ChUlán 


de 


P. 


micropus 
Malleco 


de 


P. 


micropus de 
Aisén 


1 




15.9 






13.5 






10.9 


2 




12.9 






11.5 






11.1 


3 




9.4 






10.1 






11.1 


4 




8.9 






9.0 






9.6 


5 




6.1 






8.0 






8.0 


6 




6.1 






6.0 






6.1 


7 




5.3 






5.3 






6.1 


8 




4.7 






4.7 






4.1 


9 




4.3 






4.3 






4.5 


10 




3.4 






4.2 






4.5 


11 




3.2 






3.6 






3.9 


12 




3.2 






3.0 






3.2 


13 




3.0 






2.7 






2.6 


14 




2.9 






2.4 






2.4 


15 




3.2 






2.3 






2.3 


16 




— 






2.8 






2.5 


X 




6.8 






5.7 






6.6 


Y 




2.4 






1.9 






2.0 



Se presenta a continuación un cuadro que resume la ubicación 
de los cromosomas por grupos de acuerdo a la longitud porcentual. 

Phyllotis micropus micropus Waterhouse 

de Chillan 

2n = 32; N.F. = 34 

Grupo A = 4 pares de cromosomas acrocéntricos grandes. 
Grupo B = 10 pares de cromosomas acrocéntricos medianos. 
Grupo C = 1 par de cromosomas metacén trieos medianos. 

Phyllotis micropus micropus Waterhouse 

de Malleco 

2n = 34; N.F. = 36 

Grupo A = 5 pares de cromosomas acrocéntricos grandes. 

Grupo B = 8 pares de cromosomas acrocéntricos medianos. 

Grupo C = 2 pares de cromosomas acrocéntricos chicos. 

Grupo D = 1 par de cromosomas metacéntricos medianos. 

-74- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 



Phyllotis micropus micropus Waterhouse 

de Aysén 

2n = 34; N.F. = 36 

Grupo A = 5 pares de cromosomas acrocéntricos grandes. 

Grupo B = 8 pares de cromosomas acrocéntricos medianos. 

Grupo C = 2 pares de cromosomas acrocéntricos chicos. 

Grupo D = 1 par de cromosomas metacéntricos medianos. 



DISC USION 

Dos conclusiones se pueden obtener de estos resultados. Lo pri- 
mero es el gran polimorfismo cromosómico que existe en los repre- 
sentantes del género hasta ahora estudiados, en efecto, para Phyllotis 
caprinus Kiblinski en 1967 informa un número diploide 2n = 38 
cromosomas, todos ellos metacéntricos o submetacéntricos; por otro 
lado, en 1972 Couve et al., establecen para Phyllotis darwini (no men- 
cionan para qué subespecie), un número diploide 2n = 38 cromo- 
somas, metacéntricos o submetacéntricos, con un N.F. = 76, y para 
Phyllotis boliviensis un número diploide 2n = 22 cromosomas, en 
los que también hay acrocéntricos, con un N.F. = 33 en el macho 
y un N.F. = 32 en la hembra; información a la que se suma el aporte 
entregado en este trabajo con los resultados encontrados en Phyllotis 
micropus micropus Waterhouse, en el que la casi totalidad de los 
cromosomas son acrocéntricos. 

Lo segundo es lo que se refiere a la variación geográfica del 
número de cromosomas en esta subespecie, se trata entonces de una 
variación cariológica intrasubespecífica, cuya interpretación citogené- 
tica es problemática, el hecho es que, el cariotipo de los individuos 
de la población de Chillan (2n = 32) posee una pareja de cromosomas 
de menos, si se compara con los cromosomas de los ejemplares de las 
poblaciones de Malleco y Aysén (2n = 34), es la única diferencia apa- 
rente, ya que en lo que se refiere a morfología no hay diferencias 
significativas. 

Los reordenamientos cromosómicos aquí ocurridos no permiten 
incluir la posibilidad de cambios Robertsonianos por fusiones céntri- 
cas, tampoco es probable el mecanismo de fisión cromosómica ni el 
de inversiones pericéntricas; la disminución en el número de cromo- 
somas podría deberse a translocaciones recíprocas desiguales con pér- 
dida de cromosomas cuyo material cromatínico es translocado a otros 
elementos del complemento. 

Como quiera que haya ocurrido, lo que parece cierto es que 
los cromosomas implicados en el mecanismo de sustracción o pérdida 
serían las parejas 5 de los cariotipos de los individuos de Malleco y 
Aysén. 

-75- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

Ahora bien, como la situación general en el reino animal de 
que la gran mayoría de las especies son cariológicamente únicas y que 
se diferencian de especies relacionadas ya sea por números cromosó- 
micos o por otros rasgos citológicos, permite presumir que la varia- 
bilidad cariotípica en Phyllotis micropus micropus Waterhouse, no 
excluye la posibilidad de que esté ocurriendo aquí un proceso de 
especiación. 



bibliografía 



Osgood, W. H. 1943. The mamáis of Chile. Field Museum, Zool. Ser. Vol. 30. 
Kiblinski, P. 1967. The chromosomes of the cricetid rodent Phyllotis caprinus 

(Pearson). Mammalian chromosomes Newsletter. 8:281-282. 
Couve, E., P. Fuenzalida y N. Lafuente. 1972. Cromosomas de dos especies del 
género Phyllotis (Rodentia, Cricetidae), Sociedad de Biología de Chile, Primeras 

Jornadas, Reunión Regional de Valparaíso. Mimeografiado, p. 48. 
Levan, A., K. Fredga, and A. A. Sandberg. 1964. Nomenclature of centromeric 

position on chromosomes. Hereditas, London, 52, 201-220. 
Reise, D. y W. Venegas. 1974. Observaciones sobre el comportamiento de la 

fauna de micromamíferos en la región de Puerto Ibáñez (Lago General Carrera), 

Aysén, Chile. Bol. Soc. Biol. Concepción. 47, 71-85. 



-76- 



BOL. SOC. BIOL. DE CONCEPCIÓN, TOMO XLVIII, pp. 77-84, T 974 



EL PROBLEMA DE LOS PESTICIDAS EN CHILE (DISCUSIÓN 
SOBRE EL HALLAZGO DE DDT, PESTICIDA ÓRGANO- 
CLORADO, EN TEIDO ADIPOSO HUMANO DE 
LA PROVINCIA DE CONCEPCIÓN) 

POR , 

RICHARD SCHÜRMANN (*), ALEJANDRO FLORES (**) 
y HORTS MAYER (**) 



Resumen 

I .— Motivados por la discusión mundial sobre la conveniencia o inconve- 
niencia del uso de DDT, insecticida organoclorado, hemos investigado el contenido 
de DDT y su principal raetabolito DDE en 72 muestras de tejido adiposo sub- 
cutáneo de la pared abdominal, obtenidas durante 1971 en el Departamento de 
Patología de la Escuela de Medicina de la Universidad de Concepción, Chile. 

2.— Los rasgos individuales de DDT y su principal metabolito oscilan 
entre 0,6 y 19,5 p.p.m. (partes por millón). La concentración promedio de DDT 
es de 3,21 ± 0,45 y de DDE de 3,87 ± 0,75. La concentración promedio de 
DDT más DDE es de 7,08 ± 1,00. El porcentaje promedio de DDE de material 
derivado del DDT es de 55%. No hay diferencia significativa en la concentración 
de material almacenado como DDT y DDE en relación al sexo y edad. 

3.— Estos valores, encontrados por nosotros, son superiores a los de varios 
otros países (el Canadá, Francia, Alemania), en los cuales ya se ha prohibido o 
reglamentado y restringido por ley el uso de pesticidas organoclorados. 

~ 4.— En vista de estos antecedentes y por las comunicaciones alarmantes 
acerca de la contaminación mundial de la biosfera con pesticidas organoclorados 
y de las consecuencias catastróficas para el reino animal, en especial, para ciertas 
aves marinas carnívoras; y en vista del impacto del DDT sobre la patología hu- 
mana, recomendamos el uso prudente y restringido de estos insecticidas en el 
ambiente familiar. Más vale, elevar la conducta higiénico-preventiva de la po- 
blación con una educación sanitaria adecuada que usar pesticidas con conocida 
acción cito y neurotóxica sobre los organismos vertebrados. 

5.— Sin embargo, Chile como país en desarrollo necesita el uso de estos 
pesticidas en gran escala en la agricultura, para combatir el hambre y mejorar 
el rendimiento de las cosechas. No obstante, para un futuro próximo, es reco- 
mendable dirigir con mayor celo que hasta ahora, la investigación en la búsqueda 
de armas biológicas contra las pestes, reemplazando así los pesticidas tóxicos. 

(*) Prof. Titular Depto. de Patología Universidad de Concepción, Casilla 837, Concepción, Chile. 
(**) Sección de Toxicología, Escuela de Química y Farmacia, Universidad de Concepción, Chile. 

- 77 - 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

Abstract 

1 .— Stimulated by the world wide discussion about the conveníence or 
inconvenience of DDT, an organic chloride pesticide, we have investigated the 
contení of DDT and its major metabolite DDE in 72 samples of human abdo- 
minal wall subcutaneous fat tissue obtained during 1971 in the Department of 
Pathology, of the Medical School of the University of Concepción, Chile. 

2.— The individual valúes of DDT and its principal metabolite DDE 
fluctuate between 0,6 and 19,5 p.p.m. (parts per million). The average concen- 
tration of DDT is about 3,21 ± 0,45 and of DDE about 3,87 ± 0,75. The average 
concentration of both, DDT and DDE together, is about 7,0 ± 1,00. The average 
percentage of DDE alone between all materials derived from DDT reaches 55%. 
There does not exist any significant difference betv^reen the concentration of 
material stored as DDT and DDE with respect either to age or sex. 

3.— All the valúes we found, are higher than those of different other 
countries (Canadá, France, Germany); and justly in these countries the use of 
organic chloride pesticides has been prohibited or regulated and restricted by law. 

4.— In view of these facts and considering the alarming reports about 
world wide contamination of the biosphere with organic chloride pesticides and 
the catastrophical consecuences for animáis, specially some sea birds which eat 
íish, and in view of the impact of DDT on human health we recomand a prudent 
and limited use of this pesticide in all family households. It seems us to be much 
better to rise the higiene and preventive conduct of people by adecúate sanitary 
education than to use pesticides with known toxic action against cells and nervous 
tissue of the vertébrate organism. 

5.— We are conscious however, that Chile as a country in development 
needs pesticides in agriculture in great scale to fight hunger and to raise the 
output of crops. We recommend nevertheless that in the future the investigation 
and research should be directed much more than now in finding biological arms 
against the plagues and replace by this way the toxic pesticides. 



INTRODUCCIÓN 

La discusión universal sobre la conveniencia o inconveniencia 
del uso de DDT, insecticida organoclorado, nos ha motivado a realizar 
investigaciones acerca del contenido de DDT y su principal metabolito 
DDE, en tejido adiposo humano de fallecidos en la ciudad y provincia 
de Concepción. Los resultados son tan importantes que estimamos 
oportuno exponer en base a ellos, el candente problema de estos pes- 
ticidas. 

NUESTRAS INVESTIGACIONES 

Hemos investigado 72 muestras de tejido adiposo humano 
subcutáneo de la pared abdominal, obtenidas durante el año 1971 en 
el Departamento de Patología de la Escuela de Medicina de la Uni- 
versidad de Concepción por la técnica colorimétrica de Schechter- 
Haller. Los hallazgos fueron comunicados detalladamente en otra pu- 
blicación (Flores, Mayer, Schürmann, 1972), por lo cual nos limitamos 
a resumir los resultados: 



-78- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

1.— En la población de ciudad y provincia de Concepción los 
rangos individuales de DDT y su principal metabolito DDE oscilan 
entre 0,6 y 19,5 ppm- (partes por millón). 

2.— La concentración promedio de DDT es de 3,21 ± 0,45 y 
de DDE de 3,87 ± 0,75 p.p.m. La concentración promedio de DDT 
más DDE es de 7,08 ± 1,00. 

3.— El porcentaje promedio de DDE del total de material de- 
rivado del DDT es de 55%. 

4.— No hay diferencia significativa en la concentración de ma- 
terial almacenado como DDT y DDE en relación a sexo y edad. 

Los valores de DDT y su metabolito principal DDE, encontra- 
dos por nosotros en el tejido graso subcutáneo de la pared abdominal 
de fallecidos en la provincia de Concepción (Chile), presentan un 
promedio inferior al encontrado en los EE.UU. e Israel y superior a 
Canadá, Francia y Alemania. Sin embargo, llama fuertemente la aten- 
ción que precisamente estos últimos países han prohibido el uso de 
DDT totalmente o reglamentado y restringido su consumo por ley. 

La siguiente tabla, según trabajos efectuados en diversos países, 
señala la impregnación de insecticidas organoclorados en la población 
mundial (Durham et al., 1961; García et al., 1970; Hayes et al., 1958; 
Hoffmann et al., 1964; Mattson et al., 1953; Pearce et al., 1952; 
Quinby et al., 1965; Wassermann et al., 1965; Flores et al., 1972). 

Tabla I 

País Año Número de DDT DDE DDT + DDE % de 

muestras p.p.m. p.p.m. p.p.m. DDE 

Israel 63-64 254 8,5 10,7 19,2 56 

EE.UU. 61-63 282 2,9 7,4 10,3 72 



Chile 


71 


72 


3,21 


3,87 


7,08 


55 


Francia 


61 


10 


1,7 


3,5 


5,2 


67 


Canadá 


59-60 


62 


1,6 


3,3 


4,9 


67 


Alaska (EE.UU.) 


61 


20 


0,8 


2,2 


3,0 


73 


Alemania 


58-59 


60 


1,0 


1,3 


2,3 


57 



Concentración de DDT, DDE y DDT más DDE en p.p.m. (partes por millón) en la población de 
diferentes países. Se indica, además, el porcentaje del metabolito principal (DDE). 



DISCUSIÓN 

En las últimas décadas, el consumo de pesticidas organoclorados, 
en especial DDT, ha aumentado vertiginosamente en todo el orbe y 
también en Chile. Considerando su lenta degradación, se ha produ- 
cido una acumulación peligrosa en la biosfera y, por ende, en los seres 
humanos. Por la toxicidad del DDT, en especial sobre el sistema ner- 
vioso, existe un peligro latente de intoxicación crónica de la población. 

-79- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

Por otro lado, en los países en desarrollo como Chile, hay escasa 
instrucción sobre el peligro de similares pesticidas; tampoco existe 
una aplicación crítica y controlada de ellos; esto vale, en primer lugar, 
para los ambientes familiares como cocinas, comedores y dormitorios; 
se debe, en gran parte, a la propaganda interesada y unilateral de las 
empresas productoras y distribuidoras que miran al consumidor con 
fines exclusivamente lucrativos. 

Por otra parte, se ha comprobado recientemente en enfermos 
graves en estado de inanición que al movilizar sus reservas de tejido 
graso para obtener energía, también movilizan el DDT depositado en 
él, determinándose gxaves efectos laterales en el sistema nervioso y 
otros órganos, llegando muchas veces a daños irreversibles. En general, 
el diagnóstico de tales efectos es sumamente difícil porque se les con- 
funde con otros factores etiológicos como infecciones virales, acción 
de otras drogas o simplemente, como psicosis comunes. 

ANTECEDENTES HISTÓRICOS 

En 1953 Müller en Suiza, comienza a buscar insecticidas po- 
tenciales. Según él, un buen insecticida debería reunir las siguientes 
cualidades: 

1 .— Gran toxicidad para los insectos 

2.— Acción tóxica inmediata 

3.— Escasa o ninguna toxicidad para los mamíferos 

4.— Ningún efecto irritante y sólo discreto olor (ojalá agradable) 

5.-- Amplio espectro de acción 

6.— Acción estable de larga duración y buena estabilidad química 

7 — Bajo costo de producción y aplicación económica. 

Nos llama fuertemente la atención, que los postulados 3 y 4 
están en abierta contradicción con los postulados 1, 2, 5 y 6; lo que, 
aparentemente, haría difícil encontrar el insecticida ideal. 

No obstante, la sustancia que finalmente parece cumplir todos 
estos requisitos, es el DDT, insecticida organoclorado de contacto 
(1,1,1, Tri-cloro-2,2 bis p-cloro fenil-etano), sintetizado ya en 1873 por 
un estudiante austríaco de química con motivo de su memoria. 

El DDT se entrega, en seguida, a los EE.UU., y junto con los 
medicamentos 'Atebrin' y Tlasmochin' (Bayer) contra el paludismo, 
ayudaría a ganar la Segunda Guerra Mundial en el Pacífico contra 
los Japoneses. 

SINOPSIS DE LA BIBLIOGRAFÍA MAS IMPORTANTE SOBRE DDT 

Al término de la segunda conflagración mundial aparecen con 
ritmo acelerado, las publicaciones sobre el DDT con trabajos expe- 
rimentales, casuísticos y estadísticos, referentes a la detección del 

-80- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII. 1974. 

pesticida, sus efectos laterales y su propagación en la biosfera y el 
mundo animal, incluso el hombre. Revisando críticamente la litera- 
tura, se pueden distinguir 3 diferentes fases de investigación, según la 
época y los objetivos: 

La primera fase de investigación acerca del DDT empieza a 
continuación de la Segunda Guerra Mundial y termina alrededor del 
año 1952. Los principales trabajos están dirigidos a verificar efectos 
laterales del DDT en el hombre y encontrar DDT depositado en el 
cuerpo humano; (Biskind, 1951; Mattson et al., 1953; Pearce et al., 
1952; Roeder y Weiant, 1946). Ya en 1951 Biskind comprueba la 
gran toxicidad del DDT para el hombre y relaciona una serie de 
síntomas y enfermedades de apariencia epidémica con el DDT- Frente 
al Congreso de los EE.UU. en Washington, el autor propone la pro- 
hibición del DDT en la agricultura, horticultura e industria alimen- 
taria. Según él, el DDT y otros pesticidas organoclorados no cumplen 
el requisito N? 3 de MüUer: "escasa o ninguna toxicidad para los 
mamíferos". 

Empero, por la poderosa acción insecticida y por la progresiva 
erradicación del paludismo, el DDT alcanza gran prestigio y enorme 
consumo mundial. 

La segunda fase de investigación sobre el DDT dura de 1953 a 
1965 y se caracteriza por numerosos trabajos acerca de la acumulación 
de DDT y sus metabolitos en el cuerpo humano (Durham et al., 1961; 
Hayes et al., 1958; Hoffmann et al., 1965; Mattson et al., 1953; Quinby 
et al., 1965; Wassermann et al., 1965). Sin embargo, no se considera 
debidamente la toxicidad del pesticida frente a los organismos verte- 
brados y se le resta importancia en la patología humana. Este 'trend' 
se debe, seguramente, a las fuertes presiones socio-biológicas de aquella 
época: La necesidad imperiosa de mejorar el rendimiento agrícola para 
alimentar las nuevas masas humanas de la reciente explosión demo- 
gráfica; ésta debida a la erradicación del paludismo (por el mismo 
DDT) y de otras enfermedades infecciosas mediante los antibióticos y 
las nuevas vacunas. 

Por otro lado, también se debería a la defensa de sus intereses 
económicos por las grandes empresas productoras con su poderoso 
aparato de propaganda que apaga las voces críticas. En pocas palabras: 
en aquella época no estaba 'de moda' hablar de patología debida al 
DDT. 

La tercera fase de investigación sobre el DDT empieza más 
o menos en 1966 y se encuentra aún en plena evolución: se preocupa 
nuevamente de los efectos tóxicos del DDT sobre el ser humano y, 
especialmente, sobre la biosfera y el reino animal, desde que la con- 
taminación mundial con el DDT no se puede negar y cuando los 
efectos destructivos sobre la fauna mundial están plenamente com- 
probados. Los resultados de estas investigaciones son, a menudo, tan 

-81- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

alarmantes, que algunos gobiernos han restringido e, incluso, prohi- 
bido el uso del DDT. 

Por otra parte, destacados científicos subrayan que la humani- 
dad, actualmente, no puede renunciar a los pesticidas si no se quiere 
morir de hambre; por tal razón, debería aceptarse cierta contamina- 
ción con pesticidas como un mal menor (Astolfi, 1966; O Brien, 1967; 
Dawid, 1971; Davies et al-, 1969; Fent, 1971; Holden y Marsden, 1967; 
Stepanow, 1971; Wurster y Wingate, 1968). Últimamente, la infor- 
mación sobre los efectos laterales de los pesticidas ha saltado los cercos 
convencionales de la comunicación y se difunde ampliamente a los 
pueblos mediante la prensa y otros medios de información. 

Fent (1971) hace un importante resumen que esclarece en parte 
el problema: Los mares, actualmente, están cubiertos en numerosos 
lugares por una fina capa de petróleo. En ella suelen acumularse 
materias tóxicas. Se sabe, hoy en día, que el DDT llevado por las 
lluvias y los vientos desde su lugar de aplicación al mar donde se 
encuentra la cubierta de aceites, es absorbido en una relación de 3 
millones partes de DDT en el petróleo por una sola parte de agua. 
Mediante aerosoles estallidos, este mismo DDT se reintegra a la 
atmósfera y puede llegar hasta lugares muy distantes de su aplicación. 

COMENTARIO 

Las publicaciones científicas de los últimos años sobre la con- 
taminación global de la biosfera con DDT y otros pesticidas señalan 
consecuencias desastrosas para el reino animal. En especial, ciertas 
aves marinas, prevalentemente carnívoras, están en vías de exterminio. 
Estas aves representan, igual que el hombre, el último eslabón de la 
cadena alimentaria (plancton, peces pequeños, peces predadores, aves 
carnívoras), en las cuales se ha observado una fuerte acumulación de 
DDT en los órganos. Por ejemplo, las cascaras de los huevos de algunas 
de estas especies, contenían hasta 2.500 p.p.m. de DDE. Sabemos, re- 
cientemente, que el DDT y DDE inhiben la carbohidrasa, enzima res- 
ponsable del transporte y la incorporación de calcio a las cascaras. A 
causa de este proceso patológico, los huevos se quiebran durante el 
empollamiento, produciéndose así la extinción de estas especies (Da- 
wid, 1971; Wurster y Wingate, 1968). 

En relación a la patología humana, el DDT se encuentra en 
el banquillo de los acusados, inculpado de provocar mutaciones gené- 
ticas, malformaciones e, incluso, cáncer. También se ha observado 
una nueva forma de hepatitis crónica sin origen viral o alcohólico, 
cuyo agente sospechoso sería el DDT. Parece razonable discutir, por 
su efecto inhibidor sobre el metabolismo del calcio en la cascara del 
huevo, posibles perturbaciones de los procesos de osificación humana 
durante el desarrollo; a este respecto llama fuertemente la atención 

-82- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

la mayor incidencia de las caries dentales que, hoy en día, muestran 
en la infancia un aumento explosivo, no conocido antes de la Se- 
gunda Guerra Mundial. A pesar que las causas de la caries infantil 
todavía no están establecidas, suponemos que participe en su génesis el 
DDT, inhibiendo la normal incorporación de calcio durante la odonto- 
génesis. 

Por todas estas razones proponemos manejar el DDT y otros 
pesticidas organoclorados con cautela, a lo menos, en ambientes pe- 
queños y medianos como el hogar familiar. De ninguna manera deben 
ser inundados los alimentos, comedores, cocinas y dormitorios con estos 
pesticidas de conocida acción cito y neurotóxica. 

Por propia experiencia sabemos, que los métodos convenciona- 
les de la lucha contra los insectos dañinos, representan todavía armas 
eficaces. Ellas son, por ejemplo, la pintura azul en cocinas, dependen- 
cias y establos; las rejas contra insectos en ventanas y puertas y, final- 
mente, el matamoscas; y toda conducta higiénica de una persona 
bien educada. Con estas armas se puede exterminar, en poco tiempo, 
casi todo insecto molesto en un ambiente pequeño y cerrado. Sin 
embargo, no tiene sentido combatir las hormigas en la casa. Ellas 
tienen una excelente organización social, y su exterminio es ilusorio. 
Aún más, eliminan y neutralizan ellas, en forma óptima, cualquier 
material orgánico. Por último, producen sustancias antibióticas en su 
defensa propia igual que las abejas. Se ha señalado que los cazadores 
de un vigoroso pueblo de hormigas silvestres (Fórmica polyctena 
Fcerst.) son capaces de matar al día 100.000 insectos dañinos. En los 
Alpes italianos, por ejemplo, se han contado un millón de nidos de 
estas hormigas. Todas ellas exterminan durante unos 200 días del año 
la increíble cantidad de 14 millones kilogramos de insectos dañinos. 

Todavía más, en nuestras casas existe una poderosa arma bio- 
lógica, representada por las arañas que se instalan en las paredes ex- 
ternas e internas. Ellas mantienen a otros insectos en límites sopor- 
tables. Se trata de la araña de los rincones (Loxosceles laeta). Tiene, 
sin embargo, un inconveniente: al sentirse agredida, clava sus que- 
líceros e inocula una secreción venenosa- La mordedura puede dejar 
una úlcera de lenta cicatrización (30 a 50 días). En la provincia de 
Concepción no son frecuentes las mordeduras de esta araña a dife- 
rencia de la zona central y Santiago. Con el DDT en casa, precisa- 
mente, son eliminadas estas arañas y con ellas, una buena arma bio- 
lógica. Es más, las moscas y otros insectos dañinos suelen desarrollar 
muy luego resistencia contra los insecticidas, pero nunca contra la 
pintura azul, las rejas y un arma tan contundente como el matamoscas. 
En el presente, en los países en desarrollo, como Chile, se ne- 
cesitan los pesticidas en gran escala, sobre todo en la agricultura para 
aumentar las cosechas. Por esto hay que admitir cierta contaminación 
de la biosfera y la comunidad como un mal menor que el hambre. 

-83- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 



No obstante, es recomendable para un futuro próximo, dirigir con 
mayor celo que hasta ahora, la investigación a la búsqueda de armas 
biológicas contra las pestes, reemplazando así los pesticidas tóxicos. 



bibliografía 



Astolfi, E. A. N. 1966. Formas Actuales de Intoxicaciones. Cursos de Actualización 

Médica. Folleto N9 1. Editorial de Buenos Aires, p. 48. 
Biskind, M. S. 1951. Statement on Clinical Intoxications from DDT and other 

Insecticides. J. Insur. Med. 6:5. 
O'Brien, R. D. 1967. Insecticidas, Action and Metabolism. Academic Press. New 

York and London. p. 291. 
Dawid, W. 1971. Wie wirkt DDT auf Eierschalen? Kosmos. p. 241. 
Davies, J. E.; W. F. Edmunsen; C. H. Cárter; A. Barquet. 1969. Effect of Anti- 

convulsant Drugs on Dicophane (DDT) Residues in Man. Lancet. 7610:7. 
Durham, W. F.; J. F. Armstrong; W. M. Upholt; C. Heller. 1961. Insecticide Con- 

tent of Diet and Body Fat of Alaskan Natives. Science. 134:1880. 
Fent, P. 1971. Das Meer ais Riesenspray. Dtsch. Forsch. Dienst. 18/2:6. 
Flores, A.; H. Mayer; R. Schürmann. 1972. Insecticidas en Tejido Graso Humano. 

Medicina, Bol. Esc. Med. Concepción /Chile. 1:133. 
García, J. C; M. Besteiro; E. N. Lanucara. 1970. DDT y DDE en Grasa Humana 

en la República Argentina. Bol. Secc. Plaguic. 2:1. 
Hayes, W. J.; G. E. Quinby; K. C. Walter; J. W. Elliot; W. M. Upholt. 1958. Storage 

of DDT and DDE in People with Different Degrees of Exposure to DDT. Arch. 

Ind. Health. 18/5:398. 
Hoffmann, W. S.; W. I. Fischbein; M. B. Andelman. 1964. The Pesticide Content 

of Human Fat Tissue. Arch. Envir. Health. 9/3:387. 
Holden, A. R.; K. M. Marsden. 1967. Organochloride Pesticides in Seáis. Nature. 

216:1274. 
Mattson, A. M.; J. Y. Spillane; C. Baker; G. W. Pearce. 1953. Determination of 

DDT and Related Substances in Human Fat. Anal. Chem. 25:1065. 
Müller, P. H. 1964. Dichloro-diphenyl-trichloroethane and newer insecticides. No- 
bel Lecture, December 11, 1948. Nobel Lectures in Physiology and Medicine 

1942-1962. Elsevier Publishing Company (Amsterdam, London, New York). 

p. 227. 
Pearce, G.W.; A. M. Mattson; W. J. Hayes Jr. 1952. Examination of Human Fat 

for the Presence of DDT. Science. 116:254. 
Quinby, G. E.; W. J. Hayes Jr.; J. F. Armstrong; F. F. Durham. 1965. DDT Storage 

in the U.S. Population. J.A.M.A. 191:175. 
Roeder, K. D.; E. A. Weiant. 1946. The Side of Action of DDT in the Cockroach. 

Science 103:304. 
Stepanow, W. 1971. Globaler Energie und Stoffaustausch. Ideen des Exakten 

Wissens. 2:119. 
Wassermann, M.; D. Wassermann; L. Zellenmayer. 1965. DDT and DDE in the 

Body of People in Israel. Arch. Envir. Health. 11:375. 
Wurster, Ch. F.; D. B. Wingate. 1968. DDT Residues and Declining Reproduction 

in the Bermuda Petrel. Science. 159:979, 



-84- 



BOL. SOC. BIOL. DE CONCEPCIÓN, TOMO XLVIII, pp. 85-89, 1974 



LOS ACUARIOS DE CALETA LEANDRO 

POR 

GONZALO M. TOBELLA (*) 



Resumen 
Se describe el sistema de acuarios de la Estación de Biología Marina de 
Caleta Leandro, Universidad de Concepción, Concepción, Chile, que consiste en 
un circuito de agua de mar abierto, con 27 acuarios y una capacidad útil total 
de 6.248 1. 

Abstract 

The aquaria system of the Station of Marine Biology of Caleta Leandro, 
Universidad de Concepción, Concepción, Chile, which consist in an open circuit 
of sea water with 27 aquaria and a total useful capacity of 6.248 1 is described. 



INTRODUCCIÓN 

El Departamento de Biología Marina y Oceanografía del Ins- 
tituto de Biología de la Universidad de Concepción, dispone en 
Caleta Leandro, Península de Tumbes, de un sistema de acuarios de 
agua de mar destinado a docencia, investigación y difusión. 

Considerando que estos acuarios representan uno de los pocos 
sistemas de agua de mar abierto en el país y, además, que han sido 
y siguen siendo utilizados para desarrollar diversos proyectos de in- 
vestigación, el autor ha creído útil publicar el presente trabajo. Como 
antecedente sólo existe un esquema del circuito (Cea, 1973:7). 

DESCRIPCIÓN DEL SISTEMA DE ACUARIOS 

Caleta Leandro está ubicada en la costa este de la Península de 
Tumbes, Talcahuano, provincia de Concepción. Su situación: Lat. 
36038'36" S; Long. 73O05'24" W. Las aguas que la bañan son las de 
la Bahía de Concepción. 

(•) Depto. de Biología Marina y Oceanografía, Instituto de Biología. Universidad de Concepción. 

-85- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

La bomba extractora de agua de mar está ubicada en el extremo 
de un muelle de estructura metálica de 46 m de largo por 2,2 m de 
ancho, a una altura sobre el nivel medio del mar de 1,8 m en las 
pleas de sicigias. Se trata de una bomba de bronce rotativa de 2%" 
de entrada y 2" de salida, accionada por un motor eléctrico de 10 HP 
y 2850 RPM. 

El estanque se encuentra a 65 m de la bomba y a 97 m de la 
sala de acuarios. La altura de su base sobre la bomba y sobre el piso 
de la sala de acuarios es de 12 y 8 m, respectivamente. Es de concreto 
armado, de base rectangular de 5 X 4,5 m y de 2 m de altura, capa- 
cidad total de 45.000 1 y capacidad útil de 33.750 1. Está cubierta por 
un doble techo de pizarreño. El agua para los acuarios sale por un 
desagüe de 2" ubicado a 30 cm del fondo- Existe otro desagüe de 4" 
para drenaje y limpieza. 

La sala de acuarios mide 10 X 9,4 m y ocupa la parte posterior 
de un galón de estructura metálica forrado exterior e interiormente 
por madera. Posee doble techo a fin de conseguir aislamiento térmico 
y está separada del resto del galpón por malla de alambre. Tiene piso 
de cemento cubierto, en parte, por enjaretado de madera, dos mesones 



T^ 



AGUA DE MAR 



W 



BANDEJA 



BANDEJA BANDEJA 



ACUARIOS 
DE VIDRIO 



ACUARIOS METÁLICOS 




lEim 



ENJARETADO DE 
MADERA 



I 



Üí^ 



GALPÓN 



lEZUZOEZlEZJ 



SALA DE 
ACUARIOS 



AL ESTANQUE 
AGUA DE MAR 



lAWOPlO- 1> •[ 



MESÓN 




1 



METROS 
1 2 



-86- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

de trabajo, estantería, dos lavatorios con agua dulce, enchufes eléc- 
tricos y un ventanal fijo a cada lado. La iluminación articifial la dan 
tres corridas de tubos fluorescentes colgantes del techo, con un total 
de 18 tubos de 40 watt cada uno. El piso tiene una pequeña inclina- 
ción para que escurra el agua, que cae sobre una canaleta que surca 
el frente. 

Existen cuatro tipos de acuarios en la sala, con las medidas in- 
teriores que se indican: 2 pozas empotradas en el piso, con fondo y 
paredes de cemento, de 740 X 95 X 25 cm y 800 X 105 X 35 cm, 
respectivamente; 3 bandejas de poliester de 250 X 90 X 20 cm; 10 
acuarios metálicos con una cara de vidrio de 96 X 42 cm de base, de 
los cuales 8 tienen 46 cm de altura y 2 tienen 26 cm de altura; y 12 
acuarios de vidrio de 29 X 15 X 15 cm. Los acuarios metálicos y de 
vidrio descansan sobre una estructura de madera de 107 cm de altura 
desde el piso, construida sobre una de las pozas; las bandejas, alineadas, 
sobre una estructura similar en la otra poza. Los acuarios disponen de 
un rebalse que perfora el fondo en todos los casos, a excepción de los 
pequeños de vidrio, a fin de permitir la circulación del agua. La altura 
del rebalse es un poco menor que la del acuario, de modo que la 
capacidad efectiva o útil se reduce un tanto (Cuadro I). 

El circuito es abierto. El agua de mar que extrae la bomba 
pasa directamente al estanque. De éste a los acuarios de metal, vidrio 
y poliester y de ellos, por rebalse, a las pozas empotradas en el piso. 
De las pozas, también por rebalse, a los desagües que comunican con 
una canaleta que corre por el costado externo del galpón y que de^ 
semboca en la playa. Las cañerías que unen los distintos alementoi 
del sistema son de polietileno, a excepción de la que une el chupador 
con la bomba, que es de goma flexible, y algunos tramos de vidrio 
que llegan a/o salen de los acuarios más pequeños. Las válvulas que 
dan directamente a los acuarios y que se usan para controlar en cierta 
medida el flujo, son de plástico; el resto, todas de mayor diámetro, 
de bronce. 

Normalmente el estanque se llena dos veces al día- Con fre- 
cuencia es necesario esperar momentos de marea apropiados en los 
cuales se constata poca acumulación de algas, detritus, etc., en las 
cercanías del chupador. El tiempo de llenado es de ca 1 h. 50 min. Co- 
mo el estanque se vuelve a llenar antes de que se vacíe totalmente y 
suponiendo un llenado, en cada ocasión, de 30.000 1, concluimos que 
la bomba extrae 16.390 1/h. La capacidad útil total de los acuarios 
es de 6.248 1 (Cuadro I) y por ellos pasan 60.000 1 de agua en 24 h., 
lo que equivale a un flujo continuo de salida del estanque de casi 
42 1/min. Este flujo se distribuye sólo entre los acuarios de vidrio, 
poliester y metal, ya que las pozas no reciben flujo directo. Cada una 
de las bandejas y acuarios metálicos reciben alrededor de 2,8 1/min; 
los acuarios de vidrio, 0,47 1/min; las pozas, por rebalse, 8,4 y 
33,6 1/min, respectivamente. 

-87- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 



FUNDO PETTINELl 




estación experimental 
biología marina 

( Caleta Leandro ) 



-88- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

Cada cierto tiempo, aproximadamente cada mes, es necesario 
limpiar los conductos, especialmente en el trecho estanque-acuarios, 
debido a la acumulación de organismos vivos y/o muertos, fango y 
otros elementos, de preferencia en "codos", válvulas y "tes". Para ello 
se recurre a aire a presión y, si es necesario, varillas de madera y 
alambre. 

El circuito carece de instrumental para controlar las propie- 
dades físicas y químicas del agua, a excepción de un termógrafo con 
el elemento sensible sumergido en una de las pozas. 

Los acuarios de Caleta Leandro se encuentran, desde hace 
10 años, en uso permanente, constituyendo un valioso elemento de 
docencia e investigación. 

AGRADECIMIENTOS 

El autor agradece la desinteresada colaboración prestada por 
las señoritas María Teresa López y Olga Aracena y los señores Li- 
sandro Chuecas y Enrique Bay-Schmith, en la preparación de este 
trabajo- 
Cuadro I.— Medidas y Capacidades de los acuarios de Caleta Leandro. 



Tipo de 


Medidas 


Capacidad 


Capacidad 


Capacidad 


Número de 


acuarios 


int. cm 


útil 1 


máx. 1 


útil 


total 


acuarios 


Poza 


740 X 95 X 25 


1757,5 


1617,0 


1 




1617,0 




800 X 105 X 35 


2940,0 


2100,0 


1 




2100,0 


Bandejas 


250 X 90 X 20 


450,0 


337,5 


3 




1012,5 


Metal 


96 X 42 X 46 


186,0 


161,3 


8 




1290,4 




96 X 42 X 26 


105,0 


80,6 


9 




161,2 


Vidrio 


29 X 15 X 15 


6,5 


5,6 


12 




67,2 


Totales 








27 




6248,3 1 



bibliografía 

Cea C, Guido. 1973. Biología del Piure (Pyura chilensis Molina 1782, Chordata, 
Tunicata, Ascidiacea). Cayana Zoo. 28, 40 p. 17 figs. 



-89 



BOL. SOC. BIOL. DE CONCEPCIÓN, TOMO XLVIII, pp. 91-97, 1974 



DOS ESPECIES DE NOLANA (NOLANACEAE) NUEVAS 

PARA CHILE 

POR 

CLODOMIRO MARTICORENA (*) y MAX QUEZADA (*) 



Resumen 

Se describe una nueva especie de Nolana (Nolanaceae) para Chile: Nolana 
rhombifolia Marticorena et Quezada nov. sp. Se incluye además Nolana lycioides 
Johnst., conocida hasta ahora para el sur de Perú, como nuevo integrante de la 
flora chilena. Ambas especies son componentes de la vegetación precordillerana 
del Depto. de Arica, Prov. Tarapacá. 

Abstract 

A new species o£ Nolana (Nolanaceae) to Chile, Nolana rhombifolia Mar- 
ticorena et Quezada nov. sp. is described. Nolana lycioides Johnst. until now 
known only from South Perú is also included as a new component of the chilean 
flora. Both species form part of the pre-andean vegetation of the Dept. of Arica, 
Prov. Tarapacá. 



NOLANA RHOMBIFOLIA nov. sp. 

Herba annua, erecta, a medio vel aliquantulum superius 
ramosa a medio vel aliquantulum superius ramosa, 20-30 cm 
altus, glandulosa puberula. Pili 0.3-0.5 mm longi. Radix única, 
6.5-7.0 cm longa. Caulis fistulosus, teres 2.5-3.5 mm diámetro. Rami 
pauci, ascendentes, 0.8-1.3 mm diámetro, infimi 7.5-9.5 cm longi, basi 
plerumque bractea lineari instructa, superiori 4.5-6.0 cm longi, apici 
conferti. Internodia 1.2-4.0 cm longa. Folia petiolata plus minusve 
succulenta rhombica vel lanceolata, ápice vix obtuso. Lamina 6,0- 
18.0 mm longa, 2.0-10.0 mm lata. Petiolus 2.0-12.0 mm longus, 0.3-7 
mm diámetro. Flores subsessiles, pedicelli usque ad 1.0 mm longi. 
Calyx campanulatus glanduloso-purebulus 4.9-5.8 mm longus, 1.2- 
2.0 mm diámetro, tubus 1.5-2.2 mm longus, 5-lobatus; lobuli ascen- 

(*) Departamento de Botánica, Universidad de Concepción. 

-91- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

dentes lineares, acuti, basi 0.7-1.0 mm lati, longi inaequales, majores 
usque ad 5.0 mm longi, minores usque ad 3.5 mm longi. Corolla 
lilacina, infundibuliformis 18.0-24.0 mm longa, 9.0-11.0 mm lata, ex- 
terius pilis glandulosis sparsis obtecta, intus glabra, praeter insertionem 
staminum; leviter lobata, lobuli 5, triangulares. Stamina inaequalia, 
tubo juncta dimidio suae longitudinis, 2 majora 13.0-18.5 mm longa, 
3 minora 9.8-10.5 mm longa. Stylus 6.5-10.5 mm longus. Receptaculum 
0.8-1.7 mm diámetro. Nuculae 5, uniseriatae, piriformes, nigrae, opa- 
cae, 1.4-1.5 mm diámetro. 

Hierba anual, erecta, ramosa desde el medio o algo más arriba, 
de 20 a 30 cm de altura, glandulosa pubérula, pelos de 0.3 a 0.5 mm 
de largo. Raíz única de 6.5 a 7.0 cm de largo. Tallo fistuloso, cilin- 
drico de 2.5 a 3.5 mm de diámetro. Ramas ascendentes, pocas, de 0.8 
a 1.3 mm de diámetro, las inferiores de 7.5 a 9.5 cm de largo, gene- 
ralmente provistas de una bráctea linear en la base, las superiores 
de 4.5 a 6.0 cm de largo, aglomeradas hacia el extremo superior de 
la planta. Internodios de 1.2 a 4.0 cm de largo. Hojas pecioladas más 
o menos suculentas, romboideas o lanceoladas con el ápice ligeramente 
obtuso. Lámina de 6.0 a 18.0 mm de largo por 2.0 a 10.0 mm de ancho, 
pecíolo de 2.0 a 12.0 mm de largo por 0.3 a 0.7 mm de diámetro. 
Flores subsésiles, pedicelos de hasta 1.0 mm de largo. Cáliz acampa- 
nado, glanduloso pubescente de 4.9 a 5.8 mm de largo por 1.2 a 
2.0 mm de diámetro, tubo de 1.5 a 2.2 mm de largo, 5 lobulado; 
lóbulos ascendentes, lineares, agudos, de 0.7 a 1.0 mm de ancho en 
la base, de largo desigual, los mayores de hasta 5.0 mm de largo, los 
menores de hasta 3.5 mm de largo. Corola blanco-violácea, infundi- 
buliforme de 18.0 a 24.0 mm de largo por 9.0 a 11.0 mm de ancho, 
por fuera con pelos glandulosos esparcidos, glabra por dentro, excepto 
en la inserción de los estambres, ligeramente lobulada; lóbulos 5, 
triangulares. Estambres desiguales, unidos al tubo la mitad de su lon- 
gitud, 2 mayores de 13.0 a 18.5 mm de largo y 3 menores de 9.8 a 
10.5 mm de largo. Estilo de 6.5 a 10.5 mm de largo. Receptáculo de 
0.8 a 1.7 mm de diámetro. Núculas 5, uniseriadas, piriformes, negras, 
opacas, de 1.4 a 1.5 mm de diámetro. 

DISTRIBUCIÓN GEOGRÁFICA. 

Conocida solamente de la localidad del tipo, donde crece aso- 
ciada a Philippiamra amarantoides (Phil.) O.K., Senecio ctenophyllus 
Phil., Franseria meyeniana Sch. Bip., Fagonia chilensis H. et A. var. 
áspera (Gay) Johnst., Salpiglossis chilensis (Clos) Wettst. y Trichocline 
caulescens Phil. 

MATERIAL ESTUDIADO. 

Chile. Prov. de Tarapacá. Depto. Arica. Camino al Portezuelo 
de Chapiquiña. Quebrada Cardones, frente al Cordón de Huanune. 

-92- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 



1850 m s.m. (18928'S-69950'W). Leg. Ricardi, Marticorena y Matthei 
37. 24-III-1961 (Typus, CONC); Camino de Poconchile a Zapahuira, 
frente a los cerros de Huanune. 1900 m s.m. Leg. Ricardi, Weldt y 
Quezada 50. 3-V-1972 (CONC). 




Nolana rhombifolia Marticorena et Quezada: 1, planta, x 0.6; 2, flor, x 1.2; 

3, cáliz entero y extendido, x 4.5; 4, corola, x 4.5; 5, receptáculo y gineceo, x 15; 

6, núculas, x 15. (Ricardi, Marticorena y Matthei 37). 

-93- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 



OBSERVACIONES. 



Por su hábito y características morfológicas N. rhombifolia 
nov. sp. presenta afinidad con N. pearcei Johnst. y N. aplocarioides 
(Gaud.) Johnst. de la que se diferencia especialmente por la forma 
de las hojas, y con N. weherhaueri Johnst. con la que parece presentar 
la mayor afinidad, pero se diferencia por sus flores casi sésiles y el 
tamaño de la corola. 



NO LAN A LYCIOIDES Johnst. 

I. M. Johnston, Proc. Amer. Acad. Arts 71(1):58, 1936; Contr. Gray 
Herb. 112:58, 1936. 

R. Ferreyra, Mem. Mus. Hist. Nat. "Javier Prado" 12:34, lám. 5, b, 
1961. 

Arbusto laxamente ramoso de 30 a 80 cm de altura, densa- 
mente estipitado-glanduloso. Raíz simple. Tallo erguido con ramas 
delgadas, a su vez ramificadas, ascendentes y abiertas. Hojas lineales 
semisuculentas, hirsuto-glandulosas, sésiles, dispuestas en fascículos 
alternos más densos hacia el extremo de las ramas, de 5.0 a 8.5 mm de 
largo por 0.5 a 0.9 mm de ancho; margen revoluto, ápice redondeado. 
Flores subsésiles con pedicelos de 0.3 a 0.5 mm de largo. Cáliz acam- 
panado, de 4.0 a 5.0 mm de largo por 2.5 a 2.8 mm de ancho, larga- 
mente hirsuto-glanduloso por fuera con pelos de 0.4 a 1.0 mm de largo, 
corta y esparcidamente hirsuto por dentro; tubo de 2.4 a 3.0 mm de 
largo por 1.8 a 2.0 mm de diámetro; lóbulos ascendentes, triangulares, 
acuminados. Corola azul-violácea, infundibuliforme, de 13.0 a 15.0 mm 
de largo por 8.8 a 9.0 mm de diámetro en la parte superior, escasa- 
mente glandulosa por fuera, glandulosa-pubérula por dentro desde la 
inserción de los estambres hacia abajo, 5-lobulada; lóbulos obtusos, 
triangulares, de 2.0 a 3.0 mm de largo por 2.9 a 3.0 mm de ancho en 
la base. Estambres desiguales unidos al tubo; 2 mayores de 9.9 a 
10.5 mm de largo, 3 menores de 8.0 a 8.5 mm de largo. Estilo de 8.2 
a 9.6 mm de largo. Núculas 5, uniseriadas, globosas, desiguales, pardo 
negruzcas, semibrillantes, arrugadas, de 1.0 a 1.6 mm de diámetro. 

DISTRIBUCIÓN GEOGRÁFICA. 

Esta especie que debe agregarse como componente de la Flora 
Chilena, crece en Perú en la región de las lomas de los Departamentos 
de Arequipa, Moquehua y Tacna entre los 300 y 800 m de altitud, 
ampliando ahora su distribución hasta el Departamento de Arica 
donde vegeta en los 2100 m s.m. En esta región crece asociada con 
Lycopersicon peruvianum (L.) Mili. var. dentatum Dun., Philippiamra 
fastigiata (Phil.) O.K., Acantholippia deserticola (Phil.) Mold., etc.. 

-94- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 



MATERIAL ESTUDIADO. 

Chile. Prov. de Tarapacá. Depto. de Arica. Quebrada Honda. 
2100 m s.m. (18919'S-69953'W). Leg. M. Ricardi 3360. 16-IX-1955 

(CONC). 




Nolana lycioides Johnst.: 7, rama, x 0.7; 8, cáliz entero y extendido, x 7; 9, corola, 
X 4.5; 10, receptáculo y gineceo, x 17; 11, núculas, x 17. (Ricardi 3360). 



-95- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

morfología de los granos de polen 

Para la observación de los granos de polen, se les preparó me- 
diante la técnica de acetolisis de Erdtman (1960; la observación de la 
exina se hizo en cortes de 0.5 ^ de grosor, preparados según la técnica 
de Leins (1968). 

NOLANA RHOMBIFOLIA. 

Granos de polen 3-colporados a 3-colporoidados, subprolatos 
a esferoidal prolatos (37-45 X 34-37 /x). Apocolpios de 6-7 ¡x de diá- 
metro. Colpos de 29-38 X 1-2 ¡j-, con los márgenes finamente irregu- 
lares, granulosos, y los extremos redondeados a agudos, bordeados 
internamente por un engrosamiento interrumpido en los ora. Mem- 
brana colpal cubierta de procesos sexinosos granulosos. Ora lalongados, 
de 2-5 X 8-12 /i, muy débilmente delimitados y de difícil observación. 
Mesocolpios de 28-31 ¡i de ancho. Amb m/m circular. 




Nolana rhombifolia Marticorena et Quezada: 12, palinograma; 13, corte de la 

exina. 

Nolana lycioides Johnst.: 14, corte de la exina. 



96- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

Exina pertectada, de hasta 1 .5 ju de grosor. Tectum fina y débil- 
mente estriado, con estrías dispuestas de polo a polo, m/m anastomo- 
sadas entre sí por sus extremos; en los polos y región parapolar dis- 
puestas en forma m/m desordenada. En corte, el tectum aparece for- 
mado por la fusión de los cápita de los báculos del infratectum. 
Infratectum densa y finamente baculado, de hasta 0.4 /x de grosor. 
Nexina de 0.4 ¡i de grosor. 

MATERIAL ESTUDIADO. Ricardi, Marticorena y Matthei 37. 

NOLANA LYCIOIDES. 

3-colporados a 3-colporoidados, prolatos a esferoidal prolatos 
(31-37 X 27-32 ¡j). Apocolpios de m/m 5 ju, de diámetro. Colpos de 
26-32 X I [x, con margen finamente irregular, engrosados interna- 
mente; extremos colpales redondeados. Membrana colpal con procesos 
sexinosos granulosos. Ora lalongados, de 1-1.5 ¡x, débilmente delimi- 
tados. Mesocolpios de 23-28 ¡x de ancho. Amb m/m circular. 

Exina semejante a la de N. rhomhifolia, ligeramente más delgada. 
MATERIAL ESTUDIADO. Ricardi 3360. 

AGRADECIMIENTOS 

Agradecemos al Prof. Amadeo Luco del Departamento de Es- 
pañol del Instituto de Lenguas de la Universidad de Concepción, por 
la revisión de la diagnosis latina. 



bibliografía 

Erdtman, G. 1960. The acetolysis method. A revised description. Sv. Bot. Tidsk. 

54(4): 56 1-564. 
Leins, P. 1968. Eine einfache Methode zur Herstellung von Schnitten durch 

azetolysierte Pollenkoerner. Grana Palynol. 8(2-3): 252-254. 



-97- 



BOL. SOC. BIOL. DE CONCEPCIÓN, TOMO XLVIII, pp. 99-108, 1974 



COMPUESTAS NUEVAS O INTERESANTES PARA CHILE 



POR 



CLODOMIRO MARTICORENA (*) y MAX QUEZADA (*) 



Resumen 

Se describen dos nuevas especies de Compuestas para la flora de Chile: 
Senecio ricardii nov. sp. y Chaetanthera aymarae nov. sp. Se propone el nuevo 
nombre Senecio zoellneri nov. nom. para Culcitium albifolium Zoellner (non DC.) 
y se cita por primera vez para Chile a Senecio candolii Wedd. Se incluyen lá- 
minas originales. 

Abstract 

Two new species of Compositae to the cliilean flora, are described: 
Senecio ricardii nov. sp. and Chaetanthera aymarae nov. sp. The new ñame 
Senecio zoellneri nom. nov. is proposed for Culcitium albifolium Zoellner (non 
DC), and Senecio candollii Wedd. is cited for the flrst time for Chile. Original 
plates are included. 



SENECIO RICARDII nov. sp. 

Suffrutex 30-40 cm altus, ramosissimus, fuscus, erectus; Caules 
ascendentes 3-4.5 mm crassi, dense foliosi, costati, glanduloso-pubes- 
centes et effuse lanati praecipue in partibus nuperis. Folia sessilia, 
alterna, oblanceolato-linearia, basi leviter dilatata breviter decurren- 
tiaque, ápice acuta, margine revoluta integerrima vel 1-3 (-4) dentata, 
utrinque dense hirsuto-glandulosa laxeque lanata, 35-55 mm longa, 
3-4.8 mm lata. Capitula radiata, laxe cymoso-corymbosa; pediculi 12- 
30 mm longi, cum 1-3 (-5) bracteis linearibus 3.5-8 mm longis muniti. 
Involucrum campanulatum, calyculatum, 9.7-10 mm altum, 7.8-9 mm 
crassum, brevisquam disci flores; bracteolae calyculi lineares acutae, 
3.5-5 mm longae, 0.8 mm latae; bracteae involucri 18-21, oblongo- 
lineares vel lineares, margine integro hyalino, ápice acutae penicilla- 

(*) Departamento de Botánica, Universidad de Concepción. 

-99- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974.. 




Senecio ncardit Marticorena et Quezada: 1, rama, x 0.6; 2, capítulo x 2; 3 flor 
marañal, x 5.5; 4, flor del disco, x 5.5; 5, ^^¡-^l^\}^.^^''''^' ^ ''' '' ""'^' 
X 13; 7, antera, x 9. (Ricardi, Marticorena y Matthei 1578). 

taeque, dorso dense granulato-glandulosae, fuscae^ ^Z'^Tt'J^Z 
phi marginales 8-11, feminei, ligulati, tubulo glabro 3.5-4.1 mm longo 
et ligóla late elliptica 4.5-5.5 mm longa, 2.2-2.5 mm lata 5-nerva a 
ápice breviter tridentata. Flores disci 45-55, hermaphrod.ti, coroila 

-100- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

tubulosa 7-8 mm longa, ápice 5-dentata, dentibus deltoides leviter 
cucullatis 0.6-0.8 mm longis. Stamina cum antheris 3.5-3.8 mm longis, 
0.3 mm latis. Stylus 9-10 mm longus; styli ramuli lineares et in di- 
versum vergens 1.1-1.3 mm longi ápice truncati et pilis brevibus coro- 
nulati. Achaenia cylindracea, costata, dense papilloso-pubescentes, 2,5- 
3 mm longi. Pappus albus 6.8-7.1 mm longus. 

Subarbusto de 30 a 40 cm de altura, erecto, muy ramoso, de 
color verdoso. Tallos ascendentes de 3.0 a 4.5 mm de diámetro, den- 
samente hojosos; costados, glanduloso-pubescentes y esparcidamente 
lanosos especialmente en las partes nuevas. Hojas sésiles, alternas,, 
oblanceoladas, lineales, ligeramente ensanchadas en la base y corta- 
mente decurrentes, agudas en el ápice, enteras o con 1 a 3 (4) dientes 
gruesos en el margen revoluto, densamente glandulosas y laxamente 
lanosas en ambas caras, de 35 a 55 mm de longitud por 3.0 a 4.8 mm 
de ancho. Capítulos radiados dispuestos en cimas corimbiformes laxas. 
Pedicelos de 12 a 30 mm de largo con 1 a 3 (5) brácteas lineales de 
3.5 a 8.0 mm de largo. Calículo de 6 a 8 bracteolas lineales agudas, 
de 3.5 a 5.0 mm de largo por 0.8 a 1.0 mm de ancho. Involucro acam- 
panado de 9.7 a 10 mm de alto por 7.8 a 9.0 mm de diámetro, más 
corto que las flores del disco. Brácteas involúcrales 18 a 21, oblongo- 
lineales a lineales, con margen entero, hialino; densamente granuloso- 
glandulosas, agudas, peniciladas en el ápice y de color pardo. Flores 
dimorfas de color amarillo pálido, las marginales 8 a 11, femeninas, 
liguladas con tubo glabro de 3.5 a 4.1 mm de largo y lígula ancha- 
mente elíptica, cortamente tridentada en el ápice, pentanervada, de 
4.5 a 5.5 mm de largo por 2.2 a 2.5 mm de ancho; flores del disco 
45 a 55, hermafroditas, con corola tubulosa de 7.0 a 8.0 mm de largo, 
pentadentada, dientes triangulares de 0.6 a 0.8 mm de largo, con mar- 
gen engrosado, ligeramente cuculado y nervadura central débilmente 
marcada. Estambres con anteras de 3.5 a 3.8 mm de largo por 0.3 mm 
de ancho. Estilo de 9.0 a 10.0 mm de largo; ramas del estilo lineales, 
divergentes, de 1.1 a 1.3 mm de largo, truncadas, con una coronita 
de pelos en el ápice. Aquenios cilindricos, costados, densamente pa- 
piloso pubescentes de 2.5 a 3.0 mm de largo. Papus blanco de 6.8 a 
7.1 mm de largo. 

Dedicamos esta especie a nuestro amigo el Prof. Mario Ricardi, 
profundo conocedor de la Flora Chilena y forjador de los estudios 
botánicos en la Universidad de Concepción. 

DISTRIBUCIÓN GEOGRÁFICA. 

Especie conocida únicamente hasta ahora de la zona de Potre- 
rillos, Prov. de Atacama, Dpto. de Chañaral, donde vegeta en los 
3100 m de altura. 

-101- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

MATERIAL ESTUDIADO. 

Chile. Prov. Atacama. Dpto. Chañaral. Camino de Potrerillos 
al Salar de Pedernales. Quebrada Casa de Fuerza. 3100 m s.m. (26923'S- 
69922'W). Leg. Ricardi, Marticorena y Matthei 1578, 13-11-} 966 (Ty- 
pus, CONC). 

SENECIO ZOELLNERI nom. novum 

Culcitium albifolium Zoellner, Anales Mus. Hist. Nat. Valparaíso 3:65, 
1970, 1 figura (non Senecio albifolius DC, 1837). 

Hierba erecta, perenne, con rizoma oblicuo u horizontal, con 
raíces simples. Tallos de hasta 40 cm de altura por 4 a 5 mm de 
diámetro, blanco tomentosos. Hojas densamente aglomeradas en la 
parte inferior y esparcidas hacia arriba. Hojas inferiores oblanceolado- 
espatuladas, atenuadas en un pecíolo envainador, obtusas en el ápice, 
enteras, ligeramente revolutas, albo-tomentosas en ambas caras, de 
12 a 19 cm de largo por 1.4 a 1.6 cm de ancho; hojas caulinares lan- 
ceoladas, enteras, revolutas, semiobtusas a agudas en el ápice, albo- 
tomentosas, de 3.5 a 11 cm de largo por 0,3 a 1 cm de ancho. Capí- 
tulos dispuestos en una cima corimbiforme laxa, en número de 5 a 9, 
untantes, sobre pedúnculos de 1 a 6 cm de largo. Involucro acampar 
nado, caliculado, de 11 a 15 mm de altura por 11 a 16 mm de ancho. 
Bracteolas del calículo numerosas, lineales, agudas, lanosas, de 8 a 
9 mm de largo. Brácteas del involucro 22 a 26, lineal-lanceoladas, la- 
nosas en la base y centro, glabras hacia el ápice cortamente peni- 
cilado, de 8.5 a 10 mm de largo por 1.5 a 2.5 mm de ancho. Flores 
numerosas, isomorfas, hermafroditas, con corola tubulosa inconspicua- 
mente nervada, pentadentada en el ápice, amarilla, de 8 a 8.7 mm de 
largo. Aquenios glabros, costados, de 2 a 2.9 mm de largo. Pappus 
blanco, de 7 mm de largo. 

DISTRIBUCIÓN GEOGRÁFICA. 

Especie conocida sólo de la región del Portezuelo de Chapiqui- 
ña. Departamento de Arica, Prov. de Tarapacá, donde crece en grupos 
cespitosos, sobre los 4000 m de altura. 

MATERIAL ESTUDIADO. 

Chile. Prov. Tarapacá. Dpto. Arica. Cuesta de Chapiquiña. 
4300 m s.m. (18?19'S-69?28'W). Leg. Ricardi, Marticorena y Matthei 
330, 29-III-1961 (CONC); Camino del Portezuelo de Chapiquiña a 
Arica, Km 3. 4350 m s.m. (18?19'S-69?28'W). Leg. Marticorena, 
Matthei y Quezada 268, 14-IM964 (CONC); Cuesta de Chapiquiña, 
2 Km más abajo del Portezuelo. 4300 m s.m. (18?19'S-69?28'W). Leg. 
Ricardi, Weldt y Quezada 261, 7-V-1972 (CONC); A orillas del Lago 
Chungará. 4550 m s.m. (18915'S-69910'W). Leg. O. Zoellner 4662, 
24-IM971 (CONC). 

-102- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 



OBSERVACIONES. 

Senecio zoellneri nom. nov. pertenece a la sección Brachypappus 
(Sch. Bip.) Benth. Hemos seguido el criterio de Cuatrecasas (Fieldiana, 
Bot. 27:40, 1950) quien ha pasado a Culcitium a la sinonimia de 




r-.rx "^ //Ai 1 ,/f /\ --.7/ ri 




15 16 

Senecio zoellneri Marticorena et Quezada: 8, planta, x 0,5; 9, capítulo, x 1,2; 
10, flor, X 6; 11, detalle de la corola, x 9; 12, estilo, x 14; 13, antera, x 14; 
14, aquenio, x 9; 15, bráctea externa, x 6; 16, bráctea interna, x 6. (Ricardi, 
Weldt y Quezada 261). 



-103- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

Senecio^ demostrando que es imposible establecer un límite entre 
ambos géneros; ésto también ha sido aceptado por Cabrera (Revista 
Mus. La Plata, Bot. (N.S.) 10:1-36, 1966). Como ya existe un Senecio 
albifolius, descrito por De Candolle para el sur de África, dedicamos 
este nombre a su descubridor, el Prof. Otto Zoellner, de la Univer- 
sidad Católica de Valparaíso, botánico y explorador de la flora chilena. 

SENECIO CANDOLLII Wedd. 

Weddell, Chloris Andina 1:106, 1856. 

Para una sinonimia completa ver Cabrera, Revista Mus. La Plata, 

Sec. Bot. (N.S.) 10:21, Fig. 9, 1966. 

Hierba perenne, rizomatosa, con las hojas dispuestas en roseta 
radical. Hojas oblanceoladas, agudas a obtusas, atenuadas en pecíolo, 
enteras o con algunos dientes en el margen, densamente tomentoso- 
lanosas, de 3 a 9 cm de largo por 0.8 a 2.5 cm de ancho. Capítulos 
nutantes, solitarios en el extremo de escapos de 2,5 a 12 cm de alto; 
escapos tomentoso-lanosos, con algunas brácteas lineales a lanceoladas. 
Involucro acampanado, caliculado, de 9 a 11 mm de alto por lia 
17 mm de diámetro. Bracteolas del calículo numerosas, lineales, m/m 
tomentosas. Brácteas del involucro 15 a 24, lineal-lanceoladas, agudas, 
lanosas en el dorso, violáceas hacia el ápice penicilado. Flores amarillas, 
numerosas, isomorfas, hermafroditas; corola de 7 a 9 mm de largo, 
pentadentadas, 10-nervadas. Aquenios glabros, costados. Papus blanco. 

DISTRIBUCIÓN GEOGRÁFICA. 

Esta especie, perteneciente a la Sección Brachypappus (Sch. 
Bip.) Benth., sólo había sido citada para las montañas elevadas del 
sur de Perú, Bolivia y Noroeste de Argentina (3.500-4.000 m de altura). 
En Chile se la ha encontrado en la región del nacimiento del Río 
Lauca, Parinacota y Chapiquiña, lugares vecinos entre sí, ubicados 
en la cordillera del Departamento de Arica, Prov. de Tarapacá. 

MATERIAL ESTUDIADO. 

Chile. Prov. Tarapacá. Dpto. Arica. Portezuelo de Chapiquiña, 
faldeos al lado Norte del Campamento. 4400 m s.m. (18919'S-69928'W). 
Leg. Marticorena, Matthei y Quezada 120, 10-11-1964 (CONC); Pari- 
nacota, 4450 m s.m. (18"?12'S-69*?16'W). Leg. Ricardi, Marticorena y 
Matthei 289, 29-IIM961 (CONC); Camino de Chucuyo a las Lagunas 
de Cotacotani, Km 5. 4400 m s.m. (18*?12'S-69915'W). Leg. Marticore- 
na, Matthei y Quezada 217, 13-11-1964 (CONC); Lagunas de Cotaco- 
tani. 4500 m s.m. (18913'S-69'?13'W). Leg. Marticorena, Matthei y 
Quezada 243, 13-11-1964 (CONC). 



-104 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 




Senecio candollii Wedd.: 17, planta, x 0.8; 18, capítulo, x 1.2; 19, flor, x 7.5; 
20, detalle de la corola, x 12; 21, estilo, x 17; 22, antera, x 17; 23, aquenio, x 12; 
24, bráctea externa, x 7.5; 25, bráctea interna, x 7.5. (Ricardi, Marticorena y 
Matthei 289). 



105- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 



^\\\!'lii|l''////V 




Chaetanthera aymarae Marticorena et Quezada: 26, planta, x 1.5; 27, capítulo, 
X 7; 28, flor marginal, x 11; 29, flor del disco, x 11; 30, aquenio, x 11; 31, antera, 
X 27; 32, estilo,'"x 40; 33, hojas, x 10; 34, bráctea interna, x 10; 35, bráctea 
externa, x 10. (Ricardi, Weldt y Quezada 166). 



-106- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

CHAETANTHERA AYMARAE nov. sp. 

Herba annua, glaberrima, pygmaea, 2-9.5 cm alta; radix fili- 
formis. Caules brunnei tenues flexuosim filiformes 0.2-0.3 mm crassi, 
simplices vel ramosissimi. Rami ascendentes vel decumbentes. Folia 
sparsa, opposita, plerumque in basi ramorum et sub capitulis dispo- 
sita, sessilia, linearla, 5-18 mm longa, 0.2-1 mm lata, glabra, coriácea, 
mucronata, margine revoluta, circa apicem utrinque 1 (-2) dentata, 
supra aliquot pilis crassis, brevibus papillosis extrorsisque. Capitula 
subradiata, pauca vel numerosissima, ápice ramulorum solitaria vel 
in cymis tricephalis disposita. Involucrum campanulatum 4.8-5.3 mm 
altum, 4-5 mm crassum. Bracteae imbricatae, integrae, glabrae, bracteae 
externas 4-5 foliaceae, lanceolatae, mucronatae, 4.4-5 mm longae, 0.4- 
0.5 mm latae, margine membranoso, angusto vel sine margine; internae 
7-8, late lanceolatae, apiculatae, 4.1-4.8 mm longae, 1.2-1.9 mm latae, 
plerumque versus centrum et praecipue apicem versus violaceae, mar- 
gine late membranoso. Flores dimorphi: marginales 4-5, albi, feminei, 
1.3-1.6 mm longi, corolla bilabiata, labio externo liguliformi 1.0- 
1.3 mm longo, 0.6-0.7 mm lato, ápice tridentado; labio interno bi- 
partito, cum laciniis linearibus 0.7-1 mm longis. Flores disci 11-16, 
lutei, hermaphroditi, 2.5-2.6 mm longi, corolla bilabiata, labio externo 
0.4-0.5 mm longo tridentato; labio interno aliquantulum breviori, 
bidentato. Antherae lineares longe sagittatae, 1.1-1.5 mm longae. 
Achaenia fusiformia compressa, brunnea, dense atque breviter papi- 
llosa, 2-2.6 mm longa. Stylus ad apicem breviter partitus, floribus 
marginalibus 2.6-2.9 mm longis; floribus disci 1.8-2.2 mm longis. 
Pappus albus, uniseriatus, 2.5-3.2 mm longus. 

Hierba anual, glaberrima, pygmea, de 2.0 a 9.5 cm de altura. 
Raíz filimorme. Tallos flexuosos, filiformes de 0.2 a 0.3 mm de diá- 
metro, simples a muy ramosos, de color café. Ramas ascendentes o 
decumbentes. Hojas esparcidas, opuestas, generalmente en la base de 
las ramificaciones y agrupadas por debajo de los capítulos, sésiles, 
lineales de 5 a 18 mm de largo por 0.2 a 1.0 mm de diámetro, duras, 
mucronadas, con 1 (2) dientes agudos a cada lado cerca del ápice, 
margen revoluto, entero, con algunos pelos gruesos, cortos, papilosos 
y extrorsos en el haz. Capítulos subradiados dispuestos en cimas tri- 
céfalas o solitarios en el extremo de las ramas, pocos a muy numerosos. 
Involucro acampanado de 4.8 a 5.3 mm de alto por 4.0 a 5 mm de 
diámetro. Brácteas involúcrales imbricadas, enteras, glabras, las ex- 
ternas 4 a 5, foliáceas, lanceoladas mucronuladas, de 4.4 a 5.0 mm 
de largo por 0.4 a 0.5 mm de ancho, con margen membranoso angosto 
o nulo; las internas 7 a 8, anchamente lanceoladas, apiculadas, de 
4.1 a 4.8 mm de largo por 1.2 a 1.9 mm de ancho, generalmente 
teñidas de violáceo en la parte central y especialmente hacia el ápice, 

-107- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

margen membranoso, ancho. Flores dimorfas, las marginales 4 a 5, 
blancas, femeninas, de 1.3 a 1.6 mm de largo, bilabiadas; labio externo 
liguliforme, tridentado en el ápice, de 1.0 a 1.3 mm de largo por 0.6 
a 0.7 mm de ancho; interno bipartido, con lacinias lineales de 0.7 a 
1.0 mm de largo. Flores del disco 11 a 16, amarillas, hermafroditas 
de 2.5 a 2.6 mm de largo, bilabiadas; el labio exterior de 0.4 a 0.5 mm 
de largo, tridentado, el interior un poco más corto, bidentado. Anteras 
lineales, largamente sagitadas, de 1.1 a 1.5 mm de largo. Aquenios 
fusiformes, comprimidos, pardo-negruzcos, densa y cortamente papi- 
losos, de 2.0 a 2.6 m de largo. Estilo brevemente partido en el extremo, 
de 2.6 a 2.9 m de largo en las flores marginales y de 1.8 a 2.2 mm 
de largo en las flores del disco. Papus blanco, uniseriado, de 2.5 a 
3.2 mm de largo. 
DISTRIBUCIÓN GEOGRÁFICA. 

Terófito endémico del interior del Dpto. de Arica donde vegeta 
entre los 2800 y 3300 m de altura, formando parte de la vegetación 
primaveral junto a: Trisetobromus hirtus (Trin.) Nevski, Stevia philip- 
piana Hieron., Cardionema ramossisima (Weinn.) Rohrb. var. andina 
(Phil.) Reiche, Bidens andina H.B.K. var. descomposita O.K., Senecio 
phylLoleptus Cuatr., Eragrostis mexicana (Lag.) Link, Urbanodoxa 
tarapacana Ric. et Martic, Microsteris gracilis (Hook.) Greene, Ver- 
bena gy7iobasis Wedd., Bowlesia paposana Johnst., Gilia laciniata R. 
et P., Acantholippia deserticola (Phil.) Mold., Junellia áspera (Gilí, et 
Hook.) Mold., Balbisia stitchkinii Ric, Cassia tarapacana Phil. y Fa- 
biana densa Remy. 
MATERIAL ESTUDIADO. 

Chile. Prov. de Tarapacá. Dpto. Arica. Quebrada de Zapahuira, 
al pie de la Cuesta de Chapiquiña. 2850 m s.m. (18919'S-69?35'W). 
Leg. Ricardi, Marticorena y Matthei 74, 25-III-1961 (CONC); Cuesta 
de Chapiquiña, 3250 m s.m. (18920'S-69934'W). Leg. Ricardi, Mar- 
ticorena y Matthei 126, 25-III-1961 (CONC); Camino de Zapahuira a 
Putre, Quebrada Aroma, 3300 m s.m. (18914'S-69935'W). Leg. Ricardi, 
Weldt y Quezada 139, 4-V-1972 (CONC); Camino de Zapahuira a 
Putre, Quebrada de Socoroma, 3100 m s.m. (18915'S-69?35'W). Leg. 
Ricardi, Weldt y Quezada 166, 5-V-1972 (Typus, CONC). 
OBSERVACIONES. 

Especie afin a Chaetanthera linearis Poepp. ex Less. (Sect. 
Euchaetanthera H. et A.) de la que difiere especialmente por su menor 
tamaño, por el número de flores del radio y por la diferente morfo- 
logía de las brácteas involúcrales. 

AGRADECIMIENTOS 

Agradecemos al Prof. Amadeo Luco, del Departamento de 
Español del Instituto de Lenguas, de la Universidad de Concepción, 
por la revisión de las diagnosis latinas. 

-108- 



BOL. SOC. BIOL. DE CONCEPCIÓN, TOMO XLVIII, pp. 85-89, 1974 



ANÁLISIS DE LA FLORA ALGOLOGICA DEL CONTENIDO 

ESTOMACAL DE LOS ESTADIOS LARVARIOS DE 

CAUDIVERBERA CAUDIVERBERA (LINNAEUS) 

(RANA CHILENA) 



POR 



ÓSCAR O. PARRA (*), PATRICIO RIVERA (*), 
MARIELA GONZÁLEZ (*) e IVONNE HERMOSILLA (**) 



Resumen 

Se hace un estudio del contenido del tracto digestivo de los estadios lar- 
varios pre y prometamórficos de Caudiverhera caudiverhera (Linnaeus). Se deter- 
mina taxonómicamente la flora algológica encontrada y se hacen consideraciones 
primarias sobre la alimentación de estos estadios de desarrollo. 

Abstract 

A study on the digestive tract content of pre and promethamorphic larval 
stages of Caudiverhera caudiverhera (Linnaeus) is presented. Taxonomic deter- 
minations for algological flora and preliminary considerations on feeding of the 
stages previously mentioned have been also carried out. 



INTR ODUCCIO N 

Dentro del proyecto de investigación "Universidad de Con- 
cepción-CORFO" sobre las condiciones óptimas de desarrollo de la 
rana chilena Caudiverhera caudiverhera (Linnaeus) se contempló el 
estudio de su régimen alimentario, el cual hasta el momento no había 
sido estudiado. En general se consideraba hasta el presente que la 
alimentación en las etapas larvarias de la mayoría de los anfibios sería 
de tipo omnívora. Por lo tanto se consideró, bajo este aspecto, para 
complementar la información sobre el verdadero régimen alimenticio 
de esta etapa, estudiar primeramente el contenido estomacal de los 
estadios larvarios correspondientes. El estudio taxonómico de la flora 

(*) Departamento de Botánica, Universidad de Concepción. 
(**) Departamento de Biología Celular, Universidad de Concepción. 

-109- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

encontrada en el tracto digestivo, fue para los autores relativamente 
fácil, ya que desde hace tiempo han estado estudiando la flora algo- 
lógica de la región de Concepción (Parra, 1972, 1973); Rivera 1969, 
1970, 1974a, 1974b; Rivera, Parra y González 1973). Este trabajo 
pretende dar una visión primaria sobre la problemática nutricional 
de los estadios antes señalados, valorar el grado trófico de la flora 
algológica de agua dulce, así como proyectar y estimular nuevas in- 
vestigaciones sobre la alimentación de la rana chilena y de otros orga- 
nismos. 

MATERIALES Y MÉTODOS 

DESCRIPCIÓN DEL MATERIAL ESTUDIADO. 

Las larvas utilizadas en el presente trabajo fueron colectadas 
en charcas y lagunas naturales de los alrededores de Concepción. Esta 
especie tiene una etapa larvaria premetamórfica, que comprende desde 
la eclosión del embrión hasta larvas con esbozos de patas posteriores, 
seguida de una etapa prometamórfica, la cual se caracteriza por un 
crecimiento acelerado de las extremidadas posteriores. Una parte de 
la cantidad del material colectado fue anestesiado con Mentol y luego 
disectado para extraer el tracto digestivo desde la región faríngea al 
intestino posterior, subsecuentemente el digestivo se mantuvo en re- 
frigeración hasta el análisis de su contenido. 

De los 16 ejemplares utilizados, 14 estadios correspondieron 
a larvas premetamórficas, teniendo los primeros 8 estadios, ausencia 
de extremidades posteriores. Dos estadios correspondieron a la etapa 
prometamórfica. 

La talla de los 14 estadios premetamórficos varió desde los 6 cm 
hasta los 12.4 cm de longitud, y el peso de 3.98 g a 31.11 g. Los dos 
premetamórficos tienen una talla promedio de 13.5 cm de longitud 
y un peso promedio de 39.62 g. 

En los estadios observados, se destaca una boca con 5 labios, 
dos pre-orales y tres post-orales, dotados de hileras de dientecillos 
córneos, además de la presencia de dos bordes internos córneos, lla- 
mados odontoides. Lateralmente al labio externo pre-oral y en torno 
al labio externo post-oral existen digitaciones cortas que aumentan en 
número en los ángulos bucales (Fig. 1). 

En los estadios prometamórficos, la boca no ha cambiado ma- 
yormente aunque se observa un desarrollo notable en el tamaño. 

El tracto digestivo, en los primeros estadios examinados, se 
conforma como un tubo que se inicia a nivel faríngeo para conti- 
nuarse después de un corto esófago, en una dilatación a modo de 
"estómago" y en un intestino medio y posterior de gran longitud. 
Este largo intestino se enrolla en espiral, de 12 a 14 vueltas más o 
menos, forzando el estómago y la primera porción intestinal hacia 
el lado derecho, a la altura de los lóbulos hepáticos (Eig. 2). 

-110- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 




25 mm, 

Fig. l.— CB Cavidad Bucal; D Dientecillos; O Odontoides; P Papilas. 




Fig. 2.— B Boca; H Hígado; E "Estómago"; P Páncreas; I Intestino. 



-111- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

Los "renacuajos" (como son conocidos vulgarmente los estadios 
larvarios) de 6 cm de longitud, mostraron un digestivo cuyo largo 
aproximado es de 35 cm, en los de 10 cm midió aproximadamente 
70 cm. En estadios más avanzados el intestino alcanza todavía mayores 
longitudes. 

Para el estudio del contenido del tracto digestivo, éstos se 
colocaron en un vidrio reloj y se procedió a vaciar su contenido, 
el cual fue inmediatamente observado. De esta forma una gran parte 
de las algas fueron encontradas al estado vivo. Otra parte del con- 
tenido estomacal fue colocada en formal ina neutra al 3% y guardada 
en frascos de vidrio para un análisis posterior. Para el caso de las 
diatomeas, se procedió a la eliminación de la materia orgánica de los 
frústulos, siguiendo el clásico método de Müller-Melchers y Ferrando 
(1956); el material diatomológico fue montado finalmente en Hyrax 
para permitir una mejor observación. 

Las muestras están guardadas en el Departamento de Botánica 
del Instituto de Biología "Ottmar Wilhelm Grob". 

RESULTADOS 

El análisis del contenido estomacal indicó la presencia de 65 
taxa de algas, de las cuales la mayor parte correspondió al grupo de 
las diatomeas (25 taxa), las clorófitas estuvieron representadas por 
22 taxa, las cianófitas por 14 taxa y, finalmente, las euglenófitas por 
4 taxa. 

Las especies encontradas son las siguientes: 

CYANOPHYTA: 

Chroococcus turgidus (Kütz.) Nág., Microcystis aeruginosa 
Kütz., Spirulina platensis (Nordst.) Geitl., Oscillatoria nigroviridis 
Thwaites, O. sancta (Kütz.) Gom., O. princeps Vauch., O. laetevirens 
(Crouan) Gom., O. chalybea Mertens, O. tennis Ag., O. limnetica 
Lemm., O. brevis (Kütz.) Gom., Phormidium sp., Anahaena sp., 
Cylindrospermmn stagnale (Kütz.) Born. et Flah.. 

BACILLARIOPHYCEAE: 

Asterionella formosa Hass. var. gracillima (Hantz.) Grunow, 
Cymatopleura solea (Bréb.) W. Smith var. solea, Cymbella affinis 
Kutzing var. affinis, C. naviculiformis Auerswald var. navicnliformis, 
C. túmida (Bréb.) Van Heurck var. túmida, C. ventricosa Kützing var. 
ventricosa, Epithemia zebra (Ehr.) Kützing var. zebra, Frustulia vul- 
garis (Thwaites) De Toni var. vulgaris, Gomphonema acuminatum 
Ehr. var. acuminatum, G. constrictum Ehr. var. constrictum, G. gracile 
Ehr. var. gracile, G. parvulum (Kütz.) Kütz. var. micropus (Kütz.) 
eleve, Gyrosigma spencerii (Quek.) Griff. Se Henfr. var. spencerii, 
Melosira varians Agardh var. varians, Navicula cuspidata (Kütz.) 

-112- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

Kütz. var. cuspidata, N. rhynchocephala Kützing var. rhynchocephala, 
N. viridula (Kütz.) Kütz. emend. V. Heurck var. avenacea (Bréb. ex 
Grun.) V. Heurck, Nitzschia acicularioides Hustedt var. acicularioides , 
N. kutzinggiana Hilse var. kutzingiana, Pinnularia dactylus Ehr. var. 
dactylus, P. maior (Kütz.) Rabh. var. linearis Cleve, P. pinedana var. 
pinedana, Stauroneis phoenicenteron (Nitz.) Ehr. f. gracilis (Ehr.) 
Hustedt, Synedra radians Kutzing var. radians, S. ulna (Nitz.) Ehr. 
var. ulna. 

EUGLENOPHYTA: 

Phacus tortus (Lemm.) Swir., Euglena acus Ehrenb., Lepo- 
cinclis sp., Trachelomonas hispida (Perty) Stein. 

CHLOROPHYTA: 

Ankistrodesmus falcatiis (Corda) Ralfs, Chlamydomonas sp., 
Characium, braunii Bruegger, Pediastrum dúplex Meyen, P. boryanum 
(Turpin) Menegh., Hydrodictyon reticulatum (L.) Lagerh., Scene- 
desmus ohliquus (Turpin) Kütz., 5c. acuminatus (Lagerh.) Chodat, 
Se. quadrieauda (Turp.) Brébisson, Coelastrum mieroporum Naeg., 
Ulothrix sp., Oedogonium sp., Spirogyra submaxima Transeau, Sp. 
ealospora Cleve, Cosmarium ornatum Ralfs, Cosmarium sp., Closte- 
rium graeile Bréb., Cl. kützingii Bréb., Cl. moniliferum (Bory) Ehr., 
Pleurotaenium trabecula (Ehr.) Naeg., Hyalotheea dissiliens (Sm.) 
Bréb., Desmidium swartzii Ag. 

En la Tabla N*? 1 se muestra los taxa encontrados en cada uno 
de los estadios analizados. 

DISCUSIÓN Y CONCLUSIONES 

La alimentación de los estadios larvarios de Caudiverbera 
caudiverbera (Linnaeus) pareciera realizarse como en otras especies 
de anfibios afines, fundamentalmente a través de dos mecanismos: 
el primero, por entrada de una corriente de agua a la cavidad farín- 
gea, donde previa filtración, el material nutritivo sería llevado por 
movimientos ciliares al resto del digestivo; sería por este mecanismo 
por donde se produciría la ingestión de las formas algológicas planc- 
tónicas. Barrington (1946) evidencia la ausencia de peristaltismo en 
el digestivo lo que parecería ser una adaptación a la microfagia. La 
observación de renacuajos vivos en su medio natural nos ha permi- 
tido concluir que estas larvas suplementan los microorganismos y ma- 
teriales orgánicos suspendidos y extraídos por filtración con un pro- 
ceso de "raspado" realizado sobre la superficie de plantas y animales 
sumergidos, así como también sobre el fondo y cualquier otra superfi- 
cie sumergida, lo que correspondería al segundo mecanismo. Evidencia 
morfológica de esta acción, es la fuerte musculatura de las mandí- 

-113- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

bulas superior e inferior que producen un movimiento alternado de 
los odontoides. 

Del análisis del contenido estomacal de los 16 estadios de desa- 
rrollo estudiados, se desprende que: 

1.— No existe entre ellos una diferencia apreciable en la composición 
de la flora algológica, lo que estaría indicando que el proceso 
alimenticio no evolucionaría sustancialmente en esta etapa. 

2.— Los géneros que se encontraron con mayor frecuencia fueron: 
Oscillatoria, Pinnularia, Synedra, Nitzschia, Gomphonema, Pha- 
cus, Scenedesmus, Hydrodictyon, Ankistrodesmus, Spirogyra y 
Desmidium. 

3.— En cuanto a las especies más frecuentes fueron: Oscillatoria 
nigro-viridis, O. tennis, Phacus tortus, Euglena acus, Pinnularia 
pinedana, P. maior var. linearis, Synedra ulna, Nitzschia kützing- 
iana, Gomphonema constrictum, Ankistrodesmus falcatus, Oedo- 
gonium sp., Spirogyra submaxima, S. calospora, Desmidium 
swartzii y Scenedesmus quadricauda. 

4.— Si bien es cierto que el análisis taxonómico indicó a las diatomeas 
como el grupo con mayor número de taxa, fue una especie de 
Chlorophyta, Spirogyra submaxima, la que mostró la mayor fre- 
cuencia y abundancia en las muestras. Esto verifica las observa- 
ciones hechas en terreno en el sentido que los estadios larvarios 
son comunes, así como también el individuo adulto, en aquellos 
ambientes dulceacuícolas en donde abundan especies del género 
Spirogyra. Habría que agi^egar que nuestro campesino cuando 
desea buscar ranas se guía principalmente por la presencia de 
aquella planta que ellos llaman "lamesapo" y que corresponde a 
especies del género antes indicado. 

5.— La presencia de filamentos semidigeridos de Spirogyra, Oscilla- 
toria, Oedogonium, células de Hydrodictyon, Phacus, Scenedes- 
mus, etc., y frústulos de diatomeas vacías, está indicando la capa- 
cidad del tracto digestivo de estos estadios larvarios, de digerir 
casi la totalidad de la flora algológica ingerida. 

6.— La variación de los tipos morfológicos de las algas encontradas 
(unicelulares, solitarias o coloniales, epífitas, filamentosas, sim- 
ples o ramificadas, etc.), la variación en cuanto al tamaño que 
es bastante considerable y las características tan diferentes de 
éstas ya que pertenecen a varias divisiones, sugiere que los esta- 
dios larvales carecen de un poder selectivo del alimento. 

-114- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

7.— Llama la atención la escasa variedad de microfauna presente. 
Solamente algunas especies de Keratella, Daphnia y algunos proto- 
zoos fueron observados, siempre aisladamente, lo que estaría indi- 
cando un régimen substancialmente herbívoro de estos estadios. 

8.— En casi todos los tractos digestivos se observó una cantidad apre- 
ciable de detritus. Esto se debe indudablemente al hecho de que 
las larvas bajan al fondo e ingieren de allí. 

9.— De las algas encontradas, muchas de ellas corresponden a formas 
que viven adheridas a un sustrato determinado. Esto confirma 
lo dicho anteriormente sobre el proceso de raspado que éstos 
realizan. 

10.— Es importante hacer presente por último, la presencia de una 
abundante flora bacteriana en el tracto intestinal. 



Varios investigadores han sugerido que el largo extremo alcan- 
zado por el intestino medio y posterior en los estadios pre y prometa- 
mórficos, sería una adaptación, a la dieta vegetal, utilizada para per- 
mitir la degradación de estos nutrientes. Es posible que los materiales 
vegetales requieran de una fermentación bacteriana cuando se trata 
de un intestino prolongado, como es el caso del digestivo analizado. 

En todo caso, lo aquí expuesto, se considera como la primera 
etapa de una serie de otras investigaciones que tenderán a dar un 
panorama más claro en lo referente al problema de la alimentación 
de estos organismos. Se tiene proyectado, cuando se solucionen ciertos 
problemas de contaminación, realizar estudios en acuarios y someter 
a estos estadios a dietas diferenciadas con el fin de valorar con más 
exactitud. 



-115- 



< 



ce; 

Q 

tu 
cq 
B:¡ 
tq 
fe. 

w 

Q 

< 
> 

< 



+ + 



+ 



+ + + 
+ 



+ + 



+ 



+ + 



+ 



+ + + 
+ + 
+ 
+ + 

+ + 
+ 
+ + 



+ 



+ + 



+ 



+ + 



+ 

+ + + 



+ + 



+++++++ + ++ 



+ 



+ + 



Q 
< 

w 

en 
O 

tí 

< 

Q 

< 

H 
Z 
O 
ü 
Z 
w 

O 

< 



+ + 



+ + + 



+ + + + + + 



+ + + 



+ + 



+ + + 



+ + 



+ 



+ + 



+ + + + 



+ 



+ + + 



+ 



+ 



+++++++ 



2 « s ^ 



< 
< 



< 
H 

O 

z 



So 









s 

o 

o 
o 



.^ 






"^ 



s 

e-o ÍW « 



s S 



K ?5 



•íi, 'iJ 



tí ^ 

^ s 

O ^ 



S s 



.Só S 



''^ Q y i^ o 



■^ PÍ 


« 


«3 


5U 


~~ J 


o 


2 u 


5d 


'^,< 


t^ 


c/? pq 


^ 






•o. 



+ + + + 



+ + + 



+ 



+ 



+ + 



+ 



+ 



+ + 



+ + + + 



+ 



+ + + 



+ + + 



+ + + + + + 



+ + + 



+ + + + + 



+ 



+ 



+ 



+ 



+ + 



+ + + + + 



+ 



+ + + 



+ + + + + 



+ + 



+ 



+ + 



+ + + + + + 



+ 



+ + 



+ + + + + 



++++ ++ + + 



+ + 



+ + + 



+ + 



+ 



+ 



+ + + + + 



+ 



+ + + + + 



+ 



+ + + + 



+ 



+++++++ 



+ + 



+ 



+ + 



+ + + + 



+ 



+ 



+ + + + 



+ 



+ + + + 



+ 



+ 



+ 



+ + 



+ + + + + 



+ 



+ 



++++++++++++++++++ 



■o, 
o 



+ 



< 
l-l 

< 
h 

-o 



< 

X 
< 

h 



o 
o 






■o. 






-^ S 



s 



o ^ 12: 



■tá C 



■55, -O, 









■€1. 



53 


s 




"W 


g 




•o 


"^ 


^ 


2 


s 


-« 




o 


«o 


VJ 




■a, 

su 


c 

^ 


2 



+ + + . + + 

+ + + 



+ + + 



+ 



+ 



+ + 



+ + 



+ + + 



+ 



+ + 



+ 



+ ++ ++++++ + ++++ 



+ 



+ 



+ 



+ 



+ + 



+ + 



+ + 



+ 



+ + + 



+ + + + 



+ 



+ + 



+ 



+ + 



+++++ + +++ + + +++ 



+ + 



+ + 



+ + + 

+ + + 



+ + 



+ + + + + + 



+ + 



+ + + + 



+ + + + 



+ 



+ + 



+ + 



+ + 



+ + + 



+ + + 



+ + + 



< 
h 



< 

h 

o •« 
o 

X 



S -o 



2 -S 






« ? 2 
I ^ g S 






¡J ^=15 ü O o 






s s 



s 

S H 

'^ O s 



o 



_ -- o .« 

<3 "« -« ~ 

íí ít¡ O OÍ 






h: ¿^ 



^ ^ ^ 



<o -íi. 



«o 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 



bibliografía 



Barrington, E. J. W. 1946. The delayed development of the stomach in the frog 
(Rana temporaria) and the toad (Bufo bufo). Proc. Roy. Soc. 116:1-21. 

Bourrelly, P. 1966. Les algues d'eau douce. I. Les algues vertes. París. 

Bourrelly, P. 1968. Les algues d'eau douce. II. Les algues jaunes et bruñes. París. 

Bourrelly, P. 1970. Les algues d'eau douce. III. Les algues bleus et rouges. París. 

Brunnthaler, J. 1915. Protococcales. In Pascher, A. Die Süsswasserflora Deutsch- 
lands, Osterreichs und der Schweiz, 5 Chlorophyceae 2:1-205, 330 figs. 

Cleve-Euler, A. 1951-55. Die Diatomeen von Schweden und Finnland Sv Vet- 
Akad. Handl., 2(1):1-163, fig. 1-294 (1951); 4(1):1-158, fig. 292-483 (1953);" 4(5): 
1-255, fig. 484-970 (1953); 5(4): 1-232, fig. 971-1306 (1955); 3(3):1-153, fig. 1318- 
1583 (1952). 

Fott, B. 1971. Algenkunde. Veb. G. Fischer, Jena. 

Geitler, L. 1932. Cyanophyceae in L. Rabenhorst's Kryptogamen-Flora von Deutsch- 
land, Osterreich un der Schweiz, 14:1-1196, 780 figs. in text. 

Hustedt, F, 1931-59. Die Kieselalgen; in L. Rabenhorst's Kryptogamen-Flora von 
Deutsohland, Osterreich und der Schweiz, 7(2):1-176 (1931); p. 177-320 (1932); 
p. 321-432 (1933); p. 433-576 (1933); p. 577-736 (1937); p. 737-845 (1959). 

Kolkwitz, R. & H. Krieger. 1941. Zygnemales in L. Rabenhort's Kryptogamen- 
Flora von Deutschland und der Schweiz, 13(2): 1-499, 779 figs. in text. 

Krieger, W. 1937. Conjugatae in L. Rabenhorst's Kryptogamen-Flora von Deutsch- 
land, Osterreich und der Schweiz, 13(1 -4): 1-7 12, 96 láms, 

Küntz, A. 1924. Anatomical and Physiological changes in the digestive system 
during metamorphosis in Rana pipiens and Amhlystoma tigrinum. J. Morph. 
38:581-598. 

Müller-Melchers, F. C. &: Ferrando, J. 1956. Técnica para el estudio de las Dia- 
tomeas. Bol. Inst. Ocean., Sao Paulo, 7(1-2):151-160. 

Parra, O. 1973. Estudio cualitativo del Fitoplancton de la Laguna Verde, Con- 
cepción (Chile), excl. Diatomeas. Cayana, Botánica N9 24:1-27, 45 figs, 

Patrick & Reimer. 1966. The Diatoms of the United States, exclusive of Alaska 
and Hawai. Vol. 1. Monogr. Acad. Nat. Sci. Phila., 13:1-688, 64 láms. 

Reeder, W. G. 1964. Physiology of the Amphibia: 94-149. Acad. Press. N. York. 

Rivera, P. 1969. Sinopsis de las Diatomeas de la Bahía de Concepción, Chile. 
Cayana, Bot., 18:1-82, 24 láms. 

Rivera, P. 1970. Diatomeas de los Lagos Raneo, Laja y Laguna Chica de San 
Pedro, Chile. Cayana, Bot., 20:1-25, 3 láms. 

Rivera, P. 1974a. Diatomeas de la Laguna Verde del Parque Hualpén, Chile. I, 
Interesantes representantes del género Attheya (West, 1860). Bol. Soc. Biol de 
Concepción, 47:87-91, 5 figs. 

Rivera, P. 1974b. Diatomeas de agua dulce de Concepción y alrededores, Chile. 
Cayana, Bot., 28 (en prensa). 

Rivera, P., Parra O. y M. González. 1973. Fitoplancton del Estero Lenga, Chile. 
Cayana, Bot., 23:1-93, 11 láms. 

Smith, G. M. 1950. The Freshwater algae of United States. Ed. 2 Me. Graw-Hill, 
New-York, 1-719, 559 figs. in text. 

Thomasson, K. 1963. Araucanian Lakes. Plankton studies in north Patagonia with 
notes on terrestrial vegetation. Acta Phytogeogr. Suec. 47:1-139, 47 láms. 



-116 



BOL. SOC. BIOL. DE CONCEPCIÓN, TOMO XLVIII, pp. 117-122, 1974 



RACHIPLUSIA NU (GUENEE) ESTADOS INMADUROS Y 
biología (LEPIDOPTERA: NOCTUIDAE) 

ANDRÉS O. ÁNGULO (*) y GISELIND TH. WEIGERT (**) 



Resumen 

Se describen los estados inmaduros y aspectos biológicos de Rachiplusia nu 
(Guenée), (Lepidoptera: Noctuidae). 

Abstract 
Inmature stages and biological accounts of Rachiplusia nu (Guenée), (Le- 
pidoptera: Noctuidae) are described. 



Rachiplusia nu (Guenée) 

Plusia nu Guenée, 1852, p. 347; Izquierdo, 1895, p. 829; Ureta, 1935, 

p. 294; Biezanko et al., 1957, p. 52. 
Plusia depaupérala Blanchard, 1852, p. 85. 
Plusia detrusa Walker, 1857, p. 918. 
Plusia fumifera Walker, 1857, p. 919. 
Plusia atraía Giacomelli, 1911, p. 38. 

Rachiplusia nu (Guenée). Hampson, 1913, p. 410; Artigas, 1972, p. 38. 
Rachiplusia nu Guenée. Aurivillius et al., 1940, p. 259 (error sin 

paréntesis). 

HUEVO (Figs. 5, 6 y 7). 

Los huevos son de un color blanquizco-amarillento, de apro- 
ximadamente 0.5 mm de diámetro y 0.34 mm de alto; está orna- 
mentado de costas que a partir de las bases o bordes básales laterales 
se dirigen hacia la micropila, a la cual algunas no alcanzan a llegar 
y otras se anastomosan en las proximidades de la micropila, estas 
costas se encuentran en un número promedio aproximado de 40. 

(*) Depto. Zoología, (**) Depto. Biología Celular, Instituto de Biología "Ottmar Wilhelm Grob", 
Universidad de Concepción, Concepción, Chile. 

-117- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

La micropila está ornamentada (Fig. 6) con estructuras petaloides 
que le dan un aspecto arrosetado. Los huevos son ovipuestos en forma 
separada y pegados, por su base, al sustrato. 

LARVA DE ULTIMO STADIUM (Figs. 1, 2, 3, 4 8, 9, 14 y 16). 

Color general verde intenso. Largo del cuerpo 27.0 mm. 
Escudo cervical inconspicuo. Área ocular (Fig. 2) castaña clara; cerda 
ocular O i posterior a una línea entre los centros de los ocelos IV 
y VI, más próxima al ocelo IV, ocelos IV, VI y V forman un ángulo 
agudo, ocelos III y IV próximos. Suturas adfrontales no alcanzan 
al seno occipital, sólo hasta la mitad de la sutura epicraneal. Punctura 
anterior Aa notablemente más cerca de A3 que de A2, una línea que 
une A3— A2— Al forman un ángulo de aproximadamente 115?. Dientes 
mandibulares (Fig. 4) algo romos y anchamente angulados en su base. 
El segundo segmento antenal el doble más largo que ancho. Una 
línea desde la cerda la del protórax a las puncturas Y y X forman un 
ángulo muy agudo de aproximadamente 15^. Tubérculos setígeros 
I y II aproximadamente del mismo tamaño, pero el III es notable- 
mente mayor que el IV. Espiráculos claros en su interior bordeados 
externamente por negro. Epidermis (Fig. 8) con agudas microespinas 
de diferentes tamaños y rectas en cuanto a su dirección. Patas abdo- 
minales anales con 30-35 crochets, 1 -seriales, 3-ordinales. 

PUPA (Figs. 10, 11, 12, 13 y 15). 

Obtecta, con capullo blanquizco; castaño oscura a negruzca, 
de 13-15 mm de largo y 4-5 mm de ancho máximo. El extremo cefá- 
lico es en el ápice algo romo; los dos tercios anteriores subcilíndricos 
y atenuándose hacia el ápice posterior. Las ceratotecas nacen detrás 
de los ojos y genas, curvándose posteriormente y dirigiéndose hacia 
la línea media ventral no alcanzando más que hasta el sexto apical 
de la espiritrompa, ésta junto con las pterotecas alcanzan hasta el 
V segmento abdominal; labrum semicircular, ubicado entre las genas, 
posteriormente está la frente subcuadrangular; bajo el labrum se 
encuentran los palpos lanceolados; las podotecas protorácicas nacen 
bajo los ojos, dirigiéndose hacia la línea media ventral hasta la altura 
del primer segmento abdominal, las podotecas mesotorácicas aparecen 
entre la base de las anteriores y las ceratotecas, luego se curvan hacia 
la línea media ventral continuando paralelas a la espiritrompa alcan- 
zando hasta la altura del cuarto segmento abdominal, hacia el ápice 
abdominal se encuentra el cremáster en una proyección de los últimos 
segmentos abdominales, está formado por dos crochets grandes cen- 
trales y seis pequeños crochets: un par posterior y un par lateral a 
cada lado de los centrales. En el tercio apical de la pupa se visualizan, 
ventralmente, los segmentos quinto y siguientes, los segmentos 8, 9 
y 10 tienen una forma característica para cada sexo: en el macho 

-118- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

(Fig. 15) el borde posterior medial del octavo esternite lleva el gonopo- 
ro; en la línea media del noveno-décimo esternite se ubica la abertura 
anal; en la hembra (Fig. 13) el borde anterior del octavo esternite pre- 
senta una escotadura medial, a continuación de la cual se encuentra la 
abertura de la bursa copulatrix y luego de esta última la proyección 
del noveno tergite, en que se ubica la abertura del ovopositor (la 
linealidad de estas estructuras mencionadas dan la impresión de que 
el octavo esternite estuviera estrangulado en su línea medio-ventral), 
el borde anterior del décimo tergite, en su región medial, presenta 
una proyección redondeada que se continúa en una línea que alcanza 
la abertura del ovopositor (este borde anterior del décimo segmento 
se presenta poco notable a primera vista), en el centro de la línea 
medio-ventral de dicho esternite se ubica —al igual que en el machó- 
la abertura anal. En vista lateral (Fig. 11) se destaca en forma promi- 
nente la espiritrompa cuyo ápice es sobresaliente en relación al borde 
abdominal, los espiráculos se encuentran presentes desde el 2^ hasta 
el 8? segmento, pteroteca metatorácica se observa hasta el borde pos- 
terior del Ser. segmento abdominal. En vista dorsal (Fig. 12) se obser- 
van todos los segmentos abdominales, el borde anterior del 5?, 69 y 19 
tergite se presenta notablemente diferenciado debido a estrías irregu- 
lares transversales. 

MATERIAL EXAMINADO. 

Tres larvas, cinco pupas y cuatro adultos, además de una can- 
tidad de huevos, producto, todo este material, de crianza de labora- 
torio (Concepción, marzo-abril, 1974). 

DISTRIBUCIÓN GEOGRÁFICA. 

América del Norte (desde Canadá) y América del Sur, en 
Chile hasta Temuco (Ex: Artigas, 1972). 

ETOLOGIA. 

Las "cuncunillas" tienen la tendencia a erguirse apoyada en 
sus patas abdominales; ésto se presenta en dos formas: una inmóvil 
(mimetismo contra sus predadores, Artigas 1972) y otra agitándose; 
esta segunda forma —al parecer— tendría como finalidad el de en- 
contrar otra rama u hoja para asirse con sus patas torácicas y con- 
tinuar trasladándose. Existe en estas actitudes algo interesante pues 
tendería a poseer geotropismo negativo ya que a veces en la hoja 
apical continúan agitándose hacia lo alto. 

La larva en su último estado larval (prepupal) comienza a 
construir su capullo en las hojas de poroto a las cuales enrolla para 
cubrirlo totalmente. 

Una larva de último estadio se mantuvo en una placa Petri 
de vidrio, en la cual comenzó la construcción de su capullo, en un 
borde lateral de la placa opuesto al lado de mayor intensidad de luz. 

-119- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

El tiempo transcurrido fue de tres días hasta terminar su capullo. 
Este capullo consta de dos capas claramente diferenciables: una 
externa más densa y una interna más raleada, en general las dos 
capas poseen el mismo patrón de construcción, es decir, hilos sedosos 
entrelazados los cuales van describiendo ondulaciones algo regulares. 




Fig. 1. 
Fig. 2. 
Fig. 3. 
Fig. 4. 
Fig. 5. 
Fig. 6.- 
Fig. 7. 
Fig. 8.- 
Fig. 9.- 



Cabeza en vista frontal de la larva. 

Área ocular de la larva. 

Palpo labial de la larva. 

Vista interna de la mandíbula derecha de la larva. 

Vista dorsal del huevo. 

Detalle de la ornamentación de la micropila del huevo 

Vista lateral del huevo. 

Ornamentación epidérmica corporal de la larva 

Vista lateral del complejo hipofaríngeo de la larva 



-120- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 




2 mm 
Ab2 Abj,^ Ab^.g Aby,Q Abg 



tvC/; 



'./ 



yin 
/v 
'■I -•■■.'■vil 



y 






'/ 



Fig. 10 — Pupa en vista ventral. 

Fig. 11.— Pupa en vista lateral. 

Fig. 12.— Pupa en vista dorsal. 

Fig. 13.— Vista ventral apical del abdomen de la pupa hembra. 

Fig. 14.— Espinerete de la larva. 

Fig. 15.— Vista ventral apical del abdomen de la pupa macho. 

Fig. 16.— Quetotaxia corporal de la larva. 

-121- 



■>. 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

entre estos trazos se distinguen algunos hilos que se disponen casi 
rectos, estos últimos se encuentran en mayor cantidad en la capa 
externa y es lo que le da un mayor grosor. 

DISCUSIÓN 

Los estados inmaduros de la presente especie son en apariencia 
muy semejantes a los de la especie anteriormente descrita: Syngrapha 
gammoides (Blanchard), (Ángulo, 1973), pero sensiblemente —a lo 
menos— se observan diferencias en cada uno de los dibujos o caracteres 
descritos, lo cual demuestra el valor taxonómico de estos caracteres. 

El presente trabajo fue realizado con fondos del proyecto 2.08.13 
del Consejo de Investigación Científica de la Universidad de Concep- 
ción, Chile. 

ABREVIATURAS USADAS 

a a abertura anal; ^„ j, puncturas cefálicas anteriores; -<4^ 2 ^ cerdas cefálicas an- 
teriores; Abj_jg segmentos abdominales; a bg abertura genital; Adf^ punctura 
cefálica adfrontal; Adfj_^ cerdas cefálicas adfrontales; afr esclerite adfrontal; ant 
antena; aovp abertura del ovopositor; cer ceratoteca; clp clypeus; Cplb cerda del 
palpo labial; ere cremáster; JEj ^ cerdas cefálicas epistomales; esp espiráculo; 
espp espiritrompa; espt espinerete; F^ punctura cefálica frontal; Fj cerda cefálica 
frontal; fr frente; gen gena; htm hendidura transversal media de la hipofaringe; 
Ibr labrum; n notum; O^ 2,5 cerdas cefálicas oculares; o ojo; O^ punctura cefálica 
ocular; oc ocelo; P^ ^ cerdas cefálicas posteriores; pabm punto de articulación del 
brazo maxilar; P^ punctura cefálica posterior; plb palpo labial; pod podoteca; 
ptt pteroteca; red región distal de la hipofaringe; rep región proximal de la 
hipofaringe; rpm región próximo-distal de la hipofaringe; saf sutura adfrontal; 
se sutura epistomal; sep sutura epicraneal; sf sutura frontal; SO,^ ^ cerdas cefá- 
licas suboculares; splb segmento del palpo labial; tg tergite; Thj_^ segmentos 
torácicos; x, y, z puncturas protorácicas; / a,b,c cerdas corporales II a,b,c cerdas 
corporales; III-VIII cerdas corporales: Ig-VIg ocelos. 



bibliografía 

Ángulo, A. O. 1973. Estados preimaginales de Syngrapha gammoides (Blanchard), 
(Lepidoptera: Noctuidae). Bol. Soc. Biol. Concepción. ^5:155-162. 

Artigas, J. N. 1972. Ritmos poblacionales en lepidópteros de interés agrícola para 
Chile. Bol. Soc. Biol. Concepción. ^5:38-41, Figs. 24, 25 y 62. 

Aurivillius, Chr., L. B. Prout & E. Meyrick. 1940. Lepidopteren von Juan Fer- 
nandez und der Oster-Insel. In Skottsberg, Cari. The Natural History of Juan 
Fernandez and Easter Island. p. 259. 

Biezanko, C. M. de. 1957. Lepidoptera del Uruguay, lista anotada de especies. 
Rev. Fac. Agronomía Montevideo. 46:52. 

Blanchard, E. 1852. Lepidópteros. In Cay, C. Historia física y política de Chile. 
7:85. 

Hampson, G. F. 1913. Catalogue of the Noctuidae in the Collection of the British 
Museum. 75:410-411, Fig. 106. 

Ureta, E. 1935. El género Plusia Ochs. en Chile. Rev. Ch. Hist. Nat. iP:294-295, 
Fig. 47 b. 

Walker, F. 1857. List of the specimens of the lepidopterous insects in the collection 
of the British Museum. 72:918-919. 

-122- 



BOL. SOC. BIOL. DE CONCEPCIÓN, TOMO XLVIII, pp. 123-126, 1974 



ESTUDIO PRELIMINAR SOBRE EL CONSUMO DE OXIGENO 

DE SCHIZOPORELLA BIFRONS Y MEMBRANIPORA 

HYADESI (BRYOZOA CHEILOSTOMATA) 

POR 

HUGO I. MOYANO G. (*), ÓSCAR E. MARÍN (*) 
y MARCO ANTONIO SALAMANCA (*) 



Resumen 
Se determinó el consumo de O.^ de Memhranipora hyadesi Jullien, 1888 
y de Schizoporella bifrons Moyano, 1968, mediante respirómetro de Warburg 
en agua de mar filtrada, a 149C. El consumo de Og alcanza a 6,151 X 10— ^ 
ul/zooide/h para S. bifrons y a 3,449 X IQ-s ul/zooide/h para M. hyadesi. La 
diferencia entre ambas se atribuye a que S. bifrons presentaba larvas en incu- 
bación en sus ovicelas hiperestomiales. 

Abstract 

The oxygen consumption of Membranipora hyadesi Jullien, 1888 and of 
Schizoporella bifrons Moyano, 1968, with a Warburg respirometer containing 
sea water at 149C was measured. The rate of oxigen consumed reaches to 6,151 
X 10-3 ul/zooid/h for S. bifrons and to 3,449 X lO-s ul/zooid/h for M. hyadesi. 
It is suggested that the observed difference between both species is caused by 
the presence of ova and larvae inside the ovicells of Schizoporella bifrons. 



INTRODUCCIÓN 

Datos sobre medidas del metabolismo de Bryozoa son muy 
escasos. Ryland (1967, 1970) hace énfasis en esta realidad y cita tra- 
bajos de Mangum y Schopf (1967) sobre Bugula turrita y de Massaro 
y Fat (1967) que hacen un estudio crítico del trabajo de los dos 
autores precedentes. 

Mangum y Schopf formularon un modelo sobre el consumo 
teórico posible de un briozoo generalizado. En este sentido conside- 
raron al polípido como un cilindro complejo divisible en tentáculos 
y la vaina de los mismos, y al cístido que contiene al polípido como 
un prisma. Los valores obtenidos al medir el consumo del animal 

(*) Instituto de Biología, Universidad de Concepción. 

- 123 - 



Bol. Soc. Biol. de Ck)ncepción, XLVIII, 1974. 

(B. turrita) alcanzaron a 4,25 X 10-^ (S.D. =t 0.7) ul/zooide/h, difi- 
riendo grandemente del cálculo teórico. 

Massaro y Fat discutieron el trabajo anterior revisando el mo- 
delo matemático sobre la base de la morfología zooidal, expresando 
sus cálculos en gr/cm- y no en las unidades del modelo de Mangum 
y Schopf por lo que se hace difícil compararlos. 

En este trabajo se ha medido el consumo de oxígeno de dos 
especies de la bahía de Concepción, con el fin de aportar datos sobre 
el metabolismo básico de los briozoos. 

MATERIALES Y MÉTODOS 

Se trabajó en Schizoporella bifrons Moyano, 1968 y Membra- 
nipora hyadesi Jullien, 1888, obtenidas de colectores de ostras sus- 
pendidos de una balsa flotante en Caleta Leandro, Tumbes, Bahía de 
Concepción. 

En el laboratorio las muestras fueron mantenidas en agua de 
mar a temperatura ambiente que fluctuó entre ± 14-15?C en un 
acuario con aireación constante. 

El consumo de oxígeno fue determinado mediante un aparato 
de Warburg, usando las técnicas manométricas convencionales (Um- 
breit et al. 1959). Se usaron vasos reaccionales con un volumen de 
15 ce. En cada frasco se colocó un trozo de colonia de un volumen 
conocido y se completó a 3 ce con agua de mar superficial filtrada 
con un filtro millipor N*? 0.47. Cada vaso fue conectado a un manó- 
metro Warburg cuya constante había sido previamente calculada y 
las mediciones se hicieron considerando el valor de solubilidad de 
oxígeno en agua de mar de una salinidad de 30,42 g/oo. Se usó KOH 
al 30% para absorver el CO2 desprendido. 

Durante 60 minutos se midió el consumo de oxígeno en micro- 
litros por zooide y por hora (ul/zooide/h), mientras los frascos eran 
agitados a un ritmo de 50 oscilaciones por minuto manteniéndose 
una temperatura de 149C. 

En dos oportunidades diferentes se midió el consumo de oxí- 
geno. La primera inmediatamente de colocar la muestra en el vaso 
reaccional y la segunda seis horas más tarde. Los resultados en ambos 
casos son muy dispares, desechándose como valederos los de la pri- 
mera medición como se discute más adelante. 

Las colonias de S. bifrons se encontraban en plena reproducción 
(fines de julio, 1974) con sus ovicelas completamente desarrolladas 
con células huevo en incubación en su interior, en tanto que las de 
M. hyadesi no presentaban indicios de estarse reproduciendo. 

RES UL TADOS 

La Tabla I indica el consumo de oxígeno de 3 muestras de 
S. bifrons. 

-124- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 



Tabla I 
CONSUMO DE OXIGENO DE 5. BIFRONS 



N? de zooides por muestra Consumo de O (ul) Tiempo en min. ul/zooide/h 



505 
527 

524 



3,3291 


60 


6,592 X 10-3 


3,4141 


60 


6,478 X 10-3 


2,9169 


60 


5,382 X 10-3 



El valor promedio del consumo de oxígeno para cada zooide 
asciende a 6,151 X IQ-^ ul/zooide/h (S.D. ± 0,545). 

La Tabla II permite comparar los consumos de oxígeno cal- 
culados para M. hyadesi. 

Tabla II 
CONSUMO DE OXIGENO DE M. HYADESI 

N? de zooides por muestra Consumo de O^ (ul) Tiempo en min. ul/zooide/h 

751 2,8725 60 3,825 X 10-3 

687 2,1111 60 3,073 x iQ-s 



El valor promedio del consumo de oxígeno para cada zooide 
asciende a 3,449 X lO"-' ul/zooide/h (S.D. ± 0,375), siendo inferior 
al de B. turrita (Mangum y Schopf, 1967) y al de S. bifrons. 

DISCUSIÓN Y CONCLUSIONES 

A.— Los valores encontrados se pueden considerar como preli- 
minares pues, resultados de mayor confiabilidad podrían obtenerse 
al medir el consumo de oxígeno en un número mayor de muestras 
y en condiciones fisiológicas semejantes entre las especies consideradas 
para poder hacer comparaciones. En este caso, gran niimero de zooides 
de S. bifrons tenía huevos en desarrollo en las ovicelas hiperestomiales 
lo que viene a significar un consumo adicional de oxígeno, en tanto 
que los zooides de M. hyadesi no mostraban signos evidentes de en- 
contrarse en reproducción, lo que se refleja en la diferencia de valores 
de consumo de oxígeno: 6,151 X 10""^ ul/zooide/h de S. bifrons contra 
3,449 X lO-'^ ul/zooide/h de M. hyadesi. 

B.— No se incluyó las mediciones hechas inmediatamente de 
colocada la muestra en el vaso reaccional porque evidentemente los 
zooides no habían evaginado sus polípidos que presentan una gran 
superficie ciliada que al mover el agua favorece el intercambio gaseoso. 
Los altos valores encontrados después de un largo tiempo de acostum- 
bramiento durante el cual los zooides se habituaron a la agitación del 

-125- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

sistema manómetro-vaso reaccional en el baño, indican que los poli- 
pidos se habían extendido fuera del cístido zooidal en M. hyadesi y 
que en S. bifrons los poli pidos se habían extendido y retraído al 
interior exponiendo la superficie ciliada y haciendo entrar agua de 
mar al saco de compensación. Se hace esta afirmación sobre la base 
de observaciones de los autores de la conducta previa de los zooides 
antes y luego de transcurrido un cierto tiempo después de estímulos 
tales como: cambio de acuario, agitación y cambios de temperatura, 
a lo que los zooides respondían invaginando los tentáculos, volviendo 
al exterior después de uniformadas las condiciones ambientales. 

C— Al comparar los valores obtenidos con los previamente 
señalados por Mangum y Schopf (1967) para Biigula turrita (4,25 X 
10~^ ul/zooide/h) se constata una pequeña diferencia con los valores 
encontrados para nuestras especies lo que puede deberse a las siguien- 
tes causas: se trata de especies diferentes; las mediciones de Mangum y 
Schopf fueron hechas a 20*?C y las nuestras a H'^C y por último no 
sabemos el volumen zooidal de Bugula turrita con respecto al de las 
especies aquí estudiadas. 

D.— No se discuten los valores expresados por Massaro y Fat 
por no hallarse en unidades comparables. 

AGRADECIMIENTOS 

Los autores agradecen al Dr. T. J. M. Schopf del Departamento 
de Ciencias Geofísicas de la Universidad de Chicago, por el envío de 
una valiosa copia corregida de su trabajo sobre el consumo de O2 en 
Bugula turrita. 

bibliografía 

Alarcón, M. y O. Marín. 1969. Determinación de variaciones metabólicas por 
acción de clorhidrato de morfina sobre Drosophila melanogaster. Bol. Soc. Biol. 
Concepción, 41:211-228. 

Jullien, J. 1888. Bryozoaires. Mission Scientifique du Cap Horn. 6(3):I1-I92. 

Harvey, H. 1966. Chemistry and Fertility of Sea-Waters. 2^ Ed. Reimpresa. 
Cambridge at the University Press. Great Britain. 240 págs. 

Mangum, C. P. y T. J. M. Schopf. 1967. Is an Ectoproct possible ? Nature 213 
(5073):264-266. 

Massaro, T. A. e I. Fat. 1967. Oxygen Consumption of Ectoprocts. Nature, 216: 
59-60. 

Moyano, G. H. I. 1968. Descripción de Schizoporella bifrons n. sp. con una dis- 
cusión acerca de los géneros Schizoporella y Dakaria. Bol. Soc. Biol. Concepción, 
40:81-89. 

Prosserc, L. 1968. Fisiología comparada. 2^ ed. Editorial Interamericana. 728 págs. 

Ryland, J. S. 1967. Respiration in Polyzoa (Ectoprocta). Nature 216(51 19):1040- 
1041. 

Ryland, J. S. 1970. Bryozoans. Hutchinson University Library London. 175 págs. 

Umbreit, W. W., Burris, R. H. y J. F. Stauffer. 1959. Manometric Techniques, 
Burger Publishing Co. USA. 338 págs. 

-126- 



BOL. SOC. BIOL. DE CONCEPCIÓN, TOMO XLVIII, pp. 127-146, 1974 



TABLA DE DESARROLLO NORMAL DE RHINODERMA 
DARWINI (CONCEPCIÓN) 

POR 

BORIS JORQUERA, EMILIO PUGIN y ÓSCAR GOICOECHEA 

Resumen 

El desarrollo de Rhinoderma darwini recolectado en la provincia de Con- 
cepción, tiene particularidades distintas a aquellas descritas en nuestra tabla de 
desarrollo de Rhinoderma danuini Duméril y Bibron, 1841 realizada con material 
recolectado en la provincia de Valdivia. 

El desarrollo de Rhinoderma darwini de Valdivia, es de tipo directo. La 
última parte del período embrionario y toda la metamorfosis, transcurren en el 
interior de la bolsa gutural del macho. En ambos períodos del desarrollo, se 
destaca la ausencia de: branquias externas, pliegue opercular, sifón, dientecillos 
córneos, membrana interdigital y tubérculos digitales. Aleta caudal poco de- 
sarrollada. 

El desarrollo de Rhinoderma darwini de Concepción, es de tipo intermedio. 
La última parte del período embrionario y los primeros estados de la metamor- 
fosis transcurren en la bolsa gutural del macho; pero el resto de la metamorfosis 
se completa en medio acuático. En ambos períodos del desarrollo, se destaca la 
presencia de: branquias externas, pliegue opercular, sifón, boca larvaria con 
pico y dientecillos córneos, membrana interdigital y tubérculos digitales. Aleta 
caudal bien desarrollada. 

Estas modificaciones, son evidentemente adaptativas a las diferentes condi- 
ciones ambientales de desarrollo en dos latitudes del país; y por lo tanto suge- 
rimos considerar a Rhinoderma darwini de la provincia de Concepción como 
subespecie o nueva especie. 

Abstract 

The development of Rhinoderma darwini collected in the province of 
Concepción show different characteristics from those that had been previously 
collected in Valdivia. 

The development of Rhinoderma darwini in Valdivia is of a direct type. 
The last part of the embryonary period and all its metamorphosis take place 
inside the male guttural pouch. In both periods the absence of external gills, 
opercular fold, spiracle, horny teeth, interdigitai membrane and toe pads, was 
noticed. The tail fin is not well developed. 

The development of Rhinoderma darwini in Concepción is of an inter- 
medíate type. The last part of the embryonary period and the first stages of the 
metamorphosis take place inside the male guttural pouch. The rest of the meta- 

- 127 - 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

morphosis is completed in an aquatic environment. In both periods of develop- 
ment, external gills, opercular fold, spiracle, larval mouth with horny beak and 
horny teeth, interdigital membrane and toe pads, were present. The tail fin is 
"vvell developed. 

These modifications evidently show the Rhinoderma darwini's adaptability 
to dissimilar environmental conditions of development in two different latitudes 
of the country; therefore we suggest that the Rhinoderma darwini from the pro- 
vince of Concepción should be considered as a sub species or new species. 



INTRODUCCIÓN 

Rhinoderma darwini Duméril y Bibron, 1841 habita en el 
Sur de Chile desde Nuble hasta Chiloé (Cei, 1962). Fue encontrado 
por Darwin durante la expedición del Beagle (1835) y descrito por 
primera vez por Duméril y Bibron (1841). 

A pesar de que algunas referencias sobre su clasificación taxo- 
nómica, en los grupos familia y sub-familia, son controvertidas (Grif- 
fiths, 1959; Cei, 1962; Lynch, 1971; Barrio y Rinaldi, 1971; Veloso 
et al 1973), se considera a Rhinoderma darwini como especie única 
del género Rhinoderma. 

Gay, (1848); Espada, (1872); Howes, (1888); Burger, (1905); Ba- 
rros, (1918); Wilhelm, (1927 y 1932); Pflaumer, (1935); Noble, (1954) 
y Cei, (1962); se refieren a la biología de Rhinoderma y de una manera 
muy particular a su desarrollo larvario dentro de la bolsa gutural del 
macho. Jorquera et al (1972), elaboran la tabla del desarrollo de 
Rhinoderma darwini, con material recolectado en la provincia de 
Valdivia. Este desarrollo es directo y se le divide en un período 
embrionario, y un período de metamorfosis; estableciéndose como 
límite entre ambos, la aparición del esbozo de los miembros poste- 
riores. La primera parte del período embrionario transcurre en el 
medio externo sobre terreno húmedo y posteriormente los embriones 
son incorporados a la bolsa gutural del macho, donde permanecen 
hasta completar la metaformosis. 

Las observaciones sobre el desarrollo embrionario y la meta- 
morfosis, señalan ciertas particularidades consideradas como adapta- 
tivas a la normal condición de dependencia paterna en medio no 
acuático. 

Recientemente, la observación del desarrollo de Rhinoderma 
darwini recolectado en la provincia de Concepción señala particula- 
ridades distintas a nuestra tabla original, lo que nos ha llevado a la 
elaboración de una segunda tabla de desarrollo y a plantear los aspec- 
tos comparativos más importantes entre ambos esquemas de desarrollo. 

MATERIAL Y MÉTODO 

Los animales adultos y las larvas en diferentes estados de meta- 
morfosis fueron recolectados en la provincia de Concepción durante 
los meses de primavera y verano. 

-128- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

El material para la observación de los períodos que denomi- 
namos embrionario y de metamorfosis, fue obtenido en distinta forma 
para cada caso. 

Para el estudio del período embrionario se esperó ovulación 
espontánea y fecundación en terrarios especialmente acondicionados. 
Los huevos fecundados fueron cultivados a 18?C sobre un lecho de 
algodón empapado en solución Holtfreter al 10%. 

Para el estudio de la metamorfosis, los primeros estados de este 
período fueron encontrados en la bolsa gutural del macho y luego 
cultivados a 18?C en solución Holtfreter al 10%, con adición de 
Elodea canadensis, que además de oxigenar el medio, servía de ali- 
mento a los embriones. Como el desarrollo de estos embriones era 
considerablemente lento y hacía presumir un largo período de meta- 
morfosis, el resto de los estados fue recolectado al estado libre en su 
habitat natural y luego se procedió a clasificarlos de acuerdo a los 
criterios generales establecidos en nuestra primera tabla, y que corres- 
ponden a normas habituales para elaborar tablas de desarrollo en 
anuros. 

DESCRIPCIÓN DE LA TABLA 

PERIODO EMBRIONARIO. 

Describiremos el período embrionario como aquel compren- 
dido desde la fecundación, hasta la aparición del esbozo de los miem- 
bros posteriores. 

Estado 1. Oocito O horas. 

La superficie del oocito es pigmentada de color gris oscuro 
jaspeado en el hemisferio animal y blanco amarillento en el hemis- 
ferio vegetativo. El polo animal presenta una zona despigmentada 
de 0,2 a 0,3 mm de diámetro, donde se observa un punto oscuro. 
Esta zona corresponde a la eliminación del corpúsculo polar. 

Los oocitos miden 2,4 mm de diámetro promedio y están en- 
vueltos por una doble cápsula de gelatina de 1,1 a 1,5 mm de espesor. 
Son puestos en "clusters" de 12 a 24 oocitos. 

Estado 2. Segmentación inicial. O horas a 11,30 horas. 

Desde la fecundación, hasta que se completa el cuarto 
"set" de segmentación. 
El primer surco, meridional, se inicia en el polo animal 4 horas 
después de la fecundación. 

El segundo surco, también meridional, aparece a las 7,30 
horas, poco después que se completa el primero. 

El tercer "set" de surcos aparece a las 8,45 horas como hen 
diduras perpendiculares al primero y segundo surco, que llevan a la 

-129- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 



EMBRIOGENESIS DE 

Rhinoderma darwini 
Concepción '^^^^^ 18' C. 




1. OOCITO O horas. 







2. SEGMENTACIÓN INICIAL. O horas a 11,30 horas. 











)5^^ 






YiJ- 



P- 



3. SEGMENTACIÓN AVANZADA. 11,30 horas a 54 horas. 




4. GASTRULACION INICIAL. 
54 horas a 72 horas. 




5. GASTRULACION 

AVANZADA. 

72 horas a 92 horas 



- 130 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

formación de un estado de 8 blastómeras: 4 pequeñas en el polo 
animal y 4 voluminosas en el polo vegetativo. 

El cuarto "set" de surcos se inicia a las 10,30 horas, dividiendo 
primero las blastómeras del polo animal y luego las blastómeras del 
polo vegetativo, hasta completar un estado de 16 blastómeras a las 
11,30 horas. 

Estado 3. Segmentación avanzada. 11,30 horas a 54 horas. 

Desde que se completa el cuarto "set" de segmentación, 
hasta la aparición del labio dorsal del blastoporo. 
Luego del estado de 16 blastómeras, la pérdida del sincronismo 
en la aparición de los surcos no permite precisar una regularidad en 
el número y disposición de las blastómeras. Las divisiones prosiguen 
en forma irregular y notablemente aceleradas en el polo animal, lo 
que conduce a la formación de blastómeras pequeñas a este nivel 
y muy voluminosas en el polo vegetativo. A medida que avanza la 
segmentación, por debajo del área pigmentada del hemisferio animal, 
aparece una ancha banda ecuatorial de color gris, que se aclara gradual- 
mente hacia el polo vegetativo donde aún se perciben las macrómeras 
cargadas de vitelo. En esta zona de transición, a las 54 horas, aparece 
la hendidura del labio dorsal del blastoporo, señalando el término 
del estado. 

Estado 4. Gastrulación inicial. 54 horas a 72 horas. 

Desde que aparece el labio dorsal, hasta que se completa 
el blastoporo. 
La hendidura del blastoporo se arquea en dirección ventral, 
hasta completar un círculo de 1,5 mm de diámetro, que encierra el 
área de las macrómeras del polo vegetativo. 

Estado 5. Granulación avanzada. 72 horas a 92 horas. 

Desde que se completa el blastoporo, hasta que aparece 

la placa neural. 

Mientras ocurre la constricción del blastoporo, desaparece la 

diferencia de pigmentación entre el área obscura del hemisferio animal 

y la banda gris ecuatorial; por lo que toda la superficie del epiblasto 

adquiere un aspecto más homogéneo. 

Estado 6. Placa neural. 92 horas a 103 horas. 

Desde que aparece la placa neural, hasta que se inician 

los pliegues neurales. 
Cuando el blastoporo mide 0,1 a 0,2 mm de diámetro, se esboza 
la placa neural como una zona más clara, en forma de raqueta en- 
sanchada en su extremo cefálico. Desde su extremo estrecho se in- 
sinúa levemente la depresión del surco neural. 

-131- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

Estado 7. Pliegues neurales. 103 horas a 109 horas. 

Desde que se inician los pliegues neurales, hasta que se 
adosan en toda su longitud. 

En el borde de la placa neural, se eleva el repliegue marginal 
de los pliegues neurales, que progresivamente van delimitando un 
surco neural estrecho en sus dos tercios caudales y ensanchado en el 
tercio cefálico. 

A medida que prosigue el levantamiento de los pliegues neu- 
rales, se alarga y estrecha el extremo anterior del surco neural y los 
pliegues se aproximan entre sí; primero a nivel del tercio medio o 
posterior, y luego hacia adelante, dejando temporalmente abierto 
el neuroporo anterior. 

Durante el desarrollo de los pliegues neurales, se produce un 
aplastamiento de la región dorsal del embrión, que modifica la forma 
hasta entonces esférica de éste. La línea del dorso describe hacia 
adelante una pronunciada curvatura, sobre la que se flecta el surco 
neural. El extremo caudal también se flecta, aunque en forma menos 
acentuada. 

Estado 8. Tubo neural. 109 horas a 137 horas. 

Desde que los pliegues neurales se adosan en toda su 
longitud, hasta que aparece el brote caudal. 

Se cierra el neuroporo anterior, completándose la fusión de los 
pliegues neurales. Mientras sucede ésto, se proyecta hacia adelante 
la región cefálica, en la cual aparece la depresión del estomodeo y 
el relieve de las placas branquiales. El extremo caudal se eleva dor- 
salmente. 

Más tarde, aparece un surco sobre cada placa branquial y se 
hace notable la presencia del brote caudal. La proyección del extremo 
cefálico y el desarrollo del brote caudal, producen la elongación del 
eje embrionario, que al término del estado alcanza un promedio 
de 3 mm. 

Estado 9. Brote caudal. 137 horas a 167 horas. 

Desde la presencia del brote caudal, hasta que se aprecia 

la respuesta muscular. 
Durante este estado se aprecia externamente el límite entre 
las vesículas encefálicas anterior y media. Las placas branquiales son 
prominentes y la aparición de un nuevo surco sobre ellas, las subdivide 
en tres pliegues paralelos. Por detrás del tercer pliegue se destaca el 
relieve del pronefros (los pliegues se numeran de 1 a 3 en sentido 
céfalo caudal). 

El eje embrionario continúa alargándose, fundamentalmente a 
expensas de la cola, y al término del estado alcanza una longitud total 
de 3,9 a 4,2 mm. 

-132- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 



6. PLACA NEURAL. 
92 horas a 103 horas. 






7. PLIEGUES NEURALES 
103 horas a 109 horas. 




8. TUBO NEURAL. 
109 horas a 137 horas. 




9. BROTE CAUDAL. 
137 horas a 167 horas. 



-1S3- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

Estado 10. Respuesta muscular. 167 horas a 187 horas. 

Desde que aparece la respuesta muscular, hasta que se 
aprecia latido cardíaco. 

La respuesta muscular se manifiesta por movimientos de late- 
ralidad, que se producen primero frente a estímulos mecánicos y más 
tarde se hacen espontáneos. 

Se acentúan los tres relieves de las placas branquiales. Por en- 
cima del primer relieve hacen prominencia las cápsulas ópticas y en 
ellas se distingue una leve pigmentación coroídea. Por delante del 
esbozo óptico se sitúan las fositas olfativas. 

La longitud promedio alcanzada por los embriones durante 
el estado es de 6 mm, de los cuales 3 mm corresponden a la cola, 
medida esta última desde la abertura anal. 

Estado 11. Circulación. 187 horas a 215 horas. 

Desde que se aprecia latido cardíaco, hasta que se 
observa circulación caudal. 

Casi simultáneamente con la aparición del latido cardíaco, se 
esboza el primer brote branquial sobre el segundo pliegue branquial. 
Luego aparece un segundo brote branquial a nivel del tercer pliegue 
branquial y el primer brote se subdivide en dos yemas. En este mo- 
mento aparece la circulación branquial. Eventualmente el segundo 
brote branquial también se subdivide en dos pequeñas yemas. El 
primer pliegue de la placa branquial desciende por el costado del 
cuello y constituye el esbozo del pliegue opercular. 

Poco después de la aparición de la circulación branquial, se 
produce la ruptura de la membrana buco-faríngea. En la cola hay 
diferenciación de aletas dorsal y ventral y a las 215 horas se observa 
la circulación caudal. 

El embrión alcanza un largo total de 7 a 7,5 mm, de los cuales 
4,3 corresponden a la cola. 

Estado 12. Cierre de los opérculos. 215 horas a 321 horas. 

Desde que se inicia la circulación caudal, hasta que los 
pliegues operculares se cierran sobre los brotes bran- 
quiales y aparece el esbozo de los miembros posteriores. 
Los pliegues operculares no alcanzan a reunirse ventralmente 

y se desplazan en sentido caudal cubriendo los brotes branquiales. 

Primero se produce el cierre completo en el lado derecho y algo más 

tarde en el lado izquierdo, permaneciendo a este costado la abertura 

sifonal. 

El término del estado está señalado por la aparición del esbozo 

de los miembros posteriores y en ese momento los embriones miden 

8 a 8.5 mm de longitud, de los cuales 4,9 corresponden a la cola. 



-134- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 




10. RESPUESTA MÜSCUL 
167 horas a 137 hcras. 




11. CIRCULACIÓN. 
Í87 horas a 215 horas, 




12. CIERRE DE LOS OPERCULOS, 
215 horas a 321 horas. 



-135- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

PERIODO DE METAMORFOSIS. 

Describiremos el período de metamorfosis como aquel com- 
prendido desde la aparición del esbozo de los miembros posteriores, 
hasta la desaparición de la cola. 

Estado 1 . Desove. 

Desde la aparición del esbozo del miembro posterior 
hasta que su longitud alcanza a la mitad de su diámetro. 

Durante el curso de este estado, se circunscribe la abertura 
del sifón y en los embriones cultivados en solución Holtfreter em- 
pieza espontáneamente el desove. 

La cloaca se prolonga bajo el borde ventral de la cola. Por 
delante y encima de esta prolongación, se sitúa el esbozo de los 
miembros posteriores. 

La longitud promedio del estado es de 10 mm, de los cuales 
5,7 mm corresponden a la cola, medida desde la abertura anal. 

Estado 2. Papilas labiales. 

Desde que la longitud del esbozo del miembro posterior 
es igual a la mitad de su diámetro, hasta que la longitud 
iguala al diámetro. 

El desove, iniciado en el estado anterior culmina durante este 
estado. 

En el margen de la cavidad bucal, se elevan formaciones la- 
biales de bordes papilares. La prolongación cloacal se dilata progre- 
sivamente. 

La longitud promedio del estado es de 12,5 mm, de los cuales 
7,5 corresponden a la cola. 

Estado 3. Dientecillos córneos. 

Desde que la longitud del esbozo de miembro posterior 
es igual a su diámetro, hasta que la longitud alcanza a 
una y media vez su diámetro. 

En la boca hacen aparición los dientecillos córneos y el pico 
córneo. En el labio superior, los dientecillos córneos se disponen en 
una serie anterior continua y dos series laterales posteriores. En el 
labio inferior, los dientecillos se disponen en tres series lineales con- 
tinuas. 

Se acentúa la dilatación de la prolongación cloacal y su abertura 
externa. 

La longitud promedio del estado es de 18,5 mm, de los cuales 
11 mm corresponden a la cola. 



136- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 



METAMORFOSIS DE Rhinoderma darwini 

Concepción 



,4mm 1 




1 DESOVE 




2 PAPILAS LABIALES 





3 DIENTECILLOS CORNEOS 4 CURVATURA VENTRAL 

DEL MIEMBRO 




5 MIEMBRO EN FORMA DE 
PALA DE REMO 



6 PRESENCIA DEL 
QUINTO DEDO 



Estado 4. Curvatura ventral del miembro. 

Desde que la longitud del miembro posterior es igual a 
una y media vez su diámetro, hasta el aplanamiento de 
su extremo distal. 



-' 137 - 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

Una ligera escotadura ventral del miembro posterior esboza 
el límite del futuro segmento autopodal, el cual, hacia el término del 
estado se aplana en sentido lateral. 

La longitud promedio del estado es de 20,5 mm, de los cuales 
12 mm corresponden a la cola. 

Estado 5. Miembro en forma de "pala de remo". 

Desde el aplanamiento del extremo distal del esbozo 
del miembro posterior, hasta la aparición del quinto 
dedo. 
Una nueva escotadura sobre el borde dorsal del miembro 

indica con precisión el límite del autopodo, el cual durante este estado 

se presenta aplanado, caracterizando la típica forma de miembro en 

"pala de remo". 

La longitud promedio del estado es de 24,5 mm, de los cuales 

13,5 mm corresponden a la cola. 

Estado 6. Presencia del quinto dedo. 

Desde la aparición del quinto dedo, hasta la aparición 
del cuarto dedo. 

En el borde del extremo distal del miembro, por detrás de la 
escotadura dorsal ya citada, aparece una primera escotadura interdi- 
gital individualizando el esbozo del quinto dedo. 

Practicando una disección de la piel pigmentada de la región 
ántero-lateral del cuerpo (entre la abertura del sifón y el ojo), se 
deja al descubierto el esbozo de los miembros anteriores, en los cuales 
se observan los primeros brotes digitales. 

La longitud promedio del estado es de 31,2 mm, de los cuales 
15 mm corresponden a la cola. 

Estado 7. Presencia del cuarto y quinto dedo. 

Desde la aparición del cuarto dedo, hasta la aparición 

del tercer dedo. 

Una segunda escotadura interdigital, individualiza el esbozo 

del cuarto dedo. Empieza a diferenciarse el segmento del zeugópodo. 

La longitud promedio del estado es de 27 mm., de los cuales 

15,5 mm corresponden a la cola. 

Estado 8. Presencia del tercero, cuarto y quinto dedo. 

Desde la aparición del tercer dedo, hasta la aparición 
del segundo y primer dedo. 
Una tercera escotadura interdigital separa al esbozo del tercer 
dedo. El segmento del zeugópodo, se flecta ligeramente hacia aden- 
tro, formando ángulo con el estilópodo. 

En los miembros anteriores (descendidos por delante y sobre 
el nivel del sifón) es posible observar los dedos a través de la piel. 

-138- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

La longitud promedio del estado es de 28,5 mm, de los cuales 
16,2 mm corresponden a la cola. 

Estado 9. Presencia de los 5 dedos. 

Desde la aparición del segundo y primer dedo, hasta la 
aparición del tubérculo metatarsal. 




7 PRESENCIA DEL CUARTO Y QUINTO DEDO 




8 PRESENCIA DE TERCERO , CUARTO Y QUINTO DEDO 




PRESENCIA DE LOS CINCO DEDOS 



-139;- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

Una cuarta escotadura interdigital separa los esbozos del se- 
gundo y primer dedo. 

Los miembros anteriores descienden ligeramente bajo el nivel 
del sifón. 

La prolongación cloacal alcanza su máximo volumen, con un 
diámetro de 1,5 mm y está ampliamente abierta al exterior. 

La longitud promedio del estado es de 30 mm., de los cuales 
17 mm corresponden a la cola. 

Estado 10. Tubérculo metatarsal. 

Desde la aparición del tubérculo metatarsal, hasta que 
desaparece la prolongación cloacal. 

Por delante y ligeramente hacia adentro de la base del primer 
dedo, aparece el tubérculo metatarsal. Los miembros posteriores ad- 
quieren durante este estado notable desarrollo, aparecen las mem- 
branas interdigitales y son capaces de realizar movimientos natatorios. 

El desarrollo de los miembros anteriores produce un ligero 
abultamiento de la región lateral del cuerpo, correspondiente a la 
región de las cámaras branquiales. 

La dilatada prolongación cloacal decrece y desaparece hacia el 
término del estado. 

La longitud promedio del estado es de 31,2 mm de los cuales 
18,5 mm corresponden a la cola. Sin considerar la reducción de la 
prolongación cloacal, se observa que la longitud del cuerpo se man- 
tiene similar al estado anterior. 

Estado 1 1 . Desaparición de dientecillos córneos. 

Desde que desaparece la dilatación cloacal hasta que las 
extremidades anteriores salen al exterior. 

Durante la segunda mitad del estado, desaparecen los diente- 
cillos córneos y la armadura ventral del pico córneo. 

El ángulo de flexión del codo, en las extremidades anteriores, 
produce un marcado relieve bajo la piel de la región lateral del cuerpo. 

La notable disminución del contenido intestinal produce un 
decrecimiento del tamaño corporal. 

La longitud promedio del estado es de 30,3 mm, de los cuales 
19 mm corresponden a la cola. Si se considera la desaparición de la 
prolongación cloacal, resulta evidente que la longitud de la cola 
se mantiene similar al estado anterior. 

Estado 12. Exteriorización de los miembros anteriores y regresión 
de la cola I. 

Desde que los miembros anteriores se exteriorizan, hasta 
que la longitud de la cola es igual a la longitud del 
cuerpo. 

-140- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 




10 TUBÉRCULO METATARSAL 




11 DESAPARICIÓN DE LOS DIENTECILLOS CORNEOS 




12 EXTERIORIZACION DE LOS MIEMBROS ANTERIORES 

Y REGRESIÓN DE LA COLA . I. 

Primero se produce la ruptura de la cámara branquial del lado 
izquierdo y luego la del lado derecho, quedando en libertad los 
miembros anteriores. 

En la boca, persiste la armadura dorsal del pico córneo y las 
formaciones labiales se reducen a ligeros relieves ventrolaterales fes- 
toneados. 



-141- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

Durante la segunda mitad del estado, se observa dorsalmente 
la presencia del "cantus lateralis", el "cantus rostralis" y el esbozo 
de la prolongación nasal. 

La longitud promedio del estado es de 26,5 mm, de los cuales 
15,5 mm corresponden a la cola, la cual entra en regresión y al tér- 
mino del estado iguala la longitud del cuerpo en 11 mm de pro- 
medio. 




13 REGRESIÓN DE LA COLA . II. 




14 REGRESIÓN DE LA COLA. III 




15 METAMORFOSIS COMPLETA. 




142- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

Estado 13. Regresión de la cola. II. 

Desde que la cola es igual a la longitud del cuerpo, 
hasta que la cola es igual a la longitud de la pierna. 

Se completa la fusión de la piel alrededor de la base de los 
miembros anteriores. 

En la boca desaparecen el relieve labial festoneado y la arma- 
dura dorsal del pico córneo. La abertura de esta cavidad adquiere 
forma de arco, cuyos extremos alcanzan el nivel de la línea inter- 
pupilar. 

En las extremidades posteriores son bien manifiestas las líneas 
glandulares y aparecen tubérculos digitales en los cinco dedos. 

La longitud promedio del estado es de 19 mm, de los cuales 
8 mm corresponden a la cola. 

Estado 14. Regresión de la cola. III. 

Desde que la cola es igual a la longitud de la pierna, 
hasta que desaparece. 
La pigmentación se acentúa y empieza a aparecer el patrón 
de dibujo dorsal. 

Las comisuras de la boca sobrepasan el nivel del ángulo pos- 
terior del ojo. 

La longitud promedio del estado es de 14,5 mm, de los cuales 
3,5 mm corresponden a la cola. 

Estado 15. Metamorfosis completa. 

La cola ha desaparecido, el aspecto externo del animal, con 
su patrón de dibujo generalizado, presenta las caractersticas generales 
del adulto, pero en tamaño reducido. 

La longitud promedio, medida desde la prolongación nasal 
hasta el extremo caudal, es de 12 mm. 

DISCUSIÓN 

Los criterios utilizados para subdividir los estados en la pre- 
sente tabla, son similares a aquellos que fueron utilizados para ela- 
borar nuestra primera tabla de desarrollo de Rhinoderma darwini 
Duméril y Bibron, recolectado en la provincia de Valdivia; y por lo 
tanto se facilita el reconocimiento de los aspectos comparativos más 
importantes entre ambos esquemas de desarrollo. 

El desarrollo de Rhinoderma lo hemos dividido en períodos 
embrionario y de metamorfosis. El período embrionario es aquel du- 
rante el cual el embrión permanece encapsulado y el período de 
metamorfosis es aquel que se inicia con la aparición del esbozo de 
los miembros posteriores y termina con la desaparición de la cola. 
En la presente tabla, al igual que en la anterior resulta una ligera 
superposición de un período con otro, ya que el desove se produce 
durante los estados 1 y 2 de la metamorfosis. 

-143- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

Rhinoderma darwini Duméril y Bibron (Valdivia, Lat. 39*?4rS; 
Long, 739I4'W) posee desarrollo directo, sin existencia de vida lar- 
varia libre en medio acuático. El período embrionario dura 23 días, 
de los cuales los primeros 20 días transcurren en el medio externo, 
hasta que se produce respuesta muscular. En este momento los em- 
briones encapsulados son incorporados a la bolsa gutural del macho, 
donde permanecen hasta completar la metamorfosis. Este último pe- 
ríodo dura 52 días. 

Durante los períodos embrionario y de metamorfosis, se desta- 
can las siguientes características morfológicas: 

— oocitos grandes (4 mm). 

— ausencia de branquias externas 

— ausencia de pliegues operculares 

— ausencia de sifón 

— ausencia de pico y dientecillos córneos 

— aleta caudal poco desarrollada 

— ausencia de membrana interdigital 

— ausencia de tubérculos digitales 

— piel fina y muy vascularizada. 

La presencia de estas características y la permanencia de las 
larvas en el interior He la bolsa gutural del macho, durante los últimos 
estados del período embrionario y todo el período de metamorfosis, 
nos llevaron a plantear la posibilidad de una relación trófica y res- 
piratoria entre la bolsa gutural y la piel de las larvas. Estudios pre- 
liminares de la ultraestructura de la bolsa gutural del macho y la 
epidermis de las larvas, permiten afirmar que existe una importante 
relación trófica de tipo parenteral (Garrido et al, 1974). 

Rhinoderma darwini (Concepción, Lat. 36?46'S; Long. 7395'W) 
posee desarrollo de tipo intermedio, con vida embrionaria en medio 
no acuático y metamorfosis en medio acuático. La primera parte del 
período embrionario transcurre en el medio externo y cuando se pro- 
duce respuesta muscular, los embriones encapsulados son incorporados 
a la bolsa gutural del macho, donde permanecen hasta alcanzar los 
estados 3 y 4 de metamorfosis. En este momento las larvas son ex- 
pulsadas de la bolsa gutural y completan la metamorfosis en el medio 
acuático. 

El período embrionario es notablemente más rápido que en 
los ejemplares de Valdivia. La diferencia de velocidad es especialmente 
acentuada en la segmentación y gastrulación, estados durante los cua- 
les, la mayor cantidad de vitelo de los voluminosos oocitos de la especie 
de Valdivia, retarda el ritmo de las mitosis y dificulta los movimientos 
morfogenéticos. No fue posible controlar la duración del período de 
metamorfosis en larvas mantenidas en cultivo ya que a partir de los 
estados 4 y 5 se producía la casi detención del desarrollo. 

-144- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

Durante los períodos embrionarios y de metamorfosis, se ob- 
servan numerosas características morfológicas diferentes de aquellas 
descritas para la especie recolectada en Valdivia, siendo las más im- 
portantes las siguientes: 

— oocitos pequeños (2,4 mm) 

— presencia de branquias externas, con circulación branquial 

— presencia de pliegue opercular 

— presencia de sifón 

— presencia de boca larvaria con pico y dientecillos córneos 

— aleta caudal bien desarrollada 

— presencia de membrana interdigital en los miembros posteriores 

— presencia de tubérculos digitales en los miembros posteriores. 

Las branquias externas, a pesar de presentar circulación, pare- 
cen no tener función respiratoria ya que no están en contacto con el 
medio acuático; pero luego del cierre del opérenlo, persiste al costado 
izquierdo un sifón que permite la respiración en medio acuático du- 
rante la metamorfosis. En este último aspecto existe similitud con 
Batrachyla leptopus Bell; Batrachyla antartándica Barrio y Eusophus 
taeniatus (Girard) que poseen también desarrollo de tipo intermedio, 
con vida embrionaria intracapsular terrestre y metamorfosis en medio 
acuático (Busse, 1971; Formas y Pugin, 1971; Cei y Capurro, 1958), 

Durante el estado 3 de la metamorfosis se diferencia la boca 
larvaria (con pico y dientecillos córneos) que permite iniciar la ali- 
mentación por vía oral. La armadura bucal larvaria involuciona 
entre los estados 11 y 13 y la boca adquiere rápidamente su caracte- 
rística adulta durante los estados 14 y 15. 

La existencia de un aparato bucal larvario bien desarrollado, 
que permite la alimentación durante la vida acuática, determina un 
aumento considerable de la longitud de las larvas, que en el estado 
10 llega a ser igual al doble de la alcanzada por las larvas del mismo 
estado colectadas en Valdivia. 

La actividad natatoria de los miembros posteriores se inicia en 
el estado 10, coincidiendo con la formación de la membrana inter- 
digital. A partir del estado 13 se produce el apoyo de las extremi- 
dades y aparecen los tubérculos digitales en los miembros posteriores. 

El análisis comparativo de las características morfológicas entre 
Rhinoderma darwini Duméril y Bibron (Valdivia) y Rhinoderma 
darwini colectado en Concepción, pone en evidencia particularidades 
adaptativas a la normal condición de desarrollo directo y total de- 
pendencia paterna en el primer caso; y de un tipo de desarrollo inter- 
medio con dependencia paterna inicial y metamorfosis en medio 
acuático, en el segundo caso. 

Estas modificaciones adaptativas del desarrollo, en dos latitudes 
diferentes, permiten sugerir la identificación de Rhinoderma darwini 
de la provincia de Concepción como subespecie o nueva especie. 

-145- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

Además de las diferencias morfológicas digitales, ya señaladas 
entre ambos esquemas de desarrollo, sería conveniente estudiar la po- 
sible existencia de otras diferencias estructurales o funcionales en 
individuos adultos, y realizar observaciones sobre sus límites de dis- 
tribución. 

AGRADECIMIENTOS 

Los autores agradecen la importante colaboración del Sr. Julio 
Pugin, Tecnólogo del Laboratorio, quien recolectó el material de 
Rhinoderma darwini en Concepción. 

bibliografía 

Barrio, A., P. Rinaldi. 1971. Contribuciones al esclarecimiento de la posición 

taxofilética de algunos batracios Patagónicos de la familia Leptodactylidae 

mediante el análisis cariotípico. Physis. 30:673-685. 
Barros, R. 1918. Notas sobre el sapito vaquero (Rhinoderma darwini). Rev. Chil. 

Hist. Nat., 22:71-75. 
Burger, O. 1905. La neomelia de la Rhinoderma darwinii. D. &: B. Santiago, Chile. 

Imprenta Cervantes. 
Busse, K. 1971. Desarrollo de Batrachyla leptopus Bell con observaciones sobre 

su ecología y comportamiento. Inv. Zool. Chil. Vol. XV:5-64. 
Cei, J. M. 1962. Batracios de Chile. Ediciones de la Universidad de Chile. 

Santiago de Chile: 110-115. 
Cei, J. M., L. Capurro. 1958. Biología y desarrollo de Eupsophus taeniatus 

(Girard). Inv. Zool. Chil. Vol. IV: 159-182. 
Darwin, Ch. 1889. Journal of researches into Geology and Natural History of 

the various countries visited during the voyage of H.M.S. Beagle round the 

world. London. J. M. Deut 8¿ Sons Ltda. 
Duméril, A. y G. Bibron. 1841. Hist. Nat. Rpt. T. 8, pág. 659. 
Espada, de la J. M. 1872. Sobre la reproducción de Rhinoderma darwinii. Anales 

de historia natural. Madrid, España. 
Formas, R., E. Pugin. 1971. Reproducción y desarrollo de: Batrachyla antartán- 

dica (Barrio). Bol. Mus. Nac. Hist. Nat. Chile. 32: 201-213. 
Garrido, O., E. Pugin, B. Jorquera. 1974 (En prensa). Correspondance ultras- 

tructural entre la bourse gutturale du Rhinoderma darwini et le téguments des 

embryons. 
Gay, C. 1848. Historia Física y Política de Chile. Zool. II. 370 pp. 
Griffiths, I. 1959. The phylogeny of Sminthillus limbatus and the state of the 

Brachycephalidae (Amphibia Salientia), Proc. Zool. Soc. London 132:457-487. 
Howes, B. G. 1888. Notes on the broad-pouch of Rhinoderma darwini. Proc. Zool. 

Soc. London. 231-237. 
Jorquera, B., E. Pugin, O. Goicoechea. 1972. Tabla de desarrollo normal de 

Rhinoderma darwini. Arch. Med. Vet., IV, 2: 5-19. 
Lynoh, J. D. 1971. Evolutionary relationships, osteology, and zoogeography of 

Leptodactyloid Frogs. Mise. Publ. Univ. Kansas Mus. Nat. Hist. 53:1-238. 
Noble, G. 1954. The biology of the amphibian. Douer Publications, Inc. New 

York: 71, 74, 411 y 507. 
Pflaumer, C. 1935. Observaciones biológicas acerca de la Rhinoderma darwinii. 

D. & B. Rev. Chil. Hist. Nat., 39:28-30. 
Veloso, A., N. Díaz, R. Galleguillos. 1973. El cariotipo de Rhinoderma darwini. 

Anales del Museo de Historia Natural de Valparaíso. 6:57-61. 
Wilhelm, O. 1927. La Rhinoderma darwinii D. & B. Boletín de la Sociedad de 

Biología de Concepción (Chile) Tomo I, Nos. 1 y 2: 11-39. 
Wilhelm, O. 1932. Nuevas observaciones acerca de la neomelia de la Rhinoderma 
darwinii. Rev. Chil. Hist. Nat. 36:166-170. 

-146- 



BOL. SOC. BIOL. DE CONCEPCIÓN, TOMO XLVIII, pp. 147-154, 1974 



ALGUNOS ALCANCES SOBRE LA ALIMENTACIÓN DEL 

CHANCHARRO (HELICOLENUS LENGERICHI, 

NORMAN 1937) EN EL SUR DE CHILE 

POR 

J. CHONG (*), D. LÓPEZ (*) y R. AHUMADA 



Resumen 

Se presenta el análisis numérico y gravimétrico del contenido gástrico de 
Helicolenus lengerichi Norman 1937. Se estudiaron 42 ejemplares capturados en 
el Sur de Chile, durante la III etapa del Crucero de Pesca Exploratoria de IFOP, 
abril de 1973. 

Numéricamente los grupos más importantes son: Teleostei 22,06%; Iso- 
poda 19,12%; Stomatopoda 14,70%; Anomura 13,23%,. 

El análisis gravimétrico confirma el rol de Isopoda y Anomura informado 
por Bahamonde, N. (1953), pero destaca la incidencia de teleosteos en la dieta 
de la especie. 

Abstract 

The numeric and gravimetric analysis of the gastric content of Helicolenus 
lengerichi Norman 1937, is being presented: 42 captured exemplars were studied 
in the south of Chile during the Illrd stage of the cruiser for Explorative Fishing 
by the IFOP, in April 1973. 

Nuraerically the most important groups are: Teleostei 22,06%; Isopoda 
19,12%; Stomatopoda 14,70%,; Anomura 13,23%. 

The gravimetric analysis verifies the roll of Isopoda and Anomura re- 
ported by Bahamonde, N. (1953), but stands out the Teleostei incidence in the 
diet of the specie. 

ZUSAMMENFASSUNG 

Die nummerisclie und gravimetrische Analyse des gastrischen Gehalt von 
Helicolenus lengerichi Norman 1937, wird dargestellt über 42 Exemplare wurden 
untersucht, die waehrend der III Etappe des Fisch-Forschungsdampfers der IFOP, 
im Suden Chiles gefangen wurden; April 1973. 

Je nach Wichtigkeit werden die unten angegebenen Gruppen aufgestellt: 
Teleostei 22,06%; Isopoda 19,12%; Stomatopoda 14,70%; Anomura 13,23%. 

Die gravimetrische Analyse bestaetigt die Rolle Isopoda und Anomura 
bearbeitet von Bahamonde, N. (1953), hebt aber das Vorkommen von Teleostien, 
in einer Diaet der Sp. hervor. 

(*) Depto. de Matemáticas y Ciencias Naturales. Universidad de Chile. Osomo. 

-147- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

INTRODUCCIÓN 

Escasos son los estudios realizados sobre la alimentación de la 
fauna íctica chilena. La mayor parte de ellos, Arana P. y S. Williams 
(1970), Bahamonde N. (1958), Bahamonde N. y M. Cárcamo (1959), 
Hulot, A. e I. Hermosilla (1960) para la merluza, por ejemplo, se re- 
fieren a la determinación numérica y porcentual de diferentes grupos 
animales presentes en los estómagos de los ejemplares analizados. 
Debemos considerar que, desde el punto de vista comercial es una 
de las especies más importantes y en la que se han desarrollado un 
mayor número de estudios. 

Los intentos para obtener la ubicación de las especies en las 
cadenas alimentarias han sido aún menores; fundamentalmente, por 
desconocimiento sistemático en algunos grupos y de muchas de las 
innumerables relaciones tróficas que se establecen en el mar. Re- 
cientemente Movillo y Bahamonde (1971a y 1971b) han empezado 
estos trabajos para la zona central del país. 

Durante el año 1973 se aprovechó el Tercer Crucero de Pesca 
Exploratoria del IFOP, para colectar ejemplares de "Chancharro", 
con el objeto de hacer un estudio taxonómico. Posteriormente se pensó 
en complementar los estudios alimentarios realizados por Bahamonde 
(1953) cuyos resultados son presentados con reserva por el autor. 

MATERIALES Y MÉTODOS 

Los ejemplares estudiados en el presente trabajo fueron colec- 
tados durante la III etapa del Crucero de Pesca Exploratoria efec- 
tuada por IFOP a bordo del B. C. Academic Knipovic, en abril de 
1973. La captura se realizó mediante red de arrastre (Trawl) en dos 
estaciones del Sur de Chile, cuyos detalles se presentan a continuación: 

(1) 



LANCE 


FECHA 


LAT-S 


LONG-W 


PROF. 


HORA 


12 


TOTAL 


I (157) 

II (175) 


13-4-73 
17-4-73 


47<?05'30" 
43944'50" 


75900'00" 
7491 8'07" 


150 m. 
224 m. 


18.00 
16.00 


12 
16 


6 18 
8 24 



Se analizaron 42 especímenes preservados en una solución de 
formalina al 10%, previa inyección con formalina pura a nivel de la 
cavidad abdominal, en el momento de la captura. 

En el laboratorio se realizaron los análisis merístico, biométrico 
y estomacal; además se extrajo otolitos y muestras de escamas, las que 
fueron guardadas en tubos khan, convenientemente etiquetadas. 

El contenido gástrico, fue extraído mediante evisceración del 
pez y corte longitudinal de las paredes estomacales. Posteriormente 
se determinó el peso húmedo total, los grupos taxonómicos y la can- 
il) Numeración correspondiente al lance, según el programa de pesca exploratoria de IFOP. 

-148- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

tidad de ejemplares encontrados, además se determinó el peso húmedo 
por taxa. 

Las muestras identificadas, pesadas y contadas se conservaron 
en formalina al 10%. El estudio del contenido estomacal se realizó 
de acuerdo a los métodos: numérico, de frecuencia y gravimétrico se- 
ñalados por Bahamonde (1953), Bahamonde y Cárcamo (1959), utili- 
zado por Arana y Williams (1970), Movillo y Bahamonde (1971a) y 
Movillo y Bahamonde (1971b). 

RESULTADOS 



Se analizaron 42 ejemplares cuyas tallas fluctuaron entre 18.0 
cm y 34.8 cm. Los pesos variaron de 78 g a 556 g, correspondiendo 
a las tallas límites respectivamente. Se encontró que existe una co- 
rrelación positiva entre talla y peso (Fig. 1). La relación sexual corres- 
ponde a un 66.66% de las hembras y un 33.33% machos. De los 42 
estómagos examinados, sólo 26 (61.90%) presentaban contenido, el 
resto se encontraban totalmente vacíos. 

El examen numérico y gravimétrico (Tablas I y II) nos per- 
mitió conocer las especies que constituyen la alimentación de H. 
lengerichi, al menos para la época en que se efectuaron los muéstreos. 



.500 



400 



300 



200 



100 



FIG. 1 



ECUACIÓN DE regresión: Y= 2e.36 x-468l40 
COEFICIENTE DE correlación: r sa976 



•-v/- 



15 



20 



25 



30 



35 ÍT 

LONGITUD TOTAL ítm) 



Fig. 1.— Diagrama de dispersión de Helicolenus longerichi. 

El análisis de frecuencia (Cuadro N*? 1) muestra que durante 
este período los teleosteos constituyen el grupo de mayor importancia 
en la alimentación del Chancharro, encontrándose en un 53,88% de 
los estómagos con contenido y representan un 28.57% sobre el total 
de los Ítem. Le siguen en importancia lisopoda, 34.61% y 18.36%; 
Stomatopoda (Pterygosquilla armata) 2,^.92,% y 14.28%; Anomura 



-149 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

(Galateida: Munida subrugosa) 23.07% y 12.24% respectivamente. El 
resto lo constituyen Polychaeta, Amphípoda, Copépoda, Cumecaa, Bra- 
chyura y Crustácea indeterminatae. 

El análisis numérico dio como resultado un 22.06% de Tele- 
osteos; 19.12% Isópoda, 14.70% stomatópoda; 13.23% para Anomura, 
que representarían los grupos más preponderantes en la dieta de la 
especie. 

En cuanto al análisis gravimétrico confirma lo establecido por 
los métodos anteriores en relación a los teleosteos (74,89%) y pone de 
manifiesto la mayor importancia de Stomatopodas (17.37%), en 
lugar de Isopoda (2.64%), debido al tamaño de éstos. Pues ambos, 
teleosteos y stomatopodos constituyen el 92.26% del peso total de los 
contenidos gástricos en el total de estómagos analizados. 

DISCUSIÓN 

Los resultados obtenidos, permiten establecer en forma muy 
general la importancia relativa de los grupos identificados en la ali- 
mentación del "Chancharro". Las limitantes principales son el escaso 
número de ejemplares analizados, disminuidos aún más por la pre- 
sencia de un porcentaje de estómagos completamente vacíos y la cap- 
tura de la muestra realizada en su totalidad en una época del año. 

Resulta, sin embargo interesante comparar los porcentajes nu- 
méricos recogidos con los citados por Bahamonde (1953) para la misma 
especie en áreas de captura geográficamente cercanas. 

Galateidos e Isópodos presentan una casi perfecta identidad 
estadística. Sin embargo los teleosteos que en este caso constituyen el 
grupo porcentual más importante, en el trabajo mencionado alcanzan 
sólo el 4.76%. 

La especie Munida gregaria citada por Bahamonde con una 
presencia relativa de un 28.56% es muy semejante al porcentaje que 
presenta Munida subrugosa. La identificación se realizó por compa- 
ración con ejemplares proporcionados por el Prof. M. A. Retamal de 
la U. de Concepción procedentes del Golfo de Penas y citados para 
la fauna carcinológica de Magallanes (Retamal, M.A., 1973). 

Debe mencionarse que probablemente se trate de juveniles, 
pues su longitud cefalotorácica es de 8.4 mm de promedio, en tanto 
que los ejemplares patrones alcanzaban los 28.32 mm. 

Se agradece a IFOP por las facilidades otorgadas durante el 
Tercer Crucero de Pesca Exploratoria 1973, al Prof. Marco A. Retamal 
de la Universidad de Concepción por facilitar ejemplares para la 
identificación de algunas especies y al ayudante Gustavo Toledo de 
la Universidad de Chile por la colaboración prestada en el análisis 
de los ejemplares. 



150- 



X 
u 
I— ( 

Ü 



^^ o 

P!5 

o o 



q §0 

ij rt 

W -O 
r^ (« 

Q o 

O ^ 
U s 

w 6 

Q '2 

C/3 

O 
u 



t^ o ■*! o 

co 1-H tq^ -<*<_^ 
r-^ o" (>j o" 



r-< -H tO^ Tf^ 

!>■" o" C^" o" 



^ O O O 

CM*" o" o" O 



CM O o' 



-■ti 



a s 



O !>• c^ oo 

!>. "Jj^ rt 00^ 
Tfí" ^ OÍ" "í 



O r-H SO ■* 



ao t^ IM 

(M "^"^ c» 

co '-<' co" 



oj -a w ^ 
^ ^ H a> 

" o M 



s o a 
o M c 



V 






00 -* tO 00 
04 o OO o 

Tj^" c-í oo" •* 



05^ » to to 
co OO T}H i>- 



I> 1-1 Oí CM 



Tt< -^ O 
04 O^ CM 

c^ oi O 



!>. m OO 

O 00_ CM_ 
00 00 05 
Csl ^ 



&^ 



s 





aj 










Isopoda 

Amphipoda 

Decapoda 
Anomura 
— Munidí 


3 


C3 










Ctf 






O P 




P^ 












6 S 




a 


poda 

costraca 

:omatop 

Pteryg 


o 

s 

3 




1 








"rt 

o 


Si 
h 1 


T3 

O 

CU 
O 


u 
U 


Cope 

Mala 

St 


u 




1— ( 




Xi 
u 

'o 

CU 


h 
o 


u 




< 














< 




H 



-151- 



tí 
Q 

O 
U 

K- 1 

h 

< 
o 



«o 

¡ 

(O 



CM ^ 



O 
tí 

u 

< 
u 



h 



O 

P 
I— t 

^, 
w 
h 

O 

ü 

w 
P 

O 
u 

tí 
;§ 






a « 



H 



M ,— I ,_i I— ( 



da 



^ ^ -^ — I w 



SS S SS 



is;^ 



S XXX 



X X 



XX XXX 



X X S HM HH S 



a B 



«5 «5 



^ ^ 






> > 



-Hc^lCM(^J(^^c^tc^^c^^c^IC^I(^I(^^c^I(^^cNc^Ic^lC^^c^IC^I(^íc^toootíoo<!0 



152- 



o" 






o 

< 
X 
ü 
z 
< 

u 

Q 
O 

u 

I— I 

h 



if5 »fi 

O O 

o o' 



o 
p 

I— I 

w 
h 

o 

ü 

w 

Q 
O 

u 

HH 

z 



< 



(O 

o 



o" 



¡?j ■* ;0 

o" O* o" 



(M 

o" 



o" o" o" o" 



»Í5 



IC 
C^ 






0_ in 0_ ift o o 
OO' I>r Oi rt" oí' ^"^ 



» oo o »c 

o" o" rf<" in 



o-5*»r)»í5000-*TiHcooeoioomooicoo>-H-*iinooTfHOO 

«C^ICvJCv(C^C^WCvfCNCvlC>4O4(N(WC^ICNCvIMC^IC>ICslCSÍ0<í0O0í5OT 



-153- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

bibliografía 

Arana, P. y S. Williams. 1970. Contribución al conocimiento del régimen alimen- 
tario de la merluza (Merluccius gayi). Investigaciones Marinas. Vol. I (7). 

Bahamonde, N. 1953. Alimentación del Chancharro (Helicolenus lengerichi Nor- 
man 1937). Inv. Zool. Chil. Vol. I Fase. 10:8-9. 

Bahamonde, N. 1958. Sobre el contenido estomacal de la Merluza (Merluccius gayi; 
gayi Guichenot) Colectadas en Coquimbo. Departamento de Fomento de Pesca 
y Caza de Chile. Bol. Infor. 54:9. 

Bahamonde, N. y M. Cárcamo. 1959. Observaciones sobre la alimentación de la 
Merluza (Merluccius gayi) en Talcahuano. Invest. Zool. Chil. 5:211-16. 

Hulot, A. e I. Hermosilla. 1960. Posición de Merluccius gayi gayi (Guichenot) en 
la cadena alimenticia del Pacífico frente a la zona de Concepción (Chile). Actas 
y Trabajos del Primer Congreso Sudamericano de Zoología. 1:115-22. La Plata, 
Argentina. 

Movillo, S. y N. Bahamonde. 1971a. Contenido gástrico y relaciones tróficas de 
Thyrsites atún (Euphrasen) en San Antonio, Chile (Perciformes, Gempylidae). 
Bol. Mus. Nac. Hist. Nat. XXIX NQ 17. 

Movillo, S. y N. Bahamonde. Contenido gástrico de Dissostichus amissus. Gilí y 
Townsend en San Antonio. 1971b. Noticiario Mensual Mus. Nac. Hist. Nat. 
175:9-11. 

Retamal, M. A. 1973. Contribución al conocimiento de los decápodos de la Región 
Magallánica. Cayana Zool. N9 29. 



154- 



BOL. SOC. BIOL. DE CONCEPCIÓN, TOMO XLVIII, pp. 155-160, 1974 



PERIDROMA SAUCIA (Hbn), BIOLOGÍA 

Y CONSIDERACIONES SISTEMÁTICAS DE 

ESTA ESPECIE (LEPIDOPTERA- 

NOCTUIDAE) 

POR 

ANDRÉS O. ÁNGULO (*), IVAN L. BENOIT (*) 
y BEATRIZ MARTÍNEZ (*) 



Resume n 
Se describen los estados inmaduros de Peridroma saucia (Hbn), (Lepidop- 
tera, Noctuidae), y se entregan algunas consideraciones biológicas y sistemáticas 
de esta especie. 

A BSTRACT 

Inmature stages of Peridroma saucia (Hbn), (Lepidoptera, Noctuidae) are 
described and some biological and systematics accounts about this species are 
given. 



Peridroma saucia (Hbn) 

Noctua saucia Hübner, 1803-8, Fig. 378. 
Noctua margaritosa Haworth, 1809, p. 218. 
Noctua mayúscula Haworth, 1809, fide Berio. 
Noctua aequa Hübner, 1827, Fig. 564. 
Brotis orophila Geyer, 1837, p. 7. 
Agrotis inermis Harrison, 1841, p. 323. 
dgrotis impacta Walker, 1856, p. 337. 
Agrotis intecta Walker, 1856, p. 338. 
Agrotis ambrosioides Walker, 1857, p. 738. 
Agrotis angulifera Wallengreen, 1860, p. 169. 
Agrotis ortoni Pack., 1869, p. 63. 
Agrotis aequa ab. philippsi Caspari, 1899, p. 201. 

(*) Depto. de Zoología, Instituto de Biología "Ottmar Wilhelm G.", Universidad de Concepción, 
Concepción, Chile. 

-155- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

Lycophotia margaritosa (Haworth). Haworth, 1903, p. 536. 
Lycophotia margaritosa saucia (Hübner). Roeber, 1924, p. 69. 
Lycophotia saucia (Hübner). Crumb, 1929, p. 107. 
Peridroma saucia (Hübner). Koehler, 1963, p. 8. 

DESCRIPCIÓN DE LOS HUEVOS. 

Los huevos presentan su área micropical deprimida central- 
mente, emergiendo de ella una prominencia en la cual se ubica la 
micro pila (Fig. 5); el diámetro de los huevos es de 0.7 mm aproxi- 
madamente y de una altura de 0.5 mm (Fig. 12); se presentan provistos 
de costas radiales en un número aproximado de 64-70 las cuales con- 
vergen hacia la región micropical en cuyas proximidades se anastoso- 
man hasta alcanzar la roseta micropilar (Fig. 12), ésta se compone de 
13 celdas primarias libres y de dos círculos concéntricos de celdas 
secundarias en número de 25 y 22 respectivamente. 

REDESCRIPCION DE LA LARVA 

LARVA DEL ULTIMO ESTADIO: 

Largo del cuerpo: 38,0 mm. Cabeza: 3,5 mm de ancho, castaño- 
clara. Escudo cervical castaño-oscuro con manchas irregulares negruz- 
cas, notablemente interrumpido por una banda clara mediana. Área 
ocular (Fig. 3) castaño-amarillenta. Suturas adfrontales (Fig. 2) no 
alcanzan el seno occipital. Cerda ocular Oi adyacente a la línea que 
une los centros de los ocelos IV y VI; ocelos IV, VI y V conforman 
un ángulo de 65?; ocelos III y IV próximos. Dientes mandibulares 
agudos. 2? segmento antenal tres veces más largo que ancho. Una línea 
desde la cerda la del protórax (Fig. 14) a las puncturas X e Y res- 
pectivamente forman un ángulo agudo. Tubérculos setígeros I y II 
de similar tamaño, al igual que el del III, el IV es mayor que los 
anteriores. Espiráculos negros. Epidermis lisa. Patas abdominales anales 
con 25-29 crochets. 

DESCRIPCIÓN DE LA PUPA 

Pupa obtecta, desnuda, castaño clara, de 21 mm de largo, 7 mm 
de ancho máximo. El extremo cefálico romo, con los dos tercios ante- 
riores sub-cilíndricos, el tercio posterior atenuándose hasta el segmento 
abdominal apical; ojos sub-triangulares junto a las genas sub-cuadran- 
gulares, entre las genas se ubica la frente, bajo ella está el labrum 
sub-circular, desde su borde medio-inferior nacen los palpos labiales, 
los que en conjunto presentan un aspecto lanceolado; bajo las genas 
se origina la espiritrompa la que finaliza cerca del ápice de las cerato- 
tecas; lateralmente a la espiritrompa se ubican las propodotecas que 
finalizan cerca de la mitad de la longitud de la espiritrompa; lateral- 
mente a aquéllas se ubican las mesopodotecas que alcanzan hasta el 
ápice de la espiritrompa. En el borde posterior de las genas y rodeando 

-156- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

el borde posterior de los ojos, nacen las ceratotecas, las que avanzan 
lateralmente a las mesopodotecas llegando hasta el ápice de éstas. Las 
mesopterotecas alcanzan hasta el borde posterior del cuarto segmento 
abdominal; el pronotum es ovoidal, el mesonotum es sub-cuadrado, 
con su borde posterior proyectado medialmente. El borde anterior 
del metanotum sigue esta proyección, pero su borde posterior es recto, 
a continuación se encuentran los segmentos abdominales en número 
de once, la región anterior del 5?, 6*? y 7^ segmento abdominal poseen 
una gran cantidad de puncturas circulares (las que corresponderían a 
las sensillas campanoídeas), lateralmente los segmentos abdominales 
llevan un espiráculo orbicular negro excepto el segmento 1 y los tres 
posteriores, en estos tres últimos segmentos se encuentran las dife- 
rencias sexuales de la pupa: En la hembra (Fig. 14) el borde posterior 




Fig. 1.— Vista dorsal del adulto macho. 

del octavo segmento en su región media ventral produce una in- 
flexión en cuyo punto medio se ubica la abertura de la bursa copu- 
latrix, bajo ella y en el noveno segmento se ubica la abertura del 
ovopositor, el borde posterior de este segmento sigue la misma in- 
flexión del anterior, en la región media ventral del 10-11 segmento 
se encuentra la abertura anal; en el macho (Fig. 6) en la región media 
ventral del noveno segmento y alcanzando el borde posterior de éste se 
ubica el gonoporo. En el ápice abdominal se encuentra el cremáster 
constituido por dos espinas. 



157- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

DISC USION 

Koehler en 1963 al tratar el complejo Peridroma Hübner se 
refiere a Peridroma saucia como compuesta de las sub-especies si- 
guientes: 




Fig. 2.— Vista frontal de la cabeza de la larva. Fig. 3.— Área ocular de la larva. 
Fig. 4.— Genitalia del macho adulto. Fig. 5.— Vista lateral del huevo. Fig. 6.— 
Vista ventral del ápice posterior de la pupa macho. Fig. 7.— Genitalia de la hem- 
bra adulta. Fig. 8.— Vista ventral de la pupa hembra. Fig. 9.— Vista lateral de la 
pupa hembra. Fig. 10.— Vista dorsal de la micropila del huevo. Fig. 11.— Complejo 
hipofaríngeo de la larva. Fig. 12.— Vista dorsal del huevo. Fig. 13.— Palpo labial 
de la larva. Fig. 14.— Quetotaxia corporal de la larva. 



-158- 



Bol. Soc. Biol de Cksncepción, XLVIII, 1974. 

1) Peridroma saucia ochronata (Humpson) Lapsus calami por 
margaritosa (Haworth). 

2) Peridroma saucia ochronata (Hampson). 

3) Peridroma saucia semifusca (Butler). 
Debe agregarse la subespecie por tautonomía: 

4) Peridroma saucia saucia (Hübner). 

La que sería correspondiente a la ab.2 de Hampson (1903) es 
decir "cabeza, tórax y ala anterior más o menos de un castaño-grisáceo 
uniforme". 

En las crianzas que hemos mantenido en laboratorio a partir 
de algunos individuos colectados con trampa fototrópica, de la misma 
localidad, se ha obtenido ejemplares con diferentes grados de pig- 
mentación, de tal manera que — sensu Koehler (1963) hemos obte- 
nido las diferentes sub-especies: Peridroma saucia saucia (Hübner), 
P. s. margaritosa (Haworth), P. s. ochronata (Hampson) y P. s. semi- 
fusca (Butler). 

Este hecho nos lleva a recordar de que a pesar de existir un 
intercruce exitoso entre las subespecies iguales, en la naturaleza esto 
—generalmente— no se produce, debido al aislamiento geográfico, eto- 
lógico o fisiológico que existe para el mantenimiento de subespecies o 
de poblaciones diferentes dentro de la especie; por lo tanto este hecho 
no debería producirse a partir de un stock homogéneo o supuesta- 
mente perteneciente a una subespecie determinada, cuya constelación 
de genes que producirán los caracteres subespecíficos diferenciales es 
constante, al menos en un alto porcentaje. 

Hemos revisado una gran cantidad de ejemplares en la colec- 
ción del Museo del Departamento de Zoología de la Universidad de 
Concepción, en los cuales hemos constatado que en una misma lo- 
calidad se pueden encontrar coexistiendo individuos con diferente 
grado de melanización. 

Nos parece conveniente indicar, por las consideraciones antes 
mencionadas, que la presente especie no presenta subespecies, al menos 
claramente discernibles, constituyendo de esta manera una especie 
monotípica. 

ABREVIATURAS USADAS 

A cerda anterior y punctura cefálica; Ab segmento abdominal; acl anteclypeus; 
Adf cerda adfrontal y punctura cefálica; ant antena; apa apófisis anterior del 
ovopositor; apf apófisis posterior de la funda del pene; app apófisis posterior del 
ovopositor; be bursa copulatrix; bpm brazo premental; cer ceratoteca; clp clypeus; 
cr cremáster; dey ducto eyaculador; dub ductus bursae; dus ductus seminalis; 
E cerda epistomal; espp espinerete; F cerda frontal y punctura cefálica; fdpe funda 
del pene; ge genas; har harpe; htm hendidura transversal media; L cerda lateral 
y punctura cefálica; Ibr labrum; lovp lóbulos del ovopositor; o ojo; O cerda 
ocelar y punctura cefálica; oc ocelo; P cerda posterior y punctura cefálica; pabm 

-159- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

punto de articulación del brazo maxilar; pe pene; plh palpo labial; pod podoteca; 
ptt pteroteca; rec región coronal; red región distal; rep región proximal; rpm 
región próximo-medial; sacc saccus; sep sutura epicraneal; SO cerdas cefálicas sub- 
oculares; soc sinus occipital; spr espiráculo; teg tegumen de la genitalia del macho; 
Th segmento torácico; tua tubo anal; un uncus; val valva; vin vinculum; X punc- 
tura ultraposterior cefálica; x,y;z puncturas protorácicas; I, II, III ocelos y cerdas 
corporales; IV, V, VI, VII ocelos y cerdas corporales. 



bibliografía 



Caspari, E. 1899. Jahrbuch Nass. 52:201. 

Crumb, S. E. 1956. The larvae of the phalaenidae U. S. Dept. Agr. Tech. Bul. 

1135, 356 pp. 
Geyer, R. 1837. Zutr. Exotischen Schmetterling. 5:7. 
Harris, T. W. 1841. A report on the insects of Massachusetts injurious to vege- 

tation. p. 323. Cambridge, Mass. 
Haworth, A. H. 1809. Lepidoptera Britannica. 2:218. 
Hübner, J. 1803-1808. Sammlugn Exotischer Schmetterlinge. i : Fig. 378. 
Hübner, J. 1827. Sammlung Exotischer Schmetterlinge. 2 : Fig. 564. 
Kohler, P. 1958. Noctuidarum Miscellanea IV. (lep. Heter.). El complejo Peri- 

droma Hbn. Rev. Soc. Ent. Arg. XXVI: 5 pp. 
Packard, A. S. 1869. First reports Peab. Academy of Sciences, p. 63. 
Peterson, A. 1959. Larvae of insects. Part I Lepidoptera &: Hymenoptera. Edwards 

Brothers, Inc. Ann. Arbor Michigan, p. 97 & Lám. 34. 
Roeber, F. 1924. Americanische Schmetterlinge tagf. In Seitz, Gross-Schmetter- 

linge der Erde. 5:69. 
Walker, F. 1856. List of the specimens of lepidopterous insects in the collection 

of the British Museum. 70:337 y 338. 
Walker, F. 1857. List of the specimens of lepidopterous insects in the collection of 

the British Museum. i2:378. 
Wallengreen, F. 1860. Wiener Entomologische Monographien. •^:169. 
Whelan, D. B. 1935. A key to the Nebraska cutworms ans armyworms that attack 

corn. Nebr. Agr. Exp. Sta. Res. Bul. 81 pp. 19 & 21. 



-160- 



BOL. SOC. BIOL. DE CONCEPCIÓN, TOMO XLVIII, pp. 161-163, 1974 



LA PRESENCIA DEL GENERO APERA (GRAMINEAE) 

EN CHILE 

POR 

ÓSCAR R. MATTHEI (*) 



Resumen 

El género Apera Adanson (Gramineae) se da a conocer por primera vez 
como componente de la flora adventicia de Chile. 

Abstract 

The genus Apera Adans. (Gramineae) is reported as an adventitious genus 
of the Chilean flora. 



Apera Adanson, M. Familles des plantes 2:495. 1763. 

Plantas anuales de hojas planas o convolutadas. Espiguillas 
unifloras. Glumas membranosas, desiguales, la inferior 1 -nervada, la 
superior 3-nervada. Lemma cartilaginosa en la madurez, aristada. 
Palea hialina, tan larga como la lemma. Raquilla glabra, prolongada 
más allá de la palea. 

De acuerdo a Bor (1968:297) posee este género 3 especies na- 
tivas tanto en Europa como en Asia Occidental. En Chile se ha natu- 
ralizado Apera interrupta (L. Beauv). 

Apera interrupta (L.) Beauv. Ess. Agrost.: 151. 1812 = Agrostis inte- 
rrupta L. Syst. Nat. ed. 10. 2:872. 1759 (Typus: "Europa". Non 
vidi). 
Icones: Fig. 1 A, B, C y D. 

Innovaciones intra vaginales. Culmos florales binodes de 12- 
25 cm de alto, geniculados en su base. Vainas glabras, abiertas. Lígula 
hialina, de 2-2.5 mm de largo. Láminas planas, glabras, de 2-2.5 cm 
de largo. Panoja densa, verticilada, de 2-9 cm de largo. Gluma inferior 
de 2 mm de largo, la superior de 2.3 mm de largo. Lemma de 2 mm 
de largo, glabra a excepción de la base donde van pequeñas setas y 
del ápice que es escabroso. Arista subapical, de 5-7 mm de largo, 

(*) Dpto. de Botánica, Instituto de Biología, Universidad de Concepción. 



161 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

naciendo entre dos pequeños dientes. Raquilla glabra, de 0.4-0.5 mm 
de largo. Cariopse lineal, de 1.3 mm de largo, hilo punctiforme. 
Specimina visa: 

Chile. Provincia Malleco. Dpto. Victoria. Lonquimay. Estepa 
cerca Laguna Icalma. 10.1.1947. Leg. A. Pfister (CONC). Camino de 




Fig. \.— Apera interrupta (L.) Beauv.: A, planta x 1; B, espiguilla x 15; C, lemma 
X 37; D, distribución (A. Pfister CONC 8023). 



-162- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

Lonquimay a Liucura. 10.1.1947. Leg. A. Pfister (CONC). Liucura. 
Balseadero del Bío-Bío. 1000 m s.m. 8.1.1948. Leg. A. Pfister (CONC). 
Camino de Lonquimay al paso Pino Hachado, km 13. 950 m s.m. 
27.12.1968. Leg. Ricardi & Marticorena 5657/1818 (CONC). 

OBSERVACIONES: 

Especie adventicia en Chile y de distribución muy limitada. 
Sólo se conocen ejemplares colectados en la zona de Lonquimay, pro- 
vincia de Malleco. Es probable que esta especie haya sido introducida 
desde las provincias limítrofes argentinas, donde es abundante. Como 
los pasos cordilleranos de esta zona son muy frecuentados, es posible 
que el hombre o los animales le hayan servido de vehículo. 

En Argentina, fue citada esta especie por primera vez por 
Parodi (1953:14) en base a material colectado en las provincias de 
Neuquén y Río Negro. Posteriormente, Boelcke (1957:40) en su tra- 
bajo de las comunidades herbáceas del norte de Patagonia, la indica 
como una especie abundante, especialmente en la zona de Pilcaniyeu 
en la provincia de Río Negro. 

Para Chile, este género aún no había sido considerado, no 
figurando en la clave para los géneros de Gramíneas de Muñoz 
1966:169). Está estrechamente relacionado con Agrostis a cuya tribu 
Agróstea deberá ser incluido. Apera se diferencia de Agrostis por la 
textura cartilaginosa de la lemma y por la prolongación de la raquilla. 



bibliografía 



Boelcke, O. 1957. Rev. Invest. Agrícolas (11)1:40. 
Bor, N. L. 1968. Flora of Iraq. Gramineae. 9:297. 
Muñoz, C. 1966. Sinopsis de la Flora Chilena, ed. 2:169. 
Parodi, L. R. 1953. Revista Argent. Agron. (20)1:14. 



-163- 



BOL. SOC. BIOL. DE CONCEPCIÓN, TOMO XLVIII, pp. 165-172, 1974 



EL GENERO MEGALACHNE STEUDEL (GRAMINEAE) 

POR 

ÓSCAR R. MATTHEI (*) 



Resumen 
Basado especialmente en caracteres florales, el autor separa definitivamente 
el género Megalachne Steudel (Gramineae) de Bromus L. Además da a conocer 
la nueva combinación: Megalachne masafuerana (Pilger) Matthei. 

Abstract 

The genus Megalachne Steudel (Gramineae) is definitively separated from 
Bromus L. on the basis of floral characteristics. A new combination: Megalachne 
masafuerana (Pilger) Matthei is also given. 



INTRODUCCIÓN 

El género Megalachne fue creado por Steudel (1854:237) basado 
en material colectado por Bertero en las Islas de Juan Fernández, 
describiendo una sola especie: M. herteroniana Steud. La descripción, 
tanto del género como de la especie, son bastante breves, pero es in- 
teresante hacer recalcar que al final de ella coloca: "Bromus?", segu- 
ramente para señalar una posible relación con este género y lo que 
llevó, posteriormente, a que otros autores lo consideraran como sinó- 
nimo de él. 

R, A. Philippi, sólo dos años más tarde (1856) describe nueva- 
mente tanto en los Anales de la Universidad de Chile como en Bota- 
nische Zeitung, el género previamente descrito por Steudel (Le.) bajo 
el nuevo nombre de Pantathera. El material que sirvió de base a esta 
nueva especie fue recolectado por Germain en las Islas de Juan Fer- 
nández. La descripción para esta nueva especie P. fernandeziana Phil. 
es muy breve y al final de ella comenta no haber podido describir 
ni los estambres ni el ovario por haber sido comidos por larvas de 
insectos. 

(*) Depto. de Botánica. Instituto de Biología Universidad de Concepción. 

-165- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

Bentham in Bentham & Hooker (1883:1200) sólo cita al género 
Pantathera Phil. no reconociendo la identicidad con Megalachne 
Steud. a pesar de citar a este género en p. 1155, pero sólo lo cita para 
indicar que es diferente al que describiera Thwaites (1864) para 
Ceylan bajo el mismo nombre (Megalachne Thw. = Eriachne R. Br.). 
A la descripción original de Philippi agrega Bentham las características 
de los estambres y ovario. Respecto a este último órgano comenta: 
"Ovarium (an semper?) glabrum", lo que está indicando las dudas 
que le merecían al describirlo de tal manera. 

Hemsley (1884:63) al disponer de mayor cantidad de material, 
agrega a la descripción original de Philippi los siguientes caracteres: 
"The outer glumes have been described as three-nerves, but they are 
really ñve-nerved, the two lateral nerves on each side being confluent 
from the base upwards to the middle o£ the glume or even higher; 
and the very coriaceus ñowering glume is also five nerved, though 
inconspicuously. The spikelets are much laterally compressed, and the 
glumes consequently strongly keeled, and the long awns spread and 
curve downwards only with age. Curiously enough, the ovary in all 
the flowers examined bore three distinct styles; this was so in flowers 
from different spikelets from the same specimen. In a quite young 
State the ovary is glabrous, and the ripe caryopsis also; but some 
unfertilesed misshapen ovarles of intermedíate age were found, which 
were little hairy about the upper part. No trace was seen of the hairy 
appendage characteristic of the genus Bromus. The ripe caryopsis is 
about three Une long, free from the glume and palea, though very 
closely invested by them". 

Hackel (1887:76) es el primero en reconocer que el género 
Pantathera es sinónimo de Megalachne y lo separa de Bromus por las 
siguientes caractersíticas diferenciales: 

a,— Estigmas 3, saliendo del ápice del ovario. Glumas prolongadas 

en largas aristas Megalachne 

a'.— Estigmas 2, saliendo de la parte frontal del ovario. Glumas 

sin aristas Bromus 

Johow (1896:140) acepta el criterio de Hackel (l.c.) al citar 
solamente al género Magalachne. 

Skottsberg Se Pilger (1920:385) describen una nueva especie 
como Bromus (Megalachne) masafueranus; ellos no reconocen la vali- 
dez del género Megalachne, pero no dejan lugar a dudas en la relación 
que posee con éste, al intercalarlo entre ambos epítetos. En ia des- 
cripción de esta nueva especie dejan claramente establecido que su 
ovario es piloso y con dos estilos. Posterior a la descripción Pilger da 
las razones que lo llevaron a considerar al género Megalachne como 
sinónimo de Bromus. Manifestando al respecto: "Die neue Art ist im 

-166- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

Blütenbau mit Bromus megalachne Pilger nom. nov. verwandt, doch 
wie aus der Beschreibung hervorgeht, im Aufbau der Vegetation- 
organe durchaus verschieden. Nach Untersuchung eines groesseren Ma- 
terial von Megalachne, auch aus der Skottsbergischen Sammlung von 
Juan Fernández, kann ich diese Gattung nicht anerkennen, sondern 
muss sie mit Bromus vereinigen. Die Pñanze ist in Voy. Callenger 
Bot. Vol. I Part III, 63 beschrieben und auch abgebildet worden (t. 61). 
Es wird dabei hervorgehoben, dass der Fruchtknoten kahl ist und dass 
3 Griffel vorhanden sind. Ich habe bei dem Skottsbergschen Exemplar 
N? 425 von Juan Fernández schmale ovale, etwas zusammengedrückte 
Caryopsen gefunden, die an der Spitze behaart waren und mit langer 
Rinne versehen waren, und wie bei Bromus der Vorspelze fast 
anhafteteten. Blüten eines Moseleyschen Exemplares von J. Fernández 
zeigten Fruchtknoten mit 2 Griffeln oder der eine Griffel war über 
der Basis in zwei Narben gespalten. In bezug auf den Fruchtknoten 
oder die Frucht ist also ein sicherer Unterschied gegenüber Bromus 
nicht vorhanden. Die grannenartige Verlaengerung der Huellspelzen 
ais Gattungscharakter ebensowenig in Betracht kommen wie die 
Tatsache, dass die Deckspelze aus der Spitze begrannt ist. Das kommt 
bei der Sektion Ceratochloa auch vor. Megalachne muss also mit 
Bromus vereinigt werden, die beiden charakteristischen Arten von 
Juan Fernández zeigen Verwandschaft mit der Sektion Ceratochloa 
(fuer die auch das Vorkommen von 3 Griffeln) angegeben wird". 

En cuanto a la especie Megalachne herteroniana, Pilger es de 
opinión de darle un nuevo nombre al transferirla al género Bromus 
y propone el de Bromus megalachne Pilger, aludiendo que en caso 
contrario se confundiría con Bromus berterianus Colla, previamente 
existente. 

Skottsberg (1922:102) comparte la opinión de Pilger en cuanto 
a la posición de Megalachne como sinónimo de Bromus, pero no acepta 
en cambio la combinación creada por éste. En su lugar, y de acuerdo 
al código de nomenclatura botánica, hace la nueva combinación basán- 
dose en el sinónimo más antiguo, que en este caso es el de Philippi 
y hace la nueva combinación: Bromus fernandezianiis (Phil.) Skotts- 
berg. 

Pilger (1954:310-311), 34 años después de haber pasado el gé- 
nero Megalachne a la sinonimia de Bromus, y como si se hubiera olvi- 
dado de este hecho, reconoce como válidos ambos géneros, colocándolo 
en la subtribu Brominae y separándolo de Bromus por los siguientes 
caracteres: 

a.— Glumas aristadas. Lemma prolongada en arista. Estilo aproxima- 
damente en el ápice del ovario. Callus de la lemma corto y 
piloso. Juan Fernández Megalachne 

-167- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

a'.— Glumas no aristadas o rara vez con arista. Estilo saliendo 
nítidamente bajo el ápice del ovario. Calius pequeño o no 
desarrollado. Distribución mundial Bromus 

Tateoka (1962:338) separa el género Megalachne de Bromus 
y escribe al respecto: "Megalachne has generally been regarded to be 
a relative of Bromus, especially of the section Ceratochloa, in view 
o£ strongly flattened spikelets and compressed-keeled lemmas. The 
styles of Megalachne, however, arise from the tip of the hairy ovary 
and not from its side as in Bromus. Further, the lodicules of Mega- 
lachne are two-toothed (Fig. 1), while in Bromus the lodicules are 
never two-toothed. So far as the flower characters are concerned, 
Megalachne is closer to Festuca and its relatives than to Bromus". 

El envío de material que nos ha hecho el Dr. F. G. Meyer del 
U. S. National Arboretum, Washington D. C. de su reciente expedi- 
ción (1965) a las Islas Juan Fernández ha brindado la posibilidad de 
dilucidar la exacta posición taxonómica de este género, la que expo- 
nemos a continuación. 

Megalachne Steudel 

Steudel, Syn. Pl. Gl. 1:237. 1854. 

Pantathera Philippi, Anales Univ. Chile 169. 1856. Bot. Zeitung 

(Berlín) (36): 649. 1856. 
Bromus sensu Skottsberg Se Pilger, Feddes Repert. Spec. Nov. Regni 

Veg. 16:385. 1920. 
Bromus sensu Skottsberg, The Nat. History of Juan Fernández and 

Easter Island. 2:102. 1922. 
Typus generis: Megalachne berteroniana Steudel. 

Plantas perennes, densamente cespitosas con cañas floríferas de 
30-100 cm de alto. Panoja laxa, multiflora. Láminas planas o con- 
volutadas, de 10-20 cm de largo y de 1-3 mm de ancho, pubescentes 
en la cara adaxial. Vainas glabras, abiertas, cubriendo desde la mitad 
hasta la totalidd del entrenudo. Lígula glabra, membranácea, profun- 
damente partida, de 3-13 mm de largo. Espiguillas 3-6 floras. Glumas 
3-5 nervadas, lineales, de 11 a 35 mm de largo. Raquilla de 1.5 a 3 mm 
de largo. Lemma fuertemente aplanada, 5-nervada, pilosa sólo en la 
base, de 10-15 mm de largo y prolongada en una arista que mide 8 
a 35 mm de largo y la cual, a la madurez, se dobla hacia atrás. Palea 
de 9-11 mm de largo, carena escabrosa y ápice bidentado. Lodículas 2, 
de 0.8 mm de largo y bidentadas en el ápice. Anteras 3, de 4.5-6.5 mm 
de largo. Ovario pubescente en el ápice, estilos 2(3) naciendo de la 
parte apical del ovario. Cariopse de 6-7 mm de largo, hilo linear, lle- 
gando a las y^ partes del fruto, ápice piloso. 

-168- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

DISTRIBUCIÓN. 

Endémica de las Islas Juan Fernández. 

CLAVE PARA LAS ESPECIES 

a.— Gluma superior de 33 a 35 mm de largo, con su arista larga 

y bien diferenciada 1. M. berteroniana 

a'.— Gluma superior de 11 a 25 cm de largo, con su arista por lo 

general no diferenciada 2. M. masafuerana 

\.— Megalachne berteroniana Steudel. 

Steudel, Syn. Pl. Gl. 1:237. 1854 = Bromus megalachne Pilger, Feddes 
Repert. Spec. Nov. Regni Veg. 16:385. 1920 (Typus: Bertero hrbr. 
nr. 1440. Ins. Juan Fernández. Non vidi). 

= Pantathera fernandeziana Philippi, Anales Univ. Chile 169. 1856; 
Bot. Zeitung (Berlin) 14(36): 649. 1856. = Bromus fernandezianus 
(Philippi) Skottsberg, The Nat. History of Juan Fernández and 
Easter Island 2:102. 1922 (Typus: Juan Fernández. SGO. Isotypus 
B. Fotogr. GONG). 

= Pantathera avenacea Philippi ex Hemsley, The Voyage of H.M.S. 
Gallenger 3. Lam. 61. 1884. Nomen nudum. 

Icones: Hemsley (1884, Lám. 61); Skottsberg (1922:103. Fig. 2,i); Tate- 
oka (1962. Fig. 1). En el texto: Fig. 1 B. 

Gañas floríferas erguidas o decumbentes, de 30 a 100 cm de 
alto, nudos glabros y a menudo abultados. Láminas de 10-20 cm de 
largo y de 2-4 mm de ancho. Vainas de 3-4 cm de largo, llegando a 
la mitad o y^ partes del internodo. Lígula de 8-13 mm. Espiguillas 
3-4 floras. Glumas 5(3) nervadas, la inferior de 2.8-3.2 cm de largo, 
la superior de 3.3-3.5 cm de largo, incluyendo la arista que mide 2- 
2.5 cm de largo. Lemma de 4-5 cm de largo, incluyendo la arista que 
mide 3-3.5 cm de largo, la cual se dobla hacia el dorso en la madurez. 
Raquilla glabra de 1.5-3 mm de largo. Palea de 9.5-11 mm de largo. 
Ovario pubescente en el ápice, estilos 2(3). Gariopse 6-7 mm de largo, 
hilo linear, llegando a las % partes del fruto, ápice piloso. 

SPECIMINA VISA: 

J. Fernández. Más a Tierra. Plazuela Yunque. 300 m alt. Suelo 
Volcánico. 10.1934. Leg. G. Bock (GONG). Más a Tierra. Quebrada 
de la Damajuana, sobre rocas, 400 m. 3.3.1955. Leg. B. Sparre (GONG). 
ditto, Tufted plant with long clambering culms, often forming a dense, 
loóse mat among Escallonia and Pernettya shrubs on crest of ridge. 
1350 ft. Gerro Salsipuedes. Gommon. 10.12.1965. Leg. F. G. Meyer 
9508 (NA, GONG); ditto, South side of Gerro Alto, above Porto 
Ingles. Abundant 1000 ft. 14.12.1965. Leg. F. G. Meyer 9567 (NA, 
GONG). 

-169- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 




Fig. l.— Megalachne masajuerana (Meyer 9405): A, Lodicula; C, Ovario; D, Espi- 
guilla; E. Lígula. M. herteroniana (Meyer 9508) B. Lodicula. 

OBSERVACIONES: 

Megalachne herteroniana Steudel posee glumas 5-nervadas, a 
menudo los nervios laterales son difíciles de observar, de ahí que 
aparezcan como 3-nervadas. El ovario en todos los ejemplares estu- 

-170- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

diados, y en desacuerdo con Hemsley l.c, es pubescente en el ápice, 
donde nacen los estilos; en cuanto al número de estilos; éstos son dos 
en las flores normales, en las flores superiores de las espiguillas, donde 
a menudo el ovario no se desarrolla normalmente, éste posee 3 estilos. 

2.— Megalachne masafuerana (Pilger) Matthei comb. nova = Bromus 
masafueranus Skottsberg Re Pilger ex Pilger, Feddes Repert. Spec. 
Nov. Regni Veg. 16:385. 1920. (Typus: Juan Fernández: Masafuera, 
Hochland bei Las Torres, sterile felsen, 1370 m u. M. Februar 
1917. Leg. C. &: I. Skottsberg 415. Non vidi). 

Icones: Skottsberg (1922. 2: 103. Fig. 2 k, 1, m, n, o, p, r). En el texto 
Fig. 1 A; C; D y E. 

Cañas floríferas erguidas o decumbentes de 30 a 100 cm de 
alto. Láminas de 10-20 cm de largo y de 1-3 mm de ancho. Vainas de 
3-6 cm de largo cubriendo las 3^ partes o la totalidad del internodo. 
Lígula de 3-6 mm de largo. Espiguillas 5-6 floras. Glumas 5(3) ner- 
vadas, la inferior de 11-22 mm de largo, la superior de 12-22 mm de 
largo, arista no mayor de 10 mm. Lemma de 10-15 mm de largo in- 
cluyendo la arista oue mide 10-30 mm de largo. Palea de 9-12 mm de 
largo. Anteras de 4.5-5 mm de largo. Ovario de 0.8 mm de largo, 
densamente piloso en el ápice. Estilos 2. 

SPECIMINA VISA: 

Juan Fernández. Mas Afuera. Densly tufted and of a very lax 
habit. On canyon walls, Quebrada Angosta about 1.000 yards from 
entrance a few feet above the sea: local and never abundant 1.12.1965. 
Leg. F. G. Meyer 9405 (NA. GONG). Masafuera, 30.12.1891. Leg. F. 
Johow (SGO). Masatierra, 24.9.1911. Leg. A. Horst (SGO). 

CONCL USIONES 

En base al material estudiado, se puede concluir que el género 
Mes^alachne es un género independiente de Bromus, tal como lo ma- 
nifestara Pilger (1954) y Tateoka (1962). Sus principales diferencias 
son: 

a.— Estilos nacen en el áoice del ovario. Lodículas bilobadas. 
Palea sólo adheridas al fruto. Glumas orolongadas en largas 
aristas. Lígula orofundamente partida. Vaina abierta. Plantas 
endémicas de las Islas de Juan Fernández Megalachne 

a'.— Estilos nacen de la parte lateral del ovario. Lodículas enteras. 
Palea fuertemente soldada al fruto. Glumas generalmente no 
prolongadas en largas aristas. Lígula entera o sólo dentada. 
Vaina soldada. Plantas cosmopolitas Bromus 

- 171 - 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 



bibliografía 



Bentham in Bentham & Hooker. 1883. Genera Plantarum. Vol. 3. Reprint 

Weinheim. 
Hackel in Engler & Prantl. 1887. Die natürlichen Pflanzefamilien. 2,2:130. Leipzig. 
Hemsley, B. 1884. The Voyage of H.M.S. Challenger. Botany. Report on the 

Botany of Juan Fernández, the South-Eastern Moluccas, and the Admiralty 

Islands. 333 p. Edinburgh & London. 
Johow, F. 1896. Estudios sobre la Flora de las Islas de Juan Fernández. 287 p. 

Santiago. 
Philippi, R.A. 1856. Anales Univ. Chile 169. 
Philippi, R. A. 1856. Bot. Zeitung (Berlin) 14(36). 649. 

Pilger, R. 1954. Das System der Gramineae. Bot. Jahrb. Syst. 76:310-311. 
Skottsberg, C. & R. Pilger. 1920. Feddes Repert. Spec. Nov. Regni Veg. 16. 385. 
Skottsberg, C. 1922. The Natural History of Juan Fernández and Easter Island. 

2:102. 
Steudel, E. G. 1854. Syn. Pl. Glum. I. Stuttgart. 
Tateoka, T. 1962. Bot. Mag. (Tokyo) 75:338. 
Thwaites, G. H. 1864. Enumeratio plantarum Zeylaniae. 372. 



-172- 



BOL. SOC. BIOL. DE CONCEPCIÓN, TOMO XLVIII, pp. 173-177, 1974 



DESCRIPCIÓN DE LA LARVA DE OLIGOCARA NÍTIDA 
SOLIER, 1848 (COLEÓPTERA, TENEBRIONIDAE) 

POR 

TOMAS CEKALOVIC K. (*) y ESTER MORALES A. (**) 



Resu men 
Se describe la larva de Oligocara nítida Solier, 1848 (Coleóptera, Tenebrio- 
nidae), basado en material colectado en Cuesta Lastarria (39Q14'S; 72*?32'W), 
bajo bosques de pinos. 

Abstr ACT 

The larva of Oligocara nitida Solier, 1848 (Coleóptera, Tenebrionidae), is 
here described, based on material colected in Cuesta Lastarria (39914'S; 72Q32'W), 
under pine-trees forest. 



Oligocara nitida Solier, 1848 
(Figs. 1-9) 

Oligocara nitida Solier, 1848, p. 227, Chile; Solier, 1851, 
pp. 226-227, Concepción, Araucanía; Lacordarei, 1859, p. 54, Chile 
Austral; Blackwelder, 1944, p. 531, Chile. 

Oligocara nitidum Lacordarei, 1859, p. 54, Chile Austral; Phi- 
lippi, 1887, p. 735, Chile Austral, Campana de Quillota; Germain, 
1903, pp. 54-55, Isla Mocha; Kulzer, 1958, p. 201, Chile; Kulzer, 1962, 
p. 153, Chile; Peña, 1966, p. 430, Santiago a Chiloé, ex Nothofagus; 
Kaszab 1969, pp. 299-300, Valdivia, Km 20 de la Unión. 

DESCRIPCIÓN DE LA LARVA (Figs. 1-2 y 4-9). 

Larva típicamente elateriforme (Fig. 1), de color general cas- 
taño claro, cabeza y pronotum con zonas castaño rojizo; pro, meso y 
metanotum y los tergites I a VIII con bandas transversales castaño 
rojizo formando anillos, tergite IX, castaño rojizo en su totalidad. 

(*) Departamento de Zoología, Instituto de Biología "Ottmar Wilhelm G.", Casilla 1367, Universidad 

de Concepción. 
(**) Pedagoga en Biología, Universidad de Concepción, Chile. 

-17S- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

CABEZA EN VISTA DORSAL (Fig. 2). 

Subcircular de color castaño rojizo, borde anterior cerca de la 
inserción de las antenas ennegrecidos, clypeus y labrum castaño obs- 
curo; sutura frontal (sf), en forma de una amplia Y, superficie ligera 
y suavemente punteada, con algunos pelos largos distribuidos princi- 
palmente en los bordes laterales y en la posición apical, clypeus (clp), 
sub-hemisférico con pelos blancos, cortos algunos y otros largos en me- 
nor cantidad; antenas (ant), de cuatro segmentos, el basal de la cuarta 
parte del segundo, el tercero algo más angosto en la base y dos veces 
el largo del segundo, con una seta apical externa, y el cuarto o apical, 
tres veces más delgado que los precedentes y de un tercio del largo 
del segundo, finalizando en una larga seta hialina central acompañada 
de otras dos pequeñas setas más cortas. 

CABEZA EN VISTA VENTRAL (Fig. 4). 

Cápsula cefálica color castaño claro, con las suturas y las piezas 
peribucales castaño rojizo; borde antero-lateral emarginado, en las hen- 
diduras están alojadas las mandíbulas y en los costados externos de las 
mismas se originan las antenas; submentum (smn) y mentum (mn), fu- 
sionados, de superficie lisa y brillante, el mentum es subexagonal y 
aparece unido al submentum que tiene la forma de una placa tro- 
cleada; prementum (prm), subexagonal, más largo que ancho, con 
cuatro pelos largos; labrum (Ib), de un cuarto del largo que el pre- 
mentum, con un par de pelos largos hialinos y los palpos labiales (plb), 
cortos y delgados; cardo (ca), deltoide, globoso y liso; stipe (st), de la 
mitad del ancho del cardo, de base aguda y margen apical redondeado; 
maxila (mx), tan larga como el prementum, con algunos pelos largos 
esparcidos, palpos maxilares (pmx), de tres segmentos, el basal y el 
segundo de igual largo y ancho, el apical, de la mitad del ancho y 
media vez más largo que los anteriores, portando cortos pelos diri- 
gidos hacia afuera; mala (ma), casi tan larga como los palpos maxilares, 
con pelos cortos amarillentos ubicados en el margen interno y el ex- 
tremo apical (Fig. 6); mandíbula (md) (Fig. 7), castaño rojiza con el 
extremo del diente negro que se presenta bifurcado, en la base externa 
se observan dos largos pelos dirigidos hacia afuera. 

TÓRAX EN VISTA DORSAL. 

Pronotum más largo que el meso y metanotum juntos con dos 
pelos dorsales medianos, dos dorsales laterales y tres a cada lado; meso 
y metanotum con un pelo dorsal mediano, uno dorsal lateral y dos 
laterales a cada lado; superficie con una finísima puntuación, solo 
apreciable con gran aumento. 

TÓRAX EN VISTA VENTRAL. 

Pro, meso y metasternum castaño claro, lisos y brillantes. Patas 
I a III subiguales. Pata protoráxica (Figs. 8 y 9) cortas; coxa (ex), dos 

-174- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

veces el largo y ancho del trocánter, con una espina apical interna y 
cuatro marginales externas; trocánter (tr), de igual largo que el fémur, 
con tres espinas submarginales internas; fémur (fe), con cuatro espinas 
(dos submarginales en la cara ventral y dos marginales internas); tibia 
(tb), del mismo largo que el fémur, pero de la mitad de su ancho, con 
dos espinas marginales internas, otras dos ubicadas en la cara ventral 
y cuatro más en la cara dorsal; unguiculus (u), de la tercera parte del 
largo de la tibia, con extremo apical corto, poco curvado y no muy 
agudo. 

ADDOMEN (Figs. 1 y 5). , 

Superficie dorsal de los tergites I a VI, liso y brillante, con un 
pelo ubicado en la parte latero-central de cada segmento; tergites VII 
a IX de superficie dorsal puncturada (cada una de las puncturas, co- 
rresponde a una sencilla campanoidea), extremo apical del tergite IX 
presentando cortos pelos amarillentos. Pleuras I a VIII con espiráculos 
subcirculares; sternite IX (Fig. 5), de superficie puncturada, más pro- 
nunciada en la parte apical, presentando cuatro filas de pelos (la pri- 
mera anterior con tres pares, la segunda con tres pares, la tercera con 
un par central y la última y cuarta fila con un par sublateral), extremo 
apical con pelos cortos amarillentos. 

MEDIDAS DE LA LARVA. 

(Medidas expresadas en milímetros en base a un ejemplar conservado en alcohol 

75%, procedente de Cuesta Lastarria (Provincia de Cautín). 

Largo total 21.0 mm; largo cabeza 1.4 mm; ancho máximo ca- 
beza 2.0 mm; largo pronotum 2.0 mm; ancho pronotum 2.5 mm; largo 
mesonotum 1.0 mm; largo metanotum 1.3 mm; Abdomen: largo seg- 
mento I = 1.4 mm; largo segmento II = 1.6 mm; largo segmento III 
= 1.6 mm; largo segmento IV = 1.6 mm; largo segmento V == 1.8 mm; 
largo segmento VI = 2.0 mm; largo segmento VII = 2.0 mm; largo 
segmento VIII = 2.0 mm; largo segmento IX = 2.0 mm; ancho 
segmento IX (tomado en la parte distal), 2.4 mm. 

MATERIAL EXAMINADO. 

Para la descripción de la larva fueron estudiados 7 larvas y 8 
adultos de las siguientes localidades: Provincia Concepción: 1 larva 
y I adulto, Escuadrón (36954'S; 73910'W), febrero, 18, 1973, T. Ce- 
kalovic (INCO); Provincia Arauco: 2 larvas y 2 adultos. Cólico Norte 
(37924'S; 73922'W) abril, 15, 1973, T. Cekalovic (INCO); Provincia 
Cautín: 4 larvas y 5 adultos. Cuesta Lastarria (39?14'S; 72?40'W), 
480 m. Febrero, 22, 1973, T. Cekalovic (INCO). Además, para el solo 
efecto de la distribución geográfica de O. nítida y una posible nueva 
información de lugares de captura, se revisó el material existente en 

-175- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 



lOmm 




0,5 mm 



0.5 mm 



Oligocara nítida Solier, 1848. Fig. 1.— Larva, vista dorsal; Fig. 2.— Cabeza, vista 
dorsal; Fig. 3.— Vista dorsal de un ejemplar adulto; Fig. 4.— Cabeza, vista ventral; 
Fig. 5.— Disposición de pelos en el sternite IX; Fig. 6.— Máxila, mala y palpos 
maxilares, detalle de pelos; Fig. 7.— Mandíbula derecha; Fig. 8.— Pata protoráxica, 
vista ventral; Fig. 9.— Pata protoráxica, vista dorsal. 



-176- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

la Colección Zoológica del Instituto de Biología "Ottmar Wilhelm G.", 
de la Universidad de Concepción (INCO), obteniéndose datos de las 
siguientes localidades ordenadas de norte a sur: Santiago (Santiago): 
Talca (Fundo El Radal); Maule (El Peral); Nuble (La Invernada, 
Baquedano); Concepción (Coelemu, Rafael, Camino a Florida, Río 
Andalien, Florida, San Pedro, Concepción, Camino a Penco, Tumbes, 
Isla Quiriquina, Chiguayante, Tomé, Escuadrón, Coronel); Arauco 
(Laraquete, Curanilahue, Cólico Norte, Isla Mocha, Lebu, Contulmo); 
Malleco (Nahuelbuta, Vegas Blancas, Angol, CoUipulli); Cautín (Vol- 
cán Villarrica, Molco, Llaima, Parque Los Paraguas, Cuesta Lastarria); 
Valdivia (Río Chillahue, Km. 8 Norte Valdivia, Riñihue, Los Lagos); 
Osorno (Osorno); Llanquihue (Km. 8 Norte Pargua, Maullín). 

AGRADECIMIENTOS 

Se deja constancia de nuestros agradecimientos al señor Luis 
Peña G. de la Universidad de Chile, Santiago, por la ayuda en ma- 
terial bibliográfico y al Sr. Jaime Salazar A,, por la confección de 
algunos dibujos del presente trabajo. 

ABREVIATURAS USADAS 

ant antena; ca cardo; ex coxa; cly clypeus; je fémur; jm foramen magnum; 
Ib labium; ma mala; md mandíbula; mn mentum; mx maxila; plb palpos labiales; 
pmn prementum; pmx palpos maxilares; sf sutura frontal; smn submentum; 
st stipe; stn sternites; tb tibia; tg tergites; tr trocánter; u unguiculus. 



bibliografía 

Blackwelder, R. E. 1944. Checklist of the Coleopterous insects of México, Centra] 

America, the West Indies and South America. Smith. Ins. U. S. Nat. Mus. 

Bull. I85(3):343-550. 
Germain, P. 1903. In Reiohe. La Isla de la Mocha. Lista de los insectos traídos 

por los señores Reiche y Machado de un viaje a Lebu y a la isla Mocha. Enero 

y Febrero de 1902. An. Mus. Nac. 12:44-63. 
Kaszab, Z. 1969. The Scientific Results of the Hungarian Soil Zoological Expe- 

ditions to South America Tenebrioniden aus Chile (Coleóptera). Opus. Zool. 

Budapest, 9(2):291-337. 
Kulzer, Hans. 1962. Neue Tenebrioniden aus Sudamerika (Col.) 23 Beitrag zur 

Kenntnis der Tenebrioniden. Ent. Arb. Mus. G, Frey, 13(1):79-100. 
Lacordarei, J. T. 1859. Historia naturelle des insectes. Genera des Coléopteres ou 

exposé méthodique et critique de tous les genres proposés jusqu'ici dans cet 

ordre d'insectes. 5:54, Fig. 4. 
Peña, L. 1966. Catalogo de los Tenebrionidae (Coleóptera) de Chile. Ent. Arb. 

Mus. G. Frey, 17:397-453. 
Philippi, R. A. 1887. Catálogo de los Coleópteros de Chile. An. U. de Chile, 

71:619-806. 
Solier, A. J. 1848. Essai sur les collapterides (14, Tribu Blapsites). Stud. Ent. 2: 

149-370. 
Solier, A. J. 1851. Fauna chilena, insectos Coleópteros. In Gay. Hist. Fis. Pol de 

Chile 5:1-563. 

-177- 



BOL. SOC. BIOL. DE CONCEPCIÓN, TOMO XLVIII, pp. 179-184, 1974 



LA TRAYECTORIA DEL DUCTO DIGESTIVO DE MYTILUS 
CHILENSIS HUPE, 1854 Y SU VALOR SISTEMÁTICO 

POR 

PETER C. reíd H. (*) 



Resumen 

Se da a conocer el trayecto del ducto digestivo de Mytilus chilensis Hupé 
1854, Choromytilus chorus Molina 1782 y Aulacomya ater Molina 1782 obtenidos 
en la zona de Castro, Chiloé. Se compararon entre sí y con la información exis- 
tente para Mytilus edulis Linné 1758. 

Se encontró importantes diferencias morfológicas en el sistema digestivo de 
las cuatro especies, los de tres de ellas se indican en nueve figuras. 

Abstract 

The trayectory of the digestive duct of Mytilus chilensis Hupé 1854, Choro- 
mytilus chorus Molina 1782 and Aulacomya ater Molina 1782 from Castro Chiloé 
are given. They are compared, and with the existant Information of Mytilus 
edulis Linne 1758. 

Important morphological differences were found in the digestive system of 
the four species, three of them are given in nine figures. 



INTRODUCCIÓN 

El estudio de la biología de los mitílidos de importancia eco- 
nómica en Chile ha interesado últimamente a instituciones estatales 
y universitarias. Algunos biólogos de estos organismos durante el 
período 1972-1973 desarrollaron el proyecto de investigación "Estudios 
sobre biología, desarrollo y ecología de mitílidos de importancia eco- 
nómica en Chile". Parte del material usado en el proyecto fue facili- 
tado por uno de los autores, Prof. M. T. López, y sobre él se ha basado 
el presente estudio. 

El objetivo principal del presente trabajo fue aclarar la iden- 
tidad taxonómica del "quilmahue" o "chorito" para posteriormente 
analizar su dieta alimentaria en el estero de Castro durante el período 
1972-1973. Durante el estudio, se comprobó que la trayectoria seguida 

(*) Esc. Medicina Veterinaria. Universidad de Concepción. Sede Chillan. Chillan. 

-179- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

por el tracto digestivo de esta especie difiere notablemente de otras 
especies estudiadas, Aulacomya ater, Choromytilus chorus permitiendo 
su clara diferenciación y en especial con la especie Mytilus edulis 
Linné 1758. 

MATERIAL Y MÉTODOS 

El material fue recolectado por medio de buceo autónomo por 
personal de la mitilicultura de Putemún (Servicio Agrícola y Gana- 
dero) ubicada en el estero de Castro (42^25' a 42?34' S; 73^45' W, 
Chiloé, Chile. 

Se efectuaron cortes histológicos seriados que permitieron re- 
construir el esquema de la dirección del tracto digestivo. Similar 
estudio se efectuó en las especies Choromytilus chorus, Aulacomya 
ter en un número inferior de ejemplares. 

RESUL TADOS 



El esquema del trayecto del ducto digestivo de M. chilensis es 
el siguiente; se inicia anteriormente en una boca situada entre los 
palpos, continúa en un esófago corto que se proyecta en un estó- 
mago periforme con un ciego anterior (Figs. 1, 2, 3). Este estómago se 
continúa medio dorsalmente en un intestino directo o saco del estilo; 
éste, en la cercanía del músculo adductor posterior de las valvas da 
origen al intestino propiamente tal. El intestino tiene un trayecto 
posteroanterior por el lado derecho del animal, entre el saco del estilo 
y los músculos retractores posteriores derecho del biso. Al llegar por 
delante de la cavidad del pericardio (situado en la línea medio dorsal, 
entre el músculo adductor posterior y la masa visceral en sentido pos- 
teroanterior y los músculos retractores posteriores del biso lateral- 
mente) sube por detrás del estómago cruzando dorsalmente por sobre 
el saco del estilo hacia el lado izquierdo del animal, continuando su 
recorrido posteroanterior. Al llegar al extremo anterior del estómago 
se dirige ventralmente al ciego estomacal sin cambiar de lado hacia 
la región posterior del animal. El intestino en el borde posterior del 
estómago asciende dorsalmente por sobre el saco del estilo y atraviesa 
la cavidad pericárdica medialmente por la porción central del ven- 
trículo pasando a llamarse recto; éste continúa su recorrido hacia el 
músculo adductor posterior detrás del cual desemboca en el ano. La 
anatomía del sistema digestivo fue realizada por Reíd 1974. 

El trayecto del sistema digestivo en A. ater (Figs. 4, 5, 6) es 
similar al anterior salvo en la porción anterior del intestino en donde 
al llegar éste, a la región pericárdica, no cruza hacia el lado izquierdo 
del animal, sino que mantiene su lado derecho hasta la porción media 
del estómago, en donde asciende dorsalmente hacia la cavidad peri- 

-180- 



Bol. Soc. Bíol. de Concepción. XLVIII, 1974. 

cárdica, atravesando el recto por la porción central del ventrículo y 
continuando su recorrido hacia el ano. 

En el trayecto del sistema digestivo de Choromytilus chorus 
(Figs. 7, 8, 9), se encontró grandes diterencias no solo a nivel del tra- 
yecto sino que de organización. En primer lugar el estómago es tubuli- 
forme; el saco del estilo conforma por sí solo la continuidad del estó- 
mago. Su forma es sacular y su trayecto medio dorsal, comenzando en 
el estómago y finalizando en la proximidad del músculo adductor pos- 
terior levemente desplazado hacia el lado izquierdo del animal. El 
intestino propiamente tal se inicia en el tercio posterior derecho del 
estómago, para continuar en un asa posteroventral con una inflección 
hacia el dorso del animal, pasando por sobre el estómago hacia el lado 
izquierdo en donde continúa su trayecto posteroanterior. Al llegar al 
extremo anterior del estómago se flecta ventralmente para continuar 
su trayecto anteroposterior. Al llegar al extremo posterior del estómago 
asciende a una posición medio dorsal para penetrar medialmente a 
la cavidad pericárdica y continuar hacia el ano ubicado por detrás del 
músculo adductor posterior. 

DISC USION 

El "chorito" o "quilmahue", fue inicialmente identificado 
como Mytilus edulis chilensis por numerosos especialistas. En 1854 
Hupé describe la especie como chilensis, basado en la morfología 
valvar. Soot Ryen en 1955 basado en observaciones presentadas por 
las valvas de los mitílidos en general, concluye que es una sub especie 
de Mytilus edulis Linné, denominándola Ai. edulis chilensis Hupé 
1854. Stuardo en 1959, por medio del estudio de inserciones muscu- 
lares y de la charnela concluye que es una buena especie y la deter- 
mina como M. chilensis Hupé 1854. A pesar de estos trabajos se cita 
frecuentemente esta especie como sub especie de edulis. El estudio 
de las partes blandas en la sistemática de molusca, ha demostrado tener 
un importante valor, por lo cual este problema se abordó basado en 
estos estudios. White 1937 describe el sistema digestivo y en general 
toda la anatomía de M. edulis, en ella enf atiza la importancia del 
hecho que el intestino en su porción anterior cruza por sobre el esó- 
fago hacia el lado derecho para volver al izquierdo, ventral al esófago 
y continuar ventralmente su recorrido anteroposterior. 

Graham 1949 al efectuar un estudio del estómago de los mo- 
luscos describe al de M. edulis como básico para la familia Mytilidae, 
lo que se comprueba al efectuar una comparación entre los estómagos 
de A. ater y M. chilensis. Ch. chorus abandona este esquema básico 
por tener el saco del estilo no comunicado directamente con el in- 
testino. 

-181- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

Purchon 1959, estudia evolutivamente el esquema del estómago 
de los mitílidos y al comparar el tipo presentado por Ch. chorus y el 
de M. chilensis — A. ater se destaca claramente que el primero es 
menos evolucionado que el de las otras dos especies. Estas se consi- 
deran más evolucionadas debido a la complejidad que presentan sus 
estructuras internas en especial el área de selección de alimentos. 

El esquema del trayecto del ducto digestivo no se había reali- 
zado hasta la fecha en las especies tratadas en este estudio. Solo 
Mytilus chilensis posee un estudio anatómico de sus partes blandas 
en especial el esquema del sistema digestivo, Reid 1974. 



CON CL USIONES 

El trayecto del ducto digestivo de las especies utilizadas pre- 
sentan diferencias que aseguran la clara diferenciación específica. En 
Choromytilus chorus^, la presencia del saco del estilo separado del resto 
del intestino y la porción anterior del intestino que se origina di- 
rectamente del estómago, permite separarlo de las otras especies en 
estudio. Aulacomya ater, con su porción anterior intestinal que no 
llega al lado izquierdo del animal lo diferencia de las otras especies 
en estudio. 

Finalmente la especie Mytilus chilensis, con su oprción anterior 
intestinal por el lado izquierdo del animal se diferencia claramente 
de A. ater y queda diferenciada de M. edulis debido al cambio de lado 
que sufre la porción anterior del intestino en esta última especie, cosa 
que no ocurre en M. chilensis. 

Todo esto me lleva a considerar al igual que Stuardo 1959 que 
Mytilus chilensis es una buena especie. 

AGRADECIMIENTOS 

El autor agradece a la Prof. M. T. López y al Prof. H. I. Mo- 
yano del Instituto de Biología "Ottmar Wilhelm Grob" por sus va- 
liosas sugerencias y las facilidades que otorgaron para la realización 
del trabajo. Al Sr. J. RoUeri, jefe de la mitilicultura de Putemún, por 
facilitar las muestras utilizadas y al Dr. J. N. Artigas por el análisis 
crítico del manuscrito. 



ABREVIATURAS USADAS 

a ano; c ciego estomacal; cp cavidad pericárdica; dd adductor valvar posterior; 
/ esófago; in intestino delgado; r recto; s estómago; st saco del estilo. 

-182- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 



dd sí 



a— - 






..^yMKwMu\i i ip,: ,,^.. , , . , w .. .. ::¿p:r>i 



a- 





Fig. 1.— Vista dorsal del trayecto del ducto digestivo en Mytilus chilensis Hupe 
1854, adulto; Fig. 2.— Disposición del trayecto del ducto digestivo en M. chilensis, 
vista lateral izquierda; Fig. 3.— Vista lateral derecha del ducto digestivo en M. 
chilensis; Fig. 4.— Vista dorsal del trayecto del ducto digestivo en Aulacomya ater 
Molina 1782, adulto; Fig. 5.— Trayecto del ducto digestivo en A. ater en vista 
lateral izquierda; Fig. 6.— Vista lateral derecha del trayecto del ducto digestivo en 
A. ater; Fig. 7.— Vista dorsal del trayecto del ducto digestivo en Choromytilus 
chorus Molina 1782, adulto; Fig. 8.— Trayecto del ducto digestivo en Ch. chorus 
en vista lateral izquierda; Fig. 9.— Vista lateral derecha del trayecto del ducto 
digestivo en Ch. chorus. 



-183- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

bibliografía 



Graham, A. 1949. The molluscan stomach. Trans. Roy. Soc. Edind. 61(3):740-741. 
Figs. 4-5. 

Purchon, A. H. 1959. Phylogenetic classification of Lamellibranchia with special 
reference to the Profcobranchia. Proc. Zool. Soc. Lond., 33(5):224-230. 

Reid, P. C. 1974. Estudios preliminares sobre la biología de Mytilus chilensis 
Hupé 1854 (Mollusca, Bivalvia, Mytilidae). Tesis mimeografiada Universidad 
de Concepción, Chile.: 1-85, Figs. 1-24, Láms. 1-3. 

Soot-Ryen. 1955. A report on the family Mytilidae (Pelecypoda). Alian Hancock 
Pacif. Exp., 20(1): 1-176, Láms. 1-10, Figs. 1-78. 

Stuardo, B. J. 1959. Notas sobre ecología y distribución de Choromytilus chorus 
(Molina) Mytilidae con una claA'e adicional para mitílidos chilenos. Actas del 
Primer Congreso Sudamericano de Zoologa. 1:163-174, Fig. 3. 

White, K. N. Mytilus. L.M.B.C. Memoirs on typical British Marine Plants and 
Animal. The Univ. Press o£ Liverpool: 1-117, Láms. 1-10, Figs. 1-30. 



-184- 



BOL. SOC. BIOL. DE CONCEPCIÓN, TOMO XLVIII, pp. 185-201, 1974 



SPIONIDAE (POLYCHAETA) PROVENIENTES DE LA BAHÍA 
DE CONCEPCIÓN Y LUGARES ADYACENTES 



FRANKLIN D. CARRASCO (*) 



Resumen 

De material bentónico proveniente de la Bahía de Concepción (36:40'S; 
73Q02'W) y lugares adyacentes (i.e. Bahía de Coliumo (SSQSl'S; 72956'W) y Estero 
Lenga), se analizó los ejemplares de la familia Spionidae (Polychaeta). Se identi- 
ficó 8 especies, todas conocidas para la ciencia, siendo una de ellas el primer 
registro para el Océano Pacífico Sudoriental (Polydora citrona) y otra el primer 
registro para la costa chilena (Spiophanes bombyx). 

Bahía de Concepción es nueva localidad para Laonice cirrata, Polydora 
socialis y Boccardia proboscidea. Bahía de Coliumo es asimismo nueva localidad 
para Laonice cirrata, Nerinides quinquedentata, Paraprionospio pinnata y Rhyn- 
chospio glutaea. 

Abstract 

Made out of benthonic material coming from the Bahía de Concepción 
(36Q40'S; 73Q02'W) and some places nearby (i.e. Bahía de Coliumo (SGQSrS; 
72956'W) and Estero Lenga), the samples of the Spionidae family were analized. 
Eight species all known by science were identified, being one of them the first 
register to the South Eastern Pacific Ocean (Polydora citrona), an another one, 
the first register to the Chilean cost (Spiophanes bomhyx). 

Bahía de Concepción is a new place to the Laonice cirrata, Polydora socialis 
and Boccardia proboscidea. The same happens concerning with Bahía de Coliumo 
which is also a new place to the Laonice cirrata, Nerinides quinquedentata, Para- 
prionospio pinnata and Rhynchospio glutaea. 



INTRODUCCIÓN 

Los estudios sobre Polychaeta (Annelida) de la costa chilena 
han sido poco frecuentes, en especial si se refiere a los de la fauna 
bentónica sublitoral. Los trabajos recientes de mayor envergadura, 
son los de Wesenberg-Lund (1962) y Hartmann-Schrceder (1965), en 
el primero de los nombrados se estudia la colección efectuada por la 

(*) Dpto. de Biología Marina y Pesq. Universidad Católica de Chile. Sede Regional Talcahuano. 

-185- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

Expedición Lund y en el último, ejemplares recolectados por la Expe- 
dición Mar Chile I y especímenes del Instituto de Biología de la 
Universidad de Concepción. 

En el presente trabajo se analizó muestras bentónicas sub- 
litorales provenientes de la Bahía de Concepción, material recolectado 
con draga (van Veen 0,1 m-) y rastra triangular, actividades realizadas 
como parte del proyecto de investigación CORFO-Universidad de Con- 
cepción, el que versa sobre las comunidades macrobióticas bentónicas 
de dicha bahía y que era dirigido por el Prof. Dr. V. A. Gallardo. 
También se utilizó ejemplares colectados en Bahía de Coliumo y Es- 
tero Lenga, para lo que se empleó una draga y también a veces pala, 
como ocurrió en la última de las localidades nombradas. De todas estas 
muestras se observó que Polychaeta era el grupo dominante, resaltando 
en él la familia Spionidae por su abundancia (Yáñez, 1971), por lo 
que se le consideró objeto de este trabajo. La metodología de estudio, 
fue la usada corrientemente en el tratamiento de los poliquetos. La 
situación de las estaciones de la Bahía de Concepción se dan en el 
Anexo L 

RESULTADOS SISTEMÁTICOS 

1) Boccardia proboscidea Hartman, 1940 
(Figs. 1-4) 

Boccardia proboscidea Hartman, 1940: Hartman, 1941, págs. 299-304, 
Láms. 46 (Figs. 22-28), 47 (Figs. 30-37); Hartman, 1969, Págs. 95-96, 
Figs. 1-6. 

REGISTROS: Intermareal. En conchas de Concholepas concholepas 
vivos provenientes de la Bahía de Concepción y también en el fango 
del Estero Lenga. 

DESCRIPCIÓN. 

La descripción se basó en fragmentos anteriores del cuerpo 
colectados en conchas de C. concholepas y en individuos enteros cap- 
turados en Lenga. La coloración del cuerpo es algo amarillenta, con 
los palpos tentaculares y las branquias de color rojo. El prostomio es 
redondeado y en la porción anterior de él y ventralmente, posee un 
surco de posición media. Se observan 4 ojos dispuestos en un arreglo 
trapezoidal y situados entre las bases de los dos palpos. Un carúnculo 
se extiende hasta el final del setígero 4. Los palpos tentaculares no 
son muy largos. 

El primer setígero es muy pequeño, al parecer birramoso y con 
neurosetas capilares. Los setígeros 2, 3 y 4 son más grandes y con setas 
capilares aladas en ambas ramas. El setígero 5 es un poco más grande 

-186- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

y lleva dos tipos de setas, unas falcadas y otras romas con excavaciones 
en la región distal y un mechón muy pequeño de setas capilares situado 
inferiormente. Las branquias se ubican en los setígeros 2, 3, 4 y desde 
el 6 hacia atrás. Los uncinos son distalmente bífidos y aparecen en el 
setígero 7 y se disponen en los neuropodios variando su número entre 
4 y 6, aunque tendiendo la mayoría a poseer 5. 

OBSERVACIONES. 

Esta especie conocida para el Océano Pacífico Nororiental ha 
sido sólo observada en Chile por Castilla (1964) en la Bahía de Con- 
cepción, tanto en sustrato de arena y fango como en bancos de Myti- 
lidae. En Norteamérica se la observó excavando pizarras y también 
en bancos de Mytilidae. Teniendo presente lo anterior se puede decir 
que al parecer ésta es la primera vez que se cita a este espiónido hora- 
dando conchas de moluscos gasterópodos vivos. Su reconocimiento es 
relativamente fácil por la presencia de dos tipos de setas modificadas 
en el setígero 5, como también por la estructura del prostomio. 

DISTRIBUCIÓN. 

Desde el Sur de Canadá Occidental hasta el Sur de California. 

2) Laonice cirrata (Sars, 1851) 
(Figs. 5-9) 

Laonice cirrata (Sars, 1851); Soederstrcem, 1920, pág. 220; Fauvel, 1927, 
pág. 38, Figs. 12 a-e; Hartmann-Schrceder, 1965, págs. 204-207, 
Figs. 191-192; Hartman, 1966, Pág. 15, Lám. 3(13-15); Day, 1967, 
pág. 480, Figs. 18.6 h-k. 

NUEVOS REGISTROS: Bahía Coliumo (36931'45"S; 72?56'05"W) y 

Bahía de Concepción (Estaciones 22, 45, 48). 

DESCRIPCIÓN. 

La descripción se basa en 5 ejemplares los cuales carecen de 
los segmentos posteriores. La longitud del espécimen más grande al- 
canza a 70 mm y el ancho a 2 mm, presentando 85 segmentos corpo- 
rales. El prostomio es frontalmente muy ancho y está flanqueado por 
pliegues del segmento bucal. Hacia atrás de la línea media del pros- 
tomio, están situados dos ojos o más bien manchas oceliformes. Es 
sabido que en los ejemplares adultos se han perdido los verdaderos 
ojos (Day, 1967). Posteriormente al prostomio existe un tentáculo 
occipital erecto que está situado en una cresta o carúnculo que se 
prolonga hasta el setígero 7. 

El primer setígero es birramoso con setas tanto en el noto- 
podio como en el neuropodio. Las lámelas notopodiales son más 
grandes que las neuropodiales; en la región branquial tienen forma 

-187- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 




Fig. l.— Boccardia proboscidea, uncino; Fig. 2.— Extremo anterior del cuerpo 
(x 100); Fig. 3.— Parapodios del setígero 7; Fig. 4.— Setas modificadas del setí- 
gero 5; Fig. 5.— Laonice cirrata, parapodios del setígero 31 (x 150); Fig. 6.— 
Uncino (x 1250); Fig. 7.— Extremo anterior del cuerpo (x 100); Fig. 8.— Para- 
podios del setígero 35 (x 150); Fig. 9.— Parapodios del setígero 4. 

auricular y están completamente libres. Las setas, tanto las de los 
notopodios como de los neuropodios, son capilares alados. Los uncinos 
neuropodiales aparecen a partir de los setígeros 35-36. Cada uncino 
es distalmente bífido. Las branquias están ubicadas dorsalmente, son 



-188- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

largas, cirriformes y están presentes desde el setígero 2 hasta los 
setígeros 35-40. Desde los setígeros 21-36 hasta casi el final del cuerpo, 
se presentan bolsillos genitales laterales. 

OBSERVACIONES. 

Los especímenes de la Bahía de Concepción son similares a 
los ejemplares recolectados en el país, entre Quedal y Tortuga (Hart- 
mann-Schroeder, 1965), ya que los primeros extienden su carúnculo 
hasta los setígeros 16-17 y los últimos hasta los setígeros 14-15. Tam- 
bién existe bastante similitud con los individuos de aguas antarticas 
(Hartman, 1966), especialmente en lo referente a la distribución de 
las branquias, ya que alcanzan desde el setígero 2 hasta los setígeros 
34-40 en los individuos antarticos y desde el setígero 2 hasta los se- 
tígeros 32-40 en los ejemplares de la Bahía de Concepción. Así tam- 
bién los uncinos presentan similitudes en su distribución, en los espe- 
címenes de la zona ellos comienzan a partir de los setígeros 35-36 y en 
los antarticos entre los segmentos 35-40. 

Por otra parte, los ejemplares de Sud-Africa (Day, 1967), Atlán- 
tico y Mediterráneo (Fauvel, 1927), difieren sensiblemente de los pro- 
venientes de la Antártida y Pacífico Sud-oriental, ya que los primeros 
citados extienden sus carúnculos por lo menos hasta el setígero 28 y 
los uncinos aparecen por lo menos en el segmento 40. 

DISTRIBUCIÓN. 

Cosmopolita. Desde el Ártico al Océano Antartico. Chile desde 
Quedal (40?55,4 S; 74912,5 W) a Pta. Tortuga (29957,4 S; 71957,48; 
71922,9W) (Hartmann-Schroeder, op. cit.). \ 

3) Nerinides quinquedentata Hartmann-Schroeder, 1965 
(Figs. 10-14) 

Nerinides quinquedentata Hartmann-Schroeder, 1965, págs. 203-204, 

Figs. 191-192. 
NUEVO REGISTRO: Bahía Coliumo (36931 '45 "S; 72956'05"W). 

DESCRIPCIÓN. 

Todos los especímenes estudiados son fragmentos que carecen 
de los últimos segmentos corporales. El ejemplar más grande mide 
13 mm de largo por 1 mm de ancho, presentando 39 segmentos. Los 
ejemplares preservados en formalina-alcohol presentan una coloración 
verde pálido. El prostomio es triangular, aguzado anteriormente y en- 
marcado lateralmente por el segmento bucal. En su parte proximal 
el prostomio presenta un tentáculo occipital erecto, ubicado sobre el 
carúnculo. Existen dos pares de ojos de desigual tamaño. El par de 
ojos de mayor tamaño se dispone antero-lateralmente respecto al otro 
par, el que está ubicado más al centro y más próximos el uno al otro,, 

-189- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

El setígero 1 es birramoso y bastante pequeño. El notopodio 
del setígero 1 es una pequeña papila erecta, sin setas. A partir del 
setígero 2 los notopodios aumentan de tamaño, las lámelas postsetales 
son grandes y fusionadas completamente con las branquias originando 
una estructura foliácea. En el setígero 17 aparece una muesca que 
separa la branquia de la lámela dorsal, haciéndose más profunda en 
los setígeros siguientes. La branquia por su parte, tiene una base 
relativamente angosta contigua a la lámela, ensanchándose en su ex- 
tremo distal como una paletilla, característica que se mantiene hasta 
por lo menos el segmento 35. La lámela notopodial que tenía una 
forma ovalada, llega a adquirir alrededor del segmento 30 una forma 
subtriangular, presentando un tamaño superior al de la branquia. 

Los neuropodios cuyas lámelas tienen forma foliácea en los 
segmentos anteriores, adquieren desde el segmento 17 una forma más 
redondeada, para presentar a la altura del setígero 30 un arreglo sub- 
triangular con el extremo distal romo. Las notosetas al igual que las 
neurosetas de los setígeros 1-16 son capilares alados, que continúan en 
los notopodios hasta el extremo posterior. 

Los uncinos aparecen en el segmento 17, desprovistos de setas 
sables acompañantes, dispuestos en los neuropodio en una fija, en un 
número que fluctúa entre 8-10 y que aumentan en los setígeros si- 
guientes para alcanzar en el segmento 33 un número de 37 uncinos. 
Cada uncino consta de 2 pequeños dientes ubicados encima de la 
garra principal. En los notopodios no se observaron uncinos. 

OBSERVACIONES. 

El material estudiado concuerda en gran medida con la des- 
cripción original (Hartmann-Schroeder, 1965) y a pesar de contarse 
sólo con fragmentos, existe suficiente evidencia para situarlo en la 
especie en cuestión. Este poliqueto parece ser bastante frecuente en 
la Bahía de Coliumo, donde habita fondos mixtos de arena y fango, 
encontrándose a profundidades someras. El tubo en que habitan estos 
animales está construido con granos de arena. 

DISTRIBUCIÓN. 

Isla Mocha a Punta Galera (39?58'S; 73<?44,8W) (Hartmann- 
Schroeder, op. cit.). 

4) Paraprionospio pinnata (Ehlers, 1901) 
(Figs. 15-19) 

{=Pnonospio pinnata Ehlers, 1901, págs. 163-164; Hartmann-Schroe- 
der, 1965, págs. 211, Fig. 204; Hartman, 1966, pág. 19, Lám. 5, Fig. 3; 
Day, 1967, pág. 488, Figs. 18.8 1-1; Hartman, 1969, pág. 161, Figs. 1-4); 
Paraprionospio pinnata Fauchald, 1972, págs. 188-189. 

- 1 90 - 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

REGISTROS: Bahía de Coliumo y Bahía de Concepción (estaciones: 77, 
79, 108, 73, 50, 48, 109, 81, 107, 67, 104, 33, 41, 61, 71, 39, 82, 77, 70, 
47, 111, 112, 115, 110, 93, 4, 75, 54, 92, 66, 9, 85, 2, 57, 1, 63, 99, 52; 
4^ 8, 5, 106, 97, 36, 87, 56, 42, 55, 68, 65, 17, 44, 53, 3, 28, 88, 26; 
90, 18, 29, 96, 20, 89). 

DESCRIPCIÓN. 

La descripción se basa en un gran número de individuos, el 
mayor de los cuales mide 60 mm de longitud y 1,3 mm de ancho, 
presentando 90 segmentos corporales. El prostomio tiene forma de 
espátula frontalmente y se extiende hacia atrás en un carúnculo corto; 
que queda enmarcado por las expansiones laterales del peristomio, las 
que poseen forma de alas. Existen dos pares de ojos arreglados en 
diseño trapezoidal, un par más grande y de color rojo obscuro de 
situación lateral y un par mucho más chico (a veces imperceptible) 
de color negro y dispuesto encima del carúnculo, hacia atrás, más 
próximos el uno al otro y a la altura del nacimiento de los palpos. 
Los palpos son relativamente grandes, presentan una estructura basal 
que envuelve la región inferior del palpo. 

El primer setígero (anterior a éste se observa un segmento ves- 
tigial) es birramoso, presentando notosetas y neurosetas. La lámela 
postsetal del notopodio es mucho más amplia que la del neuropodio. 
También en este setígero se dispone una cresta membranosa que co- 
necta las dos branquias. Existen 3 pares de branquias bipinnadas dis- 
puestas en los setígeros 1, 2 y 3. Estas branquias presentan 3-4 bandas 
de color rojo-amarillo que las atraviesan transversalmente. Las lámelas 
notopodiales son grandes y aguzadas distalmente; foliáceas en los setí- 
geros anteriores van disminuyendo de tamaño hasta el setígero 10, 
donde se estabilizan aunque sus formas son más redondeadas. Las 
lámelas neuropodiales son de menor tamaño, presentan aspecto de 
paleta en los setígeros anteriores y reduciéndose apreciablemente en 
los posteriores. 

Las setas son capilares alados, tanto en los notopodios como en 
los neuropodios. Los uncinos aparecen en los neuropodios a partir 
del setígero 9, dispuestos en una sola corrida en un número de 12-14, 
acompañados interiormente por una seta capilar fuerte del tipo sable. 
Cada uncino tiene 3-4 pares de dientes sobre la garra principal. El 
pigidio está armado con tres cirros anales. 

OBSERVACIONES. 

Las características señaladas más arriba, están muy acordes con 
la descripción original. Asimismo presentan gran similitud con los 
ejemplares de Sud- África (Day, 1967) y los de California ('Hartman, 
i 969"). Debido a la presencia, en los especímenes de Bahía de Con- 
cepción, de branquias bipinnadas y en un número de 3 pares y de 

-191- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 




Fig. 10.— Nerinides quinquedentata. Extremo anterior (x 40); Fig. 1 1 .— Parapodios 
del setígero 17 (x 200); Fig. 12.— Parapodios setígero 7 (x 200); Fig. 13.— Setígero 
33 (x 200); Fig. 14.— Uncino (x 1250); Fig. 15.— Paraprionospio pinnata, extremo 
anterior (x 40); Fig. 16.— Setígero de la región media (x 150); Fig. 17.— Branquia 
bipinnada; Fig. 18.— Uncino; Fig. 19.— Vista lateral del extremo anterior (x 80). 

acuerdo a la revisión del género Prionospio efectuada por Foster (Jide 
Fauchald, 1972), éstos deben ser considerados como Paraprionospio 
pinnata (Ehlers, 1901). Estos poliquetos son muy abundantes y pre- 



-192- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

dominantes en los fondos blandos de la Bahía de Concepción. Sus 
tubos están construidos con finísimas partículas de sedimento (fango). 

DISTRIBUCIÓN. 

Sur de California, Oeste de México, Angola? (Fauchald, op. cit.) 
y Chile (Pta. Tortuga al Golfo Corcovado, Bahía de Concepción). 

5) Polydora citrona Hartman, 1941 
(Figs. 20-26) 

Polydora citrona Hartman, 1941, págs. 311-312, Lám. 45, Figs. 9-16; 

Hartman, 1969, págs. 131-132, Figs. 1-5. 
NUEVOS REGISTROS: Bahía de Coliumo y Bahía de Concepción (esta- 
ciones 33, 48, 50, 77, 78, 79). 

DESCRIPCIÓN. 

Se consideraron varios especímenes, especialmente juveniles. La 
descripción se basa en un ejemplar que mide 7 mm de largo y 0,6 
de ancho, presentando 31 segmentos corporales. El prostomio es ante- 
riormente redondeado. Posee dos pares de ojos de tamaño desigual, el 
par de mayor tamaño presenta una coloración negra y se dispone 
antero-lateralmente respecto al otro par, que es de color rojo y que 
va ubicado sobre el carúnculo con los ojos más próximos el uno al 
otro. El carúnculo se extiende hasta el setígero 3 presentando además, 
una estrangulación a la altura del término del setígero 2. Los palpos 
se disponen desde los setígeros 7-8, extendiéndose hasta el setígero 17. 

El primer parapodio es birramoso y más pequeño que los res- 
tantes. Su notopodio consiste en una papila erecta. El setígero 5 es 
el más amplio y casi el doble que los setígeros restantes. Las branquias 
se disponen desde los setígers 7-8, extendiéndoe hasta el setígero 17. 

Las setas del neuropodio 1 son capilares alados al igual que el 
resto de los neuropodios. Las espinas modificadas del setígero 5 son 
de dos tipos y van dispuestas en dos corridas, en un arreglo semi- 
circular y oblicuo. La corrida anterior lleva espinas del tipo cerdoso, 
que poseen una base cilindrica que se ensancha hacia la región supe- 
rior, en donde adquiere forma roma y se cubre de cerdas, el número 
de estas espinas varía entre 5-6; la corrida posterior consiste en espinas 
más delgadas, curvadas anteriormente y también recubiertas por cer- 
das, su número varía entre 5 y 6. Las setas de los notopodios son 
capilares alados, pero en los setígeros posteriores, estas setas se van 
acompañando por setas de aspecto espiniforme, las que dominarán 
casi completamente al final del cuerpo del animal. Los uncinos apa- 
recen en el setígero 8, en un número variable entre 4-7 por neuro- 
podio, acompañados por setas capilares simples. Cada uncino es distal- 

- 193 - 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

mente bífido y no existe diferencia apreciable entre los de la región 
anterior, con los posteriores. El pigidio está armado con 4 papilas clavi- 
formes y grandes, las que se disponen en forma de cruz. 

OBSERVACIONES. 

Los ejemplares estudiados, al parecer en su gran mayoría juve- 
niles, concuerdan bastante bien con la descripción dada para los in- 
dividuos de Mission Bay, California (Hartman, 1941). Las diferencias 
consisten en que el material de California no presenta estrangulación 
en el carúnculo, los uncinos de la región terminal del cuerpo son 
distalmente aguzados y por último, el número de uncinos por neuro- 
podio varía entre 8-14. La forma del prostomio, así como las espinas 
modificadas del setígero 5, además de la estructura del pigidio, per- 
miten ubicar el material estudiado en la especie en referencia. Los 
tubos habitacionales de estos poliquetos consisten de granos de arena 
no bien seleccionada, cementados con partículas de fango. 

DISTRIBUCIÓN. 

Mission Bay (California). 

6) Polydora socialis (Schmarda, 1861) 
(Figs. 27-32) 

{= Leucodore socialis Schmarda, 1861, pág. 64, Figs. a-c, pl. 26: Fig. 209 
fide Blake, 1971, págs. 20-23, Figs. 13-14); Polydora socialis (Schmar- 
da, 1861): Hartman, 1941, págs. 310-311, Lám. 48, Figs. 41-42; 
Hartmann-Schroeder, 1965, págs. 209-211, Figs. 200-203; Blake, 
1971, págs. 20-23, Figs. 13-14. 

NUEVOS REGISTROS :B2ihía. de Concepción (estaciones: 45, 78, 103). 

DESCRIPCIÓN: 

La descripción se basa en un ejemplar que mide 30 mm de 
longitud y presenta 110 segmentos corporales. En los ejemplares que 
están preservados en alcohol, se observan restos de la pigmentación 
larval. El prostomio es frontalmente bifurcado. Existen dos pares de 
ojos de tamaño desigual, un par doble ubicado antero-lateralmente y 
el otro par colocado centralmente sobre el carúnculo, a la altura del 
nacimiento de los palpos. El carúnculo es bastante estrecho y se ex- 
tiende hasta el setígero 4. Los palpos son bastante largos, llegando 
hasta la altura del setígero 12. 

Las branquias se presentan a partir del setígero 8, más redu- 
cidas al comienzo y persisten casi hasta el extremo del animal. El 
setígero 1 posee notosetas y neurosetas capilares. El segmento 5 es 
mucho más amplio que los restantes, presenta 7 espinas gruesas y 
falcadas, con una cavidad sub-distal y acompañadas por setas pennadas 

-194- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 



dispuestas entre ellas. Superiormente porta un mechón de setas aladas 
V aserradas v otro mechón inferior de setas aladas. 




Figs. 20-21.- Polydora citrona (x 100); Fig. 22.— Setígero 4; Fig. 23.- Setas capi- 
lares; Fig. 24.— Setas modificadas setígero 5; Fig. 25.— Vista lateral del extremo 
anterior; Fig. 26.— Uucino posterior (x 1250); Fig. 27— Polydora socialis, región 
anterior (x 100); Fig. 28.- Uncino (x 1250); Fig. 29.- Seta modificada del setí- 
gero 5 (x 500); Fig. 30.— Seta ventral del setígero 5 (x 1250); Fig. 31.— Seta acom- 
pañante del setígero 5 (x 1250); Fig. 32.- Seta dorsal del setígero 12 (x 1250). 



-195- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

Los uncinos empiezan en el setígero 7, dispuestos en una fila 
transversa, variando su número entre 5-6. Cada uncino es distalmente 
bífido, con el diente mayor oblicuo al mango y el diente más pequeño 
en posición distal. Los segmentos posteriores carecen de ganchos noto- 
podiales modificados. El pigidio está rodeado por un disco que dorsal- 
mente presenta una profunda muesca, flanqueada por dos lóbulos. 

OBSERVACIONES. 

Las características de los ejemplares estudiados, concuerdan con 
la descripción de los especímenes de California (Hartman, 1941) y en 
especial con los individuos colectados entre Arica y el Golfo de Arauco 
(Hartman-Schroeder, 1965). 

DISTRIBUCIÓN. 

Costa Este y Oeste de Norteamérica, Golfo de México, Islas 
Malvinas. Chile: Viña del Mar, Arica al Golfo de Ancud. 

7) Rhynchospio glutaea (Ehlers, 1897) 
(Figs. 33-36) 

{=Scolecolepis glutaea Ehlers, 1897 fide Hartman, 1966, págs. 21-22); 
Rhynchospio glutaea (Ehlers, 1897): Day, 1961, págs. 491-492; Hart- 

man-Schrceder, 1965, págs. 213-214; Hartman, 1966, págs. 21-22. 

Lám. 5, Figs. 8-10; Day, 1967, pág. 478, Figs. 18.6 a-c. 
NUEVO REGISTRO: Bahía de Coliumo. 
REGISTRO: Bahía de Concepción (estación 77). 

DESCRIPCIÓN. 

La descripción se basa en un ejemplar que mide 6,5 mm de 
largo y 0,6 mm de ancho, presentando 45 segmentos. El prostomio es 
anteriormente aplastado, armado con un par de cuernos frontales que 
se proyectan lateralmente. Existen dos pares de ojos de desigual ta- 
maño y dispuestos en un arreglo trapezoidal. El par más grande se 
sitúa anteriormente con los ojos desplazados lateralmente, el otro par 
va ubicado sobre el carúnculo hacia atrás y los ojos están más próximos 
el uno al otro. El carúnculo se extiende hasta el setígero 3. 

Las branquias se presentan desde el setígero 2 hasta el final 
del cuerpo del animal y están casi totalmente separadas de la lámela 
postsetal del notopodio. El setígero 1 es birramoso, con setas en ambas 
ramas. Las notosetas y neurosetas son capilares alados. Las lámelas 
notopodiales son follosas, presentando su región distal más aguzada 
y su base ancha. Los uncinos se presentan a partir del setígero 15, en 
un número que varía entre 4-5, acompañados inferiormente por setas 
capilares en sable. Cada uncino es distalmente trífido, con dos dientes 
sobre la garra principal, dispuestos uno sobre el otro. El pigidio está 
armado con 6 cirros anales. 

-196 — 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

OBSERVACIONES. 

La descripción dada anteriormente, basada en ejemplares in- 
completos pero bien preservados, permite determinar con seguridad 
que se trata de la especie en cuestión. En general las características 
de los ejemplares estudiados se asimilan bien a la descripción hecha 
para los especímenes antarticos (Hartman, 1966). 

DESCRIPCIÓN. 

Antártida, Magallanes, South Georgia; Sud-A£rica (introdu- 
cida?); Chile: Bahía de Concepción a Estrecho de Magallanes. 

8) Spiophanes bombyx (Claparédé, 1870) 
(Figs. 37-41) 

(= Spio bombyx Claparede, 1870 fide Day, 1967, pág. 474, Figs. 18.5 
a-e); Spiophanes bombyx (Claparédé, 1870): Hartman, 1966, 
pág. 22, Lám. 5, Figs. 14-16; Day, 1967, pág. 474, Figs. 18.5 a-e; 
Hartman, 1969, pág. 181, Figs. 1-5. 

NUEVO REGISTRO: Bahía de Coliumo. 

DESCRIPCIÓN. 

Se estudiaron varios ejemplares, unos pocos adultos y el resto 
juveniles. La descripción se basa en un espécimen adulto que mide 
12 mm de largo y 0,6 mm de ancho, presentando 49 segmentos. El 
prostomio es corto y de forma triangular, frontalmente con proyec- 
ciones laterales, como cuernos y bastante agudizados. Presenta dos 
pares de ojos de aproximadamente igual tamaño, dispuestos en un 
arreglo trapezoidal. La región posterior del prostomio, no presenta 
antena occipital y el carúnculo se extiende hasta el término del primer 
setígero. Los palpos se originan a la altura del segundo par de ojos y 
son bastante gruesos y enroscados. 

El primer setígero es birramoso. Los tres primeros parapodios 
están vueltos hacia arriba. Las neurosetas del primer setígero van 
acompañadas por dos gruesas y conspicuas espinas, las que presentan 
una curva proximal más suave y otra distal más cerrada. Tanto las 
neurosetas como las notosetas son capilares alados, a excepción de las 
setas fuertes y aguzadas que acompañan a los uncinos, las cuales van 
dispuestas inferiormente, una por neuropodio. Los uncinos se ubican 
a partir del setígero 14-15 y van dispuestos en una corrida de 5 ó 6. 
Cada uncino es distalmente bífido. El pigidio está armado con dos 
cirros anales cortos y gruesos. 

OBSERVACIONES. 

Esta descripción concuerda con la dada para ejemplares del Me- 
diterráneo (Fauvel, 1927) y Sud-Africa (Day, 1967). Esta especie no 

-197- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 




Fig. SS.- Rhynchospio glutaea, setígero 33 (x 200); Fig. 34.— Setígero 15 (x 200); 
Fig. 35.— Extremo anterior del cuerpo (x 100); Fig. 36.— Uncino (x 1250); 
Fig. SI .—Spiophanes bomhyx, uncino (x 1250); Fig. 38.— Seta modificada del 
setígero 1 ; Fig. 39.— Setígero de la región posterior; Fig. 40.— Región anterior 
del cuerpo (x 100); Fig. 41.- Setígero 4 (x 200). 

había sido citada para la región, puede diferenciarse claramente de 
Spiophanes chilensis Hartmann-Schroeder, 1965, por tener esta última 
especie sus uncinos distalmente trífidos y además, su carúnculo se 
extiende hasta el setígero 5. 



198- 



Bol. Soc. Blol. deConcepiión, XLVIII, 1974. 

DISTRIBUCIÓN. 

Cosmopolita. Atlántico: Suecia, Escocia, Canal Inglés y Carolina 
del Norte; Mediterráneo; Golfo de México; I. Cabo Verde; Liberia; 
Angola; I. Malvinas; Océano Pacífico: Norte de Japón y desde el 
Oeste de Canadá al Sur de California; mares Sub-Antárticos. 

AGRADECIMIENTOS 

Agradezco al Prof. Dr. V. A. Gallardo la oportunidad brindada 
al haberme cedido las muestras, como así también las diversas facili- 
dades que me otorgó en su laboratorio. 

A N E X o I 

ESTACIONES BENTONICAS EN LA BAHÍA CONCEPCIÓN (DRAGA DE 

VAN VEEN DE 0,1 m2) (cf. Yáñez, 1971) 



Estación 


Fecha Profundidad Lat. Sur 


Long. West 


Sustrato 


1 ■ 


14.1.69 


20 


36039'12" 


73Q04'52" 


fango negro 


2 


14.1.69 


20 


36Q39'46" 


73O04'17" 


fango negro 


4 


14.1.69 


20 


36Q39'37" 


73O03'24" 


fango negro 


5 r 


14.1.69 


20 


36O40'36" 


73O02'38" 


fango negro 


8 


15.1.69 


20 


36039'19" 


73Q02'41" 


fango negro 


9 


15.1.69 


20 


36039'38" 


73902'12" 


fango negro 


.17 .... 


16.1.69 


22- _ 


36Q40'07" 


73002-27" 


fango negro (conchilla) - 


22 


16.1.69 


35 


36Q36'09" 


73Q02'19" 


conchilla con fango gris 


33 


17.1.69 


7 


36043'5r' 


73Q00'02" 


arena fina fangosa 


36 


17.1.69 


16 


36041'16" 


73O04'46' 


arena 


39 


17.1.69 


4 


36Q43'11" 


73Q05'08" 


arena fina fangosa 


41 


17.1.69 


10 


36042'53" 


73Q04'24" 


fango grisáceo 


42 


17.1.69 


18 


36Q41'56" 


73Q04'08" 


fango fango grisáceo 


.44 - 


17.1.69 


18 


36Q40'18" 


73O03'40" 


fango negro 


45 


20.1.69 


7 


36Q37'48" 


73Q04'32" 


arena gruesa con piedras 


47 


20.1.69 


10 


36O38'07" 


73Q03'58" 


arena fina grisácea 


48 


20.1.69 


13 


36038'21" 


73Q04'36" 


piedras con fango 


50 


20.1.69 


14 


36Q38'56" 


73Q04'58" 


arena fina poco fangosa 


52 


21.1.69 


29 


36Q38'17" 


73O02'31" 


fango negro 


53 


21.1.69 


31 


36Q38'07" 


73Q01'55" 


fango negro 


' 54 


21.1.69 


32 


36037'43" 


73O00'51" 


fango negro 


55 


21.1.69 


32 


36937'34" 


73<?00'12" 


fango negro 


56 


21.1.69 


29 


36Q37'23" 


73Q59'43" 


fango negro 


:57 


21.1.69 


31 


36Q37'10" 


73Q59'06" 


fango negro 


58 


21.1.69 


10 


36036'59" 


72Q58'30" 


fango negro 


63 


22;i.69 


25 


36Q39'01" 


73<?03'16" 


fango negro 


65 


22.1.69 


31 


36Q39'12" 


73Q01'58" 


fango negro 



-199- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII. 1974. 



66 


22.1.69 


26 


36Q39'19" 


73Q0r58" 


fango negruzco 


67 


22.1.69 


27 


36939'27" 


73900'34" 


fango gris negruzco 


68 


22.1.69 


25 


36039'33" 


72Q59'41" 


fango gris negruzco 


70 


22.1.69 


10 


36039'48" 


72058'45" 


fango gris negruzco 


71 


22.1.69 


10 


36Q39'48" 


72Q58'30" 


arena amarilla fina 


73 


22.1.69 


23 


36Q40'30" 


72Q59'51" 


fango negro gris compacto 


77 


23.1.69 


2 


36043'54" 


73Q0r25" 


fango blando pardo-negro 


78 


23.1.69 


6 


36Q42'51" 


73Q05'35" 


fango con conchilla 


79 


23.1.69 


11 


36942'20" 


73O05'36" 


fango negruzco con conchilla 


81 


23.1.69 


12 


3604ri5" 


73O05'17" 


fango blando con conchas 


82 


23.1.69 


12 


36940'57" 


73O05'08" 


fango negruzco blando 


85 


23.1.69 


20 


36Q38'57" 


73O04'23" 


fango negro blando 


87 


21.1.69 


18 


36940'37" 


73Q03'39" 


fango negro blando 


92 


24.1.69 


12 


36O43'02" 


73901 '50" 


fango negro-pardo 


93 


24.1.69 


8 


36Q43'29" 


7390r31" 


fango negro compacto 


97 


24.1.69 


20 


36Q42'10" 


73900'25" 


fango negro blando 


99 


24.1.69 


22 


36Q41'21" 


72959'48" 


fango negro compacto 


102 


3.69 


20 


36Q36'44" 


73903'47" 


arena 


103 


3.69 


20 


36036'16" 


72902'54" 


arena 


104 


3.69 


20 


36936'00" 


73902'! 8" 


fango negruzo blando 


107 


3.69 


45 


36Q35'15" 


73900'45" 


fango gris 


110 


3.69 


24 


36O37'20" 


73902'19" 


fango negro blando 



bibliografía 

Blake, J. A. 1971. Revisión of the Genus Polydora from The East Coast of North 

America (Polychaeta: Spionidae). Smithsonian Contributions to Zoology, 75:1-32. 
Blake, J. A. & Woodwick, K. H. 1971. A review of the genus Boccardia Carazzi 

(Polychaeta: Spionidae) with descriptions of two New species. Bull. So. Calif. 

Acad. Sci., 7í>(l):31-42. 
Castilla, Juan C. 1964. Poliquetos de la Península de Tumbes, Concepción, Chile. 

Universidad Católica de Chile, 106 págs. (Tesis mimeografiada). 
Day, J. H. 1961. The Polyohaete fauna of South África. Part. 6. Sedentary species 

dredged off Cape coasts with a few New records from the shore. J. Linn. Soc. 

zool., ^^.-463-560. 
Day, J. H. 1967. A Monograph on the Polychaeta of Southern África. Part. I. 

Errantia; Part II. Sedentaria. Brit. Mus. (Nat. Hist.), Publ. N9 656, XXIX and 

XVII + 878 pp. 
Ehlers, E. 1901. Die Polychaeten des magellanischen und chilenischen Strandes. 

Ein faunistischer Versuch. In Festschrift zur Feier des Hundertfünfzigjaehrigen 

Bestehens der koeniglichen Gesellschaft der Wissenschaften zu Goettingen. (Abh. 

Math.-Phys.) Berlin, Wiedmannsche Buchhandlung, 232 pp., 25 pls. 
Fauchald, K. 1972. Benthic Polychaetous Annelids from deep water off Western 

México and adjacent áreas in the Eastern Pacific Ocean. Alian Hancock 

Monogr. Mar, Biol., 7:1-575. 



-200- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

Fauvel, P. 1927. Polychetes Sédentaires. Addenda aux Errantes, Archiannélides, 

Myzostomaires. Faune de France, 25:1-494. 
Hartman, O. 1941. Some contributions to the biology and life history o£ Spionidae 

from California. Alian Hancock Pacif. Exped., 7(4):289-323. 
Hartman, O. 1966. Polychaeta Myzostomidae and Sedentaria of Antárctica. Amer. 

Geophys. Union, Antarctic Res. Series, 7:1-158, 
Hartman, O. 1969. Atlas of Sedentariate Polychaetous Annelids from California. 

Alian Hancock Foundation, University of Southern California, 812 pp. 
Hartmann-Schrceder, Cesa. 1965. Zur Kenntis der Sublitorals der chilenischen 

Küste unter besonderer Berücksichtigung der Polychaeten und Ostracoden 

(Mit Bemerkungen über den Einfluss sauerstoffarmer Stroemungen 'auf die 

Besiedlung von marinen Sedimenten). Teil II: Die Polychaeten des Sublitorals. 

Mitt. Hamburg. Zool. Mus. Inst., 62 (Supl.): 59-384. 
Scederstroem, A. 1920. Studien über die Polyohaetenfamilie Spionidae. Inaug. Diss. 

Uppsala, Almqvist & Wiksell, 286 pp. 
Wesenberg-Lund, E. 1961. Polychaeta Errantia. Reports of the Lund University 

Chile Expedition 1948-1949. 43. Lunds Univ. Arsskr. N. F. Avd. 2, 57(12): 1-137. 
Yáñez, Luis A. 1971. Estudio prospectivo cuali y cuantitativo de la Macrofauna 

bentónica del Sublitoral de la Bahía de Concepción, Chile. Universidad de 

Concepción, 373 págs. (Tesis mimeografiada). 



-201- 



BOL. SOC. BIOL. DE CONCEPCIÓN, TOMO XLVIII, pp. 203-207, 1974 



DIFERENCIACIÓN CELULAR DE LA GONADA MASCULINA 

EN LARVA Y PUPA DE PERIDROMA SAUCIA (HÜBNER) 

(LEPIDOPTERA, NOCTUIDAE) 



POR 

EUGENIA A. REYES 



Resumen 
Se estudia la diferenciación de las células germinales en larvas de Peridroma 
saucia (Hübner). Se observa que el tamaño de las gónadas están en relación con el 
grado de diferenciación y que hay fusión de las gónadas en el estado prepupal y 
espermios en la pupa. En el estado pupal se establece la ausencia de espermato- 
gonias y espermatocitos 19, interpretándose ésto como término de la espermato- 
génesis. 

Abstr ACT 
The differentiation of germ cells in Peridroma saucia (Hübner) larvae is 
studied. It can be observed that the size of the gonads is related to the degree of 
differentiation, and that there is fusión of the gonads in prepupal state and 
sperms in the pupa. In the pupal state there is absence of espermatogenia and 
primary espermatocytes, this fact being interpreted as the final stage of spermato- 
genesis. 



INTRODUCCIÓN 

Los estudios de diferenciación celular en gónadas masculinas 
de insectos chilenos en su período larvario son escasos. 

Con material original colectado en el campo sobre plantas de 
raps, se establecieron crianzas de laboratorio que se mantuvieron por 
varias generaciones. La mayor parte del material larvario fue usado 
en el estudio biológico de la especie y una parte menor destinada al 
presente estudio. 

Peridroma saucia (Hübner) resultó una especie adecuada para 
este tipo de estudio tanto por su fácil manejo como por la facilidad 
con que responde a las técnicas histológicas durante su procesamiento. 

-203- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

La presente investigación se desarrolló en colaboración con el 
Laboratorio de Entomología del Departamento de Zoología de la 
Universidad de Concepción. 

La autora desea expresar su agradecimiento al Prof. Andrés 
O. Ángulo y a la Sra. Beatriz Martínez, por facilitar el material de 
larvas y al Dr. Jorge N. Artigas por su permanente estímulo y la 
revisión crítica del manuscrito. 



MATERIALES Y MÉTODOS 

El material estudiado consistió en larvas fijadas cada cinco días 
a contar de la fecha de su nacimiento. Las observaciones se hicieron 
en cortes histológicos de varias larvas para cada grupo de edades. Las 
preparaciones se microfotografiaron para su análisis y posterior ilus- 
tración. 

El material fue fijado en Bouin y embebido en parafina. Los 
cortes se hicieron de un grosor de 10 ju, y la tinción usada fue Hema- 
toxilina-eosina. 

Las larvas de uno y cinco días fueron fijadas completas debido 
a su reducido tamaño; en los siguientes estados éstas fueron disectadas 
y se aislaron sus gónadas. Para ello se efectuó una escisión ventral a 
la altura del tercer par de patas abdominales (5? segmento abdominal). 
Se obtuvieron removiendo en parte el intestino y separándolas de la 
región dorsal del segmento al cual están adheridas. 

RESULTADOS 

Peridroma saucia presenta un par de gónadas separadas. Cada 
una de ellas presenta, al comienzo del estado larval, tempranos estados 
de diferenciación espermatogónica. 

En cortes de larvas de un día no se identificaron gónadas. En 
larvas de cinco días éstas se ubicaron como discretas manchas obscuras, 
pareadas, de un grosor aproximado de 25 micrones. 

En cortes histológicos de gónadas de 10 días se observó que 
éstas están iniciando una tabicación interna para constituir posterior- 
mente, los folículos. Las células están agregadas en cistos los que se 
encuentran en un mismo grado de diferenciación por presentar un 
aspecto semejante entre ellos. Los folículos, cuando existen, son tres 
y hay un cuarto en formación. En otros casos no existen tabiques in- 
ternos. El grosor de la gónada en este estado, es de 240 micrones. 

A los quince días del desarrollo larval se observó que la gónada 
está completamente dividida en cuatro folículos por tabiques internos 
formados por dos membranas: cápsula lohuli y túnica interna (Fig. 4). 
Los cuatro folículos de cada testículo están cubiertos por la membrana 

- 204 - 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

communis y exteriormente por un tejido epitelial. El grosor de la 
gónada es aproximadamente 280 micrones. 

En este corte se observan las células agrupadas en cistos com- 
pactos pero en dos estados de diferenciación. Los más externos son 
cistos formados por espermatogenias y al interior los cistos formados 
por células en estado de Profase I. A estos cistos se les identifica como 
espermatocitos primarios. En Fig. 2 se observa una célula grande 
con un núcleo vesiculoso y claro ubicada en el extremo del folículo. 
Corresponde a la célula apical o inicial o célula madre y es la que 
origina a todas las espermatogenias por división mitótica. 

A medida que avanza el desarrollo en el estado larval, la gó- 
nada adquiere la forma de un riñon y la diferenciación celular se 
hace asincrónica y en los últimos estados de madurez larval ya hay 
cistos de espermatogonias y cistos con espermatocitos 2*?, es decir en 
Telofase II; incluso algunos han iniciado la formación de espermá- 
tidas. 

La gran mayoría de los cistos en los últimos estados larvales 
están como espermatocitos secundarios. Estas células se caracterizan 
porque los núcleos son mucho más pequeños en relación al citoplama 
y los cistos presentan una cavidad central, que es característica de los 
cistos más diferenciados. 

Entre los 20 y 25 días (Figs. 2, 3 y 5) las espermatogonias y los 
espermatocitos primarios son muy escasos, prácticamente están redu- 
cidos a la periferia de la gónada, es decir, un tercio de ella. Los otros 
dos tercios están ocupados por los cistos del tipo espermatocitos 2*?. 
La gónada tiene un grosor aproximado de 570 micrones en este estado. 

En cortes de gónada de 30 días (Fig. 1), cuyo grosor es de 840 ¡x, 
se observa que prácticamente todos los folículos están maduros. In- 
cluso al término del estado larval, se observan ocasionalmente en al- 
gunos cortes, algunas espermátidas. 

Al pasar al estado de pupa (Fig. 6) se observó que los testículos 
se fusionan en uno solo y cambian de forma; de un aspecto arriñonado 
cuando eran dos, al fusionarse adquieren la forma ligeramente redon- 
deada y achatada. Externamente se observan los dos vasos deferentes 
como cordones enrollados sobre sí mismos y de aspecto blanquecino. 

Entre los vasos deferentes y los folículos del testículo, están los 
vasos eferentes (Fig. 6). El lumen de cada conducto es muy estrecho 
en el testículo larval, pero se va ensanchando con la edad. Una mem- 
brana, la membrana basilaria, forma un septum entre cada folículo 
y su vaso eferente. Omura (1936) observó en Bombyx mori que esta 
membrana servía como tabique y que evitaba la salida de los espermios 
hasta el último estado pupal. 

En este período pupal desaparece la membrana communis y 
desarrolla la túnica externa sobre la membrana communis para en- 
volver al testículo. El grosor de esta gónada única, es aproximada- 

-205- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 



^spl 



.CA. 



Espll 




Cortes histológicos de gónadas en larvas y pupa de Peridroma saucia 
(Hübner) de diferentes edades. 

Fig. 1 .— Gónada de larva de 30 días. 
Fig. 2.— Gónada de larva de 20 días. 
Figs. 3 y 5.— Gónada de larva de 25 días. 
Fig. 4.— Gónada de larva de 15 días. 
Fig. 6.— Gónada de pupa. 



-206 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

mente el doble del grosor del testículo al estado de treinta días; 1.666 
micrones. En el corte histológico se observa que al fusionarse, se espi- 
ralizan dorsoventralmente. La rotación es helicoide (Fig. 6). 

En el estado de pupa los gametos alcanzan su estado final de 
diferenciación, los espermios, los que se encuentran agrupados en 
manojos siguiendo la orientación de la espiralización. La cabeza es 
oscura por la presencia del núcleo y la cola bastante larga. Además se 
observan en menor cantidad células en los estados de espermátidas y 
espermatocitos 2?. 

DISC USION 

I.— Las células germinales empiezan a diferenciarse muy temprano en 

el estado larval de Peridroma saucia. 
2.— El tamaño de la gónada está en relación con el grado de diferen- 
ciación de ella. 
3.— La presencia de espermios ya en el estado pupal, indica que el 

individuo está sexualmente maduro al momento de alcanzar el 

estado adulto. 
4.— Hav fusión de las abonadas en el estado prepupal. 
5.— Las gónadas cambian completamente de forma al pasar del estado 

larval al de pupa. 
6.— Los cortes histológicos en el estado pupal indican ausencia de 

espermatogonias y espermatocitos 1^, lo que se interpreta como el 

término de la espermatogénesis en esta especie. 

bibliografía 

Chaudhurv. M. F. B.; E. S. Rave. 1966. Spermatogenesis ;of Testicular Develop- 
ment of the European corn Borer. Ostrinia nubilalis (Lepidoptera: Pyraus- 
tidaeV Ann. Entomol. Soc. Am-r. 5P('6):1 157-1159. 

Chase, J. A. and D. R. Gilliland, ]r. 1972. Testicular Development in the Tobacco 
Budworm. Ann. Entomol. Soc. Amer. 65f4):901-906. 

El Saved, E. and T. B. Groves. 1969. Effects of gamma radiation on the tobáceo 
budworm. III. Irradiation of eges and larvae. J- Econ. Entomol. 62(2):296-29S. 

Holt, G. G. and D. T. North. 1970. Spermatogenesis in the Cabbage Looper 
Trkhoplusia ni (Lepidoptera Noctuidae). Ann. Entomol. Soc. Amer. (5'5(2):501- 
507. 

Offori, E. D. 1970. Cytology of gamma irradiated gonads of Stomoxys calcitrans 
(Díptera: MuscidaeV Ann. Entomol. Soc. Amer. (5? fS): 706-7 12. 

Rieman. T. G. and H. M. Flint. 1967. Irradiation affects on midgiit and testis of 
the adult Boíl weevil Anthonomus granáis determined by histological and shield- 
ing studies. Ann. Entomol. Soc. Amer. 60 (2) ■.29S-S08. 

Rif^mann. T. C-. 1967. A cytological Study of radiation effects in testis of the 
screw-worm fly Cochliomvin hominivorax (Diptera: Calliphoridae). Ann. Ento- 
mol. Soc. Amer. 60(2): 308-320. 

Vinson, S. B., R. L. Londono and A. C. Bartlett. 1969. Effect of gamma radiation 
on tissues of the tobáceo budworm Heliothis virescens. Ann. Entomol. Soc. 
Amer. ^2(6):! 340-1 347. 

Cea. G.: Ángulo, O.A. 1974. Número cromosómico en tres especies de Lepidóp- 
teros (Insecta-Lepidoptera) Bol. Soc. Biol. Concepción 48 : ( ). 

-207- 



BOL. SOC. BIOL. DE CONCEPCIÓN, TOMO XLVIII, pp. 209-216, 1974 



BOTHRIURUS DUMAYI N. SP. DE ESCORPIÓN CHILENO 
(SCORPIONES, BOTHRIURIDAE) 

POR 

TOMAS CEKALOVIC KUSCHEVICH (*) 

Resumen 

Se describe Boíhriurus dumayi n. sp. de escorpión chileno procedente de 
la Cuesta Paposo (25Q05'E, 70925'V/), en la Provincia de Antofagasta. Se pro- 
porcionan algunas informaciones ecológicas del habitat de B. dumayi n. sp. 

ABSTR ACT 

Bothriurus dumayi n. sp. of chilean scorpion belonged from Cuesta Paposo 
(25Q05'S, 70Q25'W), in Antofagasta is described. Some ecological infonnation about 
the habitat of B. dumayi n. sp. is added. 



INTR ODUCCIO N 

Entre el material zoológico capturado por el autor en febrero 
de 1974, en un viaje realizado al Norte de Chile y específicamente en 
la zona de la Aldea de Paposo, distante unos 50 Km al Norte de 
Taltal, por la costa de la Provincia de Antofagasta, en el lugar llamado 
Agua de Perales, Cuesta de Paposo, a 234 m, ubicado en una que- 
brada entre los cerros que se levantan a unos 10 Km al E.S.E. de la 
Rada de Paposo, se hallaron ejemplares de escorpiones del género 
Bothriurus que al examinarlos detalladamente comprobamos que se 
trataba de una nueva especie, el material colectado por el autor, más 
otros ejemplares disponibles para su estudio, nos permitió describir 
la nueva especie. 



(*) Conservador del Museo, Instituto de Biología "Ottmar Wilhelm G.". Casilla 1367, Universidad 
de Concepción, Chile. 

-209- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

Bothriurus dumayi n. sp. 
(Figs. 1-11) 

DESCRIPCIÓN DEL H O LO TIPO HEMBRA. 

Ejemplar N? 439, Chile, Provincia Antofagasta, Cuesta Paposo 
(25905 'S, 70V25'W), agosto, 25, 1963, Muestra G-34-L, EcoL Animal 
Univ. Chile col. 

CARACTERES CROMATICOS. 

Color general amarillo testáceo. Prosoma con manchas negruz- 
cas; tergitos I a VI en la cara dorsal con una banda transversal que 
ocupa la parte apical de cada tergite, siendo la porción basal de un 
amarillo testáceo; segmentos caudales I a V dorsalmente amarillos 
testáceo y cara ventral negruzca, dejando algunos espacios más claros; 
patas amarillo grisáseo, fémur y tibia de los pedipalpos manchados 
de negro; manos amarillo claro y dedos rojizos. 

CARACTERES MORFOLÓGICOS. 

Escorpiones de tamaño mediano, superficie general, finamente 
granulosos, exceptuando los segmentos del metasoma, tibia y fémur 
de los pedipalpos, que presentan cierta granulación. 
Prosoma.— Trapezoidal, borde apical estrecho y ligeramente redon- 
deado, presentando una suave expansión hacia adelante en su parte 
media, portando un par de pelos largos dirigidos hacia arriba y hacia 
adelante; cámara ocular poco elevada y sin surco, ojos separados en 
un diámetro y un cuarto; surco post-ocular presente, hundido en la 
parte central, estrecho y profundo en la región basal; superficie tegu- 
mentaria finamente granulosa. 

Mesosoma.— Tergitos I a VI fina y uniformemente granulosos; tergite 
VII con granulación fina en la parte apical, presentando en la porción 
dorso-basal una depresión subcuadrangular, áreas dorso-laterales con 
agrupaciones de granulos irregulares más groseros, los granulos late- 
rales forman una pseudocarena oblicua dirigida hacia el extremo antero 
lateral del tergite VII; esternitos visibles III a VII, lisos y brillantes; 
estigmas elípticos, de posición transversal en relación al eje longitu- 
dinal del cuerpo, presentes en los esternitos III a VI. 
Quelíceros.— (Fig. 1). Lisos y brillantes, excepto en la base del dedo 
fijo, que presenta un área subtriangular algo socavado, de superficie 
finamente granulosa y opaca. Dientes y setas del dedo fijo: Diente 
distal (d) de sección transversal subtriangular, casi de la mitad del 
largo del dedo fijo, poco curvado y de extremo no afilado; diente 
sub-basal (sb), diente mediano (m) y diente basal (b), poco aguzados 
en sus extremos; seta dorsal interna (sdií) y seta dorsal mediana (sdma) 
y seta dorsal externa (sdes), muy largas; seta dorsal lateral (sU), apenas 
visible. Dientes y setas del dedo móvil. Diente distal (de), de sección 

-210- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

transversal subtriangular, regularmente curvado y de extremo no 
agudo; diente distal interno (di), no aguzado y tosco; diente sub-distal 
(sd), dividido, ambos de igual tamaño y muy pequeños; diente mediano 
(m), de base ancha, tan largo como el distal interno y ligeramente 
aguzado; diente basal (b), de la mitad del largo del mediano y pe- 
queño; seta distal interna (sdi), seta distal externa (sde), seta sub- 
distal (ssd) y seta basal (sb), muy largas y amarillas, se observan ade- 
más algunas microsetas (ms); en la cara ventral del dedo móvil se 
aprecia una secuencia longitudinal de largos pelos en la parte distal 
del área basal de la cara lateral del dedo fijo, existe una agrupación 
de largos pelos, formando un mechón irregular ubicado en el margen 
externo. 

Pectinas.— Con tres placas externas, lisas y brillantes, que presentan 
en su margen externo largos pelos amarillentos; placas internas y ful- 
cros con pelos cortos; dientes pectineos 16-17. 

Patas.— De superficie lisa, con algunos pelos más largos que las espinas 
y espolones; uñas delicadas y bien curvadas. 

Pedipalpos.— Fémur de cara dorsal e interna con algunos granulos 
dispersos; tibia y mano lisas. Fémur dorsal (Fig. 2), con 3 tricobotrias: 
i, d, e; tibia, cara dorsal (Fig. 2) con 3 tricobotrias: di, do, i; tibia, cara 
externa (Fig. 3), con 13 tricobotrias dispuestas en 5 zonas: 3 terminales, 
1 subterminal, 2 medianas, 2 sub-basales y 5 básales; tibia, cara ventral 
(Fig. 4), con 3 tricobotrias: Vi, Vg, V3. Manos.— (Figs. 5-7). La disposi- 
ción del plano tricobotrial está de acuerdo a la Nomenclatura de Va- 
chón (1952, 1962, 1963, 1973); dedo fijo en su cara externa con 4 trico- 
botrias: dt, dst, dsb, db; cara interna con 2 tricobotrias it, ib; palma, 
con una serie dorsal de 2 tricobotrias: Dt, Db; la serie externa con las 
características 10 tricobotrias: 5 distales: Eti, Ets, Ets, Et4, Ets; 1 sub- 
distal: Est; 1 sub-basal: Esb; 3 básales: Ebi, Ebs, Ebs y finalmente la 
serie ventral con 5 tricobotrias: Vi, V2, V3, V4, Vg. 
Metasoma.— Segmentos I a IV de cara dorsal y ventral lisa y brillante 
con carenas latero superiores y latero mediana ligeramente granulosas, 
más acentuadas en el segmento I, el cual también presenta en la mitad 
basal una carena latero inferior; segmento V de superficie dorsal lisa, 
apreciándose un ligero hundimiento longitudinal en toda su extensión 
en la parte media; cara lateral con algunos granulos bajos esparcidos, 
que en conjunto dejan ver una superficie sub-corrugada; cara ventral 
(Fig. 8), con carenas laterales inferiores y carena media, completa muy 
granulosa, la carena media en su base, cerca del cuadrado anal pre- 
senta un conjunto de 5 a 6 granulos reunidos; desde el tercio basal 
de las carenas latero inferiores se originan las carenas paramedianas 
convergentes hacia la carena media, compuesta de 5 a 7 granulos alcan- 
zando a llegar apenas hasta la mitad del V segmento; cuadrado anal 
pequeño, con dos pares de pelos largos (2 laterales y 2 centrales) ade- 
más de algunos otros pelos cortos. Vesícula (Figs. 9-11), globosa, de 

-211- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

superficie dorsal lisa y plana; desde una vista lateral, el margen su- 
perior es recto hasta llegar a la base del aguijón, en el tercio superior 
de la cara lateral se aprecia una depresión tegumentaria longitudinal 
bien notoria; cara ventral de superficie sub-rugosa, presentando en la 
base del aguijón un par de pequeños tubérculos; aguijón corto y poco 
curvado. 

MATERIAL EXAMINADO. 

Holotipo hembra N*? 439, Provincia Antofagasta: Cuesta Pa- 
poso (25905'S., 70925'W.), agosto, 25, 1963, Muestra G-34 - L. Ecol. 
Animal Univ. Chile (INCO); Paratipos de la misma localidad, fecha 
y colector, en las siguientes Instituciones: Paratipo N? 649 (USNM), 
Paratipo N? 650 (CAS) Paratipo N9 432 (MNHN), Paratipo N9 662 
(MNRJ), Paratipo N9 443 (MB), Paratipos N? 651, 653, 654, 655, 656, 
657, 658 (INCO); 6 Paratipos Provincia Antofagasta, Cuesta Paposo 
(25905'S., 70925'W.), febrero 15, 1974. T. Cekalovic, N9 661, 662, 659, 
660 y 664 (INCO), N9 665 (MCZ). 

Tengo el grato honor de dedicar la presente especie al amigo 
señor Alejandro Dumay Deramond. 

MEDIDAS DEL HOLOTIPO. 

(Expresadas en milímetros, en base a un ejemplar conservado en alcohol 70%). 

PROSOMA: 

Largo total 42.0 m 

Largo 5.2 m 

Ancho apical 3.0 m 

Ancho basal 5.2 m 

MESOSOMA: 

Largo 14.2 m 

METASOMA: 
Largo total 
Segmento I (largo) 
Segmento II (largo) 
Segmento III (largo) 
Segmento IV (largo) 
Segmento V (largo) 
Vesícula: 
Largo 
Ancho 
Alto 

Pedipalpos: 
Largo 
Ancho 
Dientes pectíneos 

-212- 



42.0 


m 


2.5 


m 


3.0 


m 


3.2 


m 


3.8 


m 


5.0 


m 


5.1 


m 


2.8 


m 


1.9 


m 


8.0 


m 


2.6 


m 


16-17 





Bol. Soc. Biol. de Concepción. XLVIII, 1974. 




Bothriurus dumayi n. sp. (Figs. 1-10). 

Fig. 9.- Vesícula, vista dorsal; Fig. 10.- Vesícula, vista ventral. 

-213- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

DISCUSIÓN 

La especie más próxima a B. dumayi n. sp. es B. coriaceus 
Pocock, 1893. La nueva especie difiere por tener mayor número de 
dientes pectíneos, hasta 20-21; la presencia de las carenas inferiores 
completas en el V segmento; las carenas paramedianas son cortas y 
no alcanzan a tocar el margen apical; cara inferior de la vesícula no 
granulosa, presentando en la base del aguijón, dos pequeños tubércu- 
los. Borde anterior del prosoma con una expansión central. 

ETOLO GIA 

Bothriurus dumayi n. sp. es un escorpión sumamente activo 
y muy rápido, se le encuentra entre pequeñas piedras bajo Cristaria 
interrima de la Familia Malvaceae, hierba de ñores azules que se 
observan formando grandes cojines. La fauna acompañante es po- 
brísima, la más frecuente está constituida por: Bostrix (Peronaeus) 
atacamensis y Plectostylus sp. Gastropoda-Bulimunidae; algunos Der- 
maptera y Araneae. La vegetación predominante en las laderas pe- 
dregosas donde habita B. dumayi n. sp. está constituida por cactáceas 
del género Eulychnia y otros arbustos. 

AGRADECIMIENTOS 

Cábeme agradecer en forma muy especial a los señores Prof. 
C. Marticorena y M. Quezada del Departamento de Botánica del 
Instituto de Biología "Ottmar Wilhelm G." de la Universidad de 
Concepción, por la identificación de las plantas mencionadas en el 
presente trabajo. 

bibliografía 

Abalos, J. W. 1955. Bothriurus hertae sp. n. (Bothriuridae, Scorpiones). An. Inst. 

Med. Reg. Univ. Nac. Tucumán. Vol. 4(2):231-239. 
Borelli, A. 1899. Viaggio del Dr. A. Borelli nella República Argentina e nel 

Paraguay. Boíl, del Mus. Zool. Anat. Comp. Torino, Vol. 14(336): 1-6. 
Borelli, A. 1900. Di alcuni scorpioni del Chile. Rev. Chil. de Hist. Nat. 4(5):61-66. 
Borelli, A. 1901. Scorpioni raccolti dal Dott. Filippo Silvestri nella República 

Argentina e regioni de viccine. Boíl, del Mus. Anat. Comp. di Torino, Vol. 16 

(403):1-12. 
Bücherl, W. 1957. Escorpioes e escorpionismo no Brasil. VII. Sinonimia de 

Bothriurus fragilis M. L. 1934 e B. zeugma M. L. 1945 com B. rochai M. L. 

1932, com nome definitivo de Bothriurus coriaceus rochai (Mello-Leitao), 1932. 

Mem. Inst. Butantan, 28:11-18. 
Bücherl, W. 1957. Escorpioes e escorpionismo no Brasil. VIII. Revisao das es- 
pecies do genero Bothriurus descritas da Argentina. Mem. Inst. Butantan. 

28: 19-44, 12 figs. 

-214- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

Bücherl, W.; San Martín et al. 1960. Escorpioes e escorpionismo no Brasil. XII. 

Revisao Sistemática e critica dos escorpioes do género Bothriurus Peters, 1861. 

Mem. Inst. Butantán, 30:207-226. 
Cekalovic, T. 1966. Contribución al conocimiento de los escorpiones chilenos. 

Noticiario Mensual, Mus. Nac. Hist. Nat. 10(118) : 1-8, 1 mapa. 
Kraepelin, K. 1894. Revisión der Skorpione II. Scorpionidae und Bothriuridae. 

Jahrbuch der Hamb. Wiss. Anstalt, 11(1): 1-248, Tafel I, II y III. 
Kraeeplin, K. 1889. Scorpiones und Pedipalpi. Das Tierreich, (8): 1-265, 94 figs. 
Kraepelin, K. 1911. Neue Beitraege zur Systematik der Glierderspinnen. Mitt. 

Naturh. Mus. Hamb. 28 -Jahrbuch der Hamburgischen Wissenschaftlichen 

Anstalten, (28): 59-99. 
Maury, E., 1968. Aporte al conocimiento de los escorpiones de la República Argen- 
tina. II. Algunas consideraciones sobre el género Bothriurus en la Patagonia y 

Tierra del Fuego con la descripción de una nueva especie (Bothriuridae). 

Physis, 38(76):149-164, 12 figs. 
Maury, E. 1973. Los Escorpiones de los sistemas Serranos de la Provincia de Buenos 

Aires. Physis, 32(85):351-371. 
Mello-Leitao, C. de, 1931. Notas sobre os Bothriuridas Sul- Americanos. Arq. Mus. 

Nac. Vol. 33:73-113; figs. 1-13. 
Mello-Leitao, C. de, 1932. Notas sobre Escorpioes Sul-Americanos. Arquivos Mus. 

Nac. 34:9-46. 
Mello-Leitao, C. de 1933. Estudio Monográfico dos Escorpioes da República Argerf- 

tina de Patol. Reg. 1(5): 1-97; 4 láms. 
Mello-Leitao, C. de, 1934. Un novo Bothriurus do nordeste do Brasil. Annaes 

Acad. Brasileira de Sciencias. 6(4): 193-1 95. 
Mello-Leitao, C. de. 1935. On two brasilian scorpions. Rev. Chil. Hist. Nat. 39:90; 

Santiago. 
Mello-Leitao, C. de. 1937. Dos escorpioes Sul-Americanos. Annaes Acad. Brasileira 

de Sciencias. 9(2): 104; 3 figs. 
MelloLeitao, C. de. 1938. Notas sobre alacranes argentinos. Notas del Mus. de La 

Plata, Zool. 9(3): 83-95. 
Mello-Leitao, C. de. 1945. Escorpiones Sul Americanos. Arquivos do Museu Na- 
cional. 40:1-468; 184 figs. 
Mello-Leitao, C. de 1947. Tres novas especies de Bothriurus do Paraná e Santa 

Catarina. Bol. Mus. Nac. Zoo!. NQ 75:1-10; 14 figs. 
Penther, A. 1913. Beitrag zur Kenntnis amerikanis Skorpione. Ann. K. K. Nat. 

Hofmuseums, Wien, 27:239-252. 
Pessoa, S. B. 1935. Nota sobre alguns escorpioes do genero Tityus e Bothriurus. 

Annaes Paulista de Medicina e Cirugía, 29:429-436. 
Pocock, R. I. 1893. A contribution to the study of Neotropical Scorpions. Ann. 

Mag. Nat. His. 12(6), NQ 68:77-102. 
Prado, A. 1934. Una nova especie de escorpiao do género Bothriurus Peters. Mem. 

Inst. Butantán. 8:147-148; Figs. 1-2. 
San Martín, P. R. 1963. Una nueva especie de Bothriurus (Scorpiones-Bothriuridae) 

del Uruguay. Bull. Mus. Nac. Hist. Nat. Paris, serie 2a 35(4):400-418. 
San Martín, P. R. 1965. Escorpiofauna Uruguaya II. Bothriurus rochensis nueva 
especie de Bothriuridae del Uruguay. Com. Zool. Mus. Hist. Nat. Montevideo, 
8(106): 1-22; 4 láms. 1 mapa. 
San Martín, P. R. 1965. Escorpiofauna Argentina. I. Bothriuridae. Rédescripción 
del HoLotipo y descripción del Alotipo Hembra de Urophonius eugenicus 
(Mello-Leitao, 1931) Physis. 25(70):283-290. 
San Martín, P. R. 1966. Escorpiofauna Brasileña. III (Bothriuridae). Una nueva 

forma de Bothriurus del Brasil. Rev. Brasil. Biol. 26(2):181-190; 9 figs. 
San Martín, P. R. 1967. Escorpiofauna Brasileña. II Bothriuridae. Redescripción 
de Bothriurus moojeni Mello-Leitao, 1945. Physis, 27(74):135-141; Láms. I y II. 

-215- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

San Martín, P. R. 1968. Bothriurus vachoni, n. sp. del Brasil (Scorpionida-Bothriu- 

ridae). Acta Biol. Venezuelica. 6(2):38-51; Figs. 1-25. 
San Martín, P. R. 1972. Fijación de los caracteres sistemáticos en los Bothriuridae 

(Scorpiones). I. Queliceros: Morfología y nomenclatura. Bol. Soc. Biol. de 

Concepción. 44:47-55. 
San Martín, P. y T. Cekalovic, 1972. Fijación de los caracteres sistemáticos en los 

Bothriuridae (Scorpiones). II Queliceros: Estudio de diferenciación a nivel ge- 
nérico. Bol. Soc. Biol. de Concepción. 44:57-71. 
Vachon, M. 1952. Etudes sur les Scorpions. Pasteur, Institut D'Algerie. 1-482, 

679 figs. 
Vachon, M. 1963. De l'utilité en Systematique d'une Nomenclature des dents de 

Chéliceres chez Scorpions. Bull. Mus. Nat. Hist. Nat. 2^ serie 35(2):161-166, 

10 figs. 
Vachon, M. 1972. Sur l'établissement d'une nomenclature trichobotriale uniforme 

convenant a l'ensemble des Scorpions (Arachnides) et l'existence trois typues 

distincts de trichobotriataxie. C. R. Acad. Se. Paris 275 (serie D): 2001-2002. 
Vachon, M. 1973. Etude des caracteres utilisées pour classer les genres de Scorpions 

(Arachnides). Bull. Mus. Nat. Tercera serie 140 (Zool. 104): 857-958, 243 figs. 
Werner, Fr. 1916. Uber einige Skorpione und Gliederspinnen des Naturhistoris- 

chen Museums in Wiesbaden. Jahbücher des Nassavischen Vereins Für Natur. 

Kunde, Jahrgang 9(69)79-93 (I Scorpiones). 



216- 



BOL. SOC. BIOL. DE CONCEPCIÓN, TOMO XLVIII, pp. 217-229, 1974 



NUEVOS REPTILES Y ANFIBIOS DE CHILE 

POR 

R. DONOSO-BARROS 



Resumen 

El autor describe los siguientes herpetozoos: Alsophis chamissonis eremicola 
una culebra de las cercanías de Copiapó, propia del valle del río del mismo 
nombre; Liolaemus hellmichi una lagartija endémica de Cerro Moreno cerca de 
Antofagasta; Cupriguanus alvaroi otra lagartija que habita en el bosque relicto 
de Nothofagus en el centro de Chile. Eupsophus vanzolinii un nuevo sapo de la 
Cordillera de Nahuelbuta en la provincia de Arauco. 

Abstract 

The author describes the following chilean herptiles: Alsophis chamissonis 
eremicola a colubrid snake from the arid valley of Copiapo river on the Atacama 
desert: Liolaemus hellmichi endemic iguanid lizard from Cerro Moreno a coastal 
mountain surrounded by the Atacama desert near Antofagasta city; Cupriguanus 
alvaroi another endemic lizard living into a relictual forest of Nothofagus at 
central Chile; Eupsophus vanzolinii a new frog from Nahuelbuta Cordillera, 
Arauco province. 



La herpetofauna chilena es sin duda una de las más conocidas 
del continente, sin embargo quedan aún muchísimos problemas taxo- 
nómicos por resolver. En el curso de los pocos años que distan de la 
publicación de los libros Batracios de Chile 1962 y Reptiles de Chile 
1968 se han ido realizando varios descubrimientos de especies tanto 
entre los anfibios como igualmente en los reptiles, que no es del caso 
mencionar especialmente. La presente comunicación se fundamenta 
en la descripción de varias formas nuevas que vienen a aumentar 
nuestro conocimiento de la fauna chilena, que por muchas razones de 
endemismo es notablemente interesante. 

En la contribución se analiza una nueva raza de culebra propia 
del desierto de Atacama. Dos lagartijas que representan claros mo- 
delos de endemnismo como un curioso sapo del género Eupsophus 
propio de los bosques de Arauco en la proyección sobre esta área de 
la Cordillera de Nahuelbuta. 

-217- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 



La totalidad del material estudiado se encuentra depositado en 
la colección herpetológica del Museo de la Universidad de Concepción 

(MUZUC). 



Serpentes - Coluhridae 

Género Alsophis Fitzinger 

El uso del presente género se ha hecho atendiendo a la revisión 
de Maglio (1970) sobre los xenodontinos de las Antillas. De acuerdo 
a su exposición el conjunto de culebras del grupo de las Galápagos 
como las formas del Perú y de Chile que anteriormente se encontraban 
bajo el género Dromicus se encuentran congenéricas con las especies 
del grupo cantharigerus del género Alsophis. De acuerdo con esta tesis 
el conjunto formado por chamissonis, tachymenoides, angustilineatus 
representaría un conjunto ancestral que habría conservado un con- 
junto de rastros primitivos sin que existan con Alsophis m.ás que di- 
ferencias graduales. Quizás si las diferencias pueden ser más profundas 
en algún estudio futuro, pudiera revalidarse el género Taeniophis des- 
crito por Girard 1854 para un infantil de chamissonis de las cercanías 
de Santiago. 

Alsophis chamissonis eremicola sub. sp. nov. 

Holotipo MUZUC 1071 Macho. Estepa árida entre Caldera y Copiapó. 

Febrero 20, 1969. Prov. Atacama. R. Donoso-Barros colector. 
Paratipo MUZUC 5478 Hembra. Valle del Río Copiapó. Los Loros. 

16 enero 1972. Prov. Atacama. R. Donoso-Barros colector. 

DIAGNOSIS. 

Ofidio delgado claramente colubroideo, que difiere de Alsophis 
chamissonis por la presencia de collar blanco detrás de la cabeza. 

DESCRIPCIÓN DEL HOLOTIPO. 

Cabeza delgada de contorno ovoideo, bien diferenciada del 
cuello. Rostral redondeado visible desde encima. Internasales algo ma- 
yores que la extensión de los prefrontales. Frontal alargado de menor 
extensión que los parietales, tres veces más largo que los prefrontales. 
Parietales grandes subcuadrangulares. Preocular agrandado sub- 
cuadrangular. Dos postoculares cuadriláteros. Loreal cuadrado equi- 
valente a la mitad de la extensión de los preoculares. Nueve supra- 
labiales y nueve infralabiales. Los supralabiales cinco v seis circuns- 
criben la órbita. Cinco infralabiales en contacto con el par anterior 
de escudos mentales. Escamas dorsales alargadas, romboidales, lisas, 

-218- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

con una foseta apical. 26 escamas por detrás de la cabeza; 19 escamas 
al medio del cuerpo; 15 escamas antes de la cola. Placa anal dividida. 
Gastrostegas anchas en número de 191. Urostegas en dos hileras en 
número de 108. Cola larga redondeada adelgazándose progresivamente 
hacia el ápice. 

El hemipenis fue estudiado de acuerdo a los conceptos de 
Dowling y Savage (1960V La extensión del hemipenis en eremicola 
alcanza a 15 placas caudales, en chamissonis en cambio ocupa 27 placas. 
La forma general del hemipenis corresponde al tipo en maza o clava. 
El número de espinas grandes contadas en una línea de base a vértice 
es de 5 en eremicola y 7 en chamissonis. Las espinas pequeñas situadas 
a continuación de las grandes hasta el vértice numeradas en una línea 
alcanzan a 10 en erem,icola y 15 en chamissonis. 




Fig. l.— Alsophis chamissonis eremicola vista dorsal de la cabeza. 
Fig. 2.— Vista lateral de la cabeza. 

Los dientes maxilares son nueve, los posteriores agiandados y 
carentes de surco están separados por un acentuado diastema. 



-219— 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

Color general castaño claro, sobre el dorso una ancha cinta 
pardo oscura como el tinte del café, de tres escamas de ancho bordeada 
marginalmente de negTO, que le confiere un límite almenado. Por 
fuera aparecen dos líneas claras. Flancos castaño fumosos con dos líneas 
pálidas, de las cuales, la más inferior bordea las gastrostegas. 

DIMENSIONES (mm). Longitud total 680; longitud cefálica 21; longitud 
caudal (250). 

CARACTERES DEL PARATIPO. 

Similares al holotipo. El anillo claro nucal menos esbozado. Por 
detrás de la cabeza 24 escamas, 19 al medio del cuerpo y 14 antes de 
la cola. El número de gastrostegas es 201 y el de urostegas 100. 

DIMENSIONES (mm). Longitud total 775, longitud cefálica 23; longitud 
caudal: 215. El ojo se encuentra entre la supralabial 4 y 5. 

DISCUSIÓN. 

Hemos considerado a eremicola como una raza geográfica de 
chamissonis que ha surgido del aislamiento de su población por el 
desierto de Atacama, ya que muchos de los caracteres de que hemos 
dispuesto son solo cuantitativamente distintos. La presencia de este 
animal es interesante ya que poca información se tenía de ejemplares 
de esa región. Philippi (1860) afirma que durante su viaje por Atacama 
no vio ninguna culebra. Posteriormente (1899) en su trabajo sobre las 
serpientes chilenas describe el género Leptaspes que caracteriza como 
una culebra delgada, con el ojo situado entre el 5 y 6 supralabial, la 
cola bastante larga y con trece hileras de escamas al medio del cuerpo, 
afirmando sin mencionarla que existiría una sola especie. Sostiene que 
junto con los géneros Draconiscus Philippi y Stegonotiis (nec Dumeril 
y Bibron) presentan cabeza ovalada, hocico romo y redondeado junto 
a diastema. 

Quijada (1916) en una relación sobre los reptiles existentes en 
el Museo de Historia Natural, hace una lista de los tipos que Philippi 
había dejado para hacer las futuras descripciones de sus culebras; en 
la lista de Quijada figura el nombre Leptaspes atacamensis Philippi, 
lo que nos enseña que este animal provendría aparentemente de Ata- 
cama, por lo tanto podría relacionarse con la culebra que mencionamos 
en esta descripción. 

En nuestra revisión sobre los tipos de serpientes (1965) de Phi- 
lippi no encontramos los tipos de Leptaspes pero sí Stegonotiis que 
correspondía a una culebra tropical del género Chironius. Conside- 
rando el bajo número de dorsales de Leptaspes estimamos que muy 
probablemente se trataba de un Chironius, el nombre Leptaspes ata- 
camensis es tampoco usable ya que se trata de un nomen nudum, 

-220- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

nunca mencionada por Philippi. Aunque ciertamente ambas especies 
son muy diferentes, hemos querido mencionar el problema para evitar 
toda duda. 

etimología. Proviene de eremos =. desierto (habitante del desierto). 

Sauria Iguanidae. 

Género Ciipriguanus Gallardo 

Desde nuestro catálogo herpetológico Donoso-Barros (1970) he- 
mos incluido bajo este género a diversas especies chilenas consideradas 
como Urostrophus. Ciertamente un grupo de lagartos centrochilenos 
coincide con los rasgos genéricos citados por Gallardo (1964) y deben 
ser considerados bajo este género. Una nueva forma de las montañas 
costeras de la provincia de Santiago será considerada en el presente 
trabajo. 

Cupriguanus alvaroi sp. nov. 

1966 Urostrophus valeriae Donoso-Barros (pro parte) Reptiles de 

Chile: 369. 
Holotipo MUZUC 827. Macho. lO-X-1971. Cerro El Roble, Prov. 

Santiago, di Castri colector. 
Paratipo MUZUC 828 (iguales datóse MUZUC 3251. Hembra. 24-XI- 

1970. Covarrubias colector (igual localidad). 

DIAGNOSIS. 

Un lagarto grisáceo con cabeza voluminosa, cola comprimida, 
línea de escamas vertebral mayor, cuerpo con manchas negras. 

DESCRIPCIÓN DEL HOLOTIPO. 

La presente especie fue mencionada dentro de la variabilidad 
de Urostrophus valeriae (= Cupriguanus valeriae) en base al único 
ejemplar que disponíamos de esta especie, pensando que sus diferencias 
podrían derivarse de problemas de senectud. El ejemplar provenía del 
Cerro El Roble provincia de Santiago, localidad que se encuentra 
separada de Alhué y de la cual también difiere ecológicamente y que 
es la tierra típica de C. valeriae. A mayor abundamiento la nueva 
especie se encuentra restringida a los bosques de Nothofagus que han 
persistido como agrupaciones relictas en la base del cerro El Roble. 

El aspecto general es más longilíneo que C. valeriae, cabeza 
maciza algo prolongada. Extremidades adelgazadas y largas, la extre- 

-221- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 





lar n » II B « f 







Fig. 3.- Cupriguanus alvaroi escamación cefálica dorsal. 

Fig. 4.- Cupriguanus alvaroi escamación lateral de la cabeza 

Fig. 5.- Cupriguanus alvaroi diseño dorsal. 

Fig. 6.-Liolaemus hellmichi cabeza dorsal. 

Fig. 1 .— Liolaemus hellmichi cabeza lateral. 

Fig. 2,.— Liolaemus hellmichi diseño general. 



•222- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

midad posterior hacia adelante sobrepasa el oído. Cola lateralmente 
comprimida. Pliegue guiar fuertemente marcado. Escamas cefálicas 
lisas de tamaño menor entre las órbitas. Cuatro supraorbitarias muy 
conspicuas. La escama interparietal es la mayor de las escamas cefálicas. 
Ocho supralabiales y ocho infralabiales, dos hileras de escamas entre 
subocular y supralabiales. Escamas dorsales granulosas, la línea medio 
dorsal posee escamas más prominentes. Escamas dorsales redondeadas 
yuxtapuestas, planas muy pequeñas; en los flancos y cuello de carácter 
granular. Escamas ventrales cuadriláteras, cuatro veces la extensión 
de las dorsales. 174 escamas al medio del cuerpo. 

Color general grisáceo plomizo con manchas redondas oscuras. 
Sobre la cabeza éstas son muy acentuadas en la región del pileus. Sobre 
el dorso se disponen formando hileras transversales en número de siete 
manchas. Por delante del hombro se encuentra una faja negra que 
se extiende por debajo sin completarse ventralmente. Encima de la 
cola las manchas forman anillos oscuros en número de catorce. Extre- 
midades anteriores y posteriores listadas de negro. El vientre en el 
animal vivo es amarillento citrino que se torna grisáceo blanquecino 
en los animales fijados. 

DIMENSIONES (mm). Cabeza: longitud 25, ancho 19, alto 14,5; Longitud 
cabeza tronco: 89; Cola 120; Extremidad anterior 38; Extremidad pos- 
terior 63. 

DESCRIPCIÓN DEL PAR ATIPO HEMBRA. 

Aspecto general similar al macho; cuerpo menos longilíneo. 
Manchas de la región vertebral más marcadas circundadas de un halo 
claro. Color similar al macho. 

DIMENSIONES (mm). Cabeza: longitud 25, ancho 19, alto 14; Longitud 
cabeza tronco 86; Cola 131; Extremidad anterior 38; Extremidad pos- 
terior 63. 

El otro paratipo no muestra grandes variaciones con los ejem- 
plares mencionados. 

DISCUSIÓN. 

La presente especie difiere de las conocidas por su cola lateral- 
mente comprimida, lo que no se observa en otros miembros del género. 
En la polidosis destaca la existencia de una hilera de escamas verte- 
brales ligeramente mayores, rasgo que ha sido mencionado para una 
forma descrita por Philippi bajo Leiosaurus valdivianus (1864) que 
hasta hoy ha sido considerado sinónimo de Cupriguanus torquatus, 
a pesar de ello difiere por la sección caudal, diseño general y colora- 
ción. La otra especie que debe comentarse es Cupriguanus valeriae 
de las selvas de la Cordillera de la Costa en las proximidades de Alhué, 

- 223 - 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

esta especie posee cola cilindrica, vientre rojizo, tonalidad general ce- 
leste, iris de los ojos azules y falta el corbatín negro de la región guiar, 
en C. alvaroi encontramos una cola acintada, vientre limón, tonalidad 
general gris, iris de los ojos rojo, cola comprimida y presencia de 
corbatín negro. 

Ciipriguanus alvaroi constituye una forma aislada en las mon- 
tañas centro chilenas al fraccionarse la continuidad de los bosques de 
Nothofagus hacia el norte. Sus poblaciones evolucionaron por aisla- 
miento en un ambiente reducido que logró rápidamente imponer un 
equilibrio genético que se expresa en la escasa variación intraespecí- 
fica y en la impresionante homogeneidad de la población. 
etimología. La presente designación se hace por mi hijo Alvaro. 

Género Liolaemus Wiegmann 

Este género de is^uanido tan abundante en territorio de Chile, 
no mostraba en nuestro país una distribución costera superior a Ata- 
cama, la presencia de un material Droveniente del litoral de Antofa- 
gasta permite extenderla considerablemente más al norte. 

Liolaemus hellmichi sp. nov. 

Holotipo MUZUC 394. Hembra. Enero 1964. Cerro Moreno, Prov. 
Antofagasta. Mann colector. 

DIAGNOSIS: 

Lagartiia de tonos grisáceos, con escamas dorsales v temnorales 
débilmente carenadas. Con cuarenta v cinco escamas al medio del 
cuerpo. Diseño formado por manchas dispuestas transversalmente. 

DESCRIPCIÓN DEL HOLOTIPO. 

AsDecto proDorrionado. cola lig-eramente más lars^a aue la dis- 
tancia cabeza tronco. Extremidad Dosteríor nrovectada hacia adelante 
alcanza entre hombro v oído. Por detrás del oído existe un nlíeoiT» 
en V dirigido hacia atrás nue forma nn corto Dliesfue antehnmeral. 
Cabeza isocelira, algo más anrha oue p1 cuello. Hocico ade^orazado en 
el extremo. Abertura nasal lateral. Un a7vo-os frontal. Tres snnra- 
oculares prandes v lisos. TnterDarietal senarado del azvo-os frontal ñor 
una pareia de escudos. Parietal tres veces mavor nue internanVtni 
Abertura auditiva semiruadrancmlar con tres esramitas nromiupnfps 
en el borde. Un pliegue en los flancos entre axila e ingle. Seis suora- 
labiales v cinco infralabiales. Subocular extendido. Una fila de esrama" 
entre subocular v suDralabiales. Rostral más ancho aue alto. Tres nares 
de posmentales, las dos parejas anteriores contactan entre sí. Escamas 

-224- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

temporales lisas. 45 escamas al medio del cuerpo. Escamas dorsales 
triangulares equiláteras, imbricadas, suavemente quilladas. Subiguales 
en la nuca, granulares en los pliegues cervicales y región posterior de 
los muslos. 26 lámelas bajo el cuarto ortejo. Ventrales lisas redondea- 
das, mayores que las dorsales, en los flancos las escamas son lisas sub- 
cuadrangulares. Escamas de la raíz de la cola triangulares, en el tercio 
distal cuadriláteras, quillas con punta sobresaliente orientadas dia- 
gonalmente. 

Color general grisáceo claro. Cabeza con manchitas más acen- 
tuadas sobre ei pileus. En el dorso se disponen manchas negruzcas 
que alcanzan muy esfumadamente la línea media. Cola gris con tonos 
castaños, manchada moderadamente en el tercio proximal. Extremi- 
dades esfumadas de negro. Vientre blanco, cara interior de las extre- 
midades manchadas. Mentón y región guiar punteada discretamente. 
DIMENSIONES (mm;. Cabeza: longitud 10, ancho 7,5, alto 5; longitud 
cabeza tronco 35; longitud cola 5ü; extremidad anterior 15; extremidad 
posterior 24; pie 12. 

DISCUSIÓN: 

LioLaemus heimichi debe ser comparada con íormas deserticoias 
tales como el complejo nigromacuLatus aei cual ditiere Claramente por 
la ausencia de mancna negia antenumeral. En cuanto a otras íormas 
discutibles debemos consiaerar jLioLaemus platei VVerner, que su autor 
emparentó con tenuis. üsta especie propia de Atacama y Coquimoo 
ditiere de nuestro LioLaemus nelLmichi por la presencia de un tono 
rojizo ventral, sus escamas marcadamente carenadas, las temporales a 
veces quinadas, el dibujo dorsal mas marcado que se completa media- 
namente, los tiancos están mancnados densamente, el cuello es también 
mas angosto que la cabeza. 

Otra especie referible es Liolaemus constanzae, de acuerdo a 
Donoso-Barros (1961), esta especie propia de los áridos salares dei 
interior de Antotagasta, se separa por la cortedad del miembro pos- 
terior que alcanza en esta especie al hombro, ei número de escamas 
al medio del cuerpo bastante mayor (67), la presencia de una linea 
negra vertebral, y muchos otros rasgos generales. 

Curiosamente también Liolaemus hellmichi parece constituir 
una forma relicta que ha evolucionado aisladamente en esta área y 
cuyos parientes más cercanos parecen lejanamente emparentados con 
L. platei y L. constanzae. 

ETIMOLOGÍA: La presente especie ha sido denominada en homenaje 
al Dr. Walter Hellmich del Museo de Munich, Alemania Federal, cu- 
yas contribuciones al género Liolaemus merecen nuestro reconoci- 
miento. 



-225- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

Salientia - Leptodactylidae 

Género Eupsophus Fitzinger 

En la presente comunicación seguiremos genéricamente la de- 
nominación utilizada por Gorham en su "Checklist" de los anfibios 
del mundo (1974). Ello porque Gallardo (1970) utiliza para ciertas 
especies de este género Alsodes, basado en algunas diferencias que 
caracterizarían un pequeño conjunto de formas. Lynch posteriormente 
(1972) ha considerado Alsodes como sinónimo de Eupsophus. El anfi- 
bio que describiremos en la presente comunicación tiene rasgos gene- 
rales que permiten incluirlo en este género que como expresa Lynch 
es bastante polimorfo. 

Eupsophus vanzolinii sp. nov. 

Holotipo MUZUC 4938. Macho Ramadilla. Provincia de Arauco. 

21-11-1971. 
Paratipos: MUZUC 3965, 3966, 3967, 3968, Igual localidad 18-M971. 

MUZUC 4550, 4551, 4557, 4558, Igual localidad 28-1-1971. 

MUZUC 4625, 6-II-1971, 4717 6-II-1971, Igual localidad. 

MUZUC 4824, 4825, 4826, 4827, 4828, 4829, 4830, 4831, 4832, 

4833, 4834, 4835, 4836 11-11-71; 4864, 4865, 4866, 4867, 4868, 4869, 

4870, 4871, 4872, 4873 14-n-71 de igual localidad. 

MUZUC 4934, 4935, 4936, 4937, 4939, 4940, 4940, 4941, 4942, 

4943 21-11-1971 Igual localidad. 

DIAGNOSIS. 

Un batracio de tamaño relativamente grande para el género 
emparentado a primera vista con el grupo roseus que se caracteriza 
por su color negruzco, con un triángulo amarillento sobre el hocico. 
Tímpano invisible pero anillo timpánico y columela presente. Párpado 
inferior que por transparencia deja ver el ojo. 

DESCRIPCIÓN DEL HOLOTIPO. 

Cabeza más ancha que larga, hocico corto redondeado. Lengua 
ancha, cordiforme, libre posteriormente. Odontoides vomerianos dis- 
puestos transversalmente, separados entre sí y de las coanas. Coanas 
pequeñas redondas. Diámetro del ojo mayor que la distancia óculo 
nasal. Espacio interpalpebral más ancho que el párpado superior. 
Canthus rostral redondeado, región loreal convexa. Tímpano invisible 
apenas insinuado por un ligero cambio de color a nivel de la superficie 
adyacente. Anillo timpánico y columela bien desarrollados. Párpado 
inferior deja ver el ojo por transparencia. Tubérculos subarticu- 
lares acentuados, tubérculo metatarsal interno del doble de extensión 

-226- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

que el externo. Tubérculos subarticulares bien visibles. Ortejos con 
una corta membrana basal entre el III y IV. Primer dedo igual o 
ligeramente mayor que el segundo. Extremo de los dedos ligeramente 
dilatados. Piel dorsal granulosa con tubérculos agrandados en la parte 
lateral. Piel ventral lisa en la región mediana, granulosa hacia los 
flancos. Extremidades dorsalmente lisas, ventralmente lisas en los mus- 
los, granulosas en la región paranal y posterior. 

El diseño general se caracteriza por la presencia de un trián- 
gulo amarillo que ocupa la región frontal bordeando los ojos y cuyo 
vértice se encierra entre las narinas. Frecuentemente una línea ver- 
tebral llega a la región mediodorsal. El dorso oscuro marmorado de 
amarillo. Extremidades listadas de oscuro. Vientre claro. Borde pos- 
terior de los muslos grisáceo fumoso. 




Fig. 9.— Eupsophus vanzolinii diseño general. 

La cintura escapular se caracteriza por un epicoracoides carti- 
laginoso que cubre el arco hacia la izquierda. El omosterno es largo 
con el extremo redondeado algo espatular. El xifisternum es alar- 
gado con el extremo acorazonado. Clavícula semi cartilaginosa. 
DIMENSIONES (mm). Longitud cabeza al ano 55, Longitud cabeza 15, 
Ancho cabeza 20, Fémur 27, Tibia 29. 



-227 



Bol. Soc. Bíol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

VARIACIÓN. Los animales jóvenes son mucho más amarillentos y mar- 
morados de claro, apareciendo el vientre manchado hermosamente de 
negro y claro. La natación de este sapo se caracteriza por movimientos 
primero de una pierna y después de la otra de acuerdo con el esquema 
que indicamos para el género Aruncus (= Telmatobufo) (1972). 

DISCUSIÓN. 

El presente anfibio presenta cierto aspecto hiliforme lo que re- 
cuerda en su aspecto general a Hylorhina, sin embargo se separa de 
inmediato de este animal por su color y pupila vertical. De la única 
especie con la cual pudiera discutirse es Eupsophus monticola, del 
que difiere claramente porque esta especie como ha demostrado Gran- 
dison (1961) carece de oído medio, además este anfibio tiene un claro 
aspecto bufoniforme. La presencia de un triángulo amarillento supra- 
cefálico es compartido por Eupsophus roseus pero hay diferencias de 
tamaño y color que eliminan cualquier duda en la separación de 
ambos anfibios. 

etimología. La denominación del presente anfibio se hace en ho- 
menaje a mi estimado colega y amigo Dr, Paulo E. Vanzolini, que 
tanto a contribuido al conocimiento de la herpetología neo tropical. 
ecología. El presente batracio representa una especie endémica de 
la cordillera de Nahuelbuta; su hallazgo es muy escaso, todo nuestro 
material proviene de animales capturados en trampas profundas ca- 
vadas en la tierra y cubiertas con troncos. Los machos suelen emitir 
un piar suave y aislado. 



bibliografía 



Cei, José Miguel. 1962. Batracios de Chile. 1-108, cviii láminas. Ediciones de la 

Universidad de Chile. Santiago. 
Donoso-Barros, R. 1961. Three New Lizards o£ the Genus Liolaemus from the 

Highest Andes of Chile and Argentina. Copela 4:387-391. 
Donoso-Barros, R. 1966. Reptiles de Chile. 1-458, cxlvi láminas. Ediciones de la 

Universidad de Chile, Santiago. 
Donoso-Barros, R. 1970. Catálogo herpetológico chileno. Bol. Mus. Nac. Hist. Nat. 

Chile 31:49-124. 
DonosoBarros, R. 1972. Contribución al género Aruncus Philippi. Bol. Soc. Biol. 

Concepción. 44:109-116. 
Donoso-Barros, R. y Sergio Cárdenas. 1965. Los tipos de serpiente de Rodulfo 

Amando Philippi, en el Museo de Historia Natural de Santiago de Chile. Actas 

29 Congreso Latinoam. Zoología. 2:225-234. Sao Paulo. Brasil. 
Gallardo, José M. 1964. Los géneros Urostrophus D. et B. y Cupriguanus gen. nov. 

(Sauria, Iguanidae) y sus especies. Neotropica 10(33): 125-1 36. 
Gallardo, José M. 1970. A propósito de los Telmatobiinae (Anura, Leptodactyli- 

dae) patagónicos. Neotropica 16(50):73-85. 

-228- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

Gorham, Stanley W. 1974. Cheklist of World Amphibians. 1-173. Publ. New Bruns- 
wick Museum. Ganada. 

Grandison, Alice. 1961. Chilean species of the genus Eupsophiis (Anura: Lepto- 
dactylidae) Bull. Brit. Mus. Nat. Hist. 8(3): 8-1 49. VII láminas. 

Girard, Gharles. 1855. Reptiles. Unit. States Naval Astron. Exped. to the Southern 
Hemisphere . . . Washington. Nicholson Ed. 207-229. 

Lynch, John. 1972. Generic partitioning of the South American Leptodactylid 
frog, genus Eupsophiis Fitzinger 1843 (sensu lato). Bull. South. Calif. Acad. 
Sciences 71(1):2-11. 

Maglio J. Vincent. 1970. West Indian Xenodontine Colubrid Snakes: their pro- 
bable origin, philogeny and zoogeography. Bull. Mus. Comp. Zool. 141(1): 1-51. 

Philippi, Rodulfo Amando. 1860. Viage al Desierto de Atacama ... Reptiles: 148- 
151. 1 lámina. 

Philippi, Rodulfo Amando. 1864. Descripción de tres especies nuevas de reptiles 
Chilenos. Anales Univ. Chile. 8(l):744-748. 

Philippi, Rodulfo Amando. 1899. Sobre las serpientes de Chile. Anales Univ. 
Chile. 104:715-723. 

Quijada, Bernardino. 1916. Catálogo Sistemático de los reptiles chilenos y ex- 
tranjeros conservados en el Museo de Historia Natural. Boletín Museo Nacional: 
22-47. 

Werner, Franz. 1896. Die Reptilien und Batrachier der Sammlug Píate Zool. Jahrb. 
Suppl. 4:244-278. 



- 229 



BOL. SOC. BIOL. DE CONCEPCIÓN, TOMO XLVIII, pp. 231-242, 1974 



HISTOMORFOLOGIA DEL SISTEMA NERVIOSO Y 

NEUROSECRETOR DE CRATOMELUS ARMATUS BL. 

(ORTHOPTERA: GRYLLACRIDIIDAE) 

POR 

E. GUZMAN C. (*), A. O. ÁNGULO O. (**) 
y M. DELPIN A. (*) 

Resumen 

Se describe la morfología e histología del sistema neurosecretor y nervioso 
de Cratomelus armatus Bl. (Orthoptera: Gryllacridiidae). 

Se entregan algunos alcances de la comparación del sistema neurosecretor 
y nervioso de Acridiidae y Gryllidae con Gryllacridiidae. 

Abstract 

Morphology and histoiogy of neurosecretor and nervous systems of Crato- 
melus armatus Bi. (Orthoptera: Gryllacridiidae) are described. 

Some approachments of nervous and neurosecretor systems of both Acridi- 
idae and Gryllidae compared with those of Gryllacridiidae are given. 



INTRO D UCCION 

El sistema nervioso en insectos representa un amplio campo de 
investigación fisiológica, para lo cual es conveniente disponer de un 
buen animal de laboratorio; Cratomelus armatus (Blanchard) nos ha 
parecido apto para los fines antes mencionados, lo que nos ha decidido 
a estudiar la morfología macro y microscópica del complejo nervioso 
central y neurosecretor de este insecto, cuyos resultados se unen a 
otros estudios anteriores (Guzmán et ais., 1970 a y b; Delpin, 1972). 

Existe un trabajo comparativo morfológico del sistema nervioso 
en ortópteros (Nesbitt, 1941) con el cual se confrontan algunos de 
nuestros resultados, especialmente en Raphidophoridae (hoy Grylla- 
cridiidae), Gryllidae y Acridiidae, como ha sido en parte nuestra in- 
tención con los trabajos anteriores (op. cit.) al comparar sus resultados 
con dichas familias. 

(*) Depto. de Biología Celular, Instituto de Biología, Universidad de Concepción. 
(**) Depto. de Zoología. Instituto de Biología, Universidad de Concepción. 

-231- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

MATERIALES Y MÉTODOS 

Se Utilizó ejemplares de Cratomelus armatus Bl. colectados en 
Concepción, Chile. Las disecciones se hicieron en solución fisiológica 
para insectos (Meissenheimer's fluid). Se probaron diferentes técnicas 
de fijación (Carnoy, Formol, Zenker-Formol) y tinción (Mallory, 
Heindenhain, Morgan, Hematoxilina de Waigert, Mallory-Heiden- 
hain) las cuales no resultaron apropiadas, ya que causaban contrac- 
ción o destrucción del tejido o el colorante no se adhería a las dife- 
rentes estructuras tisulares. Finalmente se llegó a la conclusión de 
que la técnica con la que se obtuvo mejores resultados fue la de Tio- 
nina (Ehrlich) en que el colorante va disuelto en el fijador, Formalina 
al 10% (Gurr, 1962). Posteriormente se incluyó en parafina de la 
manera usual. Esta técnica está indicada para células nerviosas que 
se tiñen de color azul y fibras nerviosas que se tiñen de color rojo. 
Se comprobó que los granulos de secreción se tiñen de color rojo. 

DESCRIPCIÓN MORFOLÓGICA DE LA CADENA GANGLIONAR 

En Cratomelus armatus Bl. la cadena ganglionar, considerada 
linealmente, consta de once ganglios (Fig. 1) distribuidos de la si- 
guiente forma: 1 supraesofágico y 1 subesofágico (cefálicos), 3 torá- 
cicos (pro, meso y meta) y 6 abdominales. Cada ganglio está relacionado 
con el adyacente por medio de 2 cordones nerviosos o conectivos. 

El ganglio cerebroide supraesofáfico (Fig. 1) conserva en su 
aspecto general los rasgos comunes en insectos; se puede observar que 
el protocerebro en vista frontal, anteriormente es bilobulado y lateral- 
mente da origen a las regiones ópticas. Estas constan del lóbulo óptico, 
de aproximadamente la mitad del ancho del ganglio cerebroide y a 
continuación la copa óptica, con los nervios ópticos de 14 del ancho 
del ganglio; en vista posterior se observa en su región medial (pars 
intercerebralis) el nacimiento de los 2 nervios ocelares, de los cuales 
1 de ellos es bifurcado e inerva los 2 ocelos superiores. 

El ganglio, en su región media (Deutocerebro) da origen lateral- 
mente al complejo antenal (1 nervio antenal y 3 nervios antenales 
accesorios). Posteriormente, en el límite con el tritocerebro y medial- 
mente, se originan los 2 nervios occipitales. El ganglio en su región 
posterior ampliamente bilobulado representa las 2 porciones trito- 
cerebrales que lateralmente dan origen a la parte labral y frontal y al 
conectivo circum-esofageal. 

El ganglio subesofágico en vista lateral presenta el nervio man- 
dibular principal (NM) y medialmente, los secundarios y terciarios 
(NMi y NM2). A continuación y siempre ventralmente, el nervio hipo- 
faringeo (nh), el nervio salival (ns), posteriormente, el nervio cervical 
(nc) y finalmente el conectivo ventral al ganglio protorácico. 

-232- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

Los ganglios torácicos (Fig. 1) son semejantes entre sí dando 
origen lateralmente al nervio de las patas correspondientes. El tercer 
ganglio torácico es un pK)co mayor que los anteriores y además da 
origen al nervio que innervará el primer segmento abdominal (ni). 
El segundo ganglio torácico está más próximo al tercero que al pri- 
mero. 

En la cuerda abdominal se distribuyen los seis ganglios abdo- 
minales, cada uno dando origen a nervios que innervarán el segmento 
correspondiente, a excepción del primero abdominal que innerva el 
2*? y Ser. segmento abdominal y el caudal o 6? que innerva el 8^, 9? 
y 10? segmentos abdominales. La disposición de los 6 ganglios a lo 
largo del cordón ventral es irregular, ya que los tres primeros se 
agrupan en el comienzo de la cuerda, el 4^ queda en posición in- 
termedia y el 5*? se ubica cerca del 6?; este último es aproximadamente 
del doble del tamaño de los anteriores y en su extremo posterior se 
originan los nervios cereales (c). 

DESCRIPCIÓN HISTOLÓGICA DE LOS GANGLIOS NERVIOSOS 
En sección longitudinal en un ganglio (Fig. 6) se distingue: 
externamente el neurilema que envuelve todo el ganglio, los conec- 
tivos y nervios que nacen de él. Este neurilema o "laminilla neural" 
(Smith, 1968) está constituido por una matriz amorfa que presenta 
tejido conjuntivo y fibras de colágeno. 

Inmediatamente por debajo del neurilema y adosada a él, se 
observa una o más capas de células de neuroglia: el perineurium 
(Smith, 1968). Hacia el interior se encuentra la corteza formada por 
los cuerpos de las neuronas y células gliales dispersas entre las ante- 
riores. 

De acuerdo a su morfología y función, estas células se pueden 
agrupar en: 

a) Neuronas de asociación: son de tamaño pequeño con un núcleo 
esférico, cromatina formando grumos irregulares, teñidos densa- 
mente, citoplasma escaso y poco nítido. Un tipo de éstas ha sido 
denominado células globulares (Du Porte, 1961). 

b) Neuronas motoras: de mayor tamaño, con núcleos ovales o esfé- 
ricos, cromatina formando dos o más grumos menos densos que 
en las anteriores, citoplasma más nítido. 

c) Neuronas secretoras o Células Gigantes de Hartweek (Demerec, 
1950) de gran tamaño, núcleo ovoide, cromatina diluida y nucléolo 
bien teñido. Citoplasma abundante, denso, con gran cantidad de 
granulos de secreción. 

d) Células de neuroglia: de pequeño tamaño, polimorfas, núcleos 
elípticos o fusiformes, nítidos. Citoplasma tan escaso que a veces 
se observa como delgadas membranas que se originan de diferentes 
regiones del núcleo. 

^233- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

Otro tipo de elementos accesorios observados en esta zona lo 
constituyen las traqueólas y los canales. Ambas estructuras también 
se encuentran en el límite corteza-neuropila. 

Los canales son espacios delimitados por una delgada capa de 
células fusiformes. 

En el centro del ganglio se encuentra la neuropila que consti- 
tuye la mayor parte de la masa del ganglio. Se encuentra rodeada por 
la corteza, a excepción de la zona donde se originan los conectivos 
y nervios. Está formada por los axones y sus ramificaciones y las del- 
gadas prolongaciones de las células. Al examen microscópico, la neuro- 
pila se observa como una red de fibras cortadas transversal o longi- 
tudinalmente. Entre estas fibras quedan espacios y granulos de se- 
creción. 

En un ganglio la neuropila puede esta "estructurada" (centros 
o glomérulos) y "no estructurada" (Maynard, 1962). 

Los conectivos, histológicamente están constituidos -externa- 
mente por una envoltura que es la continuación del neurilema. En 
el interior se encuentran los axones de las neuronas, los núcleos fusi- 
formes de las células gliales y granulos de secreción, éstos son seme- 
jantes a los de las neuronas secretora y de la neuropila de los ganglios. 

DESCRIPCIÓN HISTOLÓGICA DEL GANGLIO SUPRAESOFAGICO 

El ganglio, rodeado externamente por el neurilema, está forma- 
do por las regiones Proto, Deuto y Tricocerebral, lo que es común a 
todos los insectos. 

PROTOCEREBRO. 

Lo más característico de esta región del ganglio es la neuropila 
en que se ubican las siguientes estructuras: 

a) Cuerpos fungiformes (Figs. 3 y 5): (corpora pedunculata) formados 
por un amplio cáliz y un corto pedúnculo. Este es más ancho en 
su región distal, en la cual se observan zonas más coloreadas que 
corresponderían a una mayor condensación de fibras. Lateralmente 
a los cuerpos fungiformes se observa la llegada del tracto óptico 
que se continúa hacia el extremo posterior, integrándose a la 
neuropila. 

b) Puente Protocerebral (Fig. 5): se presenta dividido y se observa 
como dos haces de fibras inmediatamente bajo la pars intercere- 
bralis. 

c) Cuerpo Central: se ubica posteriormente al anterior; la disposición 
radial de las fibras gigantes que posee, le da el aspecto caracte- 
rístico de abanico. Rodeando el cuerpo central e incluso entre sus 
fibras, se observaron células de neuroglia. 

d) Cuerpos ventrales: son dos pequeñas masas de fibras ubicadas bajo 
el cuerpo central y posterior a él. 

-234- 



15P 



ce 



naa 



nm- 
nmj' 
nm2- 



3mm. 



Tj \-npj 



np2 



npj. 



GAi 




fe 



cor 



neup 




0.5mm 



dJi 



rig. 1.— Vista dorsal del sistema nervioso; Fig. 2.— Células neurosecretoras de la 
pars intercerebralis; Fig. 3 — Corte ságito-medial del ganglio supraesofágico; 
Fig. 4.— Corte ságito-medial del ganglio subesofágico; Fig. 5.— Corte ságito-medial 
inferior del ganglio supra-esofágico; Fig. 6.— Región lateral de un ganglio mos- 
trando las diversas zonas componentes; Fig. 7.— Corte transversal de un ganglio 
torácico; Fig. 8.— Corte ságito-medial de un ganglio torácico; Fig. 9.— Corte ságito- 
medial del 69 ganglio abdominal o caudal. 



235- 



Bol. Soc. Biol. de Ck)ncepción, XLVIII, 1974. 

En la corteza del protocerebro encontramos los cuatro tipos de 
células ya descritos. Las células globulares (neuronas de asociación) se 
encuentran en gran cantidad entre la región anterior del cáliz y el 
neurilema. Entre ellas se observan fibras que nacen del cáliz hacia los 
nervios ocelares. 

Las células neurosecretoras se encuentran en su mayoría en la 
pars intercerebralis (Figs. 2 y 3) y dispersas entre las neuronas motoras 
ubicadas basolateralmente a los cuerpos fungiformes. 

De acuerdo a la descripción general de un ganglio, las células 
gliales se encuentran por debajo del neurilema, formando el peri- 
neurium y dispersas entre los distintos tipos de neuronas. 

DEUTOCEREBRO. 

La neuropila está formada por dos centros antenales (Fig. 3) 
circulares, cada uno está constituido aproximadamente por 10 glomé- 
rulos. A partir de este centro antenal y lateralmente a él, se origina 
el nervio antenal (Fig. 5); internamente, el tracto comisural deuto- 
cerebral que une ambos centros antenales. El centro occipital se ubica 
bajo la comisura deutocerebral; de este centro se originan los nervios 
occipitales. 

En la corteza deutocerebral se encuentran además, células 
neurosecretoras y neuronas de asociación. 

TRITOCEREBRO. 

La neuropila subcircular está constituida por una densa masa 
de fibras; en la región posterior se visualizan aproximadamente cuatro 
glomérulos. Desde aquí se originan algunas fibras hacia el centro 
occipital. 

Desde el centro tritocerebral se originan dos nervios: comisural 
y labro-frontal. Del tritocerebro nace un grueso tronco de fibras que 
constituye el collar circum-esofágico que relaciona el ganglio supra 
con el subesofágico. 

Como en el resto de la corteza, en esta zona del ganglio se 
ubican las neuroglias, neuronas motoras, neurosecretoras y de asocia- 
ción. 

GANGLIO SUBESOFÁGICO. 

Externamente se encuentra el neurilema. 

La corteza se presenta también por debajo del neurilema, ro- 
deando la neuropila, a excepción de la zona de nacimiento de los co- 
nectivos y nervios. En ella se ubican los distintos tipos de neuronas y 
las células gliales formando también el perineurium y dispersas entre 
las neuronas. 

La neuropila es bastante más simple que la del supraesofágico, 
ya que no presenta ninguna diferenciación glomerular. Sólo se obser- 
van algunas condensaciones de fibras, especialmente en las zonas en 

^236- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

que nacen los conectivos y nervios. Se observan además los mismos 
espacios, fibras longitudinales y transversale y granulos de secreción 
que en el ganglio anterior. 

GANGLIOS TORÁCICOS (Fig. 8). 

Inmediatamente bajo el neurilema y en determinadas zonas, se 
observan traqueólas, algunas de las cuales atraviezan la corteza lle- 
gando hasta la neuropila. 

A continuación del neurilema se observa el perineurium que 
presenta la misma disposición que en los ganglios anteriores. La cor- 
teza rodea a la neuropila y en el primer ganglio torácico, presenta 
zonas de mayor concentración de cuerpos neuronales motores y secre- 
tores: una zona media dorsal y dos ven tro-laterales separadas por el 
surco medio ventral. En el segundo ganglio torácico se observa una 
agrupación de neuronas secretoras en la zona ventro-Iateral. 

En el nacimiento de los nervios, la corteza queda reducida úni- 
camente a una delgada capa de células gliales, no observándose cuerpos 
neuronales. 

La neuropila de los ganglios torácicos es muy similar a la del 
subesofágico, sin diferenciaciones glomerulares, aunque sí con espacios, 
fibras y granulaciones secretoras. En el segundo ganglio torácico, la 
neuropila, en su zona central, presenta algunas agrupaciones de fibras 
dispuestas longitudinal y transversalmente en el corte. En el tercer 
ganglio torácico la neuropila no es tan compacta como en los ante- 
riores, los espacios son de mayor tamaño. 

GANGLIOS ABDOMINALES (Figs. 7 y 9). 

Son de menor tamaño que las anteriores, pero similares en la 
disposición y constitución de su neurilema, perineurium, traqueólas, 
etc.. La corteza está desplazada hacia un lado (Fig. 7) y presenta neu- 
ronas secretoras y de asociación. Su neuropila presenta también gran- 
des espacios, fibras y granulaciones. 

En corte transversal de los conectivos que unen el primero con 
el segundo ganglio abdominal se observan, en uno 5 y en el otro más 
o menos 7 fibras gigantes. En la pared de algunas de ellas se presentan 
pequeños núcleos fusiformes. En el resto de los conectivos y dispersos 
entre las fibras se observan alguno núcleos de mayor tamaño con 
cromatina granular. 

GANGLIO CAUDAL O 69 ABDOMINAL (Fig. 9). 

De mayor tamaño que los 5 primeros ganglios abdominales, 
pero también similar en la constitución del Neurilema y Perineurium. 
La corteza está formada por neuronas de distintos tamaños, correspon- 
diendo las de mayor tamaño a los cuerpos neuronales de las fibras 
gigantes que se ubican de preferencia en la región dorsal. 

-237- 



Bol, Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

La neuropila es similar a las anteriores, destacándose las fibras 
gigantes en cortes tanto transversales como longitudinales. 

SISTEMA ESTOMATOGASTRICO Y RETROCEREBRAL 
DESCRIPCIÓN MACROSCÓPICA 

SISTEMA NEUROSECRETOR RETROCEREBRAL (Figs. 10 y U). 

En vista lateral (Fig. 10) y a partir de los centros neurosecre- 
tores protocerebrales se originan dos cordones nerviosos que ingresan 
a los corpora cardíaca, dos estructuras subfusiformes, que dan origen 
latero-posteriorménte a un cordón ensanchado en su extremo apical 
y conectado al corpus allatum respectivo, los cuales son esféricos; este 
ensanchamiento se denomina calix, tiene una forma subcircular; del 
extremo apical de los corpora cardíaca se originan las conexiones hacia 
las glándulas protorácicas oblongas que ocupan en longitud aproxi- 
madamente el largo del tórax. Todo este sistema se ubica dorsalmente 
a la faringe; en vista dorsal la estructura pareada general presenta un 
aspecto notablemente deprimido. 

SISTEMA NERVIOSO ESTOMATOGASTRICO (Fig. 10). 

Ubicado sobre el esófago y ántero-ventralmente al ganglio 
supraesofágico se ubica el ganglio frontal — subtriangular— a cuyos 
ángulos básales ingresan los conectivos que se originan de los hemis- 
ferios tritocerebrales anteriores respectivos; a partir del vértice opuesto 
del ganglio frontal se origina el nervio recurrente anterior hasta llegar 
a la altura de los corpora cardíaca y bajo éstos, en donde existe un 
pequeño ensanchamiento que constituye el ganglio hipocerebral, a par- 
tir del cual —y en su extremo posterior— se originan los dos nervios 
recurrentes posteriores que terminan en el ganglio esofágico respec- 
tivo, como un ensanchamiento terminal. 

DESCRIPCIÓN MICROSCÓPICA 

a) GLÁNDULA PROTORACICA (Fig. 12). 

Está formada por múltiples acinos y envuelta por una cápsula 
de tejido conjuntivo que se prolonga rodeando cada acino separada- 
mente. 

Los acinos están compuestos por células secretoras en dos estados 
de actividad. Algunas presentan el citoplasma finamente granuloso, 
con escasas vacuolas, el núcleo poco teñido y grande, observándose en 
algunos de ellos el nucléolo. El otro estado presenta escaso citoplasma, 
grandes vacuolas, núcleos pequeños, compactos y densamente teñidos. 
Los acinos se intercomunican por medio de una red de túbulos for- 
mados por una sola capa de células epiteliales cilindricas. Estos tú- 
bulos se unen para formar un conducto único que va hacia los Corpora 
Cardíaca. 

-23a- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 



0.25 mm. 




Fig. 10.— Vista lateral del complejo estomatogástrico y retrocerebral; Fig. 11.— 
Vista dorsal del complejo estomatogástrico y retrocerebral; Fig. 12.— Detalle de 
la glándula protorácica. 

b) CORPORA CARDIACA. 

El Corpus Cardiacum está envuelto por una capa de tejido co- 
nectivo con núcleos distintos y fusiformes. Esta capa rodea cada corpus 
cardiacum y se continúa hacia el opuesto formando una membrana 
de células epiteliales con núcleos más esféricos, en la región dorsal y 
ventral de los córpora cardíaca. 

Cada córpora cardíaca está formado por dos clases de células: 
neurosecretoras y cromófilas. Las células neurosecretoras son más gran- 
des, con núcleos poco densos, grandes, citoplasma con gran cantidad 
de granulos. La forma celular es variable y en algunos núcleos se 
observa nítidamente el nucléolo. 

Las células cromófilas pueden presentar diferentes formas, su 
citoplasma es ligeramente granuloso y su núcleo es de forma variable, 
desde poligonal hasta ovoidal. El tamaño de estas células varía, sin 
ser mayor que las neurosecretoras. En la región central del córpora 
cardíaca se encuentran fibras más o menos ordenadas, orientadas desde 
la región ventral hacia la dorsal: entre éstas existen espacios irregu- 
lares. 

c) CORPORA ALLATA. 

Formado externamente por células epiteliales columnares 
pseudoestratificadas con una membrana basal (externa). Dispersas 
entre las células epiteliales se encuentran algunas células caliciformes 
y hacia el interior células amorfas con límites celulares difusos y nú- 
cleos grandes, nítidos y de cromatina granular. En esta masa central de 
células se observan espacios intercelulares relativamente grandes y es- 
caso tejido conectivo. 

-239 r- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

En la región del calix se observa el ingreso de fibras que se 
entremezclan con las células amorfas de la masa central. 

d) GANGLIO HIPOCEREBRAL. 

Se encuentra entre los cor pora cardíaca hacia la región ventral, 
unido a cada uno de aquellos por puentes cortos y anchos del mismo 
tejido cortical de los córpora cardíaca. De su extremo anterior sale el 
nervio recurrente anterior y en la región opuesta y en forma adyacente, 
salen los dos nervios recurrentes posteriores. 

Histológicamente está rodeado por una prolongación del tejido 
conectivo que rodea a los corpora cardíaca. Bajo éste y en la zona en 
que el ganglio no está en comunicación con los córpora cardíaca se 
observa una o más capas de células subcilíndricas. La neuropila está 
reducida a las fibras que forman el nacimiento de los nervios recu- 
rrentes anterior y posteriores. La corteza está formada por neuronas 
de tamaño regular. 

DISCUSIÓN Y CONCLUSIONES 

En general en insecta —en los ganglios— las células o cuerpos 
neuronales se encuentran en la periferia de él (corteza) y las fibras en 
el centro del ganglio (neuropila), lo que en vertebrados ocurre a la 
altura de los centros superiores (encéfalo). Esta disposición de las 
neuronas nos mueve a estar de acuerdo con Cajal y Sánchez (1915) 
cuando sugieren que ella se debe al tipo de alimentación o nutrición 
sanguínea de las neuronas, debido a la carencia, en insectos y en gene- 
ral en artrópodos, de capilares, ya que la hemolinfa sólo baña, efectiva- 
mente, los órganos internos del insecto quedando el interior de ellos 
sin el aporte directo de la hemolinfa. Se logra algo de la deficiencia de 
ésta con la estructura esponiosa de los órganos, siendo compactos o 
sólidos sólo aquellos órganos de grosor no superior a 1 mm de diá- 
metro, ya que la difusión se efectúa por un tejido de grosor igual o 
menor a 0.5 mm. 

En el protocerebro de Gryllacridiidae (Cratomelus armatus Bl.) 
el puente protocerebral se presenta dividido en dos porciones, en cam- 
bio en Acridiidae se encuentra completo y en Gryllidae algo escotado; 
la división del puente cerebral en Gryllacridiidae nos mueve a pensar 
en la posibilidad de una primitividad de esta familia, en la que aún 
no está clara, histológicamente, la fusión de los ganglios, conservando 
de esta manera una evidente bilateralidad bastante marcada. En rela- 
ción con las familias antes menciondas, la posición de Gryllcridiidae 
queda marcada como antes hemos propuesto (Guzmán et al., 1971), es 
decir, una tendencia evolutiva que va desde Gryllacridiidae, pasando 
por Gryllidae, hasta Acridiidae. 

-240- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

El sistema neurosecretor y el sistema de alarma presenta en 
Cratomelus armatus Bl., como en los otros insectos, un gigantismo 
estructural; es así que las neuronas secretoras alcanzarían hasta 17 /x 
de diámetro (Demerec, 1950) en Díptera; en Gryllacridiidae hemos 
encontrado células neurosecretoras de hasta 80 /x de diámetro. 

Por otro lado el sistema de fibras gigantes en la cuerda abdo- 
minal de la especie aquí tratada presenta, en los conectivos que se 
encuentran entre el 1? y 2^ ganglio abdominal, entre 5-7 fibras gi- 
gantes, cuyos cuerpos neuronales se encuentran en el ganglio caudal 
(ó*? abdominal o último). Este número de fibras gigantes es compa- 
rable y similar a las de Periplaneta americana L. (Blattidae) que posee 
de 6-8 fibras (Huber, 1965); en cambio en Locusta migratoria (Acridi- 
idae) posee 4 fibras gigantes y Anax sp. en el estado ninfal (Odonata) 
entre 6 y 7 fibras (op. cit.); con estos datos anteriores podemos sugerir 
que el sistema de alarma o escape (de rápida conducción) es, en 
Gryllacridiidae, bastante eficiente. 

Para aumentar esta efectividad de conducción del sistema de fi- 
bras gigantes, se observa en los límites de ellos, la capa glial celular 
que los rodea como núcleos pequeños, fusiformes; esto sin duda se 
debe a que en las fibras mayores se encuentran, en general, mayor 
número de giros envolventes de las células gliales (Huber, 1965). 

En Cratomelus armatus Bl. los corpora allata se encontraban 
en estado de actividad alto corroborada por la presencia de espacios 
intercelulares que corresponden a vacuolas intercelulares (Méndes, 
1948); por otra parte existe un gran polimorfismo celular en las cé- 
lulas neurosecretoras, característico de una gran actividad, lo que se 
expresa en la condición de preecdisis en que se encontraban los ejem- 
plares examinados. 

Las células secretoras de los corpora allata presentan el núcleo 
y nucléolo bastante grande en relación a lo normal, y el citoplasma 
es escaso y poco perceptible; este tipo de células neurosecretoras gi- 
gantes serían células poliploides (Méndes, 1948), lo que explicaría 
este gigantismo. 



ABREVIATURAS USADAS 

c nervio cereal; caá centro antenal accesorio; cal corpus allatum; ce corpus car- 
diacura; cg células globulares; cng células nerviosas gigantes; con conectivos; cor 
corteza; cped corpora pedunculata; GA ganglio abdominal; GC ganglio cerebroide; 
gf ganglio frontal; gh ganglio hipocerebral; gpt glándula protorácica; GS ganglio 
subesofásico; GT ganglio torático; lo lóbulo óptico; n nervio abdominal; na nervio 
antenal; naa nervio antenal accesirio; nc nervio cereal; neu neurilema; neup neuro- 
pila; nh nervio hipofaríngeo; nm nervio mandibular; noc nervios ocelares; nop 
nervio óptico; np nervio pedaltorácico; nra nervio recurrente anterior; nrp nervio 
recurrente posterior; ns nervio salival; p.er perineurium; pint pars intercerebralis, 

-241- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 



bibliografía 



Andrew, W. 1959. Textbook of Comparative Histology. N. Y. Oxford, University 

Press. 
Bickley, W. E. 1942. On the Stomodeal Nervous Systems of Insects. Ann. Entomol. 

Soc. Amer. 55(3): 343-354. 
Delpin, M. E. 1972. Análisis estructural de los túbulos de Malpighi en Cratomelus 
armatus (Bl.) (Orthoptera: Gryllacridiidae). Bol. Soc. Biol. de Concepción. 44: 

161-167. 
Del Ponte, E. 1950. Morfología interna. In Curso de Entomología (organizado y 

dictado por la Soc. Entomol. Argentina). 5(1):161 pp. 
DuPorte, E. M. 1961. Manual of Insect Morphology. Reinhold Publish Co. p. 200- 

214. 
Gurr, E. 1962. Staining Animal Tissue Practical and Theoretical. London Leo- 

nard Hill (Books) Limited, p. 139-140. 
Guzmán, E.; A. Ángulo y M. Delpin. 1970a. Análisis estructural del aparato 

reproductor masculino de Gryllacridiidae. Bol. Soc. Biol. Concepción. '/2: 137-151. 
Guzmán, E.; A. Ángulo y M. Delpin. 1970b. Análisis estructural en ovario de 

Gryllacridiidae. Bol. Soc. Biol. Concepción. ^2:167-175. 
Huber, F. 1965. In Morris Rockstein. The Physiology of Insecta. 2:333-406. Aca- 

demic Press, N. Y. & London. 
Jioly, P. y M. Cazal. 1969. Donnés récents sur les corpora cardiaca. Bull. Soc. Zool. 

France. P^(2): 181-194. 
Krajian, A. A. 1940. Histological Technique. St. Louis The C. V. Mosby Co. p. 140. 
Maynard, D. M. 1962. Organization of neuropil. Amer. Zoologist, 2:79-96. 
Mendes, M. V. 1948. Histology of Corpora Aflata of Melanoplus differentialis 

(Orthoptera: Saltatoria). Biol. Bull. 9^(3): 194-207. 
Nesbitt, H. H. J. 1941. A comparative morphological study of the nervous system 

of the Orthoptera and related orders. Ann. Entomol. Soc. Amer. 34(l):5l-58. 
Power, M. E. 1946. Los centros antenales y sus conexiones dentro del cerebro de 

Drosophila melanogaster. J. Comp. Neur. 85:485-517. 
Raabe, M. 1959. Neurohormones chez les insectes. Bol. Soc. Zool. France. 84:272- 

316. 
Scharrer, B. 1948. The Prothoracic Gland of Leucophaea maderae (Orthoptera) 

Biol. Bull. 5*5(2): 186-1 98. 
Scharrer, B. 1961. Functional analysis of the corpus allatum of the insect Leuco- 
phaea maderae, with the electrón microscope. Bioll. Bull. i2i(l):370. 
Schmitt, J. B. 1954. The nervous system of the pregenital abdominal segments of 

some Orthoptera. Ann. Entomol. Soc. Amer. ^7(4):677-682. 
Smith, D. S. 1968. Insects cells, their structure and function. Oliver & Boyd, 

Edinburgh. 
Snodgrass, R. E. 1935. Principies of Insect Morphology. Me Graw Hill Book Co. 

464-509. 
Emmel, V. M. & E. V. Cowdry. 1964. Laboratory Technique in Biology and Medi- 
cine. The Williams and Wilkins Co. p. 211. 
Williams, C. M. 1948. Physiology of Insect diapause. III. The prothoracic gland 

in the Cecropia silkworm, with special reference to their significance in the 

embryonic and postembryonic development. Biol. Bull. P'/(l):60-65. 



-242- 



BOL. SOC. BIOL. DE CONCEPCIÓN, TOMO XLVIII, pp. 243-252, 1974 



LOS TENEBRIONIDOS DEL GENERO THINOBATIS ESCH. 
(COLEÓPTERA: TENEBRIONIDAE) 

POR 

LUIS PEÑA G. (*) 



Abstract 
Author revises de genus Thinobatis Eschscholtz, gives a key for the species 
and describes fovir news from the coast zone of the Pacific in South America 
(Chile): Thinobatis simplex n. sp., T. arenaria n. sp., T. confusa n. sp. and T. 
punctata n. sp. 

Resumen 
El autor revisa el género Thinobatis Eschscholtz, entrega una clave para 
las especies y describe cuatro nuevas de la zona costera del Pacífico en Sud Amé- 
rica (Chile): Thinobatis simplex n. sp., T. arenaria n. sp., T. confusa n. sp. y 
T. punctata n. sp. 



Las especies que reúne el género Thinobatis Esch. se distribu- 
yen en la zona costera de Chile, habiendo una sola especie encontrada 
en el interior de Argentina (T. profana Klzr.), y que es la única que 
se separa de la línea de distribución y que probablemente se trata de 
una especie que en el futuro habría que trasladarla a otro taxón ge- 
nérico. 

Por lo general viven bajo las pequeñas plantas que crecen sobre 
las dunas o arenales, aunque hay especies que se encuentran bajo pie- 
dras en terrenos interiores. 

El género Thinobatis fue creado por Eschscholtz sobre la es- 
pecie T. ferruginea Esch. encontrada en las inmediaciones de Con- 
cepción. Posteriormente Solier (1834-51) describe otras dos especies 
que las coloca también allí. T. rufipes Sol. y T. minuta Sol. y Water- 
house describe T. rotundicollis Wat. considerada por Lacordaire 
(1859), como de la Patagonia, comprobándose posteriormente que 
esto fue un error. Philippi (1864) describe otra especie, T. intermedia 
Phil. y Kirsch (1886) lo hace para una especie de Ecuador que deno- 
mina T. rufinasus Kir. 

(*) Research Affiliate in Zoology Peabody Museum of Natural History, Yale University. 

-243- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

Desde entonces no hubo otro trabajo sobre este grupo de co- 
leópteros hasta que Hans Kulzer (1956), hace unas descripciones: T. 
kuscheli Klzr., T. profana Klzr. y T. ohausi Klzr. y da una clave para 
las especies. Posteriormente Heinz Freude (1960), revisa la tribu Thi- 
nobatini, describiendo allí una especie T. melcheri Frd. y una sub- 
especie T. rufipes penai Frd. Allí pasa a sinonimia T. minuta Sol. de 
T. ferruginea Esch. y crea el género Pseudothinohatis a donde trans- 
fiere las especies T. ohausi Klzr. y T. rufinasus Kirsch, ambas dos de 
Ecuador. Freude hace también una serie de comentarios muy bien 
conceptuados que clarifica algunos puntos y da una clave para las 
especies. L. Peña (1973) describe otra especie que denomina Pseudo- 
thinohatis morenoi Peña, confirmando así la posición de Freude. En 
1966 Kulzer nuevamente publica la descripción de otras dos especies: 
T. calderana Klzr. y T. hrevicollis Klzr. quedando constituido el gé- 
nero por 9 especies y dos subespecies. En 1966 aparece el Catálogo 
de los Tenebrionidos de Chile (L. E. Peña), donde por un error de 
compaginación se coloca en el género Pseudothinohatis la especie 
Thinobatis calderana Klzr. la cual es un típico Thinohatis. 

Durante el tiempo que hemos estado dedicados a la recolección 
de material de este giupo entre Ecuador y Chile, hemos encontrado 
que las especies del género Thinohatis se desplazan desde el paralelo 
23° L. Sur y el 42° L. Sur, siendo reemplazado hacia el norte por 
otras especies que están en estudio y que probablemente deban quedar 
en otro género (Lám. 1). 

Con la cantidad de material acumulado, hemos clarificado su 
distribución y diferenciado las especies, debiéndose describir otras 
cuatro, quedando el género constituido en la siguiente forma: 

1.— Thinohatis? profana Klzr. 
2.— Thinobatis ferruginea Esch. 

= Thinobatis minor Sol. 
3.— Thinohatis simplex n. sp. 
4.— Thinobatis punctata n. sp. 
5.— Thinobatis confusa n. sp. 
6.— Thinobatis intermedia Phil. 
7a.— Thinobatis rufipes rufipes Sol. 
Ih.— Thinobatis rufipes penai Frd. 
8.— Thinohatis rotundicollis Wat. 
9.— Thinobatis kuscheli Klzr. 
10.— Thinobatis melcheri Frd. 
11.— Thinohatis hrevicollis Klzr. 
12.— Thinobatis arenaria n. sp. 
13.— Thinohatis calderana Klzr. 



■ 244- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

CLAVE PARA LA DETERMINACIÓN DE LAS ESPECIES DEL 
GENERO THINOBATIS 

1.— Pronoto con sus ángulos posteriores redondeados (Serena- 

Colchagua) rotundicollis Wat, 

— Pronoto con sus ángulos posteriores bien marcados 2 

2.— Pronoto tan largo como ancho (La Rioja, Argentina) 

profana Klzr . 

— Pronoto transversal, más ancho que largo 3 

3.— Pronoto con sus ángulos delanteros redondeados 4 

— Pronoto con sus ángulos delanteros angulosos 8 

4.— Cuerpo con pelitos muy cortos, separados y decumbentes, 

visibles solo con aumento. Epipleuras protorácicas con pun- 
tuación y glabras, (La Pampilla-Coquimbo) 

simplex n. sp. 

— Cuerpo con pilosidad larga y aislada, abundante o no, en 
este último caso solo se hacen presentes en los lados del pro- 
noto y en los hombros elitrales. Epipleuras protorácicas sin 
puntuación y si ésta existe, ésta tiene largos pelos blanquiz- 
cos y aislados •-.... 5 

5.— Élitros con puntuación débil y a veces apenas visible 6 

— Élitros con puntuación fuerte 7 

6.— Bordes laterales del protórax formando 90^ con el borde 

basal. Cuerpo con escasos pelos (Algarrobo, Valparaíso / El 
Convento, Santiago) brevicollis Klzr. 

— Bordes laterales del protórax formando ángulo muy obtuso 
con el borde basal. Cuerpo con algo de pilosidad distribuida 

especialmente hacia los costados (Concepción) 

ferruginea Esch. 

7.— Epipleuras pronotales brillantes, punteadas y con pelos lar- 
gos y asilados, los cuales se encuentran en todo el cuerpo .... 

rufipes Sol. 

a.— ángulo posterior del pronoto agudo en su extremo, 

(Coquimbo /Concepción) rufipes rufipes Esch. 

b.— ángulo posterior del pronoto redondeado en su extre- 
mo, (Pucatrihue Osorno / Carelmapu, Llanquihue) .... 
rufipes penai Frd. 

— Epipleuras pronotales de opacidad sedosa, sin puntuación y 
glabras (Valdivia / Isla de Chiloé intermedia Phil. 

8.— Élitros con puntuación suave o de apariencia rugosa y muy 

poco aparente 9 

— Élitros fuertemente punteados 10 

9.— Metatarsos del largo de las metatibias, especies cercadas a 

los 4 mm. de longitud (Coquimbo) arenaria n. sp. 

— Metatarsos más largos que las metatibias, especies cercanas 

a los 4 mm de longitud (Antofagasta) kuscheli Klzr. 

-245- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

10.— Ángulo delantero externo de los élitros levantado y agusado, 
casi formando un ganchito saliente lateralmente (Caldera / 
Pan de Azúcar, Atacama) calderana Klzr. 

— Ángulos delanteros externos de los élitros redondeados 11 

11.— Élitros no alzados y más bien aplanados, con la puntuación 
fuerte y rugosa. Pronoto poco más ancho que largo (7:8), 

(Huasco, Atacama / Choros Bajos, Coquimbo) 

melcheri Frd. 

— Élitros alzados dorsalmente con la puntuación clara y no de 
apariencia rugosa. Pronoto fuertemente trasversal 12 

12.— Pronoto con los bordes laterales formando ángulo recto con 
el basal. Antenas con sus segmentos antepenúltimo y penúl- 
timo fuertemente ensanchados y casi triangulares (Mrl. El 
Morado, Atacama) confusa n. sp. 

— Pronoto con el borde lateral formando ángulo obtuso con el 
basal. Antenas con sus segmentos ensanchados débilmente 
hacia el extremo distal de ella (Cuesta Buenos Aires, 
Coquimbo) punctata n. sp. 



Thinobatis simplex n. sp. 
(Lám. 2, Fig. A, E, I) 



Holotipo cT de un largo de 2,3 mm. y un ancho de 1 mm. de colo- 
ración rojiza. 

Cabeza punteada con dos depresiones hacia los lados de la frente 
y de coloración más oscura, labro con el borde delantero redondeado 
y con pelos amarillos. Mandíbulas semi-rugosas exteriormente, con 
parte de sus bordes alzados. Antenas sobrepasando el borde posterior 
del pronoto, con los segmentos 2?, 3? y 4? más anchos y largos que 
los tres siguientes, ensanchándose el 8?, 9? y 10?, el último es semi- 
ovalado (Lám. 2, Fig. A). 

Pronoto más ancho que largo (11:7), levantado en el noto, con 
sus ángulos delanteros redondeados y los posteriores bien marcados y 
algo salientes (Lám. 2, Fig. I). La puntuación general es como la de 



-246- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

la cabeza con cerditas doradas aisladas y que nacen en la mayoría de 
los puntos. Su borde delantero recto y el posterior algo curvado. 

Escutelo muy pequeño y hundido. 

Élitros con puntuación notoria y formando aparentes rugosi- 
dades hacia la base y siendo muy lisos hacia atrás, pero siempre 
punteados aunque débilmente. Hay una tendencia de los ángulos 
delanteros a levantarse. El extremo distal es aovado. La incurvatura 
lateral abraza el cuerpo no dejándose percibir desde arriba sus bordes 
externos. 

Prosternón rugoso, con puntuación incluida. Coxas proster- 
nales finamente punteadas y el proceso prosternal es reducido. 

Meso y Metasternón punteados sin arrugas. 

Tergitos abdominales opacos y sin puntuación. 

Patas con los metatarsos casi del largo de la tibia. 

Aparato genital del d como se muestra en la lámina (Lám. 2, 
Fig. E). 

Alotipo 9 de un largo de 3,1 mm y un ancho de 1,3 mm. 

Holo, Alo y 38 paratipos de "La Pampilla' , Coquimbo, 17- 
Enero-1970, leg. Alvarez, 1 paratipo Q. Honda, Coquimbo, 30-X-65, 
L. E. Peña G. 



LOCALIDAD TIPO. 

La Pampilla, S. Ciudad de Coquimbo, Prov. Coquimbo. Holo, 
Alo y 26 Paratipos en la colección del autor, dos en cada una de las 
siguientes instituciones: IBUC, MB, MHNP, ME, MNHN y PMYU. 

DISTRIBUCIÓN. 

Solo conocida de la provincia de Coquimbo, desde la Quebrada 
Honda hasta el sur de la ciudad de Coquimbo en La Pampilla (Lám. 1). 

COMENTARIO. 

Es una especie cercana a T. confusa n. sp. y T. punctata n. sp. 
pero difiere de ambas en especial por las características dadas en la 
clave. 



-247 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

Thinobatis punctata n. sp. 
(Lám. 2, Figs. B, F, K) 

Holotipo cf de un largo de 2,4 mm y de un ancho de 1,2 mm. de 
coloración rojizo-oscuro. 

Cabeza con puntuación fuerte, con dos pequeñas depresiones 
en los lados de la frente. El labro está oculto por el epístomo, las 
mandíbulas son semi-rugosas lateralmente. Las antenas sobrepasan la 
base del protórax, son de segmentos bastante semejantes entre sí 
ensanchándose éstos hacia el final de la antena y en forma poco acen- 
tuada (Lám. 2, Fig. B). 

Pronoto más ancho que largo (3:2) alzado hacia adelante con 
la puntuación como en la cabeza, sus ángulos delanteros angulosos 
y los posteriores en ángulos de 90? por estrechamiento del protórax 
hacia la base, sin cerdas notorias, el borde anterior es recto y el 
posterior curvado. 

Esculeto triangular y hundido. 

Élitros con puntuación fuerte sin apariencia de forma de arru- 
gas, con sus ángulos delanteros redondeados. Su incurvatura lateral 
angosta, abrazando el cuerpo y no haciendo visible el borde de ellos 
mirando el insecto desde arriba. Caída posterior suave y con la pun- 
tuación poco notoria. Extremo distal redondeado. 

Prosternón con puntuación fuerte y bien definida al igual que 
el meso y metasternón. 

Tergitos abdominales de puntuación fina y algo borrosa, bien 
distribuida y separada teniendo algunas cerditas muy cortas y poco 
notorias. 

Metatarsos del largo de las metatibia. 

Aparato genital del d como se expresa en la figura (Lám. 2, 
Fig. F). 

Alotipo $ de un largo de 3,1 mm y de un ancho de 1,4 mm. 

Holo, Alo y 21 paratipos del Llano de la Higuera (N), Prov. 
Coquimbo, 18-IX-1972, L. E. Peña C, 43 Paratipos de Sur Cuesta 
Buenos Aires (Coquimbo), de igual fecha y colector. 

LOCALIDAD TIPO. 

Planicie del Norte del Llano de la Higuera en la Provincia de 
Coquimbo. 

Holo, Alo y 52 Paratipos en la colección del autor, y dos ejem- 
plares en cada una de las siguientes instituciones: IBUC, MB, MHNP, 
MF, MNHN y PMYU. 

COMENTARIO. 

Especie cercana a T. confusa n. sp. pero difiere en especial por 
los caracteres usados en la clave. 

-248- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

HABITAT. 

Se le ha encontrado bajo piedras en planicies desérticas en zonas 
distantes del litoral marino y con vegetación tipo anual y escasa. 

Thinobatis confusa n. sp. 

Holotipo 9 de un largo de 2,9 mm y un ancho de 1,3 mm de colo- 
ración café. 

Cabeza con la frente y el epístomo de puntuación junta y fuerte, 
la sutura clipeal está reemplazada por una hendidura poco notable 
que termina en dos hoyuelos de coloración más oscura. El labro está 
oculto por el epístomo y solo visible algunas cerdas de color amarillo. 
Mandíbulas en su borde exterior opacas y algo rugosas. Antenas sobre- 
pasando la base del protórax con sus segmentos semejantes a excep- 
ción del penúltimo y antepenúltimo que son fuertemente ensanchados 
y casi triangulares, todos los segmentos tienen fuerte pilosidad erguida 
y algo curvada hacia adelante (Lám. 2, Fig. C). 

Pronoto más ancho que largo (3:2), levantado en el noto y con 
sus ángulos delanteros angulosos y los posteriores bien marcados y 
obtusos (Lám. 2, Fig. J). 

Escutelo triangular y hundido. 

Élitros alzados dorsalmente con la puntuación definida y sin 
apariencia rugosa, siendo suave y casi nula desde la caída posterior 
del élitro hasta el extremo distal de ellos, el cual es un tanto agudo. 
Incurvatura lateral abrazando el cuerpo, haciendo indivisible el borde 
elitral mirando desde arriba. 

Prosternón con puntuación bien notoria, con el proceso normal. 
Meso y metasternón con puntuación semejante a la del prosternón. 

Tergitos abdominales con la puntuación bien definida dismi- 
nuyendo su intensidad hacia el extremo distal del abdomen, teniendo 
los dos últimos puntitos bien separados y poco marcados. 

Patas metatorácicas con la tibia del largo del tarso. 

Alotipo cf (en mal estado), largo 2.4 mm y ancho de 1 mm. 
algo más estrecho que la 9 . 

Aparato genital d como se expresa en la figura. 

Holotipo y Alotipo del Mineral "El Morado , Atacama, IX- 
1963, L. E. Peña G. ambos en la colección del autor. 

LOCALIDAD TIPO. 

Laderas adyacentes del Mineral "El Morado , Sur de la ciudad 
de Freirina y a más o menos 50 Km. al Oeste del poblado de Domeyko, 
en la provincia de Atacama. 

DISTRIBUCIÓN. 

Solo conocida de la localidad tipo. 

-249- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 



LAT. 


SUR 










38° - 


22° 


- 






39° - 


23° 


— 


1 T. kuscheli Klzr. 




10° - 


24° 


- 


1 






25° 


- 






41° - 


26° 


- 




T. calderana Klzr. 




42° - 


27° 


— 




1 T. melcheri Fr. 




43° - 


28° 


— 


1 






29° 


- 


1 

1 T. confusa nov. sp. 






30° 


— 






1 T. simplex nov. 


sp. 


31° 


— 


"o 


03 


+ T. punctata 


nov. sp. 


32° 
33° 


- 




.J2 
"o 

.¡o 


1 T. arenaria nov 
1 


sp. 










1 T. brevicollis 


Klzr. 


34° 
35° 






o 










^ 








36° 


— 




1 T. terruginea Esch 






37° 


— 













T. intermedia Phil. 



T. rufipes peñai Fr. 



Lám. 1.— Distribución de 
las especies del género 
Thinobatis Esch. que se 
encuentran en la zona 
costera del Pacífico (Amé- 
rica del Sur). 



HABITAT. 

Se ha encontrado bajo piedras en laderas áridas semi arbustivas. 

COMENTARIO. 

Es una especie bastante cercana a T. ferruginea Esch. pero di- 
fiere de ella por tener los ángulos delanteros del protórax no redon- 
deados. Además por la puntuación elitral que está más definida y por 
la forma del cuerpo que es más ancho y más paralelo, y por los lados 
del pronoto que son expandidos y horizontales. 

Thinobatis arenaria n. sp. 
(Lám. 2, Fig. D, G. H) 

Holotipo cT de un largo de 2.9 mm y un ancho de 1.2 mm. 
de coloración rojiza manchada de más oscuro. En general más del- 
gada que las demás especies. Cabeza con puntuación notoria y junta, 
algo elevada en su mitad longitudinalmente, el labro es redondeado 
y con pelos amarillentos. Mandíbulas rugosas lateralmente y algo 



-250- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 




Lám. 2.— Thinohatis n. 
spp., antenas, pronotos y 
aparatos genitales de los 
machos. 

hundidas en su superficie basal. Las antenas llegan al borde pos- 
terior del pronoto, engrosando suavemente hacia su extremo distal, 
en general sus segmentos son alargados a excepción de los últimos 
(Lám. 2, Fig. D). 

Pronoto más ancho que largo (22:15), con sus ángulos bien 
marcados, su borde delantero recto y el basal algo curvado. La super- 
ficie está cubierta de puntuación algo separada y con pequeñas cerditas 
colocadas aisladamente, estando el noto libre de ellas. 

Escutelo triangular y hundido. 

Élitros de puntuación débil y con algunos pelitos aislados y 
casi desaparecidos hacia su caída posterior, los hombros están algo 
levantados y adelantados. La incurvatura lateral no exagerada en su 
abrazo al cuerpo dejando visible el borde elitral si se mira el insecto 
desde arriba. Extremo distal agudo. 

Prosternan con puntuación especialmente notoria en su centro 
y disminuida hacia los lados, el proceso está reducido. 

Meso y metasternón con puntuación semejante, separada y bien 
notoria. 

Terjitos abdominales lisos con puntuación muy fina y bien esparcida 
teniendo cerditas muy cortas y dirigidas hacia atrás. 

Patas metatorácicas con el tarso del largo de la tibia. 

Aparato genital del c? como se muestra en la figura. 

Alotipo 2 muy semejante al cT, de un largo de 3 mm. y un 
ancho de 1,2 mm. 

Holotipo, Alotipo y 69 paratipos todos de Huentelauquen, 
Coquimbo, 6 de Febrero de 1969, L. E. Peña G. 



-251 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

LOCALIDAD TIPO. 

Huentelauquén, N. río Choapa, Prov. de Coquimbo. 

Holo, Alo y 57 Paratipos en la colección del autor y dos en 
cada una de las siguientes instituciones: IBUC, MB, MHNP, MF, 
MNHN y PMYU. 

DISTRIBUCIÓN. 

Esta especie es conocida solamente de la localidad tipo. 
COMENTARIO. 

Es una especie de cuerpo relativamente delgado, difiere de todas 
las demás por la forma de su cuerpo, es algo parecida a T. hrevicollis 
Klzr. pero a la vez muy diferente tal como se puede apreciar en lá 
clave. El tamaño fluctúa entre los 2.5 y 3.2 mm. 

AGRADECIMIENTOS 

Agradecemos al Sr. Hans Kulzer y a Mrs. Rosetta Kadlec el 
envío de los tipos solicitados al Museo G. Frey de München, y al 
personal del Museo Nacional de Santiago las facilidades para comparar 
con el material allí depositado. Al Sr. Gerardo Barría por la prepa- 
ración de los órganos genitales de las especies estudiadas, y al Sr. Tomás 
Cekalovic por habernos entregado material topotipo de T. jerruginea 
Esch. 

ABREVIATURAS USADAS 

IBUC Instituto Central de Biología, Universidad de Concepción; MB Museo 
de Historia Natural de Budapest, Hungría; MHNP Museo de Historia Natural 
de París, Francia; MF Museo George Frey, Tutzing/München, Alemania; MNHN 
Museo Nacional de Historia Natural de Santiago, Chile; PMYU Peabody Museum 
of Natural History, Yale University, New Haven, USA. 

bibliografía 

Freude, H. 1960. Revisión der Thinobatini (Col. Tenebrionidae). Mitt. Münch, 

Ent. Gesell. E. V.:24-34. 
Kirsch, Th. 1886. Berlín. Ent. Zeitschr. XXX, 11:331-332. 
Kulzer, H. 1956. Neue Tenebrioniden aus Südamerika, Eine neue Gattung und 

vier neue Arten aus der Tribus Thinobatini, Ent. Arb. Mus. G. Frey, Tutzing 

7,3:903-911. 
Kulzer, H. 1966. Neue Tenebrioniden aus Süd-Amerika (Col.) Ent. Arb. Mus. G. 

Frey, Tutzing: 49-52. 
Peña, L. E. 1966. Catálogo de los Tenebrionidae de Chile, Ent. Arb. Mus. G. 

Frey, Tutzing, 17:405-406. 
Peña, L. E. 1973. Pseudothinobatis morenoi n. sp. Tenebrionidae (Col.) de la 

Región interandina de Ecuador. Rev. Ch. Ent. 7:107-109. 
Philippi, R. 1864. Beschreibung einiger neuen Chilenischen Kaefer, Ent. Zeit. 

25:327. 
Solier, M. 1834. Ann. Soc. Ent. Fr. IV: 407-408, Lám. 9, Fig. II. 
Solier, M. 1851, in Gay. Hist. Fís. y Política de Chile, 5:126-127. 
Waterhouse, G. R. 1859. Ann. Mag. XVI: 320. 

-252- 



BOL. SOC. BIOL. DE CONCEPCIÓN, TOMO XLVIII, pp. 253-258, 1974 



IRRADIACIÓN EN EL MESENTERON LARVAL DE 

CHILECOMADIA MOOREI (SILVA) 

(LEPIDOPTERA: COSSIDAE) 

POR 

ANDRÉS O. ÁNGULO (*) y ANA M. SELMAN (**) 



Resumen 

Se estudian algunos efectos anormales de la radiación gamma sobre los 
tejidos del mesenteron de la larva de Chilecomadia moorei (Silva) (Lepidoptera: 
Cossidae). 

Abstract 

Some abnormal effects of gamma radiation on mesenteron larval lissues of 
Chilecornadia moorei (Silva) (Lepidoptera: Cossidae) are studied. 



INTRO D U CCION 

Al efectuar radiaciones de rayos gamma sobre insectos en la 
producción de machos estériles para el control de plagas, se producen 
alteraciones de tejidos en otras partes del cuerpo además del aparato 
reproductor. Estas alteraciones pueden ser hasta letales para el insecto 
o producir alteraciones de su conducta. Daños ocasionados al complejo 
retrocerebral podría disminuir la capacidad competitiva del macho pa- 
ra la cópula (Jayaraman & Ducoff, 1970); este sistema tiene función 
reguladora sobre el comportamiento. El tejido mesenteronal, que se 
encuentra en permanente renovación, sufre alteraciones, al menos en 
su epitelio secretor, lo cual ocasiona un aumento de las infecciones 
fungosas (Rieman & Flint, 1967). 

La dosis óptima de 5.000 rads para esterilización de machos, 
encontrada para Chilecomadia moorei (Silva) (Ángulo et al., 1974), 
ocasiona alteraciones en otros tejidos, entre ellos el mesenteronal, 

(*) Departamento de Zoología, Universidad de Concepción, Chile. 
(**) Departamento de Biología Celular, Universidad de Concepción, Chile. 

-253- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 



afectando la supervivencia de las larvas. La descripción del tejido da- 
ñado así como la del normal, permiten demostrar y valorar la im- 
plicancia que este tratamiento tiene en la supervivencia de los in- 



dividuos. 



MATERIALES Y MÉTODOS 



El material estudiado en el presente trabajo es parte del uti- 
lizado por Ángulo et al. (1974), por lo cual las irradiaciones fueron 
de 3.000, 4.000 y 5.000 rads, efectuadas con la bomba de Co-60 Unit 
(N? 2291), con una dosis de flujo de 62.8 rads/min ± 2%, esta bomba 
es operada por el Hospital "Guillermo Grant Benavente" de Con- 
cepción. 

Las tinciones fueron efectuadas con hematoxilina-eosina, la 
inclusión con las técnicas corrientes de inclusión en parafina y los 
cortes se hicieron a los 2, 3 y 4 días después de las irradiaciones y 
en cada caso se hizo cortes en larvas controles. 



RES ULTADOS 

a) MESENTERON LARVAL NORMAL. 

El mesenteron en su región medial presenta desde afuera hacia 
adentro una delgada cepa muscular circular, a continuación una mem- 
brana basal poco conspicua, luego una capa de células epiteliales altas, 
de naturaleza secretora, en la base y entre las células epiteliales se 
ubican cada ciertos trechos variables, un grupo de células regenera- 
tivas o nidus, hacia el lumen se observan células epiteliales en dege- 
neración, que constituyen el descamado normal de este tejido; ex- 
ternamente a la capa muscular circular se observa una gran cantidad 
de tejido graso. 

Las células epiteliales se presentan en forma compacta y con 
los núcleos subovales a subfusiformes, ubicados hacia el tercio apical 
de la célula. 

Las células de los nidi son algo esféricas con un núcleo distinto 
y pequeño. 

b) MESENTERON LARVAL IRRADIADO. 

A las dosis de 3.000 y 4.000 rads, los efectos son atenuados y 
la apariencia es casi normal a pesar del engrosamiento de la capa 
muscular circular, cuya superficie interna, a la dosis de 4.000 rads y 
a los tres días, parece que se internara en los espacios intercelulares 
básales dejados por las células epiteliales destruidas, dándole una 
apariencia dentada a esta superficie muscular. Los núcleos se pre- 
sentan altamente picnóticos desde la dosis de 3.000 rads a los tres y 
cuatro días. 

-254- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIIl, 1974. 

A la dosis de 5.000 rads, el tejido mesenteronal presenta un 
daño bastante conspicuo, la capa muscular está muy engrosada hasta 
el tercer día posterior al tratamiento, ya que en el cuarto día se ob- 
serva un decrecimiento en el grosor. Los nidis se presentan altamente 
picnóticos y de gran tamaño; el epitelio se muestra en un proceso de 
destrucción y degeneración al menos hasta el tercer día, en el que se 
puede observar signos de gran actividad celular ya que los nidi pre- 
sentan un gran cúmulo de células epiteliales que crecen hacia el 
lumen del intestino a partir del extremo apical de los nidi. En algunas 
zonas, el epitelio monoestratificado se presenta tan destruido y de tan 
poco grosor que a veces los nidi parecen llegar hasta el lumen mesen- 
teronal. Esta destrucción se comprueba por la presencia de membrana 
celular de contornos poco nítidos y núcleos falciformes. Al cuarto día 
después de irradiadas las larvas con 5.000 rads, las células epiteliales 
están bastante alargadas y delgadas y los núcleos se ven en el tercio 
medial del epitelio. Se ve claramente un tipo de epitelio seudoestra- 
tificado, con dos capas de células, la primera de las cuales situada hacia 
la membrana basal, presenta núcleos en el extremo pical y la segunda 
capa de células, correspondientes a las células antiguas carecen, en la 
mayoría, de núcleos, con un citoplasma altamente vacuolizado hacia 
el borde apical. Los nidi que no han sido destruidos por las radia- 
ciones permanecen altamente picnóticos y de mayor tamaño que lo 
normal. 

DISCUSIÓN Y CONCLUSIONES 

La dosis de 5.000 rads, encontrada óptima por Ángulo et al 
(1974) para la técnica del macho estéril en larvas de Chilccomadia 
moorei (Silva), provoca un daño recuperable sobre el mesenteron larval 
a partir del tercer día posterior al tratamiento. Esto indica que la 
mencionada dosis no es letal para la larva del "gusano del tebo . Al 
tercer día aparece el primer signo de recuperación, hecho demostrado 
por la gran actividad mitótica de las células regeneradoras o nidi que 
producen gran cantidad de células epiteliales. Estas células se pre- 
sentan alargadas debido al poco espacio, ya que la capa muscular 
aún mantiene su grosor anormal, el que disminuirá en los siguientes 
días al recuperar el tejido su carga celular, este alargamiento se de- 
bería, por otro lado, a la excesiva producción de células epiteliales 
a causa de una aumentada actividad mitótica de las células que forman 
el nidus, fenómeno que generalmente se produce en algunas células 
como efecto de las radiaciones de bajo nivel. 

La presencia de núcleos falciformes en las células epiteliales 
se explicaría como una consecuencia de la ruptura de las cariotecas. 

En general, las células del mesenteron presentan un alto grado 
picnótico y, a las dosis más elevadas, se encuentran núcleos con una 

-255- 



Bol. Soc. 



Biol de Concepción, XLVIIT, 1974. 





'..'Cmc 



epsc^ 



^, - . ^ tad 



f/cmc 




eme 



p,,,. ,.6.- Cone „ansve.a, de '^^^f^ "-"rp^uls' F^Tl 5.000 vads. dos 
2s 'd;;;rFy^5:00?adr.«sdías después. ?ig. 5.-2.000 .ads, después de 
irradiado; Fig. 6.- 5.000 rads, cuatro días después. 



-256- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIIl, 1974. 

condensación interna adcariotecal, lo que demuestra la influencia de 
las radiaciones sobre el material genético. 

Al cuarto día después de aplicada la dosis de 5.000 rads, la 
recuperación del mesenteron es notable por cuanto el grosor de la 
capa muscular lisa (debido a contracción de las fibras musculares) 
disminuye y la presencia del epitelio seudoestratificado señala la 
renovación de las células antiguas por un epitelio reción formado, a 
partir de los nidi que no fueron destruidos a consecuencia de las ra- 
diaciones. En el lumen del mesenteron se aprecia un número mayor de 
células descamadas, indicando con ello que el proceso normal de elimi- 
nación de células epiteliales ha sido estimulado por las radiaciones. 

La capa de células epiteliales ubicadas hacia el lumen del 
mesenteron, carecen de núcleo en su mayoría, ya que estarían dis- 
gregados por ser el epitelio antiguo que ahora corresponde a células 
en alto grado degenerativo o de licuefacción; esta licuefacción se de- 
bería a la pérdida del líquido intracelular por alteraciones en la 
permeabilidad celular como consecuencia de la pérdida de la homos- 
tasis bioquímica, lo que provocaría a su vez la destrucción del cito- 
plasma y del material nuclear, todo ello como un efecto provocado 
por las radiaciones. 

Los nidi, al presentarse con alto grado de picnosis, revelan un 
efecto notable de las radiaciones gamma sobre la división celular; 
es así que la sensibilidad celular es mayor en el estadio inmediata- 
mente anterior a la profase o en la profase temprana, cuando los 
cromosomas se presentan como delgadas fibras de cromatina y la cario- 
teca aiin no se ha perdido. En estos estadios, la recuperación de la 
velocidad mitótica normal es lenta, de modo que los cromosomas 
tardan más de lo normal en desdoblarse en cromátidas y proseguir 
la mitosis. 

En el citoplasma aparecen, asimismo, alteraciones químicas que 
dañan especialmente la biosíntesis de enzimas, deteniendo, o al menos 
retardando, la velocidad de síntesis de estas macromoléculas. 



AGRADECIMIENTOS 

Deseamos agradecer al Hospital "Guillermo Grant Benavente" 
de Concepción, por facilitarnos el uso de la bomba de Co-60 y en 
especial a los Drs. Luis Bravo P. y Günther Domke y al Técnico 
Sr. Ernesto Castillo. 



257- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 



ABREVIATURAS USADAS 

eme capa muscular circular; eps células epiteliales seudo estratificadas; mbep mem- 
brana basal del epitelio; mid nidus; nuc núcleo; tod tejido adiposo; traq traqueóla; 
vac vacula. 



bibliografía 



Ángulo, A. O., Guzmán, E. y Delpin, M. E. 1974. Algunas alteraciones en testículos 

larvales, por irradiación gamma, en Chilecomadia moorei (Silva) (Lepidoptera: 

Cossidae). 
Brower, J. H. & M. Ashraf. 1972. Histopathology of irradiated yelow mealworm 

adult and larval midgusts. Ann. Entomol. Soc. Amer. 65(4):950-954. 
El Sayed & J. B. Graves. 1969. Effects of gamma radiation on tobáceo budworm. 

III. Irradiation of eggs and larvae. J. Econ. Entomol. 62(2):296-298. 
Jayaraman, S. & H. S. Ducoff. 1970. Partial-body irradiation of larvae of Teyíebrio 

molitor. J. Invertebr. Pathol. 16(2):317-318. 
Lea, D. E. 1962. Actions of radiations of livingcells. Cambridge University Press, 

416 pp. 
Little, H. F. 1967. Midgent Epithelivim of Adult Chelisoches morio (Dermaptera: 

Chelisochidae) and Cecatetis eapitata (Díptera: Teplatidae) following ionizing 

irradiation. Ann. Entomol. Soc. Amer. 60(2):412-414. 
Riemann, J. G. & H. M. Flint. 1967. Irradiation effects on midguts and testes oí 

the adult bollwevil Anthonomus grandis determined by histological and shield 

ing studies. Ann. Entomol. Soc. Amer. 60(2):298-308. 
Roux, H. 1960. Notions de radiobiologie. Masson et Cié, editeurs. 175 pp. 
Vinson, S. B., R. L. Londono & A. C. Bartlett. 1969. Effect of gamma radiation 

on tissues of the tobáceo budworm, Heliothis virescens. Ann. Entomol. Soc. 

Amer. 62(6): 1340-1 347. 



-258 



BOL. SOC. BIOL. DE CONCEPCIÓN, TOMO XLVIII, pp. 259-263, 1974 



histología normal y alteraciones por radiación 

gamma en testículos larvales de chilecomadia 

moorei (silva) (lepidoptera: cossidae) 



POR 



ANDRÉS O. ÁNGULO (*), ENRIQUETA C. GUZMAN (**) 
y MAYA E. DELPIN (**) 



Resumen 

Se hace un estudio histológico y algunos aspectos de irradiación gamma 
en testículos larvales de Chilecomadia moorei (Silva) (Lepidoptera: Cossidae). 

Abstract 

An histological study and some aspects of gamma irradiation on larval 
testis of Chilecomadia moorei (Silva) (Lepidoptera: Cossidae), are made. 



INTRODUCCIÓN 

La técnica del macho estéril por radiación gamma, normal- 
mente aplicada a adultos y a pupas, nos ha inducido a determinar la 
cantidad de radiación necesaria para alcanzar la esterilización de ma- 
chos en estados larvales, para lo cual ha sido necesario previamente 
describir la histología normal del testículo larval como medida de 
comparación con los testículos irradiados a diferentes dosis. 

MATERIALES Y MÉTODOS 

Las larvas del "gusano del tebo", colectadas en El Melón, 
Provincia de Valparaíso (Julio, 1973), fueron mantenidas en crianza 
y seleccionadas usando el tamaño como patrón del estadio semejante 
en que se encontraban los grupos estudiados; la irradiación se efectuó 
en la bomba de Co-60 Unit (N? 2291) Universal Phillips, del Hospital 
Clínico Regional de Concepción "Guillermo Grant Benavente". Du- 
rante este estudio el índice de dosis fue de 62.8 ± 2% rad/min. 

(*) Departamento de Zoología, Universidad de Concepción, Chile. 
(**) Departamento de Biología Celular, Universidad de Concepción, Chile. 

-259- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

Para las irradiaciones, se seleccionaron 54 larvas en estadio de 
desarrollo similar, las cuales fueron colocadas en una cápsula Petri 
de vidrio y expuestas a la irradiación; a los 3.000 rads se sacó un grupo 
de 18 larvas, a los 4.000 rads otro grupo de 18 larvas y a los 5.000 rads 
se retiró el último grupo de 18 larvas; cada grupo fue mantenido 
aislado en crianza, además de otro grupo de 18 larvas sin irradiar 
como control. A los dos, tres y cuatro días posteriores a la irradiación 
se efectuaron disecciones de varias larvas de cada grupo, de manera 
de asegurar que se obtuviera preparaciones de testículos. 

Las técnicas histológicas usadas son las corrientes, tales como 
inclusión en parafina, tinción hematoxilina-eosina, etc. 

RESULTADOS 

a) DESCRIPCIÓN MORFOLÓGICA DE TESTÍCULOS LARVALES. 

Los testículos en la larva se encuentran ubicados en la línea 
media-dorsai del quinto segmento abdominal (correspondiente al ter- 
cer par de patas abdominales). Son subreniformes, con gran cantidad 
de tejido adiposo que cubre los extremos posterior y anterior de ellos. 
En su interior, por transparencia, se observan cuatro estructuras piri- 
formes, hialinas. El extremo posterior presenta una gran prolongación 
del tejido adiposo hacia el quinto y mitad del sexto segmento abdo- 
minal. 

b) DESCRIPCIÓN HISTOLÓGICA NORMAL. 

En su aspecto histológico-topográfico general, cada testículo 
(Fig. 2) es subreniforme, presentando en ambos polos un ligamento 
de tejido epitelial que lo mantiene adosado a la pared media-dorsal 
del segmento abdominal quinto. Internamente un tejido conjuntivo 
rodea ios cuatro lóbulos subpiriformes, en los cuales se ubican los 
folículos testiculares. 

Desde afuera hacia adentro (Fig. 1) cada testículo está rodeado 
por la "túnica externa" (Omura, 1936), que es acelular. En los ex- 
tremos anterior y posterior se encuentran los ligamentos epiteliales. 
A continuación se encuentra una corteza de tejido conjuntivo ("mem- 
brana communis", Omura, op. cit.), cuyas células se presentan alta- 
mente colapsadas, dejando espacios entre ellas. 

Entre las células externas del tejido conjuntivo cortical, se 
observa una gran cantidad de traqueólas finas y muy ramificadas. 
Rodeando cada folículo se encuentra una cápsula de tejido conjuntivo 
("cápsula lobuli", Omura, op. cit.) que forma los septos o tabiques 
que separan los folículos entre sí. Bajo la cápsula lobuli se encuentra 
una capa acelular ("túnica interna", Omura, op. cit.) delimitando ex- 
ternamente al folículo, en el ápice del cual se visualiza de 3-5 células 
apicales. Este se presenta dividido en cistos separados por finos ta- 

-260- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

biques; cada cisto se encuentra en diferente estado de división meió- 
tica, avanzando la madurez de ésta desde el ápice del folículo testi- 
cular hacia su base, pudiéndose apreciar, de esta manera, algunos cistos 
que contienen espermátidas en estados avanzados (Fig. 4). 

ALTERACIONES HISTOLÓGICAS POR IRRADIACIÓN GAMMA 
EN TESTÍCULOS LARVALES. 

En cortes de testículo irradiado se observan tres clases de alte- 
raciones que van aumentando de grado a medida que aumenta la 
cantidad de radiación gamma suministrada. Estas alteraciones son: 

a) En general los cortes presentan una alta refrigencia, de tal 
manera que ellos se ven algo difusos. 

b) La membrana que separa los cistos espermáticos desaparece, 
por lo cual los cistos se desorganizan estructuralmente, aún aquéllos 
que contenían espermátidas (Fig. 3). 

c) El tejido cortical, o membrana communis, se hace más com- 
pacto, es decir no hay colapsamiento celular, por lo que se observa 
más delgado. 

DISCUSIÓN Y CONCLUSIONES 

a) testículos LARVALES NORMALES. 

A los informes sobre la presencia de cuatro folículos en cada 
testículo larval en diferentes lepidópteros (Omura, 1936; Chaudhury 
Se Raun, 1966; Vinson et al., 1969; Holt & North, 1970; Chase k 
Gilliland, 1972, etc.) se agrega el de la presente especie Chilecomadia 
moorei (Silva). 

b) testículos larvales irradiados. 

En los testículos larvales irradiados la ruptura de cistos esper- 
máticos y la desorganización meiótica es efectiva a los 5.000 rads de 
irradiación gamma. Sin embargo, se observa la existencia de algunos 
estados pre-espermáticos aparentemente normales, los cuales llevarían 
el daño cromosómico, con una carga mutacional anormal en potencia. 

En el adelgazamiento del tejido cortical influye en parte la 
edad del insecto preimaginal ya que este tejido desaparece en la pupa 
(Chase & Gilliland, 1972) y al poseer bastante materia grasa, cons- 
tituye una fuente de nutrientes para el testículo durante su desa- 
rrollo (Omura, 1936). A pesar de estas consideraciones, al comparar 
los cortes de testículos larvales normales con los irradiados, se observa 
una significativa disminución del grosor del tejido cortical como 
efecto de la irradiación gamma. 

Para la esterilización de los machos de Chilecomadia moorei 
(Silva) irradiados en estados larvales prepupales, es efectiva una dosis 
de 5.000 rads de irradiación gamma, cantidad no muy alta, teniendo 
en cuenta que para un nóctuido Heliothis virescens (F.) es de apro- 
ximadamente 6.500 rads (Vinson et al., 1969). 

-261- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 




Fig. 1. — Detalle del corte transversal del testículo larval normal. Fig. 2. — Esqviema 
h'stológico-topográfico de un testículo larval. Fig. 3. — Detalle del corte transversal 
del testículo larval irradiado con 5.000 rads, a los tres días. Fig. 4. — Detalle del 
corte transversal de testículo larval normal. Fig. 5. — Detalle del corte transversal 
en un folículo testicular larval normal. 



-262 



15ol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 



AGRADECIMIENTOS 

Deseamos agradecer al Hospital "Guillermo Grant Benavente" 
de Concepción, por su buena disposición en facilitar parte del tiempo 
de la "Bomba Co-60 Unit" y en forma especial a los Doctores Luis 
Bravo Puga y Günther Domke, como también al Tecnólogo señor 
Ernesto Castillo. 

Debemos agradecer también al Dr. Jorge N. Artigas, quien 
facilitó el material biológico vivo y a todas las personas que con su 
crítica constructiva y de alguna u otra manera contribuyeron en la 
realización del presente trabajo. 



ABRE VIA TURAS USA DA S 

ca célula apical; el cápsula lobuli; jtes folículo testicular; le ligamento epitelial 
tcsticular; me membrana comunnis; sp espermatogonias; stpd espermátidas; 
te túnica externa; ti túnica interna. 



bibliografía 



Chaudhury, M. F. B. fe E. S. Raun. 1966. Spermatogenesis and Testicular Deve- 

lopment of the European corn borer, Ostrinia nubilalis (Lepidoptera: Pyraus- 

tidae). Ann. Entomol. Soc. Amer. 59(6);1157-1159. 
Chase, J. A. and F. R. Gilliland Jr. 1972. Testicular development in the Tobacco 

Budworm. Ann. Entomol. Soc. Amer. (55(4): 901 -906. 
El Sayed, E. and J. B. Groves. 1969. Effects of Gamma Radiation on the Tobacco 

Budworm. III Irradiation of Eggs and larvae. J. Econ. Entomol. (52(2):296-298. 
Holt, G. G. and D. T. North. 1970. Spermatogenesis in the Cabbage Looper, 

Trichoplusia ni (Lepidoptera: Noctuidae). Ann. Entomol. Soc. Amer. (5i(2): 

.501-507. 
Offori, E. D. 1970. Cytology of Gamma-Irradiated Gonads of Stomoxys calcitran^ 

(Diptera: Museidae). Ann. Antomal. Soc. Amer. 63(3):706-712. 
Omura, S. 1936. Studies of the reproductive system of the male of Bombyx mori. 

J. Fac. Agr. Hokkaido Univ. i§: 192-209. 
Riemann, J. G. and H. M. Flint. 1967. Irradiation effects on midguts and tests 

of the Adult Boíl Weevil Authonomus granáis determined by histologycal and 

shielding studies. Ann. Entomol. Soc. Amer. 60(2):298-308. 
Riemann, J. G. 1967. A cytological study of Radiation effects in tests of the 

Screw-worm fly Cochliomyia hominivorax (Diptera: Calliphoridae). Ann. Ento- 
mol. Soc. Amer. í(9(2): 308-320. 
Vinson, S. B.; R. L. Londono and A. C. Bartlett. 1969. Effect of Gamma radiation 

on Tissues of the Tobacco Budworm Heliothis virescens. Ann. Entomol. Soc. 

Amer. 62(6): 1340-1347. 
Weidhoss, D. E. 1964. Research on Radioisotops and Radiation in insect control 

related to the Development of the sterilemale technique. In 5th Interamerican 

Syraposium on the peaceful application of nuclear energy. 189-195. Pan 

American Union — Washington, D. C. Gral. Secretarial, O.E.A. 



- 26.^ - 



BOL. SOC. BIOL. DE CONCEPCIÓN, TOMO XLVIII, pp. 265-272, 1974 



DESCRIPCIÓN DE ALGUNOS ESTADIOS DE NAUPLIOS Y 

COPEPODITOS DE PORCELLIDIUM RUBRUM PALLARES, 

1966 (COPEPODA, HARPACTICOIDA) 

POR 

IRENE M. LEPEZ (*) 



Resumen 

Se describe tres estadios de Nauplios y tres estadios de Copepoditos de 
Porcellidium rubrum, presentes en muestras colectadas en Cerro Verde (36Q44'S; 
72'?56'W), bahía de Concepción, entre marzo de 1968 y mayo de 1969. 

Abstract 

Three Naupli stages and three Copepodid stages oí Porcellidium rubrum, 
found in samples coliected in Cerro Verde (36944'S; 72956'W), Concepción Bay, 
between March, 1968 and May, 1969, are described. 



INTR O D UCCION 

Porcellidium rubrum Pallares, 1966, es un copépodo harpacti- 
coide de la familia Porcellididae, que en Chile, vive sobre las frondas 
de las especies de Ulva, de preferencia U. lactuca. Según Lépez (1972 
a: 10) ha sido encontrado en el litoral chileno entre los grados 23 y 38. 
Pallares (1966:113) señala que en Puerto Deseado, Argentina, esta 
especie es común en Macrocystis pyrifera. 

La familia Porcellididae y en general los copépodos harpacti- 
coides, han sido muy poco estudiados en Chile y en Latinoamérica. 
Esto me motivó para realizar un trabajo sobre la biología (Lépez 
1972 b) y la presente descripción de estados larvales de Porcellidium 
rubrum. 

(*) Dep.iit. Biol. Marina y Ocean. Universidad de Concepción. Presentado a la Soc. de Biol. ci 
21 de junio de 1974. 

-265- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

MATERIALES Y MÉTODOS 

Con excepción del Nauplio I, los estadios de nauplios y cope- 
poditos utilizados fueron encontrados en los lavados de muestras de 
Ulva lactuca colectadas en Cerro Verde (36?44'S; 72?56'W) entre 
marzo de 1968 y mayo de 1969. 

El estadio de Nauplio I se obtuvo en una experiencia realizada 
en el laboratorio en la que se adaptó el método descrito por Barr 
(1969). 

Para la descripción de los estadios larvales se adoptó la termi- 
nología de Humes (1960) y para la identificación de las larvas se 
utilizó el trabajo de Bocquet (1948:252-258). 

A todos los juveniles se les midió siempre la longitud del cuer- 
po, desde el extremo del rostro hasta el borde posterior de la rama 
caudal sin incluir las setas terminales y el ancho máximo, en el límite 
del borde posterior del cefalotórax. 

Los estadios del Nauplio II, III y V y los Copepoditos II y III 
no fueron observados en el material colectado en Cerro Verde. 



RES ULTADOS 

NAUPLIO I (Fig. 1) 

Obtenido a partir de hembras ovíferas mantenidas en el labo- 
ratorio durante ocho días. Mide 68 micrones de largo y 83 micrones 
de ancho. Tiene forma redondeada con el escudo u órgano dorsal bien 
visible. Presenta tres pares de apéndices. El primer par de antenas es 
corto, robusto, bisegmentado y terminado en tres setas. Segundo par 
de antenas está provisto de un segmento corto, grueso y terminado 
en una fuerte espina semejante a un gancho. Mandíbulas con el 
endopodito de un segmento y terminado en un gancho. 

NAUPLIO IV (Figs. 2, 3 y 4) 

Se analizó cinco especímenes cuyas medidas promedios fueron 
las siguientes: longitud, 258.5 micrones (230.7-285.9 micrones) y ancho 
208.7 micrones (178.2-227.6 micrones). 

Su forma es más alargada que en el estadio de Nauplio I y aún 
es posible observar el escudo dorsal. Se puede distinguir el cuerpo 
anterior que incluye el cefalosoma y el primer segmento toracal y el 
cuerpo posterior todavía muy reducido. Este presenta en el medio 
de su borde distal una hendidura poco notoria. Este borde está pro- 
visto de seis cerdas en forma de paleta terminadas en una seta gruesa. 
Las cerdas están rodeadas de setas finas y se distribuyen en dos grupos 
de a tres, separados por la hendidura media. La placa epimeral del 

-266- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 




1 Qlmm Figs 2,5 

iQOSmm Ffg. 1 

iQlmm Figs. 3,<e,7 



LAMINA 1. 

Fig. 1.— Nauplio; Figs. 2-4.— Nauplio IV; Fig. 2.— Vista general; Fig. 3.— Parte 
anterior; Fig. 4.— Parte posterior; Figs. 5-7.— Nauplio VI; Fig. 5.— Vista general; 
Fig. 6.— Parte anterior; Fig. 7.— Parte posterior. 



-267- 



üol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

primer segmento toracal alcanza el nacimiento de las cerdas. Es posible 
observar además, dos largas espinas que están en el borde interno de 
las cerdas 2 y 5. Este estadio está provisto solamente de los tres pares 
de apéndices originales: primeras antenas, segunda antenas y man- 
díbulas. 

NAUPLIO VI (Figs. 5, 6 y 7) 

Se analizó tres especímenes. Largo promedio: 300.7 micrones 
(271.9-333.7 micrones); ancho promedio: 246.2 micrones (229.7-276.0 
micrones). 

La forma del cuerpo se alarga más aún que en los estadios 
anteriores. Todavía es posible observar el disco dorsal. Primer par de 
antenas con 8 setas; segundo par de antenas están bien desarrolladas 
y las mandíbulas conservan la misma forma que en el Nauplio L 
Hay un cuarto par de apéndices, el primer par de maxilas. En el cuerpo 
posterior aparecen esbozados tres segmentos. La hendidura se hace bien 
notoria, dando lugar a dos estructuras semejantes a las ramas furcales 
de un adulto. En sus bordes llevan ocho cerdas en forma de paleta, 
separadas por la hendidura media en dos grupos de a cuatro, pre- 
sentando las mismas características que las del estadio anterior. Ro- 
deando la tercera y la sexta cerda se encuentran dos gruesas y largas 
espinas, que se unen en su base inmediatamente por debajo del na- 
cimiento de dichas cerdas. 

COPEPODITO I (Figs. 8, 9, 10 y 11) 

Se analizó 88 ejemplares que midieron 427.4 micrones de largo 
(303.8-557-0 micrones) y 312.0 micrones de ancho (214.2-409.9 mi- 
crones). 

Con cuatro segmentos toracales, el primero de los cuales fusio- 
nado al cefalosoma. Todos llevan placa epimeral bien desarrollada. 
Primeras antenas, constituidas por cuatro segmentos. Primer par de 
patas semejantes al del adulto. Segundo par, con el endopodito for- 
mado de un segmento provisto de seis setas y el exopodito de dos 
segmentos, el último de los cuales lleva cuatro setas. Tercer y cuarto 
par de patas ausentes. Quinto par, con el exopodito muy pequeño y 
de forma de un muñón terminado en dos espinas dentiformes, curvas, 
fuertes y ciliadas. El urosoma comprende dos segmentos; el genital es 
casi rectangular, más ancho que largo y el anal es pequeño y en íorma 
de triángulo. Las ramas furcales son cortas, más anchas que largas. 
En su borde distal llevan cuatro espinas apicales de distintos tamaños 
y aspecto y- una subapical externa, muy semejante a las espinas denti- 
formes del quinto par de patas. 



268- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

COPEPODITO IV (Figs. 12, 13, 14, 15 y 16) 

Se estudiaron 217 ejemplares cuyo largo promedio fue de 581.9 
micrones (419.2-744.7 micrones) y ancho promedio fue de 385.6 mi- 
crones (224.4-546.9 micrones). 

Con cinco segmentos toracales y dos urosomales. Las ramas 
fürcales se presentan con las mismas característica que en el estadio 
anterior. Quinto par de patas provisto de cinco espinas fuertes y ci- 
liadas. En este estadio es posible observar algunos indicios de las carac- 
terísticas propias de cada sexo: 

Machos (Fig. 16). El cuarto segmento lleva la placa epimeral 
bien desarrollada, como en el macho adulto. Las primeras antenas están 
formadas por cuatro segmentos. El exopodito del quinto par de patas 
con forma de paleta, pero con su extremo distal no tan oblicuo como 
en el adulto y terminado en cinco espinas dentiformes, curvas fuertes 
y distribuidas uniformemente en todo su borde. 

Hembras (Figs. 12-15). El cuarto segmento toracal es muy pe- 
queño y no lleva placa epimeral. Las primeras antenas constan de 
seis segmentos. El exopodito del quinto par de patas también en forma 
de paleta y lleva en su extremo distal cinco espinas semejantes a las 
del macho, pero con una distribución distinta; la espina más externa 
está separada de las otras por un espacio bien notorio. 



COPEPODITO V (Figs. 17, 18 y 19) 

Se analizó 80 ejemplares cuyas medidas promedios son: longi- 
tud, 672 micrones (588.1-756.0 micrones) y ancho, 487.7 micrones 
(419.2-556.2 micrones). 

Machos (Fig. 19). Posee cinco segmentos toracales con placas 
epimerales bien desarrolladas. Las primeras antenas de cuatro segmen- 
tos y con la forma prehensil de los machos adultos. El expopodito del 
quinto par de patas en forma de paleta con el borde distal bastante 
oblicuo y portando seis espinas uniformemente distribuidas. Las ra- 
mas fürcales tienen las características de las del adulto. 

Hembras (Figs. 17, 18). Cuerpo más alargado que el del macho 
y con la forma típica de una hembra adulta (Pallares, 1966). Posee 
cinco segmentos toracales con placas epimerales desarrolladas a excep- 
ción del cuarto segmento. Las primeras antenas de seis artejos. El 
exopodito del quinto par de patas es laminar y semejante al del adulto, 
con el mismo número de espinas y su misma ubicación. El segmento 
genital se encuentra completamente desarrollado y con las alas geni- 
tales bien delimitadas. Las ramas fürcales son rectangulares con sus 
lados casi paralelos. 

-269- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 




j aimm Figs. 8.12.16,17.19 



j 01míi)F!g5.9'10.11,ti 
M,15.1« 



LAMINA 2. 

Figs. 8-11.— Copepodito I; Fig. 8.— Vista general; Fig. 9.— Parte posterior; Fig. 10.— 
Segundo par de patas; Fig. 11.— Primer par de antenas; Figs. 12-15.— Copepodito 
IV, hembra; Fig. 12.— Vista general; Fig. 13.— Primer par de antenas; Fig. 14.— 
Quinto par de patas; Fig. 15.— Rama furcal; Fig. 16.— Copepodito IV, maclio; 
Figs. 17-18.— Copepodito V, hembra; Fig. 17.— Vista general; Fig. 18.- Quinto 
par de patas; Fig. 19.— Copepodito V, macho. 



-270- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

Algunas hembras de este estadio fueron observadas en cópula 
con machos adultos. También fue posible observar a machos de este 
mismo estadio, llevando espermatóforos. 

Todos los estadios descritos, tanto nauplios como copepoditos, 
son de color transparente. A partir del estadio de Copepodito V los 
individuos comienzan a colorearse, llegando alcanzar el rojo intenso 
que caracteriza a los adultos. 

Tabla I 

CARACTERES COMPARATIVOS ENTRE NAUPLIOS Y COPEPODITOS 

DE PORCELLIDIUM RUBRUM PALLARES, 1966 Y DE 

PORCELLIDIUM VIRIDE (PHILIPPI, 1840) 



Estadios 


P. rubrum 


P. viride 


N 


I 


* Sin setas plumosas en el bor- 
de posterior del cuerpo. 


Con dos setas finas ligeramente 
plumosas. 


N 


II 


No se observó. 


El cuerpo se hace más oval y 
aumenta de tamaño. 


N 


III 


No se observó. 


Con dos cerdas en paleta en el 
borde posterior del cuerpo. 


N 


IV 


No aparecen aún las maxilas. 


Aparecen las maxilas. 


N 


V 


No se observó. 


Parte posterior del cuerpo for- 
mada por tres segmentos clara- 
mente distinguibles. 


N 


VI 


Con cuatro cerdas en paleta. 


Con cuatro cerdas en paleta. 


C 


I 


Posee cuatro segmentos toraca- 


Tres segmentos toracales v uno 



C II 

C III 

C IV 

C V 



les y uno abdominal, P, con abdominal. Endp y Exp uni- 

Endp de un segmento y Exp articulados. Pg provista de una 

de dos. Pg sin seta en el lado seta en el lado externo. 

externo. 

No se observó. Aparece el teixer par de patas. 

No se observó. Aparece el cuarto par de patas. 

Pg de la hembra posee cuatro Posee dos espinas terminales y 

espinas terminales y una ex- tres externas. 

terna. 

Iguales en ambas especies. 



N = Naupiio 


P 


= 5? par de patas 


Endp = Endopodito 


C = Copepodito 


P 


= 2? par de patas 


Exp = Exopodito 


* Ver texto. 









DISCUSIÓN Y CONCLUSIONES 



Los adultos de Porcellidium rubrum presentan gran afinidad 
con los de Porcellidium viride (Philippi, 1840), especie citada para el 
Hemisferio Norte y la Antartica. Bocquet (1948) describe los estadios 
de Nauplios y de Copepoditos de P. viride y distribuye en una curva 
de frecuencia los largos de más de 600 nauplios de esta misma especie. 



-271 - 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

Por lo expuesto, considero de interés comparar las descrip- 
ciones de nauplios y copepoditos de ambas especies. 

En la Tabla I se señalan las semejanzas y diferencia entre los 
estadios larvales de P. rubrum y P. viride. Una de las diferencias es 
la ausencia de setas en el borde posterior del cuerpo del Nauplio I 
de P. rubrum. Esto se debe a que el ejemplar clasificado como 
Nauplio I fue extraído del huevo y por lo tanto no había completado 
aún su desarrollo. Las setas que presenta el Nauplio I de P. viride 
son necesarias para mantener el equilibrio, cuando el nauplio ya ha 
eclosionado del huevo. 

Analizando los promedios de la longitud de los nauplios de 
P. viride con los de P. rubrum se ve que los primeros son de mayor 
tamaño ya que alcanzan hasta 391 micrones y P. rubrum, solo mide 
hasta 333.7 micrones. 

La comparación de sus estadios larvales hecha en la Tabla I 
y la diferencia en la longitud que alcanzan los nauplios indican que 
ambas especies son muy afines. 



BI BLIOGRAFIA 

Barr, M. W. 1969. Culturing the marine harpacticoid copepod, Tisbe ftircata 
(Baird, 1837). Crustaceana, 16(l):95-97, Fig. 1. 

Bocquet, Ch. 1948. Recherches sur les Porcellidium (Copepodes) de Roscoff. Arch. 
de Zool. Exp. et Gen. 85(4):237-259, Figs. 1-13. 

Humes, A. G. 1960. The harpacticoid copepod Sacodiscus (= Unicalteutha) ovaiis 
(C. B. Wilson, 1944) and its oopepodid stages. Crustaceana, l(3):279-294, 
Figs. 1-61. 

Lépez, I. 1972a. Porcellidium rubrum Pallares 1966, en la costa chilena (Crus- 
tácea, Copepoda, Harpacticoida). Not. Mens. Mus. Nac. Hist. Nat. Santiago 
(188):10. 

Lépez, I. 1972b. Biología de la población de Porcellidium rubrum Pallares 1966, 
en Cerro Verde (bahía de Concepción) y consideraciones sistemáticas del género 
Porcellidium (Crustácea, Copepoda, Harpacticoide). Universidad de Concepción: 
1-112, Figs. 1-32 (Tesis de grado). 

Pallares, R. E. 1966. Sobre una nueva especie de Porcellidium (Copepoda Harpac- 
ticoida). Physis, 26(71):H3-120, Figs. 1, 2, Láms. I, 11. 



-272 



BOL. SOC. BIOL. DE CONCEPCIÓN, TOMO XLVIII, pp. 273-279, 1974 



ESTUDIO QUIMIOTAXONOMICO, EN BASE A HIDRO- 
CARBUROS, DE IRIDAEA LAMINARIOIDES BORY, IRIDAEA 
CILIATA KÜTZING, GIGARTINA CHAMISSOI (C. AGARDH) 
J. AGARDH Y RHODYMENIA PALM ATA GREVILLE 
(RHODOPHYTA), DE LA BAHÍA DE CONCEPCIÓN 



POR 



PATRICIO HENRIQUEZ S. (*) e IVAN L. BENOIT (**) 



Resumen 

Se presenta un estudio comparativo de los hidrocarburos presentes en las 
ceras de cuatro Rhodophyta, Iridaea laminarioides Bory, Iridaea ciliata Kützing, 
Gigartina chamissoi (C. Agardh) J. Agardh y Rhodynienia palmata Greville, de 
la Bahía de Concepción, Chile, colectadas en los meses de enero, febrero y marzo 
de 1971. Este estudio cualitativo se realizó con objetivos quimiotaxonómicos. Los 
resultados muestran diferencias significativas en la composición de las ceras estu- 
diadas. 

Abstract 

A comparative study of the hydrocarbons present in the waxes of four 
Rhodophyta, i.e., Iridaea laminarioides Bory, Iridaea ciliata kützing, Gigartina 
chamissoi (C. Agardh) J. Agardh and Rhodymenia palmata Greville, from the 
Concepción Bay, Chile, collected during January, February and March, 1971, has 
been carried out. This qualitative análisis has been done for quimiotaxonomic 
reasons. The results showed significant differences in the composition of the 
waxes studied. 



INTRODUCCIÓN 

Un concepto familiar y ampliamente aceptado por los botánicos 
modernos, es el de incluir en sus trabajos un estudio quimiotaxonó- 
mico del vegetal (Lodge, 1961), con el objeto de llegar a detectar algún 
tipo de molécula que ayude a la clasificación sistemática de él. 

(*) Dpto. de Biología Celular, Instituto Central de Biología "Ottmar Wilhelm Grob", Universidad 
de Concepción, Concepción, Chile. 
(**) Dpto. de Zoología, Instituto Central de Biología "Ottmar Wilhelm Grob", Universidad «le 



Concepción, Concepción, Chile. 



-273- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

Entre las moléculas más usadas para este tipo de estudios, de- 
bemos destacar los hidrocarburos que aparecen como constituyentes 
obligados de las ceras vegetales. Estos compuestos van a representar 
verdaderos "marcadores biológicos", por una serie de características 
muy propias, las que se analizan en profundidad en los trabajos de 
Purdy y Truter, en el año 1961. 

Si además de lo anterior, consideramos las facilidades existentes 
hoy en día, para el uso de técnicas apropiadas de extracción y análisis 
de compuestos del tipo hidrocarburos, presentes en las ceras vegetales, 
como lo son la cromatografía de gases, la espectometría de masa o 
una combinación de ambas (Eglinton et al, 1962), podemos asegurar 
que un estudio en tal sentido, ayudará en mayor o menor grado a la 
solución de algunos problemas taxonómicos en el campo de la bo- 
tánica. 

MATERIALES Y MÉTODOS 



MUESTRAS Y ZONAS DE MUESTREO. 

La selección de las muestras y de las áreas de muestreo se 
realizó en base a la calidad, abundancia y facilidad de acceso de las 
praderas, obteniéndose material limpio, desprovisto de epífitas y otras 
impurezas. 

Tabla NQ 1 





ALGAS 


FECHA 


LUGAR 


COOREN ADAS 


/. 


laminarioides 


Enero 1971 


Caleta Leandro 

bahía concepción 


36 38 S 
73 05 W 


/. 


ciliata 


Enero 1971 


Cocholgüe 

bahía concepción 


36 35 S 
72 57 W 


G. 


chamissoi 


Febrero 1971 


Dichaio 

bahía concepción 


36 33 S 
72 56 W 


R. 


palma ta 


Marzo 1971 


Dichato 

bahía concepción 


36 33 S 
72 56 W 



OBTENCIÓN DE EXTRACTOS. 

Se tomaron aproximadamente 10 Kg de alga fresca para cada 
muestra y se sometieron a secado por aire a 409C en una estufa 
Heraeus durante 24 horas. 

El porcentaje de alga seca obtenida fue de un 10% del peso 
fresco. 

Se tomaron las siguientes cantidades de algas secas: 



/. laminarioides 
I. ciliata 
G. chamissoi 
R. palméala 



600 g. 

800 g. 

800 g. 

500 g. 



-274- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

posteriormente se molieron y se separaron fracciones de 200-300 g 
que se sometieron a una hidrólisis alcalina en alcohol 98%, calen- 
tando a reflujo durante 90 minutos. El hidrolizado se diluyó a volu- 
men doble con agua destilada y se procedió a su extracción, con tres 
porciones de benceno fresco. 

Los extractos fueron transferidos a un evaporador para eli- 
minar el solvente orgánico. 

Las cantidades de extracto indicadas en la Tabla N*? 2, se 
pusieron en la parte superior de una columna de vidrio (2,5 cm de 
diámetro) que contenía Silica-Gel (Mesh 0,05-0,20 mm.) Merck, en 
las cantidades también indicadas en la Tabla N? 2. 

Tabla NQ 2 

algas extracto trabajado silica gel 

/. laminarioides 1 gramo 50 gramos 

/. ciliata 2 gramos 75 gramos 

G. chamissoi 8 gramos 150 gramos 

R. palmata 2 gramos 75 gramos 

Posteriormente se procedió a filtrar el extracto, con éter de 
petróleo (60-80?) que se dejó escurrir a través de la columna. Se 
empleó éter de petróleo por ser éste un solvente apropiado para los 
requerimientos de este trabajo. 

Se eluyeron fracciones de 100 mi, que se fueron concentrando 
en evaporadores. Las ceras se cristalizaron de estos concentrados me- 
diante la adición de gotas de etanol. 

Las ceras obtenidas aparecieron como compuestos de aspecto 
grasoso y de color pardo-amarillento. 

ANÁLISIS DE LAS MUESTRAS. 

Cada muestra se analizó siguiendo la misma técnica. Se di- 
solvió la cera correspondiente a cada alga en éter de petróleo (60-80?) 
Merck y se inyectó en un cromatógrafo de gas Varian Aerograph 
modelo Autoprep 700, con una columna de aluminio de 5 mm de 
diámetro y 1,5 m de longitud, que contenía 21 g de Chromosorb W 
zilanizado (45/60 mesh) y 0,5 g de Apiezon "L" Crease. Como gas 
transportador se usó Helio y se trabajó con un detector de conduc- 
tividad térmica. 

Se inició el trabajo con la columna 809C y se elevó la tem- 
peratura a 2809C en 12,8 mn. en cada determinación. 

RESULTADOS 
Los resultados aparecen en las Tablas 3, 4, 5 y 6 y Fig. 1, donde 
se indican el número de compuestos de cada una de las ceras por 
alga y la temperatura a la cual aparecieron. 

-275- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

Con los resultados se hizo un cuadro general que muestra 
tanto semejanzas como diferencias en las cuatro algas en estudio. Los 
compuestos se pusieron en orden correlativo de aparición de acuerdo 
con las temperaturas a que fueron detectados. El resultado final de 
este ordenamiento está dado en la Tabla 7, donde aparece el número 
de compuestos, la especie a la cual pertenecen y la temperatura a la 
cual se detectaron. 

La comparación final mediante análisis de los componentes de 
las ceras vegetales de las cuatro especies en estudio se realizó por super- 
posición de espectros. La Tabla 9 muestra solamente ios compuestos 
no comunes a estas cuatro especies, con su respectivas temperaturas 
de detección, resultado final que se discutirá en las conclusiones del 
presente trabajo. 




Comparación de cromatogramas en fase gas líquida de las cuatro especies. 
Fig. \.— Iridaea laminarioides Bory. 
Fig. 2.— Iridaea ciliata Kützing. 

Fig. 3.— Gigartina chamissoi (C. Agardh) J. Agardh. 
Fig. 4.— Rhodymenia palmata Greville. 

Las teinpeíaturas están dadas en grados Celcius. 



DISCUSIÓN Y CONCLUSIONES 

El análisis de las ceras vegetales indicó que la separación de 
sus constituyentes permite hacer una buena diferenciación de las espe- 
cies tratadas en este trabajo. 

En la Tabla 8 podemos observar de que existen algunos com- 
puestos que sólo aparecen detectados para una sola especie, como es 
el caso de los compuestos 1, 2, 3 y 4 comunes solamente a Iridaea 
ciliata. Por otra parte, el compuesto 7 fue detectado solamente en 



276- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

Rhodymenia pálmala y el compuesto 15 sólo apareció en Gigartina 
chamissoi. Se puede comprobar entonces la relativa facilidad que 
existe para separar estas especies. El problema reside ahora en la 
identificación de el o los compuestos, lo cual, para el caso de hidro- 
carburos, no es difícil si se cuenta con los patrones de comparación 
y se usan técnicas de espectrometría de masa. 

Desde el punto de vista quimiotaxonómico, la presencia de 
hidrocarburos en las ceras vegetales es, sin lugar a dudas, un aporte 
positivo en la solución de algunos problemas taxonómicos en Botá- 
nica. Y este tipo de investigación, por su rapidez y seguridad, sería 
conveniente hacerlo extensivo en todas las algas de nuestro litoral. De 
esta forma se lograría tener una gran cantidad de información que 
iría en beneficio de los especialistas en este campo. 









APÉNDICE 








/. lam. 


TQC 


/. cil. 


TQC 


G. cham. 


TQC 


R. pal. 


TQC 


1 


200 


1 


162 


1 


200 


1 


200 


ij 


210 


9 


165 


2 


219 


2 


210 


3 


219 


3 


175 


3 


221 


3 


212 


4 


227 


4 


185 


4 


230 


4 


219 


5 


230 


5 


200 


5 


235 


5 


221 


6 


235 


6 


210 


6 


240 


6 


227 


7 


240 


7 


221 


7 


243 


7 


230 


8 


245 


8 


230 


8 


245 


S 


235 


9 


249 


9 


235 


9 


251 


9 


240 


10 


251 


10 


240 


10 


260 


JO 


243 


11 


257 


11 


251 


11 


271 


11 


249 


12 


265 


12 


257 


12 


276 


i 2 


251 


13 


271 


13 


265 


13 


280 


13 


257 


14 


276 


14 


271 


14 


280 


14 


260 


15 


280 


15 


276 


15 


280 


15 


265 


16 


280 


16 


280 


16 


280 


16 


271 


17 


280 


17 


280 






17 


276 


18 


280 


18 


280 






18 


280 






19 


280 






19 
20 
21 


280 
280 
280 


Tabla 


NQ 3 


Tabla 


NQ 4 


Tabla 


NQ 5 


Tabla 


NQ 6 



T. larii. -~- Iridnra laminarioides 
I. cil. = Iridaea ciliata 
G. charii. = Gigartina chamissoi 
R. pairn. = Rhodymenia pálmala 



-211- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 



TABLA GENERAL 



Comp. 


/. lam. 


/. C¿1. 


R. pal. 


G. cham. 


Temp. oc 


1 


O 


X 


O 


O 


162 


2 


O 


X 


O 


o 


165 


3 


O 


X 


o 


o 


175 


4 


o 


X 


o 


o 


185 


5 


X 


X 


X 


X 


200 


6 


X 


X 


X 


o 


210 


7 


o 


o 


X 


o 


212 


8 


X 


o 


X 


X 


219 


9 


o 


X 


X 


X 


221 


10 


X 


o 


X 


o 


227 


11 


X 


X 


X 


X 


230 


12 


X 


X 


X 


X 


235 


13 


X 


X 


X 


X 


240 


14 


o 


o 


X 


X 


243 


15 


X 


o 


o 


X 


245 


16 


X 


o 


X 


o 


249 


17 


X 


X 


X 


X 


251 


18 


X 


X 


X 


o 


257 


19 


o 


o 


X 


X 


260 


20 


X 


X 


X 


o 


265 


21 


X 


X 


X 


X 


271 


22 


X 


X 


X 


X 


276 


23 


X 


X 


X 


X 


280 


24 


X 


X 


X 


X 


280 


25 


X 


X 


X 


X 


280 


26 


X 


X 


X 


X 


280 






Tabla 


NP 7 







agradecí míen TOS 

Agradecemos al Dr. Mario Silva O., Profesor del Departamento 
de Botánica del Instituto de Biología, Universidad de Concepción, 
en cuyo laboratorio se llevó a efecto este trabajo. 



-278- 



Bol. Soc. Bíol. de Concepción, XLVIII, 1974. 



COMPUESTOS NO COMUNES 



Comp. 


/. lam. 


i. cil. 


R 


:. pal. 


G. cham. 


Temp. QC 


1 


O 


X 




o 


O 


162 


2 


O 


X 




O 


O 


165 


3 


O 


X 




O 


O 


175 


4 


o 


X 




O 


o 


185 


6 


X 


X 




X 


o 


210 


7 


o 


o 




X 


o 


212 


8 


X 


o 




X 


X 


219 


9 


o 


X 




X 


X 


221 


10 


X 


o 




X 


o 


227 


14 


o 


o 




X 


X 


243 


15 


X 


o 




O 


X 


245 


16 


X 


o 




X 


o 


249 


18 


X 


X 




X 


o 


257 


19 


o 


o 




X 


X 


260 


20 


X 


X 




X 


o 


265 






Tabla 


N 


P 8 







bibliografía 



Brown, A. C. y Knights, B. A. 1969. Hydrocarbon content and its relationship to 
physioiogical state in the green alga Botriococcus braunii. Phytochem. 5:543. 

Eglinton, G.; González. A. G.; Hamilton, R. J. y Raphael, R. A. 1962. Hydro- 
carbon constituents of the wax coating of plants leaves: a taxonomic survey. 
Phytochem. 7:89. 

Lodge, E. 1961. Sci. Progr. Tioent. Cent. 49:497. 

Maxwell, J. R.; Douglas," A. G.; Eglinton, G. y McCornick, A. 1968. The Botryo- 
coccenes, hydrocarbons of novel structure from the alga Botryococcus braunii 
Kützing. Phytochem. 7:2157. 

Purdy, S. J. y Truter, E. V. 1961. Taxonomic significance of surface lipids of 
plants. Nature. 190:554. 



279- 



BOL. SOC. BIOL. DE CONCEPCIÓN, TOMO XLVIII, pp. 281-287, 1974 



LOS CROMOSOMAS DE CTENOMYS MAULINUS BRUNEUS 
OSGOOD (RODENTIA, CTENOMYDAE) 

POR 

WALDO VENEGAS y CARLOS SMITH G. (*) 



Resumen 

Se describe el cariotipo de Ctenomys maulinus hrun.eus Osgood. roedor áv. 
vida subterránea conocido vulgarmente con el nombre de tuco-tuco". Se hizo 
cultivo de médula ósea de 3 machos y una hembra provenientes de la cordillera 
de Lonquimay (Prov. de Malleco). El número somático de cromosomas encon- 
trados fue 2n = 26 con un N.F. autosómico de 48. Los cromosomas se clasificaron 
de acuerdo al tamaño y morfología en 3 grupos. El grupo A integrado por 7 
parejas de metacéntricos (m), tres grandes, dos medianos y dos pequeños; el grupo 
B incluye dos parejas de cromosomas submetacéntricos (sm), un par mediano 
y otro pequeño; el grupo C lo forman tres pares de subtelocén trieos (st), un pai 
grande y dos pares medianos. 

Se asignó como cromosoma X a uno acrocéntrico (t) de tamaño mediano, 
y como cromosoma Y a uno subteiocéntrico (st) de tamaño pequeño. 

Una gran diversidad cariotípica parece ser la característica citogenética más 
importante del género. 

Abstract 

The karyotype of subterranean rodent Ctenomys maulinus bruneus Osgood, 
commonly known as "tuco-tuco", is described. Bone marrow culture was made 
of 3 males and one female captured on Cordillera of Lonquimay, Province ol 
Malleco. 

The somatic number of chromosomes found was 2n = 26 and an autosomir 
N.F. of 48. The chromosomes were classified according to size and morpholog\' 
in 3 groups. Group A formed by seven pairs of metacentrics (m), three large 
ones, 2 medium-sized ones, and 2 small sized enes. Group B includes 2 pairs oí 
submetacentric chromosomes (sm), a medium-sized pair and a small sized pair; 
Group C is formed by 3 pairs of subtelocentric chromosomes (st), a large-sized 
pair. and 2 médium sized pairs. 

The X chromosome is a médium sized acrocentric (t), and the Y chromo- 
some a small-sized subtelocentric (st). 

A great karyotypic diversity seems to be the most important cytogenetic 
charactertistic of the genus. 

(*) Departamento de Biología Celular, Instituto de Biología "Ottraar Wilhelm Grob", Universidad 
de Concepción. 

-281- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

INTR OD U CCION 

El género Ctenomys está representado aproximadamente por 
61 especies y subespecies, se los conoce corrientemente con el nombre 
de "tuco tucos", y en general, son roedores herbívoros, cavadores, dis- 
tribuidos en la mitad meridional de América del Sur. 

Con el objeto de ayudar a explicar algunos de los problemas 
que surgen en conexión con la evolución y taxonomía de este género, 
es necesario entregar la mayor información en lo que se refiere a la 
citogenética de los representantes del grupo. 

Hasta el momento, se ha estudiado los cromosomas de aproxi- 
madamente una quincena de especies y subespecies de este género, lo 
que es insuficiente para sacar conclusiones evolutivas de este taxon. 
Los trabajos realizados, revelan eso sí, una gran diversidad cariotípica. 
Así los números diploides varían en una amplia gama que va desde 22 
a 68 cromosomas y el N.F. de 44 a 122 (Reig y Kiblinsky, 1969). La 
presencia de muchos reordenamientos cromosómicos tiene que haber 
ocurrido y ello debe ser uno de los factores principales que ha pro- 
movido la abundante especiación encontrada en este interesante gé- 
nero. 

Se describe aquí el cariotipo de Ctenomys maulinus hruneus 
Osgood, 1943, los ejemplares se colectaron en diciembre de 1972 en 
la cordillera de Lonquimay (Provincia de Malleco) a 38^26'S y 7 19 
30'W, a una altura de 1200 m aproximadamente; corresponden a una 
población ubicada en las inmediaciones del topotipo y se utilizaron 
para la captura trampas tipo Oneida Víctor. Los especímenes utili- 
zados para el estudio citogenético se encuentran depositados en el 
Museo Zoológico del Instituto de Biolología "Ottmar Wilhelm Grob", 
Universidad de Concepción. 

MATERIALES Y MÉTODOS 

Se analizaron 3 machos y 1 hembra bajo el punto de vista cito- 
genético, de acuerdo a las técnicas de rutina. Los extendidos de cromo- 
somas obtenidos de médula ósea, se tiñeron con Giemsa y se montaron 
permanentemente con Euparal. De los preparados obtenidos se hizo 
recuento cromosómico directamente bajo el microscopio, y se escogie- 
ron las 10 mejores metafases para la medición y clasificación de ios 
cromosomas. La longitud porcentual de cada cromosoma se obtuvo 
considerando 100 la longitud total del grupo haploide de autosomas 
más el cromosoma X, e identificados por la relación de longitud exis- 
tentes entre el barzo largo y corto (relación BL/BC). 

Todos los cálculos fueron realizados mediante un computador 
IBM 1620/11 con un programa de lenguaje Kinston Fortran II, espe- 
cialmente diseñado para ese objeto por uno de los autores. 



-282 



Uol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, l'J74. 

Para la división del cariotipo en grupos se siguió el mismo cri- 
terio de Venegas (1973) y los cromosomas se ubicaron en cada grupo 
de acuerdo a la posición del centromero (Levan, 1964). Dentro de 
cada gTupo los cromosomas fueron ordenados de mayor a menor, según 
la longitud porcentual de la pareja cromosómica. 

RESULTADOS 

De los diferentes individuos de Ctenomys maulinus bruneus 
se contó un total de 220 placas metafásicas mitóticas, de las cuales 213 
tenían 26 cromosomas, 3 metafases tenían 25 y 4 tenían 27 cromosomas. 
Por io tanto el número diploide de cromosomas encontrado corres- 
ponde a 2n = 26, dando un N.F. autosómico igual a 48. 

Los complementos muestran 12 parejas de autosomas, los que 
fueron arreglados en 3 grupos de cromosomas, asignados con las letras 
A, B y C (Figs. 1 y 2). ^ 

La longitud porcentual y la relación brazo largo - brazo corto 
(BL/BC) de cada pareja de cromosomas de Ctenomys maulinus bru- 
neus Osgood están dadas en la Tabla L 

AUTOSOMAS. 

El grupo A está compuesto por 7 parejas de cromosomas con 
centrómeros en la región media, por lo que todos se designaron como 
metacéntricos (m), entre los que hay grandes, medianos y pequeños. 
El primer par es el más grande del cariotipo representando el 14.24% 
del set haploide femenino, y tiene una relación BL/BC de 1.31 (Ta- 
bla 1), le siguen otras dos parejas también grandes y relativamente 
difíciles de distinguir, la segunda con una longitud porcentual de 
9.60% y la tercera con 9.16%. La relación BL/LC que las sitúa en 
este grupo es de una magnitud similar 1.41 y 1.45 respectivamente. 
Las dos siguientes parejas 4 y 5 son medianas, la primera con una 
longitud porcentual de 8.00% y una relación BL/BC de 1.34, el par 
5 algo más corto que el anterior se caracteriza porque presenta una 
nítida contricción secundaria en el brazo mayor, tiene una longitud 
porcentual de 5.54% y una relación BL/BC de 1.10, los dos últimos 
elementos del grupo, pares 6 y 7, son pequeños con una longitud 
porcentual de 5.01% y 4.64% y una relación BL/BC de 1.26 y 1.60 
respectivamente. 

El gTupo B incluye dos parejas de cromosomas con centrómeros 
en la región submediana por lo que ambos caen en la categoría de 
cromosomas submetacéntricos (sm). El par N<? 8 es mediano con una 
longitud porcentual de 5.72% y relación BL/BC de 1.96. El par N^ 9 
es pequeño con una longitud porcentual de 5.00% y una relación BL/ 
LC de 1.99 muy semejante al anterior. 

El grupo C está integrado por 3 pares de cromosomas con 
centrómeros en la región subterminal por lo que se les designó como 

-283- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

subtelocéntricos (st). El par N? 10 es el elemento más grande del grupo 
y el segundo en tamaño del cariotipo, incluye el 10.62% del set ha- 
pioide femenino con una relación BL/BC de 3.25. Los pares Nos. 11 
y 12 muy similares, son medianos con una longitud porcentual de 
8.14% y 7.89% y una relación BL/BC de 3.50 y 3.83 respectivamente. 
No hay elementos acrocéntricos (t) (posible grupo D) ni telo- 
céntricos (T) (posible grupo E), entre los autosomas. 

CROMOSOMAS SEXUALES. 

Los cromosomas sexuales identificados por exclusión en las 
placas metafásicas se reconocen fácilmente; sin embargo, se hace di- 
fícil establecer con seguridad cuál es el cromosoma X o Y, a pesar de 
ello y ateniéndonos a que en la gran mayoría de los mamíferos estu- 
diados citogenéticamente el cromosoma X es uno grande y el Y es 
uno pequeño, tentativamente se asignó como X al más grande de los 
dos y que tiene como longitud porcentual 6.22% y una relación 
BL/BC de 19.88, clasificándose de acuerdo a estos datos como un 
cromosoma acrocén trico (t) de tamaño mediano; de acuerdo al cri- 
terio de agrupación este cromosoma no se le puede incluir en ningún 
grupo de los autosomas descritos. Se asignó como cromosoma Y a un 
elemento subtelocéntrico (st) (relación BL/BC de 3.38) y de tamaño 
pequeño (longitud porcentual de 5.38%). Por su morfología corres- 
ponde al grupo C, pasando a ser el elemento más pequeño de este 
grupo. 

DISCUSIÓN 

El cariotipo descrito difiere notablemente con lo encontrado 
en la subespecie tipo (Venegas, 1973) en la que se encontró 2n = 26, 
N.F. autosómico 46. Para los autores sin embargo no fue sorpresa la 
diferencia morfológica entre los cromosomas de estas dos subespecies 
de Ctenomys maulinus, ya que estudios citogenéticos anteriores en 
otras especies y subespecies del género, muchas de ellas han mostrado 
polimorfismo cromosómico. 

Lo que nos ha llamado poderosamente la atención es el hecho 
de que una población contigua a la más arriba descrita y separada 
de éstas por una pronunciada barrera geográfica, presentó diferencias 
cromosómicas notables. En efecto, en las inmediaciones de la laguna 
Galletué que dista 35 Km en línea recta del lugar donde se colectaron 
los ejemplares cuyo cariotipo se acaba de describir, se capturaron 
ejemplares de "tuco-tucos", que presentaron una sorprendente varia- 
ción en lo que se refiere al número y morfología de los cromosomas, 
si se las compara con la población anterior, es así como el análisis 
cariológico de los Ctenomys de Galletué, puso de manifiesto un nú- 
mero diploide 2n = 28 cromosomas con un N.F. autosómico de 50. 

-284- 



Bul. Soc. Biol de Concepción, XLVUl, 1974. 

Con estos resultados en la mano nos hemos visto en la necesidad im- 
periosa de hacer un estudio citogenético y de morfología externa de 
un mayor número de ejemplares de esa población, cuyo análisis y 
resultado de lo allí encontrado será motivo de una publicación aparte. 
En ese trabajo están colaborando con más y nuevo material el Dr. 
Detlef Reise de Alemania, que tiene una importante colección de 
roedores chilenos, y el profesor Milton Gallardo de la Universidad 
Austral de Chile. 




Fig. 1.— Placa metafásica mitótica de un macho de Ctenomys maulinus hruneus 
Osgood, obtenida de médula ósea. 

Lo anteriormente mencionado nos revela que en este género 
existe una gran dinamicidad en lo que a reordenamientos cromoso- 
micos se refiere, lo que seguramente está influenciado por el compor- 
tamiento y estructura poblacional de estos roedores de hábitos sub- 
terráneos, que tienden a formar colonias locales, y entre las cuales la 
migración puede ocurrir escasamente debido al bajo poder de dis- 
persión o poca habilidad para superar barreras ecológicas de los in- 
dividuos. Con los resultados obtenidos hasta ahora, se puede deducir, 



285- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 



que muchos cientos y quizás miles de cambios estructurales en el 
cariotipo tienen que haber ocurrido, durante la variación evolutiva 
de este interesante género de roedores sudamericanos. 



Tabla I 



Parejas de cromosomas 



Longitud 
porcentual 



Relación 
BL/BC 



Al 
\ 
A3 
A. 
A5 
Ae 
A, 
Bs 
B9 
Cx 
Ci 
Ci 
X 
Y 



14.24 
9.60 
9.16 
8.00 
5.54 
5.01 
4.64 
5.72 
5.00 

10.62 
8.14 
7.89 
6.22 
5.38 



1.31 
1.41 
1.45 
1.34 
1.10 
1.26 
1.60 
1.96 
1.99 
3.25 
3.50 
3.83 
19.88 
3.38 




%í íj. 








10 M 



X Y 



10 



n 



12 



Fig. 2.— Cariotipo de Ctenomys maulinus bruneus Osgood, los cromosomas se 
ordenaron de acuerdo a la longitud porcentual y relación BL/BC. 



-286 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

AGRADECIMIENTOS 

Los autores desean expresar sus agradecimientos al Dr. Detief 
Reise, ahora en Alemania, por su generosa ayuda en la captura y 
clasificación del material y al Dr. Rodolfo Paz, Jefe del Departamento 
de Histología del Instituto Médico-Biológico de la Universidad de 
Concepción, quien nos proporcionó un microscopio Leitz Orthoplan 
con sistema fotográfico Orthomat, con el que se obtuvo las fotografías 
del presente trabajo. 

Dejamos constancia además, que esta comunicación es una 
parte del proyecto de investigación denominado "Taxonomía y Cito- 
taxonomía de los roedores chilenos" (Código 2.08.04), financiado por 
el Consejo de Investigación Científica de la Universidad de Con- 
cepción. 



BI BLIOGRAFI A 



Reig, O., Kiblinsky, P. 1969. Cromosome multiformity in the genus Ctenomys 
(Rodentia, Octodontidae). Ghromosoma, Beiiin, 28, 211-244. 

Venegas, W. 1973. El cariotipo de Ctenomys maulinus maulinus Philippi (Ro- 
dentia, Ctenomydae). Bol. Soc. Biol. de Concepción. 46, 145-154. 

Levan, A., Fredga, K., Sandberg, A. A. 1964. Nomenclature for centromeric po- 
sition on chromosomes. Hereditas, London. 52, 201-220. 



-287- 



BOL. SOC. BIOL. DE CONCEPCIÓN, TOMO XLVIII, pp. 289-296, 1974 



ANÁLISIS DE LA MEIOSIS EN EL MACHO 

DE CEPHALOCOEMA FLAVIROSTRIS (BLANCHARD), 1851 

(ORTHOPTERA, PROSCOPIIDAE) (*) 

POR 

GUIDO CEA CIFUENTES (**) 



Resumen 

Se estudia la meiosis de los individuos de una población de Cephalocoema 
flavirosíris (Blanchard), 1851 (Orthoptera, Proscopiidae) del Parque Hualpén, 
Provincia de Concepción, Chile. Se confecciona el idiograma a partir de esper- 
maiogonias. Se analiza el comportamiento de los cromosomas durante la meiosis; 
se establece la frecuencia de quiasmas, el coeficiente de terminalización y el índice 
de recombinación. El cariotipo de esta población está formado por 2n = 19,XO 
cromosomas. Con la información existente sobre la citogenética del grupo se 
intenta una discusión al respecto. 

Abstract 

Meiosis of individuáis belonging to a population of Cephalocoema flavi- 
rostris (Blanchard), 1851 of Parque Hualpen, Provincia de Concepción, Chile, has 
been studied. Idiogram of spermatogonial cells, analysis of chromosomes be- 
haviour during meiosis, calculation of chiasma frequency, terminalization 
coefficient and recombination index have been made. The kariotype of this 
population is 2n = 19,XO chromosomes. With the present Information about 
the group the results are discussed. 



INTRODUCCIÓN 

La familia Proscopiidae, endémica de Sud América constituye 
una agrupación de sumo interés en la fauna de acridomorfos chilenos 
por su importancia numérica, dentro de las especies conocidas y sus 
particulares características. 

(*) Proyecto CIC 2.08.01 
(**) Departamento de Biología Celular, Instituto de Biología "Ottmar Wilhelm Grob", Universidad 
de Concepción, Chile. 



-289- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 



El conocimiento cariológico de la familia es fragmentario. Sólo 
unas pocas especies han sido estudiadas por Piza (1943, 1945), De 
Castro (1946), Dasgupta 1968 y Mesa (1973). En el presente trabajo 
se estudia el cariotipo y se analiza la meiosis de Cephalocoema flavi- 
rostris (Bl.) especie endémica de Chile. 



MATERIALES Y MÉTODOS 

El material analizado corresponde a 10 machos de una pobla- 
ción de Cephalocoema flavirostris (Bl.) que habita en el Parque 
Hualpén, Provincia de Concepción, Chile, en áreas restringidas y aso- 
ciada a la presencia de una mirtácea arbustiva Ugni molinae Turcz, 
y a gramíneas de los géneros Piptochaeíium y Stipa. Los individuos 
se mimetizan con esta vegetación por su forma peculiar y coloración 
amarillo verdoso. 




7617 1819 



10 11 12 13 14 15 



1 234 5 6789 



10/^ 

Fig. 1.— Cariotipo de Cephalocoema flavirostris (Blanchard) 1851. Metafase gonial. 



Los machos capturados fueron tratados, para el estudio cromo- 
sómico, según la técnica de goteo adaptada para gónadas de insectos 
usada habitualmente en nuestro laboratorio (Cea, G. 1974). Se anali- 
zaron 50 núcleos para cada uno de los estadios estudiados. 

RESULTADOS 

CROMOSOMAS GONIALES. 

El cariotipo de los individuos de esta población, obtenido de 
células goniales (Fig. 1) está compuesto por 2n — 19,XO cromosomas 
los que ordenados en serie decreciente en función de la longitud por- 
centual y relación Bl/Bc (Fig. 2), fueron agrupados en el idiograma, 
utilizando la nomenclatura de Levan et al, 1964, cuya descripción es 



-290- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

la siguiente (Fig. 3). Grupo A corresponde a los cromosomas de mayor 
tamaño. Está incluido en este grupo el cromosoma sexual acrocéntrico 
y el más grande del complemento, tres parejas de autosomas acro- 
céntricos y una de subtelocéntricos. Las dos parejas de acrocéntricos 
más grandes poseen contricciones secundarias claramente observables. 
El grupo B está integrado por cromosomas de tamaño medio, un par 
acrocéntrico y dos pares subtelocéntricos. El grupo C está formado 
por dos parejas de cromosomas subtelocéntricos los más pequeños del 
complemento. En la mayoría de los núcleos goniales, durante la meta- 
fase no se perciben características heterocromáticas diferenciales del 
cromosoma X el cual se halla en estado de isopicnosis con respecto 
a los autosomas. 

CROMOSOMAS MEIOTICOS. 

Los estadios leptonémicos son abundantes como así también 
el cigonema y paquinema lo cual indica que son de larga duración. 
El cromosoma X presenta un aspecto vesicular característico en hetero- 
picnosis positiva hasta el final del paquinema. 

Al iniciarse el diplonema la repulsión de los homólogos es casi 
simultánea para los bivalentes pequeños en tanto que en los bivalentes 
grandes la separación se realiza en distintos momentos para cada bi- 
valente. El cromosoma X cambia su estructura a medida que avanza 
la profase para transformarse en un elemento helicoidal que presenta 
heteropicnosis negativa (Fig. 4). 

El diplonema medio muestra la posición de los quiasmas en 
los distintos bivalentes (Fig. 4). Los bivalentes grandes tienen por lo 
general dos quiasmas distales y algunas veces presentan dos distales 
y uno intersticial. Dos de los bivalentes medianos presentan igual con- 
figuración quiasmática. Los restantes bivalentes poseen en este estadio 
un quiasma distal. 

Durante la diacinesis la posición y número de quiasmas se man- 
tiene sin mayores cambios hasta alcanzar la metafase I. En esta etapa 
casi todos los bivalentes se hallan en proceso de terminalización pre- 
sentando dos quiasmas, uno distal y otro terminal los elementos gran- 
des, y un quiasma distal los bivalentes medianos y pequeños (Fig. 4). 

La primera división es reduccional para el cromosoma X. 

En el Cuadro N? 1 se indican los datos referentes a la frecuen- 
cia de quiasmas por núcleo, frecuencia de quiasmas por bivalente, 
porcentaje de bivalentes con uno, dos y tres quiasmas para el diplo- 
nema medio, diacinesis y metafase I e índice de recombinación calcu- 
lado para el diplonema medio cuyo valor es de 23,11. 

La frecuencia de quiasmas durante el diplonema, diacinesis y 
metafase I experimenta una gradual reducción con un aumento co- 
rrespondiente en el coeficiente de terminalización. 



-291- 



co- 

10- 

9 

t 

8 

5 

st 4 

-3 

2 

1 





- 2 



55 



me. 



1. 



OO 



O 



2 4 6 8 10 12 14 16 18 20 

Longitud '/• 



Fig. 2.— Relación BL/BC vs. longitud porcentual de los cromosomas homólogos 
de Cephalocoema flavirostris (Blanchard) 1851. t = cromosoma acrocen- 
trico; st = cromosoma subtelocéntrico; s = pequeños; me = medianos; 1 -= 
grandes. 

Sin que se observen estadios de intercinesis los cromosomas se 
ordenan en la metafase II luego de lo cual dan origen a dos clases 
de espermátidas con 9 + X y 9 + O cromosomas. Esta división es 
ecuacional para el cromosoma X 

Durante la segunda división meiótica fue posible individualizar 
por su tamaño al cromosoma sexual observándose una reacción dife- 
rencial de heterocromaticidad negativa. 

Cuadro NQ 1 
FRECUENCIA DE QUIASMAS Y COEFICIENTE DE TERMINALIZACION EN 
DIFERENTES ESTADOS DE LA MEIOSIS DE CEPHALOCOEMA 
FLAVIROSTRIS (BLANCHARD) 1851 



Frecuencia 
de quiasmas 


Frecuencia 
de quiasmas 
X bivalentes 


% de Bivalentes 






fie 


índice de 


1 quiasma 2 quiasmas 


3 quiasmas 
11.11 


terminalización 


reocmbinación 


14.11 


1.56 


50.9 36.6 


0.24 




23.11 


12.76 


1.42 


58.2 44.9 





0.38 




— 


12.84 


1.42 


51.8 47.00 





0.62 




— 



-292 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 
DISC USION 

En la familia Proscopiidae han sido estudiadas hasta el pre- 
sente, desde el punto de vista cariológico, seis especies pertenecientes 
a cuatro géneros (Cuadro N? 2). Cephalocoema zilkari con 2n = 17,XO 
cromosomas, Cephalocoema horelli y Cephalocoema canaliculata con 
2n -- 19,XO cromosomas. Tetanorynchus mendesi con 2n = 17,XO 
cromosomas. El género Tetanorynchus es muy afin a Cephalocoema. 
Hybiisa armaticollis según Mesa, 1973, representa 2n = 17,XO cro- 
mosomas. Sin embargo la especie armaticollis Bl. (Blanchard, 1851) 
por tener "dos gruesas puntas divergentes cerca del borde anterior" 
del protórax, no está ubicada dentro del género Hyhusa (este género 
es endémico de Chile) ya que en la diagnosis del género Hyhusa no 
se describen puntas divergentes en el borde anterior del pronoto 
(Meilo-Leitao, 1939). En todo caso está incluida en Anchocoema en 
concordancia con Liebermann, 1942, 1944. Anchocoema sp. posee 
2n = 15,XO cromosomas según el mismo autor. 

Cuadro N9 2 
NUMERO CROMOSOMICO EN PROSCOPIIDAE 



Especie 



Número diploide 
de cromosomas 



Autor 



Cephalocoema zilkari Piza 
Cephalocoema horelli (Giglio-Tos) 
Cephalocoema canaliculata (Guérin) 



17,XO 
19,XO 
19,XO 



Piza, 1943 

De Castro, 1946 

Dasgupta, 1968 



Tetanorynchus mendesi Piza 
(= Cephalocoema sica Serville) 

Hyhusa armaticollis * 



17,XO 



Piza, 1943 
1945 



17,XO 



Mesa, 1973 



Anchocoema, sp. * 



15,XO 



Mesa, 1973 



Ver discusión. 



La especie Cephalocoema flavirostris tiene 2n = 19,XO cromo- 
somas algunos de éstos son acrocéntricos, 4 parejas y el X, los restantes 
subtelocéntricos o sea con centrómeros de posición subterminal. Con el 
objeto de tener un patrón de comparación estándar se ha aplicado la 
nomenclatura de Levan et Al, 1964, para la clasificación morfológica 
de los cromosomas (Cuadro N9 3). A juzgar por las ilustraciones e 
información entregada por los distintos autores, del examen visual 
del complemento cromosómico, en todas las especies analizadas se 
han encontrado cromosomas acrocéntricos, con excepción de Ancho- 
coema sp. e Hyhusa armaticollis (??) que tienen ambas, dos parejas 
de cromosomas con centrómeros ubicados en la región media. A mi 
juicio sería altamente conveniente efectuar un análisis más preciso 



-293- 



Bol. Soc. Bioi de Concepción, XLVIII, 1974. 



en cuanto a las medidas de longitud de los brazos cromosómicos ya 
que la posición del centrómero no es distal en algunos cromosomas 
como en el caso de Cephalocoema flavirostris. 



•/. 



^■\ 

2 
O 
2- 
A- 
6 
8 

10 
12- 
34- 
7f- 
IB- 



8.0 8.8 8.1 9.2 5.8 




Grupo: A 
X 7 2 



7.5 4.7 50 



í 



Grupo.B 
5 6 7 



6.0 



4 5 Relación ■■ 
BU Be. 



¡i 



Grupo :C 
8 9 



Fig. 3.— Idiograma de Cephalocoema flavirostris (Blanchard), 1851. 

Cuadro NQ 3 

NOMENCLATURA CROMOSOMICA DE ACUERDO A LA POSICIÓN DEL 

CENTRÓMERO (LEVAN ET AL, 1964) 



Nombre del Cromosoma 


Localización del 


Abreviatura 


Relación 




Centrómero 




Bl/Bc 


Mediacéntrico 


Punto medio 


M 


1.0 


Metacéntrico 


Región media 


m 


1.0-1.7 


Submetacéntrico 


Región submediana 


sm 


1.7-3.0 


Subtelocéntrico 


Región subterminal 


st 


3.0-7.0 


Acrocéntrico 


Región terminal 


t 


7.0- 00 


Telocéntrico 


Punto terminal 


T 





En todas las especies estudiadas el mecanismo de determinación 
del sexo es del tipo XO en el macho y XX en la hembra. Cephalo- 
coema canaliculata es la mejor conocida desde el punto de vista de 
la morfología, número y comportamiento cromosómico durante la 
meiosis (Dasgupta, 1968). En función de estos parámetros el autor es- 
pecula con la posibilidad de que esa especie sea polimórfica y la sub- 
divide en especie A, B y C especialmente en función de la longitud 
porcentual y comportamiento diferencial del cromosoma X en los 
tres grupos. Cephalocoema flavirostris tiene un cariotipo muy similar 



-294- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 




Fig. 4.— Meiosis en Cephalocoema flavirostris (Blanchard) 1851. A, B Diplonema 
final. C, D. Diacineis. E, F. Metalase I. En cada caso la flecha indica 
el univalente X. 

al de Cephalocoema canaliculata especie B de Dasgupta aún en cuanto 
al heterocromosoma que es el más grande del complemento, pero di- 
fiere notoriamente en cuanto a la primera pareja de autosomas que 
presentan conspicuas constricciones secundarias. Igualmente el com- 
portamiento de los bivalentes durante la meiosis es muy similar y 
los valores de frecuencia de quiasmas y coeficiente de terminalización 
son muy cercanos. Es posible que el análisis de otras poblaciones de 
Cephalocoema flavirostris pueda conducir a evidenciar variaciones 
cariotípicas ya que el índice de recombinación de esta población in- 
dica una tendencia a una flexibilidad genética relativamente alta. 



-295- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 



bibliografía 



Blanchard, en Gay. 1851. Historia Física y Política de Chile, Zoología, 6:59-63. 
Cea, G. 1974. Nuevo método para el estudio de cromosomas en insectos. Bol. Soc. 

Biol. de Concepción. ^7:289-291. 
Dasgupta, J. 1968. Anaiysis of Male Meiosis in Cephalocoema canaliculata Guér'n 

(Orthoptera, Proscopiidae). La Cellule. 67(2): 131-1 37. 
De Castro, Yone G. P. 1946. Notas sobre os cromossómios dos proscopiidios. Anais 

Esc. Sup. Agrie. "Luis de Queiroz" (Univ. Sao Paulo, Brasil, 3(38):273-275. 
Levan, Al, Fredga, K., Sandberg, A. A. 1964. Nomenclature for centromeric po- 

sition on chromosomes. Hereditas, London, 52:201-220. 
Liebermann, J. 1942. Lista definitiva de los Acridoideos de Chile. Bol. San. Veg. 

Chile 2(2):133-139. 
Liebermann, J. 1944. Los Acridoideos de Chile. Rev. Chile. Rev. Chil. Histo. Nat. 

48:1-158. 
Mesa, A. 1973. Los cromosomas de algunas especies de Acridios y Proscopidos 

Chilenos (Orthoptera-Caelifera). Trabajos del V Congreso Latino-Americano de 

Zoología. Montevideo 18-23 de octubre 1971. Tomo I. 
Mello-Leitao, C. 1939. Estudio Monográfico de los Proscopidos. Rev. Mus. de La 

Plata. Secc. Zool. 7:279-478. 
Piza, S. de Toledo. 1939. Cromossómios em Proscopiidae (Orthoptera Acridoidea). 

Rev. de Agrie, Esc. Sup. Agrie. "Luis de Queiroz" (Univ. Sao Paulo, Brasil), 

18(9-10):347-350. 
Piza, S. de Toledo. 1945. Comportamiento de heterocromosómio em alguns Ortóp- 
teros de Brasil. Anais Esc. Sup. Agrie. "Luis de Queiroz" (Univ. Sao Paulo, 

Brasil) 2(16):173-207. 



296 



BOL. SOC. BIOL. DE CONCEPCIÓN, TOMO XLVIII, pp. 297-314, 1974 



DIVISIONES BIOGEOGRAFICAS DE LA XII REGIÓN 
CHILENA (MAGALLANES) 

POR 

TOMAS CEKALOVIC KUSCHEVICH (*) 



Resumen 

Se propone un nuevo enfoque biogeográfico para el estudio y comprensión 
de la Fauna y Flora de la Región Magallánica (48Q30'S a 56Q32'S). 

A continuación se indican los principales componentes de la fauna estu- 
diada: Araclinida: Scorpiones, Opiliones y Solifugae; Insecta: Coleóptera (Cur- 
culionidae, Tenebrionidae, Carabidae, Cicindelidae, Scarabaeidae, Cerambycidae, 
Lucanidae, Elateridae, etc.), Hemiptera (Aradidae, Enicocephalidae, Peloridiidae, 
Nabidae, Myridae, Lygaeidae, etc.), Orthoptera (Acrididae), Hymenoptera (For- 
micidae), Plecoptera (Grypopterygidae) y Dermaptera (Labiduridae); Amphibia, 
Reptilia y Mammalia (Rodentia). 

Se dan a conocer las plantas más representativas para tipificar las zonas 
propuestas, pertenecen a las siguientes Familias: Fagaceae, Celastraceae, Wintera- 
ceae, Proteaceae, Escalloniaceae, Berberidaceae, Verbenaceae, Empetraceae, Myzo- 
dendraceae, Compositae, Cyperaceae, Graminae, Rosaceae, Plumbaginaceae, Umbe- 
lliferae, Orchidaceae, Yiolaceae, Ericaceae, Leguminoceae, Cupressaceae, Gun- 
neraceae, Cyttariaceae, Coniferas y Polypodiaceae. 

Basado en la distribución de las plantas y animales de la Región de Ma- 
gallanes, el autor propone las cinco zonas siguientes: 1.— Zona Pacífico Austral; 
2.— Zona Hielo Patagónico; 3.— Zona de Selva Avistral; 4.— Zona de Matorral; 
5.— Zona de Estepa. 

A BSTRACT 

A new biogeographical approach for studying and understanding the dís- 
tribution of the fauna and flora of the Magellanic Región (48Q30'S to 56932'S), 
is here proposed. 

The principal components of the studies fauna belong to: Arachnida: 
Scorpiones, Opiliones and Solifugae; Insecta: Coleóptera (Curculionidae, Tene- 
brionidae, Carabidae, Cicindelidae, Scarabaeidae, Cerambycidae, Lucanidae, Ela- 
teridae, etc.), Hemiptera (Aradidae, Enicocephalidae, Peloridiidae, Nabidae, 
Myridae, Lygaeidae, etc.), Orthoptera (Acrididae), Hymenoptera (Formicidae), 
Plecoptera (Grypopterygidae) and Dermaptera (Labiduridae); Amphibia, Reptilia 
and Mammalia (Rodentia). 

(*) Conservador del Museo, Instituto de Biología "Ottmar Wilhelm G.", Casilla 1367, Universidsd 
de Concepción, Chile. 

-297- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

The most representative Plantae included for typifying the propose zones 
belong to the following families: Fagaceae, Celastraceae, Winteraceae, Proteaceae, 
Escalloniaceae, Berberidaceae, Verbenaceae, Empetraceae, Myzodendraceae, Com- 
positae, Cyperaceae, Graminae, Rosaceae, Plumbaginaceae, Umbelliferae, Orchi- 
daceae, Violaceae, Ericaceae, Leguminoceae, Cupressaceae, Gunneraceae, Cyttaria- 
ceae, Coniferas and Polypodiaceae. 

On the basis of the distribution o£ the plantae and animáis of the Mage- 
llanic Región, the author proposes the following five zones: 1 .— Southern Pacific 
Zone; 2.— Patagonic Ice Zone; 3.— Southern Forest Zone; 4.— Heath Zone; 5.— 
Steppe Zone. 



INTR O DUC CION 

Nuestro país ha sido objeto de varios estudios con divisiones 
fito y zoogeográficas basadas en plantas (Skottsberg, 1909, 1916), (Pi- 
sano, 1956); en algunos grupos de animales: Mamíferos (Osgood, 
1943), Mamíferos, Aves, Reptiles, Batracios y algunos Artrópodos 
(Mann, 1960), Mamíferos, Aves, Reptiles y Batracios (Markham, 1971), 
Coleóptera, Tenebrionidae (Peña, 1965, 1966); Coleóptera, Curculio- 
nidae (O'Brien, 1971), Plantas y Coleóptera (Kuschel, 1960); Ecología 
y Biogeografía (Mann y Mann, 1964), Ecología (DiCastri, 1964), etc. 
La Provincia de Magallanes, al igual que otras del país fue dividida 
en distintas zonas, regiones, comunidades, asociaciones vegetales o dis- 
tritos, de acuerdo al criterio de cada autor. 

En el presente trabajo, en primer término, el autor interpreta y 
da a conocer las delimitaciones de los distritos zoogeográficos, omi- 
tidos en el "Mapa de Distribución Zoogeográfica de la Provincia de 
Magallanes por B. J. Markham; en segundo lugar, basado en datos 
vegetacionales, de observación personal en el terreno y del estudio 
de material aracnológico y entomológico, propone cinco divisiones de 
zonas biogeográficas de la actual XII región de Chile. 



Parte I 

INTERPRETACIÓN DE LIMITES DE LOS DISTRITOS ZOOGEOGRÁFICOS 

DE MARKHAM, 1971 

Distrito I. CANALES PATAGÓNICOS. 

Comprende el sector NW de Magallanes, agrupando todas las 
islas del Pacífico entre los 48930' al 52940' latitud Sur, sus límites son: 
Norte: Canal Castillo; Canal Adalberto; Paso Search; quedando como 
cabecera de distrito las costas Norte de las islas Esmeralda, Hyatt, 
Aldea, Knorr y Wellington; Sur: vertiente occidental del Estrecho de 
Magallanes; Este: Canal Messier; Canal del Indio; Canal Grappler; 
Canal Chartens; Canal Concepción; Seno Andrés; Canal Pitt; Fiordo 

-298- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

Peel; Canal Sarmiento; Estrecho CoUingwood; Paso Victoria; Canal 
Mayne; Canal Smith, hasta tocar la entrada occidental del Estrecho 
de Magallanes; Oeste: Océano Pacífico. 

Distrito 2. CANALES FUEGUINOS. 

Está ubicado en la parte SSW del Océano Pacífico, desde los 
52940' hacia el Sur y en la parte meridional de la Isla Tierra del 
Fuego desde los 53*?45' hasta los 54950' latitud Sur. Los límites son: 
Norte: Salida occidental del Estrecho de Magallanes; Paso del Ham- 
bre; Canal Whiteside; Seno Almirantazgo; Río Azopardo; Lago Fag- 
nano; Sur: Océano Pacífico; Canal Desolación; Península de Breck- 
nock; Cordillera Darwin; Bahía Yendegaia; Este: Línea fronteriza con 
la República Argentina que parte desde la ribera SW del Lago Fag- 
nano; Sierra de Valdivieso y costa Sur de la Isla Tierra del Fuego en 
el Canal de Beagle, un poco al Este de la Bahía de Yendegaia; Oeste: 
Océano Pacífico. Las principales islas que comprenden este distrito 
son: Desolación, Santa Inés; Clarence; Capitán Aracena; Dawson; 
Camdem y parte meridional de la Tierra del Fuego. 

Distrito 3. ISLAS AUSTRALES. 

Comprende todas las islas y archipiélagos ubicados al Sur del 
Canal de Beagle entre los 54940' al 56900' latitud Sur, incluyendo 
además las dos Islas de Diego Ramírez (56932'S, 68943'W). Sus límites 
son: Norte: Canal Ballenero; Canal Pomar; grupo de las islas Tim- 
bales; Canal Darwin (Brazo Noroeste); Canal Beagle y Canal Moat; 
Sur: Océano Atlántico; Oeste: Océano Pacífico. Las principales islas 
que componen este distrito son: Isla Stewart; Isla O'Brien, Isla Lon- 
donderry. Isla Hoste, Isla Navarino, Isla Picton, Isla Nueva, Isla Len- 
nox. Islas Wollaston, Isla Grevy, Isla Deceit, Isla Herchel, Isla Her- 
mite e Isla Hornos. 

Distrito 4. ISLA GRANDE DE TIERRA DEL FUEGO. 

Pertenece a este distrito la parte Norte de la Isla Tierra del 
Fuego. Los límites son: Norte: Segunda y Primera Angostura del 
Estrecho de Magallanes, hasta la entrada oriental del mismo; Sur: 
Seno Almirantazgo; Río Azopardo; extremo occidental del Lago 
Fagnano, hasta tocar el límite fronterizo Chile- Argentina; Este: Fron- 
tera Chile-Argentina, representada por una línea vertical que se traza 
desde el Cabo Espíritu Santo hasta la riviera Norte del Lago Fagnano; 
Oeste: Estrecho de Magallanes; Bahía Inútil; Canal Whiteside. 

Distrito 5. ZONA CENTRO ORIENTAL MAGALLANICA. 

Al presente distrito, Markham considera la estepa continental 
patagónica. Sus límites son: Norte: Línea fronteriza con la República 
Argentina desde el Río Penitente cerca de los 719 W, hasta Punta 

-299- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

Diingenes, en la entrada oriental del Estrecho de Magallanes; Sur: 
Una línea oblicua que atravieza la Península de Brunswick desde 
la entrada NE del Canal Fitz Roy hasta el Río Chabunco aproxima- 
damente; Este: Estrecho de Magallanes, desde Punta Dungenes hasta 
la desembocadura del Río Chabunco; Oeste: Una línea imaginaria que 
se origina en la intersección del Río Penitente con la Frontera Chile- 
Argentina, hasta la entrada NE del Canal Fitz Roy en el Seno Skyring. 
Se incluyen en este distrito las islas Isabel, Magdalena y el Islote Marta, 
ubicados en el Estrecho de Magallanes. 

Distrito 6. PRECORDILLERA ORIENTAL. 

Pertenecen a este distrito la parte Sur de la Península de 
Brusnswick; la Isla Riesco e islas pequeñas adyacentes; la Península de 
Muñoz Camero y parte del continente al Sur de Puerto Natales. Sus 
límites son: Norte: Península Zach en el Estrecho Collingwood; Canal 
Unión; Ancón Sin Salida; Canal Mario Vicuña; Canal Valdés; Golfo 
Almirante Montt; Puerto Natales; Río Casas Viejas; línea fronteriza 
Chile-Argentina, desde Casas Viejas hasta la intersección con el Río 
Penitente; Sur: Estrecho de Magallanes, desde la salida Sur del Canal 
Smith hasta el Cabo Frodward en la Península de Brunswick; Este: 
Estrecho de Magallanes, desde el Río Chabunco hacia el Sur; Paso del 
Hambre, hasta el Cabo Frodward; Oeste: Canal Smith, desde el Paso 
Victoria en la Península Zach, hasta la salida occidental del Estrecho 
de Magallanes. 

Distrito 7. ULTIMA ESPERANZA. 

Comprende la porción centro-Sur del Departamento de Ultima 
Esperanza, entre los 50^35' a los 51"?40' latitud Sur. Los límites que 
identifican a este distrito son: Norte: Seno Peel; Cerro Punzón; Lago 
Dickson; Cerro Divisadero; Sierra Baguales en toda su extensión hasta 
tocar con el límite Chile-Argentina en el Paso Baguales; Sur: Canal 
Unión; Canal Mario Vicuña; Canal Valdés; Golfo Almirante Montt; 
Puerto Natales; Río de las Casas Viejas, hasta tocar con la frontera 
Chile-Argentina; Este: Seno Peel; Canal Sarmiento; Estrecho Colling- 
wood; Canal Unión; Oeste: Línea fronteriza Chile- Argentina, desde 
el Paso Baguales en la parte septentrional hasta el Río de las Casas 
Viejas en su parte meridional. En este distrito Marckham incluye una 
gran extensión del hielo continental que debería haberlo insertado 
en el último Distrito N? 8, llamado por él "Hielo Patagónico". 

Distrito 8. HIELO PATAGÓNICO. 

Se encuentra en la parte Norte de la Región de Magallanes, 
entre los 48950' a los 52920' latitud Sur. Los límites de este distrito 
son: Norte: Una línea oblicua que nace en el Fiordo Témpano, pa- 
sando por la cumbre del Cerro Lautaro en el Cordón Pío XI, para 

-300- 



Bol. Soc. Biol de (Concepción, XLVIII, 1974. 

llegar hasta la cima del Cerro Chalten o Fitz Roy en el límite con la 
República Argentina; Sur: Entrada meridional del Canal Pitt; Seno 
Peel; Cerro Pimzón; límite con la República Argentina al NW del 
Lago Dickson; Este: Límite con la República Argentina, desde el 
Cerro Chalten o Fitz Roy; Monte Doblado; Altiplano Italia con los 
Cerros Don Bosco, Murallón y Cono; más hacia el Sur el Cerro 
Bertrand; Cerro Agassiz; Cerro Spegazzini y Cerro Punzón; Oeste 
Canal Messier; Canal del Indio; Canal Grappler; Canal Chartens; Ca- 
nal Ancho; Canal Concepción; Seno Andrés; Canal Pitt; Fiordo Peel; 
Canal Sarmiento; Estrecho Collingwood; Paso Victoria; Canal Mayne 
y Canal Smith hasta tocar la entrada occidental del Estrecho de Ma- 
gallanes. 



P A RTE I I 

ZONAS BIOGEOGRAFICAS: SUS LIMITES, CARACTERÍSTICAS Y 
COMPONENTES DE LA FLORA Y FAUNA 

MAS REPRESENTATIVOS 
(Ver Mapa: Zonas biogeográficas de Magallanes) 

La fauna de Magallanes guarda íntima relación con las distintas 
asociaciones vegetales, en tal forma que usando diversos conjuntos de 
comunidades vegetales e incluyendo los animales más característicos, 
podemos dividir a la XII Región de Magallanes en 5 zonas bien defi- 
nidas, las que sin lugar a dudas, en estudios posteriores podrían sub- 
dividirse en subzonas o comunidades. Las 5 zonas que el autor pro- 
pone en el presente trabajo son: 

1.— Zona Pacífico Austral. 
2.— Zona Hielo Patagónico. 
3.— Zona de Selva Austral. 
4.— Zona de Matorral. 
5.— Zona de Estepa. 

Zona 1. PACIFICO AUSTRAL. 

Esta zona abarca la mayor parte de las islas del Pacífico Sur, 
ocupando parte de la región costera continental, desde los 48?40' a 
los 56930' latitud Sur. 

Los límites que separan esta zona son: Norte: Canal Castillo; 
Canal Adalberto; Paso Search y Seno Témpanos; Sur: Archipiélago 
de las Wollaston; Cabo de Hornos e islas Diego Ramírez; Este: Seno 
Témpanos hasta el Seno Eyre y la Bahía San Andrés; Caleta Amalia 
en el Seno Peel y más hacia el Sur hasta el Cabo Farnest, ocupando 
toda la costa de la Cordillera Sarmiento, luego toda la costa Pacífica 

-301- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 



ZONAS BIOGEOGRAFICAS DE MAGALLANES 

Tomás CekaLovic K.,197A 

■H 1 ZONA PACIFICO AUSTRAL 
Wmm 2 ZONA DE HIELO PATAGÓNICO 
3 ZONA DE SELVA AUSTRAL 



100 Km. 




Fig. 1.— Mapa de la XII región de Chile y sus zonas biogeográficas. 



de la Península Muñoz Camero, de la Isla Riesco; la parte SW de 
la Península de Brunswick y finalmente la costa SW de la Isla Tierra 
del Fuego, en la Península de Brecknock y región del Canal de Beagie; 
Oeste: Océano Pacífico. 

Zona caracterizada por fuertes vientos y precipitaciones muy 
abundantes, 9.000 mm anuales (Peña, 1966) y otras informaciones 
obtenidas en la Estación Meteorológica de las Islas Evangelistas a la 
entrada del Estrecho de Magallanes, señalan 3078 mm anuales (Looser, 
1948). 



302 



Bo!. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

En el aspecto de la entomofauna, se destaca la presencia de 
formas indicadoras de esta zona: Telurus dissimilis; Falklandius an- 
tarcticus; Listroderes lugens; Listroderes lacunosus (Coleoptera-Cur- 
culionidae); Helops spp.; Parahelops sp. e Hydromedion spp. (Coleop- 
tera-Tenebrionidae). Entre el musgo se encuentran dos especies de 
Coleóptera: Morychastes australis y Pachymis puberulus (Byrrhidae); 
bajo piedras o pequeños trozos de madera, y con mayor frecuencia 
en las islas ubicadas al Sur del Canal de Beagle predominan los Cara- 
bidae de los géneros siguientes: Antarctonomus; Brachycaelus; Cas- 
cellius; Feroniola; Ahropus; Homalodera; Lissoplerus; Metius; Miga- 
dops; Notaphus y algunas especies características de Trechisibus y 
Bembidium. Entre la vegetación arboricola y arbustiva más abun- 
dante y representada por Fagaceae: Nothofagus antárctica y Notho- 
fagus betuloides y las Berberidaceae Berberís ilicijolia y Berberís 
buxífolía es frecuente capturar: Berberidícola exaratus; Anthonomus 
ornatus; Apíon fuegíanum (Coleóptera- Curculionidae); Cratonura 
rufíthorax (Coleoptera-Nitidulidae) y bajo la corteza, muy en especial 
de los Nothofagus, encontramos Isoderma gayi (Hemiptera-Aradidae); 
otros insectos que habitan en el interior o bajo de los troncos en 
estado de putrefacción son: Hypnoídus magellanícus (Coleoptera- 
Elateridae) y Mícroplophorus magellanícus (Coleoptera-Cerambyci- 
dae); la fauna hemipterológica está representada por formas muy 
escasas de especies poco conocidas como: Gamostolus subantarticus 
(Hemiptera-Enicocephalidae), Kuschelía edenensís y Pelorídium 
hammoníorum (Hemiptera-Peloridiidae). Los arácnidos más frecuentes 
en la foresta semi-húmeda están constituidos por: Chílegyndes phíllip- 
soní (Opiliones-Gonyleptidae), propio de la Península Muñoz Camero 
y Thrasychirus dentíchelís, T. gulosus y T. modestus (Opiliones-Pha- 
langiidae), hallados en diversas localidades de esta región. 

Los Amphibios aportan con dos especies presentes: Pleurodema 
bufonina y Batrachyla leptopus (Salientia-Leptodactylidae). Final- 
mente la vegetación más importante es la que proporcionamos a con- 
tinuación: Especies arbóreas: Nothofagus antárctica; Nothofagus be- 
tuloides (Fagaceae); Drímys winteri (Winteraceae); Pilgerodendron 
uvifera (Cupressaceae). Vegetación arbustiva: Maytenus magellaníca 
(Celastraceae); Berberís buxífolía y B. ílícífolia (Berberidaceae); Chí- 
liotrichíum díffusum, y Baccharís magellaníca (Compositae); Pernettya 
mucronata (Empetraceae). La vegetación herbácea que tapiza el suelo, 
está compuesta principalmente por: Codornochís lessoni (Orchida- 
ceae); F¿o/fl macúlala (Violaceae); Caltha díoneafolia y Ranunculus 
mínutífolius (Ranunculaceae); Erigeron phílippi (Compositae); Poa 
fuegíana (Gramineae); etc. 

Zona 2. HIELO PATAGÓNICO. 

Ocupa gran parte del extremo Norte de la Región de Maga- 
llanes, la porción central de la Península Muñoz Camero, las partes 

-303- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

más altas de las islas: Riesco, Santa Inés, Clarence y finalmente toda 
la parte central y meridional de la Península de Brecknock y Cordi- 
llera de Darwin en la isla Tierra del Fuego. Se encuentra desde los 
48'?40' a los 54*?50' latitud Sur. Sus deslindes son: Norte: Seno Tém- 
panos, pasando por el Cerro Lautaro en el Cordón Pío XI, para llegar 
hasta la cumbre del Cerro Chalten o Fitz Roy; Sur: Cordillera de 
Darwin en la isla Tierra del Fuego, próximo al Canal de Beagle; 
Este: Cerro Chalten o Fitz Roy; Monte Doblado; Altiplano Italia 
con los cerros: Don Bosco, Murallón y Cono; más al Sur el Cerro 
Bertrand; Cerro Agassiz, Cerro Spegazzini y Cerro Punzón; Ventis- 
quero Grey; Cerro Zapato; Cerro Perrier; Lago Tindall; Lago Azul 
y Cordillera Sarmiento; luego, en la Península Muñoz Camero, una 
línea vertical que atravieza desde el Monte Burney hasta el Seno 
Northbrook; en las islas Santa Inés, Clarence y Tierra del Fuego, ya 
hemos indicado su ubicación; Oeste: limita con los mismos puntos 
indicados para el límite Este de la Zona 1 denominada 'Tacíñco 
Austral". 

Es una zona cubierta casi totalmente por hielo o nieve, el clima 
está clasificado como "clima templado-frío con gran humedad" (Fuen- 
zalida, 1965), con temperaturas muy bajas, la media no sobrepasa los 
9^C durante varios meses del año; esta región está expuesta a los 
vientos del Pacífico, que soplan del Oeste con extraordinaria cons- 
tancia y fuerza. 

La vegetación está presente en las morrenas laterales de los 
glaciares y en los flancos de los cerros que están desprovistos de nieve 
o hielo. Las especies más comunes son: Nothofagus antárctica; N. 
hetuloides, N. pumilio (Fagaceae); Drimys winteri (Winteraceae); 
Pilgerodendron uvifera (Cupressaceae); Podocarpus nubigena (Coni- 
ferae); Pernettya mucronata (Ericaceae), etc. 

No se han obtenido trabajos publicados sobre la presencia de 
Arthropoda en esta Región; pero, según obsevraciones personales del 
Geólogo de la Universidad de Chile Sr. Cedomir Marangunic, du- 
rante algunas expediciones al "Hielo Continental", él ha encontrado 
abundancia de un insecto, que por las características enumeradas y 
la descripción de la forma, podría corresponder a una o más especies 
del Orden Hemiptera. El autor, en febrero de 1957, redescubrió la 
rara especie: Peloridium hanimoniorum (Hemiptera-Peloridiidae), en- 
contrando un número considerable de especímenes, sobre y entre la 
nieve en la parte más alta de los cerros ubicados al interior de Puerto 
Williams en la Isla Navarino, esta misma especie fue hallada más 
tarde por la Expedición del British Museum al Oeste de la Patagonia, 
en la Isla Wellington. A juzgar por las características y por la coinci- 
dencia sería posible, que los ejemplares vistos por Marangunic en el 
Hielo Continental, correspondan a la especie señalada. Hasta la fecha 
no se ha constatado la presencia de Amphibios y Reptiles en esta 
región. 

-304- 



Bol. Soc. Uiol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

Zona 3. SELVA AUSTRAL. 

Se encuentra ocupando una faja central encerrada por las zonas 
del Pacífico Austral, Hielo Patagónico y Matorral, entre los 51900' 
a los 5493O' latitud Sur. Los límites son: Norte: Región precordi- 
llerana del Payne entre los lagos Grey, Pehoe y Nordenskjold; Sur: 
Parte meridional de la Isla Dawson y costa Sur del Seno Almirantazgo 
hasta tocar el Lago íagnano, en la costa del Canal Beagle se interna 
por los valles de Yendegaia y Lapataia; Este: Una línea vertical desde 
el Lago Dickson hasta la desembocadura del río Serrano, más al Sur 
el Seno Worsley atravezando el Golfo Almirante Montt, penetrando 
luego el Seno Obstrucción hasta la costa continental en los 52^15' y 
tocando la desembocadura del Río Pinto en el Seno Skyring, continúa 
la línea pasando a la Isla Riesco a la altura de la Mina Elena, hasta la 
Ensenada del Indio, cruzando desde aquí el Seno de Otway hasta la 
costa occidental de la Península de Brunswick, desde el Río Grande 
hasta las proximidades de Punta Arenas, cruzando el Estrecho de 
Magallanes a la Isla Dawson y parte de la Isla Tierra del Fuego, se- 
parándolo de la zona Pacífico Austral, por el Canal Magdalena; Oeste: 
Lago Dickson; Cerro Punzón; Lago Grey; Lago Tindall; Lago Azul; 
costa oriental de la Cordillera Sarmiento; luego, una línea que atra- 
vieza la Península Muñoz Gamero desde las cercanías del Seno Poca 
Esperanza hasta el Estero de los Ventisqueros; en la Isla Riesco pasan- 
do por el Fiordo Pérez de Arce hasta el Canal Jerónimo, cruzando a la 
Península de Brunswick, donde se origina una línea oblicua desde 
Puerto Cutter hasta la Bahía Wood, distante unos 25 km al Oeste 
del Cabo Frodward. 

Esta zona presenta estratos arbustivos de bosques heterogéneos 
compuestos por asociaciones de Nothofagus betuloides-N. pumilio 
(Fagaceae); bosques mixtos perennifolios de Nothofagus hetuloides 
y Drimys winteri (Fagaceae- Winteraceae), por otra parte es frecuente 
observar en algunos sitios, bosques homogéneos compuestos exclusiva- 
mente por Nothofagus antárctica (Fagaceae). La entomofauna más 
importante corresponde a las siguientes especies: Aegorhinus vitulus 
y Polydrusus nothofagi (Curculionidae); Cratonura rufithorax (Niti- 
dulidae); Cyphon antárctica (Helodidae); Pycnosiphorus femoralis 
(Lucanidae); Microplophorus magellanicus, Calydon submetallicum 
y Callysphiris semicaligatus (Cerambycidae). Tanto en la parte con- 
tinental como en las islas encontramos en forma aislada o formando 
asociaciones, los siguientes árboles y arbustos: Maytenus magellanicus 
(Celastraceae); Embothrium coccineum (Proteaceae); Pernettya mu- 
cronata (Ericaceae); Empetrum rubrum (Empetraceae); entre la ve- 
getación herbácea predominan: Gunnera magellanica (Gunneraceae); 
Acaena ovalifolia y Rubus geoides (Rosaceae); Perezia magellanica 
(Compositae); Blechnum penna-marina; Asplenium dareoides; Polys- 
tichum mohrioides var. plicatum y P. multifidum (Polypodiaceae). 

-305- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

etc., entre los troncos en estado de putrefacción se encuentran nume- 
rosos artrópodos, en diversos estados pre-imaginales, larvas y pupas, 
como asimismo, son frecuentes: Hypnoidus magellanicus (Coleoptera- 
Elateridae); Metius malachiticus; Ceroglossus suturalis y varias espe- 
cies de los géneros Metius y Trechisibus (Coleoptera-Carabidae) ; 
Sericoides sp. (Coleoptera-Scarabaeidae); es común la presencia de pe- 
queños ácaros de color rojo-anaranjado (Acari-Trombidiformes) y de 
algunos arácnidos: Eubalta meridionalis y Metabalta hostilis (Opi- 
liones-Gonyleptidae). Entre la vegetación epífita de musgos y liqúenes, 
podemos señalar los heléchos más abundantes: Hymenophyllum pel- 
tatum y H. paniculatum (Lycopodiaceae). 

En los lugares donde los bosques se extienden hacia terrenos 
de carácter turboso, cuyo estrato está compuesto por Sphagnum ma- 
gellanicum (Sphagnoiceae), es común encontrar una flora acompa- 
ñante asociada compuesta principalmente: por Lycopodium panicu- 
latum (Lycopodiaceae); Carex magellanica (Cyperaceae); Gentianella 
magellanica (Gentianaceae); Perezia magellanica (Compositae); J uncus 
scheuzerindes (Juncaceae); Gaultheria myrtilloides (Ericaceae), etc. 
En este ambiente notamos la presencia de algunos insectos: Polychis- 
mes chilensis (Hemiptera-Lygaeidae); Isodermus gayi (Hemiptera-Ara- 
didae) y numerosas especies de diversas Familias de Hymenoptera, 
Díptera, Homoptera, y otros. En la vegetación arbórea constituida 
por especies de Fagáceas que crecen en forma "aparragada", Notho- 
fagus betuloides y N. antárctica, las que la mayoría de las veces están 
parasitadas por Myzodendron punctulatum y M. quadriflorum (Myzo- 
dendraceae) y además por Cyttaria darwini y C. hookeri (Cytariaceae), 
encontramos una fauna coleopterológica muy característica: Apion 
fuegianum (Coleoptera-Curculionidae); Hornius sulcifrons (Coleop- 
tera-Chrysomellidae) ; Aegorhinus vitulus y Rhyephenes maillei (Co- 
leoptera-Curculionidae). En los cojines formados por Sphagnum mage- 
llanicum, habita una especie de araña, Lycosa sp. (Araneae-Lycosidae). 
que construye profundas galerías que fluctúan entre los 0,30 a 0,60 m, 
y de un diámetro de alrededor de 0,05 m, siempre se ubica dentro de 
cada galería un solo individuo de araña. 

Zona 4. ZONA DE MATORRAL. 

Es una zona muy especial que tiene características y elementos 
pertenecientes a la Selva Austral y de la Estepa Patagónica. Algunas 
asociaciones vegetales características de la "estepa" se introducen, acu- 
ñándose entre los pequeños valles, lechos de ríos, morrenas de gla- 
ciares y lugares de bosques abiertos. Esta zona se presenta entre los 
51930' latitud Sur y está representada por una franja oblicua, cuyos 
límites son: Norte: Lago Pehoé y Lago Nordenskjold; Sur: Costa 
Norte del Seno Almirantazgo en la Isla Tierra del Fuego; Este: Río 
Grey; Lago Porteño; La Península; curso medio del Río Tres Pasos; 

-306- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

Puerto Prat; se incluye en su totalidad la Península Antonio Varas 
y posteriormente en la parte continental, una línea que une los si- 
guientes lugares geográficos: Puerto Natales; costa oriental del Lago 
Aníbal Pinto, continuándose en una línea horizontal hasta Río Ru- 
bens y Morro Chico, desde este punto, una línea que baja por la ver- 
tiente oriental del Cordón de Verano hasta tocar Río Verde en el 
Seno Skyring; el sector NE de la Isla Riesco, cuyo límite es el Canal 
Fitz Roy; luego una línea curva en la Península de Brunswick desde 
la desembocadura del Río de los Patos en el Seno de Otway hasta 
las proximidades de Cabo Negio en la costa del Estrecho de Magalla- 
nes; continúa la línea en la parte N. de la Isla Dawson, y finalmente 
en la Isla Tierra del Fuego, sigue esta línea desde la desembocadura 
del Río Woodsend, al Oeste del Cabo Cameron; curso inferior del 
Río Grande, hasta tocar con la frontera Chile- Argentina; Oeste: Li- 
mita con los mismos puntos señalados para el Este de la Zona de 
Matorral. 

La vegetación arbórea se presenta corrientemente en forma 
aparragada, en especial: Nothofagus antárctica y N. pumilio; son fre- 
cuentes y características de las comunidades o asociaciones vegetales 
arbustivas y sub-arbustivas: de Berberís buxifolia y Chiliotrichhim 
diffusufn; en otros lugares, Baccharis magellanica-Chiliotrichium diffií- 
sum. En la zona de Ultima Esperanza se encuentran en forma aislada: 
Adesmia boroniodes (Leguminoceae); Verbena tridens (Verbenaceae) ; 
Escallonia virgata (Escalloniaceae) y Senecio patagónica (Compositae) 
y formando grandes cojines: Bolax bovei; Azorella selago y Mulinum 
spinosum (Umbelliferae). Es interesante destacar la alta densidad tanto 
de especies como de ejemplares que se cobijan bajo estas asociaciones 
vegetales; para algunos les sirve de protección de los fuertes vientos 
reinantes o para quedar resguardados de las bajas temperaturas en 
el crepúsculo y en la noche, para otros constituye un sitio ideal para 
el alimento en estado larval de algunos insectos, por ejemplo, se en- 
cuentran consumiendo raíces de la vegetación ya señalada: Caneor- 
hi?iiis instabais; Acrostomiis magellanicus y Cylindrorhinus tessellatus 
(Coleoptera-Curculionidae); otros insectos que vagabundean por la 
"estepa" llegan a refugiarse, tal es el caso de varias especies de Tene- 
brionidae: Nyctelia miilticristata; N. rectestriata; N. corrugata; Epi- 
pedonota lata; E. tricostata; Emmallodera multipunctata; Praocis bi- 
carinata y otros; son abundantes algunas especies de Carabidae, de 
las que cabe señalar Barypus clivinoides. La fauna mirmecológica 
está representada por las siguientes especies: Pogodonomyrmex ver- 
miculatus; Camponotus distinguendus; Lasiophanes picinus y Arauco- 
myrmex antarcticus (Hymenoptera-Formicidae). La vegetación her- 
bácea más importante está constituida por: Stipa speciosa y Poa pla- 
tensis (Graminaceae); Viola maculata (Violaceae); Acaena ovalifolia 
(Rosaceae); Lathynis magellanicus (Leguminoceae); Armeria chilensis 

-307- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

(Plumbaginaceae) y Riirnex acetosella (Polygonaceae), esta última for- 
mando densas comunidades, ocultando bajo ellas pequeños insectos 
de las familias: Carabidae; Staphylinidae; Curculionidae; Tenebrio- 
nidae y el Hemiptera Bergidia polychroma (Lygaeidae). Finalmente 
destacamos un importante insecto: Pycnochila fallaciosa (Cicindelidae), 
propio de las zonas de estepa, pero que es, a juicio del autor el mejor 
indicador que limita la Zona de Matorral de la Zona de Estepa. 

Zona 5. ZONA DE ESTEPA. 

Comprende la parte oriental del cono austral de América del 
Sur, donde los bosques desaparecen para dar lugar a las extensas 
pampas patagónicas. En general se presentan en grandes extensiones 
suavemente onduladas y tapizadas de una vegetación herbácea y 
subarbustiva donde predominan las Gramíneas, Compuestas y 
Umbelíferas. La estepa en la región de Magallanes se encuentra 
presente en cinco secciones o sectores: una sección Norte entre los 
49'?00' a los 49^25', que se encuentra interrumpida en esta latitud 
por la presencia del Ventisquero Viedma que atravieza la frontera 
hacia el lado argentino llegando al Lago de su mismo nombre en la 
provincia de Santa Cruz; un poco más al Sur una angosta faja junto 
a la frontera con Argentina, desde el Cerro Bertrand hasta el Cerro 
Spegazzini; a continuación una gran extensión de estepa continental 
cuyos límites son: Norte: Lago Dickson; Cerro Agudo; Paso Zamora, 
y Paso Verlika en los SO'^^O'; luego el límite continúa más hacia 
el Sur en una línea horizontal que corre por el paralelo 52*? a lo 
largo de la frontera con Argentina y que nace en la intersección del 
Chorrillo de los Alambres hasta los 70900' W, un poco al Este del 
Cerro Picana; a continuación la línea fronteriza dobla en ángulo 
hacia el SE hasta el Monte Aymond y desde este punto, continúa 
por la frontera hasta tocar el extremo de Punta Dungenes en el 
Estrecho de Magallanes. La estepa también ocupa la parte Norte de 
la Isla Tierra del Fuego y la parte Centro-Sur de la Isla Navarino; 
Sur: Costa oriental del Lago Aníbal Pinto, que continúa en una línea 
horizontal hasta el Río Rubens y Morro Chico en los 53*?50' aproxi- 
madamente; posteriormente en la Península de Brunswick, en los 
53^00' desde la desembocadura del Río de los Patos, en el Seno Otway, 
una línea curva que pasa por la Estancia Pecket Harbour y finaliza en 
las proximidades del Río Chabunco en el Estrecho de Magallanes; 
en la Isla Tierra del Fuego, una línea curva que parte desde la costa 
Sur de Bahía Inútil, en la desembocadura del Río Woodsend; conti- 
nuando por el curso inferior del Río Grande hasta tocar con la fron- 
tera Chile-Argentina; en la Isla Navarino, la estepa, como ya indi- 
camos, ocupa la porción Centro-Sur, teniendo como límite meridional 
la Bahía de Windhond en toda su extensión; Este: Toda la frontera 
con la República Argentina, el primer sector desde el Cerro Chaiten 

-308- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

O Fitz Roy hasta el Monte Doblado; el segundo sector desde el Cerro 
Bertrand hasta el Cerro Spegazzini; el tercer sector continental desde 
el Paso Velika hasta la intersección del Chorrillo de los Alambres; 
posteriormente continúa desde Punta Dungenes por la costa del 
Estrecho de Magallanes, hasta las proximidades del Río Chabunco; el 
cuarto sector ubicado en la Isla Tierra del Fuego, el límite corre 
por la línea fronteriza con Argentina desde el Cabo Espíritu Santo 
hasta tocar en un punto situado al NE de la Laguna Deseado; Oeste: 
Lago Dickson; Ventisquero Grey; Río Serrano; costa occidental del 
Lago del Toro; Lago Porteño; desde este lugar, una línea vertical que 
pasa entre la Sierra Arturo Prat al lado izquierdo y los Cerros Cas- 
tillo, Campanilla, Ventana y Señoret por el lado derecho, hasta tocar 
la desembocadura del Río Prat en las aguas del Seno de Ultima Es- 
peranza; a continuación, por la costa continental desde el Río Prat 
hasta el Puerto Lastarria en la Bahía Desengaño, de allí una línea 
recta que toca el margen oriental del Lago Aníbal Pinto hasta el ex- 
tremo meridional de éste; nuevamente el límite recomienza con una 
línea vertical desde Morro Chico hasta tocar Río Verde en el Seno 
Skyring; desde este punto, toda la costa N. del Canal Fitz Roy hasta 
la desembocadura del Río de los Patos en el Seno de Otway. En la 
Isla Tierra del Fuego, toda la costa bañada por el Estrecho de Ma- 
gallanes desde el Cabo Espíritu Santo; Bahía Lomas; Punta Espora; 
Bahía Felipe; Cabo San Vicente; Bahía Lee; Bahía Gente Grande; 
Cabo Boquerón y Bahía Inútil, hasta la desembocadura del Río Wood- 
send, algo al E. del Cabo Cameron. 

La vegetación más destacada comprende la: Festuca gracilisima; 
F. pallescens y Stipa humilis (Graminae); Acaena ascendens y A. miil- 
tifida (Rosaceae); Berberís empetrifolia (Berberidaceae); entre la flora 
sub-arbustiva encontramos: Chiliotrichium diffusum y Baccharis ma- 
gellanica (Compositae); Empetrum rubrum (Empetraceae); Berberís 
buxijolía (Berberidaceae); Mulínum spinosum y Azorella caespitosa 
(Umbelliferae) y otros. 

La entomofauna más representativa está constituida por in- 
sectos coleópteros, los más comunes son: Taurocerastes patagónica 
(Scarabaeidae); Nyctelia multícristata; N. solierí; N. corrugata; N. 
bremei; Praocis (Praonoda) bicarinata; Plathestes nigra; P. similis; 
Neopraoisis reflexicollis (Tenebrionidae); Adioristus patagonícus; A. 
gusíndei; A. lateralis; A. lineiger quadricollís ; Cylindrorhinus angu- 
latus; C. angulatus scrobiculatus; C. costatus; C. vitatus; C. denti- 
pennis; Puranius nigrinus; Acrostomus magellanicus; Sysciophthalmits 
bruchi (Curculionidae); Barypus clivinoides; Metíus flavípes; M. ma- 
lachiticus; Trechisibus rectangulus; T. hornensis brunswíckensis; T. 
collaris; T. kamergei; T. magellanus; Nothopola epistomale; N. 
atrum; Migadops latus (Carabidae); Pycnochila fallaciosa (Cicinde- 
lidae); Eriopis magellanica (Coccinellidae); de otros Ordenes citare- 

-309- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

mos: Esphalmenus silvestri (Dermaptera-Labiduriidae); Camponotus 
distinguendus; Araucomyrmex antarcticus y Pogonomyrmex vermi- 
culatus (Hymenoptera-Formicidae); los Hemiptera son muy abun- 
dantes, no en el número de especies, sino cuantitativamente en el nú- 
mero de ejemplares de algunas especies, de las que podemos citar: 
Stenodema dohrni (Miridae) y Nabis punctipennis (Nabidae), ambas 
habitando los "coironales", otras especies de importancia son: Bergidia 
polychroma (Lygaeidae); Ditomotarsus hyadesi y Sinopla humeralis 
(Pentatomidae); en los Berberís buxifolia (Berberidaceae), llamado 
vulgarmente "calafate" es común hallar en cantidad Phorbanta varia- 
bilis (Pentatomidae) que se agrupan preferentemente alrededor o pró- 
ximo a Aecidium magellanicum (Fungi-Bacidiomicetes-Uredinales), 
hongo que parásita corrientemente a algunas especies de Berberi- 
daceas; otros insectos comunes lo constituyen: Antarctoperla ander- 
soni; Limnoperla jaffueli y Notoperla tunelina (Plecoptera-Gryptop- 
terygidae), que frecuentan los ríos y chorrillos presentes en la estepa. 
La fauna orthopterológica, con la excepción de una especie de ampia 
distribución, presenta especies exclusivas de la zona que nos pre- 
ocupa: Bufonacris terrestris; Papipappus clarazianus y Eremopachys 
bergii (Orthoptera-Acrididae). Entre la Stipa humilis; Festuca graci- 
lisima y matas bajas de Senecio patagónica encontramos telas con- 
feccionadas por Latrodectus curacaviensis (Araneae-Theridiidae), en 
los mismos lugares, pero ocultos bajo piedras Urophoniíis paynensis 
(Scorpiones-Bothriuridae), y para cerrar el capítulo de los Arachnida, 
se observan con menos frecuencia Uspallata pulchra y Mummucia 
patagónica (Solifugae-Ammotrechidae). 

Los Amphibios y Reptiles no son muy abundantes, de los pri- 
meros tenemos a Pleurodema bufonina, que habita en los charcos o 
bajo de piedras en lugares más o menos húmedos de la pampa o estepa, 
entre los Reptiles el número de especies es más significativo, la tota- 
lidad de las especies conocidas hasta hoy en la región Magallánica 
corresponden a: Liolaemus magellanicus ; L. kingi; L. lineomaculatus; 
L. d'orbignyi; L. sarmientoi y Diplolaemus darwini (Squamata-Igua- 
nidae). Entre los Mammalia y restringiéndonos únicamente a los Ro- 
dentia, podemos citar especies pertenecientes a los siguientes géneros: 
Akodon; Phyllotis; Ctenomys; etc. 

En la Isla Tierra del Fuego la fauna sufre una pequeña varia- 
ción en lo que concierne a la presencia de nuevas formas o ausencia 
de algunas de las mencionadas para la parte esteparia continental. 
Haceros resaltar para la fauna de Tierra del Fuego: Taurocerastes 
patagónica y Aulacopalpus pilicollis (Scarabaeidae); Nyctelia granii- 
lata; Emmallodera obesa; E. multipunctata (Tenebrionidae); Pycno- 
chila jallaciosa (Cicindelidae); Barypiis clivinoides (Carabidae); Cylin- 
drorhinus angulatus; C. costatus; Adioristus lateralis; Paulsenius cari- 
nicollis caudiculatus; Falklandius antarcticus (Curculionidae). Es fre- 

-310- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

cuente encontrar bajo animales muertos, cueros o huesos, varias espe- 
cies de insectos: Trox hemisphaericus (Troxidae); Silpha biguttata 
(Silphidae) y algunos Staphylinidae sin identificar. En Tierra del 
Fuego no se ha constatado la presencia de Amphibios, la fauna de 
Reptiles presenta Liolaemus magellanicus , único Iguanidae que vive 
en la isla mencionada. 

Con la información proporcionada para las distintas regiones 
propuestas por el autor creemos ofrecer una visión generalizada de 
la XII Región de Chile, que pudiera servir para futuros estudios flo- 
rísticos y faunísticos. 

AGRADECIMIENTOS 
Deseamos expresar nuestro mayor agradecimiento al Dr. Jorge 
N. Artigas, Jefe del Departamento de Zoología, por las sugerencias 
en la preparación del tema, al Prof. Hugo I. Moyano, del Departa- 
mento de Zoología, Instituto de Biología, por la ayuda en el abstract 
en inglés, al señor Roberto Rodríguez R. del Departamento de Bo- 
tánica, por la determinación de una especie del hongo y finalmente 
a la Sra. Ester Morales A., por la terminación del mapa que ilustra 
el presente trabajo. 

bibliografía 

Artigas, Jorge. Áreas Zoogeográficas de Chile. Estudio por computación. Uni- 
versidad de Concepción (en prensa). 

Bertoni, Mario. 1972. Aspectos glaciológicos de la zona del Hielo Continental 
Patagónico. Contribución del Instituto Nacional del Hielo Continental Pa- 
tagónico, N9 1, pp. 7-127, 14 fotografías. 

Bonniard, de Saludo, Patricia. 1968. Les Carabiques du Chili. Tesis de Grado. 
Université de Toulouse. 391 pp. (inédito). 

Botánica, Departamento de. 1973. Chile. Phytogeographia. Esbozo de Manual. 
Instituto de Biología, Universidad de Concepción, Chile. 15 páginas mimeo- 
grafiadas, no numeradas, 1 mapa. 

Cei, José M. 1962. Batracios de Chile. Ediciones Universidad de Chile. Santiago 
128 pp., 14 mapas, 60 figs. 32 láms. 

Cekalovic, Tomás. 1951. La Flora de Magallanes. Boletín Ganadero 2(15):4-5. 

Cekalovic, Tomás. 1954. Contribución al conocimiento de los Cerambycidae de 
Magallanes. Boletín Ganadero 4(44):31-32. 

Cekalovic, Tomás. 1964. Las hormigas chilenas del género Pogonomyrmex Mayr. 
(Hymenoptera, Formicidae) y su hallazgo en Magallanes. Mus. Nac. Hist. Nat. 
Not. Mensual 9(100):4-6. 

Cekalovié, Tomas. 1968. Conocimiento actual de los Opiliones chilenos. Mus. 
Nac. Hist. Nat. Not. Mensual 11(138):5-11. 

Cekalovic, Tomás. 1970. Descripción de la larva y pupa de Microplophorus ma- 
gellanicus Blanchard, 1851 (Coleóptera, Cerambycidae). Bol. Soc. Biol. de Con- 
cepción 42:333-339, 1 lám. 

Cekalovic, Tomas. 1972. Descripción de la larva de Hypolithus magellanicus 
(Coleóptera, Elateridae). Bol. Soc. Biol. de Concepción 44:33-38, 7 figs. 

Cekalovic, Tomas. 1972. Descripción de la larva y pupa de Agrióles australis 
Fairm., 1883 (Coleóptera, Elateridae). Anales Instituto de la Patagonia 3(1-2): 
203-208, 7 figs. 

Cekalovic, Tomás y Quezada, Aurora. 1969. Hallazgo de Mummucia patagónica 
Roewer, 1934, en la zona del Payne, Magallanes, Chile. Bol. Soc. Biol. de 
Concepción 41:175-178, 2 figs. 

-311- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

Cekalovic, Tomás y Aurora Quezada. 1973. Descripción de la larva y distribución 
geográfica de Emmallodera multipunctata curvidens Kulzer, 1955 (Coleóptera, 
Tenebrionidae). Ans. Inst. Pat., Punta Arenas 4(l-3):417-422. 
China, W. E. 1962. South American Peloridiidae (Hemiptera, Homoptera: 

Coleorrhyncha). Trans. Roy. Ent. Soc. London 114(5): 131-161, 15 figs. 
De Biasi, Persio. 1970. Varia^oes em aranhas do complexo Latrodectus mactans - 
Latrodectus curacaviensis (Araneae, Theridiidae). Rev. Brasil. Biol. 30(2) :233- 
244, 18 figs. 
D'Agostini, Alberto, M. Mapa: Patagonia Australe. Escala 1:1.000.000. Cartografía: 

P. Rampi, Milano, Italia. 
D'Agostini, Alberto, M. Mapa: Tierra del Fuego. Escala 1:1.000.000. Cartografía: 

Prof. G. D'Agostini, Milano, Italia. 
Di'Castri. Francesco. 1968. Esquisse Ecologique du Chili. Biologie de L'Amerique 

Australe 4:7-82, 16 fotos. 
Dirección de Vialidad. 1971. Carta caminera "Zona Austral". Castro a Cabo de 

Hornos. Escala 1:2.000.000. Chile. 
Donoso-Barros, Roberto. 1966. Reptiles de Chile. Ediciones Universidad de Chile. 

Santiago 458 pp., 138 láms. 
Donoso-Barros, Roberto. 1970. Catálogo herpetológico chileno. Bol. Mus. Nac. 

Hist. Nat. 31:49-124. 
Donoso-Barros, Roberto. 1973. Una nueva lagartija magallánica (Reptilia, Igua- 

nidae). Neotropica 19(60): 163-164. 
DonosorBarros, Roberto y María Codoceo. 1962. Reptiles de Aysén y Magallanes. 

Bol. Mus. Nac. Hist. Nat. 28(1): 1-45, 15 figs. 
Espinosa, Ismael. 1974. Flores Silvestres Chilenas. Mampato 6(207):2. 
Fuenzalida, V., Humberto. 1967. Clima, In Geografía Económica de Chile. Texto 

refundido. Corfo. Santiago. Capítulo IV: 98-1 52, 30 figs., 1 mapa. 
Illies, Joachim. 1963. Revisión der Südamerikanischen Grypopterygidae (Plecop- 

tera). Mitt. Ent. Gess. 36(3): 145-248. 
Jeannel, Rene. 1961. Sur quelques Trechisihus des environs de Punta Arenas 

(Coleóptera, Thechidae). Rev. Franc. Ent. 28(l):5-7. 
Jeannel, Rene. 1962. Les Trechides de la Paleantarctide Occidentale. Biol. de 

l'Amerique Australe 1:527-655, 253 figs. 
Kempf, Walter, W. 1970. Catalogo das formigas do Chile. Papéis Avulsos 23(3): 

17-43. 
Kulzer, Hans. 1958. Monographic der Südamerikanischen Tribus Praocini (Col.), 

16 Beitrag zur Kenntnis Tenebrioniden. Ent. Arb. Mus. G. Frey 9(1):1-105. 
Kulzer, Hans. 1963. Revisión der Südamerikanischen Gattung Nyctelia Latr. 
(Col. Tenebr.), 24 Beitrag zur Kenntnis der Tenebrioniden. Ent. Arb. Mus. 
G. Frey 14(1):1-71. 
Kuschel, Guillermo. 1951. La Subfamilia Aterpinae en América (Ap. 12. Coleóp- 
tera, Curculionidae). Rev. Chil. Ent. 1: 205-245. 
Kuschel, Guillermo. 1952. Cylindrorhininae aus dem Britishen Museum (Col. 

Curculionidae, 8 Beitr.). Ann. Mag. Nat. Hist. (12),5:121-137. 
Kuschel, Guillermo. 1955. Nuevas sinonimias y anotaciones sobre Curculionoidea. 

Rev. Chil. Ent. 4:261-312. 
Kuschel, Guillermo. 1958. Nuevo Cylindrorhininae de la Patagonia (Col. Cur- 
culionoidea, Aporte 18). Inv. Zool. Chilenas 4:321-252. 
Kuschel, Guillermo. 1960. Terrestrial Zoology in Southern Chile. Proc. Roy. Soc. 

152:540-550. 
Kusnezov, Nicolás. 1951. Lasiophanes Emery en la Patagonia. Acta Zool. Lilloana 

12:89-100. 
Kusnezov, Nicolás. 1951. El género Camponotus en la Argentina (Hymenoptera, 
Formicidae). Acta Zool. Lilloana 12:183-252. 



312- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

Kusnezov, Nicolás. 1959. La fauna de hormigas en el Oeste de la Pataeonia. 

Act. Zool. Lili. 17:321-401, 8 figs. 
Looser, Gualterio. 1948. The Ferns of Southern Chile. American Ferns Tourna! 

38(2):33-44. 
Lliboutry, Luis. 1956. Nieves y Glaciares de Chile. Fundamentos de Glaciología. 

Ediciones Universidad de Chile. Santiago. 471 pp. 
Mann, Guillermo. 1960. Regiones biogeográficas de Chile. Inv. Zool. Chilenas 

6:15-49, 1 mapa. 
Mann, Guillermo y Serena Mann. 1964. Compendio de Zoología. I. Ecología y 

Biogeografía. Centro de Inv. Zool. Univ. de Chile, 66 págs. 
Markham, Brent. 1971. Catálogo de los Anfibios, Reptiles, Aves y Mamíferos de 

Magallanes (Chile). Publicación Instituto de la Patagonia, pp. 1-64. 
Martinic, Mateo. 1957. Fauna Magallánica. II. Los Mustelidos. Boletín Ganadero 

7(66): 14-18. 
Mateu, J. y Jacques Negre. 1972. Revisión du genre Trechisibus Motsch, et genres 

voisins. Nouv. Rev. Ent. 2:53-72, 17 figs. 
Muñoz, Carlos. 1959. Sinopsis de la Flora Chilena. Univ. de Chile, Santiago, 

pp. 1-312, 238 láms. 
Muma, Martin, H. 1971. The Solpugids (Arachnida, Sopulgida) of Chile, with 

Descriptions of a New Family, New Genera, and New Species. American Mus. 

Novitates N: 2476:1-23, 43 figs. 
O'Brien, Charles. 1971. The Biogeography of Chile through Entomofaunal Re- 
gión. Ent. News 82:197-207, 2 mapas. 
Osgood, Wilíred H. 1943. The Mammals of Chile. Field Museum of Natural 

History, Zool. Ser. 30:1-268. 
Peña, Luis. 1961. Nuevos insectos para Chile (Coleóptera, Tenebrionidae). Mus. 

Nac. Hist. Nat. Not. Mensual 5(60): 1-2, 6. 
Peña, Luis. 1963. Las Nyctelias (Coleóptera, Tenebrionidae). Ent. Arb. Mus. G. 

Frey 14_(l):72-75. 
Peña, Luis. 1966. Ensayo preliminar para dividir Chile en regiones entomo- 

faunísticas, basadas especialmente en la familia Tenebrionidae (Col.) Rev. 

Universitaria 40-41 (2): 209-220. 
Peña, Luis. 1966. A preliminar attempt to divide Chile into entomofaunal re- 

gions, based on the Tenebrionidae (Coleóptera). Postilla 97:1-17, 1 mapa. 
Peña, Luis. 1966. Catálogo de los Tenebrionidae (Coleóptera) de Chile. Ent. 

Arb. Mus. G. Frey 17:397-453. 
Peña, Luis. 1969. Notes on the Cicindelidae of Chile. Cicindela (1-2): 1-3. 
Peña, Luis y Gerardo Barría. 1973. Revisión de la familia Cicindelidae (Coleóp- 
tera) en Chile. Rev. Chil. Ent. 7:183-191, 19 figs, 1 mapa. 
Pisano, Edmundo. 1967. Biogeografía. In Geografía Económica de Chile. Texto 

refundido. Corfo. Santiago. Capítulo VII:228-267, 1 mapa. 
Pisano, Edmundo. 1970. Vegetación del área de los Fiordos Toro y Cóndor y 

Puerto Cutter Cove. Anales Inst. Pat. l(l):27-39. 
Pisano, Edmundo. 1971. Comunidades vegetales del área del Fiordo Parry, Tierra 

del Fuego (Parque Nacional "Alberto M. de Agostini"). Anales Inst. Pat. 2(1-2): 

93-133. 
Pisano, Edmundo. 1972. Comunidades vegetales del área de bahía Morris, Isla 

Capitán Aracena, Tierra del Fuego (Parque Nacional Hernando de Maga- 
llanes"). Anales Inst. Pat. 3(1-2): 103-1 30. 
Pisano, Edmundo. 1972. Algunos resultados Botánicos de la II Expedición Neo- 

zelandeza al Hielo Nor-Patagónico, 1971-72. Anales Inst. Pat. 3(1-2): 131-160. 
Pisano, Edmundo. 1972. Observaciones Fito-ecológicas en las islas Diego Ramírez. 

Anales Inst. Pat. 3(1-2): 161-169. 
Pisano, Edmundo. 1973. Fitogeografía de la Península de Brunswick. Ans. Inst. 

Pat., Punta Arenas 4(l-3):141-206. 

-313- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 



Ringuelet, Raúl. 1959. Los Arácnidos argentinos del Orden Opiliones. Rev. Mus. 
Argentino Cieñe. Nat. Zool. 5(2)1-439, 20 láms., 62 figs. 

Riso Patrón, Luis. 1924. Diccionario Jeográfico de Chile. Imprenta Universitaria. 
Santiago, 958 pp. 

San Martín, Pablo y Tomás Cekalovié. 1968. Escorpiofauna Chilena I. Bothriuri- 
dae. Una nueva especie de Urophonius para Chile. Inv. Zool. Chilenas 13:81- 
100, 4 láms., 1 mapa, 2 fotos. 

Skottsberg, Cari. 1909. Pflanzenphysiognomische Beobachtungen aus dem Feuer- 
lande. Svenska Südpolar Expedition 4(9): 1-63. 

Skottsberg, Cari. 1916. Botanische Ergebnisse der Schwedischen Expedition nach 
Patagonien und dem Feuerlande 1907-1909. Kungl. Svenska Vetenskapsakade- 
miens Handlingar 56(5): 1-366. 

Texera, Williams A. 1973. Distribución y diversidad de Mamíferos y Aves en la 
provincia de Magallanes. Ans. Inst. Pat., Punta Arenas 4(1-3:321-333. 



-314- 



BOL. SOC. BIOL. DE CONCEPCIÓN, TOMO XLVIII, pp. 315-330, 1974 



EL CULTIVO EXPERIMENTAL DE CHOROS Y CHORITOS 
EN PUTEMUN Y TALCAN, CHILOE 

POR 

RENATO YAÑEZ O. (*) 



Resumen 

Se dan a conocer las experiencias practicadas en el campo de la mitilicul- 
tura entre los años 1961 y 1974, en Chiloé, describiéndose los métodos y artes 
empleados para la captación de larvas de Choromytilus chorus (Molina 1782) y 
Mytilus chilensis Hupé 1854, en la Estación de Mitilicultura de Castro con sus 
Centros Mitícolas de Putemún (42<?27'S; 73Q45'W) y Talcán (42045'S; 72Q58'W), 
como asimismo la introducción de un método de crecimiento suspendido usado 
en España. 

Abstract 

Experimental work on the field of mussel cultures carried out in áreas 
of the Chiloé archipiélago since 1961 until 1974 and methods to get Choromytilus 
chorus (Molina, 1782) and Mytilus chilensis Hupé 1854, spatfalls at the Centros 
Mitilícolas de Putemún (42027'S; 73Q45'W) and Talcán (42Q45'S; 72058'W) of 
the Estación de Mitilicultura de Castro are described. 

The utilization for the first time in Chile of the mussel growth's floating 
method used in Spain is also discussed. 



INTRODUCCIÓN 

La preocupación del Gobierno por la preservación y repobla- 
ción de los moluscos, principalmente de las ostras y choros, se nota 
ya en 1943 cuando se crea la Estación de Ostricultura de Ancud y 
la Estación de Mitilicultura de Quellón, más tarde de Castro (ambas 
ciudades de la provincia de Chiloé), entregándoseles a estas Institucio- 
nes la tuición de lo que se llamó "Centros de Repoblación de Ostras 
y Choros". 

(*) Departamento de Biología Marina y Oceanografía. Instituto de Biología "Ottmar Wilhelm Grob", 
Universidad de Concepción. 

-315- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

Desde su origen hasta 1960 la actividad de la mitilicultura cons- 
tituye una primera etapa que se puede definir como de vigilancia de 
bancos naturales y control de la extracción de ostras y choros en los 
lugares destinados a su pesca. El sismo de mayo de 1960 fue causa 
de la clausura de muchos Centros de Repoblación concentrándose el 
esfuerzo estatal en la Ostricultura de Ancud con su Centro de Pu- 
llinque y en la Mitilicultura de Castro con sus Centros Mitilícolas 
(o de Repoblación) de Putemún y Talcán. 

El período 1961 a 1974 se caracteriza no sólo por las funciones 
de preservación de los moluscos de importancia económica, sino que 
también por la aplicación de técnicas experimentales dedicadas a ra- 
cionalizar la explotación de éstos, principalmente del choro, Choro- 
mytilus chorus (Molina 1782), incluyendo más tarde al chorito quil- 
mahue, Mytilus chilensis Hupé, 1854. Para lograr la racionalización 
mencionada se tuvieron presente los siguientes objetivos: 

a) Obtención de semillas (ejemplares juveniles), y 

b) Crecimiento artificial de choros y choritos. 

La idea de captar larvas para la producción de semillas nace 
con las recomendaciones de Stuardo (Comunicación personal, 1961). 
En síntesis se trataba de evitar al máximo la posibilidad de pérdida 
de las larvas pelágicas de los mitílidos mencionados, suministrándoles 
artificialmente un sustrato o colector. 

En consideración a lo indicado, se programó una serie de ex- 
periencias con colectores destinados a obtener la fijación de las larvas 
producidas por los desoves de bancos naturales de choros y choritos 
en el Centro Mitilícola de Putemún. Se eligió a Putemún por su fácil 
acceso considerando los precarios medios y financiamiento existentes, 
aunque Talcán ofrecía un mejor habitat para la formación de bancos 
artificiales de choros (Stuardo, 1961:163). 

El presente trabajo da a conocer las experiencias realizadas 
por la Estación de Mitilicultura de Castro en función a los objetivos 
mencionados, describiendo los métodos y artes empleados en su eje- 
cución. 

PLAN DE TRABAJO 

La programación de las experiencias realizadas para la obten- 
ción de semillas consistieron en tres etapas: a) prospección de los 
recursos existentes y experimentación de varios tipos de sustratos 
como colectores; b) utilización masiva del colector seleccionado, y 

c) introducción de nuevos tipos de colectores. 

Para el crecimiento artificial de los mitílidos se consideró: 
observaciones sobre crecimiento suspendido e introducción del mé- 
todo español de crecimiento (Andreu, 1968). 



316- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 



DESCRIPCIÓN DEL ÁREA 

El área de estudio ha sido descrita por diferentes autores 
(Saelzer, 1969; Hermosilla, 1970:81-82 y Reid, 1974; 1-12). Asimismo, 
el fiordo Talcán o Tecol que constituye la base del Centro Mitilícola 
del mismo nombre se encuentra descrito por Stuardo, 1961:164-165 
y Urbina, 1973. 

RESULTADOS Y DISCUSIÓN 

Para mayor detalle de las experiencias realizadas, se han in- 
incluido tres anexos: El Anexo I, entrega una especificación de los 
colectores experimentales instalados en Putemún entre septiembre 
1961 y agosto de 1962. El anexo II resume los tipos de colectores de 
semilla de mitílidos, fechas y lugares de su instalación y el Anexo III 
las experiencias de cultivo en sistemas suspendidos. 

OBTENCIÓN DE SEMILLAS: 

1. Captación experimental de larvas de choros y choritos (Anexo I). 

Se instalaron varios elementos que ofrecieron distintos tipos 
de sustratos para ser probados como colectores de larvas de mitílidos 
de tal forma que la parte superior de éstos quedara cubierta por el 
agua aún en las más bajas mareas. 

Simultáneamente fue prospectada el área norte de la Ensenada 
de Putemún nominando al sector poblado por choros "Banco Norte de 
Putemún". Se estimó un número de 1.000.000 de ejemplares adultos en 
una superficie aproximada de 60.000 m^. Además se encontró chorito 
quilmahue diseminados en la costa de dicha ensenada (Fig. 1). 

Observaciones realizadas en los diferentes sustratos revelaron 
que la fijación más importante de larvas de choros y choritos se obtuvo 
en colectores de ramas de coigüe (*) (Nothofagus nítida) y de trozos 
de luma (*) (Amomyrtus luma), lo cual se produjo entre los meses de 
noviembre de 1961 y enero de 1962; y las mayores concentraciones 
de larvas de choros se ubicaban en el metro inferior del colector, mien- 
tras que las de chorito en el medio metro superior. 

2. Uso masivo del colector de rama de coigüe (Anexo II). 

Después de esta primera experiencia y teniendo en cuenta los 
resultados obtenidos, se seleccionó a la "rama de coigüe" como colec- 
tor a utilizar en forma masiva por ofrecer, sus ganchos, mayor super- 
ficie de captación. Estos colectores eran ramas frondosas de aproxi- 
madam.ente 2 m de alto y con un trozo de alambre o reinal atado a 
sus ganchos más gruesos con el que se colgaban de una línea de alam- 
bre de cobre N? 14 (línea madre) la que estaba unida a estacones 

(*) Material identificado por C. Marticorena, Depto. Botánica, Universidad de Concepción 

-317- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

de luma de 5 a 6 m clavados en el fondo. Las estacas se separaban 
cada 5 m y los colectores cada 0.50 m. El conjunto se instalaba en 
4 m de profundidad. La línea madre estuvo constituida por alambre 
de cobre hasta 1966 donde fue reemplazado por alambre galvanizado 
del mismo número, debido a su menor costo. 



ESTERO CASTRO 
escala: 1:^0.000 




44- ^co. Coop.Tesí^. Caalro 




■'Pía'YutD;^ 






Bi= Sector pobiciila coa 
ChoromyTiíJb chorüb 

S2- Seclor cobtü:(c con 
Aulücomva ater 




S'iemt3ta& Je capTacione'=. 



1 




Fig. 1.— Estero de Castro, ubicación de sectores poblados con mitílidos en la 
Reserva Fiscal. 



-318- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

Desde 1962 hasta 1972 se instaló 372.365 colectores entre la 
primavera y verano de cada año. Las características observadas en 
casi todos los colectores instalados hasta 1964, fueron las siguientes: 
obtención de buena captación de choros y choritos; algunos colectores 
llegaron a pesar 50 kilos que significan aproximadamente 16.000 
ejemplares de choros y choritos en una talla promedio de 30 mm y el 
mayor porcentaje de captación lo presentaba el choro sobre el chorito, 
produciéndose la estratificación mencionada en la etapa experimental. 

Se amplió el sector poblado por choros del banco norte para 
posibilitar nuevas áreas de captación. La parte sur oeste del banco 
fue poblada con semillas provenientes de 2.435 colectores "regados" 
en el fondo en abril de 1963 y la costa de Tentén, descrito por Saelzer 
(1969:141), fue poblada artificialmente con 50.000 choros adultos trans- 
plantados en agosto de 1965 desde el banco norte de Putemún su- 
mando a éstos 10.000 colectores con choros y choritos de la tempo- 
rada 1964. 

La mortalidad de la semilla de choro regado fue siempre alta, 
a pesar de extraerse periódicamente predatores (estrellas y caracoles). 
En el chorito quilmahue la mortalidad era total entre el primer y 
segundo mes de haber sido regados. Todos los riegos o siembras de 
colectores se efectuaban entre 4 y 6 m de profundidad. 

Utilizando la ampliación del área poblada por bancos artifi- 
ciales, se instaló colectores en 1965. La captación, aunque buena, fue 
menos densa que en las temporadas anteriores. 400 de estos colectores 
fueron llevados a Talcán como un primer intento de repoblación de 
ese Centro. Los choros regados sobrevivieron y crecieron normal- 
mente. Parece no haber existido mortalidad importante debido, apa- 
rentemente, a que el tamaño de los choros regados era de más de 
30 mm. 

La repoblación natural y artificial del área de Putemún hasta 
1966 se puede observar en las descripciones hechas por Saelzer (op. cit.). 

A partir de 1967 y hasta 1972 la captación de larvas de choros 
y choritos se fue haciendo cada vez menor. Las mejores fijaciones no 
superaron el kilo de semilla y, a diferencia de lo observado anterior- 
mente, el chorito quilmahue fue más abundante que el choro en la 
proporción de 3:1. Es interesante señalar que esta disminución en 
la captación de larvas, principalmente de choros, coincidió, en el 
tiempo, con el reemplazo de cobre por alambre galvanizado en los 
colectores, lo cual plantea la posible influencia que el cobre pudiera 
tener en la fijación de esos organismos (H. Saelzer y M. Padilla; co- 
municación personal 1967). 

En 1969 esta baja captación se hizo más notable aún ya que 
en el verano de ese año ocurrió una fijación masiva de picorocos 
(Megabalanus psittacus). A pesar de realizar una intensa extracción 
de estos competidores, se siguieron implantando hasta 1971. 

-319- 



I5ol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

3. Introducción de la fibra sintética como colector de larvas (Anexo II). 

Como se indicó anteriormente, hasta 1972 se estuvo usando 
gran cantidad de ramas de coigüe las que, dadas las bajas captaciones 
de las últimas temporadas, no se extrajeron en su totalidad cayendo 
al fondo al ser destruidas por la "broma de mar" (Teredínidos), 
aumentando así la descomposición ya existente en la capa de fango 
causada por la erosión de tierras cultivadas desde el sismo y maremoto 
de mayo de 1960. Considerando la necesidad de no seguir aumentando 
la descomposición observada, se diseñó un nuevo colector experimental 
de larvas de choros y choritos el que se denominó "Pergolari". Este 
colector está constituido por un paño de 12 m de largo confeccionado 
de una cuerda superior de perlón trenzado en 3 hebras de 8 mm de 
diámetro y una inferior de las mismas características. La línea superior 
lleva atada cada 5 m un reinal de 1.50 m de largo por 8 mm de diá- 
metro que suspende el conjunto desde una balsa o desde estacas cla- 
vadas (Fig. 4). Entre las líneas superiores e inferiores están atadas, 
en forma de zig-zag, cuerdas o redes. El número de secciones que 
cruzan entre las líneas de arriba hacia abajo es de 100 a 110 con un 
largo de 1 a 1.70 m. Este arte fue construido e instalado en dos sistemas 
diferentes de sujeción. 

a) Pergolari en estacas: se eligió el estacado antiguo de Putemún 
(Saelzer, 1969:146) el que en su parte superior presentaba una 
gran densidad de choritos adultos constituyendo "un banco sus- 
pendido de reproductores". 

b) Pergolari en balsa: se suspendieron 13 pergolari en dos balsas. 
Una de las balsas tenía 173 cuerdas de 8 m con choritos adultos, 
lo que, al igual que en las estacas, constituía otro banco suspen- 
dido de reproductores. 

c) Redes verticales: además de pergolaris, se confeccionaron 87 paños 

de red de nylon de 8 m de alto por 0.45 m de ancho. La red se 
extendió usando separadores de cañería plástica de 14 pulgada 
de diámetro por 0.50 m de largo, entremayándolas transversal- 
mente en espacios regulares de 0.55 m. 

En febrero de 1974 se observó la existencia de una densa fi- 
jación de mitílidos, en los pergolaris y redes instalados en 1973. Los 
pergolaris de estacas presentaban además una escasa fijación de balá- 
nidos. A fines de febrero se pudo diferenciar los choritos de los choros 
fijados encontrándose éstos en una talla promedio de 5 mm. 

Sólo 37 de las 87 redes verticales tenían captación. La fijación 
se concentraba en el metro y medio superior de las redes. En marzo 
los choritos de los pergolaris de estacas alcanzaban una moda de 10 mm 
y los choros estaban en 15 mm. La densidad de fijación promedio 
por 10 cm lineales de cuerda de los pergolaris, contabilizada en marzo, 
era de 779 choritos y choros, siendo los primeros más abundantes en 
una proporción de 9:1. 

-320- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XI.VIII, 1974. 



4. Introducción de un nuevo colector de larvas de choro. 

Las experiencias relativas al cultivo de choros se trasladaron 
al Centro Mitilícola de Talcán, dejando en el Centro Mitilícola de 
Putemún el cultivo artificial de choritos. Considerando esta situación 
se ejecutaron las siguientes actividades en el invierno de 1971: 



"Ptú. "feeltrarL 




Sedoret pcblúdos sor 
ChoroinvtÜJS cíiorU'i 



2 millfli mannüi 



2 



J 



Fig. 2.— Ubicación de sectores poblados con choros en la Reserva Fiscal de Talcán. 

-321 - 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

a) Trasplante de 100.000 choros adultos desde Putemún a Talcán 
provenientes del banco norte y costa Tentén, los que se regaron 
en los sectores de Cañal y las Cuevas del Estero Tecol o Talcán 
(Fig. 2). 

b) Traslado de la mayor parte de los choros que se mantenían en 
crecimiento suspendido en Putemún. 

Como se había observado en las experiencias anteriormente 
realizadas las larvas de choro y choritos seleccionan un nivel de fijación 
en un sustrato instalado perpendicularmente con respecto al fondo. Se 
conocía también que los lugares más poblados de choros que ha tenido 
Talcán son los Cuervos, Cañal y las Cuevas (Stuardo 1961:164-165). 
Estos últimos por la dureza de sus fondos de laja y roca no admiten 
la instalación de colectores con el método de ramas entre estacas cla- 
vadas. 

Considerando estas razones, se diseñó un nuevo tipo de colec- 
tor con el propósito de obtener, principalmente, fijación de larvas 
de choros. 

El colector consta de tres secciones: flotador, sustrato colector 
y anclaje (Fig. 5). 

El flotador tiene por objeto mantener la verticalidad del co- 
lector y está constituido por una bolsa de polietileno inflada con una 
flotabilidad de 10 kg. El sustrato colector fue de tres materiales: poli- 
etileno, redes de nylon y ramas de coigüe. Como anclaje se usó una 
bolsa de red llena de piedras. Los tres elementos del arte se unieron 
por hilo de perlón de 2 mm de diámetro. 

Un equipo de 4 personas adiestradas puede instalar 1.000 co- 
lectores de este nuevo tipo en 6 horas efectivas de trabajo y no se 
necesitan esperar determinadas mareas para hacerlo (en Chiloé hay 
máximas diferencias de mareas que alcanzan los 7 m). Una vez con 
semilla, la extracción del colector es rápida pues basta con que el 
buzo corte el cabo del anclaje y el colector saldrá a la superficie im- 
pulsado por el flotador. 

Para la primera experiencia se utilizó ramas de coigüe y redes 
nylon en desuso. Se hizo un cerco de colectores por fuera de los 
fondos poblados con los choros adultos regados en Cañal y las Cuevas 
(Fig. 2). Las primeras fijaciones de semilla se pudieron observar en 
marzo de 1972 y en agosto la talla promedio de los choros era de 
10 mm. La producción de semilla por colector fue estimada en un 
promedio de 800 ejemplares. Las bolsas usadas como flotador en esta 
experiencia también captaron semillas de choro y algunos choritos. 
Por esta razón se utilizaron como colector en la temporada siguiente. 

CRECIMIENTO ARTIFICIAL DE CHOROS Y CHORITOS. 

En este capítulo se discuten las experiencias realizadas y los 
resultados obtenidos en la Mitilicultura de Castro en relación con 

-322- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

una nueva fase del cultivo experimental de choros y choritos, cual 
es el crecimiento y engorde de las semillas captadas hasta lograr ta- 
maños adultos. 

1. Crecimiento de choros y choritos obtenidos en colectores suspendidos. 

En 1964 fue observado por el autor que los choros adheridos 
naturalmente al casco forrado en cobre de la Lancha-Hospital Dr. 
Fonck del Servicio Nacional de Salud de Castro, habían alcanzado 
tamaños que permitían suponer que se había acelerado su crecimiento 
al permanecer en aguas superficiales. 

Durante el mismo año y para comprobar lo ocurrido acciden- 
talmente con los choros de la lancha, se introdujo entre las hebras 
de cuerdas de manila a medio destorcer, el biso de choros de un 
tamaño de 50 a 70 mm. Las cuerdas se suspendieron de una balsa 
de ciprés de 3.5 X 5 m. Se observó que los choros creaban nuevos 
bisos, soltando el antiguo y trasladándose a través de la cuerda hasta 
amontonarse en la parte inferior de ésta para, finalmente, despren- 
derse en forma masiva. 

Se trató, nuevamente, de mantener los choros suspendidos en- 
volviéndolos a las cuerdas con diversos tejidos de material sintético 
y de algodón, sin lograr el resultado esperado por cuanto los mití- 
lidos se fijaban a los tejidos y no a la cuerda, desprendiéndose junto 
con la ruptura de éstos. 

Más tarde, en septiembre de 1965 y utilizando la misma balsa, 
se colgaron algunas cuerdas de manila con un lastre atado a su ex- 
tremo inferior constituido por piedras. Se trataba de lograr creci- 
miento de mitílidos a media agua obtenidos por fijación natural. 

En octubre de 1965 se observó fijaciones de diatomeas, hidro- 
zoos (Obelia sp), agrupaciones de "colpa" (Elminius sp) y juveniles 
de Megabalanus psittacus, sobre las cuerdas. En noviembre se observó 
un aumento de esta epifauna, apareciendo briozoos y ascidiáceos aisla- 
dos. No se observó fijaciones de mitílidos. En diciembre la epifauna 
cubría toda la superficie de las cuerdas. En las piedras de lastre se 
habían fijado gran cantidad de M. psittacus y de Elminius sp. Se 
apreció además, la presencia de algas Ulva sp y Macrocystis pyrifera, 
en toda la longitud de las cuerdas, con preferencia en las piedras de 
lastre. En enero del año siguiente ya se observaba fijación de mitílidos, 
los cuales, en febrero, alcanzaban una talla promedio de 3 mm (para 
estas observaciones, el autor contó con el asesoramiento del Sr. M. Pa- 
dilla). A partir de esta fecha el control quedó a cargo del personal 
del Instituto de Fomento Pesquero IFOP (Hancock, 1969:14). 

2. Introducción y aplicación del método español para crecimiento de clioros y 
choritos. 

La primera tentativa de crecimiento en suspensión de mitílidos 
a media agua utilizando técnicas españolas, se realizó en Talcán con 

-323- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

la asesoría del experto español Méndez A. incorporado a IFOP 
(Hancock 1969:15). Se usó semillas de choro obtenidas en colectores 
de Piitemún en la temporada 1965. 

El método para fijar artificialmente la semilla se llama "en- 
cordado". Consiste en poner la semilla de mitílidos alrededor de una 
cuerda con separadores de madera que la traspasan cada 25 a 30 cm 
(Lozada et al, 1971:83). Como la semilla necesita un tiempo para fi- 
jarse a la cuerda se sujeta a ésta con una maya de rayón en forma 
de venda la que tiene la cualidad de disolverse después de unos días 
en el agua de mar. 

Utilizando semilla de choros lograda en colectores de la tem- 
porada 1967, se hizo una primera experiencia de encordado en Pu- 
temún. Para el objeto se construyeron 10 balsas de madera de 5 por 
10 m. Siete balsas fueron fondeadas y sus cuerdas suspendidas entre 
el 15 de septiembre y el 15 de diciembre de 1968. Cada cuerda tenía 
4 ni de largo y un promedio de 2.000 choros. Las 3 balsas restantes se 
fondearon después del 15 de diciembre sufriendo un desprendimiento 
de semillas que alcanzó al 90%. Esto se debió, probablemente, a la 
intensa luminosidad presente en los meses de ese verano, luminosidad 
a la que los mitílidos parecen rehuir, dificultándoseles la constitución 
de un biso firme (Andreu, 1968). 

El análisis del crecimiento de estos choros fue realizado por 
Lozada et al, 1971:65. 

3. Obtención de semillas de mitílidos en balsa. 

En el cultivo del mejillón (Mytilus edulis, Linné 1758) en la 
ría de Vigo, España, se obtienen crías (semillas) principalmente en 
primavera. Estas crías se fijan a todo lo largo de las cuerdas limpias 
que se intercalan entre las cuerdas con mejillones maduros en las balsas 
o bateas para crecimiento suspendido, implantándose también sobre 
éstas. 

En conocimiento de estos antecedentes se utilizó las 7 balsas 
existentes en Putemún con cuerdas con choros en crecimiento que 
a la fecha (septiembre de 1969) alcanzaban 2 años de edad, suspen- 
diéndose entre éstas 300 líneas de nylon monofilamento de 1.2 mm 
de diámetro y 300 cuerdas de polietileno trenzado, ambas con un 
trozo de madera de luma atado como lastre a su extremo inferior. 
En marzo de 1970 se pudo apreciar una densa fijación de semillas 
de choritos y muy escasos choros. 

Los resultados de estas experiencias ratifican que las larvas de 
ambos mitílidos (choros y choritos) son selectivas de un nivel de 
fijación. 

4. Problemas en el crecimiento suspendido de choros. 

En 1969 se implantó una gran cantidad de picorocos (M 
psittaciis) sobre los choros encordados entre septiembre y noviembre 

-324- 



]5ol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

de 1968 suspendidos en balsas. En mayo de 1970 los picorocos tenían 
un gran tamaño y hacían peligrar la flotabilidad máxima de las 
balsas. Al extraer las cuerdas se encontró 737 choros promedio adhe- 
ridos a éstas. Su talla media era de 85 mm. Después de limpiarlos, se 
"regaron", dejando sólo 10 cuerdas para continuar con el estudio de 
crecimiento realizado por Lozada et al, 1971. Se pudo determinar que 
el porcentaje de desprendimiento había alcanzado un 63%. La causa 
principal del desprendimiento fue el aumento de peso de los epi- 
biontes de los choros cuyo biso no fue capaz de soportarlos. 

5. Introducción de un nuevo arte para el crecimiento de choros. 

La semilla obtenida en los colectores de la temporada 1969 
fue fijada en 300 cuerdas que se suspendieron durante un año en 
dos balsas de Putemún. Posteriormente la mayor parte de estas cuerdas 
se trasladaron a Talcán suspendiéndolas de otra balsa en ese Centro. 
10 cuerdas de las trasplantadas se suspendieron de una línea larga 
flotante (long line) experimental (Fig. 3). En este arte cada cuerda 
se suspende de un flotador y éstos se separan del contiguo por una 
cañería plástica para evitar el roce de las cuerdas en bajas mareas 
Esto permite criar choros en lugares más bajos y sobre mejores fondos, 
como es el caso de Talcán, para que los animales sean recuperables 
si se desprenden, hecho muy frecuente en estos cultivos. Los resultados 
de este experimento fueron auspiciosos. 

6. Crecimiento suspendido de Choros, en Talcán. 

Con el nuevo tipo de colector diseñado en 1971 se hizo una 
instalación en Talcán que produjo suficiente semilla como para en- 
cordar 2.000 cuerdas de 8 m de largo. Existieron tres problemas que 
evitaron cumplir esta meta: a) la semilla lograda que fue visible en 
marzo de 1972, recién en agosto alcanzó una talla promedio de 10 mm, 
tamaño mínimo para encordar con el tipo de bobina existente; b) la 
faena de encordado comenzada en agosto debió terminarse el 10 de 
diciembre por haberse ocasionado un desprendimiento total de la 
semilla en las últimas 70 cuerdas sembradas (intensa luminosidad); 
y c) durante el período de encordado, dada la escasa mano de obra 
existente en la isla, sólo se utilizaron 7.000 de los 30.000 colectores, 
formando con los restantes algunos bancos en el fondo arriesgando 
así la mortalidad de mucha semilla (predadores). Con la semilla de 
los 7.000 colectores extraídos se lograron sembrar 530 cuerdas de 8 m. 

C ONCL USIONES 

El presente trabajo demuestra que las experiencias se han 
realizado en base a observaciones de terreno, sin existir una inves- 
tigación biológica de apoyo científico. En muchas oportunidades 
no se ha obtenido semillas en los colectores lo que ha impedido 

-325- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 



superficie 





>-p 



-b 

— c 



l-d 



Fig. 3 — Longline experimental, (a) flotador Polyform N9 4, (b) cañería plástica 
de 1 pulgada de diámetro, (c) cabo nylon de 8 mm de diámetro, (d) cabo nylon 
de 12 mm de diámetro, (e) anclaje de cemento y (f) cuerdas con choros. 
Fig. 4.— Sistema de colector "pergolari" en estacas, (a) choritos reproductores, 
(b) línea madre o de superficie, (c) reinales, (d) línea del fondo, (e) piedras 
de lastre. Fig. 5.— Colector de fondo para larvas de choros, (a) flotador, (b) 
sustrato colector de red, (c) extensores de cañería plástica y (d) anclaje de red 
con piedras. 



-326- 



]5ol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

Utilizar ventajosamente las balsas existentes. Por lo tanto, aparece 
como de gran urgencia el iniciar investigaciones científicas comple- 
mentarias al problema de producción de semillas en los Centros Mi- 
tilícolas para asegurar la continuidad necesaria que requiere una ex- 
plotación racional del recurso. 

Es recomendable usar material sintético como colector para 
evitar el aumento de la descomposición en el fondo marino. Este 
colector puede ser de alto costo en un comienzo, pero su durabilidad 
lo hace rentable en el tiempo, pudiendo ser utilizado como colector 
de temporada y posteriormente como sustrato de crecimiento. 

La mejor fijación de larvas de Mytilus chilensis en Putemún 
se obtuvo a 0-2 m de profundidad y para la fijación de Choromytilus 
chorus la profundidad óptima fue 0.5-3 m desde el fondo, siendo 
los lugares más adecuados para ello los bancos de reproductores de 
Los Cuervos, Cañal y Las Cuevas, en Talcán. 

La época del año para instalar colectores no puede ser deter- 
minada como definitiva para todas las temporadas y lugares ya que 
dependerá del control biológico oceanógrafico constante que se debería 
realizar en las Mitiliculturas. En general se puede decir que las me- 
jores captaciones de larvas de choros se han logrado entre el verano 
y otoño de cada año. 

Las fijaciones más importantes de M. chilensis se produjeron 
en el verano. Sin embargo, como también se detectaron fijaciones a 
comienzos de septiembre es aconsejable instalar los colectores en 
agosto. 

La captación de larvas de Aulacomya ater en los colectores ha 
sido mínima. Parece ser necesaria la cercanía de reproductores. 

A partir de 1967 predominó la captación de choritos sobre 
choros en la proporción de 3:1. Esta tendencia siguió en aumento 
llegando a 9 : 1 en 1974, en Putemún. En Talcán, esta última pro- 
porción se invierte. Esto confirma la selección de Putemún para el 
cultivo de M. chilensis y de Talcán para el cultivo de Ch. chorus, 
en lo que a producción de semillas respecta. 

Es altamente riesgoso encordar en meses de intensa luminosidad 
solar. 

AGRADECIMIENTOS 

Agradezco las sugerencias de los Profs. M. T. López, L. Chue- 
cas, H. Saelzer y a O. Aracena el presente trabajo y a la Sra. S. Mann y 
Sr. J. Bustos que confeccionaron los dibujos. 

Asimismo, agradezco a mis ex compañeros de trabajo de la 
Estación Mitilicultura de Castro del Servicio Agrícola y Ganadero 
que colaboraron activamente en las experiencias relatadas, así como 
al Ing. J. Rolleri, co-director de las experiencias durante los últimos 
cinco años. 

-327- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

Anexo I 

SUSTRATOS UTILIZADOS COMO COLECTORES EXPERIMENTALES 

PARA LARVAS DE CHOROS Y CHORITOS, EN PUTEMUN. 

1961 -1962 





Cantidad 


Diámetro 


Longitud 


Observación 


Sustrato; 


mensual 


pulgadas 


metros 




Trozos de I urna 


10 


1 


1,50 


encementados 


Trozos de i urna 


10 


1 


1,50 


natural 


Trozos de luma 


10 


1 


1,50 


con brea 


Sarta de picorocos 


10 


— 


1,50 




sarta de cholgas 


10 


— 


1,50 




ramas de coigüe 


10 


— 


2,00 




Cabo de manila 


10 


% 


2,00 


natural 


Cabo de manila 


10 


% 


2,00 


encementado 


Cabo de manila 


10 


Va 


2,00 


con brea 


bolsas de malla 


10 








c/valvas de 


de alambre 








moluscos 



Anexo II 

TIPOS DE COLECTORES INSTALADOS EN LOS CENTROS MITILICOL AS 

DE PUTEMUN Y TALCAN, 1961 A 1974 



Fecha 



Tipo de colector 



Cantidad 



Lugar de instalación 



Ago.1961-Jul.1962 

Oct-Nov.1962 
Oct-Nov.1963 
Set-Dic.1964 

Set-Nov.1965 

Set-Dic.1967 



Set-Dic.1968 

Set-Dic.1969 

Set-Dic.1970 

Set-Dic.1971 

Set-Nov.1972 

Set-Dic.1973 



Oct-Nov.1971 



Oct-Nov.1972 



Luma, manila, picoro- 
eos, cholgas, co'güe 
Ramas de coigüe 
Ramas de coigüe 
Ramas de coigüe 
Ramas de coigüe 

Ramas de coisfüe 



Ramas de coigüe 
Ramas de coigüe 
Ramas de coigüe 
Ramas de coigüe 
Ramas de coigüe 
Pergolari de perlón ^v 
de redes 
Redes verticales 
Ramas de coigüe en 
fondo con flotador 

Bolsas polietileno 
Redes nylon 
Ramas de coigüe; todc 
en fondo c/ flotador 



1.200 


Danco norte Putemúii 


(10 mens.) 




2.435 


" 


4.000 


" 


10.000 


" 


1.700 


Costa de Tentén 


2.230 




10.000 


Banco norte y amplia- 




ción (riegos 1963 y 




1964) 


20.000 




20.000 




40.000 




212.000 




50.000 




23 


Frente al Centro 


87 


Mitilícola de Putemún 



30.000 

2.000 
2.000 

5.000 



Cañal y Las Cuevas 
del Centro Mitilícola 
Talcán 



-328 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

Anexo III 

EXPERIENCIAS DE CULTIVOS SUSPENDIDOS A MEDIA AGUA EN LOS 

CENTROS MITILICOLAS DE PUTEMUN Y TALCAN, 1964-1 974 



F e c h .1 


Especificación del Método 


Cantidad 


Lugar de 






cuerdas 


balsas 


instalación 


1964 


Cabos de manila de % 
pulgada de diámetro y 
4 m de largo 


10 


I 


A 50 m aprox. de 
la playa en Pute- 
mún 


Setiembre 1965 


Cabos de manila de i/g 
pulgada de diámetro y 
% pulgada de diámetro 


275 


1 




Setiembre 1968 


Cuerdas de polietileno 
8 mm de diámetro I ■ 
hebra, trenzadas, 4 m 
de largo 


1.500 


10 


50 y 200 m de pla- 
ya de Putemún 


Primavera 1969 


Colectores en balsa : 

líneas nylon monofila- 

mento 

cuerdas de polietileno 


300 
300 






Mayo 1970 


Cuerdas con choros, ex- 
tracción y riego en 










fondo 


1.040 


7 


" 


May-Jun. 1970 


Cuerdas polietileno des- 










critas para set. 1968 


300 


9 


Putemún y Talcán 


Agosto 1972 


" 


530 


1 


Talcán 


Junio 1973 


^* 


173 


1 


Putemún 



bibliografía 

Andreu, B. 1968. Pesquería y Cultivo de Mejillones y Ostras en España. Comu- 
nicación presentada en el "Symposium on Mollusca". Organizado por The 
Marina Biological Association of India, Ernakulan (Coohin). (Mimeografiado): 
1-6. 

Hancock, D. 1969. La Pesquería de Mariscos en Chile IFOP. 45:1-94. Láms. 1-16. 

Hermosilla, J. 1970. Contribución al conocimiento de los Dinoflagelados y Tin- 
tínidos del Estero de Castro, Chiloé, Chile. Bol. Soc. Biol. Concepción, 42:81-87. 

Lozada, E., J. Rolleri y R. Yáñez. 1971. Consideraciones Biológicas de Choromytilus 
chorus (Molina) en dos sustratos diferentes. Biol. Pesq. Chile, 5:61-108. 

Reid, P. 1974. Estudios preliminares sobre la biología de Mytilus chilensis Hupé, 
1854 (Molí. Biv. Mytiiidae). Tesis de Grado, Universidad de Concepción (Mi- 
meografiado): 1-85. 

Stuardo, J. 1961. Nota sobre Ecología y Distribución de Choromytilus chorus 
(Molina) con una clave adicional para los mitílidos chilenos. Actas y Trabajos 
del Primer Congreso Sudamericano de Zoología, Universidad Nacional de La 
Plata, Argentina. 1:163-174. 

Stuardo, J. 1965. Informe de los Estudios sobre Mitilicultura realizados hasta 
septiembre de 1961. Investigaciones Científicas. Pesca. Ministerio de Agricultura. 
(Mimeogi-afiado):l-25. Figs. 1-11. 

Saelzaer, H. 1969. Reconocimiento de los bancos de Mitílidos en la zona de Castro 
(Chiloé). Bol. Soc. Biol. Concepción. 42:135-154. 

Uibina, M. 1973. Prospección de sitios de interés arqueológico en Isla Talcán 
42945'S; 73QOO'W) Chiloé. Museo Regional de Castro (Mimeografiado): 1-21. 



-329- 



BOL. SOC. BIOL. DE CONCEPCIÓN, TOMO XLVIII, pp. 331-346, 1974 



CULTIVO DE LA CHOLGA (AULACOMyA ATER), EN 

ISLETILLA, ESTERO DE CASTRO (MOLL. 

BIVALVIA, MYTILIDAE) 

POR 

E. LOZADA (*); J. M. HERNÁNDEZ (**); 
O. ARACENA (***) y M. T. LÓPEZ (***) 



Resumen 

Se presenta un estudio comparativo sobre la tasa de crecimiento de cholga, 
Aulacomya ater (Molina, 1782) en cultivos suspendidos desde una balsa en Isletilla 
(42035'S; 73Q45'W), estero de Castro, Chile. 

Los resultados indican que cholgas captadas en colectores de ramas y pos- 
teriormente mantenidas en cuerdas ("encordado") alcanzaron una talla de 7.0 cm 
en un período de dos años, desde noviembre 1971 a octubre 1973, mientras que 
aquellas captadas y mantenidas en colectores esféricos de polietileno mostraron 
baja tasa de crecimiento y alta mortalidad. Así este último sistema parece apro- 
piado para la captación de semilla, pero no para su cultivo. 

Se entrega información biológica y biométrica de la fauna acompañante. 

Abstract 
A comparativa study on the rate of growth of "cliolga", Aulacomya ater 
(Molina 1782) in cultures suspended from a raft in Isletilla (42<?35'S; 73Q45'W), 
estero de Castro, Chile, has been carried out. 

The results show^ that "cholgas" larval collected by means of branches of 
"coigüe" (Nothophagus sp.) and then maintained on ropes ("encordado" system) 
hanging from a raft reached a size of 7.0 cm after a period time of two years, 
from november 1971 to october 1973; while those collected and maintained on 
polyethylene spheres showed a low rate of growth and high mortality. Thus the 
sphere system appears to be suitable for larval fixation but not for later culture. 
Biológica! and biometric data on accampanying fauna are also presen ted. 



ANTECEDENTES 
El presente trabajo constituye uno de los primeros resultados 
del proyecto de investigación "Estudio sobre la biología, ecología y 



(*) Fac. de Ciencias, Sede Oriente, Universidad de Chile - Santiago. 
(**) Instituto de Fomento Pesquero, Santiago. 
(***) Depto. Biología Marina y Oceanografía, Universidad de Concepción. 

-331- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

desarrollo de especies de importancia económica de Chiloé" elaborado 
en conjunto por personal de la División de Pesca del Servicio Agrícola 
Ganadero (SAG) del Instituto de Fomento Pesquero (IFOP) y de la 
Universidad de Concepción y financiado en parte por la Comisión de 
Investigación, Fomento y Aprovechamiento de los Recursos del Mar 
(CIFARM). 

Las actividades de cultivo de las diferentes especies de mitilidos 
han tenido, en nuestro país, gran auge en los últimos años, utilizando 
especialmente el sistema de balsas por ofrecer mejores ventajas para 
el crecimiento y desarrollo de estas especies. Sin embargo, tales estudios 
se han basado casi exclusivamente en resultados empíricos que sólo 
excepcional mente han sido apoyados por algún tipo de investigación 
ecológica. 

La cholga, Aulacomya ater (Molina, 1782), especie muy cono- 
cida por su gran demanda, es conjuntamente con Choromytilus chorus 
(Molina, 1782) uno de los mitilidos de mayor tamaño. Se ha consta- 
tado que su crecimiento es mayor en el extremo sur del país (Solis y 
Lozada, 1971:25). 

Los conocimientos biológicos de esta especie son parciales y se 
refieren a reproducción, madurez sexual y dinámica de poblaciones 
(Lozada, 1968:12-28; Tomicic, 1968:8-17; Solis y Lozada, op. cit.: 
116-120). 

En agosto de 1970, IFOP inició en Isletilla (42935'S; 73945'W), 
estero de Castro un ensayo sobre el cultivo de la cholga. Para ello 
depositó en el fondo de esa área 120 toneladas de cholgas adultas 
(reproductoras) provenientes de bancos naturales, cercanos al litoral 
continental de las provincias de Chiloé y Aysén. En noviembre del 
mismo año se ubicaron alrededor del banco 40.000 colectores de ramas 
de "coigüe" (Nothophagus). Las primeras captaciones se observaron 
a fines del invierno de 1971, alcanzando tallas aptas para ser encor- 
dadas en noviembre de este mismo año. En julio de 1971 se construyó 
una pequeña balsa experimental con el fin de suspender estas capta- 
ciones larvarias y conocer la factibilidad del cultivo artificial de esta 
especie. 

Lamentablemente las actividades mencionadas no consideraron 

los controles biológicos necesarios, por lo cual los autores del presente 

estudio no pudieron planificar desde un comienzo una metodología 

adecuada la que fue iniciada nueve meses después de suspender las 

cholgas juveniles desde la balsa. Por esta razón se consideran sólo 

algunso aspectos del cultivo y en base a los siguientes objetivos: 

a) conocer y comparar la tasa de crecimiento de cholgas mantenidas 

en dos sistemas diferentes de cultivo, ambos suspendidos de una 

misma balsa, y b) entregar información biométrica y biológica 

de la fauna acompañante. 



332 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

MATERIALES Y MÉTODOS 

DESCRIPCIÓN DEL ÁREA. 

La Mitilicultura de Isletilla, está ubicada en la boca del estero 
de Castro, entre la isla Linlinao y la isla grande de Chiloé, protegidos 
de los vientos del norte, predominantes en invierno (Fig. 1). Su nom- 
bre alude a la punta que durante las altas mareas queda aparentemente 
separada de la costa de la isla de Chiloé. 

MATERIAL UTILIZADO. 

El material utilizado se obtuvo de: a) cholgas captadas en 
Isletilla en colector de rama de coigüe y posteriormente encordadas y 
suspendidas a una balsa en noviembre de 1971. La Fig. 2 muestra 
la ubicación de los colectores y la balsa. Los controles se efectuaron 
entre agosto de 1972 y agosto de 1974 (Anexo 1) extrayéndose una 
muestra mensual del extremo superior de las cuerdas a una distancia 
de 0,5 - 1.0 m de la superficie del mar; b) cholgas captadas en Tubildad 
(42*?07'S; 73929'W) utilizando colectores esféricos llevados a Isletilla en 
julio de 1972 (Anexo 2). Probablemente ellos fueron colocados en 
Tubildad a fines de la primavera de 1971, trayendo consigo una re- 
ciente captación de cholgas y gran parte de la fauna encontrada en 
su interior. Los muéstreos y el control de todos los organismos en- 
contrados en ellos se efectuaron en agosto de 1972, marzo y diciembre. 

TRATAMIENTO DE LA FAUNA. 

Todos los ejemplares de moluscos bivalvos fueron medidos si- 
guiendo la metodología de Lozada (1968:6-10). Para las especies de 
crustáceos las mediciones se hicieron desde el extremo anterior del ca- 
parazón cefalotorácico hasta el borde posterior del mismo (LC); en 
ejemplares provistos de rostro, las medidas se tomaron desde la base 
de la órbita. Todas las especies se midieron con pie de metro y preci- 
sión de 0.1 mm excepto algunos crustáceos y gastrópodos medidos con 
micrómetro ocular en un estéreomicroscopio Zeiss. 

Para diferenciar los sexos de Betaeus truncatus se consideró la 
morfología de los quelípodos (Holthuis 1952:27). En los erizos, se 
consideró el diámetro horizontal del cuerpo; los datos de frecuencia 

a -j- 2b -f c 
fueron suavizados mediante la fórmula 



DESCRIPCIÓN DE LOS SISTEMAS CONTROLADOS. 

1. Cuerdas de crecimiento. 

Las cuerdas de crecimiento (Fig. 3), consisten en un trenzado 
de polietileno de 8 mm de diámetro y de 5 m de largo, atravezado 
cada 30 cm por trozos de tubos de plástico para impedir el desliza- 
miento de los mitílidos hacia abajo, una vez que aumentan de tamaño 

- 333 - 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 





CORTE TRAMVCRML 



3 





Fig. 1.— Estero de Castro y Mitilicultura de Isletilla; Fig. 2.— Mitilicultura de 
Isletilla. A: Balsa; B: zona de colectores; Fig. 3.— Cuerdas de crecimiento de 
cholga. a: cholgas; b: tubo de plástico; c: cuerda de polietileno trenzado; Fig. 4.— 
Colector esférico, a: travesano de la balsa; b: nivel del mar; c: cabo de nylon; 
d: captación de cholga; e: armazón de alambre; f: malla de polietileno. 



334- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

y de peso. Cuando la semilla (cholgas juveniles) logró una longitud 
promedio de 10 a 20 mm se procedió a desprenderla de los colectores 
de rama de coigüe para adherirla alrededor de la cuerda mediante 
una gasa especial, proceso conocido con el nombre técnico de en- 
cordamiento. Esta gasa tiene la particularidad de descomponerse en 
el agua y al cabo de 10 días está completamente deshecha, tiempo su- 
ficiente para que la semilla se fije por su propio biso. 

En cada cuerda de crecimiento se encordó aproximadamente 
12 Kg. de semilla de cholga de una longitud de 10 a 20 mm. 

2. Colector esférico (Fig. 4). 

El colector esférico está compuesto de un armazón de alam- 
bre N? 14 en cuyo interior se colocó hilo de polietileno de peso 
aproximado de 1.600 g. Todo en conjunto está forrado por una malla 
de polietileno de 1 mm de abertura. Este colector de diámetro apro- 
ximado de 0.60 m se suspendió a la balsa mediante un cabo de nylon. 
La captación obtenida, a diferencia del sistema anterior, se dejó crecer 
en el mismo colector. 

RESUL TADOS 

CRECIMIENTO. 

Se analizó el crecimiento de la cholga siguiendo el desplaza- 
miento de los grupos modales de tallas durante el período de muestreo. 

1. Crecimiento en cuerdas. 

Los polígonos de frecuencia de la Fig. 5, muestran la distri- 
bución mensual de tallas de la población de cholgas mantenidas en 
cuerdas de crecimiento. El rango de tallas fluctúa entre 0.5 cm, enero 
de 1972, a 9.5 cm de longitud, junio de 1974. La moda 4.5 cm de 
noviembre de 1972 alcanza a 8.0 cm en mayo de 1974 teniendo la 
edad de 2 años y 6 meses (Anexo 1). El reclutamiento observado en 
noviembre de 1972 logra en diciembre de 1972 una moda de 1.5 cm, 
desplazándose en los meses siguientes hasta alcanzar en agosto de 1974 
una talla de 7.5 cm. Otro reclutamiento se observa en junio de 1974. 

2. Crecimiento en colector esférico. 

El rango de tallas de la población de A. ater mantenido en 
este colector (Fig. 6) fluctúa entre 0.2 y 5.0 cm de longitud en agosto 
de 1972, ampliándose a 7.5 cm en marzo de 1973 y a 8.0 cm en di- 
ciembre del mismo año. Podemos decir, por lo tanto, que hubo cre- 
cimiento de la población en los meses muestreados. 

En agosto de 1972 aparecieron dos grupos modales más no- 
torios: uno de 0.5 cm que debió corresponder a la captación de juve- 
niles en Tubildad poco antes del traslado del colector a Isletilla y otro 
de 2.5 cm con un rango que alcanza a 5.0 cm, que correspondió a 

-335- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 



ejemplares captados en Tubildad en primavera de 1971. En marzo de 
1973 se observaron también dos grupos modales: uno que comienza 
en 1.5 cm que probablemente sean ejemplares fijados en primavera 




MAR 1974 



ENE 1*73 





10 2 10 40 3.0 (.0 70 (.0 «O LM (cm) 




Fig. 5.— Distribución por talla de A. ater en cuerda. Isletilla 1972-74. Fig. 6.— Cre- 
cimiento y mortalidad según tallas de A. ater en Colector esférico. Isletilla. 

Crecimiento Mortalidad ; Fig. 7.— Distribución por tallas de 

P. magellanicus en el colector esférico. Isletilla. 



-336- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

de 1972 y otro de 5.0 cm que son los que en agosto de 1972 tenían 
2.5 cm. En diciembre de 1973 aparece una moda de 2.5 cm y otra 
entre 5.5 y 6.0 cm de longitud. 

MORTALIDAD EN EL COLECTOR ESFÉRICO 

(Fig. 6 y Anexo 2). 

Se observaron las valvas vacías y enteras de ejemplares muertos 
dentro del colector, constatándose que en agosto de 1972 hubo 8.9% 
de mortalidad, en marzo de 1973, 1.9% y en diciembre de 1973, 33.8% 
(Tabla 1). El recuento de umbos semidestrozados indica igual ten- 
dencia, es decir, fueron numéricamente importantes en agosto de 1972 
y diciembre de 1973. 

Tabla I 

MORTALIDAD DE A. ATER EN EL COLECTOR ESFÉRICO 
ISLETILLA 1972-1973 



A. ater Agosto 1972 Marzo 1973 Diciembre 1973 



VIVOS 



5.005 3.319 2.709 



muertos 445 (8.9%) 44 (1.9%) 1.456 (33.8%,) 

totales 5.500 3.363 4.165 

umbos 407 4 887 



En la Fig. 6 se indica con línea de trazo la frecuencia de A. 
ater muertas según tallas. Se ve que la mortalidad afectó a la moda 
0.5 cm, en agosto de 1972; en marzo de 1973 ella se produjo entre 
las tallas 0.5 y 3.5 cm de longitud afectando mayormente a la moda 
1.0 cm. En diciembre de 1973 la mayor mortalidad se dio en la talla 
2.0 cm, incluyendo a ejemplares con tallas entre 1.0 cm y 5.0 cm. 
Al comparar estas tallas con las de los ejemplares vivos se deduce 
que la mortalidad fue muy alta en los ejemplares recién fijados en 
Tubildad y que fueron afectados por el traslado, siendo mínima en 
aquellos provenientes de una captación anterior. En marzo y diciembre 
de 1973 la mortalidad se dio también en las tallas chicas. 

FAUNA ACOMPAÑANTE DE A. ATER EN EL COLECTOR ESFÉRICO. 

Se observó una variada fauna acompañante de A. ater. Nuevos 
datos biométricos y biológicos de las especies más abundantes y un 
control cualitativo de las más escasas se presentan en Tabla 2 y 
Tabla 5, respectivamente. 

Mytilus chilcnsis Hupé 1854. Observaciones cuantitativas. 

El material analizado (Fig. 9, anexo 3) muestra un grupo modal 
de 4.0 cm en agosto de 1972, grupo que alcanza 6.5 cm en marzo de 

-337- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

1973, aumentando a 2.5 cm en siete meses. Además, se observa una 
captación de individuos jóvenes de 1.0 cm de longitud. Es probable 
que los grupos de tallas intermedias corresponden a ejemplares adultos 
que no crecieron debido al escaso espacio disponible dentro del colec- 
tor. En diciembre de 1973 la distribución de tallas es muy irregular, 
debido posiblemente a la misma razón. Los datos del Anexo 3 indican 
que este molusco presentó una gran mortalidad en diciembre de 1973 
en ejemplares que medían 2.5 cm y 4.0 cm. 

Choromytilus chorus. 

Se encontraron ejemplares en agosto de 1972 y diciembre de 
1973, con rango de tamaños entre 1.0 y 7.5 cm de longitud (Tabla 2) 
y provenientes de Tubildad, en donde crecen las tres especies de 
mitílidos económicamente importantes (Hancock, 1969:18). 

Tabla II 

DATOS CUANTITATIVOS DE LA FAUNA ACOMPAÑANTE DE A. ATER 

EN EL COLECTOR ESFÉRICO 



Especies 


Agosto 1972 


Marzo 


1973 


Dic. 19731 


Crepidula dilátala 


1 




2 


(1) 


3 


Chlamys patriae 


32 


(20) 


27 


(8) 


- (47) 


Choromytilus chorus 


24 




- 




2 (1) 


Mytilus chilensis 


300 




152 




51 (121) 


Balanus psittacus 


9 




7 




20 


Betaeus truncatus 


— 




7 




18 


Nauticaris magellanicus 


— 




— 




3 


Halicarcinus planatus 


37 




32 




5 


Pseudechinus magellanicus 


390 




50 




90 



( ) ejemplares muertos. 

Tabla III 
DISTRIBUCIÓN SEGÚN TALLA DE CH. PATRIAE EN EL COLECTOR 

ESFÉRICO 



Tallas (cm) 



Agosto 1972 



Marzo 1973 



Dic. 1973 



0.5 
1.0 

1.5 
2.0 
2.5 
3.0 
3.5 
4.0 
Totales 



5 (1) 






6 (7) 


(1) 


(1) 


3(8) 


4(7) 


(4) 


10 (3) 


7 


(5) 


6(1) 


4 


(15) 


2 


1 


(12) 




7 


(9) 




4 


(1) 


32 (20) 


27 (8) 


(47) 



( ) ejemplares muertos. 



338 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

Chlamys patriae Doello Jurado 1918. 

En agosto de 1972 la distribución de frecuencias fluctuó entre 
0.5 y 3.0 cm (Fig. 8). La mortalidad producida durante el traslado 
del colector afectó notoriamente a la estructura de la población, pro- 
duciéndose un sesgo en la talla 1.5 cm y adoptando una estructura 
bimodal. En marzo de 1973 se observó crecimiento y se encontró 
ejemplares muertos en la talla 1.5 cm; el rango de tallas se dio entre 
1.5 cm y 4.0 cm. En diciembre de 1973, se observó una mortalidad 
total de la población, afectada probablemente por la competencia 
entre los organismos ocupantes del colector. 

Halicarcinus planatus (Fabricius, 1775). 

Esta especie de amplia distribución subantártica se encontró 
en agosto de 1972. La muestra se componía de 11 machos de tallas 
entre 2.3 y 5.3 mm de longitud cefalotorácica, 9 hembras sin huevos 
con tallas entre 3.0 y 5.0 mm y 26 hembras ovíferas que medían 
entre 4.8 y 8.8 mm. En marzo de 1973 se observó 2 machos de 5.5 
y 6.5 mm de longitud cefalotorácica, 16 hembras sin huevos cuyas 
tallas fluctuaron entre 4.1 mm y 8.0 mm y 14 hembras ovíferas cuyas 
tallas se dieron entre 5.5 y 7.1 mm. De los datos se deduce que esta 
especie provenía de Tubildad ya que en agosto de 1972 habían ejem- 
plares adultos y ovíferos, apreciándose un aumento de tamaño en 
hembras no ovíferas. 



/ \ 





1 — I — I — r 

la L.M.(crti) 



Fig. 8.— Mortalidad (línea de trazos) y crecimiento de Ch. patriae en el colector 
esférico. Isletilla. Fig. 9.— Distribución por tallas de M. chilensis en colector esfé- 
rico. Isletilla. 



339- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

Pseudechinus magellanicus (Philippi 1857). 

Especie abundante en agosto de 1972 y con una marcada ten- 
dencia a disminuir en los controles de marzo y diciembre de 1973. 
Según los datos de la Tabla 4 y la Fig. 7 se nota que esta especie 
experimenta un crecimiento dentro del colector. Mortensen (1952: 
9-10), al analizar muestras de la expedición Lund supone por la dis- 
tribución, por tamaños, que los juveniles llegan a adultos en el período 
de un año y que viven más de un año. 

Tabla IV 

DISTRIBUCIÓN POR TALLAS DE P. MAGELLANICUS EN EL 
COLECTOR ESFÉRICO 



Valor central 








del intervalo 


Agosto 1972 


Marzo 1973 


Diciembre 1973 


de clase (mm) 


N 


N 


N 


3.5 


28 






5.0 


47 






6.5 


143 






8.0 


107 






9.5 


41 




20 


11.0 


17 


s 


23 


12.5 


6 


14 


18 


14.0 


— 


10 


14 


15.5 


1 


15 


11 


17.0 


— 


5 


__ 


18.5 




3 


1 


20.0 




— 


2 


21.5 




2 


1 


Totales 


390 


52 


90 



Betaeus truncatus. 



Por los datos que aporta la Tabla 2, parece ser que esta especie 
se introdujo al interior del colector después que éste fue suspendido 
a la balsa en Isletilla (marzo, 1973). Se encontró 3 machos entre 
9.2 mm y 11.6 mm de LC y 4 hembras entre 7.7 mm y 10.7 mm 
de LC de las cuales una tenía huevos. En el control de diciembre 
de 1973 se encontró 1 macho de 9.9 mm de LC, 2 hembras ovíferas 
de 6.2 mm y 9.4 mm de LC, 8 hembras sin huevos de tallas que 
fluctuaron entre 7.3 mm y 11.0 mm de LC, 5 ejemplares de sexo 
indeterminado de tallas entre 5.2 mm y 6.8 mm de LC y 4 ejemplares 
destrozados, aparentemente en muda. 



-340 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

2. Observaciones cualitativas. 

Tabla V 

OBSERVACIONES CUALITATIVAS DE LA FAUNA ACOMPAÑANTE DE 

A. ATER EN EL COLECTOR ESFÉRICO 



Grupo taxonómico 


Agosto 1972 


Marzo 1973 


Diciembre 1973 


Briózoos 




X 


X 


Turbelarios 


X 


X 


X 


Poliquetos 


X 


X 


X 


Nemertinos 




X 


X 


Moluscos gastrópodos 


X 


X 


X 


Moluscos bivalvos 


X 


X 


X 


Isópodos 


X 


X 




Decápodos 


X 


X 




Equinodermos 




X 


X 


Tunicados 


X 


X 


X 



Briózoos. 

Se observó sobre las valvas de A. ater dos especies de brioozoos: 
Hippothoa hyalina (L) en marzo de 1973 y en diciembre del mismo 
año la especie de aguas subantárticas Hippothoa bougainvillei (D'Orb). 

Equinodermos. 

En marzo y diciembre de 1973 se observaron algunos ofiu- 
roideos Ophiomitrella chilensis Mortensen 1889, la estrella Anasterias 
variiim (Philippi 1870) y una holoturia. En diciembre de 1973 se 
encontraron tres ejemplares de Monamphiura reloncavii (Mortensen, 
1952). 

Moluscos bivalvos. 

En marzo de 1973 se observaron dos especies de Venéridos, 
Ameghinomya antiqua King 1831, 2 ejemplares y Clausinella gayi 
Hupé 1854 siete ejemplares. En diciembre de 1973 se encontró Eiito- 
desma cuneata (Gray, 1828). 

Moluscos gasterópodos. 

Se identificaron las siguientes especies: Fissurella radiosa Lesson 
1830, que en agosto de 1972 medía 5 mm de largo y marzo de 1973, 
24 mm. F. máxima Sowerby 1835 2 ejemplares en marzo de 1973 de 32 
y 45 mm. En diciembre de 1973 se encontró F. latemarginata Sowerby 
1835 de 19 mm, F. máxima de 9 mm y F. crona Lamarck de 48 mm, 
un ejemplar de Collisella orbigny (Dalí, 1909) de 10 mm. En marzo 
de 1973 se encontró un ejemplar de Tegula luctuosa Orb., 1841. 

-341- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

Crustáceos. 

En diciembre de 1973 se encontraron tres ejemplares de Nauti- 
caris magellanica (A. M. Edw., 1891), cuyas tallas (LC) fluctuaron entre 
3.6 y 4.9 mm siendo probablemente una especie de Isletilla. Se en- 
contró además, restos de Pilumnoides perlatus (Poeppig, 1836) y algu- 
nos anfipodos. 

Grupos como los turbelarios, poliquetos, nemertinos y tuni- 
cados se encontraron en los tres muéstreos realizados (Tabla V) pero 
no pudieron ser identificados por ahora. 



DISCUSIÓN Y CONCLUSIONES 

CRECIMIENTO DE A. ATER EN CULTIVOS SUSPENDIDOS. 

Estudios anteriores al presente trabajo sobre la biología de 
A. ater de bancos naturales en Putemún (Lozada 1968:25) indican 
que esta especie tiene una tasa de crecimiento de 1.8 mm mensual 
para la moda 5.5 cm (mayo, 1965) y 1.1 mm mensual para la moda 
10.0 cm (junio, 1966). 

Un análisis realizado en material procedente de capturas obte- 
nidas en pescas comerciales de Magallanes indican que la tasa de 
crecimiento de A. ater es superior a la que presenta en Antofagasta 
y Chiloé. Es así como a la edad probable de 2 años, la cholga en 
Magallanes alcanza una talla de 7.27 cm, en Chiloé 6.59 cm y en 
Antofagasta 3.86 cm de longitud (Solís y Lozada 1971:124-125). 

El presente estudio comprueba que el crecimiento de esta 
especie es más rápido en sistemas suspendidos (cultivos artificiales) 
que en los bancos de fondo. Así la cholga en Isletilla en el estero de 
Castro alcanza la talla mínima comercial de 7.0 cm a la edad de dos 
años. 

El colector esférico sólo sirve para la captación de semilla y no 
se aconseja como sistema de crecimiento ya que se pudo comprobar 
que las especies crecen dificultosamente y se produce una gran mor- 
talidad, debido probablemente al poco espacio disponible dentro del 
colector. 

2. Fauna del colector esférico. 

El análisis de la fauna acompañante permitió ampliar los datos 
biológicos de las especies de crustáceos, equinodermos y moluscos que 
sólo tenían registro preliminar en la expedición Lund. Algunos ante- 
cedentes sobre B. truncatus y N. magellanicus se conocían para la 
bahía de Concepción (Aracena y López 1973:47) encontrándose una 
coincidencia de comportamiento en la búsqueda de refugio de los 
ejemplares juveniles y de hembras en el período de desove. 

-342- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

3. Recomendaciones. 

Al planificar el cultivo de una especie determinada y frente al 
desconocimiento que en general se tiene de los recursos que se pre- 
tende explotar, es indispensable realizar estudios biológicos básicos y 
previos de la especie por cultivar. 

Existiendo ya una metodología básica aplicada por Lozada 
(1968:19) para la cholga, por Solís (1967:57) para la ostra, por Lozada 
et al (1971:89-90) para el choro zapato y la presentada en este trabajo 
para cholgas en cultivo, los centros de cultivo, incluyendo a las Coope- 
rativas particulares, deberían iniciar como trabajo rutinario y propio 
de ellos, controles continuados sobre datos biométricos de la especie 
en cultivo y siguiendo un criterio común. De esta manera, se podrían 
preveer posibles resultados o pronosticarlos en un determinado tiempo. 



AGRADECIMIENTOS 



Nuestros sinceros reconocimientos a las especialistas que iden- 
tificaron parte del material: Prof. M. Codoceo (equinodermos), Prof. 
N. Bahamonde (crustáceos); Licen. M. Villarroel y Prof. C. Osorio 
(moluscos) y Prof. I. Moyano (briozoos). 

Agradecemos especialmente al Dr. L. Chuecas, la preparación 
del summary y sus valiosas observaciones al manuscrito. A la señora 
S. Mann por la confección de los gráficos y a la señorita U. Vecchi 
por la transcripción dactilográfica del trabajo. 



343- 



o 

X! 

< 



< 

Z 

w 

< 

O 

o 

u 

Q 

O 
h 
z 
w 



2 S 



2 < 



^ — I ^ 00 00 Tf' — I 



CMin0500-*^OO0000'^'<f 



<M if5 tr> Tf-i -H t-^ CM 

r-< Tt^ r^ o tO (M 



(M^CM-HOOOoCr^ 
^^ ir5 00 Oí ^ 



1— I 00 tO -^ Ol t>- Ci 
so 05 00 -^ 



o -^' — CM O-i 30 GO -!í< •^' ifj íO c¿ '•£! I-» t-^ 00 00 Q) O^ 2 



344- 



Anexo II 

CRECIMIENTO Y MORTALIDAD DE CHOLGA EN COLECTORES 

ESFÉRICOS ISLETILLA 



23 agosto 1972 23 marzo 1973 17 diciembre 1973 



0.2 133 7 1 

0.5 1127 248 68 1 5 

1.0 432 110 249 15 6 9 

1.5 538 65 336 12 7 169 

2.0 819 53 345 7 120 584 

2.5 639 9 345 5 282 401 

3.0 322 3 282 2 264 188 

3.5 125 277 2 258 74 

4.0 24 242 205 23 

4.5 3 363 216 5 

5.0 I 410 235 3 

5.5 260 285 

6.0 103 286 

6.5 27 258 

7.0 10 209 

7.5 1 64 

8.0 9 

Totales 5005 495 3319 44 2709 1456 

Anexo III 

DISTRIBUCIÓN DE MYTILUS CHILENSIS VIVOS Y MUERTOS SEGÚN 

TALLAS EN EL COLECTOR ESFÉRICO 





Agosto 1972 


Marzo 


1973 


Diciembre 


1973 




vivos 


vivos 


muertos 


vivos 


muertos 


0.5 




7 


2 






1.0 


14 


9 








1.5 


19 


5 






2 


2.0 


21 


5 






5 


2.5 


28 


1 




3 


19 


3.0 


38 


5 




4 


21 


3.5 


49 


6 


1 


6 


12 


4.0 


66 


3 




5 


6 


4.5 


50 


10 




3 


2 


5.0 


14 


7 


1 


3 


2 


5.5 


I 


4 




5 


1 


6.0 




26 


2 


7 




6.5 




26 




5 




7.0 




25 




9 




7.5 




17 








80 




1 




1 




Totales 


300 


152 


6 


51 


70 



-345 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 



BIBLIOGRAFÍA 



Aracena, O. y M. T. López. 1973. Observaciones biológicas en organismos encon- 
trados en sustratos artificiales. Caleta Leandro. Talcahuano. Chile. I Crustácea 
Decapoda Macrura. Trabajos del V Congreso Latinoamericano de Zoología 
Montevideo, Uruguay. 1:40-48. 

Hancock, D. A. 1969. La pesquería de mariscos en Chile. Publnes. Inst. Fom. pesq. 
45:1-62. 

Holthuis, L. B. 1952. The crustácea decapoda macrura of Chile. Reports of the 
Lund University Chile expedition 1948-49.5. Lunds Univ. Arsskr n. ser. 47(10) : 
1-109. 

Lozada, E. 1968. Contribución al estudio de la cholga Aulacomyia ater en Putemún 
(Molí. Bivalvia Mytilidae). Biol. Pesq. Chile 3:3-39. 

Lozada, E; J. Rolleri y R. Yáñez. 1971. Consideraciones biológicas de Choromytilus 
chorus en dos sustratos diferentes. Biol. Pesq. Chile 5:61-108. 

Mortensen, Th. 1952. Echinoidea and Ophiuroidea. Reports of the Lund Uni- 
versity Chile expedition 1948-49. 3 Lunds Univ. Arsskr n. ser. 47(8):l-23. 

Solis, I. 1967. Observaciones biológicas en ostras (Ostrea chilensis Philippi) de 
Pullinque. Biol. Pesq. Chile 2:51-82. 

Solis, I. y E. Lozada. 1971. Algunos aspectos biológicos de la cholga en Magallanes. 
Biol. Pesq. Chile 5:9-144. 

Tomicic, J. 1966. Contribución al estudio de la cholga Aulacomya ater (Molina) 
en la Bahía de Mejillones. Tesis de grado. Universidad de Chile (mimeogra- 
fiado):l-20. 



-346 



BOL. SOC. BIOL. DE CONCEPCIÓN, TOMO XLVIII, pp. 347-357, 1974 



CRECIMIENTO DE CHOROMYTILUS CHORUS EN TALCAN, 
CHILOE (MOLLUSCA, BIVALVIA, MYTILIDAE) 

POR 

O. ARACENA (*), R. YAÑEZ (*), E. LOZADA (**) 
y M. T. LÓPEZ (*) 



Resumen 
Se describe y compara el crecimiento de Choromytilus chorus (Molina, 1782) 
en Talcan (42*?45'S; 72958'W) en los siguientes sistemas de crecimiento: a) long- 
line con semilla procedente de Putemún (42'?24'50"S; 73944'40"W); b) balsa con 
semilla procedente de Putemun; c) balsa con semilla captada en Talcan; d) co- 
lector de fondo, y e) banco artificial. 

, La semilla de Ch. chorus de Putemun alcanzó en longrline la talla 
de 11.0 cm a los 38 meses de edad y en la balsa aún tenían 10.0 cm a los 40 
meses. La semilla captada en Talcan creció en la balsa hasta 6.0 cm en 24 meses, 
sin embargo, aquella mantenida en el colector ya tenía esa talla a los 18 meses. 
Por otra parte, según Lozada et al (1971), en Putemun Ch. chorus alcanza 8.0 cm 
a los 19 meses. En un banco artificial de fondo fue observado un leve creci- 
miento. 

Abstract 

The growth of Choromytilus chorus (Molina, 1782) in Talcan (42945'S; 
72958'W) in the following growth systems: a) long-line with seeds from Putemun, 
b) raft with seeds from Putemun, c) raft with seeds from Talcan, d) benthonic 
collector, e) artificial bank, is described and compared. 

The seed of Ch. chorus from Putemun reached, in the long-line growth 
system, the size of 11.0 cm at 38 months of life, and in the raft growth system 
it had reached only 10.0 cm at 40 months of life. 

The seed obtained at Talcan grew in the raft up to 6.0 cm in 24 months. 
However, the seed kept in the benthonic collector had attained that same size 
at 18 months of life. On the other hand, according to Lozada et al (1971) at 
Putemun Ch. chorus reaches normally 8.0 cm at 19 months of life. 

A slight growth was observed in the artificial bank. 



(*) Departamento de Biología Marina y Oceanografía, Universidad de Concepción, Concepción, 
Chile. 
(**) Departamento de Biología, Facultad de Ciencias, Universidad de Chile Sede Oriente, Santiago, 
Chile. 

- 347 - 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIIIi 1974. 

INTR OD U C CION 

Este trabajo forma parte de una serie de publicaciones resul- 
tante del proyecto de investigación "Biología, desarrollo y ecología 
de mitílidos de importancia económica en Chiloé", financiado por la 
Comisión de Investigación, Fomento y Aprovechamiento de los Recur- 
sos del Mar (CIFARM), el Servicio Agrícola y Ganadero del Ministerio 
de Agricultura (SAG) y la Universidad de Concepción. 

Choromytilus chorus (Molina, 1782), especie considerada en 
peligro de extinción, ha estado en veda continuada desde 1950 a 
través de una serie de Decretos dictados por el Ministerio de Agri- 
cultura (Lozada et al 1971: 91-95). En septiembre de 1974, en la 
Mitilicultura de Castro, Centro Mitilicola de Putemun, del SAG, se 
suspendió transitoriamente esta veda, debido a que los bancos arti- 
ficiales de Ch. chorus, creados entre 1963 y 1970 presentan ejem- 
plares que ya han sobrepasado la talla comercial (12 cm). 

Los escasos estudios biológicos tratan sobre la ecología de los 
bancos naturales de choro zapato (Ch. chorus) de Talcan (Stuardo 
1960: 163-171), sobre los primeros estados de desarrollo de la especie 
(Stuardo 1961:9-10) y las observaciones macroscópicas sobre madurez 
sexual y crecimiento de ejemplares de balsas y de bancos en el área 
de Putemun (Lozada et al 1971:73-88). Uno de sus epibionte más 
frecuente, el poliqueto Spirobinae Paralaespira levinseni CauUery y 
Mesnil 1897 ha sido identificado por el Prof. E. W. Knight-Jones 
(Comunicación personal, 1974). 

MATERIALES Y MÉTODOS 

ÁREA DE TRABAJO. 

Las experiencias se realizaron en la isla de Talcan, ubicada 
a 60 millas marinas al este de Castro que tiene en su parte sur un 
estero denominado Tecol o Talcan (42945'S; 72958'W), donde el SAG 
posee el único Centro Mitilicola dedicado al cultivo del choro zapato 
del país (Fig. 1). Fue creado por Ley N? 7.535 del 7 de octubre de 
1943; posteriormente por el DFL N? 960 del 16 de octubre de 1946 
pasó a constituir una Reserva Fiscal. 

TRATAMIENTO DE LAS MUESTRAS. 

Se llevó un control de la longitud máxima de las valvas de 
Ch. chorus con pie de metro y precisión de 0.1 mm, desde el extremo 
del umbo hasta el borde posterior de la valva, durante el período 
comprendido entre noviembre de 1971 hasta abril de 1974. Las me- 
diciones se tomaron a ejemplares mantenidos en tres sistemas de 
crecimiento suspendido y en un banco artificial de londo. Las difi- 
cultades de acceso a Talcan, impidieron muchas veces la realización 
de un muestreo regular. 

-348- 



Bul. Soc. Biol de Concepción, XLVIIl, 1974. 



Los Cuervos 



Centro 
Mitilicola 

D D 

Long-Lin^ 
Baí'sa 




46' 



47' 



D= Sectores poblados por 
Chorom ytiius chorus 

— Zona de colectores 

— Corrientes observadas 



46 



73 < 



59' 



JsT 



56' 



Fig. 1.— Centro Mitilicola y estero de Talcan. Ubicación de colectores y long-line, 
balsa, sectores poblados por Ch. chorus y corrientes observadas. 



PROCEDENCIA DEL MATERIAL. 

La semilla de choro zapato captada en colectores de ramas de 
coigüe en Putemun (42?24'50"S; 73944'40"W), entre 1969-1970 dio 
origen a 300 cuerdas (Yáñez, 1974:325), parte de las cuales se trans- 
ladaron a Talcan en mayo de 1971, distribuyéndose 211 cuerdas en 
la balsa Nueva Galicia instalada por CORFO-SAG-IFOP en 1967 
(Hancock, 1969:16) y 10 cuerdas en un long-line experimental (Yá- 



349- 



Bol. Soc. Biol de poncepción, XLVIII, 1974. 

ñez op cit.). Los controles del crecimiento de choro zapato en ambos 
sistemas aparecen en los anexos 1 y 2. Además, en 1971, con el fin 
de formar un banco artificial de reproductores se trasplantó al sector 
del estero, entre Cañal y Norte de Las Cuevas (Fig. 1) 100.000 choros 
zapatos adultos procedentes de Putemun. Los muéstreos de banco de 
fondo se hicieron frente a la garita de Las Cuevas, donde en mayo 
de 1972 se reforzó el contingente de reproductores, regando alrededor 
de 148.000 Ch. chorus provenientes de 202 cuerdas de la balsa, que 
dando solo nueve cuerdas para controlar su crecimiento. 

Entre la primavera y verano de los años 1970-71 se instalaron 
en la zona de Cañal y Las Cuevas 30.000 colectores de fondo que 
rindieron aproximadamente 24.000.000 de semilla. Con 7.000 de estos 
colectores se obtuvieron 530 cuerdas de 8 m de largo, las que se 
suspendieron de la balsa para controlar su crecimiento (Anexo 3). 



PUTEMUN 



SEMILLERO 



TALCAN 



BALSA 



LONG-LINE 



BANCO 
ARTIFICIAL 



COLECTOR DE 
SEMILLA 



Fig. 2.- Diagrama ilustrativo de las relaciones de los sistemas de cultivo y el 
banco artificial de Ch. chorus en Talcan con Putemun. 



La Fig. 2 ilustra la procedencia del material estudiado en los 
distmtos sistemas de captación y crecimiento y del banco artificial 
de Talcan. Actualmente Putemun está considerado como semillero 
de quilmahue (Mytilus chilensis Hupé 1854) y Talcan como el único 
semillero de Ch. chorus del país. 



-350 



B6K' Soc' BioL dé' Concepción, XLViU, 1974. 



;, RESULTADOS 

CRECIMIENTO EN BALSA (Fig. 3 y anexo 1). 

Los choros zapatos procedentes de Putemun tenían en noviem- 
bre de 1971 una talla modal de 6.0 cm y alrededor de 1 año y 8 meses 
de vida, alcanzando en febrero de 1972 la moda de 8.0 cm, siendo el 
incremento de 2.0 en 3 meses; posteriormente en marzo de 1973 la 
moda llega a 10.0 cm y en abril de ese año desaparecen de las cuerdas 
los individuos más grandes debido al desprendimiento que e^; común 
en los ejemplares que han sobrepasado la talla 7.5 cm según obser- 
vaciones de uno de los autores del presente trabajo. Entre abril y 
septiembre de 1973 el crecimiento no es tan claro por el fenómeno 
del desprendimiento y sólo se puede presumir que hubo un recluta- 
miento por la presencia de la moda 4.0 cm en septiembre, no detectado 
en los muéstreos anteriores. 

CRECIMIENTO EN LONG-LINE (Fig. 4 y anexo .2). 

En el momento de suspender el long-line, los ejemplares tenían 
una moda de 7.0 cm; en febrero de 1972 tenían 8.0 cm y en mayo 
del año siguiente 11.0 cm, observándose posteriormente un despren- 
dimiento masivo en las cuerdas al igual que en el caso anterior. Es 
también visible un claro reclutamiento de ejemplares de 2.0 cm en 
abril de 1973. 

CRECIMIENTO DE CH. CHORUS CAPTADOS EN TALCAN (Fig. 5). 

La semilla de choro zapato captada en Talcan se observó en 
los colectores en mayo de 1972, con una moda de 0.5 cm (Tabla I) 
y en septiembre de 1972 alcanzó la moda 2.0 cm (anexo 4) siendo 
entonces encordada y suspendida a la balsa. Desde noviembre de 1972 
hasta marzo de 1974 la moda se desplazó hasta 7.0 cm (anexo 3). Hay 
un reclutamiento en septiembre de 1973, mes en que se analizó además 

Tabla I 

PRIMER CONTROL DE CH. CHORUS EN TRES COLECTORES 

COLOCADOS EN TALCAN EN LA PRIMAVERA DE 1971 (*) 



Tallas 
cm 



Número de 
ejemplares 



Observaciones 



0-0.2 
0.3-0.7 
0.8-1.2 
1.3-1.7 
1.8-2.2 
Total 



11 

4.463 

1.677 

21 

4 

7.176 



Ejemplares mezclados con 
juveniles de M. chilensis, 
Aulacomya ater e hidrozoos. 



(*) Detalles de este colector lo describe Yáñez (en prensa). 

-351- 



Bol. Soc. Uiol de Concepción, XLVIII, Í974. 




^^^^ \ SEP 

.^ ^^ JÜL. 



y^' •-. MAY 

*- •^ *~\ V ABR. 73 

*■■»-■// *^ \._ AGO 






MAR 74 




FEB 

ENE 72 

• .,, DIC 7t 

5 10 uo L{cm.) 



10,0 L (cm.) 




10 o uo L (cm.) 



Fig. 3.— Distribución según tallas de Ch. chorus en balsa. Talcan 1971-1973. Las 
flechas indican desprendimiento de adultos. Fig. 4.— Distribución según tallas de 
Ch. chorus en long-line Talcan 1971-1973. La flecha de la izquierda indica 
fijación de juveniles, la de la derecha desprendimiento de adultos. Fig. 5.— Ds- 
tribución según tallas de Ch. chorus en colector de fondo (línea de trazos) y en 
balsa (línea continua). Talcan 1972-1974. Las flechas indican a la izquierda fijación 
de juveniles; a la derecha desprendimiento de adultos. Fig. 6.— Distribución según 
tallas de Ch. chorus en banco artificial de Talcan 1972-1973. 



352- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974i 

una muestra del colector de fondo, cuya semilla no fue cosechada, 
constatándose un crecimiento de 5.0 cm en un año, en tanto que a 
la misma fecha, el incremento en los ejemplares suspendidos a la 
balsa eran sólo de 3.0 cm. 

CRECIMIENTO EN BANCO ARTIFICIAL (Fig. 6 y anexo 5). 

En el banco artificial de Ch. chorus de Las Cuevas no se 
observó crecimiento entre los meses de mayo y agosto de 1972 puesto 
que al ser regados en el fondo los ejemplares tenían una moda de 
8.0 cm. En julio de 1973 se constató mortalidad que afectó a la ma- 
yoría de las tallas y que fue del orden del 13%. 

DISCUSIÓN Y CONCLUSIONES 

De acuerdo a los desplazamientos modales observados en Ch. 
choriis en los diferentes sistemas de crecimiento y presentados en la 
Fig. 7 podemos deducir lo siguiente: 

La velocidad de crecimiento es mayor en sistemas suspendidos; 
dentro de éstos el long-line es ligeramente mejor que la balsa y aunque 
los datos del colector de fondo son escasos, parece ser mayor que en 
la balsa. Sin embargo, es necesario más información en relación a las 
características de las corrientes, afluencia del plancton y alimentación 
de Ch. chorus ya que según observación de uno de los autores los 
sistemas de long-line y de colector estuvieron en zona de revesa y de 
aguas someras (orilla del estero), en cambio la balsa estaba ubicada 
en el centro del estero, que es profundo e influenciado por fuertes 
corrientes (Fig. 1). Por otra parte según Lozada et al (1971:89) el 
desplazamiento modal de los ejemplares mantenidos en la balsa de 
Putemun parece ser más rápido que el observado en la balsa de 
Talcan. 

Debe considerarse también que los ejemplares de Ch. chorus 
trasladados de Putemun a Talcan tenían a los 20 meses de edad 2.0 cm 
menos que los ejemplares estudiados por Lozada et al. (op. cit.) de- 
bido a que seguramente hay variaciones anuales en la tasa de creci- 
miento de Ch. chorus en una misma área, hecho que se repite en 
Talcan como puede desprenderse del presente trabajo. 

Todo lo anterior hace resaltar la recomendación sugerida por 
Lozada et al (1974:343) al estudiar el cultivo de Aulacocya ater en 
Isletilla (42°35'S; 73?45'W) en el sentido de establecer en todos los 
Centros de Cultivos de Chile controles biométricos por largos perío- 
dos. Es el primer paso para recopilar información que permita en el 
futuro hacer pronósticos para esta importante pesquería del país. 

Llama también la atención que entre los 11 y 15 meses de 
edad áe Ch. chorus el crecimiento se detiene tanto en Putemun como 
en Talcan (Fig. 7) coincidiendo este hecho con el comienzo de la 
temporada de desove en Putemun (noviembre de 1969) según Lozada 

-353- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, I9T4. 



etal (1971:74), a los 6.0 cm de longitud. En Talcan el credmiento 
se detuvo en los ejemplares de 4.0 cm, entre febrero y septiembre de 
1973. Aunque no se conoce la talla mínima de desove, Lozada et al 
(1971:97) presume que antes de alcanzar Ch. chorus la talla mínima 
de extracción (12.0 cm) ha desovado por lo menos tres veces, como 
esta talla se alcanzaría a los 4 años de vida podemos suponer que 
el primer desove se haría al final del primer año. 



L 
(cm.) 

10.0 



50- 



▲ DDA D Q 

B3 ° ^ 

O + AHÍ 

+ + + BD 

+ + -i-+«no_ 

C o B 



o "2 



ooo oo o 



"""^^x^^^'-l ' ' ' ' I '■^' . I . I I , I I . I . I I I , . I . . . . I 

5 10 15 20 25 30 35 -í-O 

Meses 

Fig. 7.— Edad y desplazamiento modal de Ch. chorus en long-line, balsa y colector 
de fondo. 

L long-line en Talcan con semilla de Putemun; B^ Balsa en Talcají con 
semilla de Putemun; B^ Balsa en Talcan con semilla de Talcan; 
B^ Balsa de Putemun (Lozada et al, 1971); C Colector de fondo en 
Talcan. 



Hay que destacar que los sistemas de crecimiento de Talcan 
y probablemente los de Putemun (Lozada et al, op. cit.: 89) se 
produce un gran desprendimiento una vez que. los ejemplares han 
alcanzado 7.0 cm por lo cual el crecimiento debería continuar en 
bancos de fondo. Sin embargo, de acuerdo a la Fig. 6 al formar un 
banco artificial de Ch. chorus el crecimiento es sumamente lento por 
lo cual deberían emprenderse estudios que analizaran las causas» que 
lo regulan y el habitat más, propicio para formar bancos artificiales. 

agradecí MÍEN TOS 

-?;, Queremos dejar constancia de nuestros agradecimientos al Sr. 
H. dSievers por enviarnos la posición geográfica de los centros mitili- 
colas; al Sr.rJ. Bustos por la confección de las figuras; a la Sra, M. 

-354- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 



Fuentes de Venegas por la preparación del abstract; a la Srta. U. 
Vecchi por la transcripción dactilográfica y a la Prof. C. Osorio por 
la lectura crítica del manuscrito. 



Anexo I 
CHCHORUS DE BALSA, TALCAN. CAPTADOS EN PUTEMUN 1969-1970 





1971 




1972 








1973 






(cm) 


NOV 


DIC 


ENE 


FEB 


AGO 


FEB 


MAR 


ABR 


JUL 


SEP 


3.0 


1 




















4.0 


1 


2 


1 










2 




3 


5.0 


5 


5 


1 


2 


1 




1 


3 


1 


1 


6.0 


16 


11 


8 


4 


3 


6 


1 


4 


3 


6 


7.0 


13 


16 


16 


11 


2 


8 


9 


11 


3 


9 


8.0 


9 


13 


15 


17 


12 


10 


14 


7 


8 


9 


9.0 


6 


3 


9 


8 


17 


11 


13 


14 


12 


16 


10.0 








8 


10 


13 


28 


11 


14 


8 


11.0 










5 




22 


9 


9 


2 


12.0 












2 


14 


1 




3 


13.0 














2 








Totales 


50 


50 


50 


50 


50 


50 


104 


62 


50 


57 



Anexo 2 
CH. CHORUS DE LONG-LINE, TALCAN. CAPTADOS EN PUTEMUN 

1969-1970 





1971 




1972 






1973 






(cm) 


DIC 


ENE 


FEB 


^GO 


ABR 


MAY 


JUL 


SEP 


2.0 










3 








3.0 










1 








4.0 


2 


4 




1 


1 








5.0 


5 


6 


1 


1 


3 








6.0 


8 


10 


4 


1 


3 




2 


5 


7.0 


17 


10 


6 


1 


8 




7 


4 


8.0 


12 


12 


17 


9 


6 


3 


7 


6 


9.0 


6 


8 


13 


9 


9 


5 


12 


18 


10.0 


1 




8 


14 


12 


13 


14 


7 


11.0 






1 


13 


11 


22 


9 


11 


12.0 










1 


15 


3 


6 


13.0 












3 


1 




Totales 


51 


50 


50 


50 


58 


61 


55 


57 



355 - 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 



Anexos 

CH. CHORUS DE BALSA, TALCAN 1971-72. CAPTADOS EN TALCAN 

1971-1972 



1972 1973 1974 

(cm) NOV FEB MAR ABR JUN JUL SEP DIC MAR 



J.0 


17 












1 






2.0 


81 




2 


8 


5 


2 








3.0 


2 


39 


20 


27 


35 


15 


45 


16 


3 


4.0 




139 


75 


54 


70 


34 


57 


30 


11 


5.0 




2 


2 


28 


10 


9 


5 


47 


29 


6.0 








3 








10 


64 


7.0 


















110 


8.0 


















72 


9.0 


















15 


10.0 




















Totales 


100 


180 


99 


120 


120 


60 


108 


103 


304 



An E X o 4 

CH. CHORUS EN COLECTOR DE FONDO, CAPTADOS EN lALCAN 

1971-1972 



1972 1973 

(cni) AGO SEP SEP 



].0 50 

2.0 

3.0 
4.0 
5.0 
6.0 
7.0 
Totales 50 



02 




96 




2 


5 




21 




36 




45 




6 


¡00 


113 



-356- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

Anexo 5 
CH. CHORUS REGADOS EN FONDO EN TALCAN. 1972-1973 

(cm) 



4.0 

5.Ü 

6.0 

7.0 

8.0 

90 
10.0 
11.0 
Totales 



i972 




i973 




AGO 


JUN 


JUL 


SEP 






5 




1 




3 




1 


7 


10 


1 


7 


3 


5 


5 


17 


11 


20 


6 


34 


16 


31 


19 


31 


- 18 


30 


10 


9 


5 


11 


8 


100 


60 


115 


49 



BI BLIOGRAFIA 



Hancock, D. A. 1969. La pesquería de mariscos en Chile. Publnes. Inst. Fom. 
Pesq. Santiago 45:1-94. 

Lozada, E.; J. M. Hernández; O. Aracena; M. T. López (1974). El cultivo de 
Aulacomya ater en Isletilla, estero de Castro, Chiloé. Bol. Soc. Biol. Concep- 
ción 48:331-346. 

Lozada, E; J. Rolleri y R. Yáñez. 1971. Consideraciones biológicas de Choro- 
mytilus chorus en dos sustratos diferentes. Biol. Pesq. Chile. 5:61-108. 

Stuardo, J. 1960. Notas sobre ecología y distribución de Choromytilus chorus 
(Molina') (Mitilidae) con una clave adicional para los mitilidos chilenos. Actas 
y trabajos del primer congreso sudamericano de Zoología. 1:163-174. 

Stuardo, J. 1962. Informe de los estudios sobre mitilicultura realizados hasta 
septiembre de 1961. Inv. cientif. Pesca (Mimeografiado) SAO. Santiago 1:27. 

Yáñez, R. 1974. El cultivo experimental de choros y choritos en Putemu y Taican. 
Bol. Soc. Biol. Concepción 48:315-327. 



357 



BOL. SOC. BIOL. DE CONCEPCIÓN, TOMO XLVIII, pp. 359-363, 1974 



ESTUDIO HISTOLÓGICO DE LA GONADA DE TEGULA 

(CHLOROSTOMA) ATRA (LESSON, 1830), MOLLUSCA, 

GASTROPODA, TROCHIDAE) 



POR 

LUIS A. COLOMA S. (*) 



Resumen 
Se estudió la histología de la gónada de Teguia (Chlorostoma) atra (Lesson, 
1830), usando formalina al 10% y Bouin como fijadores y Hematoxilina Mayer- 
Eosina como tinción en la técnica de inclusión en parafina. Las gónadas de 
machos y hembras presentan un patrón de morfología general muy similar, en 
cuanto al epitelio superficial que cubre ambas gónadas, tejido conjuntivo sub- 
yacente y el epitelio germinativo que produce las células sexuales respectivas. 
Además se encontró que la histología general de T. atra es similar a la de 
Prisogaster niger (Gray, 1839). 

A B S T R A C T 

The histology of the gonad of Teguia (Chlorostoma) atra (Lesson, 1830) 
was studied. Formalin 10% and Bouin were used as fixatives, and Mayer's Hema- 
toxiline-Eosin as stain after embedding with paraffin. The gonads, testes or 
ovai-ies, have a very similar general morphological pattern, with reference to 
the surface epithelium covering both gonads, the below conective tissue and the 
germinal epithelium which gives rise to the respective gametes. Besides it was 
found that the general histology of T. atra is similar to that of Prisogaster niger 
(Gray, 1839). 



INTRODUCCIÓN 

- JEntre la fauna de moluscos gastrópodos comunes en la zona 
de mareas de las playas rocosas de Tomé, Bahía de Concepción, se 
encuentra T. atra que según Dalí (1910), Carcelles y Williamson 
(1951) tiene una distribución desde el Estrecho de Magallanes y Pa- 
tagonia hasta Pascamayo, Perú. 

Es una especie poco estudiada, lo que se deduce de las escasas 
referencias sobre ella en las, publicaciones concernientes, a pesar de 

(*) Laboratorio de Técnicas Histológicas, Instituto de Biología, Universidad de Concepción. 

- 359 - 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

que este organismo es recolectado habitualmente por la mano del 
hombre para utilizar sus partes blandas como alimento. Esto indica 
que presenta posibilidades económicas y comerciales ya que T. atra 
se encuentra formando abundantes poblaciones junto a otros gas- 
trópodos en las playas rocosas del litoral (Aracena et al. 1972) y (Ma- 
rincovich, 1973). 

Sin dejar de considerar que deben realizarse estudios sobre su 
anatomía, fisiología y sobre los fenómenos ecológicos en los cuales 
participa, en este trabajo se estudiaron las gónadas de este proso- 
branquio, perteneciente a la superfamilia Trochacea y a la familia 
Trochidae, para efectuar una metódica histológica que permita visua- 
lizar claramente su morfología, aportando en alguna medida, una 
contribución a los escasos estudios histológicos realizados en inver- 
tebrados chilenos. 

MATERIALES Y MÉTODOS 

Los estudios histológicos fueron hechos en 20 ejemplares rela- 
tivamente grandes (aproximadamente 2,5 cm. promedio de base de la 
concha) de T. atra, recolectadas por el autor durante las bajas mareas 
del mes de enero de 1972 en rocas de la playa de Bellavista-Tomé, 
Bahía de Concepción, Chile (Lat. 36938' S., Long. 72957'W). 

En el laboratorio se desconcharon los organismos, se extrajeron 
las partes blandas con ayuda de pinzas finas, y la porción correspon- 
diente a la gónada masculina o femenina, según el caso, se dejó en 
los fijadores respectivos. 

Los fijadores utilizados fueron Formalina al 10%, Bouin y 
Carnoy; las tinciones: Hematoxilina de Mayer-Eosina y la técnica de 
Feulgen. Se siguió la técnica histológica de inclusión en parafina 
(Humason, 1962), haciendo luego cortes de 6 /a de espesor mediante 
el micrótomo de rotación de R. Jung A. G. Heilderberg. Algunos 
trozos de tejido (ovarios y testículos) fijados en formalina al 10% 
fueron teñidos con la técnica de Feulgen y otros con la tinción di- 
ferencial Hematoxilina Mayer Eosina y lo mismo se hizo con los 
trozos fijados en Bouin y Carnoy. 

Para la confección de las figuras se ocupó Cámara clara Zeiss 
adaptada al microscopio Cari Zeiss, usando 500 aumentos (Ocular 
12.5 X y Objetivo 40 x). 

La descripción y esquemas del tejido de gónadas de este tra- 
bajo, se basó en las preparaciones en que se usó Formalina al 10% 
y Bouin como fijadores y la tinción Hematoxilina Mayer-Eosina. 

RES UL TADOS 

UBICACIÓN Y características DE LAS GOMADAS. 

T. atra es una especie dioica, en la que no hay dimorfismo 
sexual, tanto el ovario como el testículo están situados en la región 

-360- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

apical del saco visceral (externamente la concha presenta allí las 
últimas vueltas de la espira). 

La gónada de los machos recién extraída es de color blanque- 
cino, y la de las hembras es verdosa a gris oscura. En ambos casos 
la gónada es voluminosa y está arrollada hacia la derecha siguiendo 
dorsalmente la torción dextrorsa característica del cuerpo del animal. 
Según Franc (1968) la gónada masculina de los Trochidae desemboca 
en el conducto reno-pericárdico y el aparato reproductor está des- 
provisto de pene y los espermatozoides son evacuados por el orificio 
renal derecho en el fondo de la cavidad paleal. Además agrega que, 
el aparato genital femenino está alojado en la masa visceral y los 
huevos no fecundados son expulsados por el orificio renal, en el 
fondo de la cavidad paleal, ya que la fecundación es externa. 

En ambos sexos la gónada está asociada a una glándula di- 
gestiva relativamente difícil de separar, la que aparece en todos los 
cortes de las preparaciones estudiadas. 

histología del ovario. 

Externamente el ovario presenta un epitelio superficial mono- 
estratificado cilindrico (Fig. l,a) que posee núcleos ovoides (Fig. l,b) 
de color violeta situados en la porción apical de la célula, mientras 
que el citoplasma se colorea de rosado claro. El epitelio presenta 
células secretoras (Fig. 1, c) intercaladas cada cierto trecho, que son 
relativamente más grandes y que se tiñen de color rosado intenso 
con la Eosina. Lo mismo se aprecia en el gastrópodo de la familia 
Turbinidae, Prisogaster niger (Gray, 1839) estudiado por Márquez 
(1971). 

Bajo el epitelio existe una capa de tejido conjuntivo denso 
(Fig. 1, d), relativamente delgado que se invagina originando tabiques 
(Fig. l,e), que dividen la gónada en lóbulos, este tejido de sostén 
es muy fino y en su superficie se observa un epitelio germinativo 
(Fig. l,f) que dará origen a los óvulos al igual que en P. niger. A 
los lados se encuentran células ovulares polimorfas (Fig. 1, g) en desa- 
rrollo y, ubicados más al centro del lóbulo existen óvulos (Fig. l,h) 
de mayor tamaño, con un núcleo grande (Fig. 1, i) que no se aprecia 
con nitidez en todos los casos y tiende a confundirse con el citoplasma 
(Fig. l,k). El nucléolo (Fig. l,j) muy conspicuo teñido de color vio- 
leta intenso, se destaca en este núcleo de apariencia traslúcida. 

histología del testículo. 

Se presenta cubierto por un epitelio superficial monoestrati- 
ficado de células cilindricas (Fig. 2, a), con núcleos ovoides (Fig. 2, b) 
ubicados hacia el borde libre. Cada cierto trecho aparecen células 
más grandes y voluminosas que son Eosina positivos con su núcleo 
rechazado hacia la base, tratándose de células con función secretora 
(Fig. 2, cV 

-361 - 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

Por debajo del epitelio ya nombrado, existe tejido conjuntivo 
(Fig. 2, d) relativamente delgado que presenta en algunas regiones 
tabiques (Fig. 2, e) hacia el interior formando lóbulos. Estos tabiques 
presentan epitelio germinativo (Fig. %, f) de células planas con núcleo 
fusiforme que producen las espermatogonias (Fig. 2, g) cuyos núcleos 
están en estado de división. Es difícil distinguir los espermatocitos 
Primario y Secundario por la cantidad de células que se observa, al 
centro del lóbulo van los espermatozoides (Fig. 2, h) que también se 
presentan en gran número y se visualizan como un conglomerado de 
puntos o esferas de mayor o menor tamaño. El mismo patrón general 
existe en cuanto a la morfología del tejido testicular en P. niger. 




Fig. 1.— Corte transversal de Ovario de T. atra. a. Célula del epitelio cilindrico 
monoestratificado. b. núcleo de célula epitelial, c. célula secretora, d. tejido con- 
juntivo, e. tabique del conjuntivo, f. epitelio germinal, g. Célula ovular poli- 
morfa, h. Óvulo, i. núcleo del óvulo, j. nucléolo del óvulo, k. citaplasma del 
óvulo. 1. glándula digestiva. 

Fig. 2.— Corte transversal del testículo de T. atra. a. Célula del epitelio mono- 
estratificado, b. Núcleo de célula epitelial, c. Célula secretora, d. Tejido con- 
juntivo, e. Tabique del conjuntivo, f. Epitelio germinativo, g. Espermatogonias. 
h. Espermios. 

DISCUSIÓN Y CONCLUSIONES 

La aplicación de esta técnica histológica permitió demostrar 
que los mejores resultados se obtuvieron con el fijador formalina al 
10%, siguiéndole en importancia el Bouin ya que no produjeron al- 
teraciones en la morfología del tejido. 

De la tinción diferencial Hematoxilina Mayer-Eosina se ob- 
tienen los mejores resultados permitiendo observar muy bien la 



362- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

morfología y estructuras tanto del ovario como del testículo. Con la 
técnica de Feulgen se tiñieron en forma adecuada los núcleos de las 
células, principalmente de aquellos tejidos que se fijaron con For- 
malina al 10%. 

Tanto las gónadas femeninas como masculinas presentan un 
epitelio monoestratificado superficial de células altas que tienen in- 
tercaladas cada cierto trecho una célula secretora y un tejido con- 
juntivo subyacente, que se invagina formando tabiques que sirven 
de sostén al epitelio germinativo que da origen posteriormente a 
óvulos y espermios respectivamente, los cuales en las preparaciones 
observadas existen en gran cantidad. 

Además fue posible realizar comparaciones histológicas de tes- 
tículos y ovario de T. atra con la de P. niger perteneciente a la misma 
superfamilia, de igual distribución geográfica y del mismo habitat en 
la zona de mareas (Márquez, 1971) concluyendo que la histología de 
ambos gastrópodos es muy parecida. 



bibliografía 



Aracena, O.; J. Núñez; M. López. 1972. Notas biológicas sobre Prisogaster niger 

(Gray) y Tegula atra (Lesson) en Llico, Provincia de Curicó. Mus. Nac. Hist. 

Nat., Santiago de Chile. 182:1. 
Andrew, W. 1959. Textbook of comparative histology. Indiana University, School 

of Medicine, págs. 475-476. 
Carcelles, A. y S. Williamson. 1951. Catálogo de los moluscos marinos de la pro- 
vincia magallánica. Inst. Nac. Inv. Cieñe. Nat., 2(5):262. 
Dalí, W. 1910. Report on a collection of shells from Perú, with a summary of 

the peruvian zoological. Proc. U.S. Nat. Mus. i7:176; 239. 
Franc, A.. 1968. Sous-classe des Prosobranches In Grassé P. P. ed Zoologie V(3): 

150; 156. 
Humason, G. 1962. Animal tissue techniques Los Alamos, Scientific laboratoires, 

468 pp. 
Marincovich, L. 1973. Interdical mollusks of Iquique, Chile, Natural History 

Museum. Science Bulletin, i(í:24. 
Márquez, J. 1971. Consideraciones taxonómicas y biología de Prisogaster niger 

(Gray, 1839) (Molí. Gastrópoda) en Cerro Verde (36Q44'S, 72Q56'W) Concepción, 

Chile (Tesis mecanografiada) págs. 12; 20-25; 56. 



- 363 - 



BOL. SOC. BIOL. DE CONCEPCIÓN, TOMO XLVIII, pp. 365-383, 1974 



ASCIDIES DE LA XXIIe EXPEDITION ANTARCTIQUE 

CHILIENNE 

PAR 

CLAUDE MONNIOT et FRANgOISE MONNIOT (*) 



Dix huit espéces d'Ascidies ont été récoltées au cours de l'été 
austral 1967-1968 autour des lies Decepción et Greenwich. Neut 
familles d'Ascidies sont représentées. Toutes les espéces appartiennent 
á la faune antarctique. La collection est limitée par le fait que tous 
les prélévements ont été effectués sur les fonds sédimentaires; ce qui 
explique l'absence de la famille des Styelidae et la relative pauvreté 
des Aplousobranches. Le nombre des animaux récoltés et la variété 
spécifique montrent que malgré le caractére limitatif des préléve- 
ments, la faune ascidiologique de l'Antarctique est Tune des plus 
riches et des plus variées du monde. 

Nous tenons á remercier Mr. le Professeur A. Gallardo de 
rUniversité de Concepción qui nous a confié l'étude de cette collec- 
tion. 



Ordre des APLOUSOBRANCHIATA 
Famille des POLYCITORIDAE 

Cystodytes antarcticus Sluiter, 1912 

Cystodites antarcticus Sluiter, 1912:460. 

Cystodytes antarcticus Kott, 1969:37, Fig. 21. 

Pour la synonymie voir Kott, 1969. 

St. 61, He Greenwich, 62928'1 S - 59?39'8 W, 188 m: plusieurs colonies. 

Los colonies mesurent plusieurs cm^. Les zoides sont extréme- 
ment contractés et mesurent 5 mm de long. lis ont done une tres 

(*) Laboratoire de Biologie des Invertébrés marins et Malacologie - Museum National d'Histoire 
Naturelle, 57 rué Cuvier 75005 París — France. 

-365- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. ; . i; 

grande taille. Cette espéce correspond bien aux nombreuses descrip- 
tions déjá existantes (Van Ñame, Árnbáck-Christie-Linde, Millar, 
Kott). 

Les tentacules coronaux sont ici au nombre de 16 en 2 ordres 
réguliérement alternes. Le nombre de stigmates par demi-rangée est 
tres grand: plus de 30. 

Les spicules montrent malgré leur décalcification partielle 
dans ees échantillons, des indentations en festons qui sont toujours 
presentes chez cette espéce. 

Cystodytes antarcticus a une distribution limitée jusqu'á pré- 
sent á la región de la péninsule antarctique. 

Sycozoa georgiana (Michaelsen, 1907) 

Colella georgiana Michaelsen, 1907:62. 

Sycozoa georgiana Kott, 1969:28, Figs. 6-7. 

St. 26, He Greenwich, 11-1-1968, 62'?28'2 S - 59?38'2 W, 90 m: 1 co- 

lonie. 

Cette colonie est en tres mauvais état, L'allure du pédoncule 
fait penser a Sycozoa georgiana mais les zoides sont trop abimés pour 
une certitude. lis sont de plus immatures. 

L'espéce a une large répartition dans tout l'antarctique. 

Sycozoa gaimardi (Herdman, 1886) 

Colella gaimardi Herdman, 1886:103. 

Sycozoa gaimardi Kott, 1969:28, Fig. 8. 

St. 27, He Greenwich, 11-1-1968, 62'?28'5 S - 59938'4 W, 90 m. 

St. 47, He Greenwich, 11-1-1968, 62<?28'5 S - 59938'4 W, 66 m. 

II est bien difficile de donner un nom d'espéce á ees échan- 
tillons tres abimés de Sycozoa. L'allure des colonies petites, sphé- 
riques portees sur un pédoucule minee fait penser a S. gaimardi. 
Malheureusement les zoides sont uniquement males. S'il s'agit bien 
de S. gaimardi, son aire de répartition se trouverait étendue un peu 
vers le sud puisque l'espéce n'était connue que de la región sub- 
antarctique Terre de Feu - lies Falkland. 

REMARQUES. 

Un groupe de colonies également en tres mauvais état, mais 
qui ne peut se rapporter a 5. gaimardi a été récolté a la station 60. 
Les pédoncules ont 2 et 3 cm de haut, les tetes des colonies sont bien 
isolées, sphériques de 5 mm de diamétre. Les zoides sont tres petits, 
hermaphrodites. Leur cavité incubatrice ne contient qu'un, deux ou 
trois embryons. 

-366- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

L'ouverture cloacale des zoides est large, surmontée d'une 
languette courte. Les stigmates ne sont pas recoupés d'un sinus para- 
stigmatique. 

II n'est pas possible de faire une description corréete de cet 
animal oü il se trouve, ni de le rapporter pour l'nstant á une espéce 
décrite. II es préférable de le laisser sous le nom de Sycozoa Sp. 

Distaplia cylindrica (Lesson, 1830) 

Holozoa cylindrica Lesson, 1830:439. 

Distaplia cylindrica Kott, 1969:29, Figs. 9-12. 

Pour la synonymie voir Kott, 1969. 

St. 19, He Greenwich, 11-1-1968, 62929'4 S - 59939'4 W, 70 m. 

St. 33, He Greenwich, 12-1-1968, 62^29' S - 59?42' W, 50 m: tres mau- 

vais état. 

La présence de cette espéce dans la coUection montre une fois 
de plus sa fréquence dans les eaux antarctiques. 

II est peut-étre possible de rapporter, avec doute, á cette espéce 
également, une colonie immature de la St. 47. 



Famille des POLYCLINIDAE 
Synoicum adareanum (Herdman, 1902) 

Polyclinum adareanum Herdman, 1902:195. 
Synoicium adareanum Kott, 1969:65, Figs. 68-73. 
Pour la synonymie voir Kott, 1969. 

St. 14, He Decepción, 21-12-1967, 62959'3 S - 60928'6 W, 32 m: im- 
mature. 

St. 33, He Greenwich, 12-1-1968, 62^29' S - 59942' W, 50 m: immature. 
St. 58, He Greenwich, 17-1-1968, 62^267 S - 59?40'1 W, 90 m: 1 co- 
lonie. 

Les colonies montrent une grande variabilité. Celles de la 
station 33 ont une tunique transparente et nue. Celles des autres 
stations qui peuvent atteindre 8 cm de haut et 4 cm de diamétre dans 
la partie supérieure sont total ement couvertes de sable noir. Mais le 
sable n'est présent qu'en surface et n'incruste pas du tout la tunique 
interne. 

Les zoides sont tres grands (parfois jusqu a 35 mm). lis sont 
immatures. Le tube digestif est exactement semblable á ce qu'á figuré 
Millar en 1960 et ce que nous avons observé nous-méme chez les in- 
dividus des Kerguelen. 

Les colonies ont une allure caractéristique et parfois portent 
deux lobes. 

-367- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

En l'absence de gonades et de larves, il est difficile d'avoir une 
certitude quant a Tappartenance spécifique, mais il s'agit tres pro- 
bablement de S. adareanum (languette cloacale trifide, 14 rangs de 
stigmates, jusqu a 25 stigmates par demi rang-forme du tube digestif). 

? Synoicum adareanum ou S. georgianum (Sluiter, 1932) 

St. 26, He Greenwich, 11-1-1968, 62'?28'2 S - 59938'2 W, 90 m: 1 colonie 
immature. 

St. 27, He Greenwich, 11-1-1968, 62^28'5 S - 59938'4 W, 90 m: im- 
matures, plusieurs colonies. 

St. 51, He Greenwich, 13-1-1968, 62?28'8 S - 59?40'6 W, 79 m: 1 co- 
lonie immature. 

Seule la forme de la colonie ferait placer ees animaux dans 
l'espéce S. georgianum plutot que dans 5. adareanum. En réalité les 
zoides, immatures ici aussi ne se distinguent en rien de ceux de 
l'espéce precedente. Les colonies sont plus petites, plus cóniques mais 
la différence ne peut étre simplement due á l'écologie des animaux. 

Dans les colonies de la st. 27 qui ne comprennent que quelques 
zoides, on ne compte que 10 rangs de stigmates, mais les individus 
apparaissent tres juveniles. 

Bien que l'absence de larves ne permette pas de conclure, de 
fa^on certaine, il s'agit probablement d'une seule espéce: S. adareanum. 

Aplidium circumvolutum (Sluiter, 1900) 

Psammaplidium circumvolutum Sluiter, 1900:14. 

Aplidium circumvolutum Kott, 1969:57, Figs. 53-56. 

Pour la synonymie voir Kott, 1969. 

St. 33, He Greenwich, 12-1-1968, 62^29' S - 59<?42' W, 50 m: 3 colonies. 

Cette espéce a été bien étudiée par Millar, 1960 puis par Kott, 
1969. Elle es extrémement variable. 

Les 3 colonies de la station 33 sont males ou femelles. II semble 
bien que la maturation des ovocytes se fasse tres longtemps aprés la 
résorption des vésicules testiculaires et du spermiducte. Dans les 
échantillons de l'íle Greenwich les testicules sont peu étendus dans 
le post-abdomen qui est d'ailleurs court et se disposent en bouquet. 
L'ovaire est situé peu en dessous de la boucle intestinale. 

Les siphons buccaux ont ici réguliérement 8 lobes (L'espéce 
en posséde soit 6 soit 8 selon les colonies dans une méme región). 
H y a 12 rangs de stigmates dans le cas le plus general. La musculature 
thoracique est tres forte et se prolonge en deux larges rubans jusqu'á 
i'extrémité du post-abdomen. 

L'estomac montre les 5 plis caractéristiques. 

-368- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII. 1974. 

La larve est grosse, de talle variable, mais sa longueur atteint 
difficilement 1 mm. Les 3 ventouses sont entourées de chaqué cóté 
du corps par une multitude de petites vésicules épidermiques. Cette 
larve est tout á fait caractéristique. 

Dans les colonies observées, la larve reste dans la tunique aprés 
la ponte, s'y métamorphose et semble se développer dans la colonie 
d'origine a cóté des autres zoides. La variabilité décrite de l'espéce 
permet tout á fait d'y taire entrer les colonies de Tile Greenwich. 

Famille des DIDEMNIDAE 

St. 51, He Greenwich, 13-1-68, 6292898 S - 59?40'6 W, 79 m: 1 colonie. 

Une petite colonie de Didemnidae, de 1 cm de diamétre. 

Les zoides ont 4 rangs de stigmates et une grande languette 
cloacale bifide. Les organes thoraciques latéraux sont tres saillants et 
tres grands. 

L'absence de gonade ne permet pas de déterminer le spécimen, 
méme au niveau du genre. 



Ordre des PHLEBOBRANCHIATA 
Famille des CIONIDAE 

Tylobranchion speciosum Herdman, 1886 
(Fig. 1) 

Tylobranchion speciosum Herdman, 1886:157, pl. 22, 1-17. 
Tylobranchion speciosum Kott, 1969:41, Fig. 23-27. 
Pour la synonymie complete voir Kott, 1969. 

St. 19: He Greenwich, 11-1-1968, 62929'4 S - 59934'4 W, 70 m: 1 co- 
lonie. 

Le seul exemplaire se présente sous la forme d'une masse trans- 
lucide un peu pédonculée de 27 X 16 X 10 mm qui semblait fixée par 
une face du pédoncule. La colonie contenait 7 zoides s'ouvrant in- 
dépendemment vers l'extérieur. Les zoides sont ouverts sur les cotes 
de la colonie, le siphon buccal situé plus bas que le siphon cloacal, 
si bien que les zoides sont tordus et que la face dorsale du corps est 
plus développée que la face ventrale. 

II est assez difficile de préciser les proportions des différentes 
parties du corps. La branchie formant un cul de sac sur la face ven- 
trale bien en dessous de l'entrée de l'oesophage. Sur un zoide de 22 mm 
de long (Fig. 1) le thorax mesure 9,5 mm, l'abdomen, 7,5 mm et 9 
mm pour le processus vasculaire, la partie antérieure de l'entrée de 
l'oesophage étant située á 3 mm au dessus du cul de sac branchial. 
Gompte tenu de la contractilité différentielle du thorax et de l'abdo- 

-369- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

men et la position dorsale de l'entrée de l'oesophage, les différences 
de proportions signalées par les auteurs s'expliquent aisément. 

Les tentacules grands et peu nombreux (8) sont implantes tres 
haut dans le siphon buccal. Le sillón péricoronal épais, net, apparaít 
un peu godronné. Le tubercule vibratile situé sur le ganglion nerveux 
a une ouverture circulaire. Le raphé est constitué de languettes lon- 
gues et pointues situées sur les sinus transverses. L'endostyle sans carac- 
tére particulier s'arréte au fond du cul de sac branchial, il se prolonge 
vers l'entrée de l'oesophage par un bourrelet saillant. 





Fig. 1.— Tylohranchion speciosum Herdman, 1886: A, zoide vu par la face gauche; 
B, le méme face droite. Echelle = 1 cm. 



La branchie est píate. On compte chez un individu adulte 18 
rangs de 60 á 70 stigmates separes les uns des autres par 17 sinus trans- 
verses. Ces sinus sont surmontés d'une lame minee qui porte des pa- 
pilles foliacées triangulaires aplaties dans le sens antéropostérieur. 
A leur extrémité ces papilles portent deux extensions laterales en 
forme de crosse qui représentent les ébauches de sinus longitudinaux. 
Les stigmates sont allongés a bords paralléles. L'augmentation du 
nombre de rangs de stigmates s'opére par división transverse du rang 
le plus postérieur, le sinus transverse á ce niveau ne porte que des 
ébauches de papilles. L'augmentation du nombre de stigmates par 
rang se fait par apparition de petits stigmates intercalaires entre les 
derniers stigmates ventraux et dorsaux de la rangée. 

Les rangées de stigmates sont disposées en oblique par rapport 
a l'axe longitudinal du corps. Le premier rang étant paralléle au plan 
du siphon buccal et le dernier allant de l'entrée de l'oesophage a 
l'extrémité de l'endostyle (Fig. 1), les rangées intermédiaires com- 
pensant ce décalage. 

- 370 - 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

L'oesophage (Fig. 1) est long: 2 mm et entiérement situé dor- 
salement contre la branchie. L'estomac, situé á gauche est ovale et 
porte des rayures un peu ondulées. II se prolonge par un post-estomac, 
se retrousse a l'extrémité de l'abdomen et se transforme en un gros 
intestin qui croise l'estomac á droite et suit le raphé. L'anus a bord 
retrousse peut, suivant l'état de contraction, paraítre lisse ou un peu 
lobé. Le tube digestif et en particulier sa partie terminale est dilaté 
et rempli d'une grande quantité de vase. 

Les gonades mále et femelle mélées couvrent la partie posté- 
rieurse de la boucle intestinale. La partie mále peut s'étaler en partie 
dans le processus vasculaire. 

REMARQUES. 

Trois espéces antarctiques de Tylobranchion ont été décrites. 
T. speciosum Herdman, 1886 des Kerguelen; T. antarcticum Herd- 
man, 1902 du Cap Adare et T. wedelli Árnbáck-Christie-Linde, 1926 
de la terre de Weddell et de la péninsule antarctique. 

D'aprés ce dernier auteur, qui a reexaminé le matériel type 
des autres espéces, les trois espéces différent principalement par les 
proportions throrax-abdomen, la disposition des muscles, la plus ou 
moins grande sinuosité des plis stomacaux et la forme des stigmates. 
A notre sens aucune de ees distinctions n'est fondamentale et toutes 
peuvent étre provoquées par l'áge du zoide, la disposition de celui-ci 
dans la colonie ou son état de contraction. Nous avons examiné en 
méme temps que cet échantillon des Tylobranchion provenant des 
lies Kuerguelen et aucune différence structurale n'a été constatée. 

La position systématique des Tylobranchion est encoré l'objet 
de discussions. La plupart des auteurs classent les Ascidies en trois 
ordres définis principalement par la structure branchiale (Lahille, 
1887). Quelques auteurs ont tenté de classer les Ascidies en fonction 
de leur embryologie et en particulier en tenant compte de l'épicarde 
et du coeur. Cette classification pourrait étre séduisante a condition 
premiérement que l'homologation entre l'épicarde, les cavités péri- 
viscérales et les vésicules renales ait été prouvée et deuxiémement que 
les coupures systématiques ainsi établies coincident avec des types 
de structure bien différenciés. 

Kott, 1969 utilise pourtant cette classification fondee sur des 
homologies de développement. Or le développement des Ascidies n'a 
été étudié que sur tres peu d'espéces. Les généralisations, a notre sens 
hátives, sont surtout le fait de Huus qui s'est fondé sur des données 
bibliographiques souvent anciennes, non vérifiées et datant pour la 
plupart de l'époque oíi en embryologie il s'agissait de trouver des 
concordances a tout prix. 

, En tout cas pour les genres rares ou les gxoupes a morphologie 
intermédiaire telles que la plupart des Cionidae l'étude embryologi- 

-371- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

que n'a jamáis été effectuée. Ainsi dans la classification de Kott ees 
espéces ont elles été classées dans toute une serie de familles en tenant 
compte de leurs ressemblances morphologiques avec d'autres espéces, 
elles bien connues. Or une famille naturelle correspond a une direc- 
tion évolutive privilégiée dans laquelle certains caracteres prennent 
une variabilité enorme. Ainsi la famille des Cionidae est caractérisée 
par la variabilité de la position du tube difestif, par contre la structure 
branchiale ne varié pas dans des proportions plus importantes que 
chez les autres Phlebobranches, et garde en tout cas méme, chez les 
espéces abyssales, une structure caractéristique. 

II est évident que si l'on ne tient compte pour la classification 
ni de la branchie ni des gonades, la famille des Cionidae éclate. 

Ainsi Tylobranchion a été place par Kott, 1969 dans les Poly- 
clinidae au voisinage du genre Protopolyclinum Millar, 1960. Or ce 
genre au sens de Millar comprend une seule espéce tres proche par 
sa structure branchiale du genre Polyclinum (ees deux genres pros- 
sédent des sinus transverses surmontés d'une membrane ondulée). 
Kott, 1963 y inclue une autre espéce possédant des sinus longitudinaux 
internes comme les Phlebobranches typiques. Une espéce voisine, sinon 
la méme était décrite par Millar, 1963 sous le nom de Pseudodiazona 
et clases dans les Diazomidae. La ressemblance entre Tylobranchion 
et Protopolyclinum est done le résultat d'une erreur d'identification 
générique. Une autre ressemblance entre Tylobranchion et les Poly- 
clinidae est la position du coeur. II est toujours tres postérieur chez 
les Polyclinidae et il existe un espace plus ou moins important entre 
l'extrémité postérieure de la gonade mále et le coeur. Chez Tylo- 
branchion il est place au contact du tube digestif comme chez les 
Phlebobranches typiques mais il est repoussé par la croissance des 
gonades dans le post abdomen. Le post abdomen de Tylobranchion 
étudié par Árnbáck-Christie-Linde, 1950 est tres différent comme 
structure de celui des Polyclinidae. La ressemblance externe des zoides 
de Polyclinidae et ceux de Tylobranchion est á notre sent un bel 
exemple de convergence morphologique imposée par une disposition 
analogue, en colonies. 

Famille des CORELLIDAE 
Corella eumyota Transtedt, 1882 

Corella eumyota Traustedt, 1882:271. 

Corella eumyota Kott, 1969:84, Figs. 119-112. 

Pour la synonymie voir Kott, 1969. 

St. 1: He Decepción, 21-12-1967, 62959'6 S - 59^26' W, 37 m: 414 

individus. 

St. 14: He Decepción, 21-12-1967, 62?59'S - 60?28'6 W, 32 m: 1 in- 

dividu. 

-372- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 



Cette espéce, tres ahondante et tres caractéristique vit dans les 
eaux peu profondes de tout l'Antarctique, le préantarctique et dans 
une grande partie de la zone antiboréale. 



Famille des AGNESIIDAE 
Agnesia gladata Michaelsen, 1898 

Agnesia glaciata Michaelsen, 1898:370. 

Agnesia glaciata Kott, 1969:97, Figs. 131-132. 

Pour la synonymie voir Kott, 1969. 

St. 12: He Decepción, 21-12-1967, 62957'8 S - 60937'2 W, 155 m: 1 

exemplaire jeune. 

St. 13: He Decepción, 21-12-1967, 62?59'4 S - 60?28'5 W, 41 m: 4 

exemplaires. 

Les individus de la station 13 se présentent sous l'aspect de 
coussins aplatis de 4,6 X 3,5 cm, l'épaisseur ne dépassant pas 1 cm. 
L'aplatissement est prohahlement dú a la contraction. Les siphons sont 
difficilement discernahles et l'ensemhle du corps est densément re- 
couvert de graviers volcaniques. La tunique minee et transparente se 
déchire facilement. 

Le corps n'est attaché a la tunique qu'au niveau des siphons. 
Les siphons sont faiblement lobés, il n'est pas possible de compter 
les lobes car ils peuvent se confondre avec les plis dus a la contraction. 
Le corps est opaque et la musculature puissante. II existe un puissant 
sphincter a chaqué siphon. Des siphons partent des fibres longitudi- 
nales qui se disposent en ruban sur le 1/5 antérieur du corps. Posté- 
rieurement les rubans s'interrompent. Les fibres longitudinales se 
disposent alors sous forme d'un léger feutrage. Des rubans muscu- 
laires transverses prolongent le sphincter. Le ruban dorsal est court, 
le ruban ventral s'étend tout le long de l'endostyle. II existe en outre 
sur la face gauche un champ musculaire transverse qui va du siphon 
buccal au fond de la boucle intestinale secondaire. 

Les tentacules ont un aspect particulier. Ils sont au nombre 
d'une quarantaine, d'au moins 4 ordres. Ceux des trois premiers 
ordres (8 en tout) sont trapus et insérés en retrait des petits, mais ils 
sont relies au cercle des petits tentacules par deux crétes fines. Les 
petits tentacules ne sont guére que des ondulations de la créte. 

Le sillón péricoronal est tres particulier. II a été bien figuré 
par Michaelsen, 1900. Les deux crétes sont distantes Tune de l'autre 
et tres épaisses, la créte postérieure seule se raccorde a l'endostyle et 
au niveau de la ligne médiodorsale, elle forme une papille obtuse. Le 
tubercule vibratile, contrairement á ce que figure Michaelsen s'ouvre 
en avant de la créte antérieure, son ouverture est simple. 

-373- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

La branchie présente de nombreuses complications secondaires. 
Fondamentalement elle est composée par 13 ou 14 rangées de deux 
infundibula separes par 12 ou 13 transverses qui un peu á gauche 
de la ligne médiodorsale portent une grande papille correspondant 
au raphé. Dans le i/^ postérieur dorsal une vaste zone imperforée 
s'étend entre le raphé a gauche et l'axe médio-dorsal. Les sinus trans- 
verses portent de grandes papilles pointues. Les deux rangées fonda- 
mentales d'infundibula sont difficiles a distinguer car de nombreux 
exoinfundibula se sont développés entre eux. Les sinus parastigma- 
tiques en X qui recouvrent chaqué infundibulum se développent de 
maniere anarchique et portent des papilles analogues a celles des 
sinus mais plus petites. Sur les infundibula les stigmates sont inter- 
rompus sur les faces antérieures, postérieures et laterales. D'autres 
interruptions peuvent aussi se produire. 

Le tube digestif est en grande partie situé sous la branchie, 
mais la boucle et le rectum sont sitúes a droite. 

Les gonades recouvrent les deux faces de l'estomac; les parties 
mále et femelle sont intimement mélées. Spermiducte et oviducte 
suivent le rectum. L'oviducte contenait de nombreux oeufs non seg- 
mentes. 



Caenagnesia schmitti Kott, 1969 

Caenagnesia schmitti Kott, 1969:94, Fig. 125-127. 

St. 19: He Greenkich, 11-1-1968, 62"?29'4 S - 59<?39'4 W, 70 m: 1 exem- 

plaire jeune. 

St. 27: He Greenwich, 11-1-1968, 62?28'5 S - 59938'4 W, 90 m: 2 exem- 

plaires jeunes. 

St. 35: He Greenwich, 12-1-1968, 62929'0 S - 59?42'6 W, 48 m: 1 exem- 

plaire tres jeune. 

St. 45: He Greenwich, 13-1-1968, 62^27'4 S - 59938'5 W, 139 m: 1 exem- 

plaire jeune. 

St. 51: He Greenwich, 13-1-1968, 62^28 '8 S - 59?40'6 W, 79 m: 4 exem- 

plaires jeunes. 

Le plus grand exemplaire, 1,5 cm de haut, est de taille tres 
inférieure a celle du type de l'espéce. Bien qu'immature, il posséde 
les caracteres spécifiques de C. schmitti. 

L'animal vit dressé, les siphons saillants. Le siphon cloacal 
étant le plus développé. La tunique est nue et transparente. 

La musculature est puissante et symétrique. II y a un sphincter 
autour de chaqué siphon, des muscles longitudinaux serrés et paralléles 
sur tout le corps et deux champs dorsaux et ventraux qui croisent la 
musculature longitudinale. Ces deux champs ne s'interrompent qu'au 
milieu des deux faces laterales. 

- 374 - 



Bol. Soc. Blol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

Les tentacules sont disperses en plusieuis cercles (4 ou 5) les 
plus grands sont postérieurs. On compte 4 tentacules de premier 
ordre, 8 de second, une douzaine de troisiéme ordre et une írentaine 
des deux derniers. Les tentacules ne sont pas comme chez A. glaciata 
insérés sur une créte. Le sillón péricoronal, formé de deux lames 
rapprochées, l'antérieure étant plus développée, est net. Le raphé 
est constitué par une membrane assez élevée, enroulée vers la droite. 
Les sinus transverses se prolongent sur les deux faces du raphé et 
forment sur sa marge lisse un petit tubercule. Entre les contreforts 
correspondant aux sinus transverses on en observe toujours un autre. 

La branchie est constituée d'au moins 40 rangées de stigmates 
spiralés separes par des sinus transverses portant des papilles en T á 
branches longues. De nombreuses figures de división de stigmates et 
de multiplication des sinus transverses sont visibles. 

Le tube digestif est en mauvais état, il est situé tres postérieure- 
ment et en grande partie sous la branchie. 

Le rectum est assez court et la marge de l'anus un peu ondulée. 

REMARQUES. 

C. schmitti est tres proche de l'autre espéce du genre, C. bocki. 
Les caracteres avances par Kott, 1969 pour distinguer les deux 
espéces sont confirmes. C. schmitti méme jeune a toujours un beau- 
coup plus grand nombre de rangées de stigmates (40 pour un individu 
de 1,5 cm) que C. bocki (24 pour un exemplaire de 3 cm). 

Cette espéce n'est connue que de la Mer de Ross, des lies 
Shetland du Sud et des lies Wiencke. 



Famille des ASCIDIIDAE 
Ascidia teñera Herdman, 1880 

Ascidia teñera Herdman, 1880:465. 

Ascidia teñera Michaelsen, 1900:12. 

St. 19, He Greenwich, 11-1-1968, 62<?29'4 S - 59934'4 W, 70 m, 1 spé- 

cimen. 

Le seul exemplaire de la collection est malheureusement en 
mauvais état. II se présente sous une forme dressée, fixé par la partie 
postérieure de la face gauche, de 6,6 X 4,1 X 1 cm. Sa tunique est 
lisse et transparente sauf au niveau des siphons qui sont marqués par 
des épines pointues. Le siphon cloacal est situé au tiers de la hauteur. 
La tunique était intacte mais toute la partie antérieure du mantean 
manquait. 

A. teñera est considérée par beaucoup d'auteurs comme syno- 
nyme de A. meridionalis. Cette synonymie est possible mais en l'absen- 

- 375 - 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 



ce de toute la partie antérieure de cet exemplaire nous ne pouvons 
prendre position sur ce point. Les deux auteurs qui ont sígnale cette 
espéce décrivent les épines des siphons alors que les siphons de A. 
meridionalis sont lisses. 



Ordre des STOLIDOBRANCHES 
Famille des PYURIDAE 

Pyura stuhenrauchi (Michaelsen, 1900) 

Cynthia stubenrauchi Michaelsen, 1900:102, pl. 2, Fig. 7. 
St. 29, He Greenwich, 12-1-1968, 62?29'5 S - 59940'1 W, 49 m, 1 exem- 
plaire. 

Notre exemplaire, immature, est aplati et fixé par la face ven- 
trale. Sa longueur est de 5 mm. La tunique blanchátre est couverte 
d'épines souples qui peuvent se ramifier. 

Les tentacules, au nombre d'une vingtaine d'au moins 4 ordres, 
sont tous simples. Dans la description origínale Michaelsen décrit 190 
tentacules dont seuls les 30 plus grands sont un peu ramifiés. 

Le tubercule vibratile est en U á ouverture antérieure. Le 
raphé elevé est lissc et ne présente pas de denticulations sur sa marge. 
La branchie posséde 4 plis bas formes de 5 a 6 sinus. De nombreuses 
traces de formation de sinus sont visibles au sommet des plis. Les 
stigmates sont droits dans la partie antérieure du corps et á l'état de 
fragments de protostigmates dans la partie postérieure. Aucune trace 
de spirales n'a été observée. 

Le tube digestif forme une boucle simple assez étroite. L'oeso- 
phage est courbé, l'estomac nettement élargi posséde 15 sillons nets. 
La branche descendante du tube digestif est rectiligne et l'anus 
rétréci et á 4 lobes s'ouvre sous l'entrée de l'oesophage. 

Les gonades sont absentes. 

II existe une serie d'endocarpes a droite prés de l'endostyle 
et a gauche dans la boucle intestinale et le long de la paroi sur le 
branche descendante du tube digestif. 

II n'y a pas de velum cloacal mais une rangée de fins tentacules 
cloacaux. 

REMARQUES. 

Plusieurs auteurs considérent P. stuhenrauchi comme une 
forme géographique ou un jeune de P. se tosa. 

Nous avons comparé notre exemplaire a des P. setosa conservées 
au Museum et nous ne pouvons admettre cette opinión. 

P. setosa contrairement a P. stubenrauchi ne posséde ni ten- 
tacules cloacaux ni endocarpes indépendants des gonades. 

-376- 



Rol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

Pyura georgiana (Michaelsen, 1898) 

(Fig. 2) 

Boltenia georgiana Michaelsen 1898:364. 

Pyura georgiana Kott, 1969:130, Figs. 178-180. 

Pour la synonymie voir Kott, 1969. 

St. 51, He Greenwich, 13-1-1968, 62928'8 S - 59940'6 W, 79 m: 2 exem- 

plaires. 

P. georgiana est une espéce á vaste répartition dans l'Antarc- 
tique. Elle est surtout ahondante autour de la péninsule antarctique. 
Elle a été décrite sous un grand nomhre de noms différents et semhle 
assez variahle. II n'est pas certain qu'il s'agisse d'une seule espéce 
mais il serait nécessaire d'étudier un grand nomhre de spécimens 
provenant de tout 1' Antarctique. 

Les exemplaires de cette coUection ne correspondent pas a la 
description de l'espéce telle qu'elle est donnée par Kott, 1969. En 
particulier cet auteur trouve 7 plis a gauche et 8 a droite alors que 
toutes les descriptions de cette espéce et nos échantillons n'ont que 
7 plis de chaqué cóté. Le nombre maximal de sinus par plis est d'aprés 
Kott de 24 alors qu'il peut atteindre 35. La forme du tuhe digestif 
donnée par Kott (Fig. 179, p. 128) ne correspond pas. Tous les exem- 
plaires que nous avons examines provenant des collections du Museum 
ont une houcle digestive droite fermée sans courhure secondaire, l'anus 
s'ouvrant aprés un rectum tres court sous l'entrée de l'oesophage, la 
hranche descendante de l'intestin étant pratiquement rectiligne ou 
tres peu couroée. Le nomhre de 20 plis longitudinaux sur l'estomac 
est aussi tres en dessous de la réalité. 

Nous avons ohservé les organes pariétaux qui semhlent le 
caractére le plus constant de cette espéce. lis ne sont pas forcément 
uniques; chez l'un des deux exemplaires de la coUection (Fig. 2) ils 
sont douhles: un petit plus postérieur accompagne le grand. Chez 
certains spécimens, ils peuvent étre múltiples. C'est le cas de lun des 
exemplaires type de Boltenia salehrosa Sluiter, 1905 qui posséde outre 
le grand organe antérieur quatre petites masses postérieures. 

Famille des MOLGULIDAE 

Eugyrioides greenwichensis n. sp. 

(Fig. 3) 

Part. Eugyra kerguelenensis Kott, 1969:159, Figs. 224-225. 

St. 20, He Greenwich, 11-1-1968, 62<?29'0 S - 59?39'7 W, 61 m: 1 exem- 

plaire. 

Cette espéce est tres proche de Eugyrioides kerguelenensis 
mais s'en distingue par la structure des gonades. 

-377- 



Bbl. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

L'espéce est globuleiise et vit libre sur le sédiment. La tunique 
est transparente et n'est que tres peu recouverte de débris. Elle est 
épaisse, un peu gélatineuse et semble formée de plusieurs conches. 

Le mantean est transparent pourvu d'une musculature nette 
mais peu puissante (Fig. 3, A, B) et couvert de papilles dermato- 
tunicales vivement colorables. 




Fig. 2.— Pyura georgiana (Michaelsen, 1 
Echelle = 1 cm. 



: exemplaire ouvert branchie enlevée. 



Les tentacules: 14 de 3 ordres portant des ramifications peu 
nombreuses de trois ordres, sont separes les uns des autres par une 
ou deux digitations. Le sillón péricoronal est droit et ne forme pas 
une invagination nette au niveau du tubercule vibratile. Celui-ci 
est petit en forme de cóne ouvert vers l'avant gauche. Le raphé est 
lisse. II est situé sur la limite gauche, d'une lame imperforée dorsale, 
ce qui lui donne l'aspect d'un double raphé. II augmente nettement 
de hauteur du tubercule vibratile á l'entrée de l'oesophage. II con- 
tourne celle-ci et se raccorde a tous les sinus gauches. 

La branchie est fine. Elle posséde 7 sinus plats de chaqué 
cóté qui recouvrent 6 rangées transversales de 8 infundibula réguliers. 
Sur la partie tout a fait ventrale les infundibula se divisent et il en 
existe une rangée longitudinale de 12. La branchie n'atteint pas 
l'endostyle et se prolonge sur les faces ventrales et postérieures par 
une large bande imperforée qui couvre le rein et Festomac. 

Le tube digestif (Fig. 3, C) est massif, l'oesophage est tres court, 
l'estomac globuleux est recouvert d'une glande hépatique rayée, l'anus 
est lisse. 



-378- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

Les gonades (Fig. 3, C) sont caractéristiques. La droite est en 
forme de L dont la branche horizontale est collée au rein. La gauche 
arquee est située dans la boucle intestinale. Les ovaires sont allongées 
et les acinis testiculaires se disposent sur les faces apicale et dorsale de 
l'ovaire. Les spermiductes débouchent indépendamment les uns des 
autres sur la face interne de l'ovaire. La partie proximale de l'ovaire 
est rétrécie et se transforme insensiblement en un long oviducte, le 
gauche étant soudé au rectum et le droit au manteau. 

Le rein allongé est collé a l'estomac. 

REMARQUES. 

Les Eugyrioides antarctiques sont connues aux lies Kerguelen, 
en Georgie du Sud, autour de la péninsule antarctique et sur le 
platean continental patagonien. Les différentes espéces se distinguent 
les unes des autres par la structure de la gonade. 

E. vannamei (Monniot C. 1970), de Patagonie posséde une 
gonade droite collée au rein par toute sa longueur. 

Les autres exemplaires ont une gonade en forme de L, et ont 
été groupés sous le nom á'E. kerguelenensis. 

Aux Kerguelen, station type,' E. kerguelenensis posséde des 
oviductes simples coUés á la face externe de la branchie (Monniot C. 
1974). 

Les exemplaires de Georgie du Sud (Millar, 1960) ont des ovi- 
ductes ramifiés libres dans la cavité cloacale. Ce caractére doit se 
retrouver dans d'autres zones car il a été signalé par Kott, 1969 sans 
autre precisión. Ces exemplaires représentent une autre espéce. 

Enfin l'exemplaire de cette collection posséde un oviducte 
simple collé au manteau ou au rectum. 

A notre sens cette différence justifie la création d'une espéce 
nouvelle mais une étude détaillée des Eugyrioides antarctiques s'im- 
pose. 

Pareugyrioides arnhackae (Millar, 1960) 
(Fig. 4) 

Eugyra arnhackae Millar, 1960: 144, Fig. 66; pl. 4, Fig. 3; pl. 6, 

Figs. 6-7. 
Pereugyrioides arnhackae Kott, 1969:161, Figs. 228-229. 
St. 27, He Greenwich, 11-1-1968, 62928'5 S - 59<?38'4 W, 90 m: 1 exem- 
plaire. 

St. 48, lie Greenwich, 13-1-1968, 62?28'2 S - 59940'9 W, 73 m: 1 exem- 
plaire. 

Les deux specimens de cette collection bien que de taille plus 
réduite (corps 6 mm, pédoncule 60 mm) que ceux des récoltes pre- 
cedentes sont adultes. lis ne correspondent pas exactement aux des- 
criptions. 

- 379 - 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVllI, 1974. 

Le corps est globuleux, les deux siphons sont nets et pro 
longés par des lobes digitiformes. Le pédoncule prend naissance prés 
du siphon buccal. La tunique molle et fine est presque nue et laisse 
voir les organes internes par transparence. La musculature est cons- 
tituée de fibres longues, fines et nombreuses. 

Les tentacules, 14 grands de 3 ordres, portent des ramifications 
digitiformes rarement divisées. Un tout petit tentacule simple s'insére 
entre les précédents. Le sillón péricoronal est net, la lame postérieure 
est un peu plus développée que l'antérieure. Le tubercule vibratile 
en forme d'entonnoir est situé dans une invagination profonde du 
sillón péricoronal. Le raphé lisse, elevé, contourne l'entrée de l'oeso- 
phage et raccorde á tous les sinus a gauche par une lame basse. 




Fig. S.— Eugyrioides greenwichensis n. sp.: A, exemplaire vu par la face droitc; 
B, le méme tace gauche; C, le raéme ouvert branciiie enlevée. tchelle = 
1 cm (A, B) = 5 mm (C). 



-380- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

La branchie est fine presque píate. Elle est parcourue par 7 
sinus longitudinaux de chaqué cóté. Dans les parties moyennes et 
dorsales de la branchie les infundibula carrés sont formes de deux 
stigmates imbriques formant en general 7 tours de spire. Dans les 
parties ventrale et postérieure les sommets des infundibula montrent 
une tendance a la división. Les deux stigmates deviennent indépen- 




Fig. 4.— Pareugyrioides arnbackae (Millar, 1960): A, exemplaire ouvert branchie 
enlevée; B, détail de la gonade droite. Echelies: 1 = 2,5 mm (A); 
2 = 1 mm (B). 

dants. Parfois les extremités distales des stigmates peuvent former 
dans ees zones des exoinfundibula soit seuls, soit en se groupant par 
2 ou méme 3. Les stigmates sont interrompus sur les infundibula 



381 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

normaux selon une ou deux diagonales sous les sinus transverses, les 
extrémités ainsi formées peuvent aussi croíre. Le nombre de sinus 
parastigmatiques n'est pas si elevé que le signale Millar (12 dans le 
texte et 6 sur la figure), nous en avons rarement observé plus de 6. 

Le tube digestif (Fig. 4, A) forme une boucle tres fermée. 
L'oesophage tres court débouche dans un estomac allongé marqué de 
papilles hépatiques plates. II est divisé en deux parties. L'intestin 
diminue graduellement de diamétre et se termite par un anus á bord 
lisse. 

Les gonades (Fig. 4, A, B) sont tres caractéristiques. L'ovaire 
central est peu épais et les lobes testiculaires qui l'entourent sont tres 
globuleux et dépassent beaucoup le niveau de l'ovaire. Les lobes tes- 
ticulaires émettent des canaux déférents qui se jettent les uns dans 
les autres pour former un spermiducte commun au centre de la face 
interne de l'ovaire. Les papilles genitales mále et femelle sont tres 
courtes et s'ouvrent ensemble á l'extrémité de la gonade. Files sont 
souvent cachees entre deux lobes testiculaires. 

Le rein est petit et allongé. II existe des velums buccaux et 
cloacaux nets et non découpés, 

REMARQUES. 

Bien que nous n'ayons observé qu'une seule papille mále liée 
á la papille femelle au lieu de 2 indépendantes (Millar, 1960) ou 3 
ou 4 (Kott, 1969) il ne fait pas de doute qu'il s'agit de la méme espéce. 
Les ouvertures secondaires pouvant apparaítre au cours de la crois- 
sance. 

L'espéce est connue des lies Sandwich du Sud (Millar, 1960) 
et de tout le pourtour de la péninsule antarctique de la Mer de 
Weddell a la Mer de Bellingshausen. 



Molgura confluxa (Sluiter, 1912) 

Microcosmus confluxus Sluiter, 1912:454. 

Molgula confluxa Kott, 1969:151, Fig. 208. 

St. 19, lie Greenwich, 11-1-1968, 62929'4 S - 59?39'4 W, 70 m: 1 exem- 

plaire. 

Nous n'avons eu qu'un petit exemplaire de cette espéce qui 
difiere des descriptions precedentes par la présence d'un pli sup- 
plémentaire tres court entre le premier pli droit et le raphé. Tous 
les autres caracteres, et en particulier la forme et la structure des 
gonades correspondent parfaitement a M. confluxa. 



382- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 



Molgula gigantea (Herdman, 1881) 

Ascopera gigantea Herdman, 1881:238. 

Non Molgura gigantea Herdman, 1981:234 = Paramolgula gregaria. 

Molgula gigantea Kott, 1969:155, 212-218. 

Pour la synonymie voir Kott, 1969. 

St. 19, He Greenwich, 11-1-1968, 62929'4 S - 59929'4 W, 70 m: 3 exem- 

plaires. 

St. 28, He Greenwich, 11-1-1968, 62?28'7 S - 59?38'5 W, 93 m: 1 exem- 

plaire jeune. 

St. 48, He Greenwich, 13-1-1968, 62?28'2 S - 59940'9 W, 73 m: 1 exem- 

plaire jeune. 

St. 51, He Greenwich, 13-1-1968, 62928'8 S - 59940'6 W, 79 m: 4 exem- 

plaires. 

Bien connue dans cette zone, l'espéce est représentée dans la 
collection par des individus de talle moyenne mais adultes. 



REFERENCES BIBLIOGRAFIQUES 



Les références de tous les ouvrages cites se trouvent dans Kott, 1969 á 
l'exception des trois suivantes. 

Kott P. 1969. Antarctic Ascidiacea. Antarctic Research Series, 13X:I-239. 
Kott P. 1971. Antarctic Ascidiacea II. Antarctic Research Series, 17:11-82. 
Monniot C. 1969-1970. Ascidies Phlébobranches et Stolidobranches. in: Campagne 

de la "Calypso" au large des cotes atlantiques de l'Amérique du Sud (1961- 

1962). Ann. Inst. Océanogr. 47:33-59. 
Monniot C. et F. Monniot 1974. Ascidies des lies Kerguelen. Téthys, sup. 4, 

sous presse. 



- 383 - 



BOL. SOC. BIOL. DE CONCEPCIÓN, TOMO XLVIII, pp. 385-394, 1974 



GLÁNDULAS DURANTE LA REGENERACIÓN DE DUGESIA 
DOROTOCEPHALA (PLATYHELMINTES, TURBELLARIO 



POR 

IVONNE C. HERMOSILLA 



Resumen 
Estudios histológicos en planarias normales y en regeneración detectan 
glándulas y sus cambios a través de la regeneración en Dugesia dorotocephala. 
Con las tinciones utilizadas se localizan seis tipos de glándulas, cinco de las 
cuales han sido descritas en especies afines. Se describe un grupo en estrecha 
relación estructural con los ganglios cerebroides. Se hace una comparación con 
las células neurosecretoras de Polycelis nigra. 

Abstract 
Histological methods in normal and regenerating planarians permit the 
study of the glands types and their changes during the regeneration in Dugesia 
dorotocephala. With the histological methods are detected six glands types. 
Large gland cells are found around the cerebral ganglia. A parallel is made 
between them and the neurosecretory cells o£ Polycelis nigra. 



INTR OD U CCION 

Las planarias de agua dulce constituyen un substrato de alto 
interés para el estudio de procesos regenerativos. Muchas especies 
han sido descritas en su estructura y citología interna con el afán de 
comprender la fisiología de la regeneración. 

Estudios previos sobre el comportamiento del sistema nervioso 
en el curso de la regeneración de Dugesia dorotocephala (Hermosilla, 
1972) evidenciaron el gran número de glándulas existentes en el pa- 
renquima de estos animales. Estas glándulas unicelulares han sido 
descritas entre otros por Hyman (1951). Pedersen (1959, 1963), Skaer 
(1961, 1965). 

Información sobre su conducta en procesos regerativos existe 
en un trabajo de Lender y Klein (1961) donde además se evidencia 
presencia de glándulas neurosecretoras en Polycelis nigra. 

- 385 - 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

El presente trabajo pretende dar una visión preliminar de 
las glándulas en Dugesia dorotocephala^ donde no se han descrito y 
su conducta a través de la regeneración. 

Atendiendo a la gran diversidad de glándulas, identificadas en 
la literatura como acidofilas, cianófilas y glándulas rabdites se utili- 
zaron varios métodos de tinción. 

MATERIALES Y MÉTODOS 

Se Utiliza un clon de individuos del tricladido Dugesia doroto- 
cephala, mantenido en el laboratorio después de 12 meses. 

Cuatro a cinco días antes de realizar la operación de corte no 
se proporcionó alimento a los animales. 

En este caso sólo se estudió regeneración de la cabeza. Los 
ejemplares en regeneración fueron obtenidos por decapitación tra- 
tando de realizar un corte transversal a una distancia uniforme de 
las manchas oculares. 

Un número de porciones recién cortadas fue colocado en cu- 
betas con agua de laguna a la temperatura del laboratorio y en lugar 
oscuro. Estos ejemplares fueron continuamente observados al estéreo- 
microscopio a medida que proseguía la regeneración. A las 0,6, 24, 
48, 60, 72, 84, 96, 108 y 120 hrs. después de la decapitación algunos 
segmentos fueron fijados en Zenker a objeto de estudiar histológica- 
mente el curso del proceso regenerativo. 

Posteriormente los especímenes fijados fueron infiltrados en 
parafina, cortados transversal y longitudinalmente entre 7 y 10 mi- 
crones. Los métodos de tinción empleados fueron hematoxilina fé- 
rrica de Heidenhain y eosina, Giemsa, Mallory, fucsina aldehídica y 
PAS con hematoxilina de Harris. Estas últimas tinciones se realizaron 
en ejemplares fijados en FAA (Mossmans). 

RESULTADOS 

Las glándulas presentes en D. dorotocephala resultan ser de 
seis tipos, de acuerdo a las tinciones utilizadas y las coloraciones obte- 
nidas (Tabla I). Estas corresponden a las células rabdites, a dos tipos 
de glándulas acidofilas, a dos tipos de cianófilas y finalmente a un 
grupo de glándulas bastante notorias y en estrecha relación con el 
sistema nervioso anterior (ganglios cerebroides). 

Estas células parecen no haber sido descritas en especies rela- 
cionadas por lo que al conocimiento del autor respecta. 

Una de las glándulas más conspicuas en los Turbellaria es la 
célula rabdite llamada así por la presencia de granulaciones alargadas: 
los rabdites. Frente a las reacciones de tinción empleadas, éstos apa- 
recen intensamente acidófilos. Con la hematoxilina férrica y la eosina 
son fuertemente teñidos. Con Mallory se tiñen amarillos y con Giemsa, 

- 386 - 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

rosados. Tanto la fucsina aldehídica como el PAS dio resultados ne- 
gativos para los rabdites (Tabla I). 

Estas células se detectan en la epidermis y regiones subepi- 
dérmicas de la superficie dorsal y escasamente en la superficie ventral 
del animal. 

La orientación de los rabdites en las células ubicadas en la 
epidermis es perpendicular a la membrana basal, ocupando el rabdite 
la mayor parte de la célula. Sin embargo, en aquellas células ubicadas 
en el parenquima dorsal pueden existir tres o cuatro rabdites en 
desarrollo con una distribución concéntrica o al azar. 

En las planarias en regeneración estas glándulas incrementan 
abundantemente en el primer y segundo día. Se observó como en la 
superficie del área de regeneración los rabdites llegan a constituir 
dos y hasta tres capas compactas. Fue evidente observar estas granu- 
laciones en el interior de células del parenquima lateral y dorsal. 
Su presencia en el parenquima ventral fue prácticamente nula. 

Con respecto a las glándulas acidófilas, una variedad de éstas 
se distribuye normalmente en el parenquima ventral; la distribu- 
ción es más o menos constante bajo la membrana basal a lo 
largo del cuerpo, alcanzando los márgenes laterales del cuerpo. Las 
células a menudo alargadas, presentan una prolongación dirigida a 
las células epidérmicas. Estas células contienen granulos acidófilos 
que se extienden en los procesos citoplasmáticos dirigidos a la super- 
ficie. Frente a las tinciones aplicadas con la hematoxilina de Heiden- 
hain y la eosina, el citoplasma apareció rosado, con Mallory rojo y 
con Giemsa exhibe granulos rosados. Con fucsina aldehídica y PAS 
el citoplasma muestra escasa afinidad, mientras los granulos son ne- 
gativos. Otro tipo de glándulas acidófilas en el parenquima cefálico 
aparece con granulos de mayor tamaño, tiñéndose de azul brillante 
con el Giemsa y de rojo intenso con el Mallory. 

Durante el proceso regenerativo estas glándulas también in- 
crementan su número durante los dos primeros días. 

Las secreciones cianófilas pertenecen a dos tipos de glándulas 
ubicadas en la región cefálica. Uno de estos tipos presentes en escaso 
número, son glándulas unicelulares alargadas extendiéndose en la 
planaria normal lateralmente a las glándulas marginales acidófilas 

Estas células mostraron baja afinidad por la hematoxilina de 
Heidenhain y la eosina. Sus granulos se tiñeron azul con Giemsa y 
azul brillante con Mallory. La fucsina aldehídica y el PAS tiñeron 
estas glándulas intensamente. 

El segundo tipo de glándulas cianófilas se distribuye anterior- 
mente en la región prefaríngea ventral; a nivel del primer divertí culo 



387 



M 

h 



w 

Q 
O 



< 

P w 
u 



O 
H 
O 
P¿ 
O 
Q 



O 

Q 

y O 
w P 



o ^ 



2 

h 

w 
P 

W 

2 

o 

ü 
u 
< 

P!Í 



o 


"c* 


m 


3 


a 


rj 


tí 


_G 


'> 


bC 


3 
a, 

-3 


!-i 




4J 


03 


3 


"o' 


3 




tí 


ÍH 




O. 










^3 
oí 


<U 




O 


O 


3 

'S 




tí 

3 




3 












'C 


Om 


_3 




X! 


(-1 
-3 
O, 


3 
O, 

-3 


■o" 


w 


K¡ 




CU 


ÍH 


(U 






o 




TS 

rt 


•i-i 




3 


tí 


rH 


c 




i; 






tí 






V 


[S 




,3 


3 






3 




Im 








rt 


',-t 


N 


rt 


'> 




^ 


r3 


ÍH 






1 




3 
0-, 

S-c 


'o' 



o 


<u 


,— ¡ 


dJ 


o; 




_3 


>»H 

ÍH 


t3 


^3 






^ 


c^ 


tí 


p 


'0* 


3 

N 




3 
3 



o 

^3 








13 


cu 


«2 

a; 


o' 

!h 


2 


T3 

oj 

•tH 


3 



< 


< 
2 

l-H 






2 


W 




HH 






1— 1 


+ 




X 




2 




H 


< 





< 


K 


J 


S 


2 


h-l 


w 


w 


< 


ffi 


P 


S 



o 



< 

U 

P 

1—1 

X 



3 
-O 



)^ 


C/5 


Q 


l-H 


hJ 


Pi 


< 


^ 




< 


< 
2 


X 


>— 1 


1 


en 




ü 


C/5 


P 


< 


m 


CLh 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

gástrico, su distribución se hace dorsal. Pocas veces se observó una 
conexión distintiva de estas glándulas con la superficie del animal. 
Las glándulas mostraron escasa afinidad con la hematoxilina de Hie- 
denhain y la eosina. Con Mallory las células se presentan de azul 
brillante y son indistinguibles del otro tipo de glándulas cianofílicas. 
Con Giemsa se tiñeron púrpura. 

La fucsina aldehídica dio una coloración tenuemente púrpura. 
En cambio PAS tiñó intensamente rojo (Tabla I). 

Alrededor de las 24 hrs. después de la decapitación, las glán- 
dulas cianófilas ubicadas en el parenquima dorsal han incrementado 
extraordinariamente. Una acumulación de estas glándulas se observó 
localizada anteriormente a los troncos nerviosos remanentes. Por otro 
lado numerosos neoblastos rodean esta región glandular y continúan 
acumulándose durante los dos próximos días. 

Al segundo día de regeneración cuando las cuerdas nerviosas 
remanentes se encuentran desarrollando expansiones lobuladas, las 
glándulas cianofílicas que prácticamente constituyen un gran acumulo 
de masa se dividen en dos porciones, una de éstas se localiza defini- 
tivamente sobre cada cuerda nerviosa y una porción anterior crece 
en el parenquima ventral bajo los ganglios cerebrales en regeneración. 

Entre las 24 y 48 hrs., el blastema ha incrementado bastante el 
número de neoblastos. Es común ver las células en mitosis e incluso 
ya a las 48 hrs. el inicio de la diferenciación de los neoblastos en cé- 
lulas nerviosas y epidérmicas. Hacia las 48 hrs. las regiones ópticas 
inician su diferenciación celular, substancia de tipo cianofílico se 
acumuló entre los lóbulos ópticos y las manchas oculares en regenera- 
ción. 

Las células glandulares grandes detectadas en asociación es- 
tructural con el sistema nervioso por su estrecha posición cerca de 
los ganglios cerebroides y de las cuerdas nerviosas anteriores, parecen 
ser agrupaciones de grandes glándulas unicelulares. 

En la región anterior estas glándulas se distribuyen dorsal y 
ventralmente a los ganglios cerebroides incrementando posteriormente 
bajo y entre las primeras porciones de las cuerdas nerviosas (Fig. 1). 

Estas glándulas en general tienen forma de botella a veces con 
largas proyecciones que se extienden hacia la masa nerviosa. No se 
encontraron conexiones hacia la superficie. El núcleo, irregular en 
forma, es grande y en general no captó intensamente los colorantes. 
A menudo éste contiene uno o dos nucléolos grandes y coloreados 
densamente frente a las tinciones utilizadas. Granulos muy finos de 
cromatina se observaron en el núcleo. El citoplasma es rico en gra- 
nulos los cuales dentro de la misma célula pueden variar en tamaño 
y grado de afinidad por algunas de las tinciones usadas. Los granulos 
parecen estar más concentrados y son densamente teñidos en la región 
de la célula que no está en asociación con el sistema nervioso (Fig 2). 

-389- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

Aquellos granulos cercanos a los elementos nerviosos se observan más 
grandes, son teñidos ligeramente y aparecen a su vez compuestos de 
granulos más finos (Fig. 3). Cuando estos granulos se ubican en estre- 
cho contacto con las células nerviosas pueden observarse grupos de 
ellos a menudo rodeados por una fina membrana, grupos similares de 
granulos con membrana se encontraron entre las fibras de los cor- 
dones y ganglios nerviosos. 

Para estas glándulas se obtuvieron excelentes resultados de 
tinción con el Giemsa, el Mallory y la fucsina aldehídica. Con Giemsa 
los granulos individuales se tiñen de azul y son fácilmente distinguidos. 
Con Mallory la glándula celular completa aparece de color naranja, 
de ahí sea difícil distinguir los granulos. La fucsina aldehídica tiñe 
intensamente los granulos de rojo violeta. La hematoxilina de Hei- 
denhain y la eosina hace visible granulos de un pálido púrpura no 
muy bien definidos. Finalmente el PAS con la hematoxilina de Harris 
mostró una reacción negativa en estas células, sin embargo, los gra- 
nulos se tiñen negros debido probablemente a la acción de la hema- 
toxilina. 

Gran parte de estas glándulas desaparece al efectuarse la de- 
capitación; sin embargo, puede observarse su presencia en la vecindad 
de los extremos remanentes de los cordones nerviosos, inmediatamente 
después de cortados. Durante el primer y segundo día después de la 
operación no se detectaron glándulas de este tipo en los cortes. Du- 
rante el mismo período en el parenquima de la zona en regeneración 
aparecen cuerpos redondos granulares, estos cuerpos contienen gra- 
nulos cuyas propiedades frente a las tinciones usadas son las mismas 
que aquellos de las glándulas desaparecidas. Muchos de estos cuerpos 
se encontraron en la proximidad incluso en el interior de grandes 
células vacuolares de los divertículos gástricos en regeneración. Estos 
cuerpos granulares incrementaron durante el tercer y cuarto día, sin 
embargo en los dos días siguientes desaparecen completamente. 

Por otro lado durante el tercer y cuarto día, las glándulas con 
su contenido granular inician su aparición en torno a los ganglios 
cerebroides y cuerdas nerviosas, alcanzando una distribución casi nor- 
mal entre el 6^ y 7*? día (Fig. 4). 

DISCUSIÓN 

Cada célula epitelial de la epidermis contiene rabdites. Tra- 
bajos en ultraestructura demuestran que en la superficie dorsal de 
Polycelis nigm, éstos son numerosos y tienen un largo promedio de 
15 micrones; en la superficie ventral son más escasos y con un pro- 
medio de 10 micrones (Skaer 1961). 

Los rabdites son intensamente acidófilos, conclusiones de Pe- 
dersen (1959), Skaer (1961), lo afirman al parecer por el alto contenido 
de proteínas combinada a la purina, probablemente adenina. Las tin- 

-390- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

Clones obtenidas en el presente trabajo para Dugesia dorotocephala 
concuerdan con los resultados de los autores mencionados. Las prue- 
bas negativas frente al PAS y fucsina aldehídica también concuerdan 
con lo obtenido por Pedersen (1959) al analizar el contenido de poli- 
sacáridos en Planaria vitta. En D. dorotecephala los rabdites en mu- 
chas ocasiones no mostraron coloración pero, es sabido que el material 
fijado en Zenker puede vacuol izarse. Es notorio que pese a su fuerte 
acidofilia, los rabdites se tiñen con hematoxilina férrica, al parecer 
los iones metálicos se convierten en sulfitos sugiriendo que un com- 
plejo debe formarse con las purinas o proteínas presentes en los 
rabdites (Skaer 1961). 

Cuando los rabdites son descargados de las células epidérmicas 
(irritación, decapitación) que los contienen, forman en torno al cuerpo 
una capa mucosa protegiendo de esta manera la epidermis remanente. 
Una gran cantidad de ellos se observó en los dos primeros días después 
de la decapitación, algunos cortes de ejemplares en regeneración mos- 
traron antes de las 48 horas dos y tres capas constituyendo verdaderas 
empalizadas; mecánicamente pueden funcionar como un verdadero 
coágulo otorgando una efectiva protección al animal herido (Pedersen, 
1953). 

Con respecto al primer grupo de glándulas acidófilas, Hyman 
(1951) y Pedersen (1963), en especies relacionadas, describen glándulas 
similares refiriéndose a las glándulas adhesivas marginales. Hyman 
(1951) reporta que el cuello de estas glándulas perforan la epidermis. 

La acidofilia del primer y del segundo tipo de glándulas, se 
debe en general a grupos amino terminales de cadenas polipeptídicas 
y a grupos laterales como lisina, histidina y arginina (Singer 1952) no 
alterado por los métodos de fijación. Skaer (1961) concluye que en 
Polycelis nigra la acidofilia de los granulos estaría otorgada por la 
arginina, conclusión que también está de acuerdo con los resultados 
para Planaria vitta Duges y Dugesia tigrina (Girard). 

Pedersen (1959) informa que los granulos son completamente 
negativos a la reacción del PAS. 

Las tinciones utilizadas en el presente trabajo concuerdan en 
mostrar la acidofilia de estas células. 

El gran aumento observado desde las primeras horas permiten 
suponer la necesidad de estas células y sus secreciones en la citoarqui- 
tectura y morfogénesis del animal, más aún si se piensa en los amino- 
ácidos propios de las secreciones necesarios a la construcción de pro- 
teínas específicas. 

Últimamente ha llamado la atención la gran similitud ultra- 
estructural de los granulos basófilos de la médula ósea del cuye con 
los granulos acidófilos de las planarias (Jamada 1958, Winqvist, 1960). 

Con respecto al grupo de glándulas cianófilas, las observaciones 
realizadas en este trabajo concuerdan plenamente con las referencias 

-391- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

de Pedersen (1959, 1963) para Planaria vitta Dugés y Dugesis tigrina 
(Girard). Ocasionalmente se observaron proyecciones de estas glándulas 
parenquimáticas hacia la epidermis en Dugesia dorotocephala. El se- 
gundo tipo de glándulas cianófilas, teñidas intensamente de rojo con 
el PAS concuerda con las glándulas descritas por Hyman (1925) para 
Planaria dorotocephala Woodworth. 

Hay acuerdos entre varios autores para atribuir la basofilia 
a ácidos nucleicos y ácidos mucopolisacáridos que son detectados a 
bajo pH con colorantes catiónicos. Que las glándulas cianófilas no 
tienen afinidad por los colorantes amónicos quedó de manifiesto por 
la escasa afinidad de la eosina con éstas. 




Fig. 1.— Planaria normal - sección transversal a nivel del ganglio cerebral derecho 
(Giemsa x 300) G — Glándulas grandes; GC = Ganglio cerebral; SV = 

Superficie ventral del animal. 
Fig. 2.— Planaria normal - Glándulas grandes en torno al ganglio cerebral 

(Giemsa x 615). 
Fig. 3.— Planaria normal - sección transversal. A nivel de inicio de troncos 

nerviosos (Giemsa x 615). 
Fig. 4.— Planaria en regeneración (6 días). Glándulas y ganglios cerebroides 

(Giemsa x 615). 



392- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

Las reacciones intensas obtenidas frente al PAS indicarían pre- 
sencia de polisacáridos. Pedersen anota en 1963 que es posible se 
trate de ácidos polisacáridos sulfatados. 

Fue notorio que el primer tipo de glándulas tiñó intensamente 
con fucsina aldehídica y que las glándulas de segundo tipo lo hicieran 
en menor grado sin embargo esto puede estar relacionado a ciclos 
de secreción desiguales en estas glándulas no del todo comprendidos. 

La abundancia notoria de estas glándulas y su secreción en 
regiones de alto índice mitótico y diferenciativo permiten suponer 
la necesidad de ellas en procesos citológicos donde se requiere la pre- 
sencia de sistemas moleculares energéticos como serían complejos 
polisacáridos y grupos carboxílicos. 

Finalmente la presencia de glándulas encontradas en estrecha 
cercanía a los ganglios cerebroides e inicio de los troncos nerviosos 
sugiere una relación posiblemente fisiológica, con los ganglios cere- 
brales normales. En la literatura examinada en el presente trabajo, 
no ha sido encontrada una descripción para estas glándulas. Aunque 
Castle (1928) identifica glándulas que se tiñen de naranja con el 
Mallory no aporta detalles de las diversas glándulas distribuidas en 
el parénquima. La reacción positiva del contenido granular de estas 
células con la fucsina aldehídica, podría indicar una función neuro- 
secretora (Lender y Klein, 1961). Comparada a las células neuro- 
secre toras descritas para Polycelis, el tipo de glándula encontrado en 
D. dorotocephala concuerda en su distribución sin embargo se des- 
criben células que no diferencian significativamente de las células 
nerviosas, existe un núcleo pequeño con un nucléolo poco visible a 
la fucsina paraldehídica de Gabe. En D. dorotocephala las células 
morfológicamente son diferentes a las células nerviosas, su núcleo 
grande e irregular presenta uno y a veces dos nucléolos no detectados 
por la fucsina aldehídica, pero sí intensamente coloreados con Giemsa, 
Mallory y hematoxilina de Heidenhain. 

A su vez el producto de secreción como se ha descrito no parece 
homogéneo. 

En cuanto a la conducta de las células neurosecretoras en 
Polycelis, ellas incrementan en los tres primeros días después de la 
decapitación, para disminuir a partir del 4*? día (Lender y Klein, 1961). 
En D. dorotocephala las grandes glándulas no se detectan inmediata- 
mente después de la decapitación. De acuerdo a lo observado en los 
cortes ellas aparecen al tercer día y continúan incrementando hasta 
alcanzar una distribución normal en la planaria regenerada. 

Aunque fue notorio la presencia de cuerpos granulares redon- 
dos exactamente en los días inmediatos a la decapitación, no es po- 
sible aún determinar alguna conexión entre éstos y la regeneración 
de las grandes glándulas en regeneración. 



-393- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

Además es necesario establecer si las células glandulares en- 
contradas en D. dorotocephala son de tipo neurosecretor como lo 
sugiere la reacción frente a la fucsina aldehídica. La solución al pro- 
blema requiere de estudios histoquímicos acoplados a investigaciones 
funcionales sobre los ciclos de secreción de las diversas glándulas pre- 
senten en las planarias. 



bibliografía 



Bacsy, E.; Torok, L. Y. 1962. Contributions to the regenerative capacity of 

Dendrocoelum lacteum. Act. Biol. Hung. 12:313-327. 
Bardeen, Ch. R. 1902. Embryonic and regenerative development in planarians. 

Biol. 3:262-288. 
Castle, W. A. 1928. An experimental and histological study of the life cicle of 

Planaria velata J. Expt. Zoo. 51:417-477. 
Hermosilla, I. C. 1972. Structure and regeneration of the brain and eye in 
Dugesis dorotocephala (Playhelmintes, Turbellaria). Bol. Soc. Biol. Concep- 
ción. XLV: 175-1 88. 
Hyman, H. 1925. The reproductive system and others characters of Planaria 

dorotocephala Woodworth. Trans. Am. Micros. Soc. XLIV:(2) 51-89. 
Hyman, L. H. 1951. The invertebrates, Vol. II. New York, Me Graw-Hill. 
Lender, Th. 1962. Factors in morphogenesis of regeneratins freshwater planaria. 

Advances in Morphogenesis 2:305-331. 
Lender, Th. 1965. La régénération des planaires. Proc. Regeneration in animáis. 

North Hall, Publ. Co. Amsterdam: 95-III. 
Lender, Th.; Klein, N. 1961. Mise en évidence de cellulas sécrétrices dans le 
cervau de la Planaria Polycelis nigra. Variation de leur nombre au cours de 
la régénération posterior. Seance 311-333. 
Pedersen, K. Y. 1959. Some features of the fine structure and histochemistry of 
planarian subepidermal gland cells. Z. Zellforsch. 50:121-142. 
Pedersen, K. Y. 1963. Slime-secreting cells of planarians. Ann. N. York, Acad. 

Se. 99:424-443. 
Torok, L. Y. 1958. Experimental contributions to the regenerative capacity of 

Dugesia luguhris. Acta Biol. Hung 9:79-98. 
Singer, M. 1952. Factors which control the staining of Fissue sections with acid 

and basic dyes. Int. Rev. Cytol. 1:211-255. 
Skaer, R. Y. 1961. Some aspects of the Cytology of Polycelis nigra. Quart Y. Mic. 

Science. 102, part 3: 295-317. 
Skaer, R. Y. 1965. The origin and continuous replacement of epidermal cells 
in the planarian Polycelis tennis (lijima). Y. Embryol. exp. Morph. 13, part 1: 
129-139. 
Winqvist, G. 1960. The ultrastructure of the basophil granulocite Z. Zellforsch. 

u. Mikroscop. Anat. 52:475-481. 
Yamada, E. 1958. A particular lamellated body observed in the cells of the 
pigment epithelium of the retina of the bat, Pipistellus abramus. Y. biophys. 
biochem. Cytol. 4:329-330. 



394- 



BOL. SOC. BIOL. DE CONCEPCIÓN, TOMO XLVIII, pp. 395-402, 1974 



RHOPALOMYIA NOTHOFAGI GAGNE, BIOLOGÍA Y DAÑO 
EN ROBLE (DÍPTERA: CECIDOMYIIDAE) 

POR 

FRANCISCO J. MADRID (*) 



Resumen 

Se estudió la biología de la mosca Rhopalomyia nothofagi Gagné, y del 
daño que causa en el roble (Nothofagus obliqua (Mirb) Blume, con una infor- 
mación adicional acerca de parásitos himenopteros. 

Abstract 

The biology of the fly Rhopalomyia nothofagi Gagné and gall damage 
of Nothofagus obliqua (Mirb) Blume, were studied. Additional information about 
parasitic hymenopterans, is presented too. 



INTRODUCCIÓN 

Los bosques de Roble, Nothofabus obliqua (Mirb) Blume, en 
la zona de Valdivia presentan una importante infestación de insectos 
zoocecidógenos que alteran sus estructuras vegetativas y reproductivas, 
constituyendo desmedro para su crecimiento y regeneración. 

Una de las especies observadas, causantes de este daño, es 
Rhopalomyia nothofagi Gagné (Diptera-Cecidomyidae) descrita por 
Raymond Gagné en 1973, del material proporcionado por el autor y 
obtenido en los lugares de la zona estudiada. 

Las zoocecidias observadas en el roble, ocasionadas por esta 
especie, siguen el plan general descrito para estos parásitos por 
Bonnemaison 1965, :21-46 preferentemente en plantas cultivadas (gra- 
míneas). En los robles estudiados, el parásito induce la formación de 
zoocecidias en las yemas germinales, las cuales presentan el aspecto 
de rosetas (Figs. 12-13). Similares formaciones se han observado en 
Coigüe y Raulí pero ocasionadas por especies afines. 

(*) Instituto Central de Biología, Departamento de Zoología, Universidad de Concepción, Chile. 

-395- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 




0,5 rnm. 



Fig. 1: Macho adulto, vista lateral. Fig. 2: larva primer estadio, vista ventral. 
Fig. 3: grupo de huevos, depositados preferentemente sobre brotes. Fig. 4: a) pupa 
en vista ventral, b) línea de rompimiento del pupario. Fig. 5: ovopositor exten- 
dido en vista ventral, durante la ovoposición. 



396- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

Las observaciones incluidas en este trabajo permiten conocer 
la biología del insecto y su potencialidad de daño en el roble, el cual 
tiene en Chile una gran importancia económica y constituye una de 
las especies más valiosas de bosques naturales. 

Se agradece al Dr. Karl Rack, exdirector del Instituto de De- 
fensa Forestal, Universidad Austral de Chile, por sus sugerencias; al 
Dr. R. J. Gagné, Systematic Entomology Laboratory, Agricultural 
Research Service, USDA, por identificar el material, y especialmente 
al Dr. Jorge N. Artigas, Jefe del Departamento de Zoología de la 
Universidad de Concepción, por sus sugerencias y análisis crítico 
altamente constructivo en la confección del manuscrito y láminas. 

MATERIAL Y MÉTODO 

El material se colectó periódicamente en ramas de roble du- 
rante aproximadamente dos años, en el Campus Universitario de la 
Universidad Austral de Chile (Valdivia) y en lugares ubicados a 2 ki- 
lómetros al sur de Valdivia. Una parte de las muestras así obtenidas 
se guardó en refrigerador; otra parte se mantuvo en jaulas de poli- 
etileno a temperatura de laboratorio, y el resto se analizó de inme- 
diato. El análisis consistió en recuerto, medición, observación bio- 
lógica y confección de cortes histológicos con micrótomo de con- 
gelación. 

Paralelo al trabajo de laboratorio, se efectuaron permanentes 
observaciones de terreno. 

RES UL TADOS 

ZOOCECIDIAS. 

Las zoocecidias se originan a partir de los brotes atacados por 
larvas de Rhopatomyia nothofagi (Gagné) (Fig. 2), las cuales pe- 
netran activamente en éstos, ubicándose en las yemas embrionales. 
Como consecuencia del ataque, se induce la formación de cecidias 
histoides (Figs. 6, 8, 9b y lia) los que se caracterizan por ser abiertas 
(y circundantes), más anchas en la base, con aspecto de roseta y de 
color verde en la temporada de primavera y verano (Fig. 9b). En 
otoño e invierno las zoocecidias pierden las hojas, adquieren colora- 
ción castaña oscura y toman forma cónica más compacta (Figs. 6, 8 y 
lia). En esta época es fácil identificar las zoocecidias, por el tamaño 
exagerado que presentan (4.2 mm de largo por 6.8 mm de giosor 
basal) en relación con los brotes normales (1.5 mm) (Figs. lia y 11b). 
De preferencia las zoocecidias se encuentra en las ramillas terminales. 
En su fase incipiente muestran crecimiento foliar anormal, que con- 
siste en una distribución helicoidal de las hojas en torno a la zoo- 
cecidia, la cual adquiere aspecto de roseta (Fig. 9b). 



-397 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 





6 mm. 




o 5mm 




3mnn. 




1,8 mm. 



Fig. 6: Zoocecidia: a) adulto emergiendo de una zoocecidia, b) exhubia de un 
adulto. Fig. 7: grupo de huevos depositados en una ramilla terminal. Fig. 8: zoo- 
cecidia: a) pupa en posición normal (desprendida una valva), extremo cefálico 
hacia arriba. Fig. 9: ramilla mostrando en a) brote normal, y en b) brote afectado 
(zoocecidia) con aspecto de roseta. Fig. 10: larva parasitada por un hymenoptero 
(Torymidae) (del género Zaglyptonotus). 

Las larvas invaden activamente los brotes por entre las brácteas 
cuando éstas se abren, ubicándose posteriormente en las yemas em- 
brionales, tanto en las apicales como en las laterales, desde donde 
inducen la formación de cecidias histoides por la emisión de "sus- 
tancias específicas órgano y morfógenas a partir de determinados 



-398- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

centros de formación, las que inducen a modo de hormonas, el plasma 
de las células embrionales a la formación de órganos específicos" 
(Strasburger, 1965:225-260). 

En las yemas embrionales de los brotes atacados, que han sido 
invadidos por larvas, el brote tiene un desarrollo normal y en ellas 
se originan ramillas que, a su vez, poseen brotes que posteriormente 
constituyen lugares de infestación para las larvas de la siguiente ge- 
neración (Fig. lid). 




Fig. 11: Rama de roble donde se observa: a) zoocecidia, b) brote normal, c) desa- 
rrollo normal de un brote, d) desarrollo de un brote en el cual se muestra la 
formación de cuatro zoocecidias, de un total de 10 yemas germinales primitivas. 

En el lugar donde se forman las zoocecidias, se aprecia un 
acortamiento de las ramillas, ocasionado por el crecimiento anormal 
de las estructuras del vastago y florales; en las Figs. 9b y Ha se obser- 
va esta hipertrofia y en la Fig. Uc un desarrollo normal de brote. 
En los lugares donde se han formado zoocecidias hay ausencia de órga- 
nos florales y en consecuencia disminución en la producción de se- 
millas. 

En el análisis interno de la zoocecidia se observó la formación 
de 1 a 12 cámaras larvales (con mayor frecuencia entre 1 a 5) en cuyo 
interior se encontraron dípteros e hymenópteros en diferentes estados 
de desarrollo, según la época de recolección del material. Se obser- 
varon dos especies de hymenópteros pertenecientes a los géneros Pro- 
platygaster (Platerygasteridae), identificado por el Dr. L. Masner -en 
comunicación personal 1974- y el género Zaglytonotus (Torymidae), 
identificado por el Dr. B. D. Burks, -en comunicación personal 1971— 
los cuales se encuentran parasitando los huevos y larvas respectiva- 
mente de la mosca zoocecidógena, las que ejercen un control biológico. 



399 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

También durante la emergencia de los adultos se encuentran gorriones 
(Passe domesticus) volando entre las ramas o posados en ellas, y pro- 
bablemente consumiendo un número importante de estos insectos, 
pudiendo, constituir un control biológico de alguna importancia. 

Durante 1970, el número de cámaras larvales por zoocecidia en 
100 zoocecidia observadas alcanzó a 2.11 (S.D. ± 1.018) durante 1971 
contabilizando igual número de cámaras larvales (ver Gráfico 1). Esto 
indica un claro aumento de la población de estos insectos agallicolas 
en el área de estudio. 

Del estudio de los cortes histológicos efectuados en zoocecidias 
maduras, se puede destacar el ensamble intervalvar (Fig. 12b) que 
posteriormente facilitará la emergencia de los adultos y la notable 
hipertrofia, especialmente de las zonas centrales de las valvas (Fig. 12a). 




Fig. 12: Corte histológico de una zoocecidia: a) liipertrofia de tejido, b) abertura 
intervalval. 

biología. 

1) Huevos: Las hembras oviponen en los brotes de las ramillas 
del año, a mediados de julio (Fig. 5). Cada postura varía de uno a 
cincuenta huevos (Fig. 3), los que son adheridos a la periferia de los 
brotes o de las ramillas (Fig. 7). Los huevos son pequeños, de apro- 
ximadamente 0.5 mm de largo por 0.16 mm de ancho y de color 
rojo brillante (Figs. 3, 5 y 7). 

2) Larva: Luego de un período de incubación de 20 a 25 días 
(primera y segunda semana de agosto), emergen las larvas, las que 



-400- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

se reconocen por su cuerpo vermiforme, segmentado y aguzado en 
su extremo anterior. Cuando neonatas son de vida libre, y poseen en 
la parte posterior abundantes espinas (Fig. 2), en este momento su 
longitud fluctúa entre 0.6 a 0.7 mm y al término de su desarrollo 
alcanza entre 3.5 a 3.7 mm, esto es a mediados de mayo del siguiente 
año. 

Gráfico 1 




■■ 1*70 
I I 1971 



í^ 



í^ 



>^ 



n n n 



n 



NUMERO 

•DE 
CÁMARAS 



Gráfico 1: Frecuencia del número de cámaras individuales de desarrollo de 
Rhopalomyia nothojagi, según recuento efectuado en junio de 1970 y 1971 en 
Nothofagus obliqua (Mirb) Blume), en la localidad de Valdivia. 

3) Pupa: El estado pupal comprende desde mayo hasta fines 
de julio. La pupa es exarata, de color negro en la región cefálica y 
roja en el abdomen; de 3.6 mm de largo por 1.8 mm en su parte más 
ancha. La pupa se ubica en el interior de la cámara larval, con su 
extremo cefálico hacia el ápice, cubierta por las larvas de la zoocecidia. 
Previo a la emergencia del adulto, la pupa se desplaza hacia arriba 
por movimientos abdominales, hasta que la mitad del cuerpo queda 
expuesta. Luego de un período aproximado de 4 horas, se inicia la 
ruptura del pupario en el vértex (Figs. 4a y 6b) y queda posterior- 
mente retenido por las larvas. Las pupas sacadas de la cámara larval y 
depositadas en placas petri son capaces de emerger sin problema. 

4) Adulto: Los adultos emergen (Fig. 6a) entre la segunda 
quincena de julio y la primera semana de agosto, aunque es posible 
encontrarlos hasta la tercera semana (ver gráfico 2). El tamaño de 
los machos y de las hembras no sobrepasa los 4.5 mm de longitud 
por 1.6 mm en su parte más ancha (mesotórax). Viven de 4 a 6 horas, 
durante las cuales no se alimentan. Una gran cantidad de la pobla- 



-401 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

ción emergen simultáneamente cuando el tiempo es cálido, formando 
una especie de "nube" en torno a las ramillas de los árboles, especial- 
mente en las terminales. Cuando baja la temperatura o llueve se in- 
terrumpe la emergencia de adultos hasta que nuevamente las condi- 
ciones son favorables. La cópula es breve y se efectúa en las ramillas; 
no se observaron cópulas en vuelo. 

Gráfico 2 



1 1 1 1 i 

I^^H^^HH^^^^^^I^H larva] 


1 1 i 1 


r 


1 




I^B^ri PUPA 


lili! 


|H A0UL7O 
^^H^Hj HUEVO 






HIH 


' 1 ! ! 


1 


LARVA 
! 



£NE FEB MAR ABR MAY JUM JUL AGO SEP QCT NOV DIC 

Gráfico 2: Ciclo biológico anual de Rhopalomyia nothofagi en Valdivia. 

CONCLUSIONES 

El ciclo biológico descrito se inicia con la postura de los huevos 
y termina con la emergencia de los adultos alrededor de la segunda 
semana de julio y la primera de agosto del siguiente año. Las larvas 
aparecen en la segunda quincena de agosto, e invaden penetrando el 
brote para iniciar su desarrollo que durará hasta mediados de mayo (ver 
Gráfico 2). Las larvas se desarrollan en la época de mayor actividad 
fotosintética del árbol, e inducen la formación de cecidias. Los adultos 
emergen, cuando las condiciones atmosféricas son favorables y viven 
un corto período de tiempo. El daño ocasionado consiste en la for- 
mación de zoocecidias de aspecto de roseta, cuyo daño se traduce en 
ausencia de órganos florales y acortamiento de las ramas donde aque- 
llas han formado, afectando la regeneración y provocando el creci- 
miento anormal del vastago. 

bibliografía 

Bonnemaison, L. 1965. Enemigos animales de las plantas cultivadas y forestales. 

Tomo III. Ediciones de Occidente, Barcelona, 436 pp. 
Gagné, R. J. 1973. A new species of Cecidomyidae (Díptera) from Nothofagus 

in Chile. Studia Ent. 16(l-4):447-448. 
Sorauer, P. 1953. andbuch der Pflanzenkrankheiten. Bd. V. Paul Parey, Berlin- 

Hamburg, 311 pp. 
Strasburger, E., Nole, F., Schenck, K. y Schimper, A. F. N. 1965. Tratado de 

Botánica (5?- edición español). Editorial Marín, Barcelona, 651 pp. 

-402- 



BOL. SOC. BIOL. DE CONCEPCIÓN, TOMO XLVIII, pp. 403-408, 1974 



ESTADOS POSTEMBRIONALES Y DISTRIBUCIÓN 

GEOGRÁFICA DE BEMBIX BRULLEI (GUERIN, 

1830) (HYMENOPTERA-SPHECIDAE) 

POR 

AURORA E. QUEZADA (*) y HÉCTOR R. FUENTES (*) 



Resumen 
Se describen los estados postembrionales de Bembix brullei (Guérin, 1830) 
(Hymenoptera, Sphecidae). Se agregan informaciones sobre el habitat y distribu- 



Abstract 
Postembrionic stages of Bembix brullei (Guérin, 1830) (Hymenoptera, Sphe 
cidae) are described. Information about habitat and geographical distribution 
are added. 

MATERIALES Y MÉTODOS 

Las descripciones se realizaron en base a material recolectado 
por el Sr. Hugo I. Moyano, profesor del Dpto. de Zoología "Ottmar 
Wilhelm Grob", Universidad de Concepción, en la Provincia de 
Maule, playa de Tregualemo, febrero de 1973. Fue fijado en alcohol 
70%, tratado en KOH al 10% W/V, dibujado mediante lupa estereos- 
cópica y cámara clara. Los ejemplares están depositados en la colec- 
ción del Depto. de Zoología, Instituto de Biología, Universidad de 
Concepción (INCO). 

Bembix brullei (Guérin, 1830) 

Bembix brullei Guérin, 1830, Tomo II. Zool.; Willink, 1953, pp. 341- 
342, Chile, Argentina, Parque Nacional Lanín y San Martín de 
los Andes, Neuquén. 

Bembix brullei Guér., Ruiz, 1923, p. 102, Cerro San Cristóbal (San- 
tiago); Jaffuel, F. y Pirion, A., 1926, p. 377, Valle de Marga-Marga; 
Ruiz, 1928, pp. 57-60, Cato (Chillan), Termas de Manzanares. 
Curacautín; Gazulla y Ruiz, 1928 p. 300, Río Claro (Talca); Ruiz, 

(*) Departamenlo de Zoología, Universidad de Concepción, Chile. 

-403- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

1930, pp. 156-158, Río Claro (Talca); Ruiz y Stuardo, 1935, p. 321, 
Termas de Chillan; Ruiz, 1936, p. 164, Prov. de Coquimbo; Fraga, 
1937, p. 197, Hacienda Mauro (lUapel, Prov. Coquimbo); Gutié- 
rrez, 1939, p. 34, Río Blanco (34 Km. de los Andes). 

DESCRIPCIÓN DE LA LARVA I (larva joven). 

Apoda; cuerpo deprimido (Fig. 1), con un marcado hipognatis- 
mo. Color general blanco, transparente, es posible ver los órganos in- 
ternos. Cabeza en vista frontal subcuadrangular, una y media veces 
más larga que ancha; color castaño obscuro brillante; bordes hiposto- 
miales conspicuamente desarrollados; labrum subrectangular con el 
borde castaño obscuro, cubierto de pequeñas cerdas muy cortas y 
transparentes; clypeus subcuadrangular, bordes lisos; frente triangular, 
borde anterior ocupa la tercera parte de la cabeza, termina en un 
extremo ovalado, llegando muy próximo al extremo posterior cefá- 
lico, acompañada lateralmente por las genae, en los bordes internos 
ántero-laterales de las genae están ubicadas las antenas, muy cortas, 
con el extremo libre castaño obscuro; mandíbulas bien formadas y 
provistas de una articulación anterior y una posterior; color castaño 
claro en el cuarto basal y castaño obscuro en los tres-cuartos apicales, 
borde anterior liso, borde posterior con lóbulos subesféricos los que 
articulan con el labrum y con dos procesos redondeados en el extremo 
que articulan con el labium; la base de la mandíbula está suspendida 
del borde pleurostomial mediante una membrana; con tres cerdas 
transparentes, conspicuas en el centro del tercio posterior. Cabeza en 
vista ventral: foramen magnum (for) grande, de forma circular, una 
gran estructura formada por la unión del labium y las maxilas ocupan 
la otra parte; el labium (Ib) centralmente ubicado, consta de un post- 
memtum cuya base está hendida centralmente, con dos lóbulos se- 
mejando alas lateralmente; prementum (prm) con dos palpos labiales 
monoarticulados; a ambos lados del labium (Ib) se encuentran las 
maxilas de igual longitud del labium, con estipes y lacinia subiguales, 
ovaladas; la galea corta, la mitad en longitud y un tercio del ancho 
de la lacinia, semejando un apéndice monoarticulado; el doble en 
grosor que el palpo maxilar y de igual longitud, con el extremo trun- 
cado, palpo maxilar monoarticulado, extremos redondeados. Antenas 
(ant), muy cortas, con un solo segmento, castaño claro en la base y 
castaño obscuro en el ápice. Protórax: pronotum cuadrangular, an- 
gostándose en su unión con la cabeza, convexo; en su región medio- 
dorsal una línea clara muy tenue que se continúa en el meso, meta- 
tórax, hasta el octavo segmento abdominal y que corresponde a la 
transparencia del vaso dorsal, esta línea se interrumpe en las depre- 
siones intersegmentales. Los espiráculos circulares, visibles desde el 
mesotórax, metatórax hasta el VIII segmento abdominal. 



-404- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

MEDIDAS DE LA LARVA I. 

Largo total: 10,0 mm; largo de la cabeza: 1,0 mm; ancho má- 
ximo de la cabeza: 0,8 mm; ancho máximo del pronotum: 1,2 mm; 
ancho medio del cuerpo: 1,5 mm. 

DESCRIPCIÓN DE LA LARVA II (en total desarrollo) (Fig. 2). 

Apoda; cuerpo deprimido, décimo segmento abdominal más 
pequeño que los otros, no prolongado, sin armaduras; color general, 
blanco amarillento; cabeza castaño claro; hipognatismo más acentuado 
que en larva I. Las características de la cabeza tanto en vista frontal 
como ventral, iguales a las de larva L Pro tórax: pronotum subcuadran- 
giilar, convexo ligeramente atenuado hacia el ápice, cubriendo cerca de 
un-cuarto de la cabeza; en su región medio-dorsal, una línea clara 
bien marcada en el meso y metatórax y muy tenue hasta el octavo 
segmento abdominal, corresponde a la transparencia del vaso dorsal. 
Abdomen: con 10 segmentos, desde el primer segmento van ensan- 
chándose hasta alcanzar su máximo en el V segmento, para luego 
empezar a angostarse hasta el X, siendo un cuarto más angosto el 
IX, el ápice termina en una hendidura, en cuyo centro está ubicado 
el ano; los espiráculos, circulares, desde el protórax hasta el VIII seg- 
mento abdominal. 

MEDIDAS DE LA LARVA II. 

Largo total: 14,0 m; largo de la cabeza: 1,2 mm; ancho máximo 
de la cabeza: 10 mm; ancho máximo del pronotum: 1,1 mm; ancho 
medio del cuerpo: 5,5 mm. 

DESCRIPCIÓN DE LA PREPUPA (Figs. 3 y 4). 

Todo el cuerpo cubierto por una membrana transparente. 
Color general blanco amarillento. Cabeza en vista dorsal, totalmente 
oculta por el pronotum; en vista ventral muestra una posición mar- 
cadamente hipognata; labrum (Fig. 6) rectangular, con el ápice bi- 
lobulado, clypeus rectangular, desde sus bases inferiores surgen las 
mandíbulas rectas, por debajo nacen los palpos maxilares cortos, no 
distinguiéndose ninguna otra estructura bucal. De la base superior 
y a cada lado del labrum nacen las antenas muy cortas (0,08 mm). En 
tórax y abdomen no se observa ninguna estructura con excepción 
de los espiráculos circulares, desde el protórax hasta el VIII segmento 
abdominal y la doble corrida de cerdas muy pequeñas, castaño claras 
en la región dorsal del pro, meso y metanotum. 

MEDIDAS DE LA PREPUPA: 

Largo total del cuerpo: 12,5 mm; ancho máximo de la cabeza: 
1,2 mm; largo pronotum: 1,1 mm; ancho pronotum: 2,0 mm; ancho 
del mesonotum: 2,1 mm; ancho máximo del abdomen: 3,5 mm; largo 
de las antenas: 0,1 mm. 

-405- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

DESCRIPCIÓN DE LA PUPA JOVEN (Fig. 8). 

Color general del cuerpo: algunos ejemplares blanco-amarillen- 
tos y otros castaño claro. Cabeza en vista ventral totalmente oculta 
por el pronotum, no distinguiéndose ninguna estructura de la cabeza, 
está en 180° recurvada, llegando así a su hipognatismo total, de tai 
manera que en esta vista se observa hasta el metatórax recurvado. 

MEDIDAS DE LA PUPA JOVEN. 

Largo total del cuerpo: 8,5 mm; largo pronotum: 0,8 mm; an- 
cho pronotum: 1,9 mm; ancho del mesonotum: 2,0 mm; ancho má- 
ximo del abdomen: 3,5 mm. 
DESCRIPCIÓN DE LA PUPA EN SU TOTAL DESARROLLO (Fig. 11). 

Color general blanco amarillento, excepto mandíbulas y ojos 
compuestos, de color castaño obscuro. Cabeza en vista dorsal: dos 
grandes ojos facetados lateralmente ubicados, separados por un espa- 
cio que corresponde a un tercio del ancho total de la cabeza, en cuyo 
centro hay dos protuberancias; en vista ventral hipognata; labrum y 
clypeus forman una estructura triangular, la parte más ancha formada 
por la base del clypeus y el labrum con el ápice en punta redondeada, 
lateralmente y a ambos lados nacen las mandíbulas internamente cur- 
vadas; f>or debajo de éstas nacen las maxilas y labios con sus respec- 
tivos apéndices formando una sola estructura alargada, alcanzando 
hasta el primer esternite abdominal, en que el labio ubicado central- 
mente forma una trompa con el extremo bifurcado y puntiagudo, la- 
teralmente las maxilas formando una especie de estuche, un tercio 
más corto que el labio, antenas insertas frontalmente, largas, lateral y 
posteriormente, alcanzando, en vista ventral, el margen anterior del 
metatórax. Protórax dos tercios más corto que el mesotórax, angos- 
tándose hacia la unión con la cabeza. Mesotórax rectangular y desta- 
cado, extremo anterior recto y posterior ovalado; lateral y centralmen- 
te nace el primer par de alas inconspicuas, las cuales se extienden 
junto con el segundo par de patas, hacia la parte ventral y posterior, 
alcanzando sus ápices el margen anterior del primer segmento abdo- 
minal; mesonotum algo convexo y de superficie lisa, extremo pos- 
terior se apoya sobre el borde anterior del metanotum; metatórax del 
mismo ancho del mesotórax, pero un cuarto de la longitud de él; ven- 
tralmente nacen el tercer par de patas e inmediatamente por encima 
y dorsalmente el segundo par de alas pequeñas que quedan totalmente 
escondidas por el primer par de alas. Abdomen, en vista dorsal se ob- 
servan 7 tergites; en el tercer y cuarto tergite el abdomen alcanza su 
mayor ancho, disminuyendo hacia el ápice en forma gradual; en vista 
ventral, los esternites son lisos, glabros; posterior al séptimo esternite 
se encuentra el ano centralmente. Los tres pares de patas presentan 
la misma forma de plegamiento, según figura 11. En individuos de 
desarrollo más avanzado, las alas y patas y demás apéndices se presen- 
tan más desligados del cuerpo. 

-406- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

MEDIDAS DE LA PUPA EN COMPLETO DESARROLLO. 

Largo total del cuerpo: 13,5 mm; ancho máximo de la cabeza: 
4,3 mm; largo pronotum: 1,2 mm; ancho pronotum: 5,0 mm; ancho 
del mesonotum: 5,2 mm; ancho máximo del abdomen: 5,0 mm; largo 
de las antenas: 6,0 mm; largo de los élitros: 4,2 mm. 
DESCRIPCIÓN DEL CAPULLO PUPAL (Fig. 9). 

Color general castaño obscuro; construido de pequeñas partí- 
culas de arena, guijarros y partículas transparentes de cuarzo; forma 
aovada con un extremo inferior terminado en una proyección redon- 
deada, un quinto del ancho total del capullo. Aspecto general claro- 
obscuro. 
MEDIDAS DEL CAPULLO DE LA PUPA JOVEN. 

Largo total: 13,0 mm; ancho máximo: 4,0 mm; longitud de la 
proyección: 0,8 mm; ancho de la proyección: 0,5 mm, 

MEDIDAS DEL CAPULLO DE LA PUPA EN COMPLETO DESARROLLO. 

Largo total: 20,0 mm; ancho máximo: 7,5 mm; longitud de 
la proyección: 2,0 mm; ancho de la proyección: 2,0 mm. 
DESCRIPCIÓN DEL HABITAT. 

Las larvas y pupas estudiadas fueron encontradas junto a los 
adultos en orificios hechos en las dunas presentes en la playa de Tre- 
gualemu (Prov. de Maule), donde se observó que el adulto entraba 
y salía en estos orificios quizás llevándoles alimentos a sus estados 
inmaduros, porque son predatores de pequeños mosquitos. 

MATERIAL EXAMINADO. 

3 larvas, 2 prepupas, 42 pupas y 149 adultos. Santiago: 27 adul- 
tos. La Obra (33?35'S; 70930'W), noviembre 1951, N. N.; Maule: 2 
adultos, Tregualemu (35?59'S; 72943'W) febrero, 1966, Moyano; 12 
adultos, marzo, 24, 1967, Moyano; 1 adulto, febrero, 1968, Moyano; 
2 dultos, febrero, 20, 1971, Moyano; 3 larvas, 2 prepupas, 42 pupas, 
1 adulto, febrero, 1973, Moyano; NUBLE: 4 adultos, Cobquecura 
(36908'S; 72947'W), enero, 14, 1964, Moyano; 1 adulto. Chillan (36936' 
S; 72^07'W) marzo, 18, 1957, N. N.; 1 adulto, San Fabián (36?33'S; 
71*?33'W), marzo, 15, 1958, Sepúlveda; 2 adultos, Baquedano (37908'S; 
71939'W) enero, 9, 1958, J.A.C.; CONCEPCIÓN: 23 adultos, Coelemu 
(36?29'S; 72942'W), enero, 12, 1957, Salgado; 1 adulto, Isla Quiriquina 
(36938'S; 73904'W), noviembre, 29, 1951, Cid; 1 adulto, febrero, 11, 
1952, N.N.; 1 adulto, noviembre, 29, 1956, Cid; 1 adulto, Talcahuano 
(36943'S; 73*?07'W), diciembre, 20, 1963, Méndez; 2 adultos, Concep- 
ción (36950'S; 73902'W), abril, 15, 1957, Rodríguez; 1 adulto, noviem- 
bre, 22, 1957, Esp.; 3 adultos, enero, 15, 1958, Jor.; 2 adultos, marzo, 
13, 1960, R. V. C; 3 adultos, diciembre, 8, 1961, Méndez; 2 adultos, 
enero, 5, 1962, Méndez; 2 adultos, enero, 18, 1962, Méndez; 1 adultos, 
octubre, 3, 1962, N. N.; 1 adultos, enero 24, 1968, Méndez; 1 adultos, 
noviembre 22, 1971, Villalobos; 1 adulto, noviembre, 24, 1971, Con- 

-407- 



Rol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

treras; 1 adulto. Desembocadura (36949'S; 73910'W), noviembre, 28, 

1969, Ángulo; 1 adulto, San Pedro (36950'S; 73906'W) diciembre, 25, 

1956, Cid; 1 adulto, noviembre, 19, 1956, Cid; 1 adulto, enero, 29, 

1957, Jor.; 11 adultos, enero, 9, 1958, Jor.; 1 adulto, Chiguayante 
(36?55'S; 73^0 l'W), enero, 7, 1962, Méndez; ARAUCO: 3 adultos, 
Arauco (37?15'S; 73919'W), febrero, 6, 1957, Puchar; 1 adulto, marzo, 
7, 1957, D. R.; 1 adulto, Lebu (37?37'S; 73940'W), febrero, 13, 1964, 
Oñate; 4 adultos, Contulmo (38?00'S; 73<?14'W), febrero, 1968, San 
Feliú; BIO-BIO: 3 adultos, Antuco (37920'S; 71941'W), enero, 12, 
1962, Méndez; 3 adultos, Nacimiento (37930'S; 72945 'W), enero, 1967, 
Larraín; 1 adulto, diciembre, 22, 1968, Larraín; 14 adultos, enero, 

1970, Larraín. 
DISTRIBUCIÓN GEOGRÁFICA. 

El área de dispersión para B. brullei Guér. comprende todo el 
territorio centro y sur de Chile, encontrándose desde la provincia de 
Santiago hasta la de Arauco en las zonas arenosas, es decir, de dunas. 

ABREVIATURAS USADAS 
a ano; aní antena; co cóndilo; cpl clypeus; esp espiráculo; fm foramen magnum; 
fr frente; Ibr labrum; ?nd mandíbula; mn mentum; n^ notum; prm prementum; 
sep sutura epicraneal; smt submentum. 

bibliografía 

Fraga, A. 1937. Insectos colectados en la hacienda Mauro. Rev. Chil. Hist. Nat. 

Tomo XLI: 196-200. 
Gazulla, P. y Ruiz, F. 1928. Los insectos de la hacienda Las Mercedes. Rev. Chil. 

Hist. Nat. Tomo XXXII: 288-305. 
Guérin. 1830. Voyage autour du Monde sur la Corvette de Sa Mayaste, La Co- 

quille, pendant les années 1822-1825. Zool. Tome II. 
Gutiérrez, R. 1939. Insectos capturados en Río Blanco. Rev. Chil. Hist. Nat. 

Tomo XLIII: 32-34. 
Jaffuel, F. y Pirión. 1926. Hymenopteros del Valle Marga-Marga. Rev. Chil. Hist. 

Nat. Tomo XXX:362-383. 
Joseph, E. C, H. Ciaude. 1925. Sesión del 9 de agosto de 1925. Rev. Chil. Hist. 

Nat. Tomo XXIX:375-378. 
Joseph, E. C. 1926. Los Esfexos de Chile (Himenoptera). Observaciones entomo- 
lógicas. Anales de la Universidad de Chile. 69 pp. 
Muesebeck, C. F. W. and Karl V. Krombein, and Henry K. Townes. 1951. Hyrae- 

noptera of America North of México. Synoptic Catalog. United States Depart- 
ment of Agriculture. Agriculture monograph NQ 2. 
Peterson, A. 1959. Larvae of insects. Part. I Lepidoptera and Hymenoptera. 

Edwards Brothers, Inc. Ann. Arbor. Michigan, p. 272 y Fig. H 12. 
Ruiz, Flaminio. 1923. Los Himenopteros del cerro San Cristóbal. Rev. Chil. Hist. 

Nat. Tomo 27:99-106. 
Ruiz, Flaminio. 1936. Himenopteros de la provincia de Coquimbo. Rev. Chil. 

Hist. Nat. Tomo XL: 159-1 69. 
Ruiz, Flaminio y Stuardo, Carlos. 1935. Insectos colectados en las Termas de 

Chillan. Rev. Chil. Hist. Nat. Tomo XXXIX: 3 13-322. 
Ruiz, Flaminio y Stuardo, Carlos. 1939. Nomenclátor zoologicus. Edit. Scheffield 

Airy Neave. O.B.E., D. Se. (Otón), F.Z.S. In four Volumes. Vol. 1. A-C. The 

Zdological Society of London. Regent Park, London, N.W. 8. 
Willink, Abraham. 1953. Sphecidos Neotropicales III. Notas y descripciones de 

"Bembicini" y "Stizini" argentinos (Hym. Sphecidae). Acta Zoológica Lilioana. 
Tomo XIV: 341-352. 

-408- 




5mm 



Fig. 1.- 

Fig. 2.- 

Fig. 3.- 

Fig. 4.- 

Fig. 5.- 

Fig. 6.- 

Fig. 7.- 

Fig. 8.- 

Fig. 9.- 

Fig. 10.- 

Fig. 11.- 



Larva I, vista ventral. 

Larva 11 (en completo desarrollo), vista ventral. 

Prepupa, vista ventral. 

Prepupa, vista lateral. 

Mandíbula derecha de prepupa, vista dorsal y vista lateral. 

Cabeza prepupa, vista frontal. 

Cabeza prepupa, vista ventral. 

Pupa joven, vista ventral. 

Capullo de pupa joven. 
-Adulto, vista dorsal. 
- Pupa en completo desarrollo, vista ventral. 



BOL. SOC. BIOL. DE CONCEPCIÓN, TOMO XLVIII, pp. 409-421, 1974 



ISOPODOS LITORALES Y MARINOS DE LA BAHÍA DE 
CONCEPCIÓN (CRUSTACEA-ISOPODA) 

POR 

AMALIA M. RAMÍREZ (*) 



Resumen 
Se discute la posición sistemática de tres familias de Isopoda existentes en 
la Bahía de Concepción: Ligiidae, Sphaeromidae y Cirolanoidae. Las especies 
encontradas son: Ligia novaezealandiae Dana, Isocladus calcárea (Dana), Dyna- 
menella eatoni (Miers) y Cirolana robusta Menzies; para cada una de ellas se 
entrega una diagnosis e ilustraciones morfológicas. Se incluye finalmente una 
clave para separar estas especies. 

Abstract 

Systematic positions of three families of Isopoda at Concepción Bay: Ligi- 
idae, Sphaeromidae, Cirolanidae, are discussed. Species presents are: Ligia novae- 
zelandiae Dana, Isocladus calcárea (Dana), Dynamenella eatoni (Miers) and Ciro- 
lana robusta Menzies, for each one of them a diagnosis and morphological ilus- 
trations are given. A key for the species is included. 



INTROD UCCION 

Los isópodos chilenos han sido estudiados por diversos autores 
extranjeros (Chilton, C, Richardson, H., Miers, E. J., Lemos de Cas- 
tro, A., entre otros) lo que ha permitido iniciar estudios de análisis 
por áreas. 

El presente trabajo es una primera aproximación al estudio 
de la fauna isopodológica de la región de Concepción. Se ha dispuesto 
de material perteneciente al Museo de Zoología del Instituto "Ottmar 
Wilhelm Grob" de la Universidad de Concepción el que ha sido iden- 
tificado por la autora. Se espera que el número de especies aumente 

(*) Investigador invitado, Instituto de Biología, Universidad de Concepción. Departamento de 
Zoología. 

- 409 - 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

en próximas colectas y se encuentren nuevas especies que deban ser 
descritas. La clave y figuras que se incluyen, permiten la identifica- 
ción del material de la zona estudiada en análisis faunísticos cuali y 
cuantitativos. 

AGRADECIMIENTOS 

La autora agradece al Departamento de Zoología de la Univer- 
sidad su invitación para trabajar muestras de la colección de su Museo 
de Zoología, a los profesores M. T. López y H. L Moyano por facilitar 
parte del material y datos suplementarios no consignados en las mues- 
tras, al Dr. J. N. Artigas por el análisis crítico del manuscrito y lá- 
minas y al profesor A. O. Ángulo por sus indicaciones en el aspecto 
sistemático. 

MATERIAL ESTUDIADO 

Muestras procedentes de cuatro localidades fueron estudiadas 
en el presente trabajo con un total de sesenta y nueve ejemplares, de 
los cuales ocho corresponden a Ligia novaezealandiae Dana, veinti- 
siete a Isocladus calcárea (Dana), treinta a Dynamenella eatoni (Miers) 
y cuatro a Cirolana robusta Menzies. Las localidades de origen de las 
muestras son: 

Cerro Verde (36944'S; 72?56'W) junio 1967; mayo 1968; Octubre 1968. 
Lirquén (36942'S; 72959'W) mayo 1963; mayo 1969. " 

Ramuntcho (36?45'S; 73*?irW) septiembre 1974; octubre Í974. 
Caleta Leandro (36938'S; 73^05 'W) agosto 1968. 

El material estudiado pertenece al Museo de Zoología de la 
Universidad de Concepción y fue recolectado por M. T. López y 
H. L Moyano. 

ESTUDIO SISTEMÁTICO 
Tres familias con cuatro especies se han determinado para la 

Bahía de Concepción: 

Familia Ligiidae Ligia novaezealandiae Dana 

Familia Sphaeromidae Isocladus calcárea (Dana) 

Dynamenella eatoni (Miers) 
Familia Ciroianidae Cirolana robusta Menzies 

FAMILIA LIGIIDAE 

Richardson, H., (1899) ubica esta familia dentro de la tribu 
Oniscoidea, y entrega para ella la siguiente diagnosis: "Flagelo de la 
antena externa multiarticulado. Masa bucal prominente. Primera 
maxila provista de tres setas plumosas en su placa interna. Mandí- 

-410- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

bulas con una expansión molar larga y ancha, presentando una super- 
ficie de trituración finamente acanalada. Maxilípedo con su parte 
distal pentarticulada, epignato corto. Apéndices sexuales externos, 
en el macho, dobles. Ramas internas del primer par de pleópodos de 
estructura silimar en ambos sexos. Urópodos con ambas ramas estili- 
formes". Van Ñame, W. G. (1936), ubica a Ligiidae dentro de la 
superfamilia Atracheata del suborden Oniscoidea, usando en general 
los mismos caracteres empleados por Richarson. Gruner, H. E. (1966), 
toma la clasificación para Oniscoidea propuesta por Vandel (1960) y 
entrega una clave para las familias de Oniscoidea, en la cual incorpora 
el uso de la papila genital como carácter sistemático importante. 

Ligia novaezealandiae Dana 
(Fig. 1) 

Lygia novi-zealandiae Dana. 1853:739 pl. XLIX, Fig, 2. 

Ligia novae-zealandiae Dana, Miers 1876:103; Budde-Lund 1885:271; 

Filhol, 1885:445. 
Ligia cursor Dana 1853:743; Budde-Lund 1879:8, 1885:265 (part). 
Ligia neo-zelanica Dana. Thomson y Chilton 1886:157. 
Ligia litigiosa Wahrberg 1922:277, Fig. 1. 
Nesoligia novaezealandiae (Dana). Verhoeff 1926:348, 350. 
Ligia porteri Maccagno 1931: 151, Pl. III. 

Ligia novaezealandiae Dana 

Coloración.— Material conservado en alcohol 70 de color gris más o 
menos uniforme. 

Cefalón ovalado, sin lóbulos laterales; ojos grandes ocupando 
casi completamente los márgenes laterales. Pedúnculo de la antena 
pentarticulado, flagelo con a lo menos veinte artículos. Mandíbulas 
tuertes con cuatro dientes. Maxila I con su lóbulo externo más largo 
que el interno y provisto en su extremidad de a lo menos ocho setas. 
Maxila II de forma oblonga cerca de dos veces y media más larga que 
ancha, porción distal del margen interno provisto de setas dispuestas 
en hilera. Maxilípedo con su borde masticatorio formado por la pro- 
longación del basipodito. 

Pereión con el primer segmento casi de la misma longitud que 
la cabeza, segundo y tercer segmento similares pero un poco más ancho; 
cuarto segmento más ancho y con sus ángulos laterales proyectados 
ligeramente hacia atrás; cuarto, quinto, sexto y séptimo segmento con 
sus ángulos laterales más o menos agudos y proyectándose ligera- 
mente hacia atrás. 

Pleón formado por seis segmentos libres y considerablemente 
más angosto que el pereión. Primer y segundo segmento más corto 

-411- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

que los demás; tercero, cuarto y quinto subiguales con sus ángulos 
laterales proyectados hacia atrás. Telson de forma cuadrangular 
con su borde suavemente redondeado y con una excavación lateral 
a ambos lados a la altura del nacimiento de los urópodos. Urópodos 
estiliformes; exopodito y endopodito subiguales y de longitud ligera- 
mente inferior al doble de la longitud mayor del telson. 

Pereiópodos uno y dos subquelados; carpo del pereiópodo uno 
(Fig. 2) bastante ensanchado; carpo del pereiópodo dos también di- 
latado aunque un poco menos que el primero (Fig. 3). 

HEMBRA. 

Similar al macho a excepción de una marcada diferencia en el 
carpo del pereiópodo uno (Fig. 4) y en el carpo del pereiópodo dos 
(Fig. 5) que no se presentan dilatados. 

MEDIDAS. 

Longitud del macho entre 12 y 19 mm; longitud de la hem- 
bra entre 12 y 16 mm. 

MATERIAL EXAMINADO. 

Se examinaron ocho ejemplares, cuatro hembras y cuatro ma- 
chos colectados en la Bahía de Concepción, Ramuntcho, en septiem- 
bre y octubre de 1974. 

DISTRIBUCIÓN GEOGRÁFICA. 

Esta especie ha sido citada en Chile para las Islas de Juan Fer- 
nández y Tierra del Fuego. El Profesor Alceu Lemos de Castro la de- 
terminó para La Herradura, Coquimbo. Se añade a ellas la localidad 
de Ramuntcho, Bahía de Concepción (36945'S; 7391 l'W). 

DISCUSIÓN. 

Ligia novaezealandiae Dana es el único representante de 
L i gi i d a e encontrado por el autor en la zona. La localidad de 
Ramuntcho (36945'S; 73?irW) se agrega a la distribución conocida. 



FAMILIA SPHAEROMIDAE 

Richardson, H. (1899) ubica a la familia Sphaeromidae en la 
tribu Flabellifera y la separa de las otras familias de la tribu por 
presentar un pleón de dos segmentos y los urópodos con una rama 
fija, inmóvil. Menzies, R. J. (1959) incluye las sub tribus Anthuroidea, 
Seroloidea y Cirolanoidea dentro de la tribu Flabellifera. La familia 
Sphaeromidae según este autor pertenece a Cirolanoidea y entrega 
para esta familia la siguiente diagnosis: "Cirolanoídeos en los cuales 
el pleón consiste de menos de seis somitos libres distintos, incluido 

-412- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

el pleotelson. Proceso molar bien desarrollado, lacinia mobilis pre- 
sente. Maxilípedo pentarticulado. Pedúnculo del urópodo, cuando 
presente, unido firmemente al endopodito. Exopodito presente o 
ausente. Los juveniles son incubados en marsupios de la pared ventral 
del cuerpo de la hembra (excepto en Monolistra y algunos otros)". 
Menzies (1959) usa el esquema fundamental establecido por Hansen 
(1905) con algunas modificaciones. Según Hansen, se establecen tres 
grupos dentro de la familia Sphaeromidae: 

I Platybranchiata: Sphaeromidae con los pleópodos delgados, no 
carnosos, sin pliegues transversales. 

II Hemibranchiata: Sphaeromidae con los endopoditos de los pleó- 
podos 4 y 5 gruesos, carnosos, con profundos 
pliegues transversales; exopoditos finos y sin 
pliegues transversales profundos. 

III Eubranchiata: Sphaeromidae con ambas ramas de los pleó- 

podos 4 y 5 gruesas, carnosas, con profundos 
pliegues transversales. 

El material corresponde a una especie del grupo Hemibran- 
chiata: Isocladus calcárea (Dana) y a una especie del grupo Eubran- 
chiata: Dyhamenella eatoni (Miers). 



GRUPO HEMIBRANCHIATA 

Isocladus calcárea (Dana) 
(Fig. 6) 

Sphaeroma calcárea Dana, 1852:776-777; Dana. 1855, pl. 52, Fig. 2, 

Atlas. 
Isocladus magellanensis Richardson, 1907, 14-15. 
Isocladus tristensis Leach, Barnard 1914:384. 
Isocladus calcárea (Dana), Menzies 1950:129. 

Coloración.— Material conservado en formalina de color amarillo gri- 
sáceo, con zonas de color gris más marcado en las placas coxales y en 
sentido transversal en la parte posterior de los somitos pereionales. 

Cefalón de forma ovalada, más ancho que largo. Ojos ubicados 
postero lateralmente. Pedúnculo de la antena I formado por tres ar- 
tículos; primer artículo más largo que ancho y dilatado lateralmente, 
excavado en su parte inferior; segundo artículo de longitud igual a 
la mitad del primero; tercer artículo de longitud igual al primero y 
de ancho igual a un tercio del ancho del primer artículo; flagelo con 

-413- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

once artículos de longitud decreciente hacia el ápice. Antena II con 
pedúnculo formado por tres artículos de longitud creciente del pri- 
mero al tercero y de ancho decreciente del primero al tercero, flagelo 
con trece artículos de longitud decreciente hacia el ápice. 

Pereión con somitos de longitud subigual a excepción del pri- 
mero que es más largo que cualquiera de los otros. Primer somito 
pereional con una hendidura longitudinal en su ángulo lateral que 
está recurvado hacia arriba. Segundo al séptimo somito pereional con 
placas coxales presentes cuyo nacimiento está señalado por una hen- 
didura en su unión con el epímero correspondiente que se hace más 
evidente gradualmente hacia atrás; ángulos laterales de las placas 
coxales dos, tres y cuatro con sus ángulos laterales estrechos; placas 
coxales del somito cinco y seis con sus ángulos laterales menos estre- 
chos que los precedentes y ubicados longitudinalmente junto a la hen- 
didura que marca el nacimiento de la placa coxal un solevantamiento; 
placa coxal del séptimo pereionito de forma circular y separada del 
epímero correspondiente por una profunda hendidura; epímero del 
séptimo pereionito prolongado hacia atrás en su parte media por un 
proceso que alcanza casi al extremo del telson y granulado en su 
superficie. 

Pleón con el primer segmento con sus ángulos laterales recur- 
vados hacia arriba y con cisuras laterales presentes, el borde poste- 
rior de este segmento forma un ángulo en el primer tercio de su 
recorrido, luego una saliente pequeña de forma subcuadrangular que 
encaja en el telson y posteriormente una pequeña protuberancia a 
ambos lados del proceso mediano. Telson de forma triangular, gra- 
nulado en su superficie y con dos carinas medianas en su parte supe- 
rior; ápice del pleotelson subagudo; ángulo lateral del telson con 
una saliente recurvada hacia arriba por encima del nacimiento de los 
urópodos. Urópodos de longitud subigual, alcanzando casi al extremo 
del telson; extremo de los urópodos truncado. Pleópodos uno al tres 
con exopodito y endopodito membranoso; pleópodos cuatro y cinco 
con exopodito membranoso y endopodito grueso, carnoso, con surcos 
transversales. 

HEMBRA. 

Igual al macho a excepción de la ausencia en ella de un pro- 
ceso mediano en el séptimo somito pereional. 

MEDIDAS. 

Longitud del macho entre 5 y 7 mm; longitud de la hembra 
entre 4 y 6 mm. 

MATERIAL EXAMINADO. 

Se examinaron 15 machos y 12 hembras recolectadas en la 
Bahía de Concepción, Lirquén, en mayo de 1967. 

-414- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 



DISTRIBUCIÓN. 

Hasta el presente aparece citado para Chile en Tierra del Fuego 
y Magallanes a las que se agrega la localidad de Lirquén en 
la Bahía de Concepción (36942'S; 72959'W) y caleta Leandro (36938'S; 
73905'W). 



DISCUSIÓN. 



El aparato bucal fue examinado en ejemplares machos y hem- 
bras y no se constató diferencia entre ambos. Se ha omitido su des- 
cripción en la diagnosis de esta especie pues corresponde a la entre- 
gada en la diagnosis de Dynamenella eatoni y que es característica 
de la familia Sphaeromidae. 



GRUPO EUBRANCHIATA 

Dynamenella eatoni (Miers) 
(Fig. 7) 

Dynamenene eatoni. Miers 1875:73, Dollfus, 1911:766-767, pl. VIII, 
Fig. 9; Studer, 1884:19. 

Dynamenella eatoni (Miers). Menzies 1959:135. 

Coloración.— Material conservado en formalina de color rosado 
uniforme más o menos intenso según el grado de madurez del indi- 
viduo con una zona de forma subtriangular en la parte media dorsal 
ligeramente más clara y que se hace más evidente en algunos ejem- 
plares en el primer segmento abdominal. 

Cefalón ovalado rectangular, con una proyección aguda en el 
centro del borde anterior ubicado entre el límite de ambas antenas y 
con suaves salientes laterales en las cuales se ubican los ojos. Pedúnculo 
de la antena I formado por tres artículos de longitud decreciente, 
siendo el primero dilatado en su base; flagelo constituido por a lo 
menos ocho artículos de longitud decreciente. Pedúnculo de la antena 
II con cuatro artículos de longitud creciente; flagelo formado por a 
lo menos once artículos de longitud decreciente hacia el ápice. Man- 
díbula con área incisiva formada por seis dientes bien desarrollados, 
romos en su ápice y dispuestos en dos grupos de tres dientes cada 
uno, en la base de ellos hay una hilera de 4 setas; área molar cónico 
truncada portando una corona continua de dientes cuya longitud es 
14 del diámetro superior de la mola; setas molares presentes; palpo 
mandibular triarticulado, el segundo artículo presenta una hilera de 
seis setas en su tercio superior cuya longitud aproximada es 14 de 
la longitud del artículo 2; el último artículo presenta en su mitad 
apical 11 setas dispuestas en una hilera y dos setas más largas en su 

-415- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

ápice, la longitud de estas últimas es dos tercios del artículo 3. Ma- 
xila I con exopodito provisto en sus extremos de a lo menos cuatro 
dientes lisos y cuatro dientes con su borde interno aserrado; endo- 
podito con cuatro setas plumosas y una seta no plumosa. Maxila II 
trilobulada, lóbulo interno con una hilera de a lo menos ocho setas 
en la parte superior de su borde interno; los dos lóbulos externos son 
más pequeños y están provistos de a lo menos seis dientes aserrados 
los más grandes de ellos de tamaño igual a lo menos a la mitad de la 
longitud del lóbulo. Maxilípedo pentarticulado; primer artículo de 
forma cuadrangular, no lobulado; segundo artículo de longitud ma- 
yor que cualquiera de los demás artículos e igual a dos veces y media 
la longitud del primero, lóbulo presente; tercer artículo de longitud 
aproximada a una vez y media la longitud del primero y con lóbulo 
presente de tamaño aproximadamente igual al del lóbulo del segundo 
artículo; cuarto artículo de longitud igual a dos veces su ancho y 
con un pequeño lóbulo; quinto artículo con su borde distal redon- 
deado, no lobulado; placa interna del maxilípedo con una prolon- 
gación en forma de gancho en la parte media de su borde interno. 

Pereión con somitos de longitud similar a excepción del se- 
gundo somito que presenta una longitud mayor que los demás; placas 
coxales presentes del segundo al séptimo somito. 

Pleón formado por dos segmentos, el primero presenta dos 
líneas de sutura en su parte lateral; superficie del telson lisa, forma 
del telson triangular y con una excavación en su extremo terminal; 
urópodos con sus bordes redondeados y provistos de pequeñas cerdas, 
tamaño de los urópodos subigual, alcanzando casi al extremo del tel- 
son; pleópodo 1 con exopodito de forma oval, membranoso, endo- 
podito de forma triangular, membranoso; pleópodo 2 con exopodito 
de forma oval y endopodito triangular membranoso; pleópodo 4 con 
exopodito y endopodito de forma subsimilar, gruesos, carnosos, pro- 
vistos de surcos transversales; pleópodo 5 con exopodito y endopodito 
similares al anterior. 

HEMBRA. Desconocida. 

MEDIDAS. Longitud entre 4 y 5 mm. 

MATERIAL EXAMINADO. 

30 ejemplares colectados en la Bahía de Concepción, Cerro 
Verde, junio de 1967; mayo de 1968 y octubre de 1968. 

DISTRIBUCIÓN. 

Menzies (1948-1949) cita la presente especies para la Isla Ker- 
guelen. Se agrega la localidad de Cerro Verde (36*?44'S; 72956'W). 



-416 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

DISCUSIÓN. 

De un total de 30 especímenes, sólo se individualizó dos machos 
por la presencia de un par de penes en la parte ventral del 7^ somito 
pereional. El resto de los ejemplares corresponde a individuos inma- 
duros que no presentan caracteres sexuales externos reconocibles. 

FAMILIA CIROLANIDAE 

Richardson, H. (1899) ubica la familia Cirolanidae dentro de 
la tribu Flabellifera y usa los siguientes caracteres para su separación: 
(1) "Mandíbulas con el borde masticador más o menos tridentado, 
bordes cortantes ubicados cuadrangularmente detrás del labio superior. 
La primera maxila con la placa de la primera articulación provista de 
tres espinas. Segunda maxila de tamaño moderado, las tres placas li- 
bres muy setosas. Maxilípedo con el palpo bastante ancho, muy setoso" 
(Menzies (1959) ubica esta familia en la subtribu Cirolanoidea de la 
tribu Flabellifera y la separa del resto de las familias de esta subtribu 
por presentar el pleón con los somitos completamente separados y las 
ramas de los urópodos aplanadas y en forma de abanico y placas coxales 
bien diferenciadas en los somitos pereionales dos al siete inclusive. 

El material estudiado en este trabajo se clasificó sin dificultades 
usando los criterios de Richardson y Menzies. 



Cirolana robusta Menzies 
(Fig. 8) 

Cirolana robusta Menzies 1959:123, 125 y 127. 
Cirolana robusta Menzies. 

Coloración.— Material conservado en formalina de color amarillo pá- 
lido uniforme a excepción de la presencia de manchas difusas de color 
gxis repartidas escasamente por todo el cuerpo. 

Cefalón ovalado, ojos cuadrangulares, grandes de posición la- 
teral. Antena I con pedúnculo triarticulado, primer artículo corto, 
segundo artículo ligeramente más largo que el anterior y de ancho si- 
milar, tercer artículo de longitud casi igual a la del primer y segundo 
artículo juntos y de ancho igual a dos tercios el ancho del segundo; 
flagelo de a lo menos 19 artículos de longitud decreciente hacia el 
ápice. Pedúnculo de la antena II formado por tres artículos de lon- 
gitud creciente hacia el ápice; flagelo de a lo menos 16 artículos. 
Mandíbula con área incisiva provista de cuatro dientes de los cuales 
los dos externos son más desarrollados; lacinia mobilis presente; palpos 

(1) Traducido del inglés. 

-417- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

triarticulados; segundo artículo de longitud igual a la de los artículos 
uno y dos juntos, presenta en su tercio anterior una hilera de tupidas 
cerdas. Maxila I bilobulada, lóbulo interno redondeado en su ex- 
tremo y provisto de tres setas espinudas en su tercio anterior; lóbulo 
externo a lo menos el doble de ancho que el interno con su borde 
externo ligeramente recurvado hacia adentro y con su margen distal 
inclinado hacia adentro y provisto de a lo menos 9 espinas. Maxila II 
con un ancho borde masticatorio provisto de a lo menos 10 largas 
setas de longitud decreciente a partir del ángulo interno; en la parte 
superior del lóbulo masticatorio dos lóbulos de tamaño subigual y pro- 
vistos de setas en su borde interno y distal superior. 

Maxilípedo provisto de palpo pentarticulado; tercer artículo 
notoriamente más ancho que los restantes; endito del maxilípedo con 
su borde libre provisto de a lo menos II largas setas; prolongación 
en forma de gancho en el tercio anterior del borde interno del endito. 

Pereión con el primer somito de longitud igual por lo menos 
a una vez y media la longitud del siguiente; pereionitos del segundo 
al séptimo de longitud subigual y con placas coxales presentes. 

Pleón formado por seis segmentos libres, incluido el telson. Ter- 
cero y cuarto segmento abdominal sobrepasan lateralmente al primero, 
segundo y quinto segmento. Telson ancho, redondeado en su extremo 
y provisto en su borde de setas plumosas que alternan con pequeñas 
espinas. Urópodos bien desarrollados en forma de abanico; exopodito 
setoso, más angosto que el endopodito y de longitud ligeramente me- 
nor que éste. Endopodito ancho, setoso y sobrepasa ligeramente el 
extremo del telson. Pleópodos membranosos, muy similares entre sí. 

HEMBRA. Desconocida. 

MEDIDAS. Longitud entre 15 y 19 mm. 

MATERIAL EXAMINADO. 

Se analizó una muestra de cuatro especímenes, todos machos, 
recolectados en Lirquén, Bahía de Concepción, el 17 de mayo de 
1963 en la zona de las mareas. 

DISTRIBUCIÓN GEOGRÁFICA. 

La localidad tipo para esta especie corresponde a Ramuntcho 
a la que se añade Lirquén, Bahía de Concepción (36?42'S; 72^59'W). 



418- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

CLAVE PARA LA IDENTIFICACIÓN DE ESPECIES DE I SOPO DA 
DE LA bahía de CONCEPCIÓN 



1.— Somitos pereionales 4 al 7 con sus ángulos laterales pro- 
yectados hacia atrás (Fig. 1); placas coxales ausentes; an- 
tena I reducida a dos segmentos; terrestres 

LIGIIDAE 

Urópodos con exopodito y endopodito estiliformes, su 
longitud es aproximadamente dos y media veces el largo 
mayor del telson; antena II con flagelo de a lo menos 
veinte artículos Ligia novaezealandiae Dana 

1'— Somitos pereionales sin ángulos laterales salientes; placas 
coxales presentes del segundo al séptimo somito; antena I 
bien desarrollada con flagelo de más de siete artículos; 
marinos 2 

2(1').— Pleón formado por menos de siete somitos libres 

SPHAEROMIDAE 

2'.— Pleón formado por seis somitos libres .-. 

CIRONALIDAE 

Urópodos con exopodito y endopodito aplanados en forma 
de abanico; telson ancho con el borde distal redondeado, 
provisto de setas y espinas cortas entremezcladas (Fig. 8) 
Cirolana robusta Menzies 

3(2).— Exopodito de los pleópodos cuatro y cinco membranosos, 
exopoditos gruesos, carnosos, provistos de surcos transver- 
sales GRUPO HEMIBRANCHIATA 

Ápice del telson completo; superficie del telson granulosa 
y con dos carinas medianas longitudinales; séptimo somito 
pereional con un largo proceso mediano dirigido hacia 
atrás (Fig. 6) Isocladus calcárea (Dana) 

3'.— Exopodito y endopodito de los pleópodos cuatro y cinco 
similares, gruesos, carnosos, provistos de surcos transver- 
sales GRUPO EUBRANCHIATA 

Telson con una escotadura circular en el ápice (Fig. 7), 

séptimo somito pereional sin proceso mediano 

Dynamenella eatoni (Miers) 



-419- 






22rnm 



Fig. I— Ligia novaezealandiae Dana, en vista lateral parcial ventral y dorsal. 
Fig. 2.— Ligia novaezealandiae Dana, primer pereiópodo del macho. Fig. 3.— 
Ligia novaezealandiae Dana, segundo pereiópodo del macho. Fig. A.— Ligia novae- 
zealandiae Dana, primer pereiópodo de la hembra. Fig. b.- Ligia novaezealandiae 
Dana, segundo pereiópodo de la hembra. Fig. Q.-Isocladus calcárea (Dana), en 
vista lateral parcial ventral y dorsal. Fig. 1 .— Dynamenella eatoni (Miers), en 
vista lateral parcial ventral y dorsal. Fig. 8.- Cirolana robusta Menzies, en vista 
parcial ventral y dorsal. 



-420- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 



CON CL USIONES 



Este trabajo preliminar de isópodos chilenos, constituye una 
primera aproximación al conocimiento de esta fauna en la Bahía de 
Concepción. Colectas que se están efectuando continuamente apor- 
tarán nuevo material que deberá ser incluido en próximos trabajos. 



bibliografía 



Boone, P. L. 1919. Descriptions o£ ten new isopods. Proc. U. S. Nat. Mus. 5^: 

591-604. Pl. 89-92. 
Chilton, Ch. 1900-1903. On the terrestrial isopoda oí New Zealand. Trans. Linn. 

Soc. London. 2^ Serie. 5:107-144. 
Chilton, Ca. 1909. Additions to the terrestrial isopoda o£ New Zealand. Trans. 

New Zealand. •/2:286-287. 
Gruñes, H. E. 1966. Die Tierwelt Deutschlands und der angrenzenden Meeres- 

teile nach ihren Merkmalen und nach ihrer Lebensweise. V. Isopoda. 
Hansen, J. J.. 1905. On the propagation, structure, and classification of the 

Sphaeromidae. Quart. Jour. Microsc. Sci. ^5':69-135. 
Menzies, R. J. 1959. The zoogeography, ecology and systematics of the chilean 

marine isopods. Rep. o£ the Lund Univ. Chile exp. 1948-1949. 42:162 pp. 
Schultz, G. A. 1969. The marine isopods crustaceans. Wm. C. Brown Company 

publishers. 359 pp. 
Richardson, H. 1899. Key to the isopods o£ the Pacific coast of North Americ, 

with descriptions of twenty two species. Proc. U. S. Nat. Mus. 2i .-8 15-872. 
Riclrardson, H. 1904. Contributions to the natural history of the Isopoda. Proc. 

U. S. Nat. Mus. 27:1-89. 
Richardson, H. 1907. Descriptions of new isopod crustaceans of the family 

Sphaeromidae. Proc. U. S. Nat. Mus. 31:1-22. 
Richardson, H. 1913. Crustacés isopodes. Deux. Exp. Ant. Fran. 1908-1910:1:24. 
Ricliardson, H. 1913. Descriptions of a new genus of isopod crustaceans, and two 

new species from South America. Proc. U. S. Nat. Mus. -/i:201-204. 
Van Ñame, W. G. 1936. The american land and fresh water isopod crustácea. 

Bull. Am. Mus. Nat. Hist. 7i:535 pp. 



-421- 



BOL. SOC. BIOL. DE CONCEPCIÓN, TOMO XLVIII, pp. 423-443, 1974 



LA POBLACIÓN DE TALIEPUS DENTATUS EN CALETA 
LEANDRO (CRUST. DEC. MAJIDAE) 

POR 

OLGA L. ARACENA (*) 



Resumen 

La población del "cangrejo del sur" Taliepus dentatus (M. Edwards) 1834, 
en Caleta Leandro (36P39'08"S; 73Q05'32"W), presenta una distribución diferen- 
cial que consiste en la asociación de los juveniles al alga Gymnogongrus furcellatus 
(C. Ag.) de la zona mareal y de los adultos a Macrocystis pyrifera (L) del sub- 
litoral. Basándonos en los demogramas mensuales y en los epibiontes del capa- 
razón, se elabora una hipótesis sobre el ciclo de vida de la especie (excluida la 
etapa larval), que sería de alrededor de 20 meses. 

Abstract 

The population of the "southern crab" Taliepus dentatus (M. Edwards) 
1834, in Caleta Leandro (36Q39'08"S; 73Q05'32"W) present a differential distribu- 
tion consisting on the association of juveniles with the tidal zone algae Gymno- 
gongrus furcellatus (C. Ag.) and adults with the sublitoral seaweed Macrocystis 
pyrifera (L.). An hypothesis based on monthly demograms and integument epi- 
fauna leads to a life cycle (excluding the larval period) of about twenty months. 



INTROD UCCION 

La bahía de Concepción presenta extensas zonas costeras ro- 
cosas donde predomina Macrocystis pyrifera. Un típico habitante de 
esta alga, tanto por su colorido como por sus adaptaciones morfoló- 
gicas, es el cangrejo del sur Taliepus dentatus, especie comestible que 
se conoció en los mercados de Valparaíso y Santiago (Porter, 1925:316) 
y actualmente sólo es explotada en algunas localidades de la zona sur 
del país. 



(*) Instituto de Biología. Dpto. Biología Marina y Oceanografía. 

-423- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 



La presente contribución es parte de la tesis para optar al 
título de Licenciada, realizada en el Instituto de Biología "Ottmar 
Wilhelm G." de la Universidad de Concepción (Aracena, 1971), bajo 
el patrocinio de la profesora María Teresa López. 



MATERIALES Y MÉTODOS 



SITIOS Y ÉPOCAS DE CAPTURAS. 

Se efectuaron dos series de muéstreos de T. dentatus, en Caleta 
Leandro, frente a la Estación Experimental de Biología Marina de 
la U. de Concepción (36?39'08"S; 73?05'32"W). 

La primera serie se realizó desde mayo de 1967 hasta diciembre 
de 1968, según el calendario de la Tabla I, en el sublitoral, de 4 a 
8 metros de profundidad y sobre los bancos de huiros (M. pyrifera) 
allí existentes. El total de ejemplares analizados fue de 2.588, de los 
cuales 1.160 fueron hembras y 1.328 machos, a los que se les deter- 
minó lo siguiente: a) sexo; b) longitud del caparazón cefalotorácico 
(L.C.) con pie de metro y precisión de 0,1 mm, medida desde el borde 
orbital hasta el borde posterior del caparazón (Fig. 1), sin considerarse 
el rostro en estas mediciones, debido a que frecuentemente aparece 
fracturado (Aracena, 1969:173); c) en los ejemplares de 18 muestras 
se constató la presencia de epibiontes en el caparazón. 

La segunda serie de muéstreos se realizó desde julio de 1969 
hasta abril de 1970, en las fechas indicadas en la Tabla II, en la zona 
intermareal, sobre el alga G. furcellatus. El total de los individuos 
analizados fue de 428, a 159 de los cuales no se les pudo determinar 
el sexo, y los restantes fueron 108 machos y 161 hembras. A estos 
individuos se les midió el largo del caparazón cefalotorácico. 

Se obtuvo además, una muestra de la zona mareal de Llico 
(34945'S; 72905'W) encontrándose 202 ejemplares: 119 hembras y 83 
machos a los cuales se midió la longitud del caparazón. 

MÉTODOS DE CAPTURA. 

Como arte de pesca en el sublitoral se usó el huache, especie 
de espinel, muy común entre los pescadores de la zona, de más o 
menos 110 metros de largo, de cáñamo de manila de 14 de pulgada, 
en el cual se alternan cada medio metro, manguitos de plomo que 
sirven de lastre y lienza para atar los trozos de carnada. En los meses 
señalados en la Tabla I, se usó además, el canastillo, aro de fierro 
de 50 cm. de diámetro, con un cono de red sardinera, a la cual se 
atan 3 trozos de carnada (Fig. 2). La carnada utilizada consistió en 
trozos de carne fresca de aves de la zona y excepcionalmente, carne 
de algunas especies de peces de la zona. 

- 424 - 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

En la zona de mareas el muestreo fue a mano, desprendiéndose 
manojos de algas, las que se lavaron, agitándolas vigorosamente en 
un recipiente con agua; el residuo del lavado se coló en un cernidor 
de 1 mm de malla separándose los individuos de T. dentatus. Pos- 
teriormente se tomó el peso seco del alga lavada, después de some- 
terla a una temperatura de llO^C por 48 horas en una estufa seca- 
dora. Igual tratamiento tuvieron las muestras que se analizaron para 
conocer la asociación de juveniles de T. dentatus con diferentes es- 
pecies de algas de la zona mareal de Llico. 



RESULTADOS Y DISCUSIÓN 



ARTES DE PESCA. 

Los artes de pesca usados en este estudio, no son muy conoci- 
dos, especialmente el huache, por lo tanto analizaremos brevemente 
algunos aspectos relativos a su rendimiento y selectividad. 

En la Tabla III y Fig. 3, se puede observar la distribución por 
tamaño del total de los individuos obtenidos durante cuatro meses 
de muéstreos paralelos, con un huache y tres canastillos. En un total 
de 3 horas y 40 minutos de faena con el huache, se capturaron 376 
ejemplares y en 13 horas y 30 minutos de faena con el canastillo, se 
obtuvieron 100 ejemplares. De lo expuesto anteriormente, se podría 
concluir que el huache es más efectivo que el canastillo, pero si esta- 
blecemos el número de carnadas por unidad de tiempo, en el caso 
del huache tendríamos un promedio de 80 carnadas en 3 horas 40 mi- 
nutos, lo que nos dá un total de 296 carnadas/ hora; en tanto que 
para el canastillo tendríamos un total de 9 carnadas en 13 horas 
13 minutos, o sea 121,5 carnadas/hora. Relacionando estas unidades 
con el número de individuos obtenidos, resultan 0,8 ejemplares por 
carnada /hora de inmersión del canastillo y de faena con el huache. 
Sin embargo, la disposición de las carnadas en ambos artes y por lo 
tanto el radio de acción de éstas no son comparables. 

Por otra parte, la Fig. 3 nos demuestra que el huache selec- 
ciona especialmente las tallas grandes, de preferencia a los machos 
por su mayor tamaño, pero el test de chi cuadrado aplicado a un 
nivel de 1% calculado para el total de los cuatro meses de control, 
nos indica que la diferencia se debe al azar. La selección en el huache 
se podría explicar mejor como una pérdida de los individuos pequeños 
en el momento de levartar el arte, por el fuerte roce con el alga, que 
es muy abundante y enmarañada, especialmente en verano. Esto no 
sucedería en el canastillo, por la forma de embudo de la red que 
impide que los ejemplares pequeños se pierdan en el momento de 
levantarlo. 

-425- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

DIS TRIB UCION DIFERENCIAL. 

La distribución de los ejemplares de T. dentatus en Caleta 
Leandro presenta las siguientes características: los juveniles se en- 
cuentran preferentemente asociados al alga Gymnogongrus furcellatus, 
hecho constatado en junio de 1969, cuando se analizó 7 especies de 
algas más comunes del mesomareal (Tabla IV), algunos individuos 
fueron observados también, aunque con menos frecuencia entre grietas 
y bajo piedras del mesomareal. Se puede entonces suponer que el 
alga les sirve de refugio y protección, pues al trepar en ellas se con- 
funden fácilmente. Esto mismo se observó en Llico, Prov. de Curicó, 
al revisar residuos de algas del mesomareal. Los adultos, por otra 
parte se encuentran habitualmente trepados a los filiodes de Macro- 
cystis pyrifera del sublitoral (Tabla V). 

Parece que el fenómeno de distribución diferencial es común 
entre los Acanthonychinae de la costa oriental del Pacífico, ya que 
Garth (1958) lo ha observado en varias especies del hemisferio norte. 

Entre las especies de Taliepus del hemisferio sur, sólo se conoce 
lo observado por Antezana et al. (1965:27 y 29), quienes señalan que 
Taliepus marginatus (Bell) 1835, vive entre Lessonia flavicans Bory, 
en el sublitoral y T. dentatus en zonas rocosas del infralitoral de 
Montemar, Valparaíso. 

CARACTERIZACIÓN DE LOS GRUPOS DE INDIVIDUOS DENTRO 
DE LA POBLACIÓN. 

Los primeros estados juveniles de T. dentatus fueron identi- 
ficados por Garth (comunicación personal, 1969). En Gymnogongrus 
se encontró una sola megalopa de 0,16 cm de L.C. (Fig. 4 A). Fagetti 
et al. (1971:6-7), describen la megalopa de T. dentatus obtenida en 
cultivos de laboratorio. Esta megalopa no concuerda con la obtenida 
en C. Leandro debido probablemente a cambios que sufriría antes de 
transformarse definitivamente en juvenil reptador. 

De los juveniles asexuados, el ejemplar más grande (Fig. 4 C) 
mide 0,25 cm de L.C. y tiene numerosos pelos transparentes en los 
lugares donde se encuentran las espinas o tubérculos de los ejemplares 
adultos. Además, es interesante constatar la presencia de un pelo inter- 
calar, análogo a la espina intercalar que presentan los adultos de 
otras subfamilias de Majidae, y que se considera de importancia en 
la taxonomía de los Oxyrhyncha. Sin embargo este pelo desaparece 
en los individuos grandes y no se encuentra en la megalopa, ni en 
los juveniles de mayor tamaño. 

Las hembras juveniles se reconocieron por la presencia de 
pleópodos y por su abdomen en distintos grados de desarrollo, pero 
siempre más ancho que el de los machos juveniles, en tanto que las 
adultas lo tenían totalmente desarrollado. En los machos fue extre- 
madamente difícil diferenciar uno juvenil de otro que ha alcanzado 

-426- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

la madurez. Esto se debió a que los caracteres morfológicos secun- 
darios del sexo que son, el grado de desarrollo de los quelípodos y en- 
durecimiento del primer par de pleópodos por esclerotización, varían 
gradualmente entre los dos estados, sin existir un límite bien definido. 
Esto nos indujo a utilizar el criterio dado por Hartnoll (1965:7), que 
se basa en la observación del estado de replesión y opacidad de los 
espermioductos. La validez de este procedimiento se estudió anali- 
zando la relación entre el desarrollo de los espermioductos y la lon- 
gitud del quelípodo (L.Q.) considerando tres estados de desarrollo 
gonádico, resultando lo siguiente: 

Machos juveniles: individuos con gónadas poco desarrolladas y trans- 
parentes, E I y tallas entre 3,0 y 8,0 cm L.C. Relación L.C. — L.Q. = 
1,3 X - 1,21. 

Machos en estado intermedio: son aquellos con gónadas en estado 
intermedio, E II y tallas entre 4.0 y 9.0 cm de L. C. Relación L.C. — 
L.Q. = 2,1 X - 5,53. 

Machos adultos: con gónadas bien desarrolladas y opacas, E III y ta- 
maños entre 4.0 y 9.0 cm L.C. Relación L.C. — L.Q. = 26,4 x — 7,45. 

Estas mediciones se hicieron solamente hasta el mes de mayo 
de 1968, en el que se hizo disección de cada ejemplar y obser- 
vación de la gónada. En la Fig. 5, se puede observar que los tamaños 
de los ejemplares en los tres estados se superponen ampliamente, pero 
las regresiones calculadas son bastante diferenciadas. Observaciones 
similares hizo Hartnoll (op. cit.) para Majidae de Jamaica y Gran 
Bretaña. 

En los meses de octubre a diciembre de 1967 y de enero a mar- 
zo de 1968, comprobamos la caracterización de los diferentes estados 
analizando la presencia de yemas de regeneración en los pereiópodos, 
que indican una próxima muda en los ejemplares juveniles, es decir 
en aquellos que aún no realizan la anecdysis terminal que es la que 
marca el comienzo de la madurez sexual (Tabla VI). La presencia de 
ejemplares con gónadas E II y con yemas de regeneración, ratifica 
el carácter juvenil de este estado. Se establece además, que hay algunos 
ejemplares como E III, con yemas de regeneración, lo que significaría 
que los espermioductos de esos individuos se llenaron poco antes de 
la muda de pubertad, hecho que Hartnoll (op cit.) también observó 
para dos especies de majidos de Jamaica. 

DENSIDAD RELATIVA. 

En la zona mareal relacionamos el número de individuos de 
T. dentatus por cada 100 g de peso seco de G. furcellatus para cada 
mes. En la Tabla VII y Fig. 6, se observa que hubo dos densidades 
máximas; una en septiembre y otra entre diciembre de 1969 y en 
enero del año siguiente. El resultado obtenido sólo se puede aplicar 
a los juveniles cuyo tamaño les permita efectivamente encontrar re- 

-4 27- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

fugio en el alga que es de tamaño relativamente pequeño (no sobre- 
pasaría los 15 cm de alto), en tanto que aquellos tamaños de T. 
dentatus entre 2.0 y 4.0 cm que fueron escasos en las colectas, se 
estarían alejando de la zona intermareal para acercarse al sublitoral. 
Sin embargo, no conocemos las posibles fluctuaciones en la abundancia 
del alga G. furcellatus, y la influencia que podría tener en un estudio 
de este tipo. 

Desde julio a diciembre de 1968 se hizo un estudio sobre la 
densidad relativa de la población del sublitoral considerando el tiempo 
de faena con el huache y el número total de los individuos capturados. 
En la Tabla VII, se observa que el número de ejemplares capturados 
por cada 5 minutos de faena del huache varía entre 2 y 12, siendo la 
captura muy difícil en verano debido a la gran abundancia de M. 
pyrifera cuyos largos filoides se enredan en el arte de pesca. 

DISTRIBUCIÓN POR TAMAÑO. 

La frecuencia acumulada de los distintos grupos poblacionales 
se ha graficado en la Fig. 7, donde se observa que el 90% de los 
juveniles menores de 1.0 cm L.C. se encuentra en la zona mareal; 
las hembras del sublitoral alcanzan un tamaño máximo de 7.0 cm 
L.C. y los machos de 9.0 cm. En la localidad de Llico, las muestras 
se hicieron en la zona mareal solamente y la mayoría de los ejem- 
plares eran juveniles con tallas entre 1.0 y 7.0 cm. L.C, sin embargo 
las curvas son diferentes, probablemente por el hecho que allí esta 
especie no es consumida, en cambio en C. Leandro es extraída tanto 
del sublitoral como de la zona mareal. 

DEMO GRAMAS MENSUALES. 

Los demogramas mensuales de T. dentatus de C. Leandro se 
pueden observar en la Fig. 8, en la que hemos incluido todas las 
categorías de individuos encontrados. 

En la zona mareal (ver anexo 1) la mayor cantidad de ejem- 
plares se capturó precisamente en el primer mes de muestreo, julio de 
1969, y la talla más abundante fue la de 1.0 cm, para machos y hem- 
bras. En agosto, se observa una pequeña entrada de juveniles de sexo 
no determinado, en tanto que los ejemplares de mayor tamaño dis- 
minuyen. Posteriormente en octubre, los juveniles sexuados desapa- 
recen completamente y esto coincidiría con la gran migración de ju- 
veniles al sublitoral en el año 1967, y con un reclutamiento de ejem- 
plares de talla 0.1 cm que se extiende hasta abril del año siguiente. 
Si observamos la Fig. 6 veremos que este reclutamiento es impor- 
tante sólo en los meses de diciembre y enero; además, a partir de 
esos meses, comienzan a diferenciarse los sexos. Podríamos decir en- 
tonces que los juveniles que se dirigen al sublitoral, provienen del 
reclutamiento de la primavera y verano anteriores, es decir, pueden 

-428- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

tener entre 6 y 13 meses de edad pero al mayoría tiene entre 8 y 9 
meses, excluyendo la etapa larvaria. 

La frecuencia mensual de tallas de hembras de T. dentatus 
del sublitoral, se observa en la Fig. 8 (ver anexo 2), en la cual están 
señaladas en achurado las hembras juveniles, cuyos tamaños varían 
entre 1.0 y 6.0 cm de L.C., para diferenciarlas de las adultas que tienen 
tamaños entre 4.0 y 7.0 cm. Esta amplia superposición de las tallas 
indica que las hembras realizan la muda de pubertad con tamaños 
muy distintos, de manera que la hembra adulta más pequeña tiene 
un tamaño aproximado a los 3/5 de la longitud de la adulta más 
grande capturada. Desde mayo a septiembre de 1967 no se observa 
desplazamiento modal; entre octubre y noviembre del mismo año 
se produce una entrada de juveniles bastante considerable y desde 
estos meses hasta enero del año siguiente es posible observar un des- 
plazamiento de las modas de 4.0 y 5.0 cm.; en forma simultánea el 
número de hembras capturadas comienza a disminuir haciéndose casi 
insignificante en febrero y marzo. Este hecho puede deberse a migra- 
ciones, mortalidad o explotación de la población o bien puede que 
haya sido determinada por una acción conjunta del arte de pesca usado 
y de la enorme cantidad de frondas de M. pyrifera, existentes a la 
fecha y que obstruían la labor de captura. Desde abril de 1968 ade- 
lante, las hembras comienzan a aumentar y se observan algunas 
juveniles, pero en número reducido. En agosto del mismo año se pro- 
duce un aumento considerable de las tallas adultas menores, que se 
prolonga hasta noviembre, además de un leve desplazamiento modal 
producido por el crecimiento de estas juveniles y en seguida declina 
nuevamente la población de hembras en diciembre. Es decir, sólo 
se observa crecimiento cuando se incorporan al sublitoral, algunas 
hembras juveniles que realizan allí su última muda. 

Para los ejemplares machos de T. dentatus del sublitoral, tam- 
bién se pueden diferenciar dos etapas en los demogramas mensuales, 
aunque al contrario de las hembras, éstos son abundantes en su época 
de crecimiento (ver Fig. 8). Desde mayo hasta agosto de 1967, su 
número fue escaso y la dispersión de sus tamaños fue mucho más 
grande que en las hembras; en septiembre el número aumenta con- 
siderablemente y las modas se concentran en los tamaños de 5.0 y 
7.0 cm de L.C. En el mes siguiente el número de individuos captura- 
dos aumenta y desde ese mes hasta mayo de 1968, se observa despla- 
zamiento modal que es muy rápido entre diciembre de 1967 y marzo 
del año siguiente, capturándose, en este último mes, la mayor can- 
tidad de ejemplares concentrados en las tallas de 7.0 y 9.0 de L.C. 
Posteriormente, los machos disminuyen en número, al mismo tiempo 
que las modas se desplazan hacia las tallas menores. En agosto co- 
mienza otro ciclo, esta vez un tanto adelantado con respecto al año 
anterior. 

-429- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 



Posteriormente relacionaremos estos hechos con la presencia 
de epibiontes, para hacer un cálculo estimativo de la edad de los 
ejemplares. 




i. Longitud (LC) y ancho (AC) del caparazón cefalotorácico. 2. Artes de pesca 
usados para las capturas en el sublitoral; a: plomo; b: lienza para carnada. 
3. Distribución por tamaño de hembras y machos capturados con dos artes en el 
sublitoral. 4. A, megalopa y B-D, juveniles capturados en la zona mareal; i: pelo 
intercalar. 5. Relación LC-LQ para tres estados de desarrollo gonádico de los 
machos. 



430- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 



EPIBIONTES. 



El caparazón de los individuos de T. dentatus, sirve de sus- 
trato a varios tipos de organismos de vida sedentaria, como lo muestra 
la Fig. 9 y Tabla X, donde están representadas la ocurrencia de los 
diferentes epibiontes, desde mayo hasta abril de 1968. Considerando 
que los sexos han mostrado características biológicas diferentes, los 
hemos presentado aparte. Podemos decir entonces que más del 90% 
de los ejemplares tanto Hembras como machos, tenían en su caparazón 
poliquetos Spirorbinae del género Romanchella (Knight-Jones, comu- 
nicación personal, 1972); casi el 50% de los especímenes de ambos 
sexos tenían Bryozoa representados por las especies más comunes ci- 
tadas para la zona (Moyano 1966:86): Hippothoa hyalina (L) 1758, 
Chaperiella acanthina (Lamoroux) 1825, Cauloramphus spiniferum 
(Johnston) 1832 y Alcyonidium polyoum (Hassall) 1841. Se encontró 
que Balanus laevis (Darwin) 1854 (Dra. Priaulx, comunicación perso- 
nal, 1969) colonizaba el caparazón del 27% de las hembras y del 45% 
de los machos, mientras que fueron encontradas algas calcáreas del 
género Lithotamnion en más del 40% de las hembras y sólo en el 
15% de los machos. Los epibiontes menos frecuentes fueron colonias 
de Coelenterata Hidrozoa, en menos del 10% de los ejemplares de 
ambos sexos. 

En la Fig. 10 se ha graficado la frecuencia de cada uno de los 
epibiontes, en los caparazones de hembras y machos de T. dentatus 
que por una parte nos dan idea acerca de la antigüedad del caparazón 
y por otra, indican la abundancia relativa del epibionte mismo, con- 
siderando el caparazón como una superficie de muestreo. 

Podemos separar a los epibiontes en dos tipos: aquellos cuya 
variación mensual es similar en ambos sexos, como son: Spirorbinae , 
Coelenterata y B. laevis y los restantes que presentan diferencias en 
hembras y machos. 

La frecuencia de Spirorbinae es casi 100% todo el año, excepto 
en julio de 1967 y en febrero de 1968 para las hembras y enero para 
los machos, siendo éste uno de los primeros epibiontes que se im- 
planta. Los Coelenterata tienen tres modas en los cangrejos hembras, 
en agosto y octubre de 1967 y enero siguiente y se diferencian con 
los machos en que éstos tienen una frecuencia máxima en julio y 
modas menos notorias en noviembre y enero. La presencia de B. 
laevis es muy semejante en ambos sexos, con una moda menor en 
invierno de 1967, un mínimo en septiembre del mismo año y a partir 
del mes siguiente un ascenso hasta llegar a un 70 u 80% y por último 
una leve baja en verano que es más acentuada en los machos. Los 
Bryozoa tienen tres máximos casi iguales en las hembras, en los meses 
de agosto y diciembre de 1967 y marzo del año siguiente; los machos 
también tienen máximos pero el más notorio es el de agosto de 1967, 
uno leve en diciembre de ese año y en abril de 1968. Las algas cal- 

- 431 - 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 





C. Leandro 






Llico 


100 


/" 


ñ- 


'f 


/^ 


80 


/ / 






/ 


60 




i 




f* 


^0 




■ 




il 

1 


20 


■I 1 i"i "< 1 r 




-1 — f^ 


J 





T— I — r~r-T — I — r 

13 5 7 
LC(cm.) 



T — I — 1 lili 1 

3 5 7 9 

L C (cm.) 



LC (c, 



6. Densidad de juveniles de la zona mareal expresada en número de individuos 
por cada 100 g de peso seco de G. furcellatus. 7. Frecuencia acumulada de juve- 
niles de la zona mareal y adultos del sublitoral de C. Leandro y de juveniles de 
la zona mareal de Llico, Prov. de Curicó. 8. Demogramas mensuales de juveniles 
de la zona mareal y de adultos del sublitoral. 



-432- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

careas son mucho más abundantes en las hembras, obteniéndose el 
mayor porcentaje en los meses de octubre de 1967 y abril del año 
siguiente; para los machos en cambio los máximos fueron en julio 
y desde agosto de 1967 hasta enero del otro año. 

BALANUS LAEVIS SOBRE TALIEPUS DENTATUS. 

A pesar que no se ha hecho en la zona ningún estudio refe- 
rente a la biología de este cirripedio, pudimos determinar épocas de 
implantación y crecimiento, lo que consideramos útil en cuanto a 
precisar, a su vez, el crecimiento del huésped y la antigüedad de su 
caparazón. Para este efecto hemos establecido tres grupos de T. den- 
tatus: aquellos que tienen Balanus chicos, es decir, cirripedios cuyas 
placas son blandas y un tanto transparentes, poco calcificadas; aquellos 
que tienen Balanus grandes, con placas bien calcificadas y duras y 
por último aquellos con Balanus grandes y además chicos sobre los 
anteriores, que indican una segunda implantación. 

En las Figs. 11 y 12 y Tabla XI, se puede observar la fre- 
cuencia mensual de los totales de machos y hembras de T. dentatus 
con B. laevis en su caparazón. 

Los ejemplares machos con Balanus chicos están concentrados 
alrededor de dos modas en noviembre de 1967 y marzo de 1968, 
siendo muy escasos en los meses restantes, los machos con Balanus 
grandes son menos abundantes que los anteriores, se concentran entre 
los meses de diciembre de 1967 y marzo del año siguiente y aparecen 
también en junio y octubre de 1967. Hay muy pocos machos con 
Balanus grandes y chicos en mayo, octubre y noviembre de 1967, y 
en febrero y marzo siguiente, siendo un poco más abundantes en este 
último mes. 

Las hembras con Balanus chicos son abundantes entre octubre 
y diciembre y además, se observa una moda en abril de 1968. Los 
ejemplares con Balanus grandes, son abundantes desde mayo hasta 
agosto y con una máxima en enero siguiente. Las hembras con 
Balanus chicos y grandes en sus caparazones se agrupan alrededor de 
tres modas en junio, octubre y una mucho mayor en abril del año 
siguiente. 

Además, este mismo análisis se hizo para grupos de tamaños 
de ejemplares de T. dentatus, elegidos como más representativos y 
que fueron: 

Grupo A; ejemplares con tallas entre 3.0 y 5.0 cm de L.C. 
Grupo B; aquellos con tallas de 6.0 cm de L.C. 
Grupo C; los con tallas de 7.0 cm de L.C, y 
Grupo D; ejemplares con tallas entre 8.0 y 9.0 cm L.C. 

En ambos gráficos se observan dos épocas de implantación de 
Balanus laevis muy claras: la primera en primavera, desde octubre 
a diciembre y la segunda en otoño, de menor duración ya que sólo 

- 433 - 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 




MJ5NEM MJSNEM 




M J S N E M M J S U 1. M 



•/.Grupo A. ]^^ ,^_GrupoC.^^ 



•/. 

lOOi 



so 



V 



n 



'<r 



1^ 



^■ví B 



ÍO 



Sp Br B Ac C Sp Br B Ac C 



12 

'/, Grupo C £j^ 

^ <Tffffí?T^i -''^' 0-J^ -<^2k 




^ ^ík 




o-'rT=i i I 1 I I I I I 

M J 5 N E M 
• •, Grupo A (JV 

qJ y? ^ ^<^ 

Cí I 1 1 1 1 I 1 I 1 I I 1 

1' J S N E M 

./, Gr'jpo B. (fsf 



O-^i ! I 1 lili in~T- 
M J S M E M 



[k 




0-1, , , r' \ 1 I ri I I 1 o 

M J S M E M 



(^ 1 I í I I 1 I r 

M J 3 IJ F M 



QconB. 



laevis chicos 



Con B-Uevis grandes y 



O J| A\ ( i i i 1 III O-'i 1 I I nr-r1 i i i i ^ ConB-laevis grandes chicos 

MJSNEM MJSNEM ES ^ 

9. Abundancia relativa de ejemplares con diferentes epibiontes en su caparazón; 
Sp: Spirorbinae; Br: Bryozoa; B: Balaniis laevis; Ac: Algas calcáreas, y C: Coelen- 
terata. 10. Frecuencia mensual de machos y hembras con diferentes epibiontes en 
sus caparazones. 11. Frecuencia mensual del total de hembras con B. laevis en 
sus caparazones y también para grupos de tamaños de hembras (Ver texto). 
12. Frecuencia mensual del total de machos con B. laevis en sus caparazones y tam- 
bién para grupos de tamaños de machos (Ver texto). (El achurado es válido para 
Figs. 11 y 12). 



434- 



es evidente en los meses de marzo y abril. En los meses restantes hay 
implantación pero en menor escala. La implantación de primavera 
coincide con la llegada de juveniles desde la zona mareal y B. laevis 
encuentra en estos caparazones un sustrato ideal, en el cual crecen 
rápidamente. Como los cangrejos no mudan es posible encontrar, para 
la implantación de otoño los mismos ejemplares como sustrato. En 
el caso de las hembras esto se observa mejor desde abril adelante, 
época en que las hembras con Balanus grandes y aquellas con Balanus 
chicos y grandes son abundantes, para luego decrecer en número a 
medida que se acerca la primavera siguiente. En machos, en cambio, 
sólo abundan los ejemplares con Balanus grandes y muy pocos de 
ellos sobreviven a una segunda implantación de cirripedios. Si recor- 
damos que los ejemplares que llegan al sublitoral tienen entre 8 y 
9 meses de vida, con un mínimo de 6 y un máximo de 13 meses, po- 
demos concluir que el ciclo vital tiene una duración promedio de 
19 a 20 meses y que los machos comienzan a desaparecer antes que 
las hembras. 

CON CL USI ONES 

1.— *E1 huache, arte de pesca usado para las capturas de T. 
dentatus, selecciona los tamaños mayores entre 3.0 y 9.0 cm L.C., por 
pérdida de los individuos pequeños de 1.0 y 2.0 cm L.C., debido al 
roce de la cuerda con el alga M. pyrifera. Esto no sucede cuando el 
arte usado es el canastillo. 

2.— Existe una distribución diferencial que consiste en la aso- 
ciación de los ejemplares juveniles, con tallas entre 0.1 y 4.0 cm L.C. 
al alga Gymnogongrus jurcellatus de la zona mareal y de los adultos 
con tallas entre 4.0 y 9.0 cm L.C. a Macrocystis pyrifera del sublitoral. 

3.— Dentro de la población es posible distinguir juveniles con 
sexo indeterminado en tallas entre 0.1 y 1.0 cm L.C, juveniles hem- 
bras y machos con tamaños entre 0.1 y 4.0 cm. L.C. y adultos hem- 
bras y machos con tallas entre 4.0 y 9.0 cm. L.C. La separación de 
machos juveniles y adultos se hace observando el estado de desarrollo 
gonádico, considerando dos estados juveniles y uno adulto. La super- 
posición de tamaños adultos y juveniles indica que la muda de puber- 
tad ocurre a muy diferentes tamaños. 

4.— La densidad relativa en la zona mareal indica 2 máximos: 
uno en primavera, previa a la emigración de los juveniles hacia el 
sublitoral y otro en verano cuando hay reclutamiento de juveniles 
en G. jurcellatus, además, es posible observar un segundo recluta- 
miento en invierno. En el sublitoral la densidad es máxima en los 
meses de invierno y mínima en verano. 

5.— Los demogramas mensuales y los epibiontes, especialmente 
Balanus laevis, permiten establecer una hipótesis sobre la duración del 
ciclo vital de la especie, que sería de alrededor de 20 meses, con un 
mínimo de 17 y un máximo de 24 meses, siendo este período, más 
largo para las hembras. 

- 435 - 



Tabla I 



CALENDARIO DE MUÉSTREOS DE T. DENTATUS, 

NUMERO DE HEMBRAS Y MACHOS, SUBLITORAL 

CALETA LEANDRO, 1967-1968 



Fechas 



N? de ejemplares 
d <S ? 9 Total 



Mayo 


19 


66 


85 


Junio 


54 


119 


173 


Julio 


9 


135 


144 


Agosto 


13 


64 


77 


Septiembre 


71 


47 


118 


Octubre 


126 


79 


205 


Noviembre 


92 


55 


147 


Diciembre 


80 


35 


115 


Enero 


89 


19 


108 


Febrero 


55 


6 


61 


Marzo 


165 


8 


173 


Abril 


51 


29 


80 


Mayo 


125 


46 


171 


Junio 


61 


63 


124 


Julio * 


70 


57 


127 


Agosto 


55 


155 


210 


Septiembre * 


79 


71 


150 


Octubre * 


54 


68 


122 


Noviembre * 


45 


30 


75 


Diciembre 


15 


8 


23 


Totales 


1328 


1160 


2488 



Muéstreos paralelos con "huache" y "canastillo" 



Tabla II 

NUMERO DE T. DENTATUS OBTENIDOS EN MUÉSTREOS EN LA 

ZONA MAREAL DE CALETA LEANDRO (1969-1970) 



Hembras 



Machos 



Total 



Julio 

Agosto 

Septiembre 

Octubre 

Noviembre 

Diciembre 

Enero 

Febrero 

Marzo 

Abril 

Total 



23 
11 
50 
29 
20 
8 
10 
159 



15 

40 



2 
5 
5 

11 
161 



60 

7 
20 



5 
1 

10 

108 



143 
30 
60 
23 
11 
54 
37 
30 
9 
31 

428 



I = Individuos de sexo no determinado. 



436 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 



Tallas 
(cm) LC 



1.0 
2.0 
3.0 
4.0 
5.0 
6.0 
7.0 
8.0 
9.0 



Tabla III 

MUÉSTREOS COMPARATIVOS DE T. DENTATUS CON 

DOS ARTES DE PESCA 



HEMBRAS 
Canastillo Huache 



MACHOS 
Canastillo Huache 



1 


— 


— 


— 


4 


— 


6 


— 


4 


— 


2 


2 


- 


3 


1 


9 


6 


18 


4 


22 


33 


99 


9 


39 


12 


47 


13 


78 


— .. 


— 


4 


54 


— 


— 


1 


7 


60 


167 


40 


209 



Tabla IV 

ASOCIACIÓN DE JUVENILES DE TALIEPUS DENTATUS CON 

ALGAS DE LA ZONA MAREAL DE CALETA LEANDRO. 

JULIO DE 1969 



Algas 



Peso Seco 


Peso Seco de 


Alga (g.) 


T. dentatus (g.) 


56,8 




78,2 




646,4 


29,6 * 


218,4 




299,1 




20,6 





Ulva lactuca L. + U. Unza L. 

Gellidium pusillum (Stack) Le Solis 

Gymnogongrus furcellatus (C. Ag.) J. Ag. 

Gigartina sp. 

Iridaea laminarioides Bory 

Bostrychia hookeri Haw 



Peso seco correspondiente a 40 especímenes. 



Tabla V 

TAMAÑOS DE INDIVIDUOS DE TALIEPUS DENTATUS 

EN CALETA LEANDRO 1967-1968 







Zona Mareal (cm LCÍ 


Zona Sublitoral cm LO 




Indet. 


ü.l - 1.0 






Juveniles 


d* 


0.1 - 3.0 


3.0 - 


9.0 




$ 


0.1 - 4.0 


1.0 - 


6.0 


Adultos 


d 




4.0 - 


9.0 




9 




4.0 - 


7.0 



Considerando juveniles machos aquellos con gónada en E I y E H. 

-437- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 



Tabla VI 

MACHOS DE TALIEPUS DENTATUS CON YEMAS DE REGENERACIÓN 

EN SUS PEREIOPODOS 



ESTADO 



E I 
E II 
E III 

Total 



)CT 


NOV 


DIC 


ENE 


MAR 


TOTAL 


2 











_ 


2 


8 


3 


1 


1 


— 


13 


2 


2 


2 


— 


2 


8 


12 


5 


3 


1 


2 


23 



Tabla VII 

DENSIDAD DE JUVENILES DE TALIEPUS DENTATUS, ZONA MAREAL 
DE CALETA LEANDRO, 1969 



N? Total de 
individuos 



N? de ejemplares 
en lOO g 



Julio 

Agosto 

Septiembre 

Octubre 

Noviembre 

Diciembre 

Enero 

Febrero 

Marzo 

Abril 



143 
30 
60 
23 
11 
54 
37 
30 
9 
31 



12 

3 

27 

3 

4 

21 

19 

5 

6 



438- 



15ol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 



Tabla VIII 



DENSIDAD DE INDIVIDUOS DE T. DENTATUS SUBLITORAL 
DE C. LEANDRO, 1968 



Meses 



Julio 

Agosto 

Septiembre 

Octubre 

Noviembre 

Diciembre 



Total de ejemplares 



105 

117 

118 

88 

65 

23 



N? de Individuos 
por cada 5 min. 



11 

12 

12 

7 

9 

2 



Tabla IX 



OCURRENCIA MENSUAL DE EPIBIONTES, SOBRE HEMBRAS Y MACHOS 

DE T. DENTATUS, SUBLITORAL DE CALETA LEANDRO. 

MAYO 1967 - ABRIL 1968 









Hembras 


i 








Machos 








Sp 


Br 


B 


Ac 


c 


Sp 


Br 


B 


Ac 


c 


Meses 


N 


N 


N 


N 


N 


N 


N 


N 


N 


N 


May 


55 


8 


13 


12 


— 


15 


10 


2 


2 


— 


Jun 


98 


32 


18 


20 


— 


48 


14 


8 


3 


1 


.íul 


124 


61 


24 


40 


20 


8 


6 


3 


2 


4 


Ago 


61 


45 


14 


24 


13 


13 


12 


2 


2 


5 


Sep 


46 


32 


3 


9 


3 


57 


29 


1 


5 


9 


Oct 


77 


46 


20 


58 


8 


115 


62 


27 


32 


9 


Nov 


46 


18 


14 


28 


1 


73 


45 


46 


18 


8 


Dic 


33 


21 


23 


29 


— 


58 


39 


54 


26 


5 


Ene 


16 


8 


13 


13 


2 


50 


29 


26 


13 


10 


Feb 


4 


3 


3 


4 


— 


49 


20 


24 


2 


3 


Mar 


6 


4 


4 


4 


— 


149 


55 


111 


4 


7 


Abr 


25 


16 


16 


20 


2 


43 


22 


25 


2 


1 




591 


298 


165 


254 


49 


672 


343 


329 


111 


62 



N Número; Sp Spirorbinae; Br Bryozoa; B Balanus laevis; Ac Algas calcáreas; C Coelentera. 



-439- 



< 
l-l 
a 
< 



O 
U 
oc 

^ I 

C5 O 

Q 



W 
Q 

Pí < 



C/5 
O 

U 

< 

Q 

< 

W 

O 
w 

Z 



'X) 



ai 
< 

i«5 


\) 




Of 


03 
W 
fe 


'b 




Of 



'b 



-X) 



> o 

o 



^ 



O 

< "b 



^ 



'O 



^ 



en p 
S Ü 



C^J CO ^ -H 

g ^ ^ « I 

-^ lf5 t^ ^-H ^ 

.^ 

I CO t^ - I 

c:? oo u^ 05 I 
o 



-b -a 



Oh 



W 



< w u p 



i^ «3 



O, 

S 

_ <U i-H oo oo 



W 



I I 



I I 



I I 



I CM OO 



< W U Q 



13 
fe 



oq 



r^ -::; 



O, 



W 



< W U Q 



-440- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 



Anexo 1 

NUMERO DE INDIVIDUOS DE SEXO INDETERMINADO, HEMBRAS Y 
MACHOS DE T. DENTATUS, CALETA LEANDRO, ZONA MAREAL, 

1969-1970 



JUL AGO SEP OCT NOV DIC ENE FEB MAR ABR TOTAL 



Sexo indeterminado 
0.1 _ 8 - 23 11 50 29 20 8 9 

1.0 _________! 

2.0 __________ 

3.0 _____-_-_- 

4.0 ________-- 

8 - 23 11 50 29 20 8 10 



Hembras 



0.1 76----45-6 

1.0 66 9 32 - - - 1 - - 3 

2.0 9_7--2---2 

3.0 __!__----- 

4.0 i____----- 

83 15 40 - - 2 5 5-11 



Machos 



0.1 

1.0 45 3 17 - - 2 1 1 



12 


4 


2 


45 


3 


17 


2 


— 


1 


1 





— 



2.0 2 - 1 - - - 1 1 

3.0 1 __---- 1 

4.0 -------- 

60 7 20 - - 2 3 5 



10 



-441- 



CM 



O 

Pí 

Q 

< 

< 
h 
tí 

u 

fcq OÍ 
Q 7 

r • tJD 



O 

< g p/ 

llí H 
ü i-> 

en 

tí 
w 
w 

Q 

< 



O 

tí 



ffi 



S i 



I II 1 ^ ^ 

I I I -f ^o^ t- 

I I oo --vtri íT^tM -^^o 

; I ^£ i o c^ ;^ 

1 I I «= íir^ í:i 

- 1 -^ ,— V I oo 00 oo 

I oo ^^ I oo Oí '^ 

I oo I ,—4 

I rt oo ^ 



r— tO ^O ■— I rt 



— CO 00 C-- (M 



(M tr> —< 



to ;r>to oo 



■^sss^s^ 



«3 a> 04 



l^in m m 



c o o 
■^ íñ <¿ 



o 
-tí 



-H I Tfl C^J OO 00 O 



1^ I i¡o -^ 00 -^ rt Csi 



OO oo I oo tO o C5 t£) I 



irj oo lO xT) -^ m o ¡ 

CM íO !-< ' 



^ Tt^ in «D I 



I I — t^ oo Tf< 

II -r« f^ I 



I oo -tH t^ (M I I 1 

I CM iTi T)H I I ' 

I r-( m c^ m oo I I 

I rt oo --I ' ' 

! I 1 =^2 1 I I 

1 I oo CM rH I I I 

-I I 05 C75 00 tr> 1— 1 ; 

I — I CM oo Oí oo —I 1 



o o o o o o o o p 

CM oo tH iñ ¿ I>1 00 cí o 



442- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 



bibliografía 



Antezana, T.; E. Fagetti y M. T. López. 1965. Observaciones bioecológicas en 
decápodos comunes de Valparaíso. Rev. Biol. Mar. Í2 (1, 2 y 3) : 1-60. 

Aracena, O. 1969. Anomalía en el rostro de Taliepus dentatus (Milne Edwards), 
1834 (Crustácea, Decapoda, Majidae) Bol. Soc. Biol. Concepción ■/Í:173rl74. 

Aracena, O. 1971. Algunos aspectos de la biología de la población de Taliepus 
dentatus (M. Edwards) 1834, en Caleta Leandro, Talcahuano (Crustácea, Deca- 
poda, Majidae). Mimeografiado. Tesis de Grado, Universidad de Concepción. 
145 págs, 44 figs., 32 tablas y 5 anexos. 

Fagetti E. e I. Campodónico. 1971. Desarrollo larval en el laboratorio de Taliepus 
dentatus (Milne Edwards) (Crustácea, Brachyura, Majidae, Acanthonyohinae). 
Rev. Biol. Mar. i'/(13):l-14. 

Garth, J. S. 1958. Brachyura of Pacific coast o£ America. Oxyrhyncha. Alian 
Hancock Pacific Exped. 21 (1 y 2): 1-854, 55 láms. (A-Z), 9 figs. 

Hartnoll, R. G. 1965. The biology of spider crabs: a comparison of British and 
Jamaican species. Crustaceana 5^(1): 1-16. 

Moyano, H. I. 1966. Descripción de Schizoporella bifrons n. sp. con una discusión 
acerca de los géneros Schizoporella y Dakaria (Bryozoa, Cheilostomata, Asca- 
phora). Bol. Soc. Biol. Concepción ^C:81-89. 

Porter, C. 1925. Carcinoiogía chilena. Sobre algunos malacostracos de la Bahía 
de Taltal. Rev. Chilena Hist. Nat. 2P:315-321, 1 lám., 1 fig. 



-443- 



BOL. SOC. BIOL. DE CONCEPCIÓN, TOMO XLVIII, pp. 445-462, 1974 



ALGUNOS ASPECTOS DE LA BIOLOGÍA DE LA POBLACIÓN 

DE PORCELLIDIUM RUBRUM PALLARES, 1966, 

(COPEPODA, HARPACTICOIDA) EN CERRO 

VERDE, bahía DE CONCEPCIÓN 

POR 

IRENE M. LEPEZ (*) 



Resumen 

Los resultados obtenidos en 15 meses de muéstreos de Porcellidium rubrum 
Pallares, 1966, en el Piso Mesomareal de Cerro Verde (36Q44'S, 72Q56'W), Bahía 
de Concepción, Chile, durante el período de 1968 a 1969, permitieron conocer 
algunos parámetros biológicos y ecológicos de su población. 

Los aspectos más importantes presentados en este trabajo se refieren a: 
densidad de adultos y juveniles; proporción sexual; demogramas mensuales de 
machos, hembras y juveniles y variación mensual de la temperatura, salinidad 
y peso seco de Ulva spp. 

AbSTR ACT 

Biological and ecological studies on Porcellidium rubrum Pallares, 1966, 
collected during 15 months in the intertidal zone of Cerro Verde, Concepción Bay, 
Chile, during the period 1968-1969, have been carried out. 

The most important aspects presented in this paper are: density of adults 
and juveniles; sex ratio; monthly demograms for females, males and juveniles 
and monthly variation of the temperature, the salinity and dry weight of Ulva 
spp. 



INTRO D UCCION 

Los copépodos harpacticoides, tal como lo señala Yeatman 
(1962:253), tienen un importante rol ecológico en las aguas costeras, 
alimentándose preferentemente de detritus y constituyendo a su vez 
una fuente de alimento para peces pequeños y otros invertebrados. 

P. rubrum es muy abundante entre las frondas de Ulva lactuca 
y otras algas en el piso mesomareal inferior de Cerro Verde y parece 

(*) Departamento de Biología Marina y Oceanografía. Universidad de Concepción. Presentado a la 
Sociedad de Biología el 5 de septiembre de 1974. 

-445- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

tener un área de dispersión amplia en la costa chilena (Lépez 1972a: 
10). Sus primeros estadios de nauplios y copépodos fueron descritos 
recientemente (Lépez, en prensa). En el presente trabajo se analiza 
algunos aspectos poblacionales de P. rubrum como densidad, propor- 
ción sexual y demogramas mensuales. 

MATERIALES Y MÉTODOS 

El período de muestreo de algas con P. rubrum en Cerro Verde 
(36944'S, 72956'W) se extendió entre marzo de 1968 y mayo de 1969. 
Esta especie vive entre las frondas de Gigartina chamissoi, Ulva lactuca 
y otras especies de los géneros Gigartina, Iridaea y Ulva. 

En el laboratorio, las algas una vez identificadas y separadas, 
fueron lavadas para obtener un residuo con la epifauna asociada a 
P. rubrum. A cada especie de alga se le determinó el volumen y peso 
seco. El residuo fue filtrado con una malla de tela que se usa para 
colectar plancton; se adoptó la siguiente metodología que sirvió, 
además, para calcular la densidad de P. rubrum, y relacionarla con el 
peso del alga muestreada: en un matraz se completó un volumen de 
150 mi y mediante una Pipeta Heuse, se extrajeron del material ana- 
lizado, 5 alícuotas de 2.5 mi cada una. En cada una de las submuestras 
se contabilizaron todos los ejemplares: machos, hembras y juveniles 
de P. rubrum, separando estos últimos, en los estados de nauplios y 
copepoditos. Los recuentos se promediaron y para poder comparar 
los resultados mensuales, fue necesario calcular un índice común, de 
acuerdo con la fórmula: 

la X 6000 
D = 



Va 

D =: densidad de organismos por 100 ce de alga. 

la = número promedio de individuos obtenidos por recuento 

de las alícuotas. 
Va = volumen de las algas examinadas (Esta fórmula se analiza 

con detalles en Lépez 1972b). 

En las muestras de P. rubrum, se realizaron las siguientes 
observaciones: 

1 recuento de individuos según sexo, 

2 número de hembras ovíferas y de hembras sin huevos. 

3 recuento de machos con y sin espermatóforo. 

4 número de juveniles, diferenciándose los siguientes es- 
tadios; Nauplio I, IV, VI y Copepodito I, IV y V (según 
la diagnosis dada por Lépez, en prensa. 

5 mediciones de longitud total y ancho máximo del cuer- 
po de los ejemplares adultos y juveniles. 

-446- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

La longitud del cuerpo fue controlada desde el extremo del 
rostro hasta el borde posterior de la rama caudal, sin incluir las setas 
terminales y el ancho máximo en el límite del borde posterior del 
cefalotórax. Los ejemplares medidos se agruparon en intervalos de 
clases de 25 micrones. En los cuadros se indica el valor central de 
ellos. 

Las mediciones se efectuaron en especímenes fijados, los que 
se colocaron en portaobjetos sumergidos en una gota de fijador y aplas- 
tados con cubreobjetos para mantenerlos extendidos. 

Se analizó un total de 1558 ejemplares de P. rubrum: 595 ma- 
chos, de los cuales 128 presentaban espermatóforos; 569 hembras, 44 
ovíferas; y 396 juveniles de los cuales 2 pertenecían al estadio de 
Nauplio I, 5 de Nauplio IV, 3 de Nauplio VI, 89 de Copepodito I, 
217 de Copepodito IV y 80 de Copepodito V. 

En cada muestreo se tomó datos de temperatura y salinidad 
del agua. 

Para indicar la distribución de P. rubrum en la zona de ma- 
reas se utilizó el criterio de Olivier (1968). 

RESUL TADOS 



características del área de muéstreos. 

P. rubrum es frecuente en algas que viven en el piso meso- 
mareal de la Bahía de Concepción como lo demuestran muéstreos 
efectuados en Cerro Verde, Caleta Leandro (36938'S, 73905'W), Ra- 
muntcho y Cocholgüe (36^35'S, 72957'W). Por su fácil y rápido acceso 
se ubicó la estación de muéstreos periódicos en el piso mesomareal 
inferior de Cerro Verde. Esta área está bordeada de rocas mediana- 
mente altas, que permiten mantener esta zona prácticamente aislada 
del oleaje durante las bajas mareas de sicigias. 

En esta zona los valores de temperatura del agua fluctuaron 
entre 11.3?C (mayo, 1968) y 24.79C (enero, 1969). En la Fig. 1 (Ta- 
bla I), en la que se han representado los promedios mensuales, vemos 
que en mayo, junio y julio de 1968, la temperatura tiene los valores 
más bajos (12.459C, 12.65?C y 12.809C respectivamente); en cambio 
desde agosto a enero de 1969, tiende a subir alcanzando en este último 
mes su valor más alto (19?C). 

Los valores de salinidad fluctuaron entre un mínimo de 
33.2 19%c (julio de 1968) y un máximo de 34.620%o (junio de 1968. 
En la Fig. 1 (Tabla I) se observa que desde julio de 1968 hasta octubre 
del mismo año, los valores de la salinidad son más bien bajos y en 
noviembre a abril de 1969 suben, estacionándose en enero, febrero 
y marzo, para descender en abril y mayo de 1 969. 

-447- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

ALGAS SOBRE LAS QUE VIVE P. RUBRUM PALLARES, 1966. 

Hasta este momento se ha observado que en la bahía de Con- 
cepción, P. rubrum vive en las siguientes algas: Gigartina chamissoi, 
Gigartina papillata, Iridaea sp., Macrocystis sp. y especies del género 
Ulva (U. lactuca^, U. lactuca f. lacinulata, U. Unza), teniendo prefe- 
rencia por estas últimas, de las cuales la más frecuente es U. lactuca. 




Fig. 1 .— Promedios mensuales del peso seco de Ulva spp. y de la temperatura 
y salinidad en Cerro Verde, 1968-1969. 

Como P. rubrum no parece preferir una especie determinada 
de Ulva, todas las especies de este género se analizaron en conjunto, 
bajo el nombre de Ülva spp. haciendo notar que U. lactuca estuvo 
siempre presente con un porcentaje mayor a un 50% sobre las demás. 

Ya que P. rubrum prefiere las especies de Ulva como sustrato 
fue necesario investigar las oscilaciones mensuales del peso seco de 
volúmenes conocidos del alga durante todo el período de muestreo. 

En la Tabla I y Fig. 1 se ha presentado estas variaciones del 
peso seco de Ulva spp. desde marzo de 1968 a mayo de 1969. Vemos 
que éste aumenta en los meses de mayo, junio, julio y agosto de 1968 
(1.5 g, 1.39 g, 1.53 g, 1.41 g respectivamente); de septiembre a febrero 
las oscilaciones son irregulares con tendencia a bajar (1.19 g, 1.12 g, 
1.05 g, 1.04 g, 1.13 g, 0.70 g, respectivamente), por último en abril 
de 1969 se aprecia una notable subida (1.38 g). 

Si se compara las variaciones del peso seco de Ulva spp. con las 
oscilaciones de la temperatura, se ve que los mayores valores de peso 
seco se encuentran en los meses de invierno, cuando las temp)eraturas 
son menores, en tanto que los valores más bajos se dan en los meses 
de verano, cuando las temperaturas son más altas. 



-448 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

DENSIDAD DE P. RUBRUM, PALLARES, 1966. 

Para conocer la densidad de la población de P. ruhrum, fue 
necesario encontrar un índice comparable para todos los meses del 
período de observación, ya que como se explicó anteriormente, las 
cantidades muestreadas de Ulva spp. y de las otras algas no fueron 
uniformes. Este índice se calculó mediante la fórmula dada en el 
capítulo de Materiales y Métodos, la que permite expresar la den- 
sidad, en número de individuos por 100 mi de algas. 

El número de hembras ovíferas y sin huevos, proviene del 
promedio del recuento de cinco submuestras quincenales. En cambio, 
los machos con y sin espermatóforo y los juveniles provienen del re- 
cuento de cinco submuestras mensuales. 

Para elegir la especie de alga que permitiría estudiar la bio- 
logía de P. riibrum, en la zona mesomareal de Cerro Verde, se aplicó 
este índice a los individuos encontrados en Gigartina chamissoi, G. 
papillata y en las especies de los géneros Iridaea y Ulva, durante los 
meses de marzo, junio y septiembre de 1968 y enero y marzo de 1969. 

En la Fig. 2 (Tabla II) se puede observar que es en las especies 
de Ulva donde existe un alto índice de densidad de P. rubrum en 
los meses de marzo y junio de 1968 (33 y 133 respectivamente) y en 
enero y marzo de 1969 (29 y 182 respectivamente). En las dos especies 
de Gigartina este índice varía entre 1 y 29, en cambio en Iridaea sp. 
sólo en marzo de 1969 aparece P. rubrum con un índice de densidad 
equivalente a 6. De acuerdo con estos resultados se consideró al alga 
Ulva spp. como habitat principal de P. rubrum y por lo tanto, se 
muestreó en ella en forma más intensa y con mayor frecuencia que 
en las otras. 

Es interesante hacer notar que siendo Gigartina el alga más 
abundante en el piso mesomareal de Cerro Verde, no es el sustrato 
preferido de P. rubrum. De los antecedentes que se tienen de esta es- 
pecie que vive también sobre Macrocystis pyrifera (Pallares, 1966:113). 
Además todos los trabajos revisados que tratan sobre las especies del 
género Porcellidium señalan que vive en laminareaceas, excepto P. 
viride que se le encuentra en Ulva (Bocquet, 1948:252) en Roscoff. 

A continuación se analiza los índices de densidad de hembras, 
machos y juveniles de la población de P. rubrum que habita en las 
algas del género Ulva. 

HEMBRAS. 

En la Tabla III y Fig. 3 se ha representado los índices de 
densidad correspondientes al total de hembras de la población. En 
el mes de julio de 1968 la densidad de las hembras presenta uno de 
sus valores mayores (1450), mientras que desde agosto a diciembre 
los índices son bajos (34, 3, 8 y 5 respectivamente), excluyendo no- 
viembre en el que no se observa ejemplares. En los meses de marzo, 

-449- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 



1 

200-1 



150- 



100- 



-- Ulva spp 

— GigarUna pa piliata 

— G.chamissoi. 




Fig. 2.— índice de densidad de Porcellidium ruhrum, Iridaea sp., Gigartina cha- 
missoi, G. papillata y Ulva spp. en los meses de marzo, junio y septiembre 
de 1968 y enero y marzo de 1969, en Cerro Verde. 

Fig. 3.— índice de densidad mensual de las hembras y machos de Porcellidium 
rubrum en Cerro Verde, 1968-1969. 



-450- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

abril y mayo de ese año, la densidad es un poco mayor (133, 69 y 82 
respectivamente). Desde enero a mayo de 1969, las hembras tienden 
a aumentar (30, 41, 216, 224 y 1555 respectivamente) alcanzando su 
máxima frecuencia en este último mes. 

MACHOS. 

En la misma Tabla y figura se ha representado el índice total 
de machos por mes. Presentan un índice máximo en julio de 1968 
(2100). En el año 1969 se observó, dos índices de valor alto, uno en 
marzo (904) y otro en mayo (1412). A diferencia de las hembras, se 
encontró machos durante todo el año. 



1 

1200-1 



1000- 



800- 



600- 



100- 



4 



juv. 




^ ovif. 
(^esperm. 



Fig. 4.— índice de densidad mensual de juveniles, machos con espermatóforo y 
hembras ovíferas de Porcellidium rubrum. Cerro Verde, 1968-1969. 

En la Fig. 4 (Tabla IV) se ha representado las variaciones men- 
suales del índice de densidad de las hembras con huevos y de los 
machos con espermatóforo. Ambos presentan mayor cantidad de ejem- 
plares en los meses de julio de 1968 y marzo y abril de 1969, es decir, 
en los meses en que hay mayor cantidad de adultos. Hay que hacer 



-451 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

notar que entodos los meses las hembras ovíferas y los machos con 
espermatóforo nunca fueron abundantes, aunque en total hubiera 
gran cantidad de hembras y machos. 

JUVENILES. 

El total de Juveniles (Fig. 4 y Tabla IV), posee un índice de 
densidad que presenta dos máximos pequeños en abril y junio de 

1968 (239 y 223, respectivamente), un desaparecimiento en agosto de 
ese mismo año y también dos máximos mayores en marzo y mayo de 

1969 (876 y 1156, respectivamente). 

De la Tabla IV, se desprende que los nauplios se presentan en 
pequeña cantidad, incluso faltan en varios meses. Esta escasez pro- 
bablemente se deba a que éstos son transparentes y por lo tanto, di- 
fíciles de distinguir. Además, al separar los distintos juveniles de P. 
rubrum pude observar que los más pequeños se adherían fuertemente 
a las placas de vidrio, no sucediendo ésto con los estados más avan- 
zados ni con los adultos. Seguramente los nauplios y primeros cope- 
poditos poseen esta característica, la que se iría perdiendo a medida 
que crecen los individuos. Por lo tanto, se debe suponer que al lavar 
las frondas de las algas muchos de los juveniles no se soltaron y por 
ello no aparecieron en el agua del lavado. 

Pallares (1966), señala que en Puerto Deseado (Argentina) P. 
rubrum no es muy abundante en Macrocystis pyrifera a lo largo del 
año, p)ero que se produce un aumento notable de la población en los 
meses de septiembre y febrero-marzo. En Cerro Verde este aumento 
(como se desprende del índice de densidad), se produce en mayo-junio 
de 1968 y en marzo-mayo de 1969, lo que indicaría un desplazamiento 
de dos o tres meses. 

Es interesante hacer notar que los máximos observados en la 
población de P. rubrum de Cerro Verde coinciden con los valores más 
altos del peso seco de Ulva spp. (Fig. 1). 

REPROD UC CIO N 



Porcellidium rubrum Pallares, 1966, es una especie gono- 
corística. 

SEXUALIDAD. 

Esta especie presenta características sexuales externas muy mar- 
cadas, llegando incluso algunos autores a describir macho y hembra 
como especies distintas. 

Las características que más difieren en ambos sexos están sinte- 
tizadas en la Tabla V. 



452 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

PROPORCIÓN SEXUAL. 

En un total de 1.164 ejemplares adultos examinados de P. 
rubrum, 595 fueron machos y 569 hembras, sin embargo, presentan 
mensualmente una marcada desproporción sexual. 

Con los datos proporcionados en la Tabla VI se confeccionó 
el gráfico de la Fig. 5 donde se observa la relación sexual de la po- 
blación. Llama la atención que en los meses de septiembre y noviem- 
bre de 1968, los machos constituyen el 100% de la población adulta. 

Al aplicar a los datos mensuales el test de "chi cuadrado" éste 
resulta significativo en los meses de agosto, septiembre, octubre, no- 
viembre y diciembre de 1968 y enero, marzo y abril de 1969. En los 
meses restantes, la proporción sexual se mantiene cercana al 50% que 
es la proporción esperada en una población heterosexual. En los meses 
de abril, junio y julio de 1968 (53.9%, 58.8% y 58.1% respectivamen- 
te) y mayo de 1969 (52.4%) hay un mayor porcentaje de hembras que 
no alcanza a ser significativo. 

Los valores de septiembre y noviembre, meses en que los ma- 
chos constituyen el 100%, corresponden sólo a dos y cuatro individuos 
respectivamente. En el resto de los meses excepto enero, marzo y 
abril de 1970, en que la desproporción sexual es significativa, el nú- 
mero total de individuos de la población es muy bajo, por lo que el 
resultado del test de "chi cuadrado" debe estar influenciado por el 
escaso número de individuos y desde luego no se puede dar demasiada 
importancia a esta proporción. En cambio, la desproporción sexual 
que se observa en enero, marzo y abril de 1970 en que el número 
total de individuos es de 15, 143 y 84 respectivamente, indica que 
existirían causas, ajenas al muestreo mismo que producen la des- 
proporción sexual significativa de estos meses. 

Esto se hace más evidente aún al distribuir la proporción sexual 
según talla (Tabla VII), resultando una curva sigmoidal (Fig. 6) que 
correspondería al "modelo inverso" dado por Wenner (1972:348) en 
su análisis de proporción sexual según tallas. En este modelo, un sexo 
predomina en las tallas menores (machos, en este caso) y otro en 
las tallas mayores (hembras), verificándose la proporción 1:1 solamente 
en una talla intermedia (713 micrones). 

MADUREZ SEXUAL. 

a) Machos. El macho más pequeño fue de 526 micrones y el 
mayor de 725 micrones. Se consideró maduros a los ejemplares que 
presentaban espermatóforos. Este en P. rubrum, es de forma tubular, 
algo arriñonado, con su extremo posterior redondeado. Siempre se 
presenta con la mitad anterior de aspecto homogéneo y la posterior 
granulosa. Se ubica entre el tercer segmento toracal y parte del seg- 
mento genital, especialmente cuando está próximo a ser expulsado. 
En un estado menos avanzado de desarrollo alcanza solamente el 
quinto segmento toracal. 

- 453 - 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

Se midieron 23 espermatóforos de P. rubrum cuyas longitudes 
variaron entre 175 y 250 micrones y sus anchos entre 50 y 75 micrones. 

b) Hembras. La hembra madura de menor tamaño midió 
725 micrones y la mayor 825 micrones. Se consideró maduras a las 
hembras que portaban huevos. 





8t3 LTC^) 



Fig. 5.— Proporción sexual mensual de Porcellidium rubrum. Cerro Verde, 
1968-1969. 
Fig. 6.— Distribución de la proporción sexual de Porcellidium rubrum según 
tallas. Cerro Verde, 1968-1969. 



454- 



IJol. Soc. Bíol de Concepción, XLVIII, 1974. 

Las hembras de la familia Porcellidiidae, colocan sus huevos 
dentro de un sólo ovisaco, ubicado debajo del urosoma. Los huevos 
posiblemente son esféricos, pero por la presión que ejerce el ovisaco, 
no presentan una forma bien definida. En un comienzo se trató de 
medir los diámetros máximos de los huevos desprendiéndolos del in- 
terior de los ovisacos. Como la mayoría de ellos se rompieron, se 
logró obtener solamente cuatro huevos enteros, cuyos diámetros son 
0.948 X 0.669 micrones; 0.896 X 0.700 micrones. El promedio de 
estos resultados es de 0.911 X 0.695 micrones. 

Los ovisacos contienen un número variable de huevos com- 
prendido entre 7 y 25 y con un promedio de 15. Se tomaron las di- 
mensiones de los ovisacos controlando sus anchos y altos. El ancho 
oscila entre 326.5 y 239 micrones y el alto entre 298.7 micrones y 
154.5 micrones. 

DEMOGRAMAS MENSUALES 

El análisis de las mediciones de los 1558 ejemplares examina- 
dos, sirvió para confeccionar el demograma de la Fig. 7. 

Se puede observar que hay dos entradas de juveniles (238 mi- 
crones) en pequeño número en los meses de mayo-junio y septiem- 
bre de 1968. 

En lo que se refiere a machos y hembras, vemos que éstos 
son numerosos en el mes de julio de 1968 con un tamaño de 663 y 
738 micrones respectivamente y en el mes de mayo de 1969, con un 
tamaño de 668 micrones para los machos y 763 micrones para las 
hembras. En cambio, en los meses de abril, mayo, agosto, septiembre, 
octubre, noviembre y diciembre de 1968 y enero y febrero de 1969, 
disminuyen considerablemente. 

Teniendo presente lo que se dijo anteriormente de que tanto 
las hembras ovíferas como los machos con espermatóforo aumentaban 
en los meses en que los adultos eran más numerosos, se puede suponer 
que hay dos épocas de copulación; una en marzo, cuyos primeros 
estadios naupliares aparecerían en mayo; y otra en julio, cuyos nauplios 
aparecerían en septiembre. El apareamiento de invierno (julio) sería el 
más importante porque aporta mayor número de juveniles a la po- 
blación. 

La generación que se inicia en mayo, alcanzaría su culminación 
en marzo del año siguiente y la que comienza en septiembre llegaría 
a su máximo desarrollo en julio del otro año, por lo cual ambas ge- 
neraciones de P. rubrum tendrían una duración de aproximadamente 
11 meses. 

Según el Dr. Noodt (comunicación personal a la Prof. M. T. 
López, octubre de 1971) ésto sería probable, porque corresponde al 
tiempo promedio de vida de muchos copépodos. 

- 455 - 



Bol. Soc. Bíol de Concepción, XLVIII, 1974. 



Además si se acepta la existencia de dos generaciones, quedaría 
explicada la presencia y/o ausencia de adultos en los distintos meses 
estudiados en el demograma de la Fig. 1 , ya que parece suceder que 
después del apareamiento y desove los adultos mueren (agosto de 
1968 a febrero de 1969). 



'/o Dic. 




3- 
1- 

1- 



1- 



- Marzo 
3- 1968 



,. I iIb I.Jit^/V 



■^ M<Xr~ 



ILnikfx 



5- 






1 ' 


3- 

1- 


...1 lili 


Lí 


kx 



II !■ I 



/^ 



': >..i,m/íi 




Enero 
1969 






213 313 413 513 613 713 813 LT(^) 313 413 513 613 713 813 



Fig. 7.— Distribución mensual de las tallas de juveniles, machos y hembras de 
Porcellidium rubrum. Cerro Verde, 1968-1969. 



Respecto a esto último Fahrenbach (1962) señala que las 
hembras por lo general realizan sólo una ovoposición y que frecuente- 
mente mueren después de la eclosión de los primeros nauplios. 



-456- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 
CONCLUSIONES 

Porcellidium rubrum, vive en el piso mesomareal de Cerro 
Verde (Chile) y es muy frecuente en algas, de preferencia Ulva spp. 
En cambio en Puerto Deseado (Argentina) habita en las algas del 
género Macrocystis. Es una especie euritérmica ya que las variaciones 
de temperatura toleradas en Cerro Verde fluctúan entre 11.3 a 24.7^C 
y en Puerto Deseado de 3 a 159C (Pallares, 1966). 

P. rubrum es más abundante (mayor índice de densidad) en 
los meses de invierno de 1968 y otoño de 1969. Presenta diferencias 
sexuales bastante marcadas y la proporción sexual, aún cuando se 
mantiene alrededor de 1:1 en la población total, fue significativa en 
los meses de agosto de 1968 a enero de 1969 y marzo y abril de 1969, 
cuando la población adulta y madura presenta los más bajos índices 
de densidad. La relación sexual según tallas corresponde al modelo que 
Wenner (1972) llama inverso con predominio de machos en las tallas 
613 a 713 micrones y luego con predominio de hembras en las tallas 
713 a 813 micrones. La talla mínima de madurez sexual del macho 
de P. rubrum fue de 526 micrones y la de la hembra, 725 micrones; 
el número promedio de huevos que llevan las hembras fluctúa entre 
13 y 17. 

En base al demograma mensual obtenido y a las fluctuaciones 
de densidad de juveniles, machos con espermatóforo y hembras oví- 
feras parece factible concluir que P. rubrum tiene dos generaciones: 
una que comienza en mayo y la otra en septiembre; ambas con du- 
ración de 11 meses. 



AGRADECIMIENTOS 

Es mi deber expresar los más sinceros agradecimientos a la 
Prof. M. T. López, por la ayuda brindada en todo momento, ya sea 
facilitándome bibliografía y muestras, como también por sus valiosos 
consejos que permitieron la realización de este trabajo. 

En forma especial debo destacar la cooperación dada por el 
Dr. Stuardo, ya que gracias a su intervención pude obtener la biblio- 
grafía especializada que necesitaba, también la clasificación de las 
especies de moluscos encontradas. 



457 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 



No puedo dejar de mencionar en forma particular a la Dra. 
Rosa Pallares (INTÍ, Argentina) que corroboró en la identificación 
de P. rubrum y me guió en la determinación de otras especies de 
copépodos presentes en las algas. 



Tabla I 

PROMEDIOS MENSUALES DE PESO SECO (g ) DE 10 mi DE ULVA spp., 

TEMPERATURA Y SALINIDAD DE CERRO VERDE 1968-1969 

Meses Peso Seco (g) Temperatura Salinidad %o 

1968 

Marzo 
Abril 

Mayo 

Junio 

Julio 

Agosto 

Septiembre 

Octubre 

Noviembre 

Diciembre 

1969 

Enero 

Febrero 

Marzo 

Abril 

Mayo 



0.83 


19.9 


33.951 


0.82 


15.6 


34.331 


1.17 


12.4 


34.364 


1.36 


12.8 


34.882 


1.45 


12.8 


33.218 


1.36 


14.4 


33.879 


0.99 


14.3 


34.102 


1.15 


15.0 


33.274 


1.04 


16.8 


33.800 


0.98 


17.3 


34.285 


1.22 


24.7 


34.649 


1.20 


16.4 


34.492 


1.07 


16.1 


34.548 


1.23 


16.5 


34.175 


1.50 


13.3 


33.887 



Tabla II 

NUMERO DE INDIVIDUOS DE PORCELLIDIUM RUBRUM PALLARES. 

1966 PRESENTES EN 100 mi DE ALGAS EN CERRO VERDE 

Meses Iridaea sp. Gigartina papillata G. chamissoi Viva spp. 

1968 

Marzo — 

Junio — 

Septiembre — 

1969 

Enero — 

Marzo 6 



-458- 



— 


9 


33 


24 


29 


133 


1 


4 


5 


3 


1 


29 


11 


24 


182 



Tabla III 

índice de densidad mensual de hembras y machos de 

PORCELLIDIUM RUBRUM PALLARES, 1966 EN ULVA spp. 
CERRO VERDE, 1968-1969 



Meses 


Hembras 


Machos 


Totales 


1968 








Marzo 


133 


175 


308 


Abril 


69 


89 


158 


Mayo 


82 


160 


242 


Junio 


834 


994 


1828 


Julio 


1450 


2100 


3550 


Agosto 


34 


50 


84 


Septiembre 


3 


20 


23 


Octubre 


8 


50 


58 


Noviembre 


■ — 


33 


33 


Diciembre 


5 


44 


49 


1969 








Enero 


30 


120 


150 


Febrero 


41 


33 


74 


Marzo 


216 


904 


1120 


Abril 


224 


682 


906 


Mayo 


1555 


1412 


2967 



T A B L A I V 

índice DE DENSIDAD MENSUAL DE LAS HEMBRAS OVIFERAS, 

MACHOS CON ESPERMATOFORO Y JUVENILES DE PORCELLIDIUM 

RUBRUM PALLARES, 1966, EN ULVA spp., CERRO VERDE, 1968-1969 





Hembras 






Juveniles 




Meses 


ovífcras 


machos 


Nauplios 


Copepoditos 


Totales 


1968 












Marzo 


39 


23 


— 


70 


70 


Abril 


8 


22 


— 


239 


239 


Mayo 


1 


64 


32 


112 


144 


Junio 


3 


171 


26 


197 


223 


Julio 


60 


735 


15 


15 


30 


Agosto 


12 


25 


— 


- 


— 


Septiembre 


2 


10 


10 


30 


40 


Octubre 


1 


20 


— 


40 


40 


Noviembre 


— 


— 


8 


24 


32 


Diciembre 


1 


9 


— 


71 


71 


1969 












Enero 


— 


60 


- 


168 


168 


Febrero 


11 


11 


— 


98 


98 


Marzo 


65 


129 


— 


876 


876 


Abril 


54 


126 


26 


607 


633 


Mayo 


13 


204 


— 


1156 


1156 



-459- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 



Tabla V 



DIFERENCIAS SEXUALES DE PORCELLIDIUM RUBRUM PALLARES, 
1966 DE CERRO VERDE 



Caracteres 



Machos 



Hembras 



Tamaño 



Forma de cuerpo 



Primer par de antenas 



Menor tamaño; largo má- 
ximo de 775 micrones \ 
ancho máximo de 500 mi- 
crones (526-725 micrones). 

Cefalosoma cuadrangular. 
Parte posterior del cuer- 
po angosta. 

49 segmento toracal con 
placa epimeral. 
Rostro poco desarrollado. 

Marcadamente prehensil, 
de 4 segmentos, con fila- 
mento sensitivo en el ter- 
cero. 



Mayor tamaño; largo má- 
ximo: 848 micrones y an- 
cho máximo: 569 micro- 
nes (725-825 micrones). 

Cefalosoma redondeado. 
Parte posterior del cuer- 
po ancha. 

49 segmento toracal sin 
placa epimeral. 
Rostro bien desarrollado. 

No prehensil, de 6 seg- 
mentos, con filamento 
sensitivo en el cuarto. 



Segundo par de patas 



Quinto par de patas 



Ramas furcales 



Endopodito sin espina 
externa en el tercer seg- 
mento y solo I espina 
apical. 

Exopodito con forma de 
paleta y borde distal 
oblicuo y provisto de 6 
espinas curvas y fuertes. 



Más cortas y marcada- 
mente cuadranerular. 



Con espina externa en el 
tercer segmento y 2 espi- 
nas apicales. 



Exopodito lanceolado y 
terminado en punta, co¡i 
una espina en el borde 
lateral, 1 apical y 2 eu 
el extremo de la cresta 
longitudinal. 

Más largas y rectangu- 
lares. 



-460- 



Tabla VI 

PROPORCIÓN SEXUAL DE PORCELLIDIUM RUBRUM PALLARES 1966, 

CERRO VERDE, 1968-1969 



Meses 


N9 


de ejemplaers 






1968 


Hembras 


Machos 


% machos 


X2 


Marzo 


41 


54 


56.8 


1.849 


Abril 


14 


12 


46.1 


0.672 


Mayo 


7 


10 


58.8 


3.097 


Junio 


50 


35 


41.2 


1.081 


Julio 


194 


140 


41.9 


0.640 


Agosto 


2 


4 


66.7 


9.985 


Septiembre 


— 


2 


100.0 


100.000 


Octubre 


1 


5 


83.3 


44.350 


Noviembre 


— 


4 


100.0 


100.000 


Diciembre 


1 


5 


83.3 


43.560 


1969 










Enero 


5 


10 


66.7 


10.950 


Febrero 


4 


3 


42.9 


2.020 


Marzo 


45 


98 


68.5 


13.690 


Abril 


30 


54 


64.3 


8.179 


Mayo 


175 


159 


47.6 


1.440 


Totales 


569 


595 







X- = "Chi cuadrado" para un grado de libertad y a un nivel de 5%. "Chi cuadrado" = 3,841. 



Tabla VII 

DISTRIBUCIÓN POR TALLAS DE LA PROPORCIÓN SEXUAL DE 

PORCELLIDIUM RUBRUM PALLARES, 1966, CERRO VERDE 

1968 - 1969 



563* 

588 

613 

638 

663 

688 

713 

738 

763 

788 

813 



N 



1 

3 

18 

98 

227 

165 

41 

2 

3 

1 

1 



Machos 



100 

100 

97 

91 

36 

1 

2 

1 



Hembras 

N % 



7 

17 

72 

159 

169 

107 

34 

3 



9 
64 
99 
98 
99 
97 



Totales 



1 

3 

18 

98 

234 

182 

113 

161 

172 

108 

35 

3 



Las tallas de 563 mm, 588 mm y 838 mm no se tomaron en cuenta en la representación gráfica, 
por presentar una frecuencia inferior a 10. 



461 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 



bibliografía 



Bocquet, Ch. 1948. Recherohes sur les Porcellidium (Copepodés) de Roscoff. Arch. 
de Zool. Exp. et Gen. 85(4):237-259, Figs. 1-13. 

Fahrenbach, W. H. 1962. The biology o£ a Harpacticoid copepod. La Cellule. 
Rec de cytologie et de histologie, 62:303. 

Lépez, I. 1972a. Porcellidium rubrum Pallares 1966, en la costa chilena (Crustácea, 
Copepoda, Harpacticoida). Not. Mens. Mus. Nac. Hist. Nat. Santiago (188):10. 

Lépez, I. 1972b. Biología de la población de Porcellidium rubrum Pallares 1966, 
en Cerro Verde (Bahía de Concepción) y consideraciones sistemáticas del 
género Porcellidium (Crustácea, Copepoda, Harpacticoida). Universidad de Con- 
cepción 1-112, Figs. 1-32 (Tesis de Grado). 

Lépez, I. 1974. Descripción de algunos estadios de nauplios y copepoditos de 
Porcellidium rubrum Pallares 1966 (Copepoda, Harpacticoida). Bol. Soc. Biol. 
Concepción, 48 (En prensa). 

Olivier, S. R. 1968. Terminología zonal y estado actual de la zonación bioceano- 
lógica en el litoral latinoamericano. Inv. Zool. Chilenas; 13:131-140. 

Pallares, R. E. 1966. Sobre una nueva especie de Porcellidium (Copepoda Har- 
pacticoida) Physis, 26(71): 113-120, Figs. 1, 2, Láms. I, II. 

Wenner, A. M. 1972. Sex ratio as a function of size in marine crustácea. Amer. 
Natur 106(949): 32 1-350. 

Yeatman, H. C. 1962. The problem o£ dispersal of marine littoral copepods in 
The Atlantic Ocean including some redescriptions of species. Crustaceana, 4(4): 
253-272. 



-462- 



BOL. SOC. BIOL. DE CONCEPCIÓN, TOMO XLVIII, pp. 463-469, 1974 



RESUMEN DE LAS ACTIVIDADES 
DE biología marina EN EL INS- 
TITUTO DE biología GENERAL 
1924/1958 Y CENTRAL DE BIOLO- 
GÍA 1958/59 DE LA UNIVERSIDAD 
DE CONCEPCIÓN (CHILE) (1) 



(incluso lista bibliográfica de las res- 
pectivas publicaciones en relación con 
esta Ciencia Oceanógrafica) 



Dr. Ottmar Wilhelm í 



SINOPSIS HISTÓRICA. 

Desde la organización inicial del Ins- 
tituto de Biología General en 1924 por 
su fundador (Dr. Wilhelm) se han for- 
mado con fines didácticos y de investiga- 
ción las colecciones de Fauna Marina 
para el Museo de este Instituto. Por esta 
razón y la cercanía del mar, la preocu- 
pación por la Biología Marina ha sido 
desde entonces permanente como lo ates- 
tiguan sus actividades y las publicaciones 
de una serie de trabajos que, en orden 
cronológico expondremos más adelante. 

En un comienzo contábamos en el or- 
den material sólo con un pequeño labo- 
ratorio en la Escuela de Medicina en 
O'Higgins 850 — Véase Memoria de la 
Universidad de Concepción 1924, págs. 
43-44); pero afortunadamente tuve desde 
1924 como 1er. Ayudante de la Cátedra 
de Zoología Médica al Profesor Carlos 
Oliver Schneider, gran entusiasta por las 

(1) El presente trabajo fue planificado por el 
autor en dos partes de las cuales sólo se pu- 
blica esta primera, con posterioridad al falle- 
cimiento del autor. Por esta razón algunas citas 
bibliográficas mencionadas aquí, cuyo texto 
completo serían incluidas en la segunda parte, 
quedarán sin publicarse. 



Ciencias Naturales y especialmente del 
mar, que fue más tarde Director del 
Museo de Concepción. Hasta su muerte 
(1949) Oliver se preocupó de la Colec- 
ción Zoológica de nuestro Instituto. 

En 1927 obtuve una vieja casa (en 
Rengo esquina Víctor Lamas), que fue 
prácticamente el primer "Instituto de 
Biología de la Universidad de Concep- 
ción" — véase artículo del Prof. Carlos 
Porter en Rev. Chilena de Hist. Nat., 
1927, T. 31, p. 345). 

En abril de ese año fundamos la So- 
ciedad de Biología de Concepción y se 
inició la publicación de su Boletín, que 
desde entonces aparece con toda regula- 
ridad hasta la fecha. 

En 1928 recibimos del Dr. Odón de 
Buen, Presidente, y Rafael de Buen, 
Secretario, una invitación al Congreso 
Internacional de Oceanografía que debía 
celebrarse en Sevilla en mayo de 1929. 
Cito este hecho porque nos movió a pre- 
ocuparnos por los estudios del mar y, 
fue así como ese año investigamos las 
causas de las mortandades de Jibias 
Omasthephes (Dosidicus) gigas en la Ba- 
hía de Talcahuano. Estos trabajos fueron 
presentados a la Sociedad de Biología y 
publicados en su Boletín: 
Wilhelm, Ottmar. 1930. Las mortandades 
de Jibias (Ommastrephes gigas) en la 
bahía de Talcahuano. Bol. Soc. Biol. 
Concepción (Chile), T. III, 1930, págs. 
23-38; 10 figs. 
Oliver Schneider, Carlos. 1930. Nota so- 
bre la Jibia Chilena (Ommastrephes 
gigas), Hupé. Bol. Soc. Biol. Concep- 
ción (Chile). T. m, 1930, pág. 117. 



463- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 



Wilhelm, Ottmar. 1930. Das Absterben 
der Tintenfische (Ommastrephes gigas) 
in der Buoht von Talcahuano. Trabajo 
presentado y leído personalmente el 
11 de septiembre de 1930 en el XI 
Congr. Int. de Zoología en Padua, 
Italia, 4-11-IX-1930. 

XI. Zoologorum ínter Gentes Gonven- 
tus, Patavi 4-11-IX-1930. Atti. Vol. Pri- 
mo, págs. 334-339; 8 figs. 
ídem - En Archivio Zoológico Italiano, 
Vol. XVI, Fase. 1-2, págs. 334-339. 
(Rendiconto del XI Congr. Int. di 
Zoología). Torino 1931. 
Gon motivo de la Expedición del Dis- 
co very a Chile y su visita al puerto de 
Talcahuano tuvimos (Wilhelm y Oliver 
Schneider) la oportunidad de hablar con 
E. R. Günther M. A. acerca de las mor- 
tandades de estos Cefalópodos en nues- 
tras costas chilenas. Günther menciona 
y comenta nuestros trabajos, incluso re- 
produce algunas de nuestras fotografías 
en "A Report on Oceanographical In- 
vestigations in the Perú Coastal Cu- 
rrent" Discovery Reports Vol. XIII, 
pp. 107-276. Cambridge at the Univer- 
sity Press 1936, págs. 233-234. 

En la cercana Bahía de San Vicente 
fue capturado en 1930 un enorme Pez 
luna (Mola mola (Lin.)) Gilbert de 
2.69 m. que llamó poderosamente la 
atención y fue estudiado por Oliver. 
Oliver Schneider, Garlos. 1930. Algunas 
Observaciones sobre el Pez luna (Mola 
mola (Linn.)) Gilbert. Rev. Chilena 
de Hist. Nat. 1930. T. 34, pp. 200-207. 
Oliver se interesó desde entonces por 
la ictiología, como indican las publica- 
ciones siguientes: 

Oliver Schneider, Garlos. 1935. La dis- 
tribución geográfica de algunos peces 
teleósteos chilenos. Rev. Chilena Hist. 
Nat., 39. 

Por cierto, durante los primeros años, 
la labor docente y de investigación en el 
vasto campo de la Biología General para 
las diferentes Facultades de la Universi- 
dad que atendía este Instituto ya desde 
entonces, y la acción urgente e impera- 
tiva de su Depto. de Parasitología en 
campañas antiparasitarias en la región de 
Concepción de interés nacional, absorbie- 
ron el mayor tiempo y actividad (véase 
Memorias de la Universidad de Concep- 
ción, año 1924 a 1931. Instituto de Bio- 



logía 1929-31, lista bibliográfica de los 
trabajos publicada (págs. 52 a 57) y 1932 
a 1958. Sin embargo cuando surgía un 
problema de Biología Marina como fue- 
ron en 1928 a 1930 las grandes mortan- 
dades de Jibias precedidas por "vara- 
zones" de sardinas y pescadas en las ve- 
cinas bahías de Talcahuano y San Vi- 
cente, no se descuidaba su observación y 
estudio. 

Debemos dejar constancia también, que 
los dilatados vínculos que ha tenido el 
Ex-Director del Instituto de Biología con 
la Armada Nacional por sus actividades 
en Sanidad Naval, han mantenido cons- 
tantemente su interés y contacto con el 
Alar Chileno y su biología, no sólo en 
sus extensas costas continentales y sus 
canales australes, sino le han permitido 
traer en sus barcos interesantes coleccio- 
nes biológicas desde las lejanas islas de 
Pascua y Salas y Gómez y también de la 
Antártida Chilena. 

Así se explica el desorden en que apa- 
recen publicaciones esporádicas, como 
frutos de las circunstancias acerca de los 
Cefalópodos; Peces del litoral; Notas 
ictiológicas antarticas; Peces de la isla de 
Pascua, etc., sin un plan ordenado de 
una investigación sistemática. No exis- 
tían entonces en Chile las Estaciones de 
Biología Marina, ni laboratorios costeros. 

En septiembre de 1936 tuvo lugar el 
IX Congreso Científico General Chileno 
en Valparaíso (Rev. Chilena Hist. Nat., 
1936. T. 40, pp. 486 a 496). A dicho 
Congreso asistimos con mi maestro el 
Prof. Dr. Juan Noé y Prof. Carlos Oliver 
y propusimos la creación de 2 Estaciones 
de Biología Marina en el extenso litoral 
chileno: una en el norte en Valparaíso 
y otra en el sur en Concepción. Esta in- 
dicación fue aprobada y recomendada al 
Supremo Gobierno (Actas del IX Con- 
greso Científico General Chileno, 1936. 
Tomo I). 

Por otra parte desde el 19 de abril de 
1936 comenzó a funcionar en el vecino 
puerto a Concepción la Escuela de Pesca 
de San Vicente, la primera en el país. 

Sólo en 1939 en que el Honorable 
Consejo Universitario (Universidad de 
Chile) estudiaba la creación de la Fa- 
cultad de Ciencias y Letras y la posibi- 
lidad de organizar una Estación de Bio- 
logía Marina dependiente de esta Facul- 



464- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 



tad, correspondió a la Sociedad de Bio- 
logía de Concepción, a raíz de una carta 
de la Soc. Chilena de Hist. Nat. una par- 
ticipación muy influyente (véase corres- 
pondencia Rev. Hist. Nat., T. 43, 1939, 
pp. 304/5. Mientras tanto se seguía tra- 
bajando en el nuevo edificio del Insti- 
tuto y nuestra Sociedad de Biología, co- 
mo indican las publicaciones siguientes: 
Oliver Schneider, Carlos. 1943. Catálogo 
de los peces marinos del litoral de 

Concepción y Arauco. Bol. Soc. Biol. 
de Concepción (Chile). T. 17, pp. 75- 
126. 

Oliver Schneider, Carlos. 1944. El Halo- 
bios del litoral de Concepción y Arau- 
co. Bol. Soc. Biol. de Concepción 
(Chile). T. 18, pp. 173-189. 

Por otra parte nuestro entonces Jefe 
de trabajos prácticos, Dr. Guillermo 
Beddings, con ayuda del Profesor Oliver 
estudiaron los peces de la Antártida, que 
lograron reunir en la Colección del Ins- 
tituto de Biología. 

Beddings, Guillermo. 1949. Notas sobre 
Ictiología Antártida. Bol. Soc. Biol. de 
Concepción (Chile), 1949, T. 25, pp. 91- 
99. 

El 13 de junio falleció el Prof. Carlos 
Oliver Schneider (Q.E.P.D.) y con ello 
perdió nuestro Instituto uno de sus más 
valiosos colaboradores. La primera etapa 
precursora se ha extendido prácticamente 
hasta el término de la construcción del 
nuevo edificio del Instituto de Biología 
General en la Ciudad Universitaria y su 
nueva organización, por cuanto el anti- 
guo local en Rengo 12 se había hecho 
demasiado estrecho para las colecciones, 
biblioteca, laboratorios y personal. 

Desgraciadamente después de nuestro 
traslado a la ciudad universitaria sobre- 
vino el gran terremoto de 1939, en que 
tuvimos que hospedar en el Instituto de 
Biología a la Escuela de Leyes en el pri- 
mer piso y al Museo de Concepción en 
el tercer piso (pues la Escuela de Leyes 
fue habilitada como Hospital hasta que 
se terminó la construcción del nuevo 
Hospital Clínico Regional. Este sis- 
mo y sus consecuencias significaron un 
atraso en la labor científica, por cuanto 
siempre priman por urgencia los aspectos 
docentes. 



Del 10 al 15 de octubre de 1949 se ce- 
lebi-ó en Viña del Mar en la Estación de 
Biología Marina de Montemar (Chile) el 
Primer Congreso Latinoamericano de 
Oceanografía, Biología Marina y Pesca. 
Esta jornada fue todo un éxito por la 
calidad de los trabajos presentados como 
por las destacadas personalidades cientí- 
ficas y personeros de los diferentes países 
que asistieron (Basta citar a los Proís. Dr. 
Ángel Establier de UNESCO; Bibiano 
Osorio Tafall de México; Fernando de 
Buen del Uruguay; Erwin Schweigger, 
Luis E. Llosa; Mario Barrada; Enrique 
Avila y Hiunberto del Pino del Perú; 
Roberto Hoffstetter y A. Benitez del 
Ecuador; Rodolfo Panzarini y el Cap. 
Lestrade de Argentina; Lejeune de Oli- 
veira, A. de Mello Leitao y Silva Leite 
del Brasil; César Garrido de Colombia; 
Roberto O. Samudio de Panamá; M. de 
Moya Grullon de la República Domini- 
cana, etc. 

Gracias a la ayuda financiera de 
UNESCO por iniciativa del Dr. Establier, 
quien asistió a este torneo, se logró la 
publicación de los Documentos, Actas y 
Trabajos de este Congreso en dos volú- 
menes de la Rev. de Biología Marina de 
la Estación Montemar de la Universidad 
de Chile y que corresponde a los Vols. 
IV y V de 1951 y 1952 respectivamente 
y que aparecieron en agosto de 1954. Esta 
publicación es un valioso Archivo de los 
interesantes trabajos y discusiones de este 
Primer Congreso Latinoamericano de 
Oceanografía. Nuestro Instituto participó 
con cuatro contribuciones que fueion 
publicadas en dicha Rev. Biol. Mar. 
Vol. IV y V. 

Wilhelm, Ottmar. 1949. Algunas Observa- 
ciones acerca de las Mortandades de 

Jibias (Dosidicus gigas D'Orb) en el 
litoral de Concepción en la que com- 
pletaba mis observaciones anteriores, 
pp. 196-201. 

Beddings, Guillermo. 1949. Notas sobre 
Ictiología Antartica, que ya hemos re- 
ferido, p. 202. 

Schwabe, Helmuth. 1949. "Ecología de 
las costas montañosas" en que hizo 
resaltar el aspecto ecológico de la ve- 
getación, como consecuencia de factores 
termodinámicos y meteorológicos ma- 
rinos, pp. 184 y otro trabajo. 



465 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 



Schwabe, Helmuth. 1949. Sobre Materias 
Primas de la Industria de Conservas en 
la Región de Chiloé, p. 209, en la que 
se refiere a las riquezas de mariscos en 
esa región, su explotación y protección. 

El Dr. H. Schwabe había trabajado con 
el Dr. Lengerich, Director de la Escuela 
de Pesca de San Vicente por algún tiem- 
po en esa Escuela y después en Calbuco 
en una industria de Conservas de maris- 
cos antes de la Segunda Guerra Mundial, 
en la que participó. A su regreso a Chile 
trabajó en el Instituto de Biología de la 
Universidad de Concepción, Depto. de 
Hidrobiología (véase Memoria 1950, 
pág. 153). 

Durante el año 1949 volvimos a pre- 
sentar al H. Directorio de la Universi- 
dad de Concepción el proyecto de una 
Estación de Biología Marina en Tumbes 
(Caleta del Soldado) con un informe téc- 
nico favorable del Dr. Fernando de 
Buen, con quien habíamos visitado para 
este fin toda la costa cercana a Concep- 
ción. En 1950 obtuvimos para el Institu- 
to de Biología, de parte de la Corpo- 
ración de Fomento a la Producción 
(CORFO) una subvención de $ 480.000.- 
(Cuatrocientos ochenta mil pesos chile- 
nos) para realizar algunos estudios de 
Biología Marina. Especialmente las mor- 
tandades de Peces que se presentaban en 
la Bahía de San Vicente y estudios bio- 
estadísticos acerca de los cardúmenes de 
Merluccius gayi gayi (Merluza o Pescada), 
informes que se enviaron al Dpto. de 
pesca de la CORFO (véase Memoria 
Universidad, Instituto de Biología, año 
1950, pág. 154 y 1951, pág. 87). 

En 1954 el Depto. de Hidrología am- 
plió la colección de sus acuarios, que 
quedaron a cargo del señor Leo Overdick 
(acuarista), quien publicó algunos traba- 
jos (véase Memoria 1954, pág. 115). Ese 
mismo año presentamos a la Sociedad de 
Biología de Concepción nuestro trabajo 
acerca de "La Pesca y los Peces en la 
Isla de Pascua" (l^ parte). (Memoria de 
la Universidad de Concepción, 1954, 
pág. 115). 

El año 1954 marca una nueva época 
para la Biología Marina en este conti- 
nente gracias a la feliz iniciativa del 
Centro de Cooperación Científica para la 



América Latina en Montevideo, bajo la 
sabia dirección del Prof. Dr. Ángel Es- 
tablier. 

En efecto, bajo el patrocinio de 
UNESCO se inician las reuniones de 
expertos y de grupos de trabajo para 
estudiar y planificar en forma metódica 
los tan variados aspectos de la Oceano- 
grafía biótica y abiótica. 

En Septiembre de 1954, bajo los aus- 
picios del Centro de Cooperación Cien- 
tífico mencionado, tuvo lugar la 1?- 
Reunión en el Instituto de Biología de 
la Universidad de Concepción (Chile). 

Asistieron los Profs. Dres. Ángel 
Establier e Ing. Lehnart Mattsen de 
UNESCO; Prof. Juan Ibáñez, Decano de 
la Facultad de Química y Farmacia de 
la Universidad de Chile, quien fue de- 
signado Presidente y Prof. Luis Howell 
Rivero del Centro de Investigaciones 
Pesqueras en Bonta, Cuba; actuó como 
relator, de Argentina Enrique Balech y 
Juan Manuel Cordini; del Perú asistió 
Erwin Schweigger; del Brasil Pablo Sa- 
waya Ribeiro de Maraes; de México J. 
Joaquín Izquierdo y Fernando de Buen; 
de Uruguay Juan Soriano; de Venezuela 
Franz Weibezahn y de Chile Parmenio 
Yáñez; Nibaldo Bahamondes; Guillermo 
Mann; Gerardo Schwabe y Ottmar Wil- 
helm. 

En la Memoria de la Universidad de 
Concepción, Instituto de Biología, se pu- 
blicó una reseña de esta Reunión (1954, 
págs. 118, 119). 

Entre las recomendaciones recordamos 
"la creación de una red de Estaciones de 
Biología Marina en las respectivas costas 
de los países, colocadas en áreas de con- 
diciones oceanógraficos, de fauna y flora 
adecuada y que pueda satisfacer las con- 
diciones pesqueras y de índole científica 
y técnica , y en relación con nuestro país, 
"que se haga la creación de otras dos 
estaciones en aguas de Chile, una en la 
zona de Concepción y otra en las de 
Iquique o Mejillones" y "que las Uni- 
versidades incluyan en sus programas 
cursos adecuados, encomendadas a espe- 
cialistas competentes en Biología Ma- 
rina". (Mem. Univ. de Concepción 1954, 
pp. 118-119). LASCO/B.M. 18. 

La 2^ Reunión del Centro de Coope- 
ración Científica para América Latina 



-466- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 



de UNESCO (de Expertos en Biología 
Marina y Ciencias Oceanógraficos y Lim- 
nológicos) tuvo lugar en Sao Paulo (Bra- 
sil) del 17 al 18 de octubre de 1955, a la 
que presentamos nuestra comunicación: 
Área Subantártica del Pacífico; región li- 
toral de Concepción (Chile). Hicimos una 
detallada referencia de esta reunión (en 
Mem. de la Universidad de Concepción, 
Instituto de Biología 1955, p. 135 a 139), 
en que "se recomienda a las Universi- 
dades que dispongan de estudios para 
formar la carrera de Biólogos Marinos y 
se organicen estos estudios sobre el re- 
quisito previo del título de Biólogos o 
Dr. en Ciencias Naturales o sus equiva- 
lentes reconocidos por el Centro de Coo- 
peración Científica de la América Lati- 
na". "Que la UNESCO promueva en al- 
guna Universidad la carrera de estos 
estudios y otorgue la asistencia técnica 
necesaria (Mem. 1955, p. 136). LASC./ 
B.M. 

De acuerdo con estas recomendaciones 
mencionadas solicitamos y obtuvimos de 
UNESCO para el Instituto de Biología 
asistencia técnica en Biología Marina. En 
efecto en 1956 llegó el Ing. señor André 
Hulot como técnico para el Depto. de 
Hidrobiología del Instituto (Mem. 1956, 
pág. 81). Ese mismo año, del 15 al 17 
de octubre, tuvo lugar en Montemar 
(Chile) la S?- Reunión convocada por el 
Centro de Cooperación Científica para 
America Latina de Unesco, a la que asis- 
timos con el Ing. señor André Hulot 
(véase Memoria 1956, pp. 84 a 87). 

A continuación de esta Reunión en 
Montemar, cuyas recomendaciones se con- 
cretaron especialmente a un programa 
coordinado acerca de los estudios sobre 
la fertilidad de las aguas que rodean las 
Américas (Memoria 1956, págs. 86-87) 
tuvo lugar en Lima del 19 al 20 de oc- 
tubre el "Seminario sobre Problemas de 
Oceanografía Biológica y Física con Es- 
pecial Referencia al Pacífico Sur Este" 
y a continuación el 22 al 24 de octubre 
la "Primera Sesión del Comité Consul- 
tivo Internacional de Ciencias del Mar" 
(Memoria 1956, p. 87), que ratificó los 
acuerdos y recomendaciones tomadas en 
Montemar (Chile). 

Con la asistencia técnica de UNESCO el 
Depto. de Hidrografía del Instituto du- 



rante el año 1957 alcanzó un gran auge 
(ver Memoria 1957, p. 44). Los trabajos 
de Biología Marina en la Bahía de Tal- 
cahuano y San Vicente y Golfo de Arauco 
logran realizar 112 estaciones en 11 viajes 
con la cooperación de la Armada, la Es- 
cuela de Pesca de San Vicente, Depto. de 
Caza y Pesca, y la Fuerza Aérea. 

Las conclusiones de estos estudios se 
dieron cuenta a la Soc. de Biología de 
Concepción y en la Mem. Universidad 
1957, pp. 44-47. 
Hulot, A .L. "Nota preliminar sobre los 

ciclos de estaciones en la Bahía de 

Talcahuano (Chile). 

En mayo de 1957 tuvo lugar la 4?- 
Reunión de Biología Marina en Monte- 
video, a la que asistieron del Instituto de 
Biología los Profs. Wilhelm e Hulot. En 
esta reunión se trató de correlacionar 
ios trabajos de los diversos Centros cien- 
tíficos que se ocupan de esta disciplina 
en Latinoamérica y de formar un per- 
sonal idóneo para este tipo de investiga- 
ciones en los Centros científicos y las 
Universidades. El Prof. Wilhelm pre- 
sentó en esa oportunidad su contribución 
"La Productividad Biótica del Mar en la 
Región de Concepción". 

Del 12 al 15 de Junio de 1958, bajo los 
auspicios de la Universidad y la Soc. de 
Biología de Concepción, se celebraron 
en el Instituto de Biología las Prime- 
ras Jornadas Chilenas de Hidronomía 
(Oceanología; Biología Marina; Limno- 
logía; Pesca y Economía Pesquera). Los 
trabajos presentados están publicados en 
el Tomo XXXIV de la Sociedad de 
Biología de Concepción (Chile) corres- 
pondiente al año 1959, dedicado exclu- 
sivamente a esta Jornada. 

Asimismo el Primer Congreso Chileno 
de Ingeniería Química se circunscribió 
a la Explotación Pesquera y Aprovecha- 
miento de la Pesca en Chile. (Inst. de 
Ing. Química de Chile, Vol. III, 1959). 
En esta última publicación están todos 
los antecedentes de la organización de la 
Biología Pesquera en nuestro país (págs. 
39 a 50). 

Con la reestructuración docente y ad- 
ministrativa durante el año 1958 el Ins- 
tituto de Biología dejó de depender de 
la Escuela de Medicina y pasó a ser el 
Instituto Central de Biología (ver Memo- 



-467 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 



ría 1958, pág. 227). Con esta nueva es- 
tructura se incorporaron al Instituto los 
Departamentos de Zoología y de Botáni- 
ca. El Depto. de Hidrobiología se am- 
plió y organizó sus diferentes secciones 
(ver Memoria 1958, p. 227-233) y realizó 
una vasta e importante labor organiza- 
toria y de investigación. Se dio preferente 
atención a la formación de personal para 
Biología Marina en cada una de sus 
especialidades. 

Para Oceanografía física, Ing. Químico 
señor Héctor Inostroza; Química, Quími- 
co Farmacéutico Sr. Lisandro Chuecas; 
Plankton Sr. Ariel Gallardo, quien gra- 
cias a la gentileza del Prof. Bibiano 
Osorio Tafall, fue preparado especial- 
mente para optar a una beca en Dina- 
marca por dos años; Bentología señor 
Hugo Saelzer; Acuarios Sr. Leo Overdick, 
etc. 

Se preparó con la ayuda y bajo los 
auspicios del Centro de Cooperación 
Científica para la América Latina de 
UNESCO, con sede en Montevideo, y 
giacias a la ayuda e interés del Prof. don 
Juan Ibáñez, un curso de Biología Ma- 
rina, que se efectuó del 5 al 20 de enero 
de 1959 durante la V Escuela de Verano 
de la Universidad de Concepción. Con- 
tamos en aquella oportunidad con la va- 
liosa cooperación del Prof. Dr. Erwin 
Schweigger de Perú, del Prof. Fernando 
de Buen y Prof. Parmenio Yáñez (ver 
Memoría 1959, p. 231). 

Las conferencias, cursos teóricos y prác- 
ticos y las salidas a la mar en barcos 
pesqueros y de la Armada para Oceano- 
grafía, fueron todo un éxito para desper- 
tar en la juventud universitaria el inte- 
rés por esta ciencia. Durante el año 1959 
(véase Memoria Universidad 1959, p. 227- 
245) se prosiguieron los trabajos de Bio- 
logía Marina con toda intensidad, de 
acuerdo con el programa de "prospec- 
ción de las riquezas naturales de la zona 
y del país ' de acuerdo con "Convenio 
suscrito entre el Ministerio de Agricultura 
(Depto. de Producción Agraria y Pes- 
quera y el Depto. de Caza y Pesca) y de 
la Universidad de Concepción (Decreto 
Supremo NQ 319 del 15-IV-1959) (ver Me- 
moria Universidad 1959, p. 235-236) pa- 
ra realizar las investigaciones de los ci- 
clos biológicos (alimentarios y de repro- 



ducción) de las especies de mayor interés 
económico. Estas investigaciones com- 
prendieron: 

"1.— Estudios sobre la reproducción de 
peces chilenos de importancia co- 
mercial en la zona de Talcahuano 
con el objetivo de conocer las épo- 
cas de madurez sexual, los caracteres 
propios de huevos y larvas de las dis- 
tintas especies, la localización de las 
zonas de desovar y de crecimiento 
de las larvas en dependencia de fac- 
tores físicos y químicos, las migra- 
ciones de los adultos en relación con 
los fenómenos reproductivos. 

2.— Alimentación de las especies comer- 
ciales en las distintas épocas del año 
en relación con talla y edades. 

3.— Investigaciones sobre distribución 
vertical y horizontal, alimentación 
y ciclo sexual de los mariscos de 
mayor importancia económica. 

4.— Explotación de los sedimentos y la 
fauna del fondo de las bahías de 
San Vicente y Talcahuano y en ge- 
neral del área abarcada por las acti- 
vidades pesqueras de la zona. 

5.— Investigaciones de oceanografía quí- 
mica y física en coordinación con 
los estudios biológicos antes mencio- 
nados. Control regular de tempera- 
turas, salinidad, oxígeno, etc. en las 
zonas de actividad pesquera". 

Se contrataron los servicios del señor 
Walter Fischer y llegaron por intermedio 
de la Fundación Ibero-Americana de 
Hamburgo como profesores huéspedes el 
señor Gerd Hartmann y señora Cesa de 
Hartmann, quienes iniciaron sus labores 
el 19 de agosto de 1959. 

Conforme al programa trazado por la 
Comisión Nacional de Estudio de la 
Merluza (Merluccius gayi gayi), que pre- 
sidía el Prof. Dr. Fernando de Buen, se 
designó en Concepción un Sub-Comité 
Regional formado por los Drs. Wilhelm, 
Hulot y Fischer, quienes participaron en 
las reuniones de 1959 en Valparaíso v 
Concepción. 

En relación con los estudios acerca de 
la merluza, se realizaron cuatro trabajos 
que sirvieron de tesis de grado a las si- 
guientes personas: 



-468- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 



Sánchez O., Jaime. Contribución al Es- 
tudio de las Características Biométricas 
de Merluccius gayi gayi (Guichenot) 
frente a la zona de Concepción. 

Hermosilla B., Ivonne. Contribución al 
Estudio del Régimen Alimenticio de 
Merluccius gayi gayi (Guichenot) fren- 
te a la zona de Concepción. 

Sánchez N., Norma. Contribución al Es- 
tudio de la Madurez Sexual de Mer- 
luccius gayi gayi (Guichenot) frente a 
la zona de Concepción. 

Vargas G., Victoria. Contribución al Pa- 
rasitismo de Merluccius gayi gayi 
(Guichenot) en el Pacífico frente a la 
zona de Concepción. 

237): 

El señor Fischer estudió el desarrollo 
de los huevos y larvas de peces en la 
Bahía de San Vicente y Golfo de Arauco. 
De los trabajos realizados en el Insti- 
tuto Central de Biología de nuestra Uni- 
versidad, en el campo de la Biología 
Marina, fueron presentados al 1er. Con- 
greso Sudamericano de Zoología celebra- 
do en octubre de 1959 en La Plata, Rep. 
Argentina, los siguientes (Memoria 1959, 
p. 237): 

Wilhelm, O. E. "Pseudophyllidae parási- 
tos en Chile" (Transmitidos por peces). 

Wilhelm, O. E. y Vargas, Victoria. "Con- 
tribución al estudio de Helmintos Pa- 
rásitos de Merluccius gayi gayi (Gui- 
chenot) en el Océano Pacífico frente 
a la zona de Concepción". Primera Co- 
municación (Actas y trabajos del Pri- 
mer Congreso Sudamericano de Zoo- 
logía. La Plata, 1960, p. 261-268. 



Hulot, André y Hermosilla, Ivonne. "Po- 
sición de Merluccius gayi gayi (Guiche- 
not) en las cadenas alimenticias del 
Océano Pacífico frente a la zona de 
Concepción". 

Hulot, A. L.; Sánchez, N. y Wilhelm, O. 
"Contribución al estudio del ciclo de 
madurez sexual de Merluccius gayi 
gayi (Guichenot) en el Océano Pacífico 
frente a la costa de Concepción (Chi- 
le)". Actas y trabajos 1er. Congreso 
Sudamericano de Zoología, La Plata 
1960, p. 85-89. 

Fischer, K.W. "Criterios, métodos y re- 
sultados en investigaciones acerca de 
huevos y larvas de peces chilenos". 
Actas y trabajos 1er. Congreso Sud- 
americano de Zoología. La Plata 1960, 
p. 47-54. 

Hartmann, Gerd. "Ostrácodos de las la- 
gunas salobres de América Latina y su 
significado para la investigación pa- 
leontológica". Actas y trabajos 1er. 
Congreso Sudamericano de Zoología, 
La Plata, 1960, p. 169. 

Hartmann Schroeder, Gesa. "Poliquetos 
de la costa occidental de América desde 
Alaska hasta Tierra del Fuego '. Actas 
y trabajos, p. 177. 

Jeldes, F. "Poliquetos del litoral chileno. 
Actas y trabajos, p. 189. 

Jeldes, F. y Lefevere, S. "Niota prelimi- 
nar sobre Poliquetos sedentarios co- 
lectados por las misiones belgas en el 
litoral del Congo Belga". Actas y tra- 
bajos, p. 195. 



469- 



BOL. SOC. BIOL. DE CONCEPCIÓN, TOMO XLVIII, pp. 471-474, 1974 



CINCUENTA AÑOS DEL HERBARIO 

DE LA UNIVERSIDAD DE 

CONCEPCIÓN 

Max Quezada (*) y 
Osear R. Matthei (**) 



Este Herbario constituye, sin duda, el 
núcleo orgánico de las investigaciones bo- 
tánicas en la Universidad de Concepción. 
De la actividad desarrollada para su man- 
tención y crecimiento se orig'nan, di- 
recta o indirectamente, las investigacio- 
nes que se realizan, y ha permitido ir 
gestando lentamente las diversas especia- 
lidades que componen la ciencia del co- 
nocimiento de las plantas. 

La historia del Herbario se remonta 
hacia el año 1924 en el cual el entonces 
Profesor Alcibíades Santa Cruz se dio a 
la tarea de iniciar la formación del 
Herbario para el Instituto de Botánica 
de reciente creación. Alcibíades Santa 
Cruz era profesor de Botánica en la 
Facultad de Medicina y Farmacia de la 
Universidad de Concepción. Hahía lle- 
gado a este cargo tras una brillante ca- 
rrera al servicio de la ciencia, pues sus 
méritos excepcionales le habían hecho 
acreedor de una medalla de oro, a la 
edad de 19 años, como el mejor alumno 
de la cátedra de Botánica en 1885. Pos- 
teriormente, desde el año 1890 hasta el 
año 1896, fue Ayudante de Botánica en 
la cátedra del Profesor Federico Philip pi, 
hijo del eminente naturalista alemán 
R. A. Philip pi. 

Los primeros ejemplares ingresados al 
Herbario corresponden a plantas extran- 
jeras obtenidas en canje por el Conser- 
vador del Herbario de aquel tiempo, don 
Carlos Junge. Gran número de plantas 
colectadas por don Augusto Pfister en 
largas excursiones pasaron a incrementar 

(*) Curador Herbario U. de Concepción. 
(**) Profesor Departamento de Botánica U. de 
Concepción. 



el Herbario en formación, siendo los pri- 
meros 500 ejemplares, plantas chilenas 
colectadas por él. Era en aquel entonces 
don Augusto Pfister, Jefe de Trabajos en 
la Cátedra de Farmacia Galénica, Quí- 
mica e Industrial de la Escuela de Far- 
macia de la Universidad de Concepción. 
La colección de plantas hizo que fuera 
aumentando paulatinamente el interés 
de don Augusto por la Botánica. Nació 
en Suiza en noviembre de 1882 y emi- 
gró a Chile con sus padres cuando aún 
no enteraba los 4 años de edad, estable- 
ciéndose con ellos en la región de Val- 
divia, ciudad en la cual inició sus pri 
meros estudios, los que concluyó poste- 
riormente en el Instituto Nacional de 
Santiago. Una vez egresado se desem- 
peñó como dependiente de Farmacia 
para iniciar posteriormente sus estudios 
en la Universidad de Chile durante los 
años 1903 a 1906. Recibido su título 
de Químico Farmacéutico se trasladó en 
1907 a Concepción y luego, en 1908, a 
Talcahuano donde ejerció su profesión 
de Farmacéutico hasta 1929, año en que 
ingresó como Profesor reemplazante a la 
Universidad de Concepción. En 1930 fue 
contratado como Jefe de Trabajos para 
la cátedra de Farmacia Química, Galénica 
e Industrial abandonando así definitiva- 
mente la actividad farmacéutica parti- 
cular. Posteriormente, al retirarse don 
Alcibíades Santa Cruz, asumió el cargo 
d2 Director del Instituto de Botánica. 
Personalmente, o acompañado por sus 
alumnos, inició don Augusto la colección 
de plantas de los alrededores de Con- 
cepción, siendo Manquimávida, Boca del 
Bío-Bío y Cerro Caracol, los primeros 
lugares recorridos por él. Todo esto \le\< 
a que don Augusto se fuera dedicando 



-471 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 



cada vez más al estudio de la Botánica 
y es así como a partir de 1946, cuando 
ya contaba con 64 años, se entrega con 
verdadera pasión al estudio de las plan- 
tas, constituyéndose desde aquel entonces 
como verdadero precursor de esta disci- 
plina en la Universidad de Concepción. 

El Herbario, que en su comienzo se 
limitaba a plantas de la región, fue 
aumentando paulatinamente como resul- 
tado de los numerosos y pacientes viajes 
efectuados por el Profesor Pfister a di- 
ferentes lugares del país. Preferente- 
mente fueron plantas que crecen en lu- 
gares termales, sitios a los cuales con- 
curría por razones de salud. Especial 
realce adquiere la valiosa colección de 
las Termas de Chillan, cuya vegetación 
es particularmente interesante por el alto 
grado de endemismo allí existente. Sus 
viajes posteriores se ampliaron hacia el 
Norte de Chile, visitando lugares tan 
interesantes como Geiseres del Tatio, 
Lasaña, alrededores de Coquimbo, etc., 
y por el Sur: Aysén, Chile Chico, Ma- 
gallanes y Tierra del Fuego. Además de 
esta recolección que hizo personalmente, 
tuvo la inquietud de aumentar por otros 
medios la colección de plantas chilenas 
que empezaba a formarse. Es así como 
adquirió el completísimo Herbario del 
Dr. Konrad Behn con alrededor de 3.000 
ejemplares de la flora de la provincia 
de Valparaíso y sus alrededores. Poste- 
riormente completó esta adquisición, la 
compra al Chicago Natural History Mu- 
seum, de más de 2.500 Fototipos de 
plantas chilenas. Finalmente dio a co- 
nocer internacionalmeníe el Herbario en 
el Index Herbariorum del International 
Burean for Plant Taxonomy and Nomen- 
clature: con esta medida quedó recono- 
cido el Herbario bajo la sigla CONC 
y los especialistas del mundo empezaron 
a recurrir a Concepción para pedir en 
préstamo material que les interesaba 
para sus estudios, siendo las colecciones 
continuamente solicitadas y enviadas. 
Igualmente empezaron a llegar los pri- 
meros botánicos extranjeros hasta este 
Instituto a consultar el Herbario y soli- 
citar informes. De esta manera el Her- 
bario empezó a cumplir una doble mi- 
sión: una interna, sirviendo a la docen- 
cia e investigación del Instituto, y otra 



externa, colaborando con material e in- 
formación a los investigadores extranje- 
ros, lo que empezó a dar renombre y 
carácter internacional al Instituto. Con- 
secuente con esto, junto a la formación 
del Herbario, nació la biblioteca cientí- 
fica especializada, que empezó a crecer 
armónica y fecundamente a la par con 
el Herbario. 

La fecunda labor desarrollada por el 
Profesor Pfister llegó a su término des- 
graciadamente al dejar de ser Director 
del Instituto el 19 de enero de 1960. 
fecha en que se acogió a jubilación, des- 
pués de 30 años de activa labor, tiempo 
durante el cual recibió numerosas dis- 
tinciones como la de Miembro Honorario 
de la Facultad de Química y Farmacia 
de la Universidad de Chile, entre otras. 
De igual modo sus trabajos de investiga- 
ción le permitieron mantenerse relacio- 
nado con numerosas instituciones nacio- 
nales y extranjeras. 

Afortunadamente su presencia diaria 
y valiosa cooperación lo mantuvieron 
unido al Instituto por muchos años más 
y es el mejor ejemplo de sabiduría y 
modestia a que puede aspirar todo uni- 
versitario que dedica una vida al saber y 
enseñar. A partir de este mismo año se 
inició la reestructuración de la Univer- 
sidad y el antiguo Instituto de Botánica 
pasó a integrarse como Departamento del 
naciente Instituto Central de Biología y 
el Profesor Mario Ricardi pasó a ocupar 
la Jefatura del Departamento. Discípulo 
de don Augusto Pfister, el Profesor Ri- 
cardi había ingresado a la Universidad 
en el año 1944 como Ayudante de la cá- 
tedra de Botánica y Farmacognosia en la 
Escuela de Farmacia, y al hacerse cargo 
del Departamento tenía una noción clara 
de la importancia que tenía la conserva- 
ción y enriquecimiento del Herbario. Es 
así como desde 1947 inicia una serie de 
viajes botánicos, enfrentando los glandes 
sacrificios que significaba llevar a cabo 
empresas de este tipo con los escasos me- 
dios de aquel entonces. Recorre princi- 
palmente la cordillera de la provincia de 
Colchagua, Desierto de Atacama, Cordi- 
llera de la provincia de Linares, Cordi- 
llera de Lonquimay, Cordillera de An- 
tuco, Magallanes y Tierra del Fuego. 
Como resultado de estas expediciones el 



-472- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 



número de plantas ingresadas al Her- 
bario aumentó considerablemente y se 
inició el canje con otras instituciones 
sudamericanas. 

La recolección de plantas y el acopio 
de todos aquellos datos que permitieran 
la mejor comprensión de la vegetación 



1962 con la llegada de un moderno la- 
boratorio rodante, donado por la Rocke- 
feller Foundation, lo que permitió rea- 
lizar los primeros viajes a lugares antes 
inaccesibles. A partir desde entonces se 
han realizado numerosas expediciones a 
regiones de Chile antes inexploradas y se 




Prof. Augusto Ffister P. 
Diciembre 1974 



chilena hacía que cada viaje botánico 
requiriera el transporte de una gran can- 
tidad de equipo para realizar tales estu- 
dios. Esto se vio solucionado en el año 



han efectuado ascensiones al Altiplano 
y resto de la alta cordillera que fluctúa 
entre los 4.000 y 5.000 metros de altura. 
El valioso material recolectado ha permi- 



-473- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 



tido describir muchas é interesantes es- 
pecies nuevas para la flora chilena. En 
general, la búsqueda de las plantas se 
ha organizado conforme a un itinerario 
tendiente a rehacer el camino recorrido 
por los antiguos botánicos clásicos que 
viajaron por Chile en los siglos xviii, xix 
y principios del xx. Es así como se ha 
reconstituido el itinerario de Ruiz y Pa- 
vón, Née, J. D. Hooker, Gay, Wedell, 
Germain, Lechler, R. A. Philippi, F. Phi- 
lippi, K. Skottsberg, Wedermann, J. M. 
Johnston, etc.. Los resultados han dado 
como fruto interesantes colecciones reali- 
zadas en los mismos lugares clásicos en 
que colectaron estos famosos botánicos. 
Este material es de un enorme valor crí- 
tico ya que los originales de las plantas 
colectadas por ellos y que sirvieron a nu- 
merosas monografías han sido destruidos 
en la última guerra mundial o se encuen- 
tran depositados en centros científicos 
europeos, muchas veces inaccesibles para 
el botánico chileno. 

Es digno de anotarse también el en- 
grandecimiento del Herbario con la ad- 
quisición de dos Herbarios particulares. 
El de Carlos Jiles, con alrededor de 5.000 
ejemplares exclusivamente de la provir 
cia de Coquimbo y el de Federico Schle- 
gel, recientemente adquirido, con 6.500 
ejemplares, especialmente recolectados en 
la provincia de Santiago. 

En la actualidad el número de plantas 
ordenadas y clasificadas, después de 50 
años de activa labor, alcanza a los 40.500, 
sin contar las plantas extranjeras y ma- 
terial aún no determinado. Las plantas 
extranjeras corresponden a países limí- 
trofes, por la importancia que tiene con- 
tar con éstas dado las estrechas relaciones 
existentes con la flora de estos países. El 
número de duplicados alcanza a 8.000, 
los cuales cumplen fines de docencia y 
canje. 



A partir del año 1972 se inició el Re- 
gistro Automatizado del Herbario en el 
Computador IBM, de tal manera que la 
información codificada de los ejemplares 
se obtiene con un mínimo de tiempo y 
máxima precisión mediante el uso de este 
moderno sistema. 

El valor de las colecciones y en general 
los datos florísticos que se han obtenido 
constituyen algo sin precedentes en la 
historia natural de Chile y podemos de- 
cir que este Herbario es en la actualidad 
el mejor del país, especialmente en lo 
referente a calidad, cantidad y organiza- 
ción. 

El Herbario fue y es el punto de par- 
tida para una notable diversificación en 
el campo de las especialidades botánicas. 
A vías de ejemplo se pueden enumerar 
las siguientes especialidades en las cuales 
se está investigando y que precisamente 
se nutren del Herbario: Botánica Siste- 
mática, Fitoquímica, Palinología, Anato- 
mía Vegetal, Citología, Fisiología, Fico- 
logía, Fitogeografía, Ecología y Florística 
General. 

Numerosos trabajos se han publicado 
en i-evistas chilenas y extranjeras y mu- 
chos de ellos han merecido elogios en los 
diversos congresos botánicos en que se 
han presentado. 

Sin embargo, lo realizado hasta el pre- 
sente, bien puede considerarse como una 
etapa formativa de un plan destinado 
al avance de la Botánica chilena para 
llevarla al nivel e importancia que tiene 
en otros países y, especialmente, porque 
es tarea urgentísima tomar en Chile la 
responsabilidad de los estudios florísticos 
en gran escala, única posibilidad de co- 
nocer los recursos naturales renovables 
del país y su total aprovechamiento. Es 
ésta una labor legítimamente universita- 
ria y de trascendencia nacional. 



474- 



BOL. SOC. BIOL. DE CONCEPCIÓN, TOMO XLVIII, pp. 475-483, 1974 



EXTRACTOS VEGETALES DE ESPECIES CHILENAS COMO 
POSIBLES MARCADORES GENÉTICOS EN ERITROCITOS 

DE GALLINAS 

PO B 

FARUK ALAY H. (*) y MAGALIS BITTNER B. (**) 



Resumen 

Se prueba la capacidad hemoaglutinante de 15 extractos vegetales frente 
a 27 muestras de glóbulos rojos de gallinas. 

Un 6.6% de estos estractos no presentan capacidad hemoglutinante. 

Un 20% se comporta como Lectinas inespecíficas o fitohemoaglutininas 
(F.H.A.). 

Un 73.4% de los estractos son capaces de discriminar en la población de 
glóbulos rojos examinada. Se discute la existencia de Lectinas específicas en ellos 
y su posible utilización como marcadores genéticos. 

Abstract 

To detect the existence of Lectins, extracts of 15 chilean plants were 
tested against 27 chicken's erythrocytes samples. 

6.6% of the extracts were negativs. 

20% Have inespecific Lectins (Phytohemagglutinins or phytoagglutinins). 

73.4% discrimínate different kinds of erythrocytes in the red blood cells 
examined population. The possibility to use this group as genetic markers is 
discused. 



INTRODUCCIÓN 

Se sabe que algunos extractos vegetales presentan la propiedad 
de aglutinar específica e inespecíficamente los glóbulos rojos de nu- 
merosos vertebrados (Nathan Sharon et al. 1972). A la sustancia res- 
ponsable de dicha acción y presente en los extractos, se la designó 
en un comienzo como Fitohemoaglutinina (F.H.A.) o Fitoaglutinina. 

(») Departamento de Biología Celular, Instituto de Biología "Ottmar Wilhelm", Universidad de 

Concepción. 
(**) Departamento de Botánica, Instituto de Biología "Ottmar Wilhelm" Universidad de Concepción. 

. -475- 



Bol. Soc. Bio! de Concepción, XLVIII, 1974. 

Actualmente dicho nombre ha sido sustituido por el de Lectinas (W.C. 
Boyd et al, 1954), algunas no específicas o panaglutininas (F.H.A.) 
y otras, Lectinas específicas, de éstas últimas algunas han sido puri- 
ficadas y aisladas (Concanavalina A, Ricina etc.) (Kabat et al 1961). 

El grupo de Lectinas específicas es de interés debido a que 
existen algunas que aglutinan específicamente los glóbulos rojos hu- 
manos de Grupo A,Ai, B, M, N, y H (W.C. Boyd, 1970). La especi- 
ficidad se debería a la capacidad que presentan estas Lectinas de 
unirse al determinante antigénico presente en la superficie del glóbulo 
rojo (Nathan Sharon et al, 1972); de ahí que puedan ser utilizadas 
como marcadores genéticos. 

Existe poca información respecto a la acción que los extractos 
vegetales puedan ejercer sobre los glóbulos rojos de aves domésticas. 
Solamente se ha descrito la acción de extractos de Phaseolus vulgaris 
que identifica específicamente el antígeno designado como "Hi" (S. L. 
Scheinberg et al, 1962; S. L. Scheinberg et al, 1961), presente en la 
superficie del eritrocito de gallinas y que de acuerdo a algunos autores 
(E. Petrovsky et al, 1970) es un marcador genético fisiológico. 

La posibilidad de utilizar estos extractos como marcadores 
genéticos ofrece una serie de perspectivas desde el punto de vista 
de la Genética básica (relación entre gen y carácter) así como de 
Genética aplicada (poblacional, mejoramiento animal, etc.). De ahí 
que consideráramos de interés investigar la posible existencia de 
Lectinas específicas en los extractos de vegetales chilenos elaborados 
en el Laboratorio de Fitoquímica del Instituto de Biología, "O. Wil- 
helm" de la Universidad de Concepción, con el objeto de comprobar 
su existencia y en el futuro hacer extensivo este tipo de estudios a 
otras especies de vertebrados. 

MATERIALES Y MÉTODOS 

En la presente comunicación utilizados 15 extractos, designa- 
dos en lo sucesivo por un número y que se obtuvieron a partir de las 
siguientes especies: 

N9 Nombre de la planta 

4 Francoa sonchifolia Cav 

29 Drimys winteri Forst 

47 Phyla nodiflora (L.) 

53 Crinodendron hookerianum Gay 

64 Encelia canescens Lam 

66 Maytenus hoaria Mol 

68 Myrceugenia exsuca (DC.) Berg 

75 Senecio yegua (Colla) Cabr 

83 Jovellana violaceae (Cav.) Don 

—476;^ 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

84 Chorizanthe glahrescens Benth 

88 Haplopappus parvifolius (DC.) Gray 

91 Fuchsia magellanica Lam 

43 Lomatia hirsuta (Lam.) Diels 

96 Escallonia illinita Presl 

31 Lohelia tupa L. 

Estos extractos fueron enfrentados con los glóbulos rojos de 27 
gallinas procedentes del Vivero del Laboratorio de Genética. 

Utilizamos la técnica de hemoaglutinación en tubo con lectura 
macro y microscópica, teniendo cada reacción un control positivo me- 
diante un isoantisuero inespecífico elaborado previamente y un con- 
trol negativo constituido por glóbulos rojos en solución salina iso- 
tónica. 

Los extractos se prepararon de acuerdo a la técnica de Boyd 
y se conservaron en refrigeración (W.C. Boyd et al, 1954). Se utili- 
zaron sin dilución. 

La sangre se obtuvo por punción de la vena alar. Utilizamos 
citrato de sodio como anticoagulante. 

Los eritrocitos se lavaron cuidadosamente para eliminar la 
presencip. de plasma ya que los azúcares pueden inhibir la capacidad 
de reacc"ón de las Lectinas. 

Las lecturas de las reacciones se hicieron después de agitación 
vigorosa, ya que algunas se adhieren al fondo del tubo dificultando 
la lectura. 

Fueron clasificadas como sigue: 
-| — I — y Grumos grandes 
-| — |- Grumos medianos 
-|- Grumos pequeños 

Ensayos de titulación de los extractos (ver Cuadro N? 1) nos 
revelaron que un 60% de ellos reacciona en dilución 1:4 {-\ — |-)- Esto 
indica que su concentración en Lectinas específicas o inespecíficas es 
considerable. 

La mayoría de los extractos son coloreados. Este hecho unido a 
una reacción débil dificultan la lectura, de ahí que se prefirió utili- 
zarlos sin dilución. 

RESULTADOS Y DISCUSIÓN 

En el cuadro N? 2 se aprecia el total de las reacciones realizadas. 
Se puede ver que en relación a las gallinas examinadas distinguimos 
dos grandes grupos: Uno formado por el 66.7% de los animales (Ver 
además Cuadro N9 3) en que el número de reacciones positivas fluctúa 
entre 6 y 9 por gallina. 

-477- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

Cada animal reacciona de una manera particular frente a los 
extractos. 

El segundo grupo está constituido por el 29.6% de la pobla- 
ción examinada. Son animales que reaccionan con 10 o con la tota- 
lidad de los estractos (15). 

Cuadro NQ 3 

NUMERO DE AGLUTINACIONES POSITIVAS INDUCIDAS POR LOS 

EXTRACTOS VEGETALES UTILIZADOS 



C3 


15 


t/1 
O 






10 



Q: 



o 



M--r. 



_j ^2/2 3S/37 31/29 ie/Al 40/35 34/33 32/2» 30/43 33/44 ,/36 45/7 2 5/26 2 7/4 
J.7V. 1 66.7'/. \ I 2S.'''' 



N° de animales. 



Finalmente hay un grupo formado por un 3.7% de los ani- 
males que reacciona escasamente. 

En el Cuadro N^ 4 se analiza el comportamiento de los extrac- 
tos. El extracto N9 31 (6.6%) carece prácticamente de Lectinas a dife- 
rencia de los números 4-47-91 (20%) que se comportan como Lectinas 
inespecíficas o panaglutininas (F.H.A.), es decir aglutinan práctica- 
mente a la totalidad de las 27 muestras de glóbulos rojos. 

El resto de ellos (73.4%) son capaces de discriminar entre los 
distintos componentes de la población de glóbulos rojos examinada. 

Los resultados anteriores parecen indicar que de los extractos 
estudiados, un grupo considerable de ellos (73.4%) aparentemente 
tienen Lectinas específicas. Como ejemplo de esto se cita el caso de la 
gallina N? 41 que reaccionó intensamente frente al extracto N? 68 
(Ver Cuadro N*? 2) en cambio la número 46 es negativa. El principio 
activo del extracto N? 68, estaría detectando una estructura presente 
sólo en los glóbulos rojos de la gallina N? 41 y no en los de la N^ 46. 
Ejemplos semejantes se encuentran dentro de este grupo. 



- 478 - 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

Es interesante el comportamiento de dos parejas de extractos 
N? 29-66 y 68-84). Cada pareja se comporta de una manera similar 
frente a las distintas muestras de glóbulos rojos (ver Cuadros N.os 2 
y 4). Pensamos que esta similitud de comportamiento se debe a que 
cada pareja presenta el mismo principio activo, siendo éstos distintos. 
Este fenómeno no tiene una explicación filogenética, ya que se trata 
de especies distintas (Drymis y Maytenus - Myrceugenia y Chorizante). 
Esto coincide con lo observado por otros autores (Nathan Sharon et 
al, 1972; W.C. Boyd, 1970). 

Cuadro NQ 4 

NUMERO DE AGLUTINACIONES POSITIVAS INDUCIDAS EN LA 

POBLACIÓN DE GALLINAS EXAMINADAS 




73 A V. 



4 47 91 
20'/. 

'N°delextracto. 



La importancia de los extractos vegetales como herramienta de 
uso en Genética es considerable, sin embargo creemos que la limita- 
ción más importante que presentan es su impureza. En relación a esto 
hay opiniones contradictorias, algunos (Nathan Sharon et al, 1972) 
piensan que si bien es deseable usar en la tipificación sanguínea Lecti- 
nas altamente purificadas, los extractos crudos son igualmente adecua- 
dos para este propósito. Sólo muy escasamente un mismo extracto con- 
tiene dos o más Lectinas con distinta especificidad de grupo sanguíneo. 

La existencia de otros factores capaces de inducir aglutinación 
inespecífica de los eritrocitos (presencia de iones metálicos, algunos 



-479- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

aditivos, impurezas de otro tipo, etc.) hacen que se piense que lo más 
adecuado sea purificar los extractos aislando el o los principios activos 
que contengan, ya sea recurriendo a técnicas de química de proteínas 
o mediante absorción serológica (W.C. Boyd, 1963). Este último mé- 
todo presenta para estos casos, limitaciones (Nathan Sharon et al, 
1972). 

Finalmente otro recurso de seguridad en el manejo futuro de 
los extractos será comparar, a semejanza de lo que se hace actualmente 
en la práctica hematológica humana (W.C. Boyd et al, 1954), la res- 
puesta de sueros antieritrocitarios monoespecíficos isólogos o heteró- 
logos con la respuesta de los extractos que se prueben con la finalidad 
de reemplazar antisueros que en el caso de las especies animales son 
de muy difícil obtención debido a su complejidad. Esta última posi- 
bilidad está siendo analizada. 

La presente comunicación es parte del Proyecto de Inves- 
tigación denominado Inmunogenética de aves domésticas (Código 
N? 2.08.11) financiado por el Consejo de Investigación Científica de 
la Universidad de Concepción. 



bibliografía 



Boyd, W. C. 1970. Lecdns. Ann. N.Y. Acad. Sci. Vol. 169, Art: 168-190. 

Boyd, W.C. 1963. Fundamentos de Inmunología. Ed. Eudeba, 159-160. 

Boyd, W.C; Shapleigh, E. 1954. Diagnosis o£ blood group A and B by use of 

plant agglutinins (Lecdns). J. Lab. Clin. Med. Vol. 44:235-237. 
Kabat, Elvin A., Mayer, Manfred M. 1961. Experimental Inmunochemistry. Charles 

C. Thomas Publisher: 826-829. 
Sharon, Nathan, Lis, Halina. 1972. Lectins: Cell agglutinating and sugarspecific 

proteins. Science Vol. 177 N9 4053:949-959. 
Petrovsky, E.; Macha, J.; Soutorová, J. 1970. Blood groups and Biochemical Poly- 

morphism in different populations of chickens. Xlth European Conference in 

Animal Blood Groups and Biochemical Polymorphism. Warssaw. Ed. Nether- 

land Press 398-401. 
Scheinberg, S.L.; Reckel, R.P. 1962. Studies of the Hi agglutinogen in chickens. 

Ann. N.Y. Acad. Sci. Vol. 7 Art. 1:194-204. 
Scheinberg, S.L.; Reckel, R.P. 1961. Effects of oestrogen on somatic variations of 

an erythrocyte agglutinogen in chickens Nature. Vol. 189, N9 4761:295-296. 



-- 480 - 



2 = 1 



W 



ií5'^'^6f5C>J>— iOOOi00000)00000^t^0000lr^05t^0000l>-^0C0a0 



+ + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + 1 + 

++++ +++++ +++++++++++++ + 

+++ ++++ +++ + + 

+ + + + + + + + + + + + + + + + + + + + I+ + + 1 + 

+++++++ ++++++++++++ +++ + 
+++++++ ++++++++ +++ +++ 



+ + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + + +1 1 + 
'*^ + + + + + + + + + + ++ + + + + + + 

++ ++ ++ ++++ 



+ + + + + + + +I + + + ++I + + 



+ + + 
+ + + 



+ + 
+ + 



+ + 



++++++++++ 
+ + + + 

+ 



+++++++++++ 

S+++++++ +++ 

+ + + + + + 



+ 1++I + + +I + + + + + + l+I 
+ + + + + + 

+ + + + 



++++++++ 
+ + + + + + + 
+ + + + 



+++++++ 

+ + + + + + 

+ + 



+ + 

+ 
+ 



+ I + +1 + 

+ 



+ + + + 


+ + + + + 


1 


1 


+ + + + 


+ + + + 






+ + + 


+ + + 






+ + + 1 


1 + 1 + + 


+ 


+ 


+ + 


+ + + 


+ 


+ 


+ + 


+ 


+ 


+ 



+ + + + + + + + + I I 1+ I 
++ ++++++ 
+ + + + 

I I I + + + + + + + + +1 + +1 

++++++++ + 
+ + + 



+ + + + + + + + + + + + +I+I + + 

g++++ ++++ ++ 

+ + + + + 



++++++++ 
g + + + + + 
+ + + + 



+1 



+ + + + + + 

+ + + + + + 

+ + + 



+ + + 
+ 
+ 



+ + + 
+ + + 
+ + + 



rh + + + 



+1 



+ + + 

+ + + 

+ + 



+ + + + + +1 
+ + + 



05 + + + + 
=^ + + + + 

+ + 



i + 

+ 

+ 



;;:; + 



+ + 



1+1 1 + + I 1+1 

+ + 
+ 

+1 + + + 1 I I + 
+ + + 

+ + 



11+ + + 

+ + 
+ 

+ + +1 1 + 

+ + 



+1 +1 



+ +1 I 

+ 



II + I 
11+1 



04CMCM ■* 0O0f50O0O-<tiTti'^0O0OTfiCM<!O'^<M'*''5O0O "^ 



r" au M 



481- 



























Cu ADRt 




















TITULACIÓN 


DE 


LOS 




os 

N9 










Extractos N 


.o s 










Glóbul 
Rojos 


N 


64 
1/& 


V4 


N 


88 

1/2 


14 


N 


96 


14 


N 


43 


Vi 


24 




+ + + 


+ + 


± 


+ + + 


+ + 


— 


+ + + 


+ + 


+ 


+ + + 


+ + 


+ 


22 




+ + + 


+ + 


— 


+ + 


+ + 


+ + 


+ + + 


+ + 


+ 


+ + + 


+ + 


+ 


íl 




+ + + 


+ + 


+ 


+ + 


+ + + 


+ 


+ + 


+ + 


+ 


+ 


+ 


+ 


2 




+ + + 


+ + 


+ 


— 


— 


— 


— 


— 





+ 


+ 




3 




+ + 


+ + 


+ + 


— 


— 


+ 


— 


— 


+ 





_ 




4 




+ + 


+ + 


+ 


+ + + 


+ + 


+ 


+ + 


+ 


+ 


+ 






V 




— 


+ 


— 


+ 


— 


— 


+ 


— 







+ 


_ 


1 




— 


+ 





+ + 


+ 


— 


+ + + 


+ + 








+ 




26 




— 


± 


— 


+ + 


+ 


— 


+ + + 


+ 





, 


_ 




2b 




+ 


+ + 


+ 


+ + + 


+ 


— 


+ + + 


+ + 


+ 


+ + + 


+ 




2V 




+ 


+ + 


+ 


+ + + 


+ 


— 


+ + + 


+ + 


+ 


+ + 


+ 


— 



Glóbulos 
Rojos N? 



4 

7 

1 

25 

26 

27 



66 



Extractos N.os 



14 



84 
Vi 



V* 



+ 


+ + 


+ + 


+ + 


+ + 


+ 


+ + 


+ 


+ + 


+ 


— 


— 


— 


+ + + 


+ + 


+ + 


+ 


— 


+ + 


+ 


+ + 


+ 


+ 


+ + + 


+ + 


+ 4- 


+ 


+ 


+ + + 


+ + 



+ + 



+ + 

+ 

+ + 

+ + 

+ + + 

+ + + 



+ 

+ + 
+ 
+ 
± 

+ 
+ + 



V* 



Vi 



+ + + 
+ + 



+ + 
+ + 



+ + 

+ + 

+ 

+ + 

+ 

+ 



+ + 
+ 



-482 



NQ 1 
EXTRACTOS VEGETALES 













Ex 


tractos N.os 










N 


29 
Vi 


Vi 




N 


75 

1/2 


14 


31 

N VS 


Vi 


N 


68 

14 


Vi 


+ 


± 




— 


















+ 


± 




— 


















+ 


± 




± 


















+ 


+ 




+ 


+ 

+ 


— 




— 


z 


+ 


— 


— 


+ + 


_ 




_ 


+ 


+ 




— + — 


— 


+ + + 


+ + 


+ 











+ 


+ 




+ + — 


— 


+ + + 


+ + 


+ + 


+ + + 


+ + 




— 


+ + + 


+ 




_ _ — 


— 


+ + 


+ 


— 


+ + 
+ + + 

+ + + 


+ 
+ + 




— 


+ + 

+ + + 
+ + 


+ + 
+ + 




^ + 


— 


-1 — r 
+ + + 
+ + + 


+ 
+ + 


— 



47 



Extractos 
53 



N.OS 



83 



14 



Vi 



Vi 



Vi 



Vi 














+ 


+ 


+ 


+ 


— 














— 


+ + 


+ + 


— 


+ + + 


+ + + 


+ + 


+ + 


+ + 


+ + 


+ + 


+ + 


+ + + 


+ + + 


+ + 


+ 


+ + + 


+ + 


+ 


+ + + 


+ + 


+ 


+ + + 


+ + 


+ 


+ + + 


4- 


— 


— 


— 


— 


+ + + 


+ + 


— 


+ + + 


+ 


— 


+ + + 


+ 


— 


+ + + 


+ + 





+ + + 


+ 


— 


+ + + 


+ + 


— 


+ + + 


+ + 


± 


+ + + 


+ + 


— 


+ + + 


+ + 


+ 



-483- 



BOL. SOC. BIOL. DE CONCEPCIÓN, TOMO XLVIII, pp. 485-489, 1974 



ESTADOS NEPIONICOS Y NEANICOS DE CATOCEPHALA 
MARGINATA (PHILIPPI) (LEPIDOPTERA: SATURNIIDAE) 

POR 

GISELIND TH. WEIGERT (*) y ANDRÉS O. ÁNGULO (**) 



Resumen 

Se describe la larva y pupa de Catocephala marginata (Philippi) (Lepidop- 
tera: Satumiidae) 

S u M M A R Y 

Larvae and pupae of Catocephala marginata Philippi (Lepidoptera: Satur- 
nidae) are described. 



Catocephala marginata (Philippi) 

Ormiscodes marginata Philippi, 1859, p. 1108, Valdivia. 
Catocephala marginata (Philippi) Field (no publicado?). 
LARVA (Figs. 1 al 5 y 9). 

Largo total 50 mm, ancho 8 mm, cuerpo compuesto por 13 
segmentos; 3 segmentos torácicos con las patas correspondientes y 4 
pares de patas abdominales ubicadas del 6? al 9? segmento abdominal, 
1 par de patas anales en el último segmento; cabeza hipognata, castaña- 
amarillenta de 5 mm de ancho y 4,5 mm de alto (Fig. 9), sutura frontal 
alcanza la mitad del alto de la cabeza. Las antenas están compuestas 
por 2 segmentos y nacen del antacoria (Fig. 5) el segmento distal 1,3 
veces más largo que el basal; la mandíbula provista de 2 cerdas late- 
rales (Fig. 4); complejo hipofaringeo (Fig. 1) presenta los palpos 
labiales 2-segmentados, cerda estipular gruesa. Primer segmento torá- 
cico en el borde anterior con 8 scoli (Fig. 2), 2 subdorsales, 2 supra- 
espiraculares, 2 subespiraculares y 2 subventrales, todos dirigidos hacia 

(*) Departamento de Biología Celular, Universidad de Concepción. 
(**) Departamento de Zoología, Universidad de Concepción. 

-485- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

adelante por sobre la cabeza, el resto de la superficie del segmento 
presenta cerdas claras; en sus bordes laterales se ubica el espiráculo, 
ovalado, de bordes negros y castaño claro en su interior. Pata pro- 
torácica compuesta por 3 segmentos, cubierta de cerdas claras de 
diferente longitud, los 2 segmentos proximales subiguales en longitud, 
el segmento distal algo más corto que los anteriores, en su extremo 
apical lleva una uña curva, aguda en el ápice. Segundo segmento 
torácico con 8 scoli, los 2 scoli subdorsales y supraespiraculares de 
aproximadamente el triple de la longitud de los scoli subespiraculares 
y subventrales, patas mesotorácicas similares a las protorácicas; tercer 
segmento torácico similar al 2^ segmeto; segmentos abdominales 1 y 2 
con 8 scoli, semejante a los scoli de los segmentos torácicos; el espi- 




2mm 



0.5 mm 



Fig. 1.— Larva, complejo hipofaringeo; Fig. 2.— Sculvis de larva; Fig. 3.— Crochets 
podíales de larva; Fig. 4.— Mandíbula derecha de larva; Fig. 5.— Antena de larva. 

ráculo se ubica entre los scoli supraespiraculares y subespiraculares; 
Ser. a 6*? segmento abdominal no presente los scoli subventrales; 
79 segmento similar al 1er. segmento abdominal; el 8^ segmento abdo- 
minal posee un scolus dorsal que se ubica en la línea media y carece 
del par subdorsal, espiráculo algo mayor en tamaño que los restantes; 



486 



Bol. Soc. Bíol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

99 segmento abdominal con un scolus dorsal en la línea media, 2 sub- 
dorsales, 2 supraespiraculares y un par sub ventral; 10° segmento abdo- 
minal con el borde posterior subcircular; patas abdominales se en- 
cuentran desde el 6? al 9? segmento abdominal con crochets biordi- 
nales, uniseriales, arreglados en mesoseries en número total de 28-34, 
provistos de cerdas dispersas a excepción de su cara látero-medial en 
que hay una corrida de cerdas; patas anales con crochets (Fig. 3) simi- 
lares a las patas abdominales, con sus bordes posteriores algo pro- 
yectados en el tercio superior, sobre cada una de estas proyecciones 
se ubica un scolus a modo de un pequeño cerco. 

PUPA (Figs. 6, 7, 8 y 10, 11). 

Obtecta, de 25 mm de largo por 9 mm en su ancho máximo; 
color castaño rojizo ennegrecido; en vista ventral sub piriforme (Fig. 6) 
se observa que las pterotecas alcanzan hasta la mitad del 4*? segmento 
abdominal. La frente subrectangular con una pequeña proyección se- 
micircular en la línea posterior, bajo la frente se encuentra el clypeus- 
labrum subcuadrado, a ambos lados del clypeus-labrum y de la mitad 
inferior de la frente se ubican las genas subcuadrangulares a continua- 
ción los ojos semicirculares; bajo el clypeus-labrum y los ojos nacen los 
palpos labiales subtriangulares, lateralmente a éstos y bajo los ojos nace 
la espiritrompa con sus 2 ramas fusiformes; a cada lado del tercio apical 
de la frente y detrás de los ojos nacen las ceratotecas que se dirigen 
hacia la línea media finalizando antes del término de las pterotecas, a 
la altura del 2? segmento (el cual se observa en vista lateral), lateral- 
mente a estas últimas se observa la mesopteroteca que avanza hacia 
la línea media finalizando en la mitad del 4<? segmento; del 4<? al 6? 
segmento se observan 2 prominencias en la región medial de cada uno 
de ellos (lo que parece corresponder a las patas abdominales de la 
larva). En el 89 y siguiente segmento se encuentran las diferencias 
correspondientes a los sexos, en la hembra (Fig. 10) el borde posterior 
del 89 segmento es escotado en su región medial, observando la aber- 
tura genital en el borde posterior del 89 segmento, próximo al borde 
anterior del 99 segmento que sigue la inflección del 89 segmento; en 
el centro del 109 segmento se encuentra la abertura anal; en el ma- 
cho (Fig. 11) la abertura genital se observa en el centro del 99 seg- 
mento y los bordes de éste no presentan inflecciones, la abertura 
anal tiene la misma posición que en la hembra; en el ápice algo agudo 
del 109 segmento se encuentra el cremáster formado por 8 crochets. 
La pleura es visible entre los segmentos 49-59, 69 y 79 y está adornada 
por granulaciones regulares; en el borde anterior de los segmentos 
59-69 y 79 se encuentra una inflexión del segmento dando la impre- 
sión de un marcado reborde. En vista dorsal (Fig. 8) se observa el 
pronotum suhemicircular, a continuación del mesotórax un poco 



-487- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 




Fig. 6.— Pupa en vista ventral; Fig. 7.— Pupa en vista lateral; Fig. 8.— Pupa en 
vista dorsal; Fig. 9.— Cabeza de larva en vista frontal; Fig. 10.— Terminalia de 
pupa $; Fig. 11.— Terminalia de pupa J* . 



-488- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

más del doble del largo del pronotum, el metatórax es subigual en 
longitud al pronotum; posteriormente se observan todos los segmentos 
corporales. En vista lateral (Fig. 7) se observan los espiráculos de 
forma oval, negros en su interior a excepción de los bordes de la 
abertura u ostium que son castaño-claros, éstos van ubicados en la 
región medial de cada segmento, excepto en el 1? y 9^-109 en los 
cuales están ausentes. En las pupas observadas se encontró cubrién- 
dolas una delgada capa blanquizca de aspecto ceroso. 

MATERIAL EXAMINADO: 

51 larvas: 37 larvas Concepción, diciembre 1971; 12 larvas 
Concepción, noviembre-diciembre 1958; 1 larva Prov. Concepción, 
Concepción, Barrio Universitario (troncos de sauces, 17-XII-67, Oñate 
coll. 

6 pupas: Id", Concepc, lO-IV-58, J.A.C. coll.; 1 ? Concep., 
27-III-58, J.A.C. coll.; 2c^ y 2 ? Concepción, 12-Feb-1968, Ángulo: coll. 

ABREVIATURAS USADAS 

aa abertura anal; abg abertura genital; aclp anteclypeus; a]r esclerite adfrontal; 
ant antena; aovp abertura del ovopositor; cee cerda estipular; cer ceratoteca; 
clp clypeus; clp-lpr clypeus labrum; ere cremaster; epr espiráculo; espp espiri- 
trompa; espt espinerete; fr frente; ge gena; htm hendidura transversal media 
de la hipofaringe; Ibr labrum; md mandíbula; n notum; o ojo; oc ocelo; pabm 
punto de articulación del brazo maxilar; plb palpo labial; ptt pteroteca; red región 
distal de la hipofaringe; rep región proximal de la hipofaringe; rpm región 
proximo-medial de la hipofaringe; saf sutura adfrontal; se sutura epistomal; sep 
sutura epicraneal; sf sutura frontal; stn esternite; tg tergite. 

bibliografía 

Peters-on, A. 1959. Larvae of insects. Part I Lepidoptera &: Hymenoptera. Edwards 
Brothers, Inc. Ann. Arbor Michigan, p. 99, y Lám. L54. 

Philippi, R. A. 1859. Descripción de algunas nuevas especies de mariposas chilenas, 
principalmente de la provincia de Valdivia. An. Univ. Chile i6(I2):1108. 



-489- 



BOL. SOC. BIOL. DE CONCEPCIÓN, TOMO XLVIII, pp. 491-496, 1974 



NUMERO CROMOSOMICO DE TRES ESPECIES DE 
LEPIDÓPTEROS (INSECTA-LEPIDOPTERA) 

GUIDO F. CEA (*) y ANDRÉS O. ÁNGULO (**) 



Resumen 
Se determina el número cromosómico de tres especies de lepidópteros. Este 
resultó ser en Peridroma saucia (Hübner) (Noctuidae) n = 31 cromosomas; 
Maenas rudis (Butler) (Arctiidae) n = 29, 2n = 58 cromosomas y Macromphalia 
felispardalis Ureta (Lasiocampidae) n = 31, 2n = 62 cromosomas. Se discuten los 
resultados. 

Abstr ACT 

The chromosome number o£ three species o£ lepidoptera has been deter- 
mined. Peridroma saucia (Hübner) (Noctuidae) n = 31 chromosomes: Maenas 
rudis (Butler) (Arctiidae) n = 29, 2n = 58 chromosomes and Macromphalia 
felispardalis Ureta (Phil.) (Lasiocampidae) n = 31, 2n = 62 chromosomes. These 
results are discussed. 

La presente nota tiene por objeto contribuir al conocimiento 
cariológico de las especies chilenas de insectos, en este caso de tres 
especies de lepidópteros pertenecientes a las familias Noctuidae, Arcti- 
idae y Lasiocampidae. El conocimiento del número cromosómico así 
como el análisis morfofuncional de éstos es un elemento importante 
en la diagnosis de una especie y ha ido incorporado, junto a otros 
parámetros, en la taxonomía moderna, ya que permite establecer po- 
sibles relaciones filéticas y/o filogenéticas. 

MATERIALES Y MÉTODOS 

El material analizado corresponde a larvas en diferentes estadios 
de desarrollo de Peridroma saucia (Hübner) (Noctuidae), Macrom- 

(*) Dpto. de Biología Celular. Instituto Central de Biología "Ottmar Wilhelm Grob". Universidad 
de Concepción, Concepción, Chile. 
(•*) Dpto. de Zoología. Instituto Central de Biología "Ottmar Wilhelm Grob". Universidad de 
Concepción, Concepción, Chile. 



- 491 - 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

phalia felispardalis Ureta (Lasiocampidae) y Maenas rudis (Butler) 
(Arctiidae), colectadas en Concepción, Chile. 

Se disecaron las larvas removiendo los testículos. En cada caso 
se midió la larva y testículos y se anotó el grado de desarrollo en 
función del número de folículos testiculares y grado de melanización. 

Los extendidos cromosómicos se efectuaron a partir de sus- 
pensiones celulares preparadas en ácido acético al 45% por disgrega- 
ción mecánica de los folículos testiculares, previa hipotonización en 
citrato de sodio al 0.8% y fijación en una mezcla alcoholacética 3:1 
(Cea, 1974). Se empleó Bacto Giemsa —según Difco— para teñir. 



RESULTADOS 



Del análisis de placas metafásicas goniales o metafases I de los 
citos primarios se obtuvo el siguiente resultado para la tres especies 
estudiadas. 



NOCTUIDAE 

Peridroma saucia 
LASIOCAMPIDAE 
Macromphalia felispardalis 

ARCTIIDAE 

Maenas rudis 



n = 21 cromosomas 

Metafase I Fig. 1 
2n ■= 62 cromosomas 

n = 29 cromosomas 
2n = 58 cromosomas 



Metafase I Fig. 1 

Metafase I Fig. 2 
Metafase gonial 

Metafase I Fig. 3 
Metafase gonial 



Cuadro NQ 1 



Longitud 


Longitud 


N? Folículos Grado de 


Gametogenesis 


larval mm 


testículos mm 


melanización 








FAMILIA: Noctuidae 




38 


15 


4 verde 

FAMILIA: Lasiocampidae 
Macromphalia Ureta 


citos I 


30 


19 


4 incoloro 


gonias 


39 


29 


4 incoloro 

FAMILIA: Arctiidae 
Maenas rudis (Butler) 


citos I 


25 - 


4 


2 castaño claro 


gonias 


30 


16 


4 castaño oscuro 


citos I 


35 


16 


4 castaño rojizo 


citos I 



En el Cuadro N*? 1 se entregan los datos biométricos y de 
melanización testicular para los estadios larvales analizados y los esta- 
dios de la espermatogénesis encontrados en cada caso. 



- 492 - 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 



DISCUSIÓN Y CONCLUSIONES 

En las especies aquí estudiadas no existen problemas sistemáti- 
cos —al menos— en Peridroma saucia (Hübner) cuyo status sistemático 
ha sido establecido por Ángulo et ais., 1974 y de Macromphalia felis- 
pardalis Ureta la cual no ha sido variada en su posición nomenclato- 
rial; en cuanto a Maenas ruáis (Butler) es la —hasta ahora— conocida 
como Laora obscura (Butler) lo que constituye un sinónimo sensu 
Hampson, 1901:443; este mismo autor en la misma publicación coloca 
a Laora variabilis (Philippi) en insertae saedis, pero sabemos que esta 
especie corresponde a una próxima a obscura sólo que es más clara 
que aquella (castaña clara o fusca); al analizar las genitalia de los 
machos de obscura y variabilis hemos constatado de que se trata en 
realidad de una sola especie con distintos grados de melanización y 
que corresponde a Maenas rudis (Butler). 



1 



v?5 



^ 



#1 ^ 



m. 



ítñ ■^■^ ms, Mí .ií*. .-M MP. 

í}0 W '!^ Í0 A# -W? 'W 






iv-'-* 5¿% 



JOfj 



ia 



w 



ífí^ Mv 









■m 



k0 



10 ^ 



^^: ^ W ^ •*' te? ^ ^ % 



Fig. 1.— Metafase I en Peridroma saucia (Hübner) (Noctuidae). Bivalentes 

ordenados según tamaño. 
Fig. 2.— Metafase I en Macromphalia felispardalis Ureta (Lasiocampi- 

dae). Bivalentes ordenados según tamaño. 



-493- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

Los lepidópteros muestran un rango amplio en el número de 
cromosomas desde n = San =190 ó 191 (White, 1963) pero el nú- 
mero modal —al parecer— es de n = 31 ya que existe predominancia 
de este valor entre las especies analizadas. El reducido tamaño de los 
cromosomas de mariposas y polillas es un factor negativo en los aná- 
lisis ya que no permite realizar estudios sobre la morfología de éstos. 
Las especies analizadas en este trabajo Peridroma saucia y Macrom- 
phalia felispardalis a pesar de estar ubicadas en familias distintas po- 
seen igual número n = 31, de cromosomas ajustándose al número 
modal, sin embargo en Maenas ruáis (Arctiidae) hemos encontrado, 
n = 29, número haploide de cromosomas que ha sido señalado para 
algunas especies de Notodontiidae, Satyridae y Lycaenidae (Bourgogne 
1951), Lorkovic (1949) y otros autores han demostrado que en los 
lepidópteros ciertas especies se pueden ordenar en una serie creciente 
en el número de cromosomas lo que sugiere la existencia de poli- 
ploidía como mecanismo filogenético. Pero existen números cromo- 
sómicos intermedios y además los lepidópteros, junto a otros órdenes 
de insectos, parecen tener cromosomas con centrómero difuso o múl- 
tiple (Barry et al, 1967), lo que complica aún más la situación, ya 
que si se producen fragmentaciones cromosómicas, los fragmentos 
no se pierden y se moverían comportándose como cromosomas nuevos. 
De aquí que De Lesse (1960) sugiere que estas multiplicaciones cro- 
mosómicas se deberían, no a un mecanismo de poliploidia sino a fi- 







•» Jf 



f» 




lOjü 



Fig. 3.— Metafase gonial en Moenas rudis (Buder) (Arctiidae). 

-Í494- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

siones O fusiones ulteriores a la segiegación inicial de bandas en cromo- 
somas politénicos compuestos de muchas bandas de cromatina homo- 
loga, lo que no ha ido comprobado (Shrader y Hughes-Shrader, 1956). 
Análisis densitométricos del contenido de ADN en una serie de espe- 
cies emparentadas podría conducir a una aproximación para estimar 
las posibles relaciones a nivel citogenético. 

Los estadios de la gametogénesis encontrados en los estados lar- 
vales en relación al desarrollo testicular (Cuadro N*? 1) parecen estar 
en concordancia con los hallados por otros autores en Nóctuidos: 
(Saihtoh et Al 1971) y para Peridroma saucia (Reyes 1974 en prensa). 



bibliografía 



Ángulo, A. O.; I. L. Benoit y B. Martínez. 1974. Peridroma saucia (Hüb) biología 

y consideraciones sistemáticas de esta especie (Lepidoptera, Noctuidae) Bol. Soc. 

Biol. de Concepción 48: 
Barry, B. K., W. D. Guthrie y E. J. Dollinger. 1967. Evidence of a diffuse cen- 

tromere in the european corn horer Ostrinia nubilalis (Lepidoptera, Pyralidae). 

Ann. Entomol. Soc. Amer. 50(2): 487-488. 
Borror, D. J. y D. M. Delong. 1970. An introduction to the study of insects. Third 

edition. Holt Rinehart y Winston, p. 46. 
Bourgogne, J. 1951. Ordre des iepidopteres. In P. P. Grase. Traite de Zoologie. 

Masson et Cié. Editeurs Í(?(l):278-279. 
Cea, G. 1974. Nuevo método para el estudio de cromosomas en insectos. Bol. Soc. 

Biol. de Concepción 47:289-291. 
De Lesse, H. 1960. Spéciation et variation chromosomique chez les Lépidoteres 

rhopalocere. Ann. Sci. Nat. Zool. (Ser 12) 2:1-223. 
De Wilde, J. 1964. Reproduction. /n Morris Rockstein. The physiology of insects, 

i. -48:58. 
Hampson, G. T. 1901. Catalogue of the lepidoptera phalaenae in the British 

Museum 3:443-444. 
Lorkovic, Z. 1949. Chromosomemzahlen-Vervielfachung bei Schmetter fingen und 

ein neuer Fall fünffacher. Zahl. Rev. Suisse Zool. 56:243-249. 
Reyes, E. 1974. Diferenciación celular de la gónada masculina en larva y pupa 

de Peridroma saucia (Hübner) (Lepidoptera, Noctuidae). Bol. Soc. de Biol, de 

Concepción. 48: 
Saihtoh, K., Kudoh, K. y Kumagai. 1971. Some aspects of the spermatocyte chromo- 

somes of the armyworm Leucania separata (Lep. Noctuidae) Kromosomo 85-86: 

2728-2750. 
Schcrader, F. y S. Hughes-Schrader. 1956. Polyploidy and fragmentations in the 

chromo&omal evolution of variovis species of Thyants (Hemiptera). Chromosoma 

7:469-496. 
White, M.J.D. 1963. The chromosomes. 5^ edición London, Methuen Se Co. Ltd. 



-495- 



BOL. SOC. BIOL. DE CONCEPCIÓN, TOMO XLVIII, pp. 497-501, 1974 



MORFOGÉNESIS EN AMBROSIA CHAMISSONIS 
(LESS.) GREENE 

POR 

PEDRO MANCINELLI S. (*) y LUZ URIBE (**) 

Resumen ■ 

Se analiza el efecto de la luz roja e infrarroja y la cobertura por arena en 
el desarrollo de tallos de Ambrosia chamissonis. Se postula la presencia de fito- 
cromo como modulador en la morfogénesis. 

Abstract 

The effect of red light, far red light and sand coberture on the Ambrosia 
chamissonis stem developíng was analized. The presence of the photóreceptor 
pigment phytochrome as morphogenetic modulator is postulated. 



INTRODUCCIÓN 

De los numerosos desafíos que existen en Biología, tal vez el 
efecto modulador del medio ambiente sobre el crecimiento y el desa- 
rrollo de las plantas, constituye uno de los más interesantes y provo- 
cativos. La recepción del estímulo o información que inicia una serie 
de reacciones a nivel molecular finalizando en un patrón riiorfogené- 
tico, indica una sintonización muy exacta entre el estímulo y el re- 
ceptor. 

Entre los factores ambientales, la luz es uno de los más impor- 
tantes por la cantidad y variedad de respuestas que es capaz de pro- 
vocar en las plantas, llamando la atención su acentuada acción morfo- 
genética, Downs (1955) encuentra que la expansión foliar en plantas 
etioladas de porotos se inicia por acción de la luz roja y que la expo- 
sición al infrarrojo elimina el efecto de la primera. Withrow (1957) 
indica que el enderezamiento del hipocotilo en porotos se comporta 
de igual manera frente a ambas radiaciones. Livermann y Bonner 

(*) Departamento de Botánica, Instituto de Biología, Universidad de Concepción. 
(•*) Departamento de Zoología, Instituto de Biología, Universidad de Concepción. 

-497- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

(1953) señalan que el efecto inhibidor de la luz roja sobre el creci- 
miento es bloqueado por la luz infrarroja. Estas reacciones fotobio- 
lógicas son mediadas por el fitocromo, pigmento que se encuentra des- 
de las algas hasta las plantas vasculares. Butler et al. (1959); Hendricks 
(1960); Haupt (1965); Briggs et al. (1972). 

Se ha llamado la atención que para que Ambrosia chamissonis 
pueda desarrollar nuevos tallos, es necesario que sea cubierta por 
arena, Kohler et al. (1966). Considerando el efecto morfogenético de 
la luz infrarroja mediado por fitocromo, es posible pensar que el 
desarrollo de tallos de Ambrosia sp. a partir de la estimulación de las 
yemas, podría estar condicionado por ese pigmento. 

MATERIALES Y MÉTODOS 

Se colectaron plantas de Ambrosia chamissonis en la playa de 
Boca Sur (Lat. 73?08'W - Long. 36950'S) durante el mes de mayo de 
1974. Se eligieron ejemplares con raíces napiformes, para asegurar 
buena reserva alimenticia, y con tallos de hasta 10 cm de longitud. 
Las plantas se decapitaron por sobre el primer nudo, para facilitar el 
recuento de yemas y nuevos tallos. 

Se formaron cuatro grupos de 18 ejemplares cada uno que se 
dejaron bajo los siguientes tratamientos lumínicos: a) Luz natural 
(Controles); b) Luz roja; c) Luz infrarroja, y d) Obscuridad. El grupo 
a) se dejó en el laboratorio y el grupo d) en una cámara Heraeus 
modelo KB 600 a 219C. Las plantas a tratar con luz roja (grupo b) 
se colocaron en una caja de cartón negro con un filtro de una lámina 
de celofán rojo en la parte superior y se las expuso a luz fluorescente 
(3.500 lux). Las plantas a exponer bajo luz infrarroja (grupo c) se 
colocaron en una caja similar, pero con un filtro de una hoja de celofán 
rojo y otra azul sobrepuestos. Este grupo se iluminó con luz incan- 
descente (3.500 L.). 

Se colocaron seis plantas en un macetero, con arena del mismo 
lugar donde crecen las plantas, dejando tres bajo la arena (plantas 
cubiertas) y las otras tres sobresaliendo unos 3 cm de la superficie 
(plantas expuestas). Tres maceteros con las plantas dispuestas en esta 
forma se asignaron a cada tratamiento lumínico. 

Las plantas se controlaron una vez por semana hasta que cesara 
el aparecimiento de yemas desarrolladas. 

El paso de escamas a yemas se usó como criterio para estimar 
el efecto de los tratamientos sobre las plantas. Se llamó escamas a las 
yemas latentes y a las yemas en desarrollo visible se las denominó 
como tales. 



498- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 



RES ULTADOS 



Los valores de la primera tabla representan los valores origi- 
nales, mientras que los de la segunda tabla y los siguientes corres- 
ponden a valores promedios obtenidos desde la primera tabla, debido 
a que las manipulaciones para controlarlos dañaron algunas yemas y 
no todas las plantas fueron capaces de diferenciarlas. 



Tabla N? 1 

EFECTO DE LAS RADIACIONES SOBRE EL NUMERO DE ESCAMAS Y 

DE YEMAS EN PLANTAS CUBIERTAS Y EXPUESTAS DE 

AMBROSIA CHAMISSONIS 







ESCAMAS 






Y E 


MAS 








Cubiertas 


Expuestas 






Cubiertas 


Expuestas 






I 


II 


I 


II 


I 


II 


I 


II 


A — Control 


16 


9 


12 


10 


17 


22 


25 


26 


B.— Luz roja 


20 


14 


19 


8 


27 


31 


23 


22 


C— Luz infrarroja 


12 


10 


12 


6 


24 


29 


26 


32 


D.— Obscuridad 


16 


10 


17 


12 


13 


20 


8 


18 



I. Control inicial. 



II. Control final. 



TABLANQ2 

NUMERO PROMEDIO DE ESCAMAS Y YEMAS EN PLANTAS CUBIERTAS 
Y EXPUESTAS DE AMBROSIA CHAMISSONIS 







I 


II 


I 


II 


I 


II 


I 


II 


A.- 


- Control 


3.20 


1,80 


2.40 


2.50 


2,83 


3.66 


4.16 


4.33 


B.- 


- Luz roja 


3.33 


3.50 


2.40 


2.00 


3.00 


3.87 


3.83 


4.40 


C- 


- Luz infrarroja 


2.00 


1.66 


2.40 


1.20 


3.00 


3.62 


4.33 


5.33 


D.- 


- Obscuridad 


2.66 


1.66 


3.40 


2.40 


2.60 


3.33 


2.66 


3.00 



Tabla NQ 3 

DIFERENCIAS ENTRE EL NUMERO DE ESCAMAS Y YEMAS EN PLANTAS 

CUBIERTAS Y EXPUESTAS DE AMBROSIA CHAMISSONIS 







ESCAMAS 




yemas 




Cubiertas 


Expuestas 


Cubiertas 


I Expuestas 


A.— Control 


-1.40* 


0.10 


0.83 


0.17 


B.— Luz roja 


0.17 


-0.40 


0.87 


0.57 


C— Luz infrarroja 


-0.34 


-1.20 


0.62 


1.00 


D.— Obscuridad 


-1.00 


-1.00 


0.73 


0.34 



(*) Los números negativos indican número menor de escamas o yemas al finalizar la experiencia. 
Los valores se calcularon desde la Tabla N? 2. 



-499- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 

trario y la Tabla N? 3 especialmente, señala que la radiación infra- 
rroja produce en las plantas expuestas, la mayor diferencia con res- 
pecto al estado inicial. Por otro lado, las plantas cubiertas en el grupo 
control (luz natural) y grupo de luz roja, muestran una mayor dife- 
rencia con respecto al estado inicial, frente a sus homologas de la 
obscuridad y del infrarrojo, haciendo resaltar el efecto filtrante de 
la arena sobre las radiaciones. 

Estos resultados permiten interpretar el problema de la for- 
mación de nuevos tallos en Ambrosia chamissonis, a partir de las 
yemas, en base a un mecanismo basado en la presencia de fitocromo, 
puesto que no es posible mantener que la cobertuia por la arena es 
responsable de la morfogénesis, considerando los resultados analizados 
en la Tabla N9 3. 

El largo total de los tallos formados bajo los distintos trata- 
mientos lumínicos, también es diferente, confirmando nuevamente la 
presencia de fitocromo como modulador, como puede apreciarse en la 
Tabla N? 5. 

El efecto estimulador sobre el crecimiento de los tallos produ- 
cido por la luz infrarroja, permitiría a las plantas en su habitat na- 
tural, alcanzar rápidamente la superficie de la arena, de manera que 
las hojas puedan fotosintetizar y enviar hidratos de carbono a las 
partes inferiores. Downs (1967) y Hendricks (1964) indican que en 
la naturaleza, las plantas no reciben radiaciones puras sino una mezcla 
de ellas, produciéndose un balance entre la luz roja e infrarroja que 
va variando durante el curso del día, transformando al fitocromo de 
la forma infrarroja a la roja, lo que determina el grado de crecimiento 
que las plantas pueden alcanzar durante la noche. En forma similar 
se comportan las plantas que crecen bajo estratos arbóreos; la luz solar 
es despojada de su componente rojo a través de las hojas y el infrarrojo 
transforma al fitocromo a la forma roja, lo que se traduce en un 
crecimiento más acelerado y permite a las plantas alcanzar las radia- 
ciones completas de la luz solar para realizar una fotosíntesis más com- 
pleta. La arena debe efectuar un filtrado permitiendo el paso de la 
luz infrarroja que lleve al fitocromo a la forma roja, estimulando a 
yemas para originar tallos y al mismo tiempo aumentar su tasa de 
crecimiento para llegar rápidamente a la superficie. 



AGRADECIMIENTOS 

Se reconoce la valiosa cooperación del Prof. Wladimir Wilko- 
mirsky F. en la corrección del manuscrito y por sus valiosas suge- 
rencias durante el desarrollo del trabajo. 

-500- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 



bibliografía 



Briggs, W. and Rice, H. V. 1972. Phytoclirome: Chemical and physical pro- 

perties and mechanism of action. Ann. Rev. Plant Physiol. 23:293-334. 
Butler, VV. I., Norris, K. H., Siegelman, and H. W. Hendricks, S. B. 1959. Detec- 
tion, assay and preliminary purifications of the pigment controlling photo- 

responsive development of plants. Proc. Nati. Acad. Sci. U.S. 45:1703-1708. 
Down, R. J. 1955. Photoreversibility of leaf and hypocotyl elongation of dark 

grown kidney bean seedlings. Plant Physiol. 30:468-473. 
Down, R. J. 1967. En Plant Biology Today. Ed. W. A. Jensen and Kavaljian. 

1967. Macmillan, London. pp. 196. 
Haupt, W. 1965. Perception of environmental stimuli orienting growth and move- 

ment in lower plant. Ann. Rev. Plant Physiol. 16:267-290. 
Hendricks, S. B. 1960. Rates of charíge of phytochrome as essential factor deter- 

mining photoperiodism in plants. Cold Spring Harbour Symp. Qunat. Biol. 

25:245-248. 
Hendricks, S. B. En Photobiology, Vol. I. Ed. A. C. Giese, 1964, Academic Press, 

pp. 196. 
Kohler, A. y P. Weisser. 1966. Contribución al problema de los neófitos: Ambrosia 

chamissonis (Less.) Greene. Bol. Univ. Chile 69/70:62-68. 
Liverman, J. L. and Bonner, J. 1953. The interaction of auxin and light in the 

growth responses of plants. Proc. Nati. Acad. Sci. U. S. 39:841-848. 
Withrow, R. B. 1941. Response of seedlings to various wavebands of low intensity 

irradiation. Plant Physiol. 16:241-256. 



-501 



BOL. SOC. BIOL. DE CONCEPCIÓN, TOMO XLVIII, pp. 503-509, 1974 



DARWIN Y EL ARGUMENTO 
DE JENKIN 

Desiderio Pap 



Nada, en la vasta obra de Darwin, es 
tan reñido con el desarrollo posterior 
de la biología, como la Pangénesis, la 
singular teoría de la herencia del gran 
naturalista. Ajena al espíritu de la ge- 
nética mendeliana del siglo XX, la Pan- 
génesis ocupa en el proceso de la for- 
mación del ideario darwiniano un lugar 
sui generis. Efectivamente, en 1859, al 
publicar el "Origen de las Especies", 
Darwin declara categóricamente: "Las 
leyes que gobiernan la herencia son com- 
pletamente desconocidas. Nadie sabe de- 
cir por qué la misma peculiaridad, en 
individuos distintos de la misma especie 
o de especies distintas, unas veces se he- 
reda, otras no; por qué el hijo a menudo 
retrocede, respecto a ciertas característi- 
cas, a su abuelo, su abuela o algún otro 
antecesor más remoto" (1). Sin embargo, 
en 1868 describe, con lujo de detalles, el 
mecanismo de la transmisión hereditaria 
(2), lo cual no le impide aseverar en 
1872 que las leyes de la herencia siguen 
desconocidas, repitiendo en la última edi- 
ción de su clásico tratado las palabras ya 
citadas (3). 

Hoy en día, en la perspectiva de un 
siglo que habrá transcurrido desde la 
sexta y definitiva edición del "Origen de 
las Especies", la retrospección no sólo 
puede aclarar la aparente contradicción 
que acabamos de señalar, sino que per- 

(1) "On the Origin o£ Species", I ed., p. 13. 

(2) Variation of Animáis and Plants under Bo- 
mestication, II vol. 

(3) O. Sp., VI ed. Everymans Library, p. 26. 



mite también contestar la pregunta —a 
menudo planteada por eminentes gene- 
tistas como Goldschmidt y C. D. Dar- 
lington y tratadistas de la genética como 
R. C. Olby, E. C. Colin y otros- de cuál 
habría sido el impacto de los descubri- 
mientos mendelianos, si en vez de pasar 
inadvertidos, sepultados en una revista 
provinciana de escasa circulación, hubie- 
ran llegado al conocimiento de Darwin. 
¿Habría introducido el ilustre naturalista 
inglés profundas modificaciones en su teo- 
ría de la selección natural, ajustando sus 
ideas acerca de la herencia biológica a 
los resultados de las investigaciones del 
oscuro monje austríaco? ¿O bien, habría 
descartado lo que iba a convertirse en la 
base de la genética de nuestro siglo? 
Podría parecer que la respuesta, en uno 
u otro sentido, sólo podría ser subjetiva. 
Veremos, sin embargo, que los aludidos 
interrogantes permiten una contestación 
objetiva, anclada en un hecho histórico 
bien establecido. 

Cuando Darwin reunía en perseverante 
labor el material empírico destinado a 
apuntalar su teoría de la evolución, pre- 
valecía, en el ámbito de las confusas ideas 
acerca de la transmisión de los caracteres, 
el principio de la herencia fusionada. Se 
admitía que los caracteres de los proge- 
nitores se mezclan en los de sus deseen- 
tes; éstos ostentan pues, en mayor o me- 
nor medida, caracteres intermedios entre 
los de sus padres. Esta creencia adquirió 
respetabilidad científica a partir del sép- 
timo decenio del siglo XVIII merced a los 
notables experimentos de hibridación del 
botánico Joseph Koelreuter, cuya obra 
ya citada una decena de veces en el 
"Origen de las Especies" iba luego a 
conquistar la más alta estima de Darwin. 



-503- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 



Experimentador de gran habilidad Koel- 
reuter logró cruzamientos entre varieda- 
des de una especie, como también entre 
individuos de distintas especies, obser- 
vando que sus híbridos de la primera ge- 
neración filial resultaban uniformes, y 
presentaban, en muchos casos y grosso 
modo, caracteres intermedios entre las 
especies que les habían dado origen. 
Observó la esterilidad total o parcial de 
los híbridos. Al obtener la segunda ge- 
neración filial comprobó las significativas 
diferencias presentadas por los individuos 
que parecían menos a los híbridos pa- 
ternos; semejaban más bien, salvo pocas 
excepciones, a las formas originarias. 
Sorprendido de que la homogeneidad de 
la F^ haya desaparecido en los individuos 
de la Fg, Koelreuter suponía que la in- 
tervención del hombre termina por per- 
turbar el equilibrio de las mezclas natu- 
rales de los caracteres y que tan sólo éstas 
logran productos intermedios estables, 
mientras las artificiales, híbridos inter- 
específicos, retornan, tras un número más 
o menos reducido de generaciones, a una 
u otra de las especies originarias. 

En los raciocinios de Koelreuter, el 
principio de la herencia fusionada posee 
la certidumbre de una ley natural, pese 
a las ocasionales excepciones que infrin- 
gían sus premisas teóricas y que no po- 
dían escapar a su vigilante observación. 
Sin embargo, sus estudios microscópicos 
del acto de la fecundación vegetal respal- 
daron —cuando menos así parecía— su 
teoría. Como la rudimentaria técnica 
microscópica de su tiempo no permitía 
seguir las fases del proceso, creía que la 
etapa decisiva de la fecundación consistía 
en la mezcla de una materia oleosa pro- 
ducida por el polen con otra similar se- 
gregada por el pistilo, reuniéndose ambas 
para formar una sustancia volátil y ho- 
mogénea que Koelreuter compara a la 
formación de una sal por la unión de 
un ácido y una base. 

Cuando tras ochenta años de inteivalo. 
Cari Friedrich Gártner (1772-1850) reto- 
mó, sobre una base más amplia, los ex- 
perimentos de, hibridación de su pre- 
decesor, las analogías químicas invocadas 
en la argumentación de Koelreuter esta- 
ban aún olvidadas; mas, su teoría ex- 
plicativa de la herencia, pese a varias ex- 



periencias contradictorias, seguía siendo, 
en lo esencial, admitida por aquellos que 
preferían una teoría simple aunque de- 
ficiente a una interrogante abierta. La 
uniformidad de la primera generación 
filial de los híbridos, la heterogeneidad 
de las generaciones siguientes, su retorno 
a las formas progenitoras, se explicaban 
de manera similar como lo había hecho 
Koelreuter, es decir, mediante la hipótesis 
de la unión de elementos concebidos co- 
mo fluidos o esencias miscibles e infinita- 
mente divisibles. Estos, al compenetrarse 
disminuyen las variaciones asegurando la 
semejanza parcial de los descendientes a 
los progenitores. Tal era la idea general 
de la herencia fusionada que los tiempos 
predarwinianos legaron al autor del 
"Origen de las Especies". 

Al escribir su clásico tratado, Darwin se 
dio perfectamente cuenta que no conocía 
las leyes de la herencia. Investiga la des- 
concertante diversidad de las posibles 
causas de las variaciones que muestran 
las formas vivas. Si bien se inclinaba a 
admitir —al igual que los evolucionistas 
que le habían precedido— la influencia 
modeladora del clima, del suelo, de Ir» 
cualidad y calidad de los alimentos, de 
los cambios ambientales, no obstante ter- 
minó su exhaustivo análisis con la con- 
clusión de que "ni aún en un caso entre 
vm centenar podemos pretender haber 
descubierto por qué uno u otro compo- 
nente en la progenie difiere en mayor o 
menor medida, del mismo componente 
en los progenitores" (4). Sin embargo, no 
les parecía tan importante conocer las 
causas de las variaciones, sino más bien 
indagar las consecuencias de las mismas. 
Lo único que necesitaba saber era que 
las variaciones son transmisibles, lo cual 
le parecía demostrado por muchas prue- 
bas empíricas. Por ello, en 1859, al pu- 
blicar el "Origen de las Especies", Darwin 
no sentía la necesidad de proponer una 
propia hipótesis de la herencia. Admitió 
simplemente —se podría decir casi calla- 
damente— la hipótesis tradicional de la 
herencia fusionada. Sobre las pequeñas 
variaciones fluctuantes de los individuos 
mezcladas por la herencia, podía actúa 
la selección natural acumulando las ven- 

(4) O. Sp., i ed. p. 17. 



-504 



Bol. Soc. Bíol de Concepción, XLVIII, 1974. 



tajosas y creando paulatinamente nuevas 
formas viables. Así, la hipótesis de ) 
herencia fusionada parecía ajustarse sin 
dificultad a las exigencias de la teoría 
darwiniana. En 1859 nada permitía pre- 
ver que precisamente esta hipótesis daría 
origen a una objeción radical, poniendo 
en peligrp —aunque sólo temporariamen- 
te— la base misma de la construcción teó- 
rica del gran inglés. 

Efectivamente, cuando ya se había 
aplacado el oleaje de las objeciones a la 
teoría —anticipadas en parte desde la 
primera edición de su gran tratado por 
la prudencia previsora de Darwin— cuan- 
do parecía que los recursos de la crítica 
estaban por agotarse, surgió en 1867 
repentinamente un argumento de tanto 
peso que amenazaba invalidar la idea 
central misma de la teoría. El temible 
desafío, publicado en junio de 1867 en 
el "North British Review", no procedió 
de ninguno de los eminentes adversarios 
del ideario darwiniano. Su autor era un 
ingeniero de gran erudición: Fleeming 
Jenkin, profesor de Tecnología en Edin- 
burg, que hacía del examen crítico de las 
nuevas ideas en los más distintos campos 
de la ciencia, su ocupación predilecta. 
Anticipando el sagaz análisis, al que 
Johansen iba a someter las variaciones 
fluctuantes, Jenkin descubrió una defi- 
ciencia oculta en el mecanismo genético 
de la teoría darwiniana. 

La selección natural —advirtió— es tan- 
to más activa cuanto mayores son las di- 
ferencias hereditarias transmisibles en el 
conjunto considerado de seres vivos. Si 
las aludidas diferencias disminuyen inde- 
finidamente, la eficacia de la selección 
natural tiende necesariamente hacia cero. 
Sin embargo, la herencia fusionada redu- 
ce con cada generación la variabilidad, 
anulando pronto la eficacia de la selec- 
ción natural, puesto que su inferioridad 
numérica termina por eliminar el carácter 
ventajoso. Tal es el alcance de lo que 
Jenkin llamó "sviramping effect" (efecto 
de sumersión), que supo ilustrarlo me- 
diante ejemplos gráficos. Supongamos, 
propuso, que un hombre blanco llega 
después de un naufragio a una isla lejana 
poblada exclusivamente por negros. Más 
inteligente y más fuerte que los indíge- 
nas, triunfa en la lucha por la supervi- 



vencia. Tendrá muchas esposas y una 
abundante prole. ¿Podemos acaso supo- 
ner que se volverá algún día blanca toda 
la población de la isla? Por cierto, no. 
La descendencia mulata del blanco vol- 
verá a contraer matrimonio con negros. 
En pocas generaciones la variante blanca 
desaparecerá completamente como una 
gota de leche en un mar de tinta, de 
acuerdo al "efecto de sumersión" de 
Jenkin. 

Darwin no contestó a Jenkin, ni men- 
cionó en ninguno de sus libros a su sagaz 
adversario. Pero sus cartas no dejan duda 
de su honda preocupación frente a la 
imprevista objeción. "Fleeming Jenkin 
me inquieta sobremanera", escribió al 
botánico Hooker en enero de 1869; pocas 
semanas después —febrero de 1869— co- 
municó a Wallace que "las razones adu- 
cidas por Jenkin contra la transmisibili- 
dad duradera de las variaciones indivi- 
duales me han convencido" (5). Final- 
mente, en la última edición del "Origen 
de las Especies", intercala, sin nombrar 
a Jenkin, la observación de lo justificado 
de dicha objeción es, a su juicio, indis- 
cutible (6). 

Es vina prueba más del genio de Dar- 
win, la de haber salido airoso, aunque 
no sin sacrificio, del atolladero creado 
por la crítica de Jenkin. Esta destruyó 
indudablemente el valor selectivo de una 
variación sólo propia del individuo o de 
algunos individuos. Sin embargo, si un 
carácter ventajoso aparece simultánea- 
mente en un número elevado de compo- 
nentes de la especie, el "efecto de su- 
mersión" pierde su eficacia, recobrando 
la selección natural su poder. Mas, esta 
condición restrictiva exige variaciones 
persistentemente dirigidas en uno y mis- 
mo sentido ya sea por alguna tendencia 
interna y ortogenética ya sea por factores 
externos del medio biofísico, lo cual 
—particularmente en el segundo caso- 
equivale a un principio genuinamente la- 
marckniano. Para liberarse del fantasma 
de la objeción jenkiniana que tan grave- 
mente perturbaba su quietud de teórico 
Darwin se veía obligado a buscar un 
compromiso, admitiendo parcialmente el 

(5) L. L. D. vol. II, p. 379, citado según Fiseley 
D. C. p. 209-109. 

(6) O. Sp., Modern Library ed., p. 71. 



505- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 



enfoque lamarckiano. Este implicaba no 
sólo la herencia de los caracteres ad- 
quiridos, que Darwin —al igual que la 
casi totalidad de los biólogos contempo- 
ráneos— compartía, sino también, como 
indicáramos, la dirección ectogenética de 
las variaciones, orientadas por adaptacio- 
nes mesológicas, muy diferentes de las 
variaciones fortuitas postuladas origina- 
riamente por Darwin e íntimamente vin- 
culadas con su concepto de la selección 
natural. 

Su concesión al enfoque lamarckiano, 
impuesta por el contundente argumento 
de Jenkin, se refleja lo más inmediata- 
mente en sus cartas, aludiendo a los cam- 
bios, aparentemente pequeños, pero hon- 
damente significativos, en la nueva edi- 
ción de su tratado. "Me veía obligado 
—escribe el zoólogo alemán Carus, en 
1869— a atribuir mayor importancia a la 
acción directa y definitiva de las condi- 
ciones externas" (7). Dirigiéndose al bió- 
logo M. Wagner asevera: "El error que 
he cometido fue el no haber insistido 
bastante en la acción directa del ambien- 
te" (8). En este orden de ideas sostiene 
en la última edición del "Origen de las 
Especies" que "para cada variación debe 
existir alguna causa eficiente, y si esta 
causa actuara persistentemente, es casi 
seguro que todos los individuos de la 
especie serían en forma similar modifi- 
cados" (9). La hipótesis expresada en 
estas líneas —conforme tanto a la suges- 
tión de Jenkin como el enfoque de La- 
marck— ilustra, junto con otros agrega- 
dos y cambios introducidos en el texto fi 
nal del tratado, el paulatino corrimiento 
de las ideas darwinianas. De acuerdo a 
su nueva fórmula, los cambios de las con- 
diciones exteriores causan variaciones he- 
reditarias y dirigen la selección encargada 
de conservar entre las variaciones las me- 
jor adaptadas a las condiciones cambia- 
das (10). Así, los efectos mesológicos se 
imponen tanto a la herencia como a la 



(7) Darwin: "Life and Letters", vol I, p. 290. 

(8) Op. cit., vol. II, p. 338. 

(9) O. Sp., Modern library ed., p. 156. 

(10) C. D. Darlington llama la forma final a la 
teoría de Darwin "directed plus selected evo- 
lution (Op. cit. I, p. 40). En otro ensayo 
("Science, Medicine, History", Oxford, 1953, 
vol. II, p. 474) observa, no sin ironía, "La- 
marck se convirtió en el darwinista postumo. 



selección natural, convirtiendo la evolu- 
ción en un proceso, a la vez, causada y 
encausada, dirigida y seleccionada: un 
singular compromiso, amalgama del 
darwinismo y lamarcknismo, que proba- 
blemente jamás se hubiera insinuado en 
el espíritu del gran biólogo sin la inter- 
vención de la crítica corrosiva de Jenkin. 

Sin el impacto del desafío jenkiniano, 
las modificaciones operadas por Darwin 
en los conceptos básicos de su teoría, su 
acercamiento a la línea lamarckiana, se- 
rían difícil de explicar, máxime cuando 
ha manifestado anteriormente, más de 
una vez, el juicio completamente negati- 
vo que le merecían las ideas teóricas de 
su predecesor (11). Sin duda, una de las 
sensibles deficiencias de la "Filosofía Zoo- 
lógica" de Lamarck, era la falta de un 
adecuado mecanismo genético capaz de 
dar cuenta cómo los cambios producidos 
en el organismo por la acción de factores 
ambientales están recogidos específica- 
mente por los órganos reproductores, de 
tal manera que en la descendencia apa- 
rezca el nuevo carácter sin la necesidad 
de estar expuesta a las condiciones que 
lo engendraron. Admitida la importancia 
de los factores mesológicos para la he- 
rencia, Darwin se veía obligado a pro- 
poner un mecanismo genético que corres- 
pondiera a la aludida exigencia. Siguien- 
do las huellas del filósofo Spencer, in- 
novó una idea griega. Su "Pangénesis" es 
una hipótesis hipocrática expresada en 
términos de la biología darwiniana e 
ilustrada por una larga gama de ejem- 
plos. No es el propósito de este ensayo 
analizarlo. Recordemos, sin embargo, su 
idea rectora. Darwin supone que cada 
célula del organismo despide gémulas 
que llevan la copia ultramicroscópica de 
la célula de donde proceden. Pasando 
por la savia en las plantas, por la hemo- 
linfa en los animales inferiores, por el 
torrente sanguíneo en los superiores, las 
gémulas se reúnen en los elementos se- 
xuales. Los órganos reproductores no 
crean, pues, los elementos sexuales, sino 



(11) En 1844 escribe a Hooker: "Heaven defend me 
from Lamarck nonsense" (D. L. L., vol. II, 
p. 23); en 1863, en una carta a Lyell, llama 
al tratado de Lamarck, "wretshed book" (D. 
L. L., vol. II, p. 199). 



-506- 



Bol. Soc. Bíol. de Concepción, XLVIII, 1974. 



sólo determinan la reunión de las gé- 
mulas procedentes de todas partes del 
organismo. Cuando se engendra im em- 
brión, las gémulas reproducen las células 
somáticas que les han dado origen. Cabe 
subrayar que —en oposición a las partí- 
culas duras de los actuales cromosomas y 
genes, sólo excepcionalmente mutables— 
las gémulas son corpúsculos blandos y 
modificables; merced a estas propiedades 
permiten que los caracteres adquiridos 
por el organismo— es decir, las modifica- 
ciones sufridas por el soma— se transmi- 
tan a la descendencia. En las células se 
xuales las gémulas se mezclan, lo cual 
explicaría los caracteres intermedios de 
los híbridos. La eventual mayor seme- 
janza de la progenie con respecto a uno 
de los progenitores sería la consecuencia 
de la superioridad numérica de las gé- 
mulas correspondientes a vino de los pa- 
dres. Por otra parte, las gémulas pueden 
permanecer a veces latentes durante va- 
rias generaciones, determinando, por sus 
oportunas combinaciones y mezclas, la 
aparición de un carácter ancestral en un 
descendiente remoto. En resumen: El 
Darwin de la "Pangénesis" sigue mante- 
niendo el concepto de la herencia fusio- 
nada, fiel a la convicción del Darwin del 
"Origen de las Especies". Las gémulas 
blandas y miscibles de su teoría, pese a 
ser aparentemente partículas, se compor- 
tan como los fluidos y las esencias de 
Koelreuter y Gartner. 

Los postulados de la Pangénesis tenían 
la virtud de poder ser fácilmente some- 
tidos al veredicto del experimento. La 
prueba de su falsedad —como es bien 
sabido— fue suministrada por Francis 
Galton (1875). Este demostró que la trans- 
fusión sanguínea entre variedades blancas 
y negras de conejos, contrariamente a la 
espectativa, no conducía a la formación 
de una progenie manchada blanca y ne- 
gra. El propio Darwin se daba perfecta- 
mente cuenta de las deficiencias de su 
Pangénesis, calificándola "hipótesis provi- 
sional". En realidad, las causas de las 
variaciones y las leyes de su transmisibi- 
lidad no dejaron de preocuparlo hasta el 
fin de su vida. Refiriéndose a las mismas 
escribió en una carta a un amigo, pocos 
meses antes de su muerte, que la heren- 



cia biológica seguía presentando un "pro- 
blema sumamente perturbador" (12). 

Sin embargo, el problema que pertur- 
baba la quietud del máximo biólogo de 
su siglo, introduciéndolo en confusas con- 
cesiones al lamarckismo, el problema que 
le hizo retroceder ante el desafío de Jen- 
kin, ya había sido resuelto por Mendel 
tres años antes que publicara su "Pan- 
génesis". Los portadores de los caracteres 
hereditarios no eran "esencias" ni "gé- 
mulas" blandas y miscibles, sino "facto- 
res" que no se mezclaban, asimilables a 
partículas duras, que conservaban, inal- 
terados y en pureza, los caracteres here- 
ditarios. Por otra parte, estos caracteres 
no se transmitían en un bloque indivisi- 
ble; eran unidades separables, indepen- 
dientes unos de los otros, que confieren 
al patrimonio hereditario una estructura 
discontinua. 

Estos descubrimientos de Mendel pri- 
varon de su base el argumento de Jenkin, 
anularon el "efecto de sumersión", y co- 
locaron las variaciones transmisibles en 
una nueva y reveladora luz. Allí, en las 
dos densas memorias del monje austríaco 
estaba la clave de los problemas cuya 
solución Darwin en vano buscaba en la 
Pangénesis y en otros capítulos de su 
extenso tratado sobre "Variaciones de 
Animales y Plantas domesticados". Mas, 
una extraña conjugación de la lógica de 
la ciencia con lo ilógico de su historia, 
hizo que las leyes mendelianas, formula- 
das antes que se conocieran los fenóme- 
nos nucleares de la célula, pasaran inad- 
vertidas, y permanecieran ignoradas du- 
rante más de tres decenios hasta que los 
adelantos de la citología —dieciocho años 
después de la muerte de Darwin— crearon 
las condiciones adecuadas para redescu- 
brir, a la vez, al descubridor olvidado y 
sus leyes de la herencia. Parece una iro- 
nía de la historia que el renombrado 
botánico y filósofo Carlos Nágeli, en 
Munich, el único científico de primera 
fila que estaba en contacto con Mendel 
y conocía la labor experimental del mon- 
je de Brünn, no comprendiera en abso- 
luto el alcance excepcional de la misma, 

(12) "It ¡s a most perplexing problem" (Carta al 
Profesor Semper, julio de 1881), "Life and 
Letters", vol. II, p. 157. 



-507- 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 



a pesar de haber podido encontrar en 
el concepto de la herencia mendeliana, 
determinada por unidades discretas, un 
poderoso apoyo para su propia teoría 
de la evolución que suponía discontinua 
y realizada por cambios bruscos. Durante 
los treinta y cuatro años de olvido, fue- 
ra de Nágeli, sólo tres especialistas en 
hibridación, los alemanes Armando Hof- 
fmann, Guillermo Focke y el inglés I. G. 
Romanes, se refieren al trabajo de Men- 
del sin darle mayor importancia que la 
de completar una lista bibliográfica. 

Mas, ¿acaso los destinos del descubri- 
miento de Mendel habrían sido dife- 
rentes, si sus dos memorias, cuyo valor 
no era inferior a aquel del "Origen de 
las Especies", hubieran llegado al cono- 
cimiento de Darwin? ¿Acaso el desarrollo 
de las teorías de la evolución habría to- 
mado otro rumbo? Varios autores han 
contestado en los últimos decenios afir- 
mativamente estas preguntas, como los 
tratadistas y biógrafos, Colin (1947), 
Kombiegal (1957), Olby (1966); una opi- 
nión opuesta fue manifestada por los 
destacados genetistas Darlington (1961) 
y Goldchmidt. El interrogante permane- 
cería abierto si el propio Darwin no se 
hubiera encargado de disipar nuestras 
dudas, al descartar varias conclusiones 
certeras del biólogo Naudin que llegó a 
adelantarse a la genética de su tiempo. 

Hábil experimentador dedicado al es- 
tudio de la hibridación, el francés Char- 
les Naudin entreveía significativos fenó- 
menos de la transmisión del patrimonio 
hereditario como lo son la homogeneidad 
de la primera generación, la heterogenei- 
dad de la segunda generación de los hí- 
bridos, la segregación de los caracteres y 
la recesividad, anticipando algunos aspec- 
tos del mendelismo. Aunque carece del 
rigor matemático de su genial sucesor y 
permanece cautivo de la terminología de 
su tiempo, sin embargo, las "esencias" y 
"fluidos" de su genética actúan mayor- 
mente como si fueran partículas resis- 
tentes y separables en oposición a las 
"gémulas" darwinianas, partículas apa- 
rentes, que se mezclan como si fueran 
esencias infinitamente divisibles. Ahora 
bien, Darwin está plenamente de acuerdo 
con Naudin, cuando éste permanece den- 



tro del sistema conceptual de la Pangé- 
nesis (13), mas, descarta sus conclusiones 
cuando Naudin logra acercarse al ideario 
de Mendel. Así, por ejemplo, la inter- 
pretación de la reversión (recesividad y 
atavismo) por el biólogo francés que su- 
pone la segregación de las "esencias" del 
híbrido y la reaparición de una de las 
mismas en el descendiente más o menos 
remoto, no encuentra el asentimiento de 
Darwin. "No puedo admitir —escribe al 
botánico Hooker— que esta interpreta- 
ción sea cierta. La tendencia de los hí- 
bridos a asemejar a uno de los progeni- 
tores es parte de una ley general. Razas 
y especies cruzadas tienden a reiterar ca- 
racteres existentes en sus progenitores 
con una anterioridad de centenares o aún 
miles de generaciones. ¿Por qué debe ser 
así? Sólo Dios lo sabe" (14). Naudin de- 
duce de sus experimentos, como lo hace 
Mendel, que un solo polen —es decir, 
una partícula— es suficiente para fecun- 
dar un óvulo de la planta. Darwin en 
cambio llega a la conclusión que la fe- 
cundación —y por lo tanto la transmi- 
sión de los caracteres— requiere una 
gran cantidad de materia formativa pro- 
pia sólo de una pluralidad de granos 
polínicos o espermatozoos (15). 

Empero, si Darwin descartó las antici- 
paciones mendelianas de Naudin— anti- 
cipaciones atenuadas por el confinamien- 
to de su autor dentro del ideario de los 
fluidos y esencias— ¿cómo suponer que 
habría admitido la genética particulada 
de Mendel cuyo ideal cardinal, la dis- 
continuidad del patrimonio genético, 
era incompatible con el de la herencia 
fusionada? Admitir el mendelismo habría 
exigido renunciar al principio de las 
pequeñas variaciones fluctuantes, base 
misma de la construcción de su teoría de 
la evolución tal como la levantara en 
1859. Mas, este principio básico está fir- 
memente anclado en otro más general y 



(13) Coinciden por ejemplo en la interpretación de 
demás casos de la "prepotencia" de uno de 
los progenitores. Véase "Variations of Animáis 
and Plants under Domestication", tomo II, 
págs. 43 y 302, ed. Appleton, 1890. 

(14) Darlington: Op. cit. 1, p. 52. Carta de 13 de 
septiembre de 1864. 

(15) Darwin: Variation of Animáis and Plants 
under Domestication, II, p. 356. 



-508- 



Bol. Soc. Biol. de Concepción, XLVIII, 1974. 

de venerable antigüedad. Darwin lo se- debe adelantarse por cortos y lentos 

ñala en el VI capítulo del "Origen de pasos". Termina aseverando solemnemen- 

las Especies": "Natura non facit saltum", te: "Este axioma quizá no sea cierto si 

haciéndolo seguir por las siguientes pa- tenemos en cuenta sólo a los moradores 

labras: "la selección puede sólo actuar del mundo actual, sin embargo, si inclui- 

ventajosamente por pequeñas y sucesivas mos las edades pasadas, el axioma ad- 

variaciones; sin emprender jamás saltos quiere inconmovible certidumbre". 



-509- 



BOL. SOC. BIOL. DE CONCEPCIÓN, TOMO XLVIII, pp. 511-512, 1974 



PROTURA EN EL HUMUS DEL 

PARQUE HUALPEN, CONCEPCIÓN, 

CHILE (INSECTA, APTERYGOTA) 

Hugo I. Moyano y 
Tomás Cekalovic K. (*) 



Resumen 
Se da cuenta del hallazgo de repre- 
sentantes del Orden Protura obtenidos 
en muestras de humus de bosques autóc- 
tonos del área de la desembocadura del 
río Bío-Bío (36046'S; 7301 2'W), Concep- 
ción, Chile. 

Abstract 
Insects of the apterygotan Order Pro- 
tura present in humus samples obtained 
in Parque Hualpén (36046'S; 7301 2'W), 
Concepción, Chile are here reported by 
the first time £or the chilean fauna. 



Los Protura (Insecta, Apterygota) han 
sido objeto de escasos estudios debido a 
su pequeño tamaño, a pesar del interés 
filogenético que representan dentro del 
conjunto de los artrópodos mandibulados 
por su carencia de antenas. Aunque re- 
lativamente abundantes en casi todo el 
mundo, son prácticamente desconocidos 
en América del Sur. En el Catálogo de 
Protura de Rosas Costa (1950), aparecen 
todas las especies conocidas hasta ese en- 
tonces, distribuidas en 3 familias, con 8 
géneros y 108 especies (incluyendo las 
subespecies y variedades), repartidas prin- 

(*) Departamento de Zoología, Instituto de Bio- 
logía "Ottmar Wilhelm G", Universidad de 
Concepción, Chile. 



cipalmente por Europa, África, Asia, Es- 
tados Unidos, México y Australia, y en 
menor cantidad en Japón, Java y Costa 
Rica. En América del Sur se ha encon- 
trado sólo una especie: Acerentulus tra- 
vassosi Silvestri, 1938 descrita para el 
Brasil. 

En trabajos posteriores, Bonet y Tuxen 
(1960) y Tuxen (1967) y en los registra- 
dos entre ambos en el Zoological Record 
se verifica la ausencia de Protura en 
nuestro país. Sin embargo en muestras 
de humus recolectadas por Hugo I. Mo- 
yano G. y alumnos del Tercer Año de 
Pedagogía en Biología de la Universidad 
de Concepción, se encontraron numerosos 
proturos (Fig. 1), junto a colémbolos, 
ácaros y demás integrantes habituales de 
la fauna humícola. 

Las muestras del humus fueron reco- 
lectadas en el Parque Botánico Hualpén 
de la Universidad de Concepción (36046' 
S; 7301 2'W), a fines de marzo y comien- 
zos de junio de 1974 bajo una cubierta 
de: Gevuina avellana (avellano), Crypto- 
caria alba (peumo), Chusquea sp. (quila), 
Lardizahala hiternata (cóguil), Lithraea 
caustica (litre), Peumus holdus (boldo), 
etc. Los especímenes fueron separados 
mediante sistema Berlese, fijados origi- 
nalmente en alcohol 70% y montados en 
Solución Gisin, Gelatina-glicerina, Gli- 
cerina y Holler. 

Del estudio anatómico se constata que 
carecen de espiráculos meso y metatorá- 
cicos característicos de la Familia Eosen- 
tomonidae y sus estilos semejan a los de 
la Familia Acerentomonidae, de acuerdo 
a Wallace y Mackerras (1970:212, Figs. 10 
y 11). 



-511 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 




250/^ 



Los ejemplares examinados se en- 
cuentran depositados en el Museo 
de Zoología del Instituto de Biología 
"Ottmar Wilhelm G." de la Universidad 
de Concepción (INCO). 



bibliografía. 



Berlese, A. 1908. Observazioni interno 
agli Acerontomici. Redia 5(1): 110-122. 

Bonet, F. 1942. Descripción preliminar 
de dos nuevos Acerontomidos de Mé- 
xico (Pro tura). Rev. Soc. Mexicana 
Hist. Nat. 3(1-4): 103-107, 12 figs. 

Bonet, F. y S.L. Tuxen. 1960. Reexami- 
nation of species of Protura described 
by H.E. Ewing. Proc. U.S. Nat Mus, 112 
(3437): 265-305, 100 figs. 

Conde, B. 1946. Revisión des Protoures 
de Suéde étudiés par M.A. lonescu. 
Ent. Tidjk. Stockholm 67(4): 177-183, 
1 fig. 

Rosas Costa, J.A. 1950. Catálogo de Pro- 
tura (Insecta, Apterygota: Entotropha). 
Arthropoda 1(2-4): 327-356. 

Tuxen, S.L. 1967. Australian Protura, 
their phylogeny and zoogeography. Z. 
Zool. Syst. Evolut.-Forsch. 5:1-53. 

Wallace, M.H. e I.M. Mackerras. 1970. 
The entognathous hexapods. In Csiro, 
The Insects of Australia, págs. 205-216. 



Fig. 1.— Ejemplar de Acerentomonidae 
recolectado en el Parque Botá- 
nico Hualpén, Prov. de Concep- 
ción, Chile. 



-512 



BOL. SOC. BIOL. DE CONCEPCIÓN. TOMO XLVIII, pp. 513-525, 1974 



RECORDANDO A 
GUILLERMO MANN 

(1919-1967) 
Dr. Roberto Donoso-Barros 



En una mañana de 1967 trabajando 
en el United States National Museum 
de Washington recibí la inesperada no- 
ticia sobre la muerte de Guillermo Mann. 

Para quienes le conocimos, resultaba 
muy difícil aceptar su ausencia tan tem- 
prana. Apreciábamos en él, esa pasión 
por las cosas vivas, su inquietud por los 
engranajes de la naturaleza en que se 
anudaban los seres que la poblaban, su 
alegría de vivir que la hacía transhumar 
cuando realizaba el análisis de los seres 
vivos, su gran interés por enseñar y trans- 
mitir su experiencia a lo que dedicaba 
gran parte de sus esfuerzos, su actitud de 
afecto profundo por los suyos con quie- 
nes compartía integralmente su existen- 
cia. En muchos rasgos Guillermo nos re- 
cordaba al Egmont del drama goethiano 
tal vez cuando se hvibiera enfrentado al 
dilema que el héroe se preguntaba: 
"Süsses Leben schone freundliche Ge- 
wonheit des Dasseins und Wirkens; von 
der solí ich scheidenf" es seguro que 
como parte del concierto cósmico habría 
respondido negativamente. Comprende- 
mos que la dulce y amable vida era para 
su espíritu tan valiosa como para el per- 
sonaje del drama de Flandes. Parecía im- 
posible que pudiera darse para un hom- 
bre de su mentalidad, pero ello había 
ocurrido. "Ventas quando amara curat" 
escribían los latinos; esta verdad amarga 
nos curaba la ilusión porque Guillermo 



Mann había terminado su existencia real. 
Es posible que algunos encuentren con- 
suelo en la expresión de Menandro de 
"A quien aman los dioses muere joven", 
sin embargo ello no nos satisface; espe- 
rábamos de él mucho más, tanto en zoo- 
logía como en docencia. 

Me ha cabido la responsabilidad de 
intervenir en su obra postuma que po- 
dría llamarse "Los pequeños mamíferos 
de Chile". Se trata de un libro escrito 
durante largos años que empiezan con 
sus primeras inquietudes como zoólogo; 
constituye un trabajo madurado a través 
del tiempo en que la experiencia coti- 
diana aportó nuevos datos, vividos en la 
experiencia obtenida de la observación 
de campo de sus predilectos mamíferos. 

Por deseo expreso de su viuda no 
hemos podido adecuar los escritos de 
Guillermo conforme a los criterios más 
modernos; desde la fecha en que su 
pluma se detuvo sobre las páginas, distan 
siete años. A pesar que el libro quedó 
trunco como una obra general para todos 
los mamíferos chilenos, parecía necesario 
rescatar la información existente dada la 
conveniencia de dar a conocer su expe- 
riencia largo tiempo guardada entre las 
páginas silenciosas de ese manuscrito. 
A pesar de ciertos imperativos publici- 
tarios, se conservó su primitivo plantea- 
miento, como las ideas que su autor pre- 
senta. A nuestro juicio deberá mirarse 
esta obra con la mayor objetividad ya 
que a pesar de varias opiniones retra- 
sadas, hemos juzgado importante darla a 
conocer, porque incuestionablemente re- 
presenta una contribución a completar 
el conocimiento científico de Chile. 



-513 



Bol. Soc. Biol de Concepción, XLVIII, 1974. 



Frente a todo lo que pudiera pen- 
sarse, Guillermo Mann fue uno de los 
más importantes zoólogos chilenos. Quien 
escribe estas páginas tuvo, muchas veces, 
puntos de vista diferentes con sus con- 
cepciones, llevándolo a posiciones fran 
camente opuestas. Sin embargo, a pesar 
de estas aparentes dificultades que pudie- 
ran existir, perduró por encima de ello 
la sinceridad, que en el momento de su 
muerte, se había convertido en limpio 
intercambio de ideas junto a cordial 
amistad. No significa esto que, en nues- 
tro análisis, digamos como los romanos 
"de mortuis nil nise buono" que en 
cierta medida es una invitación a falsear 
la historia; convence más la opinión 
griega "a los muertos nunca calumniar", 
ciertamente un dentista tiene obligación 
moral de tratar los acontecimientos con 
la más serena veracidad, por ello tiene 
validez hasta hoy la sentencia de Voltaire 
"on ne doit aux morts que la verité" por 
ello mantendremos nuestro análisis con 
la más absoluta objetividad. 

Su padre, un distinguido educador, re- 
presenta una escuela señera en la forma- 
ción pedagógica cliilena. En compañía 
de una serie de calificados profesores 
alemanes, intervino en el desarrollo de 
varias generaciones de educadores, desde 
los comienzos del presente siglo. El Dr. 
Wilhelm Mann era un filósofo que junto 
a su formación humanista mostraba gran 
interés por las ciencias naturales. Duran- 
te su permanencia en Chile contrajo ma- 
trimonio con la Sra. Blanca Fischer 
Klein, chilena de origen germánico. De 
ambos padres Guillermo tendrá muchos 
rasgos. Como en los joviales versos de 
Goethe. 

"Von Vater habe ich die statur 
Des Lebens ernstes Fhüren 
Von Mütterohen die Froh natur 
Und Lust zu fabulieren". 

Parodiando el poema, tenía del padre la 
estatura y serenidad docente, de su ma- 
dre una alegría profunda aunque lamen- 
tablemente de breve duración sobre la 
tierra. Guillermo nació en Santiago en 
1919, un año después de terminada la 
primera guerra mundial. Algún tiempo 
más tarde, la familia residió en Alemania 
donde cursó estudios primarios, posterior- 



mente regresado a Chile continuó sus 
estudios secundarios en el Instituto In- 
glés, en el Liceo Experimental Manuel de 
Salas y finalmente en el Liceo Aplicación. 

En su personalidad se conjugaron siem- 
pre dos factores, por un lado el peso de 
la herencia germánica con ese tesón obs- 
tinado pero en que la ingenuidad sajona 
estaba reemplazada por la mentalidad 
cliilena rebosante de picardía y rapidez 
mental latinas. Esta simbiosis de dos acti- 
tudes culturales hacían de Guillermo un 
individuo de singular trato que irradiaría 
"a premiere coup de foudre" una pro- 
funda simpatía personal. 

Desde niño se sintió atraído profunda- 
mente por la naturaleza. A muy tempra- 
na edad realizaba excursiones por los 
campos y montañas colectando material 
que reunía y disecaba, registrando sus 
observaciones como puede hacerlo un 
niño. 

Nos refería un excursionista que reco- 
rriendo las montañas en una oportunidad 
encontró a Guillermo en su niñez, mien- 
tras llevaba una serie de animalitos cap- 
turados. Le manifestó la conveniencia de 
liberar esos animales; además le criticó 
que atrapara pequeños bichos instándole 
a dejar los seres vivos tranquilos. Gui- 
llermo, que tendría doce años, le respon- 
dió que eso le estaba permitido porque 
él era un científico. El señor Hartmann 
recordaba siempre este incidente con mu- 
claa simpatía. 

Sin embargo, por estas aficiones sería, 
sin proponérselo, el primer actor de un 
hecho desconocido hasta entonces, regis- 
trado en la literatura médico científica 
chilena. 

En 1938 el doctor Arnulfo Johow pre- 
sentó a la Sociedad de Cirugía una re- 
lación interesantísima: "se refería a un 
joven naturalista mordido por una cu- 
lebra que mostró edema del brazo de 
carácter blanco y frío, profundo decai- 
miento general". La observación fue muy 
comentada, reuniéndose ese mismo año 
por ese conocido hecho médico de las 
"series clínicas" varias observaciones de 
accidentes similares provocados por mor- 
deduras de culebras. En el caso ilustrado 
por Johow, el agente ponzoñoso era la 
"culebra de cola corta" Tachymenis chi- 
lensis. De todas las opiniones debatidas